Issuu on Google+

Un cuento muy singular:

La Ada nieves Virgilio


En un principio el tiempo fue controlado, a cada paso el mundo lograba ver Modificaciones y podĂ­a cada quien establecer sus deseos, a cinco metros hallabas Intensos calores o profundos frĂ­os, se trasformaban las plantas segĂşn los designios


que establecĂ­an los hombres, un dĂ­a la naturaleza se revelo y no fue la Ăşnica en contra de este gran dilema de mil tiempos en un sitio,


pues carrascosa el florista deseaba siempre una dulce primavera mientras que LudueĂąa el cazador preferĂ­a las hojas de un colorido otoĂąo.


Ella se levant贸 preocupada como siempre por todos los seres de la tierra


Y deseo de lo profundo del coraz贸n cuidar de ellos, su alma entristecida comenz贸 A crear una nueva magia colores y vida salieron de su alma de lo profundo de su ser


Espero un momento se asomó por la ventana con su flauta y despidió todo lo que su corazón, un día escondió.


Y fue ella nieves virgilio quien les dio un tiempo para cada gusto y los llamo estaciones


Sus hijas invierno, oto単o, verano y la menor primavera.


Por un tiempo convivi贸 con ellas


Y viendo que todo funciono como lo planeo, dejando a sus pequeùas, se marcho tranquila a descansar‌


el ada nieves virgilio