Issuu on Google+

¿Qué pasaría si hubiera un internado en La Mojonera? Entradilla: Alguna vez, todos hemos pensado que nos pasaría en el futuro, pues eso hemos decidido hacer, por ello, os vamos a contar que pasaría si fuéramos a un internado. Cuento: Era un 1 de junio, todos estábamos muy contentos, ya que era el santocumpleaños de nuestra amiga Luz. Se iba a celebrar en casa de ella, en La Mojonera. Escuchamos un grito cuando estábamos jugando a la cuarta partida del juego party junior fuimos a la cocina corriendo y... ¡Había gotas de sangre! Además, había una nota que decía: PROTEGEROS BIEN VAN A POR VOSOTROS Buscamos en internet un internado barato y cercano a nuestro poblado. Teníamos que tener en cuenta que nuestras notas debían ser excelentes. Hallamos un internado próximo a nuestro pequeño pueblo. Al día después, estábamos haciendo las maletas, Luz llevaba dos maletas y dos neceseres, Jose un macuto enano y Vicky tres maletas y dos neceseres, cada uno llevaba lo necesario para vivir. Delante de una peña motera, había una moto con las llaves puestas. La robamos sin que se diera cuenta. Ésta era muy peculiar. Llevaba un monopatín amarrado atrás y un sidecar. Luz y Vicky, las muy dispuestas, se montaron en la moto, en el


sidecar las maletas y, Jose, el despistado, en el monopatín. Llegaba una curva un tanto aterradora, no avisaron a Jose. -Ahhh-Gritó Crespo con voz de niña. Al llegar al internado, Jose estaba lastimado. Ellos se instalaron. Vicky y Luz iban juntas en la habitación y a Jose le toco con un niño de intercambio de Inglaterra. Sobre las 4:00 de la mañana, Luz escuchó un grito en la habitación de al lado. Luci asustada, fue corriendo a aquella habitación. Ella vio a Lidia llorando: -Buahhh, buahhh- lloraba sin consuelo. -Buaaahhh -Calmaros que no pasa nada- Dijo Gladys Gladys consolándolas dijo: -Mira es que hemos estado contando historias de miedo y... ¡Se abrió la puerta sola! -Buahh buahh- Empezó a llorar Luz -Esperaros que llamo a Jose y a Vicky Crespo y Victoria, cabreados por que le habían despertado, gritaron a coro: -¿Qué pasa? -¿Por qué nos despertáis? -¿Por qué estáis llorando? -Es que ¡Se ha abierto la puerta sola!-Dijo Lidia -Por favor porfi porfi quedaros con nosotros a dormirDijeron Lidia, Ana y Luz. Gladys, Jose y Vicky, no tenían más remedio que quedarse a dormir con ellas. Se agruparon para dormir de la siguiente forma: *Vicky y Lidia, en una cama *Gladys, Ana y Luz en otra *Jose, en el suelo De repente, se abrió la puerta bruscamente y apareció un


hombre con una máscara y un cuchillo apuntándonos. Solo se veía de su cara los diente, amarillos; y unos ojos rojos, amenazantes. Les dejó una nota que ponía: ¿QUIÉNES OS CREEIS QUE SOIS? OS VAMOS A MATAR... Literalmente se hicieron caca. Todos empezaron a mirarse con cada de susto. Gladys, la valiente, cogió una almohada, pero cuando iba a ir detrás de él, se marchó corriendo, una pena. A todos les hubiera gustado ver como ella le pegaba una paliza a ese irumpehabitaciones. Tras este drama, nadie quería dormir solo. Ana, estaba con su peluche Mari Blue Jones, una osa personalizada por ella misma. Durante la noche, estaban todos repartidos en 2 camas. En la habitación se sentía, a parte del sudor, el miedo. A la mañana siguiente, fuimos al comedor a desayunar y, ya de paso, se conocieron un poco más. Desayunaron una tostada y un vaso de leche. Tras el desayuno, fueron a la habitación a prepararse para las clases del día. A primera hora tenían Matemáticas, a segunda, ciencias y a última clase de política, cosa que a Luci se le daba muy bien. El profesor de mates, Don Lacio, nos sonaba de algo. Era muy claro. Nos daba un tema en 10 minutos y nos mandaba estudiarlo en solo 5 minutos y luego, nos hacía un examen. La profesora de ciencias, se enrollaba con cualquier pregunta que le hacías, ¡Hasta explicó el origen de su nombre!, que era Susana. En política, no sabíamos lo que teníamos como maestro, era un híbrido de hombre con un tono femenino. Su pelo era largo, negro con mechas rosas. Tenía perilla. Ademas, sus uñas eran FABULOSAS. Cuando terminaron su jornada como estudiantes, fueron a


comer. En el menú tocaba guisado de primero, de segundo ternera con tomate y de postre, ensalada de chocolate. Por la tarde, no tenían clase de nada y estuvieron investigando sobre el caso de las notas. En el internado, había un laboratorio. Allí, analizamos las gotas de sangre. En el archivo de ellas, ponía que la sangre procedía de Luz Bonillo Granados ¡La madre de Luz! No lo podíamos creer era todo muy extraño. Había dos opciones: o la habían matado, o la habían desangrado. Por la noche, ya cada uno estaba en su habitación tranquilo con sus pijamas puestos y a punto de acostarse. El compañero de Jose, era un poco sospechoso, hasta su nombre tenía algo raro, cual era William Logtrech Masuch. En la habitación de ellos, estaba todo revolucionado, bueno, todo no. Excepto la parte de Jose. La mitad de Will, estaba muy desordenada, aunque no lo parezca, era realidad. Tenía la ropa interior tirada por todo el dormitorio. Además, su chapmpú tenía olor a rosas. Bueno, olía muy bien... A la mañana siguiente, ya era sábado. Tenían todo el día libre. Durante la jornada, estuvieron buscando pruebas sobre el suceso. A que no os imagináis lo que llegaron a encontrar, Un túnel subterráneo. Allí, había montón de pruebas. Sangre, armas, ropajes y hasta ¡Cuerpos de personas! Fuimos rápidamente a por la cámara de vídeo y de fotos. Empezaron a echar imágenes a todo aquello hasta que...apareció un humilde anciano, era muy extraño. Él les contó que había una banda de chicos que iban amenazando pero luego no se limitaban a la acción. Ya se quedaron más tranquilos. Al mediodía, no comieron en el internado. Se llevaron bocadillos de jamón y de salami. Estaban


bastante ricos. A Ana el que más le gustó fue el de salami. Cuando estaban comiendo, Gladys vomitó. Se ve que no le entró muy bien pero ella no dijo eso. Contó que había visto una rata y eso a ella le daban mucho asco. Jose encontró una pista. Había un excremento de persona. Se notaba porque los perros no hacían esa pedazo hece. Como llevábamos bolsitas y pinzas desechables, cogieron una pequeña muestra. Fueron al laboratorio. El excremento procedía de un tal Tomy Poso-Louise. No nos asustamos porque su nombre sonaba un poco raro. Como en el laboratorio todo se analizaba, ¡Conseguimos averiguar su letra! Era la de las notas. Además, desciframos si estaba viviendo. Era correcto. Estaba vivo y coleando. Nos asustamos. Cuando nos íbamos a investigar otra vez, ya era de noche y tocaba la cena. En la carta había sopa de sobre de primero, de segundo escalope con patatas y de postre yogur de ciruela. ¿Yogur de ciruela? Cuando fueron al comedor, cada uno cogió su comida en su bandeja. Había una persona vestida de negro, un tanto sospechosa. Éste estaba hablando por teléfono con alguien. Todos estaban sentados y...¡ vino una avalancha de agua! Jose no paraba de gritar como una niña, -Ahhhh Luz y Vicky, no paraban de llorar a la vez Buahh, Buahh . Desgraciadamente, murieron entre terribles sufrimientos, ahogados en el comedor. Dedicatoria Hola! Somos Vicky, Luz y Jose. Realizamos esta historia por un trabajo de ciudadanía. Hasta el último día no sabíamos quiénes eran los del grupo. Nos tiramos dos días para decidir sobre que iba a ir el cuento y su título. Dedicamos este cuento a los


maestros, que nos han apoyado en este difícil curso y a todos nuestros compañeros que nos han ayudado mucho en estos nueve años. Esperamos que os haya gustado y que siempre os acordéis de nosotros. Nosotros no os olvidaremos.

Realizado por: Victoria García Morales, Jose Antonio Crespo Puertas y Luz del Carmen Montoya Bonillo.


¿Qué pasaría si en La Mojonera hubiera un internado?