Page 1

Número 7. Enero – marzo de 2004 CORPADES Correo-e: corpades@epm.net.co

La intención de esta edición del Boletín Ciu-dad no es hacer un balance más de los que se han realizado hasta el momento sobre los acontecimientos sociopolíticos ocurridos en el 2003 en Colombia y Medellín. Sin embargo, nos interesa observar y analizar los diferentes contextos para comprender las dinámicas urbanas de nuestra ciudad, con el fin de intentar saber cómo y en qué medida ésta se transforma. Responder preguntas tales como ¿qué tanto ha avanzado la ciudad en convivencia? ¿Qué tanto en seguridad? ¿Son sostenibles estos cambios? ¿Cuáles son los retos que se enfrentan? ¿Qué alcanzan a decir las estadísticas y qué no? Para empezar por lo político, hay que decir que la derrota del referéndum plebiscitario en el que se empeñó a fondo el Gobierno Nacional, así como la llegada al poder político de grupos y personajes de izquierda e independientes significaron un fuerte viraje en la dinámica política del país y de la ciudad, marcada por el unanimismo y la manipulación de la opinión. Estos dos hechos ocurrieron a pesar de las múltiples presiones a las que fueron sometidos los ciudadanos en diferentes sectores urbanos y rurales y del proselitismo activo que adelantaron los grupos armados. La dimensión de este logro político se observa en Medellín donde, por encima de las diversas formas

Centro de Investigaciones Urbanas CIU ISSN 1692 – 9764

de control ilegal y de presión política, un candidato proclamado como independiente ganó la Alcaldía con una abrumadora e histórica votación. Otro hecho que no se puede pasar por alto durante el 2003 es el asesinato de líderes que trabajaron por una salida política del conflicto armado, cuyos personajes más reconocidos fueron el Gobernador de Antioquia y su asesor de paz, a manos de las FARC, esta acción fundamento mucho más el discurso de profundización de la guerra y alejo las posibilidades de un acuerdo de intercambio humanitario. El triunfo de Fajardo significó un cambio crucial en el futuro inmediato, si tenemos en cuenta que en los últimos tres años tuvimos un alcalde, Luis Pérez Gutiérrez, gobernando de espalda a la ciudad y su administración fue permeada por la corrupción del más alto nivel, en la cual los grupos paramilitares tuvieron una expansión y consolidación territorial sin precedentes y las mafias visibles e invisibles continuaron su control. Sin políticas de convivencia y con otras de seguridad erráticas e improvisadas, Medellín se convirtió en ciudad piloto de las políticas nacionales de seguridad democrática, la pacificación se puso en marcha desde el 2002 y las comunidades fueron laboratorio para aprender a hacer la guerra en contextos urbanos

Created by alientools PDF Generator, trial version, to remove this mark, please register this software.


densamente poblados1. Asimismo, el mapa del conflicto armado urbano se transformó rápidamente: milicias independientes y milicias de las guerrillas en desbandada, consolidación paramilitar en los territorios pacificados y cooptación o eliminación de las oficinas, bandas, combos y “parches” de la ciudad. Pero luego del garrote viene la zanahoria, y en el 2003 los acercamientos, diálogos y negociaciones de carácter nacional con las AUC dan su primer fruto con la inminente desmovilización de las huestes urbanas del Bloque Cacique Nutibara, BCN, actor armado hegemónico, luego de combatir y cooptar a los paramilitares del Bloque Metro, también con presencia en la ciudad, pero contrario al proceso de negociación. No se puede desconocer que uno de los principales logros de la seguridad democrática, aún a costos humanitarios demasiado altos2, fue el retorno de la presencia del Estado, en cabeza de las fuerzas militares y de policía, a zonas de las que tradicionalmente había estado ausente. Esto no significó el pago de la gran deuda social que tenía el Estado con estos mismos sectores, ni el cese definitivo de las violaciones a sus derechos fundamentales 3. Asegurar que con estas acciones se relegitimó el Estado y sus instituciones es difícil, porque quizás, sólo como pura coincidencia, aumentaron las denuncias sobre agresiones, intimidaciones y patrullajes de las AUC en los mismos territorios recuperados; Así mismo estos actores armados reivindicaron como suyos los 1

Grandes operativos conjuntos como el Mariscal (mayo de 2002) Orión (octubre de 2002) Estrella Roja (noviembre 2002- enero de 2003) son emblemáticos para la ciudad. 2 En los diferentes operativos la población civil quedó en medio de los fuegos resultando gravemente afectada con muertes, lesiones, desapariciones, desplazamiento forzado y la violación de otros derechos civiles. Ver: Boletín Ciu- dad # 4. 3 Al respecto de la situación humanitaria en la comuna 13 luego de los operativos de la fuerza pública ver: Informe Ejecutivo 2003, proyecto de seguimiento a hechos de violencia y conflicto urbano, IPC, diciembre de 2003.

logros alcanzados en la reducción de la criminalidad en la ciudad 4. A esto se suma que otros actores con gran poder de control y acción delictiva en la ciudad, como la mafia del narcotráfico, no fueron atacados con la misma contundencia dentro de este plan de seguridad. Así como la consolidación del BCN en antiguos territorios controlados por milicias, bandas, o en disputa entre varios grupos, marcó una transición crucial en la dinámica del conflicto armado urbano. La decisión de desmovilizar una parte de su fuerza y entrar en un proceso de reinserción también marca una transición importante en esta dinámica, ya que del dominio hegemónico de un actor armado pasamos a nuevas condiciones en las zonas controladas, en las cuales muchas bandas y oficinas, en un principio aliadas, funcionales o aparentemente cooptadas por el BCN, vuelven a su accionar, fortalecidas militarmente y con mandos autónomos. Esta misma oportunidad la tienen las milicias que en el pasado se replegaron y que ante esta nueva coyuntura pueden volver a operar con estrategias diferentes a las del control del 4

Ver: Revista Semana Nº 1106 de julio 14 al 21, pág. 36-38, un artículo donde se documentan varios casos en el país en donde luego de una recuperación exitosa de zonas por parte del Estado se da un copamiento paramilitar, en cuanto a Medellín plantea, entre otras cosas, “El caso de la Comuna 13 ha sido ampliamente denunciado en los medios. La espectacular recuperación de los barrios periféricos de Medellín ha sido consolidada en gran medida por las autodefensas del bloque Cacique Nutibara. Conocedores del tema aseguran que más de las tres cuartas partes de los barrios populares de Medellín están hoy bajo el control de “don Berna” quien dirige ese grupo paramilitar y manda sobre varias bandas delincuenciales de la ciudad”. Ver también: Periódico El Colombiano de marzo 30 de 2003 pag. 6B. Aparece una entrevista al jefe político del bloque Cacique Nutibara en la cual afirma que tienen 4000 hombres controlando la ciudad. También se presenta como “la nueva fase de la guerra urbana” el copamiento del control paramilitar en la ciudad. Periódico El Tiempo de octubre 16 de 2003, pg 1-5. Y la editorial publicada en la web del bloque Cacique Nutibara el 4 de julio de 2003: El BCN y la pacificación del Área Metropolitana.

Created by alientools PDF Generator, trial version, to remove this mark, please register this software.


territorio 5. La visibilización de diferentes acciones como ajuste de cuentas entre mafiosos, el aumento de ciertas prácticas criminales como la asfixia mecánica 6 y el degüellamiento, propia de estas 7 organizaciones, y el aumento de denuncias acerca de diferentes agresiones violentas atribuidas a bandas y a paramilitares en diferentes sectores de las comunas 7, 13 y 6 de la ciudad, 8 así lo evidencian.

A este panorama de fragilidad de la estrategia de pacificación se suman varios factores problemáticos asociados a las particularidades del proceso de negociación con las AUC y por ende con el BCN. En primer lugar está el hecho de que este es un proceso parcial de negociación, no sólo porque se desmovilizaron únicamente los combatientes urbanos del BCN, sino porque cada vez parece más improbable que todos los bloques paramilitares se sienten en la mesa nacional de negociación. En segundo lugar, el BCN pertenece orgánicamente a una estructura nacional, que afirma tener 15 mil hombres en armas y reconocen en alias “Don Berna” a su comandante 9 con lo cual, aunque su voluntad individual de desmovilizarse sea firme y por tanto su opción de participar políticamente en diferentes espacios sea un derecho recuperado, este respaldo le genera muchos interrogantes al proceso. 5

Ver: Periódico El Colombiano, febrero 22 de 2004. “Combos y Bandas están sueltos”. 6 Según el Centro de Investigaciones Criminológicas durante el 2003 se registraron 52 muertes por asfixia mecánica y en el primer trimestre del 2004 van 13 homicidios bajo esta modalidad. Ver tambien: Periódico El Colombiano , marzo 8 de 2004. 7 Ver: Periódico El Tiempo Domingo 14 de marzo de 2004. Justicia “El expediente de los asfixiados”. 8 Ibid, El Colombiano. 9 Así quedó claro en el foro realizado en el Consejo de Medellín acerca de experiencias de desmovilización y reinserción en el cual intervinieron los voceros desmovilizados del BCN, pero también se transmitió un mensaje grabado de alias “Don Berna”. Ver más en: revista Semana # 1.134, enero 26 de 2004, pagina 24- 27.

Por otro lado, están las múltiples dificultades que han aparecido para dar cumplimiento a las ofertas que el Estado hizo para la desmovilización definitiva de este bloque. El ex Alcalde Luis Pérez quería pasar a la historia de la ciudad como prócer de la paz, pero como mucho llegó a incumplido porque de los 20 mil millones que ofreció para el proceso dejó en las arcas del municipio 3 mil millones, es decir, el proceso arrancó desfinanciado y el nuevo gobierno con el problema a la espalda 10. En segundo lugar, las ofertas de empleo han sido pocas y en su mayoría públicas porque la empresa privada, como ya ocurrió con diez procesos de paz anteriores, desconfía de incorporar empleados con antecedentes armados a su nómina. También está el hecho que sin ley de alternatividad penal o una figura que de soporte jurídico al proceso, los excombatientes se enfrentan a una constante inestabilidad. Finalmente está la realidad de las heridas que durante años ha sufrido la ciudad, sus comunidades, la organización social, las familias y los individuos que saben, mejor que nadie, que éstas no se curan por decreto. Así las cosas, las estadísticas muestran que en Medellín, durante el 2003, se logró reducir la cifra de homicidios anual en un 48%, aunque, si se analiza el trienio completo de la pasada administración con respecto al gobierno inmediatamente anterior, (Juan Gómez Martínez), esta disminución es sólo del 2% ya que entre 1998 y 2000 se registraron 9.404 homicidios, mientras que entre 2001 2003 aparece un total de 9.213 homicidios sólo en Medellín y sus corregimientos11. Aún puesto en esta dimensión, creer que la ciudad ha iniciado un camino seguro hacia la protección del derecho a la vida no le cae mal a nadie, ya que durante el primer trimestre del 2004 también se observa esta disminución.

10

Revista Semana # 1133, pagina 16. Según datos de la Secretaría de Gobierno de Medellín, Unidad de Convivencia Ciudadana. 11

Created by alientools PDF Generator, trial version, to remove this mark, please register this software.


Lo que sí es muy preocupante es la fragilidad que muestra esta situación, en la medida que ya no hay controles hegemónicos de ningún actor armado, pero además que las reducciones en el índice de homicidios no son responsabilidad exclusiva de la acción de la fuerza pública sino que está cruzada por una serie de acciones de control social paraestatal, que en el contexto actual pueden transformarse muy rápidamente en una nueva escalada del conflicto armado.

Hoy se evidencia como nunca la urgencia de una política de seguridad que piense la ciudad más allá de la negociación con el BCN, de las acciones represivas y del período de gobierno que al fin y al cabo es finito, pero que puede sentar las bases para una política pública de Estado que haga sostenible en el tiempo un proceso de reducción de la criminalidad. En todo caso, esto continuaría siendo insuficiente si no se acompaña de una política pública de convivencia seria, articulada a la acción social y de impacto que logre un cambio cultural y ciudadano que haga real el respeto a la vida.

Ver: Mapa publicado por el Periódico El Colombiano el domingo 22 de febrero de 2004. Pag. 7 A.

Created by alientools PDF Generator, trial version, to remove this mark, please register this software.


Según la Unidad de Convivencia Ciudadana de la Secretaría de Gobierno de Medellín, durante el 2003 ocurrieron un total de 2.012 homicidios comunes, esto significa una reducción del 45.9% con respecto a los 3.721 homicidios ocurridos en el año 2002. Esta cifra difiere de la calculada por la Unidad de Reacción Inmediata –URI- de la Fiscalía que presenta un acumulado de 2.024 homicidios en el mismo período. Medicina Legal por su parte reportó un total de 1978 homicidios y 2581 muertes violentas. Una vez más, las armas de fuego son el principal medio de agresión, con un 85.9% de las muertes (1662 con arma de fuego de corto alcance y 67 con fuego de largo alcance) sin embargo, proporcionalmente se presenta un aumento del uso del arma blanca la cual llega a un 8.5% y del uso de otros medios como armas contundentes, explosivos o asfixia mecánica con los que se cometieron 5.4% de los homicidios. La distribución por comunas y corregimientos se presenta de la siguiente manera: HOMICIDIOS EN MEDELLIN SEGÚN COMUNA DE LA CIUDAD COMPARATIVO 2003-2002 Comuna Popular Santa Cruz Manrique Aranjuez Castilla Doce de Octubre Robledo Villa Hermosa Buenos Aires Candelaria Laureles-Estadio La América San Javier El Poblado Guayabal Belén Corregimientos Palmitas San Cristóbal Altavista San Antonio de Prado Santa Elena Total

2002

2003

% Variación

388 198 232 231 177 257 253 174 210 450 87 91 467 61 123 157

150 122 155 145 137 125 180 116 114 269 69 45 92 30 59 89

-61.3 -38.4 -33.2 -37.2 -22.6 -51.4 -28.9 -33.3 -45.7 -40.2 -20.7 -50.5 -80.3 -50.8 -52.0 -43.3

11 75 10 45 24 3721

9 32 1 45 28 2012

-18.1 - 57.3 -99 0 16.6 -45.9

Fuente: Secretaría de Gobierno, Unidad de Convivencia Ciudadana

Created by alientools PDF Generator, trial version, to remove this mark, please register this software.


En cuanto al número de suicidios ocurridos, la Fiscalía informa sobre 104 hechos en el 2003 y un total de 87 muertes accidentales, este aspecto también muestra una disminución frente al 2002, año en el cual se registraron 112 suicidios. Durante los últimos diez años, solo en Medellín han ocurrido casi 35 mil homicidios. Aunque en el 2003 la tasa de homicidios logró bajar hasta 98 por cienmil habitantes esta sigue siendo una de las más altas del país en lo que a las capitales se refiere. NÚMERO DE HOMICIDIOS Y TASA X 100MIL HABITANTES ENTRE 1994 - 2003 Año Homicidio Tasa 94 4831 266 95 4159 226 96 3853 199 97 3144 163 98 2988 151 99 3258 160 2000 3159 151 2001 3480 160 2002 3721 176 2003 2012 98 Total 34605 Fuente: DECYPOL,

y datos de CIU

Del resto de municipios que conforman el Valle del Aburrá, según Policía Metropolitana, el que registró mayor número de homicidios fue Bello con un total de 262 muertes seguido por Itaguí con 212 homicidios y Caldas y Envigado con 62 víctimas cada uno. Históricamente estos cuatro municipios son los que reportan un mayor número de víctimas de homicidio, aunque en el 2003, siguiendo a Medellín, revirtieron la tendencia de aumento que traían en el 2002, disminuyendo un 40.1%, 30.2% y 22.5%, respectivamente. Los demás se ubican lejos así: La Estrella 42, Copacabana 36, Barbosa 29, Sabaneta 20 y Girardota 16.

Según la información consolidada por el CIU de las diferentes fuentes citadas, durante el 2003 ocurren un total de 18 hechos de muertes colectivas con un saldo de 59 víctimas. En comparación con las 52 masacres ocurridas en el año 2002, se presenta una significativa disminución. Aquí también se evidencia un cambio en las formas de operar de los criminales: antes la masacre era utilizada para generar terror y provocar desplazamientos masivos de población, pero a un alto costo político y un gran despliegue de información, hoy se persiguen los mismos fines con las muertes selectivas, la desaparición forzada y la intimidación directa, pero estos son silenciosos y fácilmente invisibilizados por su escaso poder noticioso.

12

Mientras todos los registros de 2003 dan cuenta de una reducción en el nivel nacional de la cifra de desplazamiento, CODHES constató que en departamentos como Caquetá, Putumayo, Guaviare, Cundinamarca, Guainía, Valle del Cauca, Amazonas y Vaupés se incrementó el 12

La información de este item fue obtenida del Boletín informativo de la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento, No. 47. Bogotá, 1 de abril de 2004 codhes @codhes.org.co www.codhes.org.co

Created by alientools PDF Generator, trial version, to remove this mark, please register this software.


número de personas desplazadas. Un total aproximado de 27.044 personas fueron desplazadas durante 2003 de zonas en las cuales se registró fumigaciones de cultivos de uso ilícito. Entre tanto, la principal reducción se presentó en Chocó, Cesar, Norte de Santander, Magdalena, Córdoba y Sucre, donde no obstante hoy sobreviven por lo menos 200 mil personas desplazadas en los últimos dos años sin una adecuada atención por parte del Estado. Los departamentos con mayor número de hogares con predios abandonados por personas desplazadas son Tolima, Putumayo, Chocó, Antioquia, Caquetá, Cauca, Norte de Santader, Guaviare Cesar y Bolívar. El 90% del total de la población encuestada no quiere regresar a sus lugares de origen. Durante el 2003 el desplazamiento forzado se incrementó en las regiones donde se concentraron las fumigaciones. Los departamentos que registraron un incremento del desplazamiento durante el 2003 frente al 2002 fueron Caquetá con una tasa de 3.165 personas desplazadas por cada 100 mil habitantes, Putumayo con una tasa de 2.330, Guaviare con 2.302, Cundinamarca con 588, Guainía con 395, Valle con 260, Amazonas con 78, Vaupés con 82, mientras la tasa nacional fue de 466 por cada 100 mil habitantes. De otro lado, los 20 municipios con mayor área fumigada en todo el país están ubicados en los departamentos de Putumayo (los municipios de Orito, La Hormiga, San Miguel, Puerto Asís), Guaviare (Calamar, Miraflores, el Retorno), Nariño (Roberto Payán, Barbacoas, Tumaco y El Tablón) y Caquetá (Cartagena del Chairá). En 31 ciudades capitales de Colombia se asienta el 46.8% de la población en situación de desplazamiento y en 640 municipios intermedios se ubica el 53.2%

restante; en estos escenarios las respuestas locales reproducen el modelo de respuesta nacional, sin que se logre una coordinación de esfuerzos para garantizar la atención y la protección integral que requieren las personas afectadas. En total Codhes registra un número de 207.607 desplazados durante el 2003, aproximadamente 20 mil personas más afectadas, en comparación con la cifra que presenta la Red de Solidaridad Social. Si se compara con el 2002, esta cantidad muestra una reducción del 49% frente a los 412.553 afectados por el desplazamiento forzado en ese año. En cuanto a los responsables de provocar los desplazamientos aparece la guerrilla con un 49%, en segundo lugar los Paramilitares con un 38%, la Fuerza Pública 4% delincuencia común 1% y desconocido el 8%. La personería de Medellín registró el ingreso de más de ocho mil personas desplazadas de diferentes lugares del departamento de Antioquia y el país al Área Metropolitana durante el 2003. Los principales municipios expulsores de población en Antioquia fueron: Municipio GRANADA SAN CARLOS COCORNA SAN FRANCISCO SAN LUIS ARGELIA ITUANGO NARIÑO

# de desplazados 249 217 150 119 134 110 75 69

De este registro la mayoría de población desplazada se ubicó en Medellín en barrios como Popular, Robledo, Santa Cruz, Santo Domingo Sabio, Manrique, Castilla, Encizo, Caicedo, entre otros, además en Bello e Itaguí.

Created by alientools PDF Generator, trial version, to remove this mark, please register this software.


Entre Enero y marzo de 2004 ocurren en Medellín un total de 315 homicidios13, según la Unidad de Convivencia Ciudadana de la Secretaría de Gobierno, cifra que indica una disminución en el número de homicidios con respecto al 2003 de 48%, manteniendo así la tendencia de disminución de los homicidios en la ciudad iniciada el año pasado. Esta reducción se presenta en casi todas las comunas y corregimientos, pero no en la misma proporción, La comuna 11 aumenta en 7 casos con respecto al 2003, la comuna 12 se mantiene igual y la 15 y la 16 disminuyen ligeramente; las reducciones más significativas se dan en las comunas 1 y 3. Sin embargo se evidencian también otras constantes: la permanencia de la comuna 10, centro de Medellín en el primer lugar en número de homicidios y una participación mayor de armas blancas y otras utilizadas para causar la muerte: el 79% de los homicidios fue causado con arma de fuego de corto y largo alcance, el 13.6% con arma blanca y un 6.6% con otros medios, como la asfixia mecánica. La distribución de estas muertes por comuna se presentó así:

HOMICIDIOS SEGÚN COMUNA DE MEDELLÍN ACUMULADO MENSUAL ENERO – MARZO DE 2004. COMPARATIVO 2003 COMUNA

13

Enero Febrero Marzo

Total Comparativo Variación 2004 2003 %

1. Popular

5

6

2

13

55

-76.3

2. Santa Cruz

5

4

7

16

29

-44.8

3. Manrique

6

5

7

18

64

-71.8

4. Aranjuez

7

5

12

24

44

-45.4

5. Castilla

11

8

7

26

35

-25.7

6. 12 de octubre

7

3

4

14

41

-65.8

7. Robledo

14

6

11

31

62

-50

8. Villa Hermosa

4

5

4

13

37

-64.8

9. Buenos Aires

1

9

4

14

32

-56.2

10. Candelaria

16

16

16

48

69

-30.4

11. Estadio

5

6

12

23

16

43.7

12. América

3

4

2

9

9

0

Medicina Legal reporta un número de 348 homicidios en Medellín durante el mismo período.

Created by alientools PDF Generator, trial version, to remove this mark, please register this software.


13. San Javier

5

5

3

13

31

-58.0

14. Poblado

1

6

2

9

7

28.5

15.Guayabal

4

5

8

17

19

-10.5

16. Belén

7

4

5

16

17

-5.8

17. Corregimientos

6

3

2

11

39

-71.7

107

100

108

315

606

- 48.0

TOTAL

Fuente: con datos de Unidad de Convivencia Ciudadana, Secretaría de Gobierno de Medellín.

Para el total del área Metropolitana la Policía reporta 395 homicidios en el período, de los cuales los municipios con mayor participación después de Medellín fueron Itaguí con 39 muertes, Bello con 31 y Caldas con 15 víctimas.

Durante este período se reporta la siguiente operatividad Fecha Enero 14 Enero 23 Febrero 19 Marzo 8 Marzo 21 “Marsella”

Sector Comuna 6 Manrique, -Campo Valdez, Aranjuez Medellín, Caldas Itaguí Aranjuez, Manrique, San Pablo Manrique, La Cruz

Realizado por Policía Policía

Contra Registro y control Banda los terribles

Policía

Farc - ELN

Policía

Banda de El Zarco

Policía

Milicias de las Farc.

Fuente: registro CIU con base en datos de diferentes medios de información.

Durante el primer trimestre del 2003 ocurrieron cuatro masacres en el área Metropolitana, con un saldo fatal de 14 víctimas: Fecha Enero 30 Marzo 3 Marzo 5 Marzo 5

Sector El Danubio El poblado San Germán – Cerro el Volador Municipio de Bello Total

Número de víctimas 3 3 5 3 14

Fuente: registro CIU con base en datos de diferentes medios de información.

Created by alientools PDF Generator, trial version, to remove this mark, please register this software.


Durante el primer trimestre del 2004 se presentan en el Valle de Aburrá cuatro atentados con explosivos, tres contra locales de Carnelly en el centro de Medellín, Bello y Envigado el 9 de enero de 2004 y el cuarto contra la Biblioteca Pública Piloto el 17 de marzo.

La personería de Medellín registra para el primer trimestre del 2004 la llegada a Medellín de 603 personas desplazadas, procedentes de diferentes lugares del departamento y del país, principalmente del Oriente Antioqueño y de municipios como Ituango y Nariño, entre otros. La ubicación de estos desplazados en Medellín se concentra en los mismos barrios identificados para el año 2003. Durante el último año el 70 .5% no tiene intención de retornar, la percepción de riesgo para sus vidas o de que no hay futuro en sus lugares de origen los lleva a tomar esta decisión.

Uno de los primeros anuncios del nuevo gobierno municipal fue que las zonas seguras cambiarían el modelo aplicado hasta ahora para devolverle al “Estado la obligación exclusiva de brindar seguridad en el espacio público”. Esto en respuesta a las múltiples críticas generadas por el esquema de privatización de la seguridad que durante el 2003 se aplicó a través de convenios con empresas privadas de vigilancia y Metroseguridad. Ahora será la Policía Nacional la principal encargada del manejo de las zonas seguras, que ya no se limitarán al Poblado y Laureles, sino que se extenderán a todos los sectores de la ciudad que requieran atención especial14.

14

El Colombiano, enero 18 de 2004.

Los ciudadanos que votamos por Sergio Fajardo para alcalde de Medellín creíamos que como candidato había tenido cuatro años para pensar la ciudad y articular un Plan de gobierno coherente a sus problemas y retos sociales, sin embargo la Veeduría al Plan de Desarrollo de Medellín considera en un pronunciamiento: “ La veeduría ve con preocupación que el proyecto de Plan no enuncia claramente dos problemas estructurales de la ciudad: la profunda desigualdad, inequidad y exclusión social, económica, política, social y cultural; y el conflicto armado urbano. Creemos que el problema de la exclusión no es sólo de pobreza, y que el tratamiento al conflicto armado en la ciudad no se restringe al proceso de reinserción del Bloque Cacique Nutibara. Tanto el Diagnóstico como los programas deben señalar claramente las dimensiones y características de estas dos

Created by alientools PDF Generator, trial version, to remove this mark, please register this software.


problemáticas y proponerse incidir en su solución gradual desde las competencias asignadas a la Administración Municipal” 15

En estas se detuvieron a1264 personas de las cuales 414 fueron dejadas en libertad, 53 están judicializadas y las casi 800 restantes siguen a la espera de que halla evidencias para juzgarlos. Se han cometido errores como: en Quipile, Cundinamarca de 69 capturados seis meses después 65 fueron dejados en libertad; en Sucre donde después de tres meses de prisión 128 personas fueron liberadas porque, según el juez, los informes de inteligencia no son pruebas; para no ir más lejos está la Comuna 13 de Medellín donde de 338 detenidos, 190 fueron vinculados a procesos judiciales y 148 fueron dejados en libertad durante la primera etapa judicial. De los 190 vinculados 104 recobraron la libertad, sin embargo en la actualidad sólo 56 de estas personas continúan vinculadas a un proceso judicial18. Algo no suma bien en esta ecuación, o sea que aún sin reforma a la justicia, ni reglamentación del estatuto antiterrorista, los ciudadanos colombianos ya no son inocentes hasta que se demuestre lo contrario, sino seguramente culpables hasta que puedan probar su inocencia?.

Antioquia fue el departamento donde más asesinatos selectivos cometieron los grupos paramilitares que violaron el cese del fuego acordado con el gobierno nacional, sin embargo fue la única región del país donde no se presentaron masacres. Así lo señala el informe presentado por el Alto Comisionado de Paz. En el caso de los homicidios selectivos, estos estuvieron dirigidos a líderes comunales y sindicales, funcionarios públicos, indígenas, servidores judiciales, miembros de asociaciones defensoras de derechos humanos y comerciantes 16.

Una de las acciones más sonadas de la estrategia de seguridad democrática durante el 2003 fue la de las detenciones masivas. Se hicieron en el país, según fuentes de prensa 17, 31 grandes operativos, tres contra los grupos paramilitares y el resto contra las guerrillas.

15

Se reproduce solo un párrafo del pronunciamiento que circuló el 2 de Abril de 2004, este aborda otros aspectos generales del proyecto de Plan de Desarrollo. La versión completa puede buscarla en la Veeduría al Plan de Desarrollo: www.veeduríamedellin.org.co. 16 El Colombiano, febrero 22 de 2004. 17 El Tiempo, febrero 16 de 2004.

18

Datos aportados por el IPC.

Created by alientools PDF Generator, trial version, to remove this mark, please register this software.


Created by alientools PDF Generator, trial version, to remove this mark, please register this software.

boletin7  

Sin políticas de convivencia y con otras de seguridad erráticas e improvisadas, Medellín se convirtió en ciudad piloto de las políticas naci...