Issuu on Google+


L

a idea de hacer una historia gráfica me pasó por la mente hace mucho tiempo. Cuando tenía tal vez unos 20 años, allá en el 2004. Pero entonces yo no tenía mucha idea de lo que era un cómic, una novela gráfica, y ni siquiera pasaba por mi mente términos como guión o storyboard; pero tenía una gran necesidad: Comunicarme. Sin embargo, tengo muchos problemas para hacerlo, sobretodo en la parte verbal. Muchas veces me desespero por decir algo, tengo la idea ahí mismo, en la punta de la lengua. Lamentablemente la mayoría de mis ideas se generan incompletas en mi cabeza o mal entendidas. Así que descubrí en la experiencia visual, una salida, que me aliviaba bastante. Todas las vivencias que tenía eran nuevas ideas que se expresaban visualmente de manera eficaz; lo que me hace un comunicador visual. La idea de desarrollar Satori, nació hace un año más o menos. Al principio no tenía ni idea de que sería transmitida en forma de historia gráfica. En ese tiempo estuve involucrado en una serie de vivencias muy intensas. Me hallaba en una búsqueda muy grande, parte existencial, parte espiritual. La cantidad de cuestionamientos que tuve en este proceso fue enorme y eran simplemente parte de una misma cadena de búsqueda, que si mal no recuerdo, provenía desde cuando me sorprendí creciendo y debatiéndome entre incertidumbres personales: la adolescencia. Lo considero muy normal, y algo que todo ser humano vive, de diferente modo, pero similar en su esencia. Pero fue en este último período que recogí la mayor cantidad de inspiración. En ese entonces me llegó un libro de Carl Jung: Recuerdos, Sueños, Pensamientos. Fue en este libro que aprendí acerca de la frágil naturaleza de la mente humana, del subconsciente, y del instinto. Al mismo tiempo se daban en mi vida, a nivel personal, eventos que me invitaban a conocer más a fondo cuestiones sobre mí mismo. Mi árbol genealógico, la historia de mi familia, mis propias memorias de la infancia. Todo se daba de una forma espontánea. Era como si estuviera simultáneamente haciendo una investigación de campo y un análisis académico de cada suceso que me ocurría... y me acercaba más a algo, sin embargo, no tenía noción de a qué. Entonces llegan dos libros muy interesantes a mis manos: Las enseñanzas de Don Juan, de Carlos Castaneda y Arkham Asylum, una novela gráfica de DC Cómics.

Ambos trabajos fueron catalizadores de la experiencia que me cambaría para siempre. Poco después me encontré a mí mismo involucrado en experiencias y prácticas espirituales; las que, irónicamente, había renegado durante mucho tiempo y ahora, debido a mis vivencias, todo se restregaba en mi cara. Fue un “viaje” en Ayahuasca lo que marcaría profundamente mi percepción de la realidad. Descubrí un universo casi infinito dentro de mi mente. Imposible de explicarlo con palabras, no solo porque es muy difícil para mí, sino también porque es muy personal y demasiado largo de procesar. Sn embargo fue aquí que decidí expresarlo, contar una historia, una vivencia tan profunda, de la mejor forma de la que soy capaz de hacerlo. Gráficamente. Satori es un término japonés que designa la iluminación en el Budismo Zen. La palabra significa literalmente comprensión. Se dice que Arquímedes estaba en satori cuando salió de su baño a la calle, desnudo, y empezó a gritar, “Eureka, ¡lo he encontrado!” Fue una liberación repentina de la constante tensión que tenía respecto a un problema. El problema fue resuelto, de modo que la tensión que había debido al problema fue completa y repentinamente liberada. Se precipitó a la calle desnudo gritando, “Eureka, ¡lo he encontrado!” De allí entonces que Satori sea la resolución de una paradoja, en cuanto unifica posiciones contradictorias para resolver la ecuación de los opuestos. Obscura, vertiginosa, y surrealista, la historia se enfoca en un personaje que llega a la Comprensión Final, tras enfrentar al borde de la demencia a uno de sus demonios, el miedo en la sombra. El Ego. La historia se construye alrededor de muchos aspectos de mis vivencias personales en estos estados de conciencia expandida. Es un sello y resumen de un capítulo de mi vida; cinco intensos años de búsquedas, encuentros, experiencias y caídas, con demonios, creencias, dogmas y muchas paradojas. Se trata de un viaje a los secretos del espíritu, un camino hacia la expansión de la mente sutil. No es mi intención develar las sorpresas debidamente expresadas en mi trabajo así que… aquí detengo mi explicación en palabras; dejaré que sea mi obra la que converse con el buen lector.


En memoria de Pedro Pablo (26 de Febrero de 1982 - 28 de junio de 2009) “Shine on you crazy diamond�


“Pues bien, yo te diré -cuida tu de la palabra escuchada- las únicas vías de indagación que se echan de ver. La primera, que es y que no es posible no ser, de persuasión es sendero (pues a la verdad sigue). La otra, que no es y que es necesario no ser, un sendero, te digo, enteramente impracticable. Pues no conocerías lo no ente (no es hacedero) ni decirlo podrías en palabras.” Poema del Ser (Fragmento II) Parménides de Elea


“un día chung tzu soñó que era una mariposa”


“Volaba, haciendo todo lo que hace una mariposa”

“Al despertar, tzu no estaba seguro si era un hombre que había soñado ser una mariposa...”

“o una mariposa”


“soñando que era tzu”


Y pensar que entonces no podía ver... debajo de los velos de la realidad

Mis sueños me mantenían despierto

Aquellos mundos circundantes del “otro lado”


¿despierto... en dónde?

Quién me asegura que estoy despierto?

¿Que esto no es un sueño?

Ten cuidado con lo que deseas


Se puede cumplir...


sue帽o...

La abuela olvid贸 cerrar con llave la puerta de su habitaci贸n


Aprovecho para sumergirme entre sus pertenencias

para mĂ­, son tesoros a descubrir

puedo sentir...

un ente

que me observa

vigilante

Acechante


“Necesario es decir e inteligir que lo ente es. Pues es ser pero nada no es. Te intimo a que todo esto pienses. Y primero de esta vía de indagación yo te aparto, pero luego también de aquella por donde los mortales que nada saben van errantes, bicéfalos: pues el desconcierto en sus pechos dirige el errabundo noûs. Arrastrados, sordos a a la vez que ciegos, estupefactos, masas indecisas para quienes ser y no ser son lo mismo y no lo mismo, y el sendero de todo es revertiente” Poema del Ser (Fragmento VI) Parménides de Elea


Pasaron horas desde que amaneció

Ya no tengo noción de cuanto tiempo he pasado aquí

Encerrado en este mundo lúdico, distante...

místico abstracto...

esquizoide


septico


infiffiinito


Mi mente...

Se desborda...


Traspasando et茅rea cada frontera de mi percepci贸n


“He de morirme de esta deplorable locura�


“Así, así pereceré”

“Temo los acontecimientos futuros no por sí mismos sino por sus resultados”

Me estremezco al pensar en los efectos que cualquier incidente, aun el más trivial, puede causar en esta intolerable agitación de mi alma.

En efecto, no me causa horror el peligro sino por su puro efecto:


“el terror”


“En esta desalentada y lamentable condición...”

“siento que más tarde o más temprano...”

“vendrá el momento...”

“en que tendré que abandonar la vida y la razón a un mismo tiempo,”

“en lucha con el horroroso fantasma...”


“Miedo”


La ara単a Suspendida en silencio, al acecho


con sus mil ojos

en las mil realidades

y yo...


Pronto a la batalla

A lanzar el grito de espanto

cuando mire mis ojos

Los mil ojos

en los recuerdos

que se esconden en la oscuridad del cuarto de mi abuela


la araĂąa es el veneno!!! Mi sangre Mi herencia


“Un sólo decir aun como vía queda: que es. Por esta vía hay signos distintivos muchos: que lo ente ingénito e imperecedero es. porque es único, imperturbable y sin fin.” Poema del Ser (Fragmento VII) Parménides de Elea


...



Satori espanol