Page 1


2

Tibidabo informa

MAYO, mes de María

Durante todo el mes la celebración sigue el siguiente orden: i A las 18 horas:  Vísperas, Mes de mayo, Bendición eucarística y Rosario.

Sábado, 21 de mayo

Fiesta externa de María Auxiliadora La tradicional procesión de María Auxiliadora por la cumbre del Tibidabo se celebrará, Dios mediante, el sábado 21 de mayo. i A las 21,30 horas:  Eucaristía, Procesión y Final de fiesta.

Domingo, 22 de mayo

Jornada interdiocesana del Apostolado de la Oración

i A las 11,30 horas:  Palabras de bienvenida del P. Suñer, si, director dioce sano del Apostolado de la Oración de la diócesis de Barcelona. i Conferencia de don Miguel Subirachs: “El Corazón de Jesús es la Miseri cordia de Dios.” i A continuación Santa Misa y renovación de la consagración del Apostola do de la Oración al Sagrado Corazón de Jesús. Comida: el Apostolado de la Oración ofrecerá paella, bebida y postre. Se ruega confirmación y número de asistentes, teléfono 627 727 909. i A las 16 horas:  Hora Santa, Rosario y Mes de Mayo. (Habrá servicio de guardería).

JUNIO, mes del Sagrado Corazón de Jesús Cada día, a las 18 horas el orden de celebración será el siguiente: Santo Rosario, Vísperas, Mes del Sagrado Corazón y Bendición Eucarística.

Viernes, 3 de junio

Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús

i A las 19 horas: Misa concelebrada, presidida por el Cardenal Lluís Martínez Sistach. Bendición a la ciudad. i A las 17,15 horas:  Saldrá un autobús de la Avenida Vallcarca, 14-16, re gresando al finalizar la ceremonia.

Sábado, 4 de junio

Vigilia de Espigas 2016.  Inicia a las 22 horas. Domingo, 5 de junio

Cosagración de las Familias al Corazón de Jesús

i A las 12 horas:  Misa concelebrada. i A las 14 horas:  Paella familiar para todos los participantes. Inscripciones hasta el 31 de mayo. Indicar nombre de la familia y número de participantes.

Domingo, 12 de junio

Romería del Ram

Con la tradicional ofrenda de los ramos de flores en la Ermita Primitiva. i A las 12 horas:  Eucaristía y Fiesta popular.


3 Publicación bimestral del Templo Expiatorio del Tibidabo Época II.  Número 546 Mayo-Junio 2016

Consejo de Redacción Director P. Nicolás Echave,sdb

Colaboradores Francesc Riu Nicolás Echave Euniciano Martín Francesc Barceló José Javier Echave Sustaeta Maquetación: Juan Badía

Revista TIBIDABO Suscripción anual: Ordinaria: 18 € Bienhechor: 30 € Benemérito: 60 € Cuenta corriente donativos N.O ES97 - 2100 - 3006 - 9822 - 0040 - 2025 de la Caixa d’Estalvis i Pensions de Barcelona Cuenta corriente Donativos Iluminación del templo N.O ES20 - 0075 - 0002 - 2106 - 0473 - 3495 del Banco Popular Oficina: Paseo de Gracia, 17 08007 Barcelona Redacción y Administración: Templo Tibidabo 08035 Barcelona Tel.: 934 175 686 - 934 174 904 Fax 934 340 190 Correo Electrónico: dir.tibidabo@salesians.cat Página web: http://www.templotibidabo.es Autoedición e Impresión: Escuela Gráfica Salesiana - egs Rosari, 2 08017 Barcelona Depósito Legal: B. 15642, 19961

Nuestra portada Procesión de María Auxiliadora. Salesianos Triana (Sevilla)

Un corazón nuevo

N

   o pasa día sin que la crónica nacional o in     ternacional nos hable de dramas y tragedias terribles, de violencias incluso en el ámbito familiar, de corrupción principalmente en las instituciones públicas, de vandalismo y destrucciones, de mujeres y niños víctimas de abusos... Últimamente nos ha sorprendido una nueva escalada de violencia en el seno de la familia: los hijos maltratadores de sus padres... Si pasamos al plano internacional, no podemos dejar de pensar en la locura de los grupos Yijadistas o de Boko Haram... Es un panorama en el que emerge una consideración terrible: ¡está creciendo un mundo sin corazón! El Papa Francisco sigue recordándonos la importancia central del corazón en nuestra vida cristiana. “¡Custodia tu corazón, ábrelo a la compasión, déjate conmover por las lágrimas. Haz experiencia de Misericordia y regala Misericordia: es el camino de Jesús!” Por eso es lícito que nos hagamos la pregunta: ¿quién puede curar el corazón del hombre de nuestro tiempo? Sabemos que sólo hay una respuesta: Jesús con su gracia y su cruz. Su corazón es la fuente de su misericordia y de la nuestra. Necesitamos invocar y confiar en ese divino Corazón para obtener un corazón sano, puro y libre, un corazón capaz de amar y ser amado. El Año de la Misericordia se nos presenta como ocasión propicia para descubrir el verdadero rostro de Dios. Es el rostro de la Misericordia sin límites. La fiesta del Corazón de Jesús, del 3 de junio este año, nos invita a centrar nuestra mirada en ese Rey de los corazones que nos atrae con su Misericordia y nos encamina por las vías del perdón y el amor de respuesta. Devoción al Sagrado Corazón que se nutre del amor a la Eucaristía en que su Corazón vivo se nos da como prenda de vida eterna.


4

CARPA EUCARÍSTICA

La Carpa Eucarística de Colón

S

ucedió el 28 de diciembre de 2013: se iba a celebrar, el 29, el Día de las Familias, en la plaza de Colón, de Madrid. El día anterior, al final de la tarde, se instaló una carpa para hacer oración eucarística. Por testimonio, aunque con prisa, decidí conocer la carpa. Y orar. Llegué desde la calle Génova a Colón. Con mucha gente. Estaba la gran Cruz, a cuyos pies se habría de celebrar, al día siguiente, la Eucaristía... […]

pa, casi como la de un circo. Cinco o seis filas de asientos con adoradores. Me quedé embelesado al contemplar, en un redondel en el centro, una estatuilla poliédrica blanca. A lo alto, se alzaba una hermosa Custodia, con una Forma consagrada. A los cinco minutos de estar de pie, una persona me cedió el sitio, cercano a los confesionarios. Con sillas, bis a bis. Las velas al pie de la custodia se renovaban constantemente. A mi izquierda, entró un matrimonio joven con cinco hijos. Uno en brazos de la madre; otro, en cochecito. Los tres se pusieron de rodillas. Devotos. Impresionados, como nosotros, por el silencio, las luces, la oración. Juguetearon luego con las velas. Se avisaba cada diez minutos para que los que estuviesen sentados, saliésemos para dejar entrar a otros.

Yo me había, sin embargo, puesto a meditar, rezar, compartir la oración. Fueron tres cuartos de hora. Salí sin prisas. Había para entrar dos grandes hileras de matrimonios, de jóVislumbré una entrada […] Me que- venes, de niños. Pocas veces, eudé impresionado: era una gran car- carísticamente, había estado tan enfervorizado. Como si preparase una Primera Comunión. El sacerdote José Luis Larrabe, que se ofreció a confesar, hablaría de La carpa de Dios, abierta para todos en Madrid. Jesús López Medel, de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación (Alfa y Omega Jv. 13.02.2014)


OTRO REGALO A TODA LA COMUNIAD ECLESIAL

5

La Palabra del Papa Francisco Otro regalo a toda la comunidad eclesial

L

   as circunstancias nos invitan a     detener las reflexiones que hemos venido realizando sobre la Carta encíclica del papa Francisco Laudato si,’ sobre el cuidado de la casa común. En efecto, el mismo Papa nos ha hecho un nuevo regalo en este tiempo pascual: la publicación de la Exhortación apostólica postsinodal Amoris laetitia, es decir, la alegría del amor. Una constatación: nuestro estómago está teniendo dificultades para digerir alimentos tan sugerentes y abundantes. Después de los dos Sínodos celebrados sobre la familia, el primero, de carácter extraordinario en octubre de 2014, y el segundo en octubre de 2015, todos esperábamos que el papa Francisco publicara una Exhortación apostólica que transmitiera a la Iglesia universal las ‘conclusiones’ de estos dos encuentros eclesiales.

conclusiones a las que habían llegado los Padres sinodales, pero las ha enriquecido con aportaciones personales, logrando un texto que, si fuéramos capaces de llevarlo a la práctica en los próximos años, la imagen que la Iglesia está transmitiendo del matrimonio y de la familia sería muy distinto de la que observamos en la actualidad. Este es el desafío que los que creemos en Jesús de Nazaret y formamos parte de la Iglesia Católica debemos afrontar con decisión. Aceptemos que esto requerirá un gran esfuerzo de mentalización, que tendrá que ser fruto de una profunda reflexión y de una renovada ilusión creativa.

Como suele hacer en todos sus documentos, en las primeras páginas de la Exhortación Amoris Laetitia el papa Francisco ha indicado, en una síntesis sumamente breve, Sin embargo, el Santo Padre ha cual es el contenido de este dovuelto a sorprendernos: la nueva cumento pontificio. Leamos con Exhortación apostólica recoge las atención lo que ha escrito.

Otro regalo a toda la comunidad eclesial


6

OTRO REGALO A TODA LA COMUNIAD ECLESIAL

5.  Esta Exhortación adquiere un sentido especial en el contexto de la celebración de este Año Jubilar de la Misericordia. Otro regalo a toda la comunidad eclesial

En primer lugar, porque la he concebido como una invitación a las familias cristianas a valorar los dones del matrimonio y de la familia y a perseverar en un amor fortalecido por las virtudes de la generosidad, el compromiso, la fidelidad o la paciencia. En segundo lugar, porque se propone alentar a todos para que sean testimonio de misericordia y cercanía allí donde la vida de familia no se realiza de modo adecuado, sin paz y alegría. 6.  En el desarrollo del contenido de esta Exhortación, comenzaré con una reflexión inspirada en las Sagradas Escrituras, de tal modo que dé al conjunto del texto el sentido adecuado. A partir de esta reflexión, haré un análisis: la situación en que se encuentran las familias en la actualidad con el fin de tener muy presente la realidad. Después recordaré algunos de los principios fundamentales de las enseñanzas de la Iglesia sobre el matrimonio y la familia, para preparar el camino hacia los dos capítulos centrales, dedicados al amor. A continuación destacaré algunos enfoques pastorales que pueden orientarnos en la labor de construcción de hogares sólidos y fecundos según el plan de Dios, con un capítulo a la educación de los hijos.


OTRO REGALO A TODA LA COMUNIAD ECLESIAL

7

Finalmente, invitaré a la misericordia y al discernimiento pastoral ante situaciones que no responden plenamente a lo que el Señor nos propone, y concluiré con una breve reflexión sobre la espiritualidad familiar. 7.  Dada la riqueza acumulada en los dos años de reflexión del camino sinodal, esta Exhortación aborda temas muy diversos, desde perspectivas distintas. Esta opción justifica su extensión, totalmente inevitable. Por ello, no recomiendo una lectura hecha con prisa y sin interrupción. Será de más provecho, tanto para las familias como para los agentes de pastoral familiar, que cada una de sus partes sea objeto de paciente reflexión, o bien que se analicen las cuestiones que puedan ser oportunas en cada circunstancia concreta. Por ejemplo, es muy probable que los matrimonios se sientan más interpelados por el contenido de los capítulos cuarto y quinto, que los agentes de pastoral sientan la necesidad de acudir directamente al capítulo sexto, y que todos se sienten afectados al leer capítulo octavo. Espero que todos, a través de la lectura de este texto, nos sintamos llamados a cuidar con amor la vida de las familias, porque hoy estas no constituyen un problema; son, primero y sobre todo, una oportunidad. Es decir, de nuevo el papa Francisco nos invita a la acción. Pero esta debe ir precedida de una profunda reflexión y de la adopción de un serio compromiso. Como ya advirtió en su primera Exhortación apostólica, «todas las comunida-

des debemos avanzar por el camino de una conversión pastoral y misionera que no puede dejar las cosas como están» (Evangelii gaudium, 25).

Francesc Riu

Otro regalo a toda la comunidad eclesial


8

LA MISERICORDIA

La Misericordia

según el Papa Francisco y Santa Teresita que, con una paciencia sin límites, obtiene una vez más una prórroga para ia higuera infecunda: «Déjala por este año todavía –dijo al dueño– [...] Por sí da fruto en adelante» (v. 9).

La Divina Misericordia

Un «año» de gracia: ¡el tiempo del ministerio de Cristo!, ¡el tiempo de la Iglesia antes de su retorno glorioso!, ¡el tiempo de nuestra vida, marcado por un cierto número de Cuaresmas, que se nos ofrecen como ocasiones de revisión y de salvación!, ¡el tiempo de un Año     omo es sabido el Papa Fran- Jubilar de la Misericordia! ¡La in    cisco es muy devoto de la vencible paciencia de Jesús! Doctora de la Iglesia Santa Tere- ¿Habéis pensado en ¿la paciencia sita del Niño Jesús, la que nos en- de Dios? ¿Habéis pensado tamseña la ofrenda al Amor Mise- bién en su obstinada preocuparicordioso, a la que se enco- ción por los pecadores? ¡Cómo es mienda reiteradamente y cita en que aún vivimos con impaciencia muchas ocasiones. Recordemos en relación a nosotros mismos! algunos textos más recientes: Nunca es demasiado tarde para convertirse, ¡nunca! Hasta el últi“Lamentablemente, cada uno de mo momento: la paciencia de Dios nosotros se parece mucho a un nos espera. árbol que, durante años, ha dado múltiples pruebas de su esterili- Recordad esa pequeña historia dad. Pero, afortunadamente, Je- de santa Teresa del Niño Jesús, sús se parece a ese campesino cuando rezaba por el hombre con-

C


LA MISERICORDIA

9

denado a muerte, un criminal, que no quería recibir el consuelo de la Iglesia, rechazaba al sacerdote, no lo quería: quería morir así. Y ella, en el convento, rezaba. Y cuando ese hombre estaba allí, precisamente en el momento de ser ajusticiado, se dirige al sacerdote, toma el Crucifijo y lo besa. ¡La paciencia de Dios! Y hace lo mismo también con nosotros, ¡con todos nosotros! Cuántas veces –nosotros no lo sabemos, lo sabremos en el cielo–, cuántas veces nosotros estamos ahí, ahí... [a punto de caer] y el Señor nos salva: nos salva porque tiene una gran paciencia con nosotros. Y ésta es su misericordia, Nunca es tarde para convertirnos, pero es urgente, ¡es ahora! Comencemos hoy. Que la Virgen María nos sostenga, para que podamos abrir el corazón a la gracia de Dios, a su misericordia; y nos ayude a nunca juzgar a los demás, sino a dejarnos provocar por las desgracias de cada día para hacer un serio examen de conciencia y arrepentirnos.” (Angelus III.er Domingo de Cuaresma, 28 de febrero de 2016). La primera encíclica del papa Benedicto XVI trata un tema que permite recorrer toda la historia de la Iglesia que, entre otras cosas, es una historia de caridad. Es la historia del amor que hemos recibido de Dios y debemos llevar al mundo: esta caridad recibida y dada

es el fundamento de la historia de la Iglesia y de la historia de cada uno de nosotros. La caridad está en el centro de la vida de la Iglesia, y es verdaderamente su corazón, como decía santa Teresa del Niño Jesús. Para cada uno de los fieles, como para la comunidad cristiana en su conjunto, vale la palabra de Jesús, según la cual la caridad es el primer mandamiento y el más alto: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu

La Divina Misericordia


10

LA MISERICORDIA

ser... Amarás a tu prójimo como a ti mismo» ( M e 12,30-31). El Año jubilar que estamos viviendo nos brinda también la ocasión de volver a este corazón palpitante de nuestra vida y de nuestro testimonio, al centro del anuncio de fe: «Dios es amor» ( 1 Jn 4,8.16).

La Divina Misericordia

Dios no tiene simplemente el deseo o la capacidad de amar; Dios es caridad: la caridad es su esen- Coronilla de la Divina Misericordia (Se utiliza el rosario normal.) cia, su naturaleza. Él es único, pero no es solitario; no puede estar solo, no puede cerrarse en sí mismo, porque es comunión, es caridad, y la caridad por naturaleza se comunica, se difunde. Así, Dios asocia al hombre a su vida de amor y, aunque el hombre se aleje de Él, Él no permanece distante sino que le sale al encuentro. (En el 10.° aniversario de la Encíclica «Deus caritas est» de Benedicto XVI; 26-11-2016)

1. Comenzar con un Padre Nuestro, Avemaría, y Credo. 2. Al comenzar cada decena decir: “Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero.” 3. En las cuentas pequeñas: “Por Su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero.” 4. Al finalizar las cinco decenas de la coronilla se repite tres veces: “Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y del mundo entero.”

Intenciones de oración del Santo Padre confiadas al Apostolado de la Oración para el año 2016 Mayo

Junio

Universal.  Las mujeres en la sociedad

Universal.  Solidaridad en las ciudades

Para que en todos los países del mundo las mujeres sean honradas y respetadas y sea valorizado su imprescindible aporte social.

Para que los ancianos, marginados y las personas solitarias encuentren, incluso en las grandes ciudades, oportunidades de encuentro y solidaridad.

Por la Evangelización. El Rosario

Por la Evangelización. Seminaristas y novicios

Para que se difunda en las familias, comunidades y grupos, la práctica de rezar el santo Rosario por la evangelización y por la paz.

Que los seminaristas y los novicios y novicias tengan formadores que vivan la alegría del Evangelio y les preparen con sabiduría para su misión.


MADRE DE LOS POBRES

11

Doña Dorotea de Chopitea Madre de los pobres

S

e cumple en junio de 2016 el   segundo centenario del nacimiento de la venerable doña Dorotea de Chopitea, salesiana cooperadora, verdadera madre de los pobres de la ciudad de Barcelona, creadora de numerosas instituciones al servicio de la caridad y misión apostólica de la Iglesia. Entre ellas cabe destacar la erección de la primera ermita al Sagrado Corazón en el Puig de l'Aliga, el punto más alto del Tibidabo. En este Año de la Misericordia su figura cobra especial relieve y nos anima a imitar su ejemplo de ser "misericordiosos como el Padre". Un vizcaíno en Chile

pendencia de España, que lograron en 1818. Al año siguiente, don Pedro, que se había alineado con los realistas y había sufrido la cárcel por ello, trasladaba a su familia a Barcelona. Cuando cumplió los trece años, aconsejada por su hermana Josefina, tomó como director espiritual al sacerdote Pedro Nardó, de la parroquia de Santa María del Mar. Durante 50 años don Pedro fue su confesor y su consejero en los momentos delicados y difíciles. El sacerdote la educó con amabilidad y fortaleza a "separar su corazón de las riquezas." Durante toda su vida, Dorotea consideró las riquezas de su familia no como una fuente de diversión y disipación, sino como un gran medio puesto en su mano por Dios para hacer el bien a los pobres.

Dorotea, la más pequeña de las hijas de don Pedro Nolasco Chopitea e Isabel Villota, nació en Santiago de Chile, y se bautizó y recibió la confirmación el mismo día: 5 de agosto de 1816, tomando Esposa a los dieciséis años los nombres de Antonia, Dorotea y Dolores, aunque fue siempre co- Los Chopitea se habían encontrado en Barcelona con unos amigos nocida como Dorotea. de Chile, la familia Serra, que haEn 1816, el año del nacimiento de bían vuelto a España por la misma Dorotea, los chilenos comenzaron razón, la independencia. El padre, a reivindicar abiertamente la inde- Mariano Serra i Soler provenía de

Madre de los pobres


12

MADRE DE LOS POBRES

José María Serra y marchar con su madre, o casarse a los dieciséis años. Dorotea con el consejo de don Pedro Nardó, decidió casarse. El matrimonio se celebró en Santa María del Mar el 31 de octubre de 1832.

Madre de los pobres

El joven matrimonio se instaló en la calle Montcada, en el palacio de los padres del marido. El entendimiento entre unos y otros fue perfecto y fuente de felicidad y bienestar. El "te amaré siempre" jurado por los dos esposos ante Dios, se desarrolló en una afectuosa y sólida vida matrimonial, que dio vida Palafrugell y también se había la- a seis hijas. brado una brillante posición económica. Casado con una joven Cincuenta años después del sí procriolla, Mariana Muñoz, había te- nunciado en la iglesia de Santa nido cuatro hijos, el mayor de los Maria del Mar, José María Serra dirá cuales, José María, había nacido que en todos aquellos años "nuesen Chile el 4 de noviembre de 1810. tro amor creció de día en día." A los dieciséis años Dorotea vivió el momento más delicado de su vida. Estaba prometida a José María Serra aunque se hablaba del matrimonio como de un acontecimiento futuro. Pero sucedió que don Pedro Chopitea tuvo que volver a América Latina para defender sus intereses, y poco después su esposa Isabel se preparó para atravesar el Atlántico para alcanzarlo en Uruguay con los hijos más jóvenes. De repente, Dorotea se encontró ante una decisión fundamental para su vida: romper el profundo afecto que la unía con

Cariñosa y fuerte Persona delicada, carácter fuerte y decidido. Este fue el campo de batalla en el que Dorotea luchó durante toda su vida para adquirir la humildad y la calma que la naturaleza no le había regalado. Así escribió en sus apuntes espirituales: "Pondré todo mi empeño en que desde la mañana todas mis acciones estén dirigidas a Dios." "No dejaré la meditación y la lectura espiritual sin grave motivo." "Ha-


MADRE DE LOS POBRES

13

cer todas las acciones desde Dios y por Dios, renovando frecuentemente la pureza de intención... Prometo a Dios purificar mi intención en todas las acciones." Al encuentro de Don Bosco En los últimos decenios de 1800, Barcelona es una ciudad a la que está llegando la "revolución industrial." La periferia está llena de gente muy pobre. Faltan asilos, hospitales, escuelas. En los ejercicios espirituales que realiza en el año 1867, doña Dorotea escribe entre los propósitos: Habiendo tenido conocimiento de "Mi virtud predilecta será la ca- Don Bosco, le escribió el 20 de ridad hacia los pobres, aunque septiembre de 1882. Le dijo que me cueste grandes sacrificios." Y Barcelona era una ciudad "emiAdrián de Gispert, sobrino segun- nentemente industrial y mercando de Dorotea, testimoniará: "Me til," y que su joven y dinámica consta que tía Dorotea fundó hos- congregación, encontraría mupitales, asilos, escuelas, talleres cho trabajo entre los muchachos de artes y oficios y otras muchas de los suburbios. Ofrecía una obras. Me acuerdo de haber vi- escuela para aprendices trabajasitado algunas en su compañía." dores. Cuando vivía su marido, él le ayudaba en estas obras caritativo-sociales. Después de su muerte, salvaguardó ante todo el patrimonio de sus cinco hijas; luego, sus bienes "personales" (su riquísima dote, los patrimonios recibidos personalmente en herencia, los bienes que su marido quiso inscribir a su nombre), los empleó en los pobres con una cuidadosa y prudente administración.

Don Bosco no pudo ir a Barcelona hasta la primavera de 1886 y las crónicas refieren ampliamente el triunfal recibimiento que le dispensaron en la metrópoli catalana, y las atenciones afectuosas con las que doña Dorotea, sus hijas, sus nietos y parientes rodearon al santo. Pero Dorotea hizo algo más que atenciones, compró la casa destinada a los "Talleres salesianos" para crear la que sería, con el

Madre de los pobres


14

MADRE DE LOS POBRES

última previsión para su vejez, lo que guardaba para vivir modestamente juntamente con María, su fiel camarera.

Madre de los pobres

El viernes santo de 1891, en la fría iglesia de María Reparadora, mientras pasaba recogiendo la colecta, contrajo una pulmonía. Tenía setenta y cinco años, y enseguida se vio que no superaría la crisis. Acudió don Rinaldi y estuvo largo rato a su cabecera. Escribió: "En los pocos días que continuó con vida, no pensaba en su enfermedad sino en los pobres y en su alma. Quiso decir alguna cosa en tiempo, la gran Escuela Profesio- particular a cada una de sus hijas, nal de los Salesianos de Sarriá. y bendijo a todas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu SanEl 30 de mayo de 1886 fue ella la to, como un antiguo patriarca. que decidió construir en el punto más alto de la montaña, cuya Mientras estábamos alrededor de cumbre había sido otorgada a Don su lecho encomendándola al SeBosco, una sencilla ermita de lí- ñor, en un cierto momento levantó neas góticas que se conserva en los ojos. la actualidad adosada al templo superior. De esta manera, antes de El confesor le presento el crucifijo que pasaran dos meses de la en- para besarlo. Los que estábamos trega de los terrenos a Don Bosco, presentes nos arrodillamos. Doña quedaba en la cumbre una señal Dorotea se recogió, entornó los bien clara de su destino a gloria ojos y expiró suavemente." Era el 3 de abril de 1891, cinco días desdel Corazón de Jesús. pués de Pascua. La última entrega a la Familia Salesiana fue la escuela "Santa Do- El Papa Juan Pablo II la declaró rotea" confiada a las Hijas de Ma- "venerable" el 9 de junio de 1983, ría Auxiliadora. Para su compra es decir, "cristiana que practicó en se necesitaban 60.000 pesetas y grado heroico el amor a Dios y al ella las entregó diciendo: "Dios me prójimo." quiere pobre." Aquella suma era la N. Echave, sdb


CONGRESO COR IESU VULTUS MISERICORDIAE

15

El arzobispo de Barcelona presidió en el Templo del Tibidabo la Misa de clausura del Congreso Cor Iesu vultus Misericordiae

E

  n el Templo Expiatorio del Tibidado,    el arzobispo de Barcelona, monseñor Juan José Omella presidió la Eucaristía final del Congreso “Cor Iesu, vultus Misericordiae” celebrado estos días en la Ciudad Condal y que se ha centrado en las enseñanzas de Santa Teresa del Niño Jesús sobre el Amor Misericordioso de Dios. El arzobispo de Barcelona invitó a tomar como modelos para seguir este camino a Santa Teresita del Niño Jesús y a sus padres para ser apóstoles de la Misericordia. La presencia de sus reliquias en esta Misa y en todos los actos del Congreso se ha convertido en un reclamo para muchos fieles. A lo largo de estos días se han tenido diversas celebraciones en la Basílica de la Mercè, en la Balmesiana, y el

domingo de la Misericordia, la Misa de clausura en el Templo del Tibidabo. El Congreso ha tenido como coordinador al doctor Enrique Martínez, secretario de la Institución Balmesiana y ha sido convocado por el Apostolado de la Oración, Instituto Santo Tomás (Balmesiana), Templo del Sagrado Corazón (Tibidabo), Basílica de Nuestra Señora de la Merced de Barcelona, el Instituto Internacional del Corazón de Cristo y Aulas de Teología del Corazón de Jesús de Toledo y Getafe. Este Congreso “Cor Iesu vultus misericordiae” ha vuelto a convertir a la ciudad de Barcelona en un referente espiritual en el culto y la devoción al Corazón de Jesús, rostro de la Misericordia del Padre.

Congreso Cor Iesu vultus Misericordiae


16

CONGRESO COR IESU VULTUS MISERICORDIAE

FOLIO EXPLICATIVO

Reliquias de Santa Teresita y sus padres en la Basílica.

Jubileo de Germandats i Cofradies de Barcelona. Alocución del señor Cardenal. Sábado, 16 de abril.


17

Las parroquias del Arciprestazgo del Valle Hebrón, presididas por su Arcipreste P. Fermín Delgado, en el Templo del Tibidabo para ganar el Jubileo, sábado 12 de marzo.


18

TESTIGOS DE NUESTRO TIEMPO

El mal de este mundo viene del pecado La Doctora Anca-Maria Cernea, médica del Centro de Diagnósticos y Tratamientos Victor-Babes y Presidenta de la Asociación de Médicos Católicos de Bucarest (Rumanía), hizo la siguiente presentación ante el Papa Francisco y el Sínodo de Obispos.

S

Testigos de nuestro tiempo

u Santidad, Padres Sinodales, hizo de manera violenta, el Marxis  Hermanos y Hermanas, mo clásico, que mató a decenas de Represento a la Asociación de Doc- millones. Ahora, se está haciendo tores Católicos de Bucarest. Soy de primordialmente a través del Marla Iglesia Greco-Católica Rumana. xismo cultural. Hay una continuidad Mi padre fue un líder político cris- desde la revolución sexual de Lenin, tiano, que fue encarcelado durante a través de Gramsci y la escuela de 17 años por los comunistas. Mis pa- Frankfurt, hasta hoy en día los deredres estaban comprometidos, pero chos de los homosexuales y la ideosu boda tuvo lugar 17 años después. logía de género. Mi madre esperó a mi padre todos esos años, aunque ella ni siquiera sabía si él seguía vivo. Ellos han sido heroicamente fieles a Dios y a su compromiso. Su ejemplo muestra que la gracia de Dios puede superar terribles circunstancias sociales y pobreza material.

El Marxismo clásico pretendía rediseñar la sociedad, a través de la apropiación violenta de la propiedad. Ahora la revolución es más profunda; pretende redefinir la familia, la identidad sexual y la naturaleza humana. Esta ideología se llama a sí misma progresista. Sin embargo, no es otra cosa que la antigua oferta de la serpiente: que el hombre tome el control y reemplace a Dios para lograr la salvación aquí, en este mundo. Es un error de naturaleza religiosa, es gnosticismo.

Nosotros, como doctores católicos, defendiendo la vida y la familia, podemos ver que esto es, ante todo, una batalla espiritual. La pobreza material y el consumismo no es la causa primordial de la crisis de la familia. La causa primordial de la revolución sexual y cultural es ideo- Es tarea de los pastores reconocerlógica. lo y advertir al rebaño de este peNuestra Señora de Fátima dijo que ligro. “Buscad primero el Reino de los errores de Rusia se extende- Dios, y Su justicia, y todo lo demás rían por todo el mundo. Primero se se te dará por añadidura.” La misión


TESTIGOS DE NUESTRO TIEMPO

de la Iglesia es salvar almas. El Mal, en este mundo, viene del pecado, y no por la disparidad de riquezas o el “cambio climático.” La solución es: Evangelización. Conversión. Lo solución no es un aumento del control de los gobiernos, ni un gobierno mundial. En la actualidad éstos son los principales agentes que imponen el Marxismo cultural a nuestras naciones bajo la forma de control de población, la salud reproductiva, los derechos de los homosexuales, la educación de género, entre otros. Lo que actualmente necesita el mundo no es la limitación de la libertad, sino la verdadera libertad, la liberación del pecado, la salvación. Nuestra Iglesia fue suprimida por la ocupación Soviética. Ninguno de

nuestros 12 obispos traicionó su comunión con el Santo Padre. Nuestra Iglesia sobrevivió gracias a la determinación de nuestros obispos y su ejemplo resistiendo la prisión y el terror. Nuestros obispos le pidieron a la comunidad no seguir al mundo, no cooperar con los comunistas. Ahora necesitamos que Roma le diga al mundo: “Arrepiéntete de tus pecados y vuelve a Dios, porque el Reino de los Cielos está cerca.” No sólo nosotros, los laicos católicos, sino además muchos Cristianos Ortodoxos están rezando con inquietud por este Sínodo. Porque, como dicen, si la Iglesia Católica cede al espíritu del mundo, va a ser muy difícil resistir para los otros cristianos.

Sínodo de los Obispos,

Viernes 16 de octubre de 2015

19

Testigos de nuestro tiempo


20

RETAZOS DE MI DIARIO

Retazos de mi diario

Destacamos algunas instantáneas de la vida de este Templo y que ciertamente el “Jubilero de la misericordia” está influyendo en ello: grupos parroquiales, sacerdotes del clero diocesano, religiosos, jubilados, jóvenes que conviven unos días en la residencia, familias, antiguos alumnos salesianos, y muchachos/as de tantos movimientos cristianos.

Grupo juvenil

Padre José María Sanz

Jubilados

Peregrinos Plaza animada

Sacerdotes y Seminaristas Pequeñín con sus padres

Colegio Salesiano de Italia


00

Delegado del Rector Mayor visitándonos

Señor Obispo presidiéndonos

Cristianos acabados de bautizar

Grupo depotivo

Boda

Fieles ucranianos Celebración solemne en la Basílica

Grupo peregrino


00

CON JESÚS EN EL TIBIDABO

Con Jesús en el Tibidabo “Me llano Martina, soy de Arizona de EE.UU., y he venido aquí en donde he encontrado algo especial,” le dice una señora emocionada al sacerdote después de la Eucaristía. En estos días de Jubileo estamos notando una mayor frecuencia de peregrinos que solicitan el sacramento de la confesión. Sabemos que la gracia de Dios actúa en los corazones. “Cada día rezo por los salesianos del gran Tibidabo,” nos dice un señor enfermo que es antiguo alumno salesiano y se acuerda mucho de su Colegio de Sabadell. “Venid a buscarme porque quiero ganar el Jubileo,” nos dice una señora mayor que vive en la Residencia Betania. Así lo hicimos una mañana soleada. “Si no tuviera fe haría tiempo que me hubiera tirado por el balcón,” nos dice una señora italiana que cuida a su madre enferma, desde hace muchos años. “Encomiendo al Señor a toda la Comunidad,” nos dice un señor al enterarse del fallecimiento del Padre Servacio, al que hacía tiempo no veía. Un grupo de jóvenes de la parroquia de San Mateo, con su joven vicario, entran en la Basílica para ganar el jubileo. Rezan ante el Santísimo y, los que quieren, se confiesan. “Llevamos siete años con nuestro hijo atrapado en la droga, ha estado en la cárcel, y estamos toda la familia cansados de sufrir.” Rezamos por la madre angustiada.


CON JESÚS EN EL TIBIDABO

“Yo estaba paralizada de medio cuerpo sin poder moverme, y no tenía solución. Le pedí a la Virgen Santísima que me curara, y ahora vengo caminando, restablecida del todo,” nos dice una señora emocionada. Cada semana nos visitan grupos de abuelos de la agencia Novotours. Los que quieren escuchan la historia del Templo y les encanta. “Aquí se respira paz,” nos dice la señora de Austria que acompaña a un grupito de chicas Dos muchachas unijóvenes que visitan la cripta. versitarias, una chi“Antes de ir a dormir salgo a la ventana y na y otra musulmasaludo al Sagrado Corazón que veo desde na, escuchan con inmi casa,” nos dice una señora mayor, y no es terés la historia del Templo y de la adola única que lo hace. ración perpetua. Una “Llevo 20 años aplicando una misa por mi entra en la capilla de esposo difunto, si no lo necesita él, ya se la la adoración y sale aplicará a otro,” nos dice una adoradora noc- contenta. turna al darnos la limosna. “He podido reunir a Tres autocares de las parroquias del Arci- los abuelitos y heprestazgo del Valle de Hebrón, suben al Tibi- mos ido a la capilla dabo para ganar el jubileo un domingo por la de la Residencia. mañana. Entran cantando por la puerta santa, Cada uno ha hecho una petición, luego “Ellos son cristianos y están preocupados hemos rezado un por la imagen de su país que dan los medios padrenuestro,” nos de comunicación,” nos dice la guía del grupo dice la trabajadora de de Irán que nos visita. una Residencia de anAl hablar con dos viejecitas de unos 80 años cianos. que suben a la adoración el 2.º viernes de cada “Aquí es donde se mes, notamos que viven la vejez con gozo y paz. arregla todo, lástima “He venido aquí para cumplir una promesa: que a los políticos no estaba parado, se lo pedí al Señor, ahora hay quien los entientrabajo y he subido al Tibidabo para darle da,” nos dice al entrar gracias,” nos dice un joven padre de familia en la capilla del Santísimo. con su pequeña en brazos.

23


24

LOS TESTIGOS DE LA MISERICORDIA

San Leopoldo Mandic La ciudad eterna se ha vestido de fiesta con la llegada de las reliquias de San Pío de Pietrelcina y San Leopoldo Mandic que han estado en la capital italiana desde principios de mes hasta el miércoles 11 de febrero. Los restos mortales de los dos santos capuchinos salieron del santuario de San Giovanni Rotondo y llegaron a la iglesia romana de San Lorenzo Extramuros, donde han sido venerados con celebraciones litúrgicas. El P. Pío es universalmente conocido, pero no lo es el P. Leopoldo Mandic del que trazamos su perfil.

Los testigos de la Misericordia

H

   ay santos que desconciertan.    Será que esperamos encontrar en el catálogo de los canonizados a superhombres, lumbreras o seres extraordinarios... Lo admirable es comprobar que eso es más bien lo excepcional, y que muchos de ellos no sólo están lejos de esa falsa imagen sino que han sido, según los criterios humanos, “poca cosa”, personas de “poca valía.” Un hombre “fracasado” Basta para ello asomarnos a la vida de este sacerdote por ahora casi desconocido, canonizado hace pocos años.

una ciudad frente al Mar Adriático. A los 16 años entró en el noviciado capuchino de Udine (Italia). Al verle llegar, sus compañeros no pudieron contener cuchicheos y sonrisas ante aquél jovencito desgarbado, tímido, torpe en el hablar y en el andar, que movía a compasión y ternura mientras caminaba arrastrando sus pies con unas mal acomodadas sandalias. Se preguntaban los maestros cuántos meses podría soportar su cuerpecito los rigores y austeridades del convento. Pero Leopoldo los sorprendió a todos: era estudioso, listo, disciplinado, piadoso. Nueve años más tarde, en 1890, terminó los estudios y recibió la ordenación sacerdotal.

Leopoldo Mandic, el penúltimo de una familia de doce hijos, había nacido en 1866 en Castelno- Ahora sí..., pensaría, ya llegó vo o Hérzeg (Croacia, Yugoslavia), el momento de empezar a po-


LOS TESTIGOS DE LA MISERICORDIA

ner en práctica tantos sueños alimentados desde niño para el sacerdocio. Pero su vida tenía pocas emociones. No pasaba nada, ni figuraron grandes acontecimientos; algún traslado de un convento a otro como es habitual en la vida de los frailes, y nada más. Más aún, un defecto de pronunciación o cierta dislexia le hacía muy difícil hacerse entender y sus sermones no eran comprendidos por casi nadie. Todas sus ilusiones se vinieran abajo, una por una... Además, medía poco más de metro y medio de estatura y sufrió un catálogo completo de enfermedades: veía mal, la artritis le amenazó todos sus miembros; hubo de someterse más tarde a que le extrajeran todos los dientes. El estómago le causaba tales dolores que no El fracaso humano, camino de Dios le dejaban reposo. Pero Leopoldo sabía que detrás Comía poquísimo y tenía digesde esos aparentes fracasos humationes difíciles. La fiebre no le dejaba casi nunca y en sus últimos nos, Dios le tenía preparados una años un cáncer acabó con su es- gran misión, lo quería sobre todo tómago. En realidad para el padre para la ardua tarea del confesionaLeopoldo todo eran penalidades. rio, especialmente en Padua donCon trabajos pudo aprender bien de vivió gran parte de su vida. A el italiano viviendo en Italia, pero base de esfuerzo y correspondenaprendió, además, otro lenguaje cia a las gracias que Dios le daba, que sólo enseña Dios, una sabidu- le creció un gran corazón. ría preciadísima: conocía el idioma Lo único que le impidió trabajar de las almas para hablarles al fon- sin parar hasta el día anterior a su do del corazón. muerte, fue un ataque cerebral que

25

Ladillo con varias líneas M

Los testigos de la Misericordia


26

LOS TESTIGOS DE LA MISERICORDIA

le sorprendió antes de celebrar la Santa Misa y que marcó el final de 52 años de su vida transcurridos en el oscuro silencio de un confesionario. “En verdad, soy una calamidad…” Los testigos de la Misericordia

El padre Leopoldo siempre estaba allí dando la suya, disponible, prudente, modesto; era maestro respetuoso, consejero espiritual y comprensivo. En una palabra, era “el confesor,” como le conocían sus penitentes y hermanos. Solo sabía confesar. Y justamente aquí reside la grandeza del padre Leopoldo: saber desaparecer para ceder el puesto a Dios, al verdadero pastor de las almas. Su grandeza consistió no en algo externo o brillante sino en inmolarse y entregarse día a día, sin pausa.

Sobre esta pobreza de vida sin ninguna importancia exterior, Dios alumbró una nueva grandeza: San Leopoldo entendió muy bien que el mundo no puede existir sin el amor de Dios y que la reconciliación y la penitencia son fruto de ese amor que procede de Dios. Un santo de nuestro tiempo San Leopoldo no es un santo anticuado de otras épocas o a lo sumo para principios de este siglo. Fue canonizado el 16 de octubre de 1983. Juan Pablo II (Alocución en Zaire, 4 de mayo de 1980) decía a los sacerdotes: Sí, conozco vuestras dificultades; tenéis que cumplir muchas tareas pastorales y os falta siempre tiempo. Pero cada cristiano tiene derecho al encuentro personal con Cristo crucificado que perdona (...) Por todo esto os suplico: considerad siempre este ministerio de reconciliación en el sacramento de la penitencia como una de vuestras tareas más importantes.

¿De dónde sacaba fuerzas para sostenerse? Apenas comía y dormía. Decía de sí mismo, en broma, que era tan pequeño su cuerpo que le bastaba lo que a los pájaros para alimentarse y des- San Leopoldo –orgullo de su tierra natal, Croacia, de Italia y del cansar... mundo entero– lo vivió y entendió Y, además, se tomaba poco en muy bien muchos años antes, porserio a sí mismo por sus limitacio- que lo tocó en carne propia. San nes, convencido de que no valía Leopoldo Mandic ha sido llamagran cosa. No le importaba lo más do El Santo de la Confesión del mínimo: –En verdad, soy una cala- siglo xx. midad, soy una figura verdaderamente ridícula –decía. Nicolás Echave


ROSTRO DE LA MISERICORDIA

27

El rostro de la Misericordia es el Corazón de Jesús

“C

    or Jesu, vultus misericordiae,”     es, como sabemos, el título del Congreso Internacional celebrado en Barcelona en torno a la Fiesta de la Divina Misericordia. Los organizadores con, certera visión sobrenatural, lo encomendaron a la intercesión de santa Teresa del Niño Jesús y de la Santa Faz, así como a la de sus padres san Luis Martin y santa Celia Guérin. En el n.º 1 de Misericordiae vultus, bula de este jubileo extraordinario que estamos celebrando, el papa Francisco recordaba que la Iglesia, contemplando el rostro de Jesucristo, rostro de la misericordia del Padre, debe introducir a todos los hombres en el Corazón de la Trinidad, intimidad más profunda del misterio de Dios de donde brota y discurre incesante el gran río de la misericordia, pues «Él nunca se cansa de destrabar la puerta de su Corazón para repetir que nos ama y quiere compartir su vida con nosotros.» En el segundo domingo de junio de 2005, a los pocos meses de iniciar su pontificado, Benedicto XVI nos señalaba el medio al que acudir para llevar al mundo este mensaje de Misericordia: «el Corazón de Jesús es el símbolo por excelencia de la misericordia de Dios; pero no es un símbolo imaginario, es un símbolo real, que representa el centro, la fuente de la que ha brotado la salvación para la humanidad entera». A los adoradores del Corazón de Jesús nos resulta particularmen-

te grato que el Congreso se haya centrado en estudiar el rostro de la misericordia divina en el Corazón de Jesús a la luz del camino de infancia espiritual de santa Teresa del Niño Jesús, virgen y doctora de la Iglesia, pues tenemos siempre presente que la Congregación para el Culto Divino en un decreto del 6 de marzo de 2004 la declaró también patrona segunda del Apostolado de la Oración. También podríamos llamarla «doctora de la Misericordia divina», por habernos enseñado el camino más fácil y seguro que lleva a recibirla y transmitirla: «Lo que agrada a Dios en mi pequeña alma, es que ame mi pequeñez y mi pobreza. Es la esperanza ciega que tengo en su misericordia». «Puesto que me habéis amado, hasta darme a vuestro único Hijo como Salvador y como Esposo, los tesoros infinitos de sus méritos son míos; os los ofrezco con alegría, suplicándoos que no me miréis sino a través del rostro de Jesús y en su Corazón ardiendo de Amor». Siguiendo su caminito de confianza esperamos que al final de la jornada nuestra patrona y maestra nos espere a la puerta del Cielo para introducirnos ante el trono del Corazón de Jesús donde poder cantar con ella: «Misericordias Domini in aeternum cantabo», «Cantaré eternamente las misericordias del Señor».

José Javier Echave-Sustaeta

Rostro de la Misericordia


28

AQUÍ SIEMPRE ES FIESTA

Aquí siempre es fiesta “Nosotros hacemos consistir la santidad en estar siempre alegres.” Don Bosco


FOLIO EXPLICATIVO

00


30

DONATIVOS Adam, Delfina Aguado, Teresa Albert Fontcuberta, María Carmen Almas del Purgatorio Andrea Montoya, María Borrull Marí, Carmen Botet Vidal, María Consuelo Crosas Pujadas, Asunción Familia Pont Bomfills Fernández López, Julián Figueres, Josep Maria Fortuny Cucurny, Marta Gagigos Coscojuela, Rosa María Guinart Roser Guixè Canals, Ramón Hermanas Carmelitas de San José Huguet, M. Àngel Iglesia Pueblo Rébola Iváñez de Lara, Luis Lladó Molina, Guillermo Lladó, Guillermo Martín, Amalia Ortega Deniz, Isabel Clara Pedrosa Sanz, María Gloria Placencia Lizarralde, Rosi Prat Canadell, Josep Roca, María Rosa San Martín, Clara Soldevila, María Pilar Trigas Pérez, Manuel Zamora, Raquel

Actos de culto

DONATIVOS Iluminación Amalia y Luis Amaro Pereira, Sergio Artola, Elena Bardají, María José Carmona, Juan de Dios Casals, Ramón Collado, Dolores De Fortuny, Marta De Paula, Francisco Díaz Montés, Maite Elvira Elvira, María Eularia Mir, María Familia Borondo Moreno Familia Deirós Domínguez Familia Fernández Díaz Familia Maristany Pintó Familia Marrón Estrada Familia Poch Familia Sala Familia Sala Sánchez Familia Tarragó Familia Vázquez Domínguez Familia Vilaplana Familia Vilarrublia Familia Vilarubias Familia Vives Gil Familia Vives Tanganelli Fortuny, Marta de Francisco de Paula García Pérez, Antonia García, Antonia

Germanes Pascual Gómez, Dolores Grupo Universitario de la Parroquia Santa Inés y Colegio Santa Isabel Guillermo Jaime Jiménez, Ramona Llonch Morral, Josefa Loli y José María Maldonado, Natividad Marginver, sl María María Elvira Martí Torres, Roser Navarro, Roger Navarro, Sergi Nia Nogales Patricia Pau Pascual, María Paula, Francisco de Pepe, Quique y Rosendo Pintó Font, Isabel Ramón y Teresa Rivas, Manuela Roca de Viñals de Vergés, Ana María Salvans, María Dolores Señora Martín Vadillo Gonzalo, María Mercè Vadillo, Mercè Valiente, Vanessa Vanesa, Valiente Vilarrubias, Felio Vivé, Joan Vives, Ángel

García, Encarna

Misas días laborables:  8, 12, 17 y 19 Misas días festivos:  8, 10, 11, 12, 17 y 19 Rosario, Vísperas y Bendición:  a las 18 horas

LIBRERÍA BALMES Duran i Bas, 11 - 08002 Barcelona. Teléfono 93 317 80 94 Fax 93 317 94 43 http://www.balmeslibreria.com

SERVICIO DE VENTA ON LINE Visitando nuestra página web podrá realizar sus compras sin desplazarse y recibir puntualmente sus libros en casa. Libros de Teología y Vida espiritual, Mariología y Hagiografía, Sagrada Escritura y Patrística, Magisterio de la Iglesia, Catequesis, Educación y Formación cristiana, Historia, Filosofía, Ética y Psicología, Sociología y Política, Literatura, etcétera. Servicio de suscripción a L’Osservatore Romano y revistas nacionales y extranjeras.


Tibidabo: Parroquia jubilar evangelizadora es ser S       Pueblo de “de acuerdo con elDios, gran   er Iglesia

proyecto de amor del Padre. Esto implica ser el fermento de Dios en medio de la humanidad. Quiere decir anunciar y llevar la salvación de Dios en este mundo nuestro, que a menudo se pierde, necesitado de tener respuestas que alienten, que den esperanza, que den nuevo vigor en el camino. La Iglesia tiene que ser el lugar de la misericordia gratuita, donde todo el mundo pueda sentirse acogido, amado, perdonado y alentado a vivir según la vida bue-

na del Evangelio.” (Evangeli Gaudium, n.º 114). Hemos oído al Papa Francisco. Nosotros como parroquia salesiana del Tibidabo, acogemos su invitación, sintiendo la urgencia de la misión evangelizadora encomendada a este Templo Jubilar de Barcelona. Podemos afirmar, que estamos notando el incremento de peregrinos que con gran fervor llegan para ganar el jubileo. No faltan los grupos juveniles que suben caminando de noche la montaña, oran ante el Santísimo y celebran con fervor la santa Eucaristía.


FOLIO EXPLICATIVO

Cantemos al Amor de los amores, cantemos al Señor. ¡ Dios está aquí ! Venid, adoradores; adoremos a Cristo Redentor. ¡ Gloria a Cristo Jesús ! Cielos y tierra, bendecid al Señor. ¡ Honor y gloria a ti, Rey de la gloria; amor por siempre a ti, Dios del amor !

Revista Tibidabo 546 Mayo - Junio 2016  
Advertisement