Issuu on Google+

LAS BOLITAS PELUDAS CON NARIZ DE CORAZÓN


Hace mucho pero mucho tiempo en una tierra muy lejana, había un grupito de animales que soñaban con conocer a un animal llamado: “Perro”.


Ellos no lo conocían porque vivían muy muy lejos de nuestra tierra, una tierra diferente, llena de pájaros, árboles verdes, serpientes, elefantes, canguros, osos, etc. Además tenían un río que decían que era su Dios, pues los ayudaba a la hora de conseguir comida y los protegía de los cazadores.


Un día se pusieron a imaginar cómo podía ser un Perro. La mona y los monitos decían que tenía cara de león, el león decía que tenía patas de elefantes, el canguro que tenía orejas de conejo, y así estuvieron hasta altas horas de la noche, hasta quedarse dormidos.


Pehuén, un aborigen amigo de todos ellos le contaba cuentos sobre el famoso “Perro”, todos los días al atardecer bajo la sombra del árbol más grande.


Hasta que un día, por el río apareció un barco gigante, desde donde se escuchaban voces muy extrañas. Al principio pensaron que eran monstruos horripilantes, pero cuando el barco llego a la orilla, bajaron unas bolitas peludas, con narices en forma de corazón y unos ojitos dulces como chupetín. En ese momento apareció un hombre que decía: Caminen perros, caminen, no sirven para nada!!!..


Al escuchar esto, a todos los animalitos le salían estrellitas de los ojos, no podían creer lo que estaba sucediendo. Pehuén cuando se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo, ató al hombre a un árbol, y todos , absolutamente todos los animalitos comenzaron a hacerle muchas cosquillas, para calmar su enojo. Desde ese día, viven todos juntos y muy felices.


LAS BOLITAS PELUDAS