Page 1

El edificio del ex frigorífico Bories y el módulo agregado tras la intervención, vistos desde el canal Señoret.

zoco el mercado de lugares ...libros hoteles arte chirimbolos

THE SINGULAR

Diez años de restauración llevó convertir el ex frigorífico Bories en un muy especial hotel. La nueva joyita de Puerto Natales propone vivir la Patagonia desde un edificio de arquitectura industrial posvictoriana. P O R C I N T I A C O L A N G E L O . f oto s x a v ier m art í n . Del otro lado del galpón donde se oreaba la carne, espera el funicular que desciende hasta el lobby. El check in se hace dentro de un cubo de cristal. Lo que resguarda el vidrio son muros de ladrillo y tuberías metálicas de hace un siglo. Después, hay que atravesar viejas calderas, compresores y otras máquinas made in England,

para conectar con el ala nueva. Allí están las 57 habitaciones, distribuidas en tres pisos. A tono con la temática “industria”, sus paredes se enchaparon con un símil acero inoxidable y el techo es de cemento alisado. Y se construyeron todas del mismo lado, así sus ventanales miran hacia el fiordo Última Esperanza y el muelle original

del Bories, la planta procesadora de ovejas más grande que tuvo la Patagonia chilena, un edificio de 1915 declarado Monumento Histórico. Si dormir en lo que fue una cámara frigorífica resulta poco convencional, ni hablar de la idea de comer en una vieja curtiembre y estacionar el auto junto a un ex matadero. Por raro que suene,

lu gares . n º 198 . 13


ZOCO

* Lecturas: Postales antiguas, retrato de escritores y dos guías

Aquí Detalles rústicos y contemporáneos en

una de las habitaciones. ARRIBA Rincón de lectura en el lobby. ABAJO “El almacén”, ambientado la lado manera deque un bodegón, donde sedel ARRIBA Una de las 57 habitaciones, amplia y de estilo britisha. Al En lo fue la curtiembre sirven las picadas. frigorífico se construyó el restaurante, el espacio más grande del hotel. ABAJO Un pasillo recubierto en vidrio atraviesa la sala de calderas y maquinarias. Al lado El muelle histórico de Puerto Bories.

The Singular demuestra que patrimonio y confort irrestricto pueden ir de la mano.

Buena vida entre viejos muros Recorrer el hotel es imaginar ese pasado de calderas en ebullición, el ir y venir de ovejas, obreros trabajando a destajo, el muelle y el sueño de dinamizar una Patagonia tan austral como llena de promesas a principios del siglo XX, cuando la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego construyó el frigorífico. El emprendimiento funcionó durante siete décadas y fue, en gran medida, el impulsor de la fundación de Puerto Natales, en 1911. Ese homenaje al esplendor pasado no excluye la innovación. En la cocina, por ejemplo, se trabaja con un sistema de cocción al vacío, muy en boga entre la nueva generación de chefs, que realza el sabor natural de materias primas como centolla, cordero y ciervo. El chef francés Laurent Pasqualetto se encarga de elegir las

14 . lu ga re s d ev i aj e. c o m

verduras y diseñar la carta todos los días. Otro capítulo es el spa, construido bajo tierra y casi al nivel del agua del canal. Tiene una piscina in-out, sauna y un menú de tratamientos basados en extractos de plantas y frutas orgánicas. El muelle –antes usado por los barcos que salían a Europa cargados de carne– es el punto de partida de las navegaciones. Sólo tres de las expediciones que ofrecen son al Parque Torres del Paine. El resto es un surtido de cabalgatas, navegaciones, paseos en kayak y trekkings por los alrededores.

Estilo industrial chic “Un trabajo de hormiga.” Así definen el arquitecto Pedro Kovacic y el diseñador Enrique Concha los diez años que demandó convertir esta serie de galpones y muros destartalados en hotel de lujo. Todo lo encontrado entre ruinas tuvo algún destino: los ladrillos rotos se reciclaron para rellenar los faltantes, un viejo radiador es silla de

la recepción, y cada válvula o tubo es exhibido como pieza de arte. Una de las premisas fue que se resaltara la estructura original del frigorífico, y que lo nuevo se vinculara con ese carácter fabril. Se aprecia en las lámparas de cobre, las vigas de madera y los muebles de estilo inglés. La idea de que el pasado industrial armonice con el hoy se cumple con naturalidad, como si no hubieran existido cientos de cerebros detrás de una restauración que se antojaba imposible. Un gran logro. The Singular Patagonia Puerto Bories s/n. T: (00 56-61) 72-2030. info@thesingular.com thesingular.com Desde u$s 610 por persona en base doble, con pensión completa, expediciones, spa y transfer in/out aeropuerto-hotel-aeropuerto. Horarios del museo: de 10 a 12 y de 14 a 18. Visitas gratis.


Zoco - The Singular  

Diez años de restauración llevó convertir el ex-frigorifico Bories en un muy especial hotel. La nueva joyita de Puerto Natales propone vivir...

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you