Issuu on Google+

Victimismo:  “Las personas que se sienten víctimas no son felices”. 

Existen circunstancias que llevan al victimismo y a sentirse víctima, como puede ser la  injusticia de quedarse tetrapléjico ante un atropello, una paliza recibida en un robo…  Sin  embargo,  existen  multitud  de  circunstancias  dolorosas  (  rupturas  matrimoniales,  muertes  de  seres  queridos,  despidos  laborales  injustos…),    que  llevan  a  muchas  personas  a  quedarse  en  la  queja  constante  ,  en  la  parte  negativa,  en  el  dolor,  en  definitiva  en  su  victimismo  permanente,  alejándose  de  la  realidad  y  de  la  felicidad,  hacia metas personales.  Las razones que llevan a ello son: 

1.  Las  personas  que  se  consideran  víctimas  no  creen  tener  control  de  su  vida.  Todo lo que les ocurra, les ocurre a ellos, no por ellos.  2.  Estas personas consideran que el mundo es injusto en particular con ellos.  3.  Las  personas  que  se  consideran  víctimas  son  agresiva  y  rabiosos/as,  y  una  disposición agresiva hace imposible la felicidad.  4.  Estas personas no pueden per mitir se disfrutar  de la vida, porque el  hacerlo  alteraría su percepción de sí mismos como víctimas. 

Por qué es atractiva la actitud de víctima.  A  pesar  de  que  esta  condición  de  victimismo  resulta  ser  destructiva  para  la  felicidad,  ejerce en determinadas  personas una atracción.  Las causas son:  1.  Es más sencillo culpar a los demás que aceptar la complejidad de la vida.  Cuando nos sentimos infelices, afrontamos un gran dilema. ¿ Reconocemos que la vida  es intrínsicamente compleja y llena de obstáculos para la felicidad?, o bien, ¿ Culpamos  a otros de nuestra desdicha?. 

2.  Las víctimas obtienen compasión.


Considerarse una víctima, es por lo tanto, una tentación muy fuerte. Podemos culpar a  los  demás  de  nuestra  desdicha  y,  además  recibir  su  compasión.  ¡  Qué  trato  más  maravillosos!. 

3. Es más sencillo no asumir el control de nuestra vida.  Ser responsable por uno  mismo  no es una tarea fácil,  y  la actitud de víctima  hace que  esta tarea sea innecesaria.  3.  La autocompasión es adicta.  Si!!!, lo es , ya que desempeña una función similar y, como sucede con los narcóticos,  cada  vez  es  más  difícil  dejar  de  depender  de  ella.  Como  sucede  con  la  adicción  a  las  drogas, la adicción a la autocompasión, puede hacer que una persona sea peligrosa para  sí misma y para los demás:  ­  Para sí misma, porque es fácil dejarse llevar por la autocompasión y permitir que  ésta paralice la acción.  ­  Para  los  demás,  porque  cuanto  más  nos  consideremos  como  víctimas,  más  enojados estaremos y más probable será que reaccionemos con agresividad ante  los demás. 

4.  Inmadurez.  Es  necesario  ser  una  persona  madura  para  evitar  escoger  opciones  tentadoras,  pero  destructivas: es preciso que seamos maduros para que podamos asumir el control de la  vida y no ser controlado por los demás, así como necesitar madurez para abstenerse de  caer en la autocompasión.  Los  inmaduros  no  pueden  abrazar  la  felicidad,  pues  su  característica  fundamental  es  considerarse una víctima. 

FIN


Victimismo