Page 1

jubileo juan calvino200

boletĂ­n 2


Boletín del Jubileo de Juan Calvino 2009 Núm. 2 | México, D.F. | 10 de diciembre de 2008

comité editorial

Este segundo número del boletín representa la conjunción de esfuerzos procedentes de varios países de habla hispana. El objetivo común es retomar los impulsos de la tradición reformada para actualizar y renovar la misión cristiana. El 500º aniversario de Calvino es una excelente oportunidad para revisar no sólo la vida del reformador francés o la historia de la vertiente protestante del cristianismo, sino también para tratar de responder, juntos, a los desafíos de esta época. La invitación a sumarse sigue abierta.

Iván Efraín Adame | Arturo Arce | Reinerio Arce | Alberto Arenas M. | Rubén Arjona Mejía | Mariano Ávila Arteaga | Carlos Capó | Carlos Curiel | Sergio Cárdenas T. | Leopoldo Cervantes-O. | Zwinglio M. Dias | Eva Domínguez Sosa | Israel Flores Olmos | Eduardo Galasso Faria | Dan González Ortega | Hugo Gallardo Duarte | Silfrido Gordillo B. | Víctor Hernández R. | Amparo Lerín Cruz | Rubén Montelongo | Viridiana Moreno V. | Juan F. Muela | Joana Ortega | Salatiel Palomino López | José Luis Pérez Santiz | Lemuel Reyes Santos | Lidia Rodríguez | David Abdiel Rodríguez | Alberto F. Roldán | Ignacio Simal | Luis Vázquez Buenfil | José Luis Velazco M. | Pedro Zamora | Germán Zijlstra

entidades patrocinadoras

Lupa Protestante | Ateneo Teológico | Aipral | Presbiterio Juan Calvino | Centro Basilea de Investigación y Apoyo, A.C. | Federación de Iglesias Protestantes Suizas | Calvin09 | ALC Noticias | Seminario Evangélico Unido de Teología | Iglesia Evangélica Española | Comunidad Teológica de México

Diseño y maquetación: ateneo teológico, 2008 | El boletín Jubileo Juan Calvino 2009 se puede descargar en www.lupaprotestante. com / www.ateneoteologico.org | Sitio web: jcalvino-jubileo-2009.blogspot.com | Email: calvinojubileo09@gmail.com


El miércoles 26, en la Comunidad Teológica de México, presentó una conferencia sobre la vigencia del pensamiento calvinista en América Latina. Entre otras cosas, subrayó las características de la teología de Calvino, así como la importancia que dio a la acción cristiana en medio de los problemas del mundo. También destacó el tema del señorío de Cristo y la posibilidad de resistir a los gobiernos tiránicos para preservar la fidelidad al Evangelio en determinadas circunstancias. Asimismo, se refirió a la forma en que Calvino desarrolló una sólida teología bíblica atenta al contexto que le tocó vivir. La presentación de esta conferencia se puede solicitar a la dirección de este boletín. El jueves 27, en el STPM, habló acerca de la identidad reformada actual, acerca de la cual planteó algunos aspectos en los que las iglesias deben renovarse para ser fieles al clásico lema: “Iglesia reformada siempre reformándose”. En un número próximo de este boletín se incluirá una versión ampliada de su conferencia del día 26.

El libro de Christopher Elwood en francés La editorial ginebrina Labor et Fides acaba de lanzar la versión francesa del libro de Elwood, ágil presentación sintética de la vida y obra de Calvino, ilustrada con ingeniosas caricaturas que le agregan un toque juguetón y juvenil. Los dibujos son ahora de Mix & Remix.

lecturas sugeridas

Conferencias del doctor Reinerio Arce en México

El doctor Reinerio Arce, rector del Seminario Evangélico de Teología de Matanzas y ex presidente del Consejo de Iglesias de Cuba estuvo en la Ciudad de México los días 24 al 28 de noviembre de 2008. En el Seminario Teológico Presbiteriano (STPMM) tuvo a su cargo un curso de Escatología. El martes 25 participó en el programa radiofónico “Religiones del Mundo”, de Bernardo Barranco, adonde habló sobre la actualidad del pensamiento de Juan Calvino para el mundo actual. En esa oportunidad, calificó a Calvino de “teólogo contextual” y continuador de Lutero, y comparó la situación de la época de los inicios de la Reforma Protestante con la crisis económica presente y subrayó la centralidad de las Sagradas Escrituras en el pensamiento del reformador francés.


lecturas sugeridas

Libro de Eduardo Galasso: João Calvino: textos escogidos. São Paulo, Pendão Real, 2008 Traducción de 7 textos de Juan Calvino al portugués, 6 de ellos inéditos. Editado por el Rev. Eduardo Galasso Faria, profesor del Seminario de São Paulo, de la Iglesia Presbiteriana Independiente. Traducción y comentarios de Eduardo Galasso Faria, Claude Emmanuel Labrunie y Maria Antonieta Mota Kanji La proximidad de la conmemoración de los 500 años del nacimiento de Juan Calvino ha despertado, en las iglesias de tradición reformada en todo el mundo, el deseo de celebrar dignamente la fecha. ¿Cuál es la mejor manera de hacerlo? No hay duda de que podrá ser la oportunidad para deshacer equívocos y analizar de cerca las ideas y la obra Del reformador franco-ginebrino, que ha influido ampliamente no sólo en la teología cristiana protestante sino también en la cultura occidental. El presente volumen asume esta necesidad y puede ayudar a redescubrir a este siervo de Jesús que actuó ardorosamente para que la Palabra de Dios fuese El centro transformador de la vida de las personas y de una ciudad que debería reflejar el Reino de Dios en la tierra. El libro incluye algunos textos iniciales de Calvino, posteriores a su conversión, cuando tenía entre 20 y 32 años (1535-1541) y, en su mayoría, aparecen por primera vez en portugués. Esos textos respondieron a circunstancias históricas concretas, en un estilo simple y claro, representando un nuevo lenguaje teológico en el siglo XVI. Con objetivos prácticos y sensibilidad poética, revelan El alma de su autor, que da testimonio del impacto del Evangelio en su vida y obra.

La teología política de Calvino ¿comienzo de la modernidad? Reseña de Alberto F. Roldán sobre el libro de Marta García Alonso, La teología política de Calvino. Prefacio de Pierre-François Moreau. Barcelona, Anthropos, 2008.

El pensamiento y la obra de Juan Calvino han sido abordados desde las más diversas perspectivas. Fundamentalmente, se han privilegiado las lecturas teológicas de un autor que dedicó su vida y acción a la Iglesia protestante en sus comienzos y estructuró sistemáticamente la teología de la Reforma. Pero no han abundando los abordajes filosóficos, salvo la siempre importante obra del sociólogo Max Weber: La ética protestante y el espíritu del capitalismo. Acaba de ser publicado un trabajo de la filósofa española Marta García Alonso titulado: La teología política de Calvino (Barcelona: Anthopos, 2008). El libro es relevante ya que por diversas razones la teología política se ha constituido en los últimos años en un tema de rigurosa actualidad. La expresión “teología política” se remonta a los trabajos pioneros del jurista alemán Carl Schmitt, quien en 1922 publicara una serie de ensayos titulados, precisamente: Teología política.1 Su hipótesis central es que todos los conceptos políticos modernos son de naturaleza teológica y han sufrido un proceso de secularización. Hay otras obras que han puesto de manifiesto las relaciones entre teología y política, como son los trabajos de los filósofos Jacob Taubes: La teología política de Pablo (Trotta, Madrid, 2007) y Giorgio Agamben: El tiempo que resta (Trotta, Madrid, 2006). Ahora, se publica este trabajo de García Alonso, dedicado exclusivamente al pensamiento de Calvino y su influencia en

1 La más reciente edición en español es: Héctor Orestes Aguilar, Carl Schmitt, teólogo de la política, México: FCE, 2001. Esta obra incluye varios textos de Schmitt, entre los que se cuentan: Teología política I y Teología política II. Este último fue la respuesta que Schmitt elaboró al cuestionamiento que Eric Peterson esgrimió contra Schmitt en: El monoteísmo como problema político (1935, versión española de Trotta, Madrid, 1999.


En la primera parte se destaca la interpretación que la autora hace del siempre controversial tema de la ley. Discute de qué modo Calvino interpretó la “ley natural” como una ley para los paganos que carecen de la revelación de Dios y, subraya con acierto, el “tercer uso de la ley” como una contribución característicamente calvinista. En efecto, mientras Lutero y Calvino coincidían en los dos primeros usos: el uso pedagógico (que nos conduce a Cristo) y el político entendido como ordenamiento social, Calvino agrega del uso que denomina “didáctico” y que implica la viabilidad de un derecho cristiano. Dentro de esa discusión, la autora hace una importante precisión sobre el concepto “libre examen”. Dice que el libre examen se ha atribuido vulgarmente a los reformadores como una libre interpretación individualista de los textos bíblicos, carente de rigor exegético y hermenéutico. En este sentido, señala claramente: “Calvino no defendía el acercamiento individual y espontáneo de los textos bíblicos, sino un acceso rigurosamente pautado, regulado por unos principios hermenéuticos que podían no ser absolutamente fiables, pero que tampoco permitían una lectura personal o arbitraria.” (p. 55). Y agrega: “Lo que el libre examen reformado implica es una ruptura con la armonía preestablecida aceptada hasta entonces entre Escritura y magisterio católico, no la libertad de conciencia moderna […] es la Biblia la que impone su interpretación al sujeto y no éste quien ha de darle sentido.” (p. 56). Sobre el ya mencionado “tercer uso de la ley”, García Alonso entiende que implica un modelo de acción en el cual los preceptos morales de la Biblia tienen que alcanzar una dimensión pública. En esto, distingue a Calvino de su antecesor Lutero, para quien había una tajante división entre derecho (ley) y Evangelio. La autora dedica un buen espacio a la obra: La ciudad de Dios, de san Agustín, que estaba destinada a influir decisivamente no sólo en los tiempos del obispo de Hipona (s. V) sino también en la misma Reforma protestante. Destaca el trabajo pionero –con respecto a la Reforma– de filósofos como William de Ockham (1287-1347) y Marsilio de Padua (1275/801342/43), que se anticiparon a Lutero y Calvino en sus críticas a las pretensiones del papado absolutista, aspecto en el cual, dice la investigadora, tampoco podemos igualar el protestantismo a la modernidad. En la parte II, dedicada a Calvino como reformador, García Alonso se refiere a la iglesia y la disciplina que impuso el reformador francés y la redacción de la primera edición de los Institutos (1536). Concluye que la autonomía de la Iglesia es paralela a la heteronomía del creyente. Para la filósofa española, Calvino logra implementar un modelo disciplinar en Ginebra que termina triunfando. La última parte de la obra está consagrada al tema de Calvino como político. Es la sección más enjundiosa de la obra, ya que estudia las relaciones entre Iglesia y Estado en la concepción de Calvino. Destaca que la importancia que la política tuvo para Calvino se manifiesta en que su primer comentario que dio a publicar fue el de la carta a los Romanos, que precisamente vincula a la Iglesia y el Estado a partir del texto clave de Romanos 13.1 ss. Para Calvino, la sujeción del creyente a los poderes públicos estaba en oposición a “hombres obstinados y bárbaros” y a “aduladores de príncipes” (Institución de la Religión Cristiana, IV. 20.1). En esta última nomenclatura, la autora cita al editor de la obra en inglés, John McNeill, que sostiene que ese pasaje de la Institución estaba dirigido no sólo a los anabaptistas sino al propio Maquiavelo, cuya obra El Príncipe se difundió en traducción latina en 1553. Otro paralelo que la autora hace, a modo de contrafigura, es entre Calvino y Schmitt. Para el reformador francés, así como para Schmitt, la política es el único medio para oponerse al desorden que amenaza la sociedad. La clave de la teología política de Calvino radica en que tanto la Iglesia como el Estado tienen un origen divino. “No sólo el Estado, sino la misma autoridad de los gobernantes de Dios, sin mediación eclesial o popular. Lejos estamos de las tesis de los teólogos pontificios que atribuyen al papa el poder de erigir príncipes y reyes.” (p. 222). Para García Alonso, otro punto de divergencia con Lutero fue que Calvino evitó poner en manos del Estado a la organización eclesiástica al tiempo que defendió la independencia estatal. De ese modo logra mantener un equilibrio entre las dos instituciones. A modo de conclusión, la autora dice que no podemos atribuir a Calvino la responsabilidad que tuvo la ética capitalista ni tampoco que su intención fuera estructurar doctrinas democráticas y republicanas. “Probablemente, no pretendió otra cosa que servir a la Voluntad de Dios”, otro modo de decir que vivió, pensó, escribió y actuó: ad majorem Dei gloriam. Deja la puerta entreabierta para otros estudios ulteriores que indaguen cómo sus ideas políticas continuaron en sus seguidores a fin de tener más elementos de juicio en torno a su aportación a la modernidad. La obra de Marta García Alonso es altamente recomendable por varias razones: el minucioso trabajo de recolección

lecturas sugeridas

la política. La obra es fruto de una esmerada y profunda investigación en los textos de Calvino, tanto la Institución de la Religión Cristiana como los comentarios a los libros de la Biblia. La autora se plantea hasta qué punto el protestantismo y, particularmente Calvino, puede ser considerado la génesis de la modernidad secular. El objetivo de la obra es claramente expuesto en estas palabras: “Trataremos de restituir a Calvino su contexto intelectual mediato: como teólogo protestante, nos interesa averiguar en qué medida se distanció de sus antecesores católicos y cómo se relacionan sus ideas con las de sus coetáneos protestantes.” (p. 15). El libro está dividido en tres partes: I. Moral y política: fundamentos, II. Calvino como reformador y III. Calvino como político.


Alberto F. Roldán Doctor en teología por el Instituto Universitario ISEDET de Buenos Aires. Candidato a la Maestría en Ciencias Sociales (filosofía política) por la Universidad Nacional de Quilmes. Presbítero maestro de la Iglesia Presbiteriana San Andrés en Buenos Aires y director de la revista Teología y Cultura (www.teologos.com.ar) 2 Para una interpretación de la expresión de Lutero: simil iustus et peccator, véase Alberto F. Roldán: “O caráter libertário, bíblico e existencial da teologia de Lutero”, en Práxis Evangélica, Londrina: Facultade Teológica Sul Americana, núm. 1, noviembre de 2002, pp. 37-56.

Suiza: Lanzan libro y calendario conmemorativo La Alianza Reformada Mundial (WARC, por sus siglas en inglés: www.warc.ch) y el centro reformado Internacional John Knox (www.johnknox.ch) han publicado el libro The legacy of John Calvin. Some actions for the Church in the 21st century (El legado de Calvino: algunas acciones para la Iglesia en el siglo XXI), que pronto estará en español, y un calendario conmemorativo, en varios idiomas, con atractivos motivos caligráficos, obra de Bridget Dommen, el cual se puede solicitar directamente a las oficinas de la Alianza: warc@warc.ch. El contacto en español es Fransizka Surber. En México se está reuniendo una lista de personas interesadas y así solicitar paquetes con un buen número de ejemplares de ambos recursos.

Concurso del Presbiterio Juan Calvino en México El Presbiterio Juan Calvino (de la Iglesia Nacional Presbiteriana de México) lanzó hace algunos meses un concurso para buscar un logotipo que acompañe las actividades conmemorativas durante 2009. Éstas son las propuestas recibidas. El primero, de la Iglesia El-Shadday y el segundo, de Viridiana Moreno Vergara, de la Iglesia Jesús de Nazaret.

las celebraciones en el mundo

lecturas sugeridas

e interpretación de fuentes primarias, el carácter filosófico de la obra que le impide caer en fáciles condenaciones o triunfalismos y el apetito que seguramente generará en el lector para interesarse en la obra de Calvino. Quizás dos elementos críticos podrían ser los siguientes: que la autora vincula el simil iustus et peccator,2 como un concepto también de Calvino aunque, como se sabe, pertenece casi exclusivamente a Lutero. Y, por otra parte, la llamativa ausencia en la bibliografía de otra obra, ya clásica, sobre el protestantismo y la modernidad. Nos referimos a Ernst Troeltsch: Protestantismo y mundo moderno (México: FCE). Fuera de esos detalles, es un trabajo académico de excelencia y de obligada lectura tanto para teólogos/as de la tradición reformada como para filósofos de la política. Buenos Aires, 24 de noviembre de 2008


las celebraciones en el mundo

Lanzan en Brasil una revista y agenda conmemorativa El núm. 5 de la revista Teologia e sociedade, del Seminario Presbiteriano de São Paulo está dedicado íntegramente a Calvino. En el editorial, su director, Eduardo Galasso Faria, señala: “La decisión de dedicar este número y el próximo a Juan Calvino se debe a las conmemoraciones de los 500 años del nacimiento del reformador en 2009. Desde el principio, sus discípulos, en todo el mundo, aunque están conscientes de la importancia de la fecha, pensaron en la manera más apropiada de celebrarla sin desperdiciar la oportunidad de traer su memoria viva hasta nuestro tiempo. La preocupación dentro del mundo reformado-presbiteriano fue evitar que el calor de las celebraciones conduzca a la rápida evaporación de sus objetivos y que, por el contrario, propicie un fruto maduro, digno del homenajeado y del Evangelio de Jesucristo”. He aquí su contenido. Quem era e quem é Calvino? Interpretações recentes, Eberhard Busch Genebra, Calvino e o trato com os hereges, Armando Araújo Silvestre O discurso do pão da vida: fundamento bíblico da doutrina eucarística de João Calvino, Claude Emmanuel Labrunie Calvino sobre a vida cristã, Eduardo Galasso Faria Karl Barth, leitor de Calvino, Adilson de Souza Filho João Calvino, intérprete das escrituras: o homem e o seu contexto, Lysias Oliveira Santos O comentário de Calvino ao livro de Daniel, José Adriano Filho Comentário de Calvino a 1 Coríntios, Paulo Sérgio de Proença João Calvino, leitor de salmos, Marcos Paulo Monteiro da Cruz Bailão Sermão: Jubileu de Calvino, Maurice Gardiol

AGENDA 2009 de la IPIB En conmemoración de los 500 años del nacimiento de Juan Calvino, la Iglesia Presbiteriana Independiente de Brasil (IPIB) está lanzando una agenda especial.

Encuadernación en forma de fichero, notas biográficas, frases diarias y blasón de Calvino; lecturas bíblicas diarias; calendario litúrgico y porta agenda. Calvin 09 - 500 años: www.ipib.org/calvin09 Página especial del Portal de la IPI de Brasil Organizada por el Rev. Eduardo Galasso Faria Contacto: calvin09@ipib.org


noticias

Conferencias de la doctora Irena Backus en la Comunidad Teológica de México Como parte de los convenios de la mesa México-Suiza, la profesora Irena Backus, de la Universidad de Ginebra, estará en México del 9 al 13 de febrero de 2009 para exponer parte del contenido de su libro Life Writing in Reformation Europe. Lives of reformers by friends, disciples and foes (Hampshire. Inglaterra, Ashgate, 2008: www.ashgate.com/default.aspx?page =637&calcTitle=1&forthcoming=1&title_id=9305&edition_id=10180). Los capítulos que se ocupan de Calvino serán la base del curso de la doctora Backus. El material se publicará en una edición especial en español y se presentará el martes 10 de febrero.

Poniendo a Jesucristo en el centro de nuestro pensar y obrar Christian Link Bochum, Alemania

Una teología como la de Calvino, que adquiere su perfil en una época donde la persecución de sus seguidores era cotidiana, que proclama separar la mentira de la verdad y que conoce el precio de la confesión que ésta exige, que ante el inicio de la contrarreforma prepara el caudal intelectual para la nueva fe a fin de lidiar con la iglesia romana y que sufre por el inevitable cisma, comparable a un divorcio matrimonial: dicha teología no puede negar la pertenencia a su época. Aún cuando esta teología vive del rigor del argumento como difícilmente otra lo haría, se percibe en ella la comprometida preocupación sobre la integridad de las congregaciones por las cuales se sabe responsable. Lo anterior rige especialmente para el centro de la Reforma, el testimonio de Cristo, que se había redescubierto y que logra su más pura expresión en la discusión respecto al rumbo de la iglesia. En la Respuesta al cardenal Sadoleto (1539), que quiso devolver a Ginebra al seno de la iglesia católica, Calvino resume su cometido reformado en uno de sus más brillantes y polémicos escritos con la frase: “mi principal esfuerzo, por el cual más he abogado en mi trabajo, estuvo siempre dirigido…. a que la fuerza y caridad de tu (Dios) Cristo se desprenda de todo sobrebarniz y resplandezca con toda claridad”. Esta claridad, que rehuye toda oscuridad y sobrebarnices piadosos (particularmente en la doctrina de la justificación por la fe y la doctrina sobre la Santa Cena), es en primer lugar una claridad del pensamiento teológico que entrega la última certeza de que en Cristo se nos obsequia la clave del conocimiento de Dios: “Dios manifestado en carne“ como lo señala la concisa y muchas veces repetida fórmula. Él es el mediador, el puente que en cierto modo se tiende en forma “intermediaria” y nos sostiene ante el abismo que nos separa de Dios, y por ello es al mismo tiempo, el punto de orientación que determina la comprensión de la Biblia en su totalidad. Aquí se trata de „toda la sabiduría que los seres humanos pueden entender y deben aprender en esta vida”, como Calvino lo explica con un concepto rector humanista en

las enseñanzas de juan calvino

Damos la bienvenida a los nuevos patrocinadores y a los integrantes del comité editorial, de varios países, que se han sumado en los últimos días. Sabemos que su colaboración será muy valiosa para la divulgación de este esfuerzo.


uno de sus primeros escritos, en el prefacio de la Biblia de Olivetan en francés (“A todos los amadores de Jesucristo“, 1535). La teología como sabiduría para hacer frente a la vida: con esta aspiración se le descifra el significado de la muerte y resurrección de Cristo, como un ofrecimiento a nuestra existencia tanto controvertida como susceptible, que como tal merece ocupar el primer lugar de nuestros esfuerzos por una vida exitosa: “Acaso somos insensatos, él mismo es ante Dios nuestra sabiduría. Somos pecadores, él mismo es nuestra justicia. Somos impuros, él mismo es nuestra sanación… acaso no cargamos el cuerpo de la muerte, él mismo es nuestra vida.” Aquí se mencionan los grandes temas que Calvino a partir de sus comentarios bíblicos materializó en la Institución de la Religión Cristiana, su obra principal que creció de edición a edición, y que en el siglo XVI desplegó en círculos cada vez más amplios el controvertido tema de la justificación por la fe con la pregunta: ¿Cómo halla justicia la vida que Dios nos ha dado? ¿Cómo encaramos sus incalculables carencias y nuestra culpa? Su respuesta es: integrándonos en la comunión que Cristo nos ofrece, sin mirarlo desde la perspectiva de un espectador “desde lejos, fuera de nosotros“, sino como El que “ha tenido a bien hacernos una sola cosa consigo mismo“. La unidad con Cristo, la comunión con su justicia, que nos alivia de esfuerzos en vano, de buscar nuestra salvación bajo propio riesgo: ese es el programa teológico que contrapone a una iglesia, que en aquel entonces al igual que hoy, está amenazada con desgastarse y acabar en actividades que ella misma escoge (“Obras del mundo“), lo que no guarda ninguna relación con el llamado hacia una existencia cristiana apartada del mundo, puesto que quien encuentra su justicia en Cristo no puede resignarse a las injusticias del mundo. Ningún otro teólogo ha intervenido con semejante firmeza en asuntos económicos y políticos en sus sermones (especialmente sobre Deuteronomio), a tal punto que por haber emprendido enérgicamente esta labor de estructurar el mundo, con cuestionable derecho se le ha querido estereotipar como padre de la modernidad. Sin embargo, aquí siempre han estado en juego otras cosas, si Calvino aboga por el justo uso de los dones de la creación, por el cobro de intereses razonables también para los pobres, por la igualdad de todos ante la ley, o si lucha por limitar el despotismo de la realeza o es un defensor de la libertad en donde el orden estatal está designado como protector: lo primordial para él es que nuestra ética y nuestro obrar que se deriva de ésta, deba responder a la norma que él piensa está trazada en la práctica ejemplar que Cristo vivió en su vida terrenal. La dimensión de justicia ilustrada aquí también debe encabezar nuestra praxis cotidiana, formulado teológicamente: la justificación tiene su objetivo en la santificación, en la orientación incondicional de nuestro obrar en el camino de Jesucristo. “No podemos poseer a Cristo sin ser hechos partícipes de su santificación; porque Él no puede ser dividido en trozos” Como justamente se ha dicho, esta unidad inseparable constituye el núcleo de su teología. Esta unidad concebida en una deducción, que por largo tiempo fue olvidada, considero es el discernimiento más brillante de Calvino. Él estableció un estrecho vínculo entre Cristo y el libro fundamental de la ética bíblica, la Torá (Ley Mosaica), en vez de desligarlo directa y categóricamente de Cristo (como lo hizo la larga tradición exegética). En esta ley, según su tesis, está determinada toda la promesa de la llegada del Reino de Dios, por ello no puede haber una diferencia sustancial en la proclamación de la salvación en el Antiguo y Nuevo Testamento. Ambos, judíos y cristianos viven de la “misma sustancia”. El “legalismo” que se suponía atribuírsele a los judíos y luego a los reformados, era en su esencia la fidelidad a la ley, que Pablo denomina como “santa, justa y buena” (Ro. 7,12), puesto que Dios mismo la dio con miras a la llegada de Cristo y por eso en cierta forma sólo “en su nombre” se cumplirá: “Cristo ya era conocido entre los judíos bajo la ley mosaica”, aún cuando con toda claridad recién en el Evangelio se nos revela. Basándonos en esto, ¡vaya con qué libertad, ausente de tensiones y pretensiones de sabiduría, podríamos entrar en contacto con el judaísmo! A la inversa, la unidad de la justificación y santificación concebida en Cristo, del pensar teológico y obrar cristiano, mira hacia un objetivo que Calvino lo describe como “la meditación de la vida futura” (meditatio futurae vitae). La santificación, la práctica de los cristianos, está orientada por una parte en el seguimiento de Cristo crucificado, que nos pone sin ilusión alguna en un mundo “turbulento“, dividido por luchas y que padece por innumerables males, y por otra parte, nos lleva junto con Cristo hacia la resurrección, “de la muerte cruzamos a la vida.” Como máxima del obrar cristiano, la ley desde sus raíces antiguo-testamentarias, es absolutamente un camino de esperanza, de lo venidero, de lo nuevo en comparación al presente, de lo revolucionario y así en cierto modo, la orientación hacia la vida futura es la prueba si hemos comprendido que ésta no significa la integración en el mundo que nos es demasiado familiar, sino en la „comunión de los santos“. Una iglesia que se entiende como esta comunión y que pone a Cristo en el centro de su pensar y obrar, desde luego también reconocerá y realizará lo necesario para este mundo. www.calvin09.org/ES/calvin-theo/calvin-theo-texte/calvin-und-christus.html


Boletín del Jubileo de Juan Calvino 2009 Núm. 2 | México, D.F. | 10 de diciembre de 2008

Boletín del Jubileo, núm. 2  

10 de diciembre de 2008

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you