Page 1


Contenido

7. Editorial 8. Atenci贸n humanizada al adulto mayor 10. El Cuidado de nuestros Pulmones a cualquier edad 14. Ciclo vital y envejecimiento exitoso: estilo de vida saludable 16. Las infecciones un tema importante en el adulto mayor 18. Las enfermedades vasculares del Adulto mayor 23. Manejo de medicamentos en el Adulto Mayor 26. Nunca es tarde para amar 30. La sana nutrici贸n en el Adulto mayor 34. TESTIMONIO

4


EDITORIAL

A

la luz de la enseñanza bíblica la vejez es la etapa definitiva de la madurez humana, tiempo en el que se consolida toda sabiduría y se comprende mejor el sentido de la vida. Por su rica experiencia las personas ancianas pueden y deben ser transmisoras de sabiduría y testigos de esperanza y caridad (cf. Evangelium Vitae, 94).

Los ancianos ayudan a ver los acontecimientos con más sabiduría, porque las vicisitudes de la vida los han hecho expertos y maduros. Ellos son depositarios de la memoria colectiva y, por eso, intérpretes privilegiados del conjunto de ideales y valores comunes que rigen y guían la convivencia social. Son custodios de un invaluable patrimonio humano, cultural y espiritual, pueden ofrecer a las jóvenes generaciones: apoyo, experiencias de reconciliación y superación de conflictos, transmitir valores éticos, humanos, sociales y espirituales. El Eclesiástico aconseja “Juntarse con los ancianos cuando se reúnan; ¿hay un sabio? Únete a él” (Eclesiastico 6, 34); y también: “no desprecies lo que cuentan los ancianos, de ellos aprenderás prudencia y a dar respuesta en el momento justo”. La ancianidad también implica pérdida, enfermedad, privaciones, soledad… necesidades que muchas veces son olvidadas y descuidadas por la familia y la sociedad. Ante una cultura dominada por la productividad, con múltiples amenazas a la vida, el culto a la juventud y el progreso de la técnica al servicio de la salud que alarga la vida, pero no necesariamente mejora su calidad, la desintegración familiar y una sociedad que crea marginados y que muchas veces se refiere a la persona anciana como un problema, es urgente redescubrir el sentido y el significado de la edad avanzada y pensar en estrategias políticas, sociales, educativas y asistenciales, que consideren la dignidad de la persona anciana y promuevan su acogida, apoyo y solidaridad, que respeten y protejan su dignidad y les ayuden a conservar su autoestima, para que no le suceda que sintiéndose una carga, para la familia y la sociedad lleguen a desear y pedir la muerte (cf. Evangelium Vitae, 94). Es necesario apoyar a las familias para que sigan construyendo el lugar natural de las relaciones entre generaciones y la persona anciana pueda permanecer en la familia, y cuando no sea posible, al menos pueda disfrutar de su cercanía y solicitud. “Hijo, cuida de tus padres en su vejez; mientras viva, no le causes tristezas. Si se debilita su espíritu, aguántalo; aunque haya perdido la cabeza se indulgente, no lo desprecies porque tú te sientes en la plenitud de tus fuerzas” (Eclesiástico 3,12-13). La Clínica el Rosario a través de su Revista Medik quiere llegar hasta sus hogares con algunas reflexiones y orientaciones, como un aporte de responsabilidad social. Con ello quiere apoyar y promover, el cuidado y la atención integral de las personas de la tercera edad, para lograr su calidad de vida. Invita a la sociedad e instituciones, a colocar al anciano en un plano destacado dentro de sus planes y programas, para asegurar una mejor atención y respuesta a sus necesidades básicas. Si haces por ellos todo lo que la justicia y la caridad puedan inspirarte, reafirmas el Evangelio de la vida y “… el día de tu tribulación Dios se acordara de ti” (Eclesiástico 3,15). Hna. Blanca Aurora Marín Coordinadora Pastoral de la Salud Clínica El Rosario – Sede Tesoro

7


Hogar del Anciano, Girardota - Antioquia.

Atención humanizada al adulto mayor La ancianidad es algo venerable para la Iglesia y para la sociedad, y merece el máximo respeto y estima. El Papa Juan Pablo II, en el encuentro que tuvo con los ancianos, en el santuario de la Virgen de los desamparados, en Valencia, (noviembre de 1982), se dirigió de una manera respetuosa a los ancianos: “Por ello me inclino ante vosotros e invito a todos a manifestar siempre la reverencia afectuosa, que merecen quienes nos han dado la vida y nos han precedido en la organización de la sociedad y en la edificación del presente”. Generalmente los seres humanos sentimos que la vejez y la muerte son una especie de afrenta a nuestros sueños, ilusiones, planes y a nuestro proyecto de vida. Hay fragilidad, decaimiento por la enfermedad y limitaciones, por la soledad y por lo poco que se puede hacer. Frente a esta realidad, la Palabra de Dios nos ilumina, y nos permite comprender que la ancianidad no es el térmi-

8

no de la existencia, sino que es una etapa que nos prepara inmediatamente hacia el estado definitivo al cual somos llamados por el Señor desde la misma creación: “En los ancianos está el saber y en la longevidad, la sensatez” (Job 12, 12). Uno de los “carismas” de la longevidad, es la sabiduría; es un don de Dios que el anciano debe acoger y ponerse como meta, para alcanzar esa sabiduría del corazón, que da la capacidad de saber vivir con sentido de responsabilidad el tiempo que la Providencia concede a cada cual, y el descubrimiento del sentido más profundo de la vida humana le ayudará a orientar su propia vida sin perder nunca de vista la “única cosa necesaria” (cf. Lc 10,42). Las personas que estamos al cuidado de los adultos mayores, estamos llamadas, con nuestra actitud de cercanía y de olvido de sí misma, a despertar en ellos, la conciencia


de que todavía tienen una misión que cumplir y una ayuda que dar. No podemos olvidar que detrás de sus arrugas y de su piel curtida por el paso de los años, hay una historia, un proyecto de vida que aún no ha llegado a su final y que avanza con unas características propias de su edad: la gratuidad, la memoria, la experiencia y la riqueza de los años vividos. Es preciso propiciar un acompañamiento espiritual, que pueda crear espacios de compartir reflexiones y todo aquello que ha generado crisis en esta etapa de la vida. Nuestra actitud de escucha deberá ayudarlos a fortalecer su fe, y a construir caminos para la paz interior. Todo esto hace del adulto mayor, un ser humano importante en el conjunto de la humanidad y que nos obliga a reconocerle sus derechos y a rodearlo con nuestro cariño y afecto. El anciano es depositario de la memoria colectiva. En muchas culturas se le venera como “el sabio”, pues la vida y la experiencia le han permitido acumular sabiduría en el pleno sentido de la palabra, es decir, aquella capacidad de afrontar la vida con criterios firmes, serenos y acertados.

de vacaciones, porque el próximo año tendrás remordimientos de conciencia si ya no existe más. • Déjalo envejecer…con el mismo paciente amor con que dejas crecer a tus hijos, porque todo es parte de la naturaleza. • Déjalo rezar…como él sabe; como él quiere, porque el adulto mayor descubre la sombra de DIOS en el camino que le falta recorrer.

• Déjalo morir…entre los brazos llenos de piedad, porque el AMOR de los hermanos sobre la tierra, nos hace presentir mejor el torrente infinito de amor del Padre en el Cielo.

Artículo elaborado por: Directora “Hogar del Anciano” Girardota - Antioquia

“Ponte en pie ante el hombre de canas, honra al anciano y teme a dios…” (Lev. 19,32)

El siguiente es un mensaje que nos ayuda a humanizar nuestra atención a los adultos mayores: • Déjalo hablar…porque hay en su pasado un tesoro lleno de verdad y de belleza. • Déjalo vencer…en las discusiones, porque tiene necesidad de sentirse seguro de sí mismo. • Déjalo ir a visitar…a sus viejos amigos, porque entre ellos se siente revivir. • Déjalo contar…sus historias repetidas, porque se siente feliz cuando lo escuchamos. • Déjalo vivir…entre las cosas que ha amado, porque sufre al sentir que le arrancamos pedazos de su vida. • Déjalo gritar…cuando se ha equivocado, porque los ancianos como los niños tienen derecho a la comprensión. • Déjalo tomar un puesto…en el automóvil de la familia cuando van

9


Instalaciones Clínica El Rosario, sede Tesoro.

El Cuidado de nuestros Pulmones a cualquier edad En la práctica médica se define el paciente como adulto mayor, cuando tiene más de 65 años. Este ha sido un término mejor aceptado que el usado previamente de “anciano”, el cual para muchos era tomado de carácter despectivo. Viéndolo desde este punto de vista, casi todos tenemos en nuestro hogar, en nuestra familia y en general en nuestro entorno social, muchos “adultos mayores”, por lo

10

tanto esta información es relevante para todos. Como todo en nuestros organismos, nuestro sistema respiratorio va teniendo cambios en la medida que va pasando el tiempo (en los bebés es necesario llegar a una “madurez pulmonar” para poder vivir por fuera del útero de la madre. Luego todo el sistema sigue creciendo y especializándose hasta el final de la

vida infantil y luego, a partir de los 30 años, comienza un lento camino en descenso, perdiendo capacidad para expulsar aire. Este desarrollo (primero en ascenso y luego en descenso) se puede afectar al estar expuestos a diversos contaminantes ambientales (el principal de ellos el humo de cigarrillo), que en los niños se va a manifestar como aumento de infecciones respiratorias (gripas y bronquitis),


dificultad en el tratamiento del asma, y en los adultos, en una pérdida acelerada de su capacidad pulmonar, mayor riesgo de gripe, desarrollo de enfermedad pulmonar obstructiva crónica, cáncer de pulmón y neumonías. Actividades Preventivas: son las más importantes, las que menos costo tienen y las que más impactan en el estado de salud de las personas. Hay unas muy sencillas, que podemos considerar “actitudinales” y son: * Humo lejos de nuestra vida (fumadores pasivos y activos, humo de leña, derivados del carbón y petróleo). Buena ventilación en las cocinas, preferir la energía eléctrica o el gas para cocinar. * Ejercicio regular, tres veces por semana, treinta minutos diarios por lo menos, con estiramiento y calentamiento al iniciar y al terminar, nos permiten mantener nuestro cuerpo activo y saludable. * Gripe a metros: la gripe es una de las enfermedades infecciosas que más alto riesgo de contagio existen, producidas por agentes virales múltiples, pueden ir desde un simple malestar a cuadros muy severos que pueden llevar a la muerte (la más reciente y famosa fue la epidemia de la influenza A H1N1). El cambio de actitud es muy sencillo, si tengo gripe debo

evitar al máximo el contacto con personas sanas, estar aislados los primeros días de enfermedad que son los más contagiosos, usar tapabocas y lavado de manos. * Vacunas: hay evidencia de múltiples trabajos científicos, que la vacunación anual contra influenza, en adultos mayores y en sus cuidadores busca disminuir en forma considerable el riesgo de muerte y hospitalización por esta enfermedad. La vacuna contra neumococo es otra intervención que busca disminuir el riesgo de neumonía y por ende el riesgo de hospitalización y de muerte por este agente bacteriano. Antes se disponía de vacunas cuya recomendación de uso era de cada cinco años, pero una vacuna reciente permite que sea utilizada una sola vez en la vida. * Consulta médica periódica. Es muy útil y en especial en este grupo de edad, las visitas periódicas con su médico de cabecera, ya que permiten llevar un control de muchas de las enfermedades que pueden ir apareciendo en el tiempo, lo cual permite intervenciones tempranas que son mucho más eficaces.

Puntos de alerta: hay algunas condiciones que las personas no deben dejar pasar por alto, y cuando sean detectadas deben llevar a una consulta médica prioritaria para realizar los estudios pertinentes. Entre las cosas más importantes están: - Dificultad respiratoria: al caminar, subir pendientes o escaleras, al hacer ejercicio o al hacer actividades de trabajo, de la casa o incluso al vestirse o bañarse. - Tos persistente: cuando se tenga tos por más de dos semanas consecutivas y en especial si es con producción de esputo (moco, flema, catarro). - Sangre: la aparición de sangre al toser, en especial si es pura, nunca es normal. Se debe consultar lo más rápido posible, incluso por urgencias si es en abundante cantidad. - Dolor torácico (de pecho): la aparición de dolor en forma súbita, o la presencia de dolor de intensidad creciente que no mejore con medidas sencillas como acetaminofén. - No mejoría con los inhaladores. Se debe tener presente que el uso de los inhaladores (cualquiera que sea su presentación) no es sencilla y requiere una explicación especial para su correcto uso por parte del personal de salud y esta puede ser la explicación para la no mejoría. Si a pesar de un correcto uso sigue con los problemas respiratorios es muy importante una nueva consulta con el médico para definir si hay que hacer cambios en el tratamiento o nuevas ayudas diagnósticas para aclarar la situación. Lo más importante es entrar en la cultura del autocuidado, consultar tempranamente y sin pena. Cuando las enfermedades se diagnostican temprano, más sencilla es su solución. Artículo elaborado por: Dr. José William Pulido Junco Médico Neumólogo Clínica El Rosario, Sede Tesoro Torre Médica - Consultorio 1011 Teléfono: 604-3099

12


Ciclo vital y envejecimiento exitoso: estilo de vida saludable A lo largo del tiempo se evidencia un aumento progresivo de la población de personas mayores, lo cual representa para nuestro país un desafío en cuanto a políticas sociales y recursos se refiere. Esta transformación demográfica genera gran impacto en el desarrollo social, político y económico, así como en la calidad de vida, el cumplimiento de los derechos y las dinámicas de los procesos sociales y de cohesión familiar que conlleva. El entorno social en el que la gente envejece está cambiando con rapidez. El tamaño de las familias se reduce, el papel de la familia ampliada se desvanece y las percepciones con respeto al apoyo intergeneracional y la atención de las personas mayores cambian rápidamente. La evolución de los estilos de vida con sus consecuencias en la composición de la familia y en la forma de vida tiene relación con el apoyo y la atención que requieren las personas mayores, con mayor

14

razón si consideramos su acceso limitado a los mecanismos oficiales de protección social, que conlleva una dependencia de la familia y la comunidad local. No obstante, esos mecanismos de protección no oficiales se han visto sometidos recientemente a grandes tensiones, no sólo debido a factores como las tendencias demográficas, sino por la modificación de las percepciones acerca del cuidado de los padres y de las personas mayores en general. De acuerdo con el enfoque de ciclo de vida, el envejecimiento se considera como un proceso que se da a lo largo de la vida y la vejez como un momento o evento vital, en el que se debe optimizar el potencial integral de las personas de edad, minimizar los riesgos, promover la autonomía personal y mejorar la calidad de vida abarcando todas las dimensiones del ser humano, desde lo biológico, psicológico, ecológico, social, espiritual y familiar. El envejecimiento activo está definido

por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el proceso de optimización de oportunidades para propender por mantener una buena condición de salud, nuevas opciones educativas que permitan alcanzar un mayor bienestar y una mejor calidad de vida, lo cual significa educar desde la niñez en estilos de vida saludables conducentes a lograr una vejez activa, productiva, digna y que se disfrute a plenitud. Cada vez más se acepta la visión de vejez positiva o vejez exitosa, definida como: “La habilidad para mantenerse en bajo riesgo de enfermar, con un alto nivel de actividad física y mental, y decididamente comprometido con la vida por medio del mantenimiento de relaciones interpersonales y familiares, y la participación en actividades significativas.” Por tanto es imprescindible que la vejez activa y exitosa se de como un proceso en el cual los individuos y sus familias asuman roles y


corresponsabilidades definidas para promoverla. El estilo de vida saludable es la manera como nos comportamos con respecto a la exposición a factores nocivos que representan riesgo para la salud. Puede definirse como adherido a los procesos sociales, las tradiciones, los hábitos, conductas y comportamientos de los individuos y grupos de población que conllevan a la satisfacción de las necesidades humanas para alcanzar el bienestar y la vida. Los comportamientos o conductas son determinantes decisivos de la salud física y mental y del estado de salud pública, estando fuertemente vinculados al bienestar. Se calcula que un tercio de las enfermedades en el mundo pueden prevenirse mediante cambios en el comportamiento. La manera como la gente se comporte, determinará el que enferme o permanezca sana, y en caso de que enferme, su papel va a ser decisivo en la recuperación y en la velocidad a que ésta se produzca. Cuando se estudia el envejecimiento desde el punto vista psicológico surgen dos cuestionamientos: ¿El envejecimiento afecta la forma de comportarse? ¿El comportamiento afecta la forma de envejecer? Son afirmativas, particularmente la segunda. Lehr en 1993 observa: “El bienestar subjetivo o la satisfacción con la vida durante la vejez es indicador de envejecimiento exitoso.” Por esto, estamos invitados a planear de forma afectiva la vida, con la anticipación de metas, administración de los recursos personales y del entorno. Alguien dijo: “Siembra un pensamiento y cosecharás un acto, siembra un acto y cosecharas un hábito, siembra un habito y cosecharás una costumbre, siembra una costumbre y cosecharás un destino.” Y esto es real para los estilos de vida de cada persona, que se siembran en la familia y se comienzan a moldear desde la infancia de acuerdo a los comportamientos familiares; es decir, en sus costumbres y actitudes con respecto a la vida diaria en todos los aspectos, de trabajo, de reuniones, culinarias, actividad física, sociales y espirituales. El comportamiento está tan arraigado en la familia, influido por el entorno social y dependiente de los recursos disponibles, que su naturaleza no puede desconocer la proyección social. Incluye fundamentalmente una nutrición sana y equilibrada, promoción de la actividad física, fomento de la armonía emocional, ambientes saludables en viviendas, trabajos y control de adicciones. El ser humano es lo que come y lo que hace, porque los alimentos van moldeando el cuerpo, y sus costumbres conforman su estilo de vida, contribuyen a formarlo y marcan su futuro de persona saludable o de enfermo de distintas patologías pero, sobre todo, del aparato cardiovascular. Podemos elaborar un listado de estilos de vida saludables o comportamientos saludables o factores protectores de la calidad de vida, como prefiero llamarlos, que al

asumirlos responsablemente ayudan a prevenir desajustes biopsicosociales-espirituales y mantener el bienestar para generar calidad de vida, satisfacción de necesidades y desarrollo humano. Algunos de estos factores protectores podrían ser: Tener sentido de la vida, mantener la autoestima, cultivar valores, mantener la autonomía y la autodecisión, brindar afecto y mantener la integración familiar, tener satisfacción con la vida, promover la convivencia, la solidaridad y capacidad de autocuidado. La estrategia para desarrollar un estilo de vida saludable es en un sólo término: el compromiso individual, familiar y social, convencido de que solo así se satisfacen necesidades fundamentales, se mejora la calidad de vida y se alcanza el desarrollo humano en términos de la dignidad de la persona. Siembra una costumbre y cosecharás un destino… Artículo elaborado por: Dr. Carlos Lerma Agudelo Médico Director Centro Asistencial Especializado al Adulto Mayor Plenitud Otoñal Artículos de Referencia: • DUNCAN, P. Estilos de Vida. En medicina en Salud Pública 1.986 • GIRALDO Z, L.F. Familia y teorías de desarrollo. En cuadernos de familia (2) UNIVERSIDAD DE CALDAS. MANIZALES 1.987 • Documentos CONPES. Departamento Nacional de Planeación. Bogotá D.C. Colombia 2012 • BRIGEIRO,M. Envejecimiento exitoso. Investigación y Educación en enfermería. 23 (1) 102 - 109, 2005

15


Las infecciones un tema importante en el adulto mayor

Al hablar de infecciones en el Adulto mayor hay que tener en cuenta tres aspectos importantes: son más frecuentes que en el adulto joven, son de difícil diagnóstico y son de mayor severidad. Frecuentes: debido a las modificaciones del sistema de defensa de las personas (llamado sistema inmune), relacionadas con el envejecimiento y con las frecuentes carencias nutritivas. De difícil diagnóstico: Porque la presentación clínica de estas infecciones suele ser atípica y esto puede causar retrasos del diagnóstico y del tratamiento que agravan el pronóstico de las enfermedades infecciosas.

16

Mayor severidad: porque los gérmenes que las producen son más agresivos, suelen ser bacterias más que virus. Además se complican muy a menudo o complican otras enfermedades preexistentes. Estas infecciones son enfermedades producidas por diversos gérmenes que dañan al organismo o a una parte de él. Estos gérmenes pueden ser bacterias, virus u hongos. Las infecciones más frecuentes en el anciano son: • Infecciones pulmonares. • Infecciones urinarias • Infecciones de la piel (escaras infectadas)

Existe en el adulto mayor una serie de condiciones generales que favorece las infecciones: • Enfermedades asociadas como diabetes, las enfermedades del corazón o del riñón, que aumentan el riesgo de tener una infección y que favorecen una respuesta más débil del sistema de defensa para controlar la infección. • La presencia en su cuerpo de dispositivos como sondas vesicales o catéteres. • Las hospitalizaciones y cirugías frecuentes, o vivir en instituciones geriátricas. • La falta de recursos económicos, higiénicos y nutricionales adecuados. En el adulto mayor, la mecánica respiratoria, la tos y el moco, está modificado y no actúa como una barrera adecuada contra las infecciones respiratorias.


En hombres con problemas prostáticos o mujeres con alteraciones en la anatomía genitourinaria o uso de sonda vesical en ambos sexos, se producen más fácilmente infecciones urinarias. Con el envejecimiento, la piel se torna más delgada y frágil, y sumado a esto la falta de un cuidado adecuado de la piel hace que, ante cualquier traumatismo, aunque sea mínimo se presenten lesiones e infecciones de la piel. Hay que tener en cuenta que el paciente adulto joven habitualmente manifiesta clínicamente las infecciones con molestia en el sitio afectado, fiebre y malestar general, pero el adulto mayor puede cursar con un cuadro infeccioso sin fiebre en algunos casos temperatura baja (36° C). Además puede presentar signos o síntomas inespecíficos como dificultad para moverse o caminar, alteraciones mentales como confusión o dificultad para realizar sus actividades diarias, y falta de apetito, que no orienta sobre sitio del cuerpo infectado. Hay que prestar atención a los cuadros gripales porque a diferencia del adulto joven,

que puede resolver el cuadro gripal incluso sin tratamiento en una semana, el adulto mayor evoluciona de forma más grave y el riesgo de muerte es mayor. Tratamiento: Siempre debe ser ordenado por un médico. “Nunca se debe automedicar” porque con un tratamiento inapropiado se pierde tiempo valioso para el tratamiento que puede disminuir la gravedad y el riesgo de complicaciones y muerte. Prevención: La prevención de las infecciones es fundamental para reducir la morbimortalidad de dichas enfermedades en el adulto mayor; se ha demostrado claramente la importancia de las vacunaciones antigripal y antineumocócica. En pacientes con dispositivos y enfermedades crónicas es recomendable los controles médicos periódicos y todas las medidas necesarias para mejorar el estado nutricional y el cuidado de la piel. Artículo elaborado por: Dra. Indira Berrio Medina Especialista en Medicina Interna e Infectología Medico Infectólogo - Clínica el Rosario.

17


Las enfermedades vasculares del Adulto mayor Las enfermedades vasculares del adulto mayor se pueden dividir en dos sistemas: el venoso y el arterial. Ambas afectan a las personas en mayor frecuencia a mediad que avanzan en edad. Por esto es importante conocer las causas de cómo ocurren las principales enfermedades vasculares y poder prevenirlas, y si se padece de alguna de ella, tratarlas a tiempo. Várices, úlceras y Trombosis venosa El sistema venoso periférico es el sistema que recoge la sangre de los miembros y la regresa al corazón. En todo el recorrido del sistema venoso existen unas válvulas pequeñas que previenen que la sangre se devuelva hacia las piernas o brazos por efecto de la gravedad. A medida que las personas avanzan en edad, además de las predisposiciones genéticas que puedan traer, como familiares que también tienen varices, el ser mujer y haber tenido embarazos, las válvulas se van dañando como consecuencia de estos factores de riesgo y dejan que parte de la sangre se devuelva hacia las piernas.

18

Esto produce a su vez una dilatación de venas que al ser demasiado grandes se denominan várices. A medida que se dilatan las várices, éstas crean una hipertensión venosa, lo cual aumenta la presión sobre la piel, y con el tiempo ésta se pone dura, acartonada y en el peor de los casos se ulcera. Esta presentación se conoce como Insuficiencia Venosa, la cual puede ser leve en casos de várices pequeñas, moderada cuando hay cambios en la piel y severa cuando hay úlcera. La incidencia de ulceración en la piel aumenta con el paso del tiempo, y por eso ocurren más frecuentemente en personas mayores de 60 años, debido al largo tiempo que la piel ha estado expuesta a la hipertensión venosa de las piernas. Es muy importante recalcar que las várices no se producen por el uso de pantalones apretados, ni el uso de tacones, ni ciertos ejercicios físicos. Tampoco el consumo de ciertos alimentos como Continúa en la Pág. 20


19


grasas o carnes produce várices; esto si puede ser nocivo para las enfermedades arteriales como veremos más adelante. Afortunadamente, en la actualidad contamos con varias técnicas modernas para tratar la insuficiencia venosa en cualquier estadío, incluso cuando hay ulceración, mediante el uso de ablación por radiofrecuencia o esclero espuma ecoguiada, las cuales no requieren de cirugía como tal, se realizan con anestesia local, y el paciente no se incapacita luego del procedimiento. Estas técnicas se han utilizado satisfactoriamente en pacientes mayores de 93 años, con un nivel de seguridad superior a la cirugía tradicional. La evidencia es clara al respecto y la tendencia lleva a que la cirugía de várices se realice cada vez menos. Cuando las venas tienen un tamaño muy grande, en especial las venas más profundas de las piernas, se pueden producir trombos, lo que en términos médicos se conoce como trombosis venosa profunda, los cuales pueden desprenderse de las venas y migrar hasta el corazón o los pulmones produciendo los que se denomina un trombo embolismo. Este es fatal en muchos casos, por eso un buen diagnóstico es esencial para prevenir esta terrible complicación. En la mayoría de los casos, se producen principalmente por cirugías muy prolongadas, como las cirugías ortopédicas de cadera y rodilla, y cirugías por cáncer. Es muy importante que los médicos tratantes prevengan la trombosis mediante el uso de medicamentos especiales para este

20

propósito, si opinan que hay riesgo para una trombosis. En otras ocasiones menos frecuentes, puede haber un trastorno de la coagulación que causa la trombosis de manera espontánea, por lo cual es muy importante consultar con un Hematólogo (especialista en problemas de la sangra y la coagulación) para realizar un diagnóstico adecuado y prevenir futuros episodios. Enfermedades de la Aorta Los aneurismas de la aorta tanto torácica (en el tórax, o pecho) y abdominal, ocurren más frecuentemente después de la 6a década de la vida. En un estudio realizado en Inglaterra en 2001, se encontró que los pacientes mayores de 65 años tienen una incidencia cinco veces mayor de padecer un aneurisma de la aorta que en paciente más jóvenes. Esta incidencia ha aumentado en recientes años, en especial por el cambio de hábitos de alimentación en todas las sociedades. El aneurisma de la aorta es una dilatación de la arteria principal que sale del corazón y recorre todo el cuerpo hasta el abdomen. La causa más frecuente para que se produzca esta dilatación es la aterosclerosis. La aterosclerosis se produce por una acumulación lenta de grasas y radicales libres en la pared de las arterias que puede ocasionar una obstrucción completa o un aneurisma. El consumo de tabaco en forma de cigarrillo, tabaco o pipa, hace que el proceso de formación de la aterosclerosis se acelere, y por eso vemos que la mayoría de paciente

con aneurisma de la aorta abdominal son fumadores o lo fueron alguna vez. Con el tiempo el aneurisma se hace más grande y cuando alcanza un tamaño critico, alrededor de los 5 cm., este puede romperse causando la muerte del paciente. El problema principal es que el crecimiento de estos aneurismas es en la mayoría de las veces silencioso, no tiene síntomas. Es por eso que a partir de los 65 años de edad, los pacientes debe hacerse una ecografía abdominal para descartar la posibilidad que se esté formando un aneurisma en al aorta del abdomen. Es muy importante mantener hábitos alimenticios sanos y sobre todo evitar fumar. El tratamiento hoy en día tiene dos opciones, la cirugía tradicional donde se reemplaza el aneurisma de la aorta con un material sintético y la colocación de una endoprótesis donde se coloca desde adentro de la arteria. La decisión de cuál método es el más adecuado depende las características de los pacientes, el tipo de aneurisma y el criterio médico del cirujano vascular. Enfermedad de la Carótida Las carótidas son las arterias principales que llevan la sangre al cerebro. Hay una en


cada lado del cuello, y derivan su nombre del griego “Karotides”, que significa estupor, ya que un golpe en esta región causaba inconsciencia de la persona afectada. En efecto la carótida se comunica directamente con el cerebro, por medio de una de sus ramas, la carótida interna. La aterosclerosis de la carótida es la principal causa de embolización de trombos al cerebro con su subsecuente infarto cerebral. Las causas de la aterosclerosis son las mismas que en todos los órganos, una combinación de factores genéticos, alimentación y el consumo de tabaco. Debido a que el proceso de formación de la placa de aterosclerosis es lento, esta enfermedad se presenta comúnmente en mayores de 60 a 70 años. En su forma más benigna el paciente no tiene síntomas y sólo se detecta mediante una ecografía duplex de rutina. En casos intermedios, los pacientes experimentan pérdida súbita de la visión en un ojo, que mejora por si sola, a veces hay alteración del habla, pérdida de fuerza en un brazo o mano, o pierna, todas estas transitorias y se denomina una isquemia cerebral transitoria. En sus casos más severos hay una isquemia completa del cerebro con daños permanentes a la función cerebral o

incluso la muerte. Por esto es muy importante conocer la existencia de antecedentes de enfermedad arterial en otros órganos, que se realice una ecografía duplex de tamizaje en las carótidas y si el paciente presenta alguno de los síntomas mencionados, busque una cita con cirujano vascular con experiencia en cirugía de carótidas. Según la severidad del caso, se decide realizar una

Endarterectomía carotídea, la cual consiste en retirar la placa de aterosclerosis y mejorar el flujo de sangre al cerebro para evitar una isquemia del mismo. Enfermedad arterial de las piernas Es tal vez la forma más común de trastornos arteriales periféricos en nuestro medio. Los síntomas más comunes de la oclusión gra-

21


dual de las arterias de las piernas, son el dolor al caminar cierta distancia, por ejemplo, al caminar una cuadra comienza un dolor en la pantorrilla, que gradualmente se aumenta en intensidad y se irradia al pie. Lo cual obliga a la persona a detenerse durante un rato para que mejore el dolor. En otras ocasiones se descubre como parte de otros problemas cardiovasculares, y en el peor de los casos, se presentan con dolor en la cama, que mejora al levantarse. En caso muy severos, el paciente tiene úlceras y necrosis de los tejidos asociado a dolor severo de la extremidad. El diagnóstico requiere de una evaluación clínica por el cirujano vascular, al cabo del cual se solicita habitualmente un duplex arterial de las piernas, y en casos muy severos se podrá solicitar un cateterismo para planear un procedimiento. En muchos casos se puede manejar la enfermedad mediante el uso de estatinas (medicamentos para controlar el crecimiento de las placas de aterosclerosis) aspirina y cilostazol (un medicamento que mejora el flujo de sangre a las extremidades). Cuando la enfermedad está más avanzada, requiere de intervenciones como una cirugía de bypass arterial, en la cual se coloca un injerto de material sintético para hacer un puente sobre la arteria afectada y así mejorar el flujo de sangre a las extremidades, en ocasiones se pueden mejorar con el uso de balones intra- arteriales, para “abrir” las placas, y en otras ocasiones una combinación de las dos, lo cual se denomina un procedimiento híbrido. Es muy importante acudir al especialista en caso de presentar síntomas muy similares ya que una enfermedad arterial mal controlada puede llevar a una amputación de la extremidad. En todos los casos es muy importante hacer un buen control de las enfermedades asociadas como la hipertensión arterial, la diabetes, mantener una dieta balanceada baja en grasas, dejar de fumar si lo esta haciendo, y hacer ejercicio regularmente. Elaborado por: Dr. Heinz Hiller Correa Cirujano Vascular Periférico Clínica El Rosario

22


Instalaciones Clínica El Rosario, sede Tesoro.

Manejo de medicamentos en el Adulto Mayor Actualmente el adulto mayor consume alrededor del doble de los medicamentos que consumen los adultos jóvenes, y no es extraordinario que un adulto mayor reciba 5 ó 6 prescripciones de medicamentos y en muchos casos realizadas por diferentes médicos generales o especialistas. También es común que los medicamentos bajo prescripción se tomen conjuntamente con otros sin prescripción médica y con productos denominados “naturales”, que pueden generar una importante interferencia o interacción, ocasionando disminución en el efecto terapéutico deseado o en el peor de los casos generando un efecto deletéreo para la salud del paciente. Por lo tanto, es de suma importancia que el médico indague y se informe sobre los medicamentos y otros remedios que el paciente adulto mayor está consumiendo, como aspecto fundamental antes de hacer un diagnóstico o generar un nuevo tratamiento farmacológico.

Distintos cambios relacionados con la edad afectan al metabolismo de los medicamentos, pero rara vez causan problemas si se siguen algunas recomendaciones. En el tratamiento farmacológico de los adultos mayores es importante: • La obtención de una historia medicamentosa completa incluyendo alergias, reacciones adversas, uso de fármacos auto-prescritos, complementos nutricionales, medicina alternativa, uso de alcohol, tabaco y cafeína. • Evitar iniciar una terapia farmacológica en tanto no se haya establecido un diagnóstico claro. Considerar en primer término y de ser posibles las medidas terapéuticas no medicamentosas. Eliminando los fármacos vigentes para los cuales el medico no pueda identificar un motivo claro de prescripción. • Sea consciente de otras enfermedades u otros medicamentos que esté consu-

miendo el paciente y puedan afectar la elección de los fármacos. Los medicamentos pueden incidir en enfermedades pre existentes o en la acción de otros medicamentos. • La asignación de prioridades a los tratamientos; si se prescriben demasiados fármacos al mismo tiempo, el paciente puede elegir aleatoriamente y no seguir alguno. • Comenzar de ser posible con la dosis terapéutica más baja para evitar problemas con los efectos colaterales y aumentar la dosificación lentamente después de un adecuado seguimiento clínico de la enfermedad. • El médico debe tener claro cuáles son los mecanismos de acción, efectos secundarios y perfiles de toxicidad de los fármacos que prescribe. Continúa en la Pág. 24

23


Distintos cambios relacionados con la edad afectan al metabolismo de los medicamentos, pero rara vez causan problemas si se siguen algunas recomendaciones.

Considerando que estos pueden interactuar con o complementar la acción de otros tratamientos vigentes.

médico por escrito las instrucciones detalladas del tratamiento, en lenguaje claro y comprensible.

• Se debe revisar por parte del médico regularmente la lista de fármacos que un paciente toma, eliminando aquellos que no se necesitan más o cuyo efecto ha sido insuficiente.

• Un adecuado seguimiento del paciente permite evitar usar un medicamento para tratar efectos secundarios de otro, se debe intentar siempre que sea posible usar un solo fármaco para tratar más de una afección, igualmente importante es evitar el uso simultáneo de más de un fármaco con acciones semejantes.

• Se debe favorecer por parte del médico el apego a las recomendaciones terapéuticas, suministrando una adecuada información al paciente y a su cuidador acerca de los medicamentos y sus efectos. Se debe siempre considerar con los pacientes los costos y garantizar que se le suministren en las dosis y el tiempo adecuado los medicamentos. Siempre se deben proporcionar por parte del

24

Las personas mayores requieren de un médico general para garantizar que la existencia de enfermedades múltiples no lleven a múltiples derivaciones, opiniones y dilución de la responsabilidad; pero también requieren la participación


y la cooperación de los especialistas para un máximo beneficio, que será mayor en presencia de una buena comunicación. Independientemente de la enfermedad y la edad del paciente, siempre hay personas que no cumplen con el tratamiento. Ello significa que no siguen el tratamiento, lo hacen en forma mínima o parcial, o en su gran mayoría, pero no en forma total. El cumplimiento completo puede ser más importante para algunos medicamentos que otros; en aquellos con vida media larga (duración del medicamento en el organismo), por ejemplo, saltar una dosis puede no tener mucho efecto. Del mismo modo que la enfermedad es más probable en la vejez, la falta de cumplimiento al tratamiento también lo es. Los principales motivos por los que se llega a este incumplimiento del tratamiento son: • Falta de motivación y/o de entendimiento de su importancia. • Falta de comprensión del tratamiento. • Falta de dinero para comprar o renovar

la fórmula médica. • Tendencia a autorregular las dosis del medicamento según la salud percibida. • Complejidad del régimen posológico (# de dosis/día). • Poca escolaridad que dificulta el poder leer las etiquetas o instrucciones. • Sospecha de reacciones adversas. • Efectos secundarios desagradables. • Pérdida de memoria y de la agudeza visual. • Problemas de auto administración por pérdida de destreza manual y agilidad. Los problemas mencionados pueden resolverse en general individualizando cada caso, conociendo el paciente su enfermedad e igualmente un adecuado suministro de información de parte del médico al paciente y del paciente al médico. Artículo elaborado por: Dr. Andrés Felipe Velasco Bedoya MD. Especialista en Toxicología Clínica. Toxicólogo Clínico Clínica el Rosario Sede el Tesoro. Torre Médica – Consultorio 1118 Teléfono: 3269100 Ext. 1118

25


Nunca es tarde para amar Consultorios Torre Médica Clínica El Rosario, Sede Tesoro.

“Una relación de amor es el hogar para el alma... un lugar en donde podemos ser nosotros mismos y explorar nuestros anhelos, esperanzas, temores y alegrías internos más profundos, sin el temor de una condena, un rechazo o de vernos abandonados, es un lugar donde podemos; encontrar la fortaleza necesaria para crecer y avanzar.” Leo Buscaglia. 26

¿Qué es el Amor? La ausencia total de miedo. ¿Y a qué es a lo que le tenemos miedo? Al Amor, respondió el Maestro. Se dice mucho sobre el Amor y es innegable que es la fuerza que mueve el universo. No en vano la búsqueda del amor es la inspiración de la vida. A lo largo de la vida construimos una estructura para encontrar afuera la fuente del amor, la cual se haya realmente en el interior de cada uno. El camino comienza cuando se va a Dios en busca de la unidad. El segundo paso, es reconocer la esencia espiritual en


todo, amarse a sí mismos y a los demás, expresándonos con coherencia en el mundo. Comienza por amarte y respetar a los demás. El resultado es una vida más humana e íntegra, al convertirnos en sembradores de vida vamos a tener una vida más saludable y armoniosa. Amar es dar la esencia de la vida misma. Lo único real es el presente. Es necesario estar lo suficientemente despiertos para poder experimentar un milagro en cada instante. Intenta encontrar amor en donde es más difícil verlo o sentirlo. Vale la pena reflexionar sobre el sentido de cada etapa para asumir el momento actual con plenitud. En el ocaso de la vida también es posible amar. La ternura esta a flor de piel, pero primero hay que liberarse del lastre que a veces impide abrir nuevamente el corazón. Hay cosas que no cambian y, contrario de lo que se piensa, mejoran con el transcurso del tiempo. Sí, me refiero al amor y especialmente a permanecer enamorados; disfrutar de una agradable compañía, una amena conversación y un

buen vino o un café para volver a traer los sueños y recuerdos. El amor se manifiesta de mil maneras; cuidar una mascota, ser alcahuetas con los nietos, escuchar la melodía de las grandes orquestas de la época… todas son excelentes excusas para compartir, vivir y amar.

La madurez trae situaciones diferentes que es necesario aprender a resolver de forma positiva. Cuando se alcanza la vejez se presentan cambios; uno muy evidente es a nivel de la salud, pero son muchas las circunstancias que salen a Continúa en la Pág. 29

27


relucir afectando la vida de todos alrededor. Algunas cosas tienen la más mínima importancia a determinada edad. Otras, por el contrario, son demasiado importantes. Es común enfrentar realidades típicas de la edad, tales como: la viudez, la pérdida de amistades, la soledad, la dependencia económica, la enfermedad, las diferencias generacionales, los cambios en la alimentación, la sexualidad, conservar la dignidad. Cada una hay que resolverlas con inteligencia, tolerancia y comprensión especialmente hacia los mayores. Envejecer es sinónimo de sabiduría y experiencia, atributos cada vez más escasos en nuestra sociedad. Los ancianos son seres humanos delicados tanto física como emocionalmente. Se necesita tener más cuidado con las palabras que expresemos y actos que realizamos para no lastimarles.

28

Es cierto, por lo general su caminar es más lento y hasta torpe, aunque también pueden ser rápidos y ágiles a otro nivel, al fin y al cabo los años no vienen solos. El tiempo que les queda de vida, mucho o poco, es precioso y pueden disfrutarlo enteramente. Cuando hay otros afanes se aprecian cosas diferentes; los detalles son esenciales para alegrar el espíritu, conservar una ilusión y mantener viva la esperanza.

Reflexión: Cuando el amor llega irrumpe con fuerza arrasando y transformando todo lo que se encuentra alrededor. Escucha la canción de Serrat: “Hoy puede ser un gran día, dale una oportunidad…”

Les recomiendo a todas las familias la película Elsa y Fred, es una historia de amor tardío, donde los protagonistas descubren que nunca es tarde para amar ni para soñar. Pues como dijo Sor Isabel de la Trinidad: “En la tarde de la vida sólo queda el Amor…” Elaborado por: Dr. Vicente Ramírez González Medicina Cuerpo Mente Consultorio 1007 - Teléfono: 326921 Torre Médica - Clínica El Rosario

Exteriores Clínica El Rosario, Sede Tesoro.


29


La sana nutrición en el Adulto mayor Vale la pena distinguir las palabras anciano y envejecimiento; anciano es una etapa de la vida, y envejecimiento es un proceso que empieza desde la concepción y dura hasta la muerte. A lo largo de la vida el ser humano experimenta en su estructura corporal cambios inevitables en los cuales la alimentación juega un papel importante. Los adultos por procesos de recambio de tejidos, requieren un aporte de proteínas, vitaminas y minerales en cantidades iguales ó mayores al de un adulto joven, pero el metabolismo disminuye, por esto el requerimiento calórico es menor. Las costumbres alimentarias de los adultos mayores no siempre concuerdan con las necesidades nutricionales, la mayoría de ellos tienen dificultades mecánicas para la masticación, prótesis incompletas, viven solos, tienen dificultades en la adquisición de los alimentos, han perdido el sentido del gusto y/o del olfato; son comunes las intolerancias digestivas a diferentes alimentos como la leche entera, se deprimen por la soledad, consumen alta cantidad de medicamentos los cuales pueden

30


interactuar ó interferir en la absorción de algunos micronutrientes como vitaminas y minerales. Tips o conductas aconsejables • El mecanismo de sed está disminuido o ausente, por ende, los líquidos deben ser ingeridos como parte de una conducta sana de hidratación: jugos, sopas, bebidas. • Los procesos pueden modularse en el caso de la alimentación, el adulto mayor se beneficia de una alimentación enriquecida con antioxidantes, presentes en nueces, aceites de origen vegetal, uvas, fresas, melón, tomate, aguacate, brócoli. • La capacidad de digerir y absorber las grasas disminuye, causando indigestión y molestias; esto obliga a modificar formas de preparación evitando frituras y retirando la grasa visible.

• El apetito disminuye por lo cual se recomienda concentrar calorías en sopas licuadas, batido de frutas ó papillas con leche para disminuir el volumen de las comidas. • Hasta donde sea posible conviene invitar al adulto mayor a tomar los alimentos en grupo con el resto de la familia esto ayuda a que la depresión sea menor y se logre una mejor ingesta. • La intolerancia a la lactosa frecuente en esta etapa de la vida, no obliga a restringir todos los lácteos indefinidamente; los quesos frescos son pobres en lactosa, la disponibilidad actual de leches deslactosadas, los yogures (mejor tolerancia por la hidrólisis parcial de la lactosa), son alimentos con alto contenido de calcio y proteína que evitan una futura osteoporosis y no riñen con la digestión.

• Desestimular el consumo sin asesoría profesional y excesivo de suplementos vitamínicos, panaceas, alimentos exóticos “fuentes de eterna juventud” son costosos, además que pueden desplazar la adquisición de una alimentación de mejor calidad y mas beneficiosa para la salud. Hasta el momento la prevención de la enfermedad crónica mediante la planeación nutricional y adopción de costumbres sanas desde la juventud hasta las últimas fases de la madurez promete la más amplia satisfacción en cuanto a una vejez sana y activa. Elaborado por: Ana Mélida Gonzalez Coordinadora Nutrición y Dietética Clínica El Rosario

La alimentación corresponde a una necesidad vital a través de todas las etapas del ser humano. Los requerimientos nutricionales tienden a asemejarse en los primeros años y al finalizar las etapas de la vida. “Todo adulto vuelve a ser niño” 31


32


33


Agradecimiento Testimonio

A

preciadas
Hermanas Dominicas de la Presentación
Clínica El Rosario

Les escribo este correo de agradecimiento y reconocimiento a su querida institución. Como bien sabe, desde el 11 hasta el 20 de Abril pasado estuve hospitalizado en el piso 6 de la sede del Tesoro con diagnóstico de diberticulitis. Para mi tratamiento fue necesario darme alimentación parenteral la cual requiere múltiples cuidados. La enorme calidad profesional y humana que recibí durante mi estadía contribuyó a mi pronta recuperación. Sea este el momento para hacer un sincero reconocimiento a la Clínica el Rosario; no en vano ha sido la gran cantidad de esfuerzos que se ha requerido para llevar a la Clínica

34

hasta este nivel de calidad. Compartir 10 días cada minuto de cuidados hospitalarios, involucran un sinnúmero de acciones de varias personas, y cuando todas han sido con amabilidad, esmero, alegría, respeto, profesionalismo y calidez humana, entonces la calidad está demostrada. Felicitaciones Hermanas de la Presentación por haber llevado junto con todo su equipo a la Clínica el Rosario a tan envidiable instancia. Saludos, León Darío Jiménez Posada Gerente Comercial Nacional – EMCO.


Julio 2012 Revista Medik  

Revista Medik Laboratorio Médico de Referencia

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you