Issuu on Google+

bconnected indice 3 4 6 7 8 9 11

Estambul: la puerta de oriente bknown

Apuntes Históricos

baround Transporte

bdelicious Gastronomía y restaurantes

bparty

Eventos culturales

bperfect

bmoving

Estambul

Puntos de interés

bfun

Espectáculos

Reservaciones CENTRAL DE RESERVAS

Tel + 34 902 306 106 Fax + 34 934 188 447 E-mail reservations@theperfecthotels.com

NUMEROS LOCALES BERLIN LONDRES ROMA PARIS DUBAI HELSINKI

+ 34 902 306 106 + 44 203 051 4664 + 39 069 926 8272 + 33 170 617 378 + + 358942599745

INFORMACIÓN Problemas en ciudades:

ESTOCOLMO Oslo NUEVA YORK BrusELAS praga IRLANDA

+ 34 902 306 106 + 34 934 188 447 + 1 212 796 5628 + 32 280 80 929 + 420246019267 + 353766060052

Tokio + 34 902 306 106 Sydney + 34 934 188 447 Montreal + 1 514 667 9588 Zurich + 41 435 004 261 Amsterdam + 31 202 629 673 luxemburgo + 35220203608

Teléfono + 34 931 842 761 1


Estambul:

La puerta de oriente

Bizancio, Constantinopla, Estambul… Tres nombres para una ciudad con muchas historias. La antigua capital turca –mitad europea, mitad asiática– ha sido siempre un enclave estratégico codiciado por emperadores, reyes y sultanes. Puerta de mares, punto de encuentro de culturas y estación final de la Ruta de la Seda, basta recorrer sus calles, sentarse en una de sus plazas o perderse en sus bazares para percibir el bullicio y la vida que desprende esta urbe, conocida a principios del siglo pasado como una de las capitales del lujo. Santa Sofía, la Mezquita Azul y el palacio

de Topkapi son tan característicos de Estambul como el aroma penetrante de las especias, el permanente trasiego de transeúntes y el tráfico intenso y caótico de una ciudad que se asoma a dos mares, una metrópoli de comerciantes. En sus calles se habla turco y algo de alemán, pero también inglés, francés, italiano y español cuando se trata de vender algo a los turistas. Y es que cada año atrae a miles de visitantes gracias a sus alminares que acarician el cielo, a su colección de cúpulas superpuestas y a su privilegiado emplazamiento, junto al paisaje marino que

Una guía práctica La única ciudad del mundo a caballo entre dos continentes reúne a más de once millones de habitantes en su área metropolitana y se extiende progresivamente hacia el norte por el Bósforo y hacia el interior en su parte asiática. La grandiosidad de esta urbe y su ubicación, a orillas del Cuerno de Oro –un puerto natural incomparable–, del estrecho del Bósforo y del mar de Mármara, complican cualquier recorrido pormenorizado. En esta guía describimos los lugares de interés más destacados y ofrecemos una impresión de la ciudad en su conjunto. Seleccionamos lo prioritario para que tú disfrutes de una inolvidable escapada de fin de semana o, como máximo, de cuatro o cinco días. De ahí que en las siguientes páginas nos detengamos sólo en ciertos barrios, monumentos y museos, descartando las visitas que requieren de un largo desplazamiento. 1

Apuntes históricos La fundación de Estambul se encuentra recogida en muchas leyendas. Una de las más conocidas se remonta al año 650 a.C., cuando el colonizador griego Bizas decidió abandonar el superpoblado enclave de Megara en busca de otro lugar donde él y su gente pudiesen empezar una nueva vida. Según las costumbres de aquellos tiempos, antes de emprender un viaje tan peligroso se tenía que consultar al oráculo de Delfos, quien les contestó que

se tenían que asentar “frente al país de los ciegos”. Cuando Bizas llegó a la actual ubicación de Estambul observó que en la orilla opuesta residía una tribu asiática que no había apreciado las riquezas del otro lado, sobre todo su puerto natural. Entonces pensó que sólo se podía tratar de ciegos y comenzó a edificar una nueva colonia en la ribera europea del Bósforo que se denominó Bizancio. Leyendas aparte, lo único cierto es que este emplazamiento

ha sido habitado desde tiempos inmemoriales. En la antigüedad, el Bósforo formaba parte de una importante ruta comercial en la que se intercambiaban aceite y vino mediterráneos por grano, pieles, lana, madera, carne, miel y cera. Esta zona estuvo controlada por diferentes pueblos desde los tiempos de Micenas (1400-1200 a.C.). Posteriormente, en el año 676 a.C., una expedición griega fundó la ciudad de Calcedonia en el mismo lugar donde hoy se levanta el barrio periférico de Kadikö

ofrece el mar de Mármara cada amanecer y las bellas tonalidades del Mar Negro. Situada en la entrada del Bósforo, estrecho que une ambos mares, Estambul se divide en tres partes –el casco viejo, la zona de Galata y, ya en Asia, el barrio de Üsküdar– comunicadas por dos espectaculares viaductos y por un enjambre de trasbordadores. Los sabores y las fragancias de Asia se dan cita en Estambul, un enclave también europeo, próximo y al mismo tiempo lejano, que ha crecido a base de intercambio y mestizaje; de una mezcla de todo y de todos.

Bajo el Imperio Romano Gracias al comercio, Bizancio progresó con rapidez hasta convertirse en una de las cuarenta ciudades-estado más poderosas de la antigüedad griega y se asoció con Calcedonia. Fue dominada por lidios, atenienses y macedonios, hasta que en el año 64 a.C. se integró en el Imperio Romano. En el siglo IV, con el emperador Constantino el Grande en el poder, le robó la capitalidad a la mismísima Roma y después pasó a llamarse Constantinopla en honor a la máxima autoridad. El Imperio Romano quedó definitivamente dividido en el año 395 entre los dos hijos de Teodosio I: Honorio y Arcadio. Con Justiniano

[527-565] alcanzó una expansión similar a la que habían tenido los romanos, excepto Hispania y la Galia. Muchas de las grandes obras arquitectónicas se deben a este emperador, entre ellas Santa Sofía y algunas partes del Gran Palacio, hoy en día desaparecido como recinto. El Imperio Bizantino nunca volvió a recuperar el esplendor del reinado de Justiniano, pero durante el primer milenio conservó su poder y riqueza. Asediado por los árabes y, más tarde, por los búlgaros, se convertiría en el bastión de la Cristiandad frente al Islam. Coincidiendo con el reinado de Basilio II [976-1025], los bizantinos lo-

graron notables victorias militares sobre búlgaros, armenios, georgianos, persas, árabes y normandos, lo que favoreció la consolidación de una época de progreso. Sin embargo, la debilidad de sus sucesores y la dificultad de defender las fronteras propició un declive que se materializó en la derrota ante los turcos seleúcidas en la batalla de Manzikert (1071). Desde entonces, y pese a conocer un período de gran fertilidad artística durante los siglos XII y XIII, el Imperio Bizantino estuvo cada vez más asediado por los otomanos y por los ejércitos de la Cuarta Cruzada.

Para más información, llame +34 931 842 761 2


baround

Transporte Consejos útiles

El golpe definitivo El poder otomano surgió en 1301 cuando Osmán I, líder de un grupo de guerreros que luchaban por la fe musulmana en la frontera oriental del Imperio Bizantino, declaró la independencia. Hacia 1362, con la conquista de Adrianópolis, Bizancio quedó prácticamente reducida a la ciudad-estado de Constantinopla. La caída del enclave a manos otomanas era sólo cuestión de tiempo, y finalmente se produjo el 29 de mayo de 1453, después de 54 días de cerco, durante los cuales los cañones del sultán Mehmet II abrieron un gran agujero en las murallas levantadas por Teodosio II en el siglo V. Los 7.000 defensores de la ciudad, que contaban con la ayuda de 700 genoveses y 200 catalanes, eran muy pocos frente a la aplastante superioridad numérica de los atacantes, estimados en 160.000 hombres. Constantino XI se despojó de su insignia imperial, tomó las armas y se

mezcló entre los combatientes. Nunca se encontró su cadáver. Constantinopla fue sometida al saqueo durante tres días, rebautizada con el nombre de Estambul y convertida en capital del imperio otomano hasta 1923. Los otomanos consolidaron su soberanía en Asia Menor y se convirtieron en el azote de Europa tras expandirse por los Balcanes y llegar a Viena (1529). Santa Sofía, el mayor templo de Europa, se adaptó para el culto musulmán como mezquita.

Nueva Edad de Oro

En los años inmediatos a la conquista se reconstruyó Estambul y se erigieron joyas arquitectónicas como el Gran Bazar y el palacio de Topkapi. Gentes de todo el imperio se trasladaron a la ciudad, donde convivieron judíos, cristianos y musulmanes. El momento de máxima expansión

La revolución de Atatürk Un grupo de intelectuales fundó un partido denominado Jóvenes Turcos en 1906 cuyas proclamas se extendieron rápidamente. La presión obligó a promulgar una nueva Constitución y a conceder una amnistía general a los presos y exiliados políticos. En las sucesivas guerras con Rusia y Austria, el Imperio Otomano fue perdiendo posesiones, lo que propició la aparición de nuevos estados en los Balcanes, como Serbia y Bulgaria. Después de alió con las potencias perdedoras en la Primera Guerra Mundial y Estambul quedó ocupada por las tropas vencedoras de Francia e Inglaterra. A principios del pasado siglo irrumpió con una fuerza inusual la figura política de Mustafá Kemal Pa_a, más conocido como Atatürk o Padre de los Turcos. Fue él quien

alentó la guerra de independencia para recuperar los territorios anexionados por los aliados, sobre todo por Grecia. Y fue él quien abolió el sultanato y en 1923 fundó la República de Turquía sobre las ruinas del Imperio Otomano. El país, secularizado, adoptó el alfabeto romano en lugar del árabe, entre otros grandes cambios. Estambul, cabecera de los imperios romano, bizantino y otomano, perdió la capitalidad a favor de Ankara. A pesar de esto, mantiene el estatus de principal urbe del país y se ha modernizado a pasos agigantados en las últimas décadas. Con la intención de acercarse a la Unión Europea, también se ha avanzado en materia de derechos humanos: en 2004 se firmó un protocolo para prohibir la pena de muerte y algunos activistas kurdos fueron amnistiados.

otomana se produjo durante el reinado de Solimán I el Magnífico [1520-1566]. En esos años hubo un florecimiento arquitectónico y artístico que ya no se repetiría con sus sucesores. Las reformas sociales necesarias para acabar con el declive del imperio se vieron truncadas por motines como el protagonizado en 1807 por los jenízaros, un cuerpo militar que se negó a adaptarse a la realidad de un ejército moderno. La revuelta se aplastó y más adelante se consiguió reorganizar el gobierno, asignar un salario a los funcionarios para evitar corrupciones y sustituir el puesto de visir por el de primer ministro. En 1876 se promulgó una constitución y se instauró un sistema parlamentario, base de la moderna Turquía. Sin embargo, con la excusa de la guerra con Rusia, se procedió poco después a la disolución del Parlamento y se inició una política reaccionaria.

En Estambul el horario rige con una hora de adelanto con respecto a Europa Occidental, es decir, GMT + 2. El clima es mediterráneo, aunque con alguna singularidad que responde a la ubicación a orillas del mar de Mármara y del Bósforo. Los veranos son calurosos y los inviernos, suaves, lo que propicia que no se registren temperaturas extremas en ninguna estación del año. El invierno es el período con más precipitaciones, aunque también pueden caer fuertes aguaceros entre abril y mayo. Las nevadas son esporádicas y rara vez cuajan los copos de nieve. La ciudad alcanza su mejor momento a finales de mayo y principios de septiembre,

cuando las temperaturas suaves y el sol invitan a callejear sin pausa. Los precios suelen subir en temporada alta, entre junio y agosto.

Levent, el barrio financiero más importante de la ciudad, se inauguró en el año 2000. Funciona de 6.00 a 2.00 horas y sólo cuenta con seis paradas. También hay dos vías de tranvía en la parte europea: un veloz y moderno convoy que comunica Eminönü con los barrios periféricos, vía Sultanahmet; y otra operada por tranvías de principios del siglo XX que traquetean despacio a lo largo de _stiklâl Caddesi, entre Beyo_lu y la plaza de Taksim. El servicio conecta con Karaköy mediante el ferrocarril subterráneo Tünel, construido en 1875 y conocido por ser el más corto del mundo. Ambos tranvías funcionan de 7.00 a 21.30 horas. El tren ligero se inauguró en 2002 y realiza paradas en el aeropuerto, en la estación principal de autobuses y en Aksaray. Para obtener más información sobre metros y tranvías se puede consultar el siguiente portal de Internet: www. istanbul-ulasim.com.tr. Los trasbordadores de pasajeros (www.tdi.com.tr) son un medio muy agradable para descubrir Estambul desde otras perspectivas. Los billetes se compran en los quioscos de los muelles. Las embarcaciones de las rutas principales zarpan cada 20 minutos entre las 7.00 y las 23.00 horas, aunque el servicio entre Eminönü y Kadiköy termina a las 20.00 horas. Existen numerosos muelles

a lo largo de Eminönü, desde donde salen trasbordadores a Üsküdar, Kadiköy y Be_ ikta_. Un reducido grupo de operadores privados ofrece el servicio entre Üsküdar y Be_ikta_, que sale cada diez minutos durante el día y a medianoche (cuando se llena). Los precios no varían con respecto a los barcos públicos; la única diferencia es que el pago debe realizarse en metálico. En general, los billetes de transporte público son baratos. Se puede parar a los taxis amarillos en cualquier lugar. Sin embargo, lo más seguro para los turistas es pedir el servicio desde un hotel en lugar de tomar los que están aparcados en el exterior, ya que así se reduce el riesgo de ser timado. La tarifa nocturna (de 24.00 a 6.00 horas) es un 50% más cara que la diurna, aunque por regla general, los precios son baratos en comparación con los de las principales capitales europeas. Se aconseja que los visitantes comprueben la tarifa que se les va a aplicar: gündüz significa día y gece, noche, denominaciones que deben aparecer en el taxi. Otra señal que indica el tipo de tarifa son las luces: una luz indica tarifa diurna y dos, tarifa nocturna. No es habitual dejar propina a menos que se haya solicitado un servicio especial. Los taxistas, que no suelen hablar inglés, tampoco cobran suplementos por

Se puede ir andando a casi todos los monumentos, pero ojo, que los coches apenas se detienen en los pasos de peatones. Se desaconseja el alquiler de un vehículo debido a los descomunales atascos y a la conducción desastrosa que imperan en la ciudad. Además, la señalización es casi inexistente. Como en la inmensa mayoría de las ciudades, lo más adecuado es combinar los recorridos a pie con trayectos en transporte público.

Las zonas céntricas disponen de un buen servicio público de autobuses y metro. Cada medio de transporte requiere de un billete diferente, aunque existe un abono denominado akbil, una ficha de metal que se compra en las principales taquillas de la red y que sirve para el metro, los tranvías y los trasbordadores, previo pago de una fianza reembolsable. Los autobuses urbanos están gestionados tanto por empresas privadas como por el Estado. Debido a los constantes atascos de tráfico, suelen ser lentos e incómodos en hora punta y casi siempre van abarrotados. Funcionan teóricamente hasta medianoche. El sistema de metro desde Taksim hasta IV

pasajeros o por equipaje. El dolmus (taxi compartido) es una furgoneta grande y moderna de color amarillo que hace un recorrido circular corto y fijo fuera del centro de la urbe, como Taksim- Be_ikta_ y Taksim-Nisantasi. También existen unos microbuses azules que hacen recorridos más largos. Los pasajeros pueden tomar este último servicio en casi en cualquier punto. Los microbuses suelen ir repletos de pasajeros que van de pie. Se paga al subir al vehículo y siempre en efectivo. Estambul es tan segura como cualquier otra ciudad europea. Como siempre, conviene evitar las zonas solitarias de noche, sobre todo en áreas periféricas cercanas a las antiguas murallas. También hay que estar atento a los carteristas, que suelen aprovechar los descuidos en los lugares más concurridos. Lo mejor es dejar los objetos de valor en casa o mantenerlos fuera del alcance de los ladrones. Casi todos los negocios y oficinas suelen abrir de 8.30 o 9.00 a 17.00, con una hora para comer, aunque hay tiendas que atienden a los clientes hasta tarde. Las propinas no son obligatorias, aunque en los restaurantes y cafeterías se suele redondear la cuenta si el servicio ha sido satisfactorio.

Disfrute de esta guía en su ipod www.theperfecthotels.com 3

4


bdelicious

Gastronomía La herencia del antiguo Imperio

La cocina turca se extendió por media Europa y por Oriente Próximo gracias a los siglos de dominio otomano. Algunas de las especialidades más conocidas se deben a esta influencia, como las ensaladas de yogur, los pescados en aceite de oliva, los rellenos de las verduras y los dulces. Se enmarca dentro de la dieta mediterránea, aunque con características específicas. La amplia variedad del clima y de la geografía del país permite cultivar té en la zona norte, así como plátanos y pimienta picante en el sur. Los miles de kilómetros de costa garantizan pescado y marisco frescos. El pan ácimo, junto con las verduras y la fruta de temporada, constituyen la base de cualquier ágape a la turca. La población del país tiene especial predilección por los melocotones, los melones, las sandías, las ciruelas, las berenjenas, el membrillo, las aceitunas y frutos secos como avellanas y nueces. Los antiguos griegos introdujeron el cultivo de vino en Anatolia, mientras que los persas generalizaron el consumo de dulces y ar-

roz. El eneldo, la menta, el comino, el ajo y el laurel son las especias más utilizadas en la cocina turca, al tiempo que el yogur es el condimento común. Existen infinidad de especialidades, entre ellas las cuarenta formas de cocinar la berenjena. El típico desayuno turco se compone de tomates, queso fresco, aceitunas negras, pan, miel o mermeladas y a veces huevo. La comida suele incluir un plato de un cereal, arroz, cordero, pollo cocinado con pimientos y berenjenas o pescado fresco a la plancha con limón. Entre las carnes predomina, sin lugar a dudas, el cordero. Los embutidos más comunes son el chorizo (sucuk) y la cecina cubierta de comino (pastirma). No hay que olvidar las sopas, sobre todo la de lentejas rojas y otra elaborada con trocitos de cordero y caldo de huevo. Las cenas empiezan con los entremeses (meze) y aperitivos, como ensaladilla de puré de berenjenas, humus con pan ácimo (pide), encurtidos de pimiento y pepino, sardinas envueltas en hojas de parra y albóndigas de cordero. La principal especialidad culi-

naria de Estambul son los midye dolmasi, mejillones rellenos de arroz, preparados al vapor y servidos con un chorro de limón. Como postres triunfan los albaricoques secos en almíbar, acompañados de nata y pistachos, que se sirven en el momento del café (kahve), que es muy fuerte. La bebida más popular es el té muy oscuro (çay), que se sirve en vasos de cristal en forma de tulipán, y entre las alcohólicas, el raki, un aguardiente de alta graduación hecho de uvas y anís. Se toma sobre todo en la cena y en general se sirve en dos vasos lisos y cilíndricos. En el primer vaso, hasta poco menos de la mitad, se vierte el raki, que es transparente, y después se añade el agua. En el segundo vaso sólo se pone agua. Se toma un trago del raki del primer vaso y un trago de agua del segundo. Sus mejores acompañantes son el queso salado, el melón y los frutos secos. Los restaurantes de Estambul abarcan desde los sencillos locales que preparan kebab hasta los más lujosos (restoran).

bparty

Eventos culturales Una ciudad con tradición Día de Año Nuevo El 1 de enero, el primer día del año. Fiesta nacional. Las calles se adornan con luces y se siguen las tradiciones navideñas occidentales.

Conquista de Estambul El 29 de mayo se rememora la toma de la ciudad por parte de Mehmet II en 1453 con cabalgatas y representaciones que tienen lugar entre Tophane y Karaköy.

Pascua En marzo o abril. Se celebra con una peregrinación al monasterio de San Jorge, en Büyükada, en las islas del Príncipe.

Festival Internacional de Música y Danza de Estambul Las notas invaden la ciudad entre mediados de junio y julio.

Festival Internacional de Cine de Estambul Tiene lugar a finales de marzo o principios de abril en muchos de los cines de la ciudad.

Día de la Marina Los barcos antiguos y modernos surcan las aguas del Bósforo el 1 de julio.

Festival de los Tulipanes Se celebra en el parque Emirgan en abril en la época de floración. Día de la Independencia El 23 de abril se conmemora la proclamación de la República de Turquía, en 1923. Coincide con el Día de la Infancia, en el que los niños se visten con trajes regionales. Conmemoración del desembarco de Anzac El 25 de abril se recuerda en Gallípoli el desembarco de británicos, australianos y neozelandeses durante la Primera Guerra Mundial. Día de la Primavera y Fiesta del Trabajo Coinciden el 1 de mayo y los sindicatos convocan manifestaciones de trabajadores. Festival de Kakava Este acontecimiento de música y bailes gitanos se organiza en Edirne a principios de mayo. Día de la Juventud y del Deporte Tiene lugar el 19 de mayo en conmemoración del comienzo de la Guerra de Independencia, en 1919. Se programan eventos deportivos en los estadios y las calles de la ciudad. Festival Internacional de Teatro de Estambul Se organiza entre mayo y junio en diferentes escenarios donde se representan obras turcas y europeas.

5

Festival Internacional de Jazz de Estambul Se organiza en junio en diferentes locales. Día de la Victoria Fiesta nacional que se celebra el 30 de agosto para conmemorar el triunfo militar sobre Grecia en 1922. Día de la República Se celebra el 29 de octubre para recordar la proclamación de la República de Turquía en 1923. Bienal Internacional de Bellas Artes de Estambul Entre octubre y noviembre artistas internacionales y locales se dan cita en la urbe para presentar sus obras en edificios históricos. Maratón Internacional de Estambul Eurasia Esta carrera de resistencia se organiza en octubre entre Üsküdar y Taksim. Aniversario de la muerte de Atatürk El 10 de noviembre se guarda un minuto de silencio a las 9.05 horas para recordar al padre de la patria en el preciso momento en el que falleció. Navidad Aunque el 25 de diciembre no es fiesta nacional, los principales hoteles organizan festejos. Asimismo, se celebran otras festividades musulmanas cuya fecha varía en función de los ciclos lunares, como el ramadán, el mes de ayuno de los fieles del Islam entre el amanecer y el anochecer, que finaliza con tres días de fiesta nacional. También se vive con intensidad la Fiesta del Sacrificio (Kurban Bayram), en la que se conmemora la versión coránica del sacrificio de Abraham.

6


bmoving

Puntos de Interés Infinidad de detalles Barrio del Bazar El comercio es una de las señas de identidad de Estambul, cabecera de la antigua Ruta de la Seda y ciudad situada a caballo entre Asia y Europa. En ningún otro lugar resulta tan evidente como en la maraña de callejuelas trazadas entre el Gran Bazar y el puente de Gálata. Aquí el regateo se convierte en arte y las compraventas se negocian con un vaso de té, como hace siglos. El Gran Bazar, con sus más de 3.000 tiendas, y la mezquita de Solimán el Magnífico son los dos principales referentes que deben tener en cuenta los visitantes que se adentren en este barrio-zoco. Esta zona está bañada por el Cuerno de Oro, uno de los puertos naturales más importantes del mundo, un valle fluvial inundado que desemboca en el Bósforo. Sultanahmet Tal vez sea el barrio más turístico, ya que acoge el templo de Santa Sofía y la Mezquita Azul, dos joyas de la arquitectura religiosa a escala mundial. Esta zona lleva el nombre del sultán Ahmet I, uno de los artífices de la monumentalidad del enclave. En la época bizantina, el Gran Palacio se levantaba en esta parte de la ciudad, ahora ocupada por casas de estilo otomano tradicional, sobre todo a medida que el visitante se acerca a la orilla del mar de Mármara. Serrallo Se extiende por el extremo nororiental de la parte europea y está coronado por un promontorio sobre el que se asienta el lujoso y amplio palacio de Topkapi. Allí donde confluyen las aguas del Cuerno de Oro, del Bósforo y del mar de Mármara se alza uno de los recintos más esplendorosos del mundo islámico, residencia de los sultanes otomanos durante 400 años. Parte de los terrenos del complejo se han habilitado como parque público. Esta zona tiene poco tráfico, por lo que puede recorrerse a pie, aunque también hay tranvías que inician el trayecto en el Gran Bazar. No hay vieje completo a Estambul sin disfrutar de un baño turco. Uno de los más antiguos y lujosos, el de Ca_alo_lu (siglo XVIII), se encuentra en este barrio y tiene secciones idénticas y separadas para hombres y mujeres. La historia también sale al encuentro del turista en la estación de ferrocarril de Sirkeci, punto final del legendario Orient-Express entre 1883 y 1977. El café de la terminal es un buen lugar para refugiarse del bullicio durante unos minutos. Beyo_lu Al norte del Cuerno de Oro se abre este barrio de ambiente cosmopolita, donde se han instalado durante siglos las comunidades extranjeras residentes en la ciudad. Los primeros que arribaron a estas costas fueron los genoveses, que se asentaron en la colina de Gálata, ahora dominada por la torre homónima, como recompensa por la ayuda prestada durante la reconquista del enclave en el siglo XIII. En el período de dominio otomano se creó una colonia de judíos expulsados de España, a la que siguieron árabes, griegos y armenios. Las grandes potencias europeas establecieron aquí sus embajadas. La calle principal de Beyo_lu es _stiklâl Caddesi, un eje peatonal con una gran concentración de tiendas, teatros y cines. Conocida antaño como Grand Rue de Péra, está flanqueada por edificios de viviendas del siglo XIX. Esta zona ha atraído en los últimos años a jóvenes emprendedores, lo que ha propiciado la apertura de nuevos negocios, como locales de jazz y tiendas de artesanía. Aunque la tradición también está presente, por ejemplo en el mercado de Galatasaray, donde principalmente se venden quesos. El moderno Beyo_lu se muestra sobre todo en la plaza de Taksim, donde el ir y venir de gente es incesante. Fener El antiguo barrio de los griegos se encuentra a orillas del Cuerno de Oro. Allí encontrarás la Mezquita de la Rosa, una iglesia bizantina adaptada al culto islámico a partir de 1453; el Patriarcado Griego, un centro de gran valor espiritual para los ortodoxos; la Escuela Roja; y la iglesia búlgara de Sveti Stefan, levantada en hierro. En la actualidad se trata de un vecindario humilde y poblado en su mayoría por inmigrantes turcos que han recalado en Estambul en busca de un futuro mejor. El visitante apreciará casas vetustas y muchos niños jugando en las calles. Balat Tras la caída de Granada a finales del siglo XV, muchos judíos abandonaron la Península Ibérica y atracaron en barcos en el Cuerno de Oro. La comunidad sefardita se instaló a orillas de este puerto natural, de ahí que este barrio se conozca como la antigua judería, a pesar de que también acogía a griegos, armenios y turcos. La sinagoga de Ahrida es la única que permanece abierta en esta zona. En la fachada de algunas casas todavía es posible ver la estrella con seis puntas. 7

Santa Sofía La construcción de esta mezquita vació las arcas del emperador Justiniano I [527-565], que vivió con la obsesión de superar las dimensiones y el esplendor del templo de Salomón. Su forma maciza, coronada con una cúpula de 31 metros de diámetro y 55 de altura, resguarda un interior ricamente decorado con mosaicos, máximo exponente del arte bizantino. Tras la conquista de la ciudad en 1453 por parte de las tropas otomanas, el sultán Mehmet II ordenó transformar este templo en una mezquita, mientras que en 1935, otro de los referentes de la historia turca y artífice de la patria moderna, Kemal Atatürk, hizo de ella un museo. La contemplación de la cúpula, diseñada para dar la sensación de que está suspendida en el cielo, debe ser una de las principales aspiraciones de cualquier visitante que se acerque a Estambul, así como la visión del enorme techo otomano en forma de círculo que lleva inscritos versos del Corán. Palacio de Topkapi La imaginación del recién llegado se enciende al contemplar este edificio rodeado de cinco kilómetros de murallas y situado donde el Cuerno de Oro y el Bósforo desembocan en el mar de Mármara. Residencia imperial hasta 1853, el recinto se convirtió a partir de 1924 en un museo que exhibe el legado del poderío otomano, desde porcelana china hasta manuscritos, pasando por vestiduras de sultanes y un tesoro con piezas como el diamante de la Cuchara, que pesa nada menos que 86 quilates, y el trono de Ahmet I, tallado en madera preciosa enriquecida con 25.000 perlas y gemas. Aunque parezca imposible, algunas estancias son más sorprendentes que las joyas. El harén, al que se accede tras cruzar un patio ajardinado que lo separa de los aposentos del sultán, comprende 30 habitaciones que formaban parte de un laberinto reservado al soberano y sus mujeres, entre las que se encontraban desde anónimas esclavas hasta concubinas o kadin, las que habían engendrado un hijo del sultán, que en algunas casos ejercían una enorme influencia en la corte. El palacio llegó a albergar en el siglo XVI a 3.000 residentes, entre mujeres del harén, funcionarios de la administración y personal militar. Gran Bazar La esencia de Oriente se descubre en las tiendas de antigüedades del Gran Bazar, donde el intercambio comercial trasciende las fronteras del simple negocio. Hay más de 3.000 comercios en este gigantesco mercado cubierto de cúpulas y talleres de orfebres, zapateros, joyeros y artesanos de alfombras. En este entramado de tiendas se vende y se compra, pero sobre todo se regatea. El caos general es parte intrínseca de un universo donde se permite tocar, probar e incluso saborear. Los artículos en venta nunca tienen precio, ya que éste depende de la pericia y la paciencia del comprador, de cómo le vaya el día al vendedor, de la prisa y el entendimiento entre ambos y de la estrategia del comerciante vecino. Tampoco abundan las unidades de medida fiables y todavía menos los artificios a la hora de exponer el género. No hay que olvidar que la mítica Ruta de la Seda moría en Estambul y que esa herencia de mercaderes y caravanas de camellos se mantiene muy viva. El Gran Bazar se construyó tras la conquista de 1453 como un mercado de esclavos y para albergar los hans o caravasares, lugar donde descansaban los comerciantes de la Ruta de la Seda con sus camellos y también vendían sus mercancías. Los ornamentos del techo y la disposición laberíntica del bazar siguen transportando al visitante al pasado, pero hoy en día la mayoría de los puestos repartidos en 60 calles venden artículos para turistas, principalmente alfombras, oro, cuero y cerámicas. El bazar contiene además dos mezquitas, oficinas de cambio de divisas, una comisaría de policía, cafeterías y un centro de información. Bazar Egipcio Igualmente fascinante es este otro bazar, más conocido como el de las especias en referencia a su especialización comercial de antaño. Se erige sobre el emplazamiento de un antiguo mercado del siglo XVII que fue arrasado por un incendio. Abovedado y con forma de “L”, se ubica enfrente del Cuerno de Oro. Hoy en día se pueden encontrar en sus puestos frutos secos, caviar y delicias turcas, así como infinidad de recuerdos para turistas. Las calles adyacentes son un foco de actividad, con artesanos y comerciantes por doquier que ofrecen una gran selección de quesos y aceitunas. Mezquita Azul Se construyó durante el sultanato de Ahmet I [1603-1617] como la respuesta islámica al levantamiento de Santa Sofía y a día de hoy es aún el centro de las principales manifestaciones religiosas. Los azulejos azules de Iznik dominan el interior y crean una luz de esta tonalidad que brilla a través de las más de 250 ventanas.

Use las recomendaciones de su personal concierge para descubrir Estambul +34 931 842 761 8


borganized

bfun

Espectáculos A pesar de la escasa promoción, las actividades culturales de Estambul, ricas y variadas, suelen ser muy interesantes a ojos de la mayoría de visitantes. En los últimos años han surgido nuevos festivales, al tiempo que han abierto galerías de arte y salas de conciertos. Los eventos más importantes del calendario suelen estar organizados por la Fundación para la Cultura y las Artes de Estambul (www.istfest.org) y tienen lugar entre marzo y noviembre. El Centro Cultural Francés también proyecta películas y programa actuaciones de danza. Los cines se concentran en el barrio de Beyo_lu. Hay que tener en cuenta que es difícil conseguir entradas para los afamados festivales de cine y jazz, por lo que se aconseja reservar con bastante antelación.

SUS NOTAS

Teatro En los escenarios de Estambul se representan obras internacionales y nacionales, pero sólo en turco (en ocasiones con subtítulos en inglés). Una de las compañías de mayor renombre tiene su sede en el Centro Cultural Atatürk (AKM) y orienta su actividad a grandes espectáculos. En _stiklâl Caddesi abundan los pequeños teatros. La temporada empieza en septiembre y finaliza en junio. Música Los carteles de _stiklâl Caddesi son el mejor medio para informarse de los próximos eventos musicales. Cada temporada las compañías estatales de ópera y ballet de Estambul y la Orquesta Sinfónica Nacional proponen un amplio repertorio de obras clásicas y modernas. Todas ellas comparten la misma sala: el AKM, con capacidad para 900 espectadores. Sin embargo, el escenario más impresionante de la ciudad corresponde a la iglesia bizantina de Haghia Eirene, que se erige en el recinto del palacio de Topkapi. El local más concurrido durante los meses de verano es el Teatro al Aire Libre, donde se celebra el Festival de Jazz y varios conciertos de música contemporánea cada año. En la sala de conciertos Cemal Re_it Rey se programan recitales de música clásica, bailes folclóricos y espectáculos de danza. Se puede disfrutar del rock, del jazz y del blues en locales y bares como el Hayal Kahvesi, el Q Jazz Bar –situado en el hotel Çira_an Palace Kempinski–, el Rock House Café –subiendo por el Bósforo, en Ortaköy– y el Kemanci, ubicado en el centro y especializado en rock y heavy metal. Uno de los mejores espectáculos de danza del vientre se ofrece en el restaurante de la Torre de Gálata, así como en los locales Kervansaray, Manzara y Orient House. Deportes El fútbol, el baloncesto y la lucha son los tres deportes que aglutinan a más aficionados en Turquía. Los tres equipos de balompié de Estambul –Be_ikta_, Fenerbahçe y Galatasaray– participan en competiciones internacionales. Un moderno circuito de automovilismo construido en el lado asiático acoge un Gran Premio de Fórmula 1. En 2008 esta prueba se celebró a principios de mayo. El Maratón Intercontinental de Estambul Eurasia alcanzará su 30 aniversario en la edición de este año, que tendrá lugar el 26 de octubre.

INFORMACIÓN Las oficinas de información turística de Estambul no suelen tener muchos impresos, pero pueden proporcionar consejos para facilitar cualquier visita. La principal se encuentra en la plaza de Sultanahmet. Sus referencias son las siguientes: Sultanahmet Meydani (0212) 518 1802 www.kultur.gov.tr www.instanbul.com Horario: de lunes a viernes de 9.00 a 17.00 horas y los sábados de 9.00 a 13.00 horas. Hay otras oficinas en el vestíbulo de llegadas internacionales del aeropuerto de Atatürk, en la estación de ferrocarril de Sirkeci, en la terminal marítima de pasajeros de Karaköy y en la galería comercial del Hilton Hotel Arcade.

Reservas en Restaurants, Shows y Actividades con una simple llamada +34 931 842 761

Disfrute de esta guía en su ipod www.theperfecthotels.com 10

11


Guía de Estambul