Issuu on Google+

AÑO 001 EMISIÓN 007

DISTRIBUCIÓN GRATUITA


El MEJOR lugar para hacer llegar su marca a nuevos clientes... REVISTA T+

DIRECCION: Calle Rep. de Chile329 La Negrita TELEFONO: 281607


#7

20 de noviembre de 2013

05

EL ARTE DE MIRARNOS

10

LA CASA MACHISTA ES LO PEOR PARA UNA MUJER

12

ISSA WATANABE GANA «A LA ORILLA DEL VIENTO»

16

YURI VÁSQUEZ EN SU ESTUDIO

20

CONFESIONES DE UN PAYASO

22

LUN HOMBRE QUE CONSTRUYE FIESTAS Búscanos en:

REVISTA T+

La condición del respeto es ver por el otro. Es hacerse responsable por los actos de uno hacía el otro: el compañero, la vecina, el prójimo. Sin esta mínima condición de respeto la convivencia social sería insostenible. De la misma manera, tener respeto se trata de aceptar al otro tal y como es, sus acciones, su forma de pensar (por lo demás, qué hay que podamos hacer que no ha pasado antes por nuestra mente), su cultura, sus valores. ¿Qué sucede cuándo el otro atenta contra el uno, contra el yo; cuando sus costumbres, cultura, valores me ofenden, me denigran, me violentan? En la sociedad en la que vivimos no es una cultura o costumbres extrañas las que día a día van mermando el respeto que unos a otros nos deberíamos tener, por el contrario, es el sistema en el que estamos inmersos el que es agresivo con nosotros mismos, y de ello no nos damos cuenta y hemos llegado a normalizarlo, al punto de no poder distinguir un comportamiento agresivo de uno que no lo es. La violencia de género es la principal causa de muerte de mujeres de entre 15 y 44 años en todo el mundo. La mayoría de estas muertes se da dentro de casa, en la intimidad, ocasionadas por la persona que se supone debería ser la de mayor confianza, la protectora, con quien se debería compartir el cuidado mutuo, pero que termina siendo el victimario: el compañero, el marido, el novio. Mientras sigamos sin cambiar ni darnos cuenta de las actitudes, pensamientos y comportamientos que desarrollamos en nuestra vida diaria, esta violencia seguirá reproduciéndose en todos los niveles y estratos sociales, trayendo consigo precariedad, miedo, desconfianza. No basta con la creación de leyes y de estamentos que defiendan a la mujer, no debería ser necesario tenerla que defenderla: una sociedad donde no se te agreda por tu género, una sociedad, en fin, justa para todos. Donde escuchen tu amor, donde haya justicia para todos, donde sientan tu voz.

DIRECTOR GERENTE Oscar Montero DIRECCIÓN EDITORIAL Martín Zúñiga Chávez martinzunigach@gmail.com REDACCIÓN Augusto Carrasco / Edward de Ybarra COLABORADORES Jorge Álvarez / Dalia Abarca / Giovanni Barletti / Carlos Quenaya / Juan Fredy Abarca / José Luis Ramos / Erick Pfuro / Milena Justo / Manuel Angelo Prado / DIAGRAMACIÓN E ILUSTRACIÓN Sandino Abarca & Fernando Arce FOTOGRAFÍA Julio del Carpio Rimachi (JF Estudio) CORRECCIÓN Leo Cáceres

Puedes encontrar Revista T+ en:

Alianza Francesa de Arequipa Santa Catalina, 208 • Biblioteca del Cultural Rivero, 415 • Biblioteca Regional Mario Vargas Llosa San Francisco, 308 • Chicken Palace Álvarez Thomas, 118 • Librerías Crisol C.C. Real Plaza Arequipa Av. Ejército, 1009 - Tda. 130 • Hatunpa Ugarte, 208 • Librería San Francisco San Francisco, 102 • Club Internacional Av. Bolognesi s/n)• Librería Flores C. C. Panorámico Mercaderes, 224 - Tda. 01 Hecho del Depósito Legal en la Biblioteca Nacional del Perú Nº 2013-14913 Tiraje: 5000 ejemplares. Editado por: Corporación Vistaprevia EIRL Calle República de Chile 329 La Negrita Arequipa Impreso por: Grupo Montero EIRL Calle República de Chile 329 La Negrita EIRL


EN BREVE

04

3 2 1

Concurso escolar es en realidad fondo para canastas de navidad Decano de Colegio de Profesores de Arequipa, Juan Carlos Jaquehua, denunció que escolares son obligados a participar del Festival de Danzas Folklóricas organizado por la SubCafae de la UGEL Sur, perdiendo horas de clases y burlándose de la buena fe de éstos. Tiene la aprobación legal, pero ciertas irregularidades delatan el monto a recaudar. Indecopi sancionó a Ripley con S/. 74 mil Un cliente fue detenido y llevado a la comisaría sin poseer pruebas suficientes al ser acusado del robo de 3 electrodomésticos. El consumidor los pagó, pero no los pudo retirar al no haber stock en la tienda, así que los retiró al día siguiente. Se multó a la empresa con 20 UIT, al haber infringido los artículos 18 y 19 del Código de Protección y Defensa del Consumidor.

Perú detrás de Chile y Brasil en ranking financiero Por su facilidad de acceso a créditos y la solidez de su sistema bancario, el Perú se ubicó en el puesto 40 a nivel mundial, octavo a nivel de América Latina y el Caribe, según Foro Económico Mundial. El índice agrupa doce pilares, de los cuales cinco son básicos: Instituciones, Infraestructura, Ambiente Macroeconómico, Salud y Educación Ambiental.

5 4

Cuatro exdirigentes estudiantiles elegidos diputados en Chile Tras las elecciones presidenciales, se supo que fueron elegidos, Camila Vallejo, conocida internacionalmente, Karol Cariola del Partido Comunista, Giorgio Jackson de Revolución Democrática y Gabriel Boric de Izquierda Autónoma. Iniciarán su periodo en marzo del 2014. Los jóvenes se impusieron en los primeros lugares de sus respectivos distritos.

América Latina mira a la Izquierda Michelle Bachelet tiene las de ganar en la segunda vuelta de diciembre de este año. En Brasil, Dilma Rousseff, hija política de Lula, gobierna desde 2011. En Uruguay, José Mujica, tras finalizar su mandato, otro izquierdista tiene opciones de sucederle. En Ecuador, Rafael Correa continúa presidencia hasta 2017. En Venezuela, Nicolás Maduro tiene seis años de gobierno.


Texto por: Augusto Carrasco Ilustraciòn por: Sandino Abarca


06

L

a semana pasada se presentaron en Arequipa cuatro maneras de comunicar y sentir al ser humano. Cuatro enfoques que reflexionaban sobre las condiciones en las que la sociedad actual ejercita una humanidad muchas veces reprimida y muchas veces excesiva. Fueron dos proyectos de danza y dos de teatro: cuatro espacios donde pensarse y desde donde pensar el mundo. Cuatro propuestas que rompen los límites de su definición artística para convertirse en un íntimo diálogo que permite conocer, entender y cuestionar lo que somos y lo que nos rodea. Desde hace cuatro años el Centro Cultural de España en Lima organiza las «Ayudas a la Producción y Exhibición de Artes Escénicas en Perú» para motivar la producción y difusión de proyectos de creación como un medio para el desarrollo humano, social y económico en el Perú. La convocatoria para este año comenzó el diciembre del 2012 y cerró en marzo de este año. Los resultados se publicaron en abril resultando ganadores cuatro proyectos que el Centro Cultural Peruano Norteamericano trajo hasta nuestra ciudad, para que el inquieto público arequipeño las pudiera conocer. A continuación una mirada sobre tres de las cuatro propuestas ganadoras: 1.- CHOLO PERUANO A finales de 2007 Christian Olivares viajó a Cusco para trabajar como danzante. Su contrato no pasaba el año y medio, sin embargo Olivares decidió quedarse tres años más en la tierra de los incas. En ese tiempo pudo comprobar cómo ardía la herida que parte al Perú: el constante enfrentamiento del mundo andino frente al mundo occidental. Pensando desde el ombligo del mundo, acompañado por las certeras lecturas de Jorge Bruce, motivado por el contexto artístico y cultural que vivió en ese tiempo, chacchó las primeras hojas de lo que sería Cholo Peruano, el montaje de danza contemporánea que muestra una particular visión sobre las relaciones de poder que enfrentan lo andino, lo occidental y lo criollo.

«Es muy complicado pretender igualdad en una sociedad heterogénea como la nuestra porque tenemos prácticas culturales diversas. No pretendemos encontrar la verdad ni decir cómo tienen que ser las cosas, este trabajo nos sirve para establecer relaciones en el país». Chirstian Olivares, limeño de 36 años de edad, tuvo que recurrir a diversas lecturas para entender cómo, desde la danza, se podía plantear una visión cercana a la diversidad nacional. Textos de Chalena Vásquez, libros de psicoanálisis, el Informe de la Verdad y la Reconciliación, fueron algunas de las fuentes que otorgaron elementos a partir de los cuales Olivares pudo construir la compleja simbología de la intensa pieza de danza bautizada Cholo Peruano. Una estructura geométrica sirve para plantear la idea de espacio que contiene y que es contenido al mismo tiempo. En esta estructura, semejante a una casa sin paredes y sin techo, se desarrolla la acción: Tres danzantes ejecutan intensas maniobras usando sus cuerpos como látigos que se arañan entre sí con la ternura del resentimiento y con la belleza de la celebración. Así, los personajes interpretados por los excelentes Miguel Campana, Augusto Montero y el mismo director Christian Olivares, tejen y destejen el poder contenido en esta estructura con movimientos precisos, con una fuerza que pone a prueba la resistencia emotiva de los testigos silenciosos que observan esta puesta en escena. El despliegue de energía es increíble. La música, trabajada por Mino Mele, sustenta con precisión esta narrativa de la identidad. «Como cholos y peruanos bebemos, nos pegamos y también bailamos. Queremos celebrar pero no olvidar, para aceptar al otro y su diversidad, para buscar solidez y autoafirmación, para continuar el presente y buscar transformación». Así presenta Olivares esta obra que nace de las constantes preguntas que se hace un país aniñado que aún juega con su pasado sin preocupación, como la Huaylaca que usa, sin entender, una cruz para bailar, para expresarse.

CHRISTIAN OLIVARES Director de danza contemporánea. Cumpleaños: 27 de octubre de 1977. PELÍCULA: Shame de Steve McQueen. LIBRO: Nos habíamos choleado tanto de Jorge Bruce. DISCO: Danza la raza - La sarita


07 2.- ESCUELA VIEJA: TODO LO QUE SIEMPRE QUISO OLVIDAR SOBRE LA EDUCACIÓN PERUANA El que esté libre de Escuela Nueva que lance la primera enciclopedia. El título de esta obra nace a partir de los descuidos y prejuicios con los que fueron educados —entiéndase ideologizados— miles de peruanos, durante la década pasada, que tuvieron que comprar y leer el texto Escuela Nueva que el autor, Augusto Benavides Estrada, firma y que actualmente Chile usa como prueba en su alegato por las 200 millas contra el Perú. Patricia Biffi, destacada actriz egresada de artes escénicas de la PUCP, ingresa al escenario de la dirección teatral a través de este bellísimo drama en formato de comedia que acerca una visión crítica

del modelo educativo capitalista que este país ejercita con vocación obrera. «Lo que yo hago es mostrar el colegio tal cual era. Si genera risa es porque cuando lo sacas y lo ves desde fuera te das cuenta de que realmente es ridículo». La idea de trabajar con el colegio coloreaba ideas en la cabeza de esta joven directora. Al fin pudo elaborar un boceto en el 2012 para postular a la convocatoria del CCE en marzo de este año. Su planteamiento de la obra se basó en el trabajo colaborativo. Una apuesta por la creación colectiva que permite una mayor identificación de los actores con sus personajes por la libertad que representa. En la obra observamos a cuatro escolares que comparten experiencias desde que son muy chiquitos hasta que se enfrentan a este invento comercial llamado «test vocacional» cuando terminan el

colegio. La evolución de los personajes a través de vivencias comunes y cuestionamientos a su identidad genera un retrato cotidiano de la represión con la que se ejercita el proceso educativo. «Obedezco, luego existo», parece ser el credo bajo el que se educa a los niños que algún día se convertirán en el futuro del mundo. PATRICIA BIFFI Comunicadora, actriz, directora y docente en artes escénicas. Cumpleaños: 15 de diciembre de 1980. LIBRO: Éramos unos libros de Patty Smith. PELÍCULA: Medianoche en París de Woody Allen. DISCO: Electro Z – Electro Z.

Patricia Biffi plantea con aguda sensibilidad una obra en la que cualquier persona puede reconocerse fácilmente y elabora con seguridad un primer paso en su camino como directora, demostrando una gran capacidad para la elección de su elenco y para el desarrollo colaborativo de la obra. Gisella Estrada, Alexa Centurión, Ricardo Claret y Henry Sotomayor conmueven desde la hermosa y tierna primera escena en la que los niños celebran la imaginación convertida en juego dentro del aula hasta los últimos minutos de grave soledad de un estudiante al que se le obliga a elegir un futuro infeliz para diversión de un sistema económico devastador escondido en el espectáculo del consumo. Gracias a esta obra, víste, muchos de los asistentes reparamos en el acento argentino que debió tener la declaración de la independencia peruana, che, en la voz del rioplatense José de San Martín. Regresan como fantasmas aquellas teorías que nos cuentan que el Perú fue un país independizado en contra de su voluntad.


08

JUAN CARLO CASTILLO

3.- PERVIÉRTEME Existe un mito alrededor de la Mantis Religiosa hembra. Se dice de ella que es la representación de la mujer fatal porque, en raras ocasiones, las hembras de esta especie devoran la cabeza del macho mientras copulan. Literalmente, en raras ocasiones, el macho pierde la cabeza por realizar el acto sexual. El primer acto de PerViérteme comienza con una alegoría de la cópula entre una mantis hembra y un macho. Visualmente llamativa, esta primera escena introduce al espectador en el principio de lo que será una narrativa destinada a confirmar o desmantelar prejuicios e imaginarios relacionados a la sexualidad humana. Juan Carlo Castillo, coreógrafo profesional y director de este proyecto, trabaja cada momento de esta puesta en escena para segregar una pregunta que puede causar irritación sobre algunas pieles sensibles: ¿Cuál es el límite de la perversión? Tal vez no exista una respuesta coherente, acostumbrados como estamos a la lógica cultural del capitalismo tardío –léase postmodernismo– y por eso la obra constituya más bien un catálogo de eróticas destinadas a seducir al espectador, a colocarse en un punto crítico para pensar, por un momento, en lo que la sexualidad humana significa para la sociedad actual. Rosario Pina Montoya, Amanda Rubio Sánchez y Raquel Salamanca acompañan a Castillo en esta aventura, desarrollando una gestualidad intensa mientras desenvuelven coreografías que confirman el buen nivel de esta obra que concibe un modo de reflexionar la identidad a través de la sexualidad. Apoyado en una taxonomía inmemorizable de filias y prácticas sexuales orientadas a vender mejor productos de consumo carnal, esta obra sale del escenario y se inserta dentro del público, interactuando con él, cuestionándolo con rápidas preguntas que toman por sorpresa a aquellas personas que se ven obligadas a dejar un estado de voyerismo cultural para ser introducidas al relato como actores repentinos. Tal vez este diálogo con el público, elabora un puente, como el que dos chicas trenzan con sus cabellos en un momento de la obra, para que podamos acercarnos a nosotros mismos y plantearnos otra pregunta que podría ser: ¿Cuáles son nuestros límites? Tal vez antes de responder esta pregunta podamos entender la importancia de la fábula para aprehender la vida y a partir de ese momento entender que el arte nos ayuda a conocernos porque el arte finalmente es, como dice Juan Carlo Castillo, «un ser humano mirando a otro ser humano».

Bailarín. Coreógrafo. Actualmente se dedica a la pedagogía y la dirección en danza. LIBRO: Tiempos líquidos de Zygmunt Bauman. PELÍCULA: Mártires de Pascal Laugier. DISCO: Random Access Memories de Daft Punk.


TEMAS

09

L A R U T L U C A D N E G A E 2013 ED

IEMBR V O N E D 6 2 L DEL 20 A

servas: Informes y re 1 (RPC) / 45 / 989 436 79 03 60 arajo.com.pe MODA rvasaqp@delc se re S ARTES VISUALE STRUICACIÓN DE IN IMAGINARIUM lari / BR So FA ez E D óm G ER LL la TA Prisci CTIVAS S: OSCILADOR Diseñadores: VISIONES COLE TOS MUSICALE n Vera / Tania rúe / ElEN O ha s M Jo / de re ga Pa un is Lu de noviembre éscar Ch Artistas: José do: Sábado 23 ca Muro / Ang y Roland O ni án ró ed Cu Fr Ve / / de Brona lc da Vi ra go Vargas-P Cultural Tambo sa a Ca in : mer René Hidal ol de M a ón D / Lizette Noy i, 333) lica García noviembre Llerena Roque uente Bolognes Hector (P de / , i 22 ce or s nd ne Co er z Vi : sque Cuándo Av. Ejército, / Malena Velá Hora: 10:00 iales. rma central de Be : de ón – Incluye mater D 00 0. n .6 so S/ Edwin ob o: R st ui Co Joseph Yanq (Yanahuara) Galdos Taco / 0 :0 CALAVERA Hora: 20 entre otros. IDAS + NIÑO IC viembre SU no ga / de e. br 29 Li al s: Alias La Grin Ingreso: da ta yvi in Re Cuándo: Del 19 a da te an B ia / Los ía de arte Vina n / Discrepunkc gó ra D Dónde: Galer ) de a ad id ng Pi ICAS la Municipal ARTES ESCÉN noso (Portal de Flechados 0 embre :0 16 a do 23 de novi ba Sá IM : Hora: De 9:00 de do O án AT Cu es El MPEON de convencion FINAL de 1er CA Ingreso: Libre. ónde: Centro D 7) 13 R , Beaterio PRO AMATEU bre. Wecco, (Calle 28 de noviem RA es ER ev TI I Ju : M A do IL án 0 Cu ASÍ BA lca Hora: 21:0 (Portal de San la Mamani Qui 0 de: La Bóveda ón D e Artista: Gabrie br em vi Entrada: S/.7.0 al 29 de no 7) 15 12 el , D ín : st do gu A Cuán la Uniejo Cultural de QUIPA ta Hora: 20:00 an Dónde: Compl (S re-venta y ICES FOR ARE ín (p st VO 0 gu .0 A n 15 . Sa l S/ : na RAL Colaboración versidad Nacio ENCUENTRO CO IX 0) embre .0 12 . S/ nes 22 de novi tudiantes er es Vi : Catalina 101) do 0 án .0 Cu an imo: S/. 10 a 19:00 Orden Francisc Consumo mín Hora: De 9:00 ónde: Tercera D cisco) OJOS Ingreso: Libre (Plaza San Fran GRAFOS: LOS TÓ U A E D A 0 RM FI RICO) Hora: 19:0 ETRAO PERIFÉ ERTOS DE ELLA BI A i tt OUTSIDE 2.0 (R he o* sc ne Ingreso: Libre Bo y Attilia ntemporá r Co ila e gu rt A A lfo de n do e. A br Saló bre 23 de noviem al 30 de noviem S ándo: Sábado Cu iaza. Pl Cuándo: Del 14 qu al re A Re de al AUDIOVISUALE comerci Francesa ro a nt nz Ce lia : A : de de ón D Dón Etalina 208) NTIN: EL SECR Hora: 16:00 pa, (Santa Ca NTURAS DE TI VE A 0 S :0 LA 19 a e. 0 Ingreso: Libr RNIO Hora: De 10:0 TO DEL UNICO e br Li o: es en Spielberg Ingr ra se Director: Stev rio de la muest to sa de noviembre er nv A co l *E MÚSIC : Domingo 24 bre. do em án vi Cu no de Alto Selva Ale realizará el 28 : Centro Cívico USICAL M de N te ón Ó D en CI fr SA al VI O España 310, TALLER DE IMPR gre, (Avenida de noviembre DE PAYASO 22 ES s N ne O er SI Vi FE : N de A.S.A.) CO onCuándo de la comisaría l Tambo de Br oyzueta ra G ltu co Cu Pa : sa ta Ca is : e Art br Dónde Hora: 17:00 al 29 de noviem lognesi, 333) Cuándo: Del 25 ce (Puente Bo Ingreso: Libre :00 14 ni de 2013. a: U or la H de l ejo Cultura Dónde: Compl ín (Santa NÁNDEZ nal San Agust io ac N VERNIS HER N ad id rs ve OYE CUBA CO a an / Carlos s: Orq. Son Hab do Catalina 101) ta vi In esco / Dj a 19:00 aza / Sabor Fr Hora: De 9:00 «Tomate» Barr Ingreso: Libre Timba Aqp embre do 23 de novi Cuándo: Sába 1.5 .M Del Carajo, (K Dónde: Peña Cervela a ayo frente Variante Uchum Sachaca) ceria Backus -


10

COLUMNISTA

CON LUTO Y CON RABIA

La casa casa machis machista es el el lugar lugar más más letal letal para para las las mujere mujeres. La ta es s. Texto por: Milena Justo *

«Hasta que la muerte nos separe». Esa es la frase que sella los continuos y potentes mensajes que nos imponen a las mujeres sobre las relaciones de pareja, mensajes que en sus vítores también dicen: «El amor todo lo puede, todo lo cree, todo lo soporta. Cambiará». o chocante es que sólo una de las partes es la que soporta todo permanentemente, evidentemente, hablamos de las mujeres. Ellas, bajo la construcción impuesta de las relaciones de género, están signadas a reproducir un rol que tiene entre sus funciones ser una buena esposa, ergo, aguantar insultos, humillaciones, control, engaños, coacción, golpes. El género determina y crea desigualdades imponiendo roles asimétricos mediante la diferenciación social y la dominación, y éstas a su vez generan violencia. La tradición es que estos roles se repitan, a fin de mantener el statu quo impuesto a todos y cada uno de nosotros como una forma de control y adoctrinamiento, en especial sobre las mujeres. Cuando la tradición se cumple, se consolida la violencia.

L

Al corresponder lo doméstico a la esfera privada, cuando hay violencia, todo sucede dentro de cuatro paredes, dentro de la intimidad de la pareja, y siguiendo la tradición, nadie puede meterse en ello. Si las mujeres violentadas se atreven a quebrar la violencia, salir del hogar, rehacer su vida, romper el silencio, son juzgadas, y al no tener garantías, servicios públicos de atención oportuna, ni ningún espacio donde recurrir, en muchas ocasiones, la violencia del agresor puede llevarlas a la muerte. Sobre este obtuso y oscuro cuadro, la forma de comunicarlo a la opinión pública, será a través de los medios de comunicación que, pese a ser conscientes de su poder, se limitan a explotar el morbo de la noticia y justificar la violencia con titulares de este tipo: «Cegado por los celos mata a puñaladas a esposa». Vivimos sometidos a estándares que nos dicen cómo ser y amar, y es precisamente eso lo que incita a que se reproduzca la violencia. Amamos en función de mitos que nos esclavizan, pese al nivel académico, social, económico que tengamos. Sobre este problema social - cultural, que radica en la concepción de los patrones culturales pensamos que debería haber una salida. Entonces nos remitimos a depositar nuestras esperanzas en el Sistema de Justicia, pero nos chocamos con la dura realidad que viven las mujeres cuando ponen una denuncia, y se las revictimiza, maltrata e ignora tanto en la etapa policial, fiscal como judicial. Muchas veces

Déjeme tranquilo, señor abogado. No quiero defensa, prefiero morir. Yo la he matado, porque se ha burlado de mi amor sincero delante de Dios. Lucho Barrios. sus denuncias no son aceptadas por no encontrarse visiblemente «afectadas», se las somete a declaraciones con preguntas incómodas, hay ausencia de atención oportuna y sensible, y de garantías. La mayoría de mujeres que murieron por feminicidio habían denunciado a su agresor con anterioridad, pero no las escucharon ni atendieron a tiempo. Y es que cuando hablamos de violencia física hacia las mujeres, cuando hablamos de feminicidio, no es solamente uno el agresor, es la estructura patriarcal la encargada de empujar al crimen. A la estructura actual le interesa que nos ajustemos a los cánones establecidos, pese a todo lo que acarreé. Rita Segato, nos dice que los crímenes del patriarcado o feminicidios son, claramente, crímenes de poder, es decir, crímenes cuya doble función es, simultáneamente, la retención o manutención, y la reproducción del poder. Por tanto, para abordarlos hay que apuntar no específicamente a la tipificación y la pena, sino a la transformación de los patrones culturales, a un nuevo modelo de sociedad que establezca la igualdad y respeto por la autonomía como base de la convivencia. No podemos permitir que se mantenga la violencia machista, no podemos hacer caso omiso a las 512 mujeres que murieron a causa de feminicidio en los 4 últim o s años en nuestro país (2009/2012 - Observatorio de Criminalidad del Ministerio Público). Sólo durante el 2013, entre enero y octubre, 99 mujeres han muerto según información del Programa Nacional Contra la Violencia Familiar y Sexual, es decir 10 mujeres mueren por mes a causa de violencia machista. El 15 de noviembre, asesinaron a Carla Zelada por resistirse a ser violada sexualmente, la degollaron y murió desangrada, tendida en el piso por una hora esperando auxilio. Estos casos se han naturalizado tanto en la sociedad, que parece que nadie cayera en la cuenta que están matando mujeres por razones de género, por sentido de propiedad sobre nuestros cuerpos, sobre nuestras vidas, nos están matando porque decidimos dejarlos, contestarles, porque decidimos ser libres. ¿Cómo pueden ignorarlo? ese, es un gran indicador de la complicidad de muchos y muchas con la violencia.

* Bachiller en Derecho, y estudiante de la Maestría de Género y Desarrollo en la UNMSM. Trabaja en el Movimiento Manuela Ramos.


COLUMNISTA

11

¡QUIERO TU RESPETO, NO TU PIROPO! Sobre las declaraciones de Joyce Guerovich Texto por: Dalia Abarca Castellanos Ilustración por: Fernando Arce

En los últimos días ha llamado la atención de los medios, las declaraciones de una mujer a favor del machismo en nuestra sociedad. Joyce Guerovich, una conductora de noticias, que alegremente hizo una defensa encendida a los hombres que lanzan piropos, pues bajo su lógica es lo que toda mujer provoca despertando ese «instinto salvaje del varón». «No lo soportaba, tenía que acabar con esto, ella me abandonó para irse con un chiquillo, me faltó al respeto y desesperado, la maté», «Se me pasó la mano, no quería hacerlo, pero ella se lo merecía», «Mató novia por tramposa», «Celoso estrangula esposa fiestera», «Bestia mató jerma porque bailaba con otro». Estas frases son solo algunas expresiones reales de casos de feminicidio, y portadas de diarios. Al parecer, cuando las mujeres los estimulamos con algunos comportamientos, ellos sacan a relucir esa «bestia» que habita en su hombría. En todas estas expresiones el varón es eximido con algún tipo de justificación relacionado al actuar de la mujer. Joyce Guerovich no se refería a este tipo de agresiones, según ella solo justificaba los halagos en el «acoso callejero» como silbidos y piropos. Sin embargo lo que ha defendido es la mayor justificación de la violencia a las mujeres, nuestra supuesta responsabilidad en ello. Lo cual es inaceptable, más aún cuando 4 de cada 10 mujeres son o han sido víctimas de algún tipo de agresión, en un país que tiene la terrible cifra de 929 mujeres asesinadas a manos de sus parejas entre el 2009-2013. Todo bajo una sola causa, el machismo. Machismo que la conductora dice defender y sentirse cómoda en él, tal como lo menciona en una entrevista hace un par de años.1 De todas estas formas de violencia, la del acoso callejero es una de las formas de agresión más común, según una encuesta del Instituto de Opinión Pública de la Pontificia Universidad Católica del Perú sobre acoso sexual callejero de fina-

les del 2012, se reveló que 7 de cada 10 mujeres hemos sido acosadas en los espacios públicos. Por ser constante, es una de las formas de violencia más peligrosas que causa efectos negativos en nosotras al encontrarnos con estos ataques diariamente, convirtiéndose en agresiones solapadas con las que hemos aprendido a convivir, callar y en los peores casos, naturalizando la misma; como en las declaraciones lamentables de esta conductora. Todas hemos sufrido hostigamiento en las calles, siendo más intenso en la edad reproductiva. No dejo de recordar el miedo y vergüenza que sentía luego de las incontables veces en que sufría estos ataques en las combis camino al colegio, cuando «te metían mano», o cuando te «susurran sus deseos», mi reacción en esos cortos años era el silencio cómplice. Hoy tengo más rabia que miedo, pues soy consciente que estos no son halagos, son expresiones que solo te ridiculizan y te disminuyen a un objeto tomable, deseable y que algunos hombres sienten el pleno poder para desplegar ese «instinto salvaje» cuando lo deseen, de distintas formas; mirándote, gritándote, susurrándote, o finalmente tocándote. Para finalizar, me surge una pregunta ¿Cómo una de nosotras, ante tan alarmante hecho, alienta y defiende una forma común de violencia? Creo con absoluta certeza que esta conductora no es la única que piensa de este modo. Es pues producto de un eficaz patriarcado, de un orden hetero-normativo que produce una dualidad injusta y opresiva. Y más allá de la supuesta «felicidad» y «comodidad» en la que muchas mujeres dicen estar, existe una perspectiva mayor que nos debería orientar a combatir estas expresiones machistas e insensatas en todos los espacios, 2 que es como decía Simone de Beauvoir, definir el asunto no en términos de felicidad, sino en términos de libertad. Libertad de vestirnos como deseemos, de decidir sobre nuestros cuerpos, nuestros placeres, nuestras vidas, sin que en ningún momento se nos agreda por tales decisiones.

(1) El lector puede encontrar la entrevista completa aquí:http://trome.pe/fiesta/750847/noticia-joyce-guerovich-me-gustan-machistas (2) Luchadora feminista francesa que aportó incansablemente a desentrañar la idea de la inferioridad de la mujer en la década de los 50’.


12

PERFIL

Hay algo de poético en la vida de Issa Watanabe, en sus días coloreando bosques bajo el cielo nublado de Lima, en el viaje que la separó 13 años del Perú, en su regresó acompañada de su pequeña Mae, en el «hasta siempre» que ya no podrá decirle a su papá. «A la Orilla del Viento», es el nombre del concurso convocado en México por el Fondo de Cultura Económica, que ha ganado, creando un lugar donde lo que comienza es lo que no acaba nunca.

«EMPECE A DIBUJAR A LOS 3 ANOS Y NO PARE»

Texto por: Edward De Ybarra

I

ssa es quizá esa palabra que hace sonar a las otras palabras, la que revela una presencia que le da sentido a los elementos que la circundan. «Mi hija pudo tener alas y largarse por la ventana pero decidió ser como papá y mamá que no saben volar», escribiría José Watanabe, poeta entrañable de sombra desesperada y versos brillantes, que le contagió a su pequeña Issa el encanto de hacer animalitos con la miga del pan. Por el lado materno, Gredna Landolt, le mostraría cómo se entrega color y forma a la vida que se recrea en un papel. Sus manos rehusaron ser alas y con ellas empezó a dibujar desde los tres años. Ser niña es quizá una forma de ver la vida que no dejará ir fácilmente, sigue siempre latente dentro suyo ese afán de descubrir la acción que deje correr el infinito hilo de posibilidades que hay para inventar los lugares en los que vivimos como figuritas primordiales. «Admiro la infinita capacidad creativa que tienen los niños. Me encanta, de vez en cuando, participar en los mundos que van creando. Para una niña que pregunta cómo puede hacer una ardillita, —hay mil formas de hacer una— le presento un montón de materiales y armamos la ardillita, pero la ardillita vive en algún lugar. Entonces comienza lo que no acaba nunca. Armamos la casa, le hacemos la ropa (esta ardillita es muy coqueta y tiene 20 vestidos) y así terminamos equipando un bosque entero. Eso es maravilloso. Los niños siempre tienen mil historias que contar». La suya es una historia que ahora transcurre en sus días como maestra de talleres de arte para niños. Labor a la que acude desde que volvió al Perú, hace unos meses, luego de vivir trece años en una isla. «Me fui a los 21, de vacaciones. Llegué a casa de mi abuela, una casa que era como un barco, una casa sobre el mar. Y después de pasar tres meses sobre el mar, fui incapaz de volver a tierra, así que me fui quedando y quedando». En Mallorca, al oriente de España, frente al bamboleo eterno del Mediterráneo, retomó los estudios como una acción cotidiana


PERFIL

13 seos y otras instituciones. Eso funcionó, uno de los museos era el de Arte Contemporáneo de Mallorca, Es Baluard, que me propuso a mí y a un amigo fotógrafo, Rif Spanhi, hacer la propuesta para el concurso. Ellos nos respaldaban y coordinaban el proyecto. Esta vez el taller no era para niños sino para pacientes de un centro psiquiátrico. Planteamos la integración de este grupo, socialmente marginado, a través del arte».

que se reinicia inevitablemente. Venía de estudiar letras en la PUCP y se quedó para iniciar un tránsito por las artes visuales, la fotografía, el grabado, la escultura e ilustración. Allí, frente al mar, dejó de ser mujer solamente y fue madre, casi al mismo tiempo que una noche de abril del 2007, fallecía en Lima José Watanabe, el papá bromista que le dedicaba sus poemarios escribiendo y dibujando cositas a mano que les regaló para siempre a ella y sus hermanas, el libro Cosas del cuerpo. El poeta que había salvado de la muerte en 1986 y escrito luego El huso de la palabra, la obra a la que más cariño le tiene Issa, por ser una señal de sobrevivencia. El hombre que aprendió a cumplir con la vida, amando lo que tan rápido fuga, se fue así, de pronto. «Mi papá inventó un juego de palabras. Él decía “papá con Issa”, yo respondía “juntos”. Él decía “hasta cuándo”, yo respondía “hasta siempre”. Ese fue nuestro juego desde que era muy pequeñita, lo repetíamos una y otra vez». «Su muerte fue repentina. Nadie la esperaba, hablé por teléfono con él el día anterior, Él sabía todo lo que lo quería, y yo sabía todo lo que él me quería. Nos lo decíamos a menudo. ¿Sabes? Creo que soy de ésas personas que no creen en nada y creen en todo a la vez. Por un lado no creo que haya nada después de la muerte y sin embargo estoy convencida de que mi bisabuela, mi padre y mis abuelos, están dando vueltas juntos y que nos miran de vez en cuando. Me encanta imaginar, cuando pasa algo extraño, alguna coincidencia rara, que es mi papá que me hace bromas. Era muy bromista. Si tomo un café en una terraza y justo cae la hojita de un árbol en mi taza, seguro que es él (y no)». Mientras Mae, su pequeña niña, crecía en una tierra circundada de mar, su trabajo en el diseño empezaría a darle resultados e incursionaría poco a poco en la educación. El 2012 ganaría el premio Obra Social de la Caixa Forum, proponiendo la integración de un grupo de pacientes psiquiátricos a partir del quehacer artístico, al mismo tiempo que preparaba su regreso a Perú. «Primero dicté el curso de arte en un colegio y me encantó la posibilidad de diseñar talleres para niños y ofrecerlos a mu-

El viaje de vuelta no le dio tiempo para poner en práctica la propuesta, la dejó en otras manos y con las suyas abrazó el retorno. Apenas estuvo bajo el cielo nublado de Lima, Micaela Chirif, escritora y poeta, le entregó la historia de un niño y un mastodonte y le propuso que sea ella quién infunda de imágenes sus palabras. Trabajaron juntas a lo largo de meses y enviaron el resultado al XVII Concurso de Álbum Ilustrado «A la Orilla del Viento», convocado en México por el Fondo de Cultura Económica. Fueron 626 las propuestas provenientes de 18 países diferentes y finalmente el fallo del jurado fue unánime y su obra fue la escogida. «Las imágenes crean ambientes. Una propuesta literaria y gráfica ambiciosa. Una imagen que dialoga con el texto. Un espacio que propicia la complicidad y la rebeldía. Un álbum redondo». Así suenan las palabras que el 29 de octubre llegaron como un eco tras la feliz llamada telefónica que traía la noticia, Más te vale mastodonte había conseguido ser la primera propuesta peruana en ganar tan disputado premio. «Yo no soy la ilustradora que ilustra un libro en dónde un niño es amigo de un mastodonte. Yo comienzo por crear al mastodonte y una vez que el personaje está vivo, yo me meto en la historia con él, no hay distancia, todo lo demás viene naturalmente. Necesito enamorarme de lo que hago, luego el bosque llega solo. Cuando se cierra el libro el mastodonte no desaparece, sigue allí». En ese transcurrir inacabable de «una cosa que lleva hacia otra», Issa y la pequeña Mae, viven juntas creando bosques, fotografiando mastodontes, despidiéndose de sus cucharitas, coloreando cadáveres exquisitos, o dibujando ventanas para salir volando.


COLUMNISTA

14

distintos contextos culturales y sociales, así las subjetividades se potencian y surgen posibilidades de adaptación entre lo global y lo local. Arjun Appadurai se refiere a este respecto: «Hay que reconocer que en la actualidad, más que nunca, los grupos humanos y poblaciones desplazadas, desterritorializadas y transeúntes que conforman los paisajes étnicos del mundo contemporáneo, se hallan envueltos en la construcción de lo local, en tanto estructura de sentimientos, como respuesta a la erosión, la dispersión y la implosión de la homogeneización global. Desde que el proceso de globalización nos aborda estamos en proceso de desplazarnos de la fase regionalista a la fase cultural y es preferible distinguir áreas culturales más que zonas geográfi1 cas». Podemos entender esto como una situación de desplazamiento, es decir, el punto comienza a actuar más allá de su espacio original, se generan nuevos con-

es así que la relación íntima y traumática de esta adaptación cultural antes mencionada, salen a relucir piezas como «Antropomorfo» o «Fe y apariencia» de Nereida Apaza y Raúl Chuquimia, son exitosas y trascienden más allá de lo personal, las pinturas del campesino y las grafías de David Villalba son una mixtura de representaciones que se integran en clave del mundo andino con el mundo occidental. Lo interesante de esta muestra artística fuera de la lectura visual o plástica es que se ubica en un contexto de discusión con respecto a la identidad arequipeña y esa relación entre sus pobladores «originarios» e «inmigrantes», este conflicto regionalista que se acerca tanto a lo discriminatorio, siempre puede ampararse en lo emocional y artístico para dejar atrás esas diferencias, y seguir construyendo sobre concordancias. En el MAC se presenta por segundo

N A TE S CHILI R G I POR EL RÍO M Texto por: Juan Freddy Abarca

Estamos en continuo movimiento, es un rasgo natural del ser humano. Desde el principio, la fuente de nuestro desarrollo se fundamenta en la capacidad de adaptarnos y superar los obstáculos que la naturaleza nos presenta como parte de nuestra construcción como grupo humano o comunidad. En la actualidad las causas de las migraciones humanas pueden ser muy variadas e ir desde motivos políticos o económicos, hasta abarcar algún tipo de catástrofe o tragedia natural. Es así que en medio de esta fase de adaptación a la globalización, las movilizaciones entre centros y periferias se moldean y se van formando. Términos como «multiculturalismo», «trasnculturalismo», «interculturalismo», se funden y superan ideas opuestas como identidad/ diferencia aperturando un diálogo entre

textos, se actúa en nuevos territorios, entendiendo el territorio más como relacional y contextual que como espacial. En «Migrantes» tenemos este ejemplo de conversación entre culturas diferentes pero cercanas. Cuatro artistas arequipeños con orígenes o ascendencia puneña, nos dan un alcance de su relación personal con sus antepasados mediante un discurso artístico contemporáneo. En esta presentación que reúne piezas escultóricas, así como formatos bidimensionales, hay una búsqueda de armonía entre ese origen autóctono y la propia identidad, donde la idea de desplazamiento se conforma por esa situación de reconocimiento de la procedencia y de añoranza ante esa ausencia geográfica con la adaptación al cambio. A pesar de la discontinuidad entre algunas piezas, la muestra llega a puntos de conclusión,

año la muestra «Mirando al río», una presentación que busca sensibilizar a la población arequipeña con respecto al río Chili. Este experimento museístico junta de manera singular las miradas de fotógrafos, pintores, poetas y caricaturistas, e inclusive pinturas de niños entre 6 y 17 años, todo un cambalache de posibilidades, un ejercicio principalmente naturalista de lectura plana, donde se redunda exageradamente, y en el desorden de su presentación resalta la calidad de las fotografías de Martín Chambi y los hermanos Vargas. Antecedentes como el Proyecto Rimac del 2008 en Lima, donde se buscan básicamente los mismos objetivos sobre el río, pero se plantean trabajos donde la interdisciplinariedad y unidad son la base como estrategia para el alcance de estos, sería una gran recomendación para una siguiente edición.

(1) Appadurai Arjun, La modernidad desbordada. Dimensiones culturales de la globalización. Montevideo. Triloe. 2001.


TEMAS

15

s a r e g n a h c i P s a c i n

Cró

Texto por: Manuel Angelo Prado

I Hace frío pero el sol no se cansa. Tienes ocho horas de llegado a La Incostrastable. Las calles son amplias. Pueden caminar cuatro y hasta cinco personas por todo lo ancho. Aún duele la cabeza, ¿verdad? Tienes cinco tazas de mate de coca. Respira lento. «Te falta costumbre, primo», dice Renato, mientras domina, con los pies, la pelota vinibol con los colores de Universitario de Deportes. Siguen caminando hacia la casa de la tía Antuquita. El sonido de la ciudad serrana es distinto: los claxons no te ametrallan el oído. Extraño, ¿no? Siguen caminando. Han dejado las calles concurridas. Ya no hay muchos negocios. Piensas: estas son casotas como las de San Felipe. Recuerdas, entonces, cuando peinabas toda esa avenida que inicia en el ovalo de la Brasil montado en tu bicla. Salías con el cielo gris y volvías de noche, cansado. Entrabas por el parquecito al costado de la casa donde filmaron Natacha tocando la campana para joderles el plancito a las parejas. Chibolo de mierda. Vuelves a Huancayo; la pelota con fuerza llega a tus pies. «Atento pues, Angelo». Tus primos se han separado dos arriba y uno abajo con tu hermano. Tú eres enganche. Paras el esférico y recuerdas el tiro del halcón de Oliver Atom. Echas atrás el cuerpo y pateas. No pensaste que el balón se elevará tanto. Asuu… Marco debe hacer un esfuerzo extra para cogerla. Tu pierna queda temblando un poquito nomás. Nadie lo nota. Es la altura. No te alucines, grita Alonso, tu hermano, para aterrizarte. Siempre tan amable él. La redonda se eleva sobre la hierba del inmenso canchón. Recibes el balón. Corres por la banda derecha. Viene tu hermano. Te lo llevas, pero ah, te falta aire. Pasas el balón: un tiritito. Anticipa José. Arma la jugada. Da dos pasos, tranquilo, sin correr. Pase al vacío… Renato la coge y hace sombrerito. Portero Luis: nada que hacer. Golazo. Te picas como un limeño mazamorrero. Crees haber entendido la altura. Dejas de correr toda la cancha. Empiezas a jugar como los tíos cincuentones, despacio. Aguardas los últimos minutos del partido. Te mantienes expectante. Alonso recibe un pase, te quiere hacer la guachita, pero la adivinas a tiempo para cerrar las piernas. Coges el rebote y enciendes la moto (al menos eso crees). El aire hace falta pero ya no importa, total, son los últimos minutos. Avanzas algunos metros que parecen kilómetros. Renato alcanza a llegar a la portería para convertirse en arquero justo en el momento que disparas, esquinado al palo más alejado. Pum. Madera. Casi. No hay peinadita característica con ambas manos. Estas están sobre tus rodillas dobladas. Nariz inhalando. Unos años después verías a un argentino vestido con los mismo colores cremas de la viniball, hacerse una carrera en Cerro de Pasco a 4.330 metros del nivel del mar. El gaucho, como tú, terminaría pidiendo oxígeno. La única diferencia: él sí la embotó. II Sábado por la noche: el balón rojo chamuscado rueda sobre la loza. Cinco contra cinco. Dante lanza un pase hasta la mitad de la cancha. Piero, «El Pelao», se acomoda por el centro, zigzagea un poco. Sales a bloquearlo. Esconde el balón con mañosería. Metes la pierna, sales y entras como un torero. Saca el pique y cometes el error de barrerte. Le cae Santiago pero ya es tarde. Pase a Orlando que al toque hace la pared, pero Kike le gana el vivo. No pues, a mí no me la haces, causita. Soy más rápido. Tranquilo, pues, Flash. Todos se ríen, incluso Cristina, su enamorada que aplaude sus atajadas tipo supercampeones. Ella podía dar fe del comentario. En el último año de colegio, algunos del grupo bailaron para el festival de la primavera. Le echó ojo y a los 3 minutos de conocerse ya sabía dónde vivía. A la semana ya se besaban. Vuelves a la cancha. Controlas el balón… Orlando hace presión… Aguantas hasta que Martín, por fin, aparece. Pero Orlando no te suelta. La jugada avanza. Los gritos se mezclan con el sonido de los claxons. Tu marca personal te desaparece, momentáneamente, de la jugada. Dante retrocede a la portería. Orlando me sigue. Siempre enfrentados, amistosamente. Mismas notas, misma flacas. Mientras recuerdas, aprovechas una distracción y escapas por la banda izquierda. El balón se aproxima. Orlando alista la pierna, tú le escondes el balón y de taquito la mandas al centro. Martín la coge. Tiro potente con el empeine y a cobrar.


PERFIL

16

Texto por: Giovanni Barletti

EN EL ESTUDIO YURI VÁSQUEZ (AREQUIPA, 1963), ABOGADO DE PROFESIÓN Y GRAN NARRADOR, DESGASTA SUS DÍAS EN UN PEQUEÑO ESTUDIO JURÍDICO DE LA CALLE SAN PEDRO, GENERALMENTE BAJO EL SON DE CHARLIE PARKER Y MILES DAVIES Y DEMASIADO ABSTRAÍDO EN LAS HISTORIAS QUE ESCRIBE CON LOCURA INSOMNE CASI TODOS LOS DÍAS, PUES LA FICCIÓN PUEDE MÁS A VECES.

Balzac también era abogado, dice Yuri Vásquez de repente y da inicio así a la orden del día. Balzac, García Lorca y Kafka. Está preocupado porque todo indica que no va a publicar este año pese a que sus dos anteriores libros rápidamente se volvieron célebres entre los lectores. En el año 1994 ganó el Copé de Oro con su cuento titulado Antes que las últimas luces se hayan apagado y en el 2010 su novela El nido de la tempestad quedó finalista del mismo premio. Hasta la fecha ha escrito diez libros en tres épocas distintas o impulsos y comenta que ser un autor inédito fue siempre la tragedia de su vida. Sus mejores libros aún persisten en los archivos de su computadora y el día que llegue a publicar hasta el último, dice que va a organizar una gran fiesta. Consintiendo la existencia de los géneros literarios, Yuri Vásquez ha abarcado casi todos incluyendo las novelas y novelas cortas, cuentos, microcuentos, poesía y en subgéneros tan disímiles como la literatura policial y negra, de ciencia ficción, erótica, autobiográfica, histórica y la crítica de cine, entre otros. Su undécimo libro, una novela policial, lo mantiene bastante ocupado durante las noches pues la literatura realmente le quita el sueño y a lo largo de tantos años confiesa que se ha vuelto una necesidad biológica. Trata sobre una pareja que va a cometer un crimen porque ha visto demasiadas películas de cine negro. El cine es la otra gran pasión de su vida. A los 13 años tenía que realizar todo tipo de tareas en su casa antes que su madre le permita permanecer despierto hasta altas horas de la noche y mirar así las películas, que sin conocer todavía la causa, le llamaban la atención sobremanera. Actualmente atesora con celo más de 3000 películas en todos los formatos que ha ido recolectando a lo largo de toda su vida. A los 15 años su padre, incansable lector, le proporcionaba novelas de aventuras y comenzó a escribir sus primeros versos. Era sumamente difícil conseguir libros en esa época pero el problema se solucionó cuando ingresó a la facultad de Derecho y se deslumbró ante la biblioteca de la Unsa que sigue llamando de Alejandría. Entonces era imposible, una pena entrar al salón de clases cuando en la biblioteca lo esperaban por primera vez Faulkner, Moravia, Borges, Onetti, Vargas Llosa, Sartre, Camus e innumerables autores más que leyó por aquellos días. Personajes inefables entran y salen mañana y tarde del pequeño estudio entre clientes y abogados amigos. Clientes que consultan sobre algún litigio y nunca más regresan, clientes que consultan una y otra vez sobre el mismo problema pero nunca llegan a interponer la demanda por temor. «Los abogados somos los verdaderos psicólogos de la sociedad», afirma. Actualmente lleva más de cien procesos sobre todas las materias civiles y penales que pueda uno imaginar, siendo los más comunes los procesos de alimentos con todas sus variantes, divorcios, obligaciones de dar suma de dinero, contratos, las infinitas cartas notariales, procesos ya iniciados que exigen diligencias para ir busca de los expedientes en el Poder Judicial o el Ministerio Público, de vez en cuando algún caso


PERFIL

interesante de derecho penal que termina rechazando. Sin embargo, el derecho nunca ha representado mayor obstáculo para dedicarse a la literatura pues afirma que es como una doble vida y cuando llega a su casa olvida por completo las múltiples diligencias entre un juzgado y otro, las nerviosas audiencias y hasta algún posible linchamiento por mediar en casos de usurpación tan comunes entre las polvorientas asociaciones vecinales. Comparte el estudio con dos abogados que conoció en la universidad y que ahora conversan y ríen en la sala de espera mientras Yuri Vásquez mira el techo y arranca con el segundo tema del día, películas que superaron a los libros, como Servidumbre Humana con Kim Novak, El halcón maltés, El sueño eterno, por la maravillosa actuación de Humprey Bogart, Doble indemnización, dirigida por Billy Wilder y con guión de Raymond Chandler, El último tango en Paris, por supuesto, aunque no es justo comparar las películas con los libros, son como diferentes idiomas, las películas son lo que son y los libros también. Antes de las seis llega como siempre el escritor Marcel Oquiche y ayuda con el recuento: Un lugar en el sol, protagonizada por Montgomery Clift y la bellísima Elizabeth Taylor. De pronto, una pareja entra taconeando el suelo de madera busca de asesoría jurídica y Yuri los ignora o no se da cuenta y se dirigen a otro escritorio, como suele pasar bastante seguido, cuando se interesa mucho en una conversación o está demasiado abstraído en sus historias. Junto a Marcel recuerda la revista chilena Ecran donde se podían leer las últimas noticias y chismes de Hollywood y que se compraba en la librería El Aquelarre, cuando los memorables hermanos Ramírez aún no habían instalado sus huesos definitivamente en ese lugar y los libros se compraban

17

en cuotas. Debido a esto participó en un concurso de locutores radiales organiza por la ya fenecida Radio Landa que ganó y cuenta con gozo cómo llegaba cada mañana a la sala de locución con su uniforme de la Gran Unidad Escolar; más adelante condujo su propio programa musical en Radio Continental, «El Musiquero», donde ponía música durante una hora de discos gigantes y prestados y ganaba un magro sueldo que invertía más que nada en libros y revistas. Antes de irse se para en una silla para retirar el letrero de Consultorio Jurídico Gratuito, luego cierra varias veces la única puerta y se aleja calle abajo con su amigo Marcel que hace más de diez años corrige el mismo libro de cuentos y cada tarde resuelven juntos las últimas dudas, caminan despacio y muy cerca en la vereda estrecha y antes de doblar la esquina de Peral se despiden hasta el día siguiente.


18

NO

COLUMNISTA

MARTHEN QUE NO HAY QUIEN PLANCHE

Texto por: José Luis Ramos Salinas Ilustración por: Sandino Abarca

Q

ue Martha Chávez haya sido elegida coordinadora del sub grupo de Derechos Humanos del Congreso y luego haya sido anulada su elección, por haberse hecho sin el quórum correspondiente, solo para ser ratificada después ya con la presencia del número de parlamentarios requeridos, para que finalmente la Comisión de Justicia desactive a dicho sub grupo; no es solo una anécdota de esas a las que nos tiene acostumbrados el Poder Legislativo, sino q u e es más bien un síntoma de problemas mucho más complejos que el cinismo de la parlamentaria fujimorista y la complicidad de sus viejos y nuevos aliados. El proceso aludido nos ha mostrado otra vez a esa Martha Chávez, que durante la dictadura de Fujimori se convirtió en defensora de lo indefendible y enemiga tortuosa de la dignidad, y todo esto en un estilo en que la bravuconería y el abuso de poder marcaron la forma de hacer política de los dirigidos por Fujimori y Montesinos. Modus operandi que no hubiera sido posible sin el servilismo de los medios de comunicación (quisiera decir: de ese entonces). Por ello este caso se complementa muy bien con Radio Programas entrevistando condescendientemente a Fujimori, mientras su hijo y el congresista Gagó, abusando de su condición, impedían que los agentes del INPE cortaran la comunicación telefónica de quien, purgando condena por delitos de lesa humanidad, se da maña para incumplir su régimen carcelario ya bastante dorado. Y como la fruta del pastel, Kenyi declara que si no dejó pasar a los agentes fue porque no le pidieron permiso. Todo esto constituye un flash back de lujo a los años 90.

Pero que Martha Chávez se haya hecho elegir coordinadora de Derechos Humanos es una prueba no solo de su audacia sin escrúpulos, sino de que el fujimorismo se siente con la fuerza necesaria para pasar de la defensiva a la ofensiva; el objetivo era la Comisión de la Verdad, eso está claro; y no para desprestigiar a sus miembros o a su informe final, algo que intentan desde hace mucho, sino para reescribir la historia, convirtiendo al fujimorismo en una pseudoideología, en la que algunos por su entusiasmo en combatir a la subversión y a la inflación cometieron excesos, y otros aprovechándose de la buena voluntad de Fujimori cometieron actos de corrupción tal y como se ha dado en todos los gobiernos. Así la dictadura de los 90, pasaría a ser uno de esos periodos en los que el balance estaría marcado por el conjunto de obras realizadas menos los «errores» cometidos; en lugar de la naturaleza y esencia del régimen de Fujimori: la toma del poder por una mafia con el objetivo de delinquir. Algo inédito en toda la historia nacional y que no debe repetirse. Sin embargo, el futuro se presenta incierto. Con congresistas que se reparten cargos, no para asegurar una cierta orientación ideológica, sino como meras recompensas p e r s on a l e s a una campaña electoral exitosa; la lucha por la institucionalidad democrática no tiene buenos augurios. Pero quizá lo más alarmante es como ha reaccionado el APRA y otros sectores políticos, que han querido presentar el asunto como una cuestión técnica de votos, o como una venganza política contra Fujimori y sus seguidores, o como parte del libre juego político dentro de una democracia; cuando se trata de un asunto de dignidad. No queremos a Martha Chávez de coordinadora de Derechos Humanos, no porque no seamos fujimoristas, ni porque seamos intolerantes, ni porque no queramos respetar las normas con las que se maneja el Congreso. No queremos a Martha Chávez porque tenemos memoria y un poco de respeto por nosotros mismos.


19

COLUMNISTA

C

Texto por: Jorge Álvarez Ilustración por: Sandino Abarca

uando Joyce Guerovich decide abandonar el teleprompter y opinar sin filtro editorial sobre el acoso que sufren sus congéneres, de inmediato se levanta una legión de hombres y mujeres, indignadísimos por lo que dijo la presentadora de noticias más escotada de la televisión peruana. Pero también se levantaron quienes defendían las palabras de la conductora de las minifaldas. El argumento ha sido interpretado por decenas de articulistas y podríamos resumirlo así: «Las mujeres son responsables del acoso que sufren cuando salen a la calle medio calatas». Tranquilos, tampoco es que la muchacha haya hecho un llamamiento nacional al manoseo gratuito a la primera mujer que pase con un jean al cuete. Resulta aleccionador leer las repuestas que ha generado una declaración de alguien que, digamos, no es famosa precisamente por sus sesudos análisis de la realidad socio-política-cultural del país o sus inquietantes comentarios sobre la siempre palpitante actualidad. No tengo la menor idea de lo que se siente ser acosado por alguien pero adivino que debe ser escalofriante. Trato de ponerme en el lugar de cualquier muchacha que haya sido piropeada con algo tan primitivo como «Ta’ que ricas tetas» o, peor aún, con alguna mujer que en los vericuetos de la combi haya tenido que meterle un codazo al patita que decidió frotar la entrepierna contra su humanidad; y no consigo siquiera acercarme a ese escenario. Entonces intento encontrar en mis propias hormonas una justificación para hacer algo semejante. Y tampoco aparece. Porque no hay argumento en la civilización para justificar que alguien altere la tranquilidad de una desconocida solo para hacerle conocer que su simple transitar le ha generado una erección, ade-

más del poderoso deseo de decirle lo más bárbaro de su lenguaje. Ni la más espantosa microfalda ceñida hasta lo indecible avala que renuncies a tu cerebro y le entregues el control de tus actos a lo que asoma en tu bragueta. Creo que al estar tan sexualizados, hemos empezado a aceptar como natural que un desfile de potos nos acompañe en el desayuno, después de las noticias, como si la versión para TV de todos los calendarios que adornan los grifos, no mereciera, al menos, un recato del reportero y su camarógrafo, quienes se entregan, (en aras del exquisito periodismo de espectáculos), a la fiesta de la carne y no permitirían que su nota acabe sin «la vueltita» o el chiste con doble sentido sobre las glándulas mamarias de quien está ahí aceptando ese trato con una sonrisa de oreja a oreja, pero que luce tan falsa que es obvio que chamba es chamba y es lo que le gusta a la gente. E incluso así, con ese reportero gobernado por sus hormonas, que trata de decirnos que uno es más bacán cuando puede mirar con lascivia a una mujer, no hay forma de convencer a quien posee todas sus facultades mentales que eso es normal y vamos, lavemos el carro donde las chicas tetonas o vayamos a la discoteca donde te atienden en panthys. Porque el acoso también se manifiesta cuando avalas que las anfitrionas de un evento minero vayan con la menor ropa posible porque están allí para «el goce de la vista», o cuando no te indignas al leer que buscan «chicas con buena presencia». Desahuévate, macho varón. El adolescente ‘jeropa’ que llevas dentro no tiene espacio en este mundo.


20

PERFIL

PACO GOYZUETA:

CONFESIONES DE

«Como el gato que quiere salir y no sale». Así se encontraba Paco, levement de Umacollo. Era la primera vez que se animaba a hacer malabares en la vía a quien había visto faroleando alguna vez. «Se siente un gran miedo, un páni Era el 31 de diciembre de hace muchos años y los hermanos Goyzueta Linares se

Texto por: Augusto Carrasco Ilustración por: Sandino Abarca

A

l poco tiempo ya faroleaban juntos. Sin embargo cometían muchos errores. El arte del malabarismo requiere de mucha práctica para lograr movimientos precisos de coordinación matemática. Inconscientemente Luis y Paco sabían que estas equivocaciones eran necesarias para causar la simpatía de su público. Los desaciertos de los hermanos se transformaron en gracia. Las piruetas que realizaban, mezcladas con trucos divertidos y defectos eran propios de un personaje que en la cultura popular se conoce como «payaso». Así comenzó el viaje de los hermanos Goyzueta. El miedo que sentían antes de salir a realizar sus malabares fue desplazado por una fuerza especial, un poder que los protegía y los alentaba. El payaso los amparó y les dio las fuerzas para continuar. Los cubrió con el ropaje de su rostro blanco y sus líneas de expresión acentuadas. Luis y Paco se cobijaron bajo la máscara del payaso. Con el pasar de los años el trabajo en los semáforos se hizo rutina. Ambos asumieron el personaje como vivencia diaria. A veces cuando las cosas iban mal Paco le repetía a Luis: «Tranquilo, el payaso te protege». Luego las cosas salían bien. Una energía misteriosa los arropaba cada vez que invocaban al payaso. Poder. El personaje tomó poder. Mientras tanto Paco culminaba sus estudios de pintura en la escuela de arte Carlos Baca Flor de Arequipa. Cuando lo tocó plantearse el desarrollo de un discurso no lo dudó. «Esta situación se agudizó con el paso de los años. La pintura entonces debería, tendría que ser así como lo que sentía, lo que era: la masa del payaso que había impactado contra mí». A mediados de abril de este año, Paco comenzó a pintar una serie de retratos en los que daba vida a este personaje. «Un retrato, una vivencia personal, encarando al payaso con una personalidad, algo íntimo». Luego, este personaje fue cobrando

RUTINA INDESTRUCTIBLE Por: Luis Goyzueta Linares

Saludo, sonrisa y a esperar las tres balas del canon una tras otra directo a la cara. Arriba, colgado alumbra el sol miniatura rojo que estatico, retrocede siempre. Dos arcos construidos con dos actos de fe. ATENTO! Payaso bipolar y pirueta simultanea. No hace falta un pretexto hace falta una x de cola larga para girar en espiral las veces necesarias; todas las veces necesarias intercambiando angustias secretas abrazados eternamente dentro de un sombrero descosido. Objetivo: convencer... y asegurar un poco de vida eterna (y el desayuno de manana) Tres rebotes de colores. AHORA! Payaso mecanico y plegaria medida. Ojitos de Filo clarividente chalupazo de poder casco de guerra listos o no vamos por un quintuple o un cuarto de comida para gatos. De dia o de noche; el resultado sera el mismo: estamos vivos.


21

PERFIL

UN payaso

te rociado por las cálidas luces de un semáforo pública. Estaba imitando a Luis, su hermano mayor, ico intenso cuando estás parado frente al semáforo». e armaron de valor para afrontar aquella noche vieja.

vitalidad más allá de Paco, se adentró en la ciudad, la hizo suya. «El payaso es un estado de ánimo, una estética, la representación de los cuadros como la vida misma. Con escenas irónicas, suburbiales, esa melancolía que el payaso tiene, intentado representar vivencias propias». Es común asociar a los payasos con una fiesta de colores, diversión, risa, por eso enfrentarse a las pinturas de Paco Goyzueta se convierte en un episodio extraordinario en la vida de un mortal espectador. Las pinceladas que Paco factura nos trasladan al expresionismo más sincero que se haya firmado en Arequipa en los últimos años. Los grises que sus aceites impregnan sobre la tela son como los recuerdos perdidos de un sueño cortado a medianoche. Más allá de la influencia de algunos clásicos en estos lienzos, es la muerte la que se hace de esta paleta alcanzada por muchos artistas en la madurez de su obra. «Todo se va reproduciendo a una realidad propia. Por eso las pinturas guardan relación con situaciones complejas. Payasos viejos, calvos, cargados de toda una vida». Esos personajes, de coronilla calva, de blanco maquillaje agreste y ropas tristes desarrollan diversos oficios cargados de una esperanza gravísima. El payaso que pinta de madrugada. El que ejecuta su violín a solas. El que baila. El bohemio. ¿Quiénes son? ¿Serán el mismo autor que se mira a sí mismo como un extranjero enmascarado en este mundo? ¿Seremos nosotros? Paco introduce en su universo a personajes religiosos. «Un cura y una monja tienen un maquillaje corporal. Un camuflaje de cuerpo entero» afirma.

la sio tra de pintura Confe

Paco Goyzueta presenta nes de mues ro un payaso en el Cent

Cultural

Chaves de la Rosa. mbre de este Hasta el 29 de novie re. año. El ingreso es lib

Esa fuerza que lo sobrecogió aquella noche vieja de hace muchos años ha permanecido constante al lado del pintor. Se ha desarrollado para convivir a su lado. Existe en este proceso una mística a la que Paco Goyzueta Linares se ha entregado. Nosotros, los simples espectadores, acudimos como testigos a observar este lento fuego. Y nos dejamos encender con las primeras confesiones de este personaje que nos hace cómplices de su trabajo. Tranquilos, no tengan miedo de quemarse, el payaso los protege.


PERFIL

22

Cualquier lugar puede convertirse en escenario de una fiesta y José Santos Mamani Flores lo sabe, ese es su trabajo, y en función a esa premisa y años de esfuerzo ha construido una empresa sólida que a sus 40 años ha logrado posicionarse en el competitivo sector del catering, organización y decoración de eventos.

UN HOMBRE QUE CONSTRUYE SU VIDA CON FIESTAS Texto por: Edward De Ybarra

Cuando José Santos inició su travesía en el rubro del catering, la decoración y el armado de estructuras para fiestas, era empleado y aprendiz de una empresa que se llamaba Huviservis, como muchas otras historias, la suya inicia impulsada por la necesidad, era el año 1986 y él apenas era un adolescente y ayudaba en lo que podía, poco a poco se fue especializando en la experiencia y aprendiendo a profundidad diferentes áreas, así se desenvolvió como barman, maître y jefe de estructuras para diferentes empresas, hasta que luego de 10 años de trabajar para otros, decidió poner su propia empresa, que desde entonces llevaría su nombre. «Comencé con un amigo que luego fue mi compadre. Al principio solamente podíamos atender eventos de bajo presupuesto, como fiestas de cumpleaños, aniversarios o fiestas de cruces». Con un capital de 15 tubos metálicos, apenas podían armar toldos de un área de 10 m2 y 3 de altura como máximo. «Las mesas, las sillas y el demás equipo lo alquilábamos. En esos tiempos implementábamos todo y también atendíamos». Así, de fiesta en fiesta, de aniversario en aniversario, de matrimonio en matrimonio, su negocio fue creciendo en metros y empuje, dejando atrás una estela de recuerdos, escenarios, momentos y personas.


PERFIL

«Lo que más me gusta de mi trabajo, es que conozco muchos sitios y diferentes personas. Nosotros seguimos atendiendo pequeños eventos familiares o de personas naturales. Y también eventos de instituciones grandes». La demanda creció y para el 2006 dio el siguiente gran paso. Entró al nivel de las grandes hazañas, armar fiestas y eventos para miles de personas. Esta vez de préstamo en préstamo fue adquiriendo una serie de equipos que a la fecha le permite armar toldos de hasta 10 metros de altura y con un área hasta de 2500 m2. Puede convertir un descampado, un área verde plana o cualquier terreno literalmente en un escenario de fiesta con mesas, pista de baile, juego de luces, arañas, adornos florales, música, comida y más. Si se trata de armar la fiesta, él es el especialista; pero no lo hará solo pues ahora tiene 4 empleados fijos y 4 eventuales que le ayudan en su tarea, que felizmente para ellos se ha convertido en trabajo de todos los días. «En Arequipa se ha incrementado bastante la demanda. Hay diversos eventos todo el tiempo. Ya no hay necesidad de salir a buscar el trabajo porque afortunadamente todos los días tenemos pedidos». Con sus dos diferentes empresas: Bodas y más y Arte y diseño, el nombre de José

23

Santos se ha hecho un lugar propio en lo más alto de los servicios de catering, organización y decoración de grandes eventos. Así ha trabajado diferentes años, levantando las instalaciones para la Convención Minera, por ejemplo. Semanas enteras trabajando sin dormir. «Quiero seguir desarrollándome y poder ofrecer un servicio con lo último en tecnología y atención para mis clientes». Su éxito, quizás, no radica en su prosperidad sino más bien en haber convertido una necesidad en una vida donde, día a día, se sube a su pequeño camión celeste con blanco, y enrumba hacia algún lugar para, junto a su equipo humano y técnico, transformar cualquier espacio en escenarios propicios para que cientos de personas disfruten esos momentos de la vida que duran unas horas y tal vez se recuerdan para siempre.

José Santos, de sombrero y lentes, rodeado de sus colaboradores.

CONTACTO: 0304 legre RPC: 94358 Alto Selva A -7 B io b u R s Hoyo


SHEILA ALVARADO www.sheilaalvarado.pe

«Limeña Girl es una propuesta subversiva ante la idea de que vivimos en una sociedad tradicionalista y recatada, aquella que la artista se empeña en presentarnos a través de sus ilustraciones: desinhibida, independiente y fuerte, se destapa y enseña orgullosa sus atributos, su mixtura racial y cultural y sobre todo su inteligencia emocional. Utilizando como registro su propio cuerpo y capturando la esencia de lo que es una verdadera pin up peruana». Sheila Alvarado (Lima, 1979). Artista plástica, ilustradora y escritora. El año 2008 presentó su primera individual en la galería de la Biblioteca Nacional del Perú, repitiendo la experiencia el 2010 con Destapada Limeña y el 2012 con Limeña, ambas en Bruno Gallery. A mediados de ese mismo año presentó Presagio en el Centro Cultural de España en Lima, su primera individual dedicada íntegramente al dibujo y calado sobre papel. Paralelamente ha participado en concursos y exposiciones colectivas como dibujante, fotógrafa y performance los últimos 10 años. Tiene dos cuentos escritos e ilustrados, dos poemarios y una novela gráfica.


Revista T+7