Issuu on Google+

EL SUICIDIO  1. INTRODUCCIÓN:  

El suicidio.­El  hecho del morir se puede vivenciar como un transito a una vida mejor  y  como  garantía  de  inmortalidad.  Es  vivido  también  como  la  vuelta  a  un  lugar  paradisíaco donde no habrá sufrimiento ni dolor. 

Significado de la muerte para el suicida.­  Para el suicida,  la  muerte cobra sentido, tiene un  significado de: Liberación, cambio o  regresión.  El  suicidio se puede programar  y realizar como forma  liberadora de los conflictos que  invaden al ser humano en ese momento “no puedo mas”, “estoy harto de sufrir”, etc. es  una puerta de salida ante una situación personal, familiar o social insoportable.  Lo importante es librarse del “callejón sin salida” en el que el pre­suicida se encuentra  inmerso.  Se  busca  sobre  todo  superar  la  angustia  presente,  sin  fijarse  en  lo  que  puede  encontrar detrás del acto voluntario de morir.  Puede  tener  un  objetivo  último:  producir  un  cambio,  tanto  en  sí  mismo  como  en  el  entorno. Se desea adquirir: tranquilidad, paz y felicidad.  Según  Janov  “es  la  manera  de  matar  la  desesperanza,  la  depresión  y  la  culpa”.  Es  también una forma de desaparecer, pero permaneciendo en la conciencia culposa de los  familiares y amigos.  Elige, por un acto voluntario, el momento y las circunstancias de convertirse en nada, de  autodestruirse. Es como si con esta fantasía omnipotente de elegir la fecha de la propia  muerte estuviera venciendo a la vivencia angustiosa de todo hombre: su propia finitud. 

La conducta suicida: diferentes lectura s Autoagresividad:  Es  un  acto  con  intencionalidad  de  autodestrucción.  Es  una  manera de aniquilar todo lo “malo” que existe en uno mismo.

Tratamiento del  suicidio al T. E 


Heteroagresividad:  Generalmente intenta culpabilizar a los demás de la decisión  de  autodestrucción.  Es  una  forma  de  agredir  a  los  familiares  y  amigos  por  su  falta  de  cariño, valoración y aprecio. 

Llamada  de  socorro:  es  una  petición  de  auxilio,  aunque  realizada  de  forma  extremosa y con peligro de la propia vida.  El  suicidio  como  chantaje:  es  una  forma  de  conquistar  el  amor  y  preocupación  de  los  demás. “No me mato si me quieres”, dicen algunas personas.  Ejemplo:  intentos  de  suicidio  provocados  con  pequeñas  dosis  de  fármacos,  pero  haciendo creer a  los demás  haber  ingerido grandes cantidades. En  estas circunstancias  siempre se busca el beneficio secundario, consciente o no. 

Suicidio como huida :  Ante  una  vivencia  insoportable  el  suicida  solo  contempla  “la puerta falsa” por donde se intenta salir de una situación dolorosa y humillante. 

Reunión mágica : algunas personas lo que intentan con el suicidio no es  escapar de  este mundo adverso, sino reunirse con su ser querido en el otro mundo. No aguantan la  separación y pretenden la fusión con la persona perdida. 

Definición  del  suicidio:   “Es  un  amplio  espectro  que  va  desde  la  simple  fantasía  puntual  e  idealización  sobre  la  autodestrucción,  hasta  la  decisión  firme  de  morir,  el  intento frustrado de muerte, o el mismo suicidio consumado” 

En este sentido, entendemos por “conducta suicida” toda vivencia que de forma directa  o indirecta expresa alguna de las siguientes situaciones:  o 

Ideas  suicidas:  Se  contempla  el  suicidio  como  “solución”  real  a  su  problemática 

Crisis suicida:  la idea suicida ya ha tomado cuerpo y se contempla la muerte  como “una salida feliz” a la situación conflictiva. 

Tentativa  de  suicidio:  cuando  la  muerte  no  se  ha  producido  por  haber  empleado medios insuficientes.

Tratamiento del  suicidio al T. E 


Suicidio  frustrado:  no  se  ha  llegado  a  la  muerte  porque  “casualmente”  ha  aparecido una nueva circunstancia o persona que lo ha impedido. 

Suicidio consumado: la autoagresión ha llegado hasta la muerte del sujeto. 

2. FASES DE LA VIVENCIA AUTODESTRUCTIVA.  En  la primera  fase el  suicidio es considerado como una posibilidad; se contempla con  agrado  esa  alternativa,  como  salida  de  la  situación  dolorosa.  Aquí  tiene  gran  importancia  el  aislamiento  social  en  el  que  puede  vivir  el  pre­suicida,  al  que  puede  influir  mucho  las  noticias  de  prensa,  radio  y  T.V.  sobre  suicidios,  o  el  suicidio  de  un  familiar, amigo o vecino.  La  fase  ambivalencia  refleja  la  lucha  interna.  Se  duda  sobre  los  “beneficios”  del  suicidio, pero tampoco se rechaza frontalmente.  En la etapa decisión hay que estar muy atentos a los avisos indirectos del pre­suicida:  §  Mejora espectacular de la depresión.  §  Gran preocupación por el testamento, etc.  A  veces,  incluso  ya  tiene  un  plan  muy  elaborado  para  la  puesta  en  práctica  del  acto  suicida. 

La personalidad premórbida   El  perfil  de  la  personalidad  suicida:  son  sujetos  con  conductas  impulsivas,  con  deficiencia  de  dominio  propio,  tendencia  a  ser  callados  y  poco  comunicativos,  o  perfeccionistas y autocríticos.  Respecto  a  los  cuadros  clínicos  psiquiátricos  mas  relacionados  con  el  suicidio  son  la  depresión mayor y el alcoholismo. 

Contexto actual  El pre­suicida, generalmente, se siente inmerso en un medio que no le “contiene”, o al  menos él no se siente apoyado o sostenido. Son comentarios frecuentes “me siento solo”  o “nadie me comprende”. 

Aquí podemos señalar un amplio espectro de carencias:  Falta de:  Ø  Valores religiosos o humanos. Tratamiento del  suicidio al T. E 


Ø  Vínculos afectivos.  Ø  Posibilidades para relacionarse en el medio laboral y social.  Ø  Y  sobre  todo,  falta  de  un  interlocutor  válido  con  el  que  poder  compartir  las  alegrías, penas y proyectos.  Por esto, se ha señalado como contexto favorecedor de la vivencia suicida., el  aislamiento social y soledad.  ¶  Personas viudas o que viven solas  ¶  La emigración y el desempleo.  ¶  Problemática de pareja, familiar y económica. 

Sucesos de la vida   En el origen de muchas crisis suicidas existe un problema de dependencia inconsciente,  en relación a un objeto, que le ha llegado a faltar. Se puede tratar de:  ¶  La pérdida de un ser real.  ¶  Una amenaza  contra la integridad corporal o psíquica.  ¶  Un peligro social. 

Falta de proyectos.  El  pre­suicida  carece  de  proyectos  que  le  lancen  hacia  la  vida.  Ese  proyecto  que  envuelva a toda la persona que supone un llegar a ser. En algunas ocasiones proyectos  parciales  pueden  tomar  categoría  de  absolutos  y  son  capaces  de  evitar  las  ideas  autodestructivas.  Aunque  normalmente  los  proyectos  parciales,  puntuales,  inmediatos  (como hacer un viaje o aprobar un examen) no tienen esa fuerza motivadora.  El  hombre  necesita  que  el  “arco  de  la  vida  esté  siempre  tenso”,  sin  proyecto  es  imposible  la vida. Lo que neutraliza  la angustiosa afirmación del pre­suicida es:”dame  un solo motivo y seguiré viviendo”. 

3.  CLASIFICACIÓN  Y  PREVENCIÓN  DE  LA  CONDUCTA  SUICIDA  Algunos  investigadores  señalan  que  la  ideación  suicida,  el  intento  de  suicidio  y  el  suicidio  consumado  es  un  continuum.  Y  que  la  ideación  suicida  es  un  indicador  temprano del suicidio.  En todo caso podemos distinguir el suicidio síntoma  y el suicidio carácter .

Tratamiento del  suicidio al T. E 


El  1º  es  la  señal  evidente  ante  una  descompensación  neurótica  o  psicótica  aguda.  Por  ejemplo, es la reacción ante una pérdida, en la que el sujeto no soporta la situación de  abandono y busca la autodestrucción.  En el otro extremo debemos situar el suicidio carácter  de una estructura de personalidad  donde la muerte se plantea como una salida a la dificultad de vinculación.  El  suicidio  síntoma   puede  ser  debido  a  una  respuesta  a  una  situación  de  crisis;  el  suicidio­carácter puede ser  consecuencia de un estado psicopatológico.  En el primer caso, la conducta suicida se produce como respuesta a una crisis puntual y  transitoria  (familiar,  económica,  emocional­sentimental,  enfermedad  orgánica  grave,  etc.). Una vez superado el momento conflictivo se recupera el deseo de vivir.  Más duradera y grave, si cabe, es la vivencia suicida como respuesta a un estado: es una  situación  más  prolongada  y  en  ocasiones,  largamente  elaborada  (cansancio  de  la  vida,  soledad, falta de aceptación de uno mismo, inadecuación al entorno, etc.).  En  otras ocasiones  puede  surgir  bajo  la  estructura  de  estados  psicopatológicos  graves;  entre ellos citaremos a los cuadros depresivos y el alcoholismo. 

Prevención suicida   Se  puede  entender  desde  la  promoción  de  la  salud  y  la  rehabilitación  psíquica  tras  un  intento de suicidio. Va a depender de dos factores:  la rapidez  con que se  identifique  a  las personas con alto riesgo y elegir el tratamiento adecuado.  Cuanta mayor calidad de  vida se  logre (individual  y  comunitariamente), menor será el  riesgo suicida. 

Prevención primaria   Comprende todas las actuaciones llevadas a cabo antes de producirse el acto suicida.  Podemos destacar varios datos significativos de diversas investigaciones:  ¶  La  mitad  de  los  ancianos  que  se  suicidan  han  consultado  a  su  médico  general  durante la semana anterior a su muerte.  ¶  Un  16%  de  los  pacientes  de  la  muestra  de  Roy  (1982)  que  se  suicidaron,  acudieron  a  los  servicios  de  urgencia  uno  o  dos  días  antes  del  suicidio;  en  ningún caso se consideró oportuno su ingreso en el hospital.  ¶  Barraclough (1.974) .Consideran que más o menos durante el último mes de su  vida, casi dos terceras partes de los que proceden a suicidarse buscan ayuda en  los médicos o en las instituciones. Tratamiento del  suicidio al T. E 


La prevención terciaria   Se  refiere  a  la  acción terapéutica  que  se  desarrolla  después  de  un  intento  frustrado  de  suicidio y, en los suicidios consumados,”la autopsia psicológica” a los familiares. 

4. LAS SECUELAS DEL SUICIDIO EN LOS SUPERVIVIENTES  En nuestra sociedad hay un estigma asociado al suicidio. No debemos olvidar que casi  750.000 personas al año elaboran el suicidio de un miembro de su familia, y se quedan  no solo con la sensación de  la pérdida, sino también con el  legado de la  vergüenza, el  miedo , el rechazo ,el enfado y la culpa. 

EDWIN  SHNEIDMAN  padre  del  movimiento  de  prevención  de  suicidios  en  E.E.U.U  dijo:  b“ La  persona  que  se  suicida  deposita  todos  sus  secretos  en  el  corazón  del 

superviviente,  le  sentencia  a  afrontar  sentimientos  negativos  y,  a  obsesionarse  con  pensamientos relacionados con su papel, real, o posible, a la hora de haber precipitado  el acto suicida o de haber fracasado en evitarlo” .  El  suicidio  es  la  crisis  de  duelo  más  difícil  que  ha  de  afrontar  y  resolver  cualquier  familia.Unos de los sentimientos predominantes entre los supervivientes de un suicidio  son los sentimientos de: 

Vergüenza...­Esta presión emocional  añadida  no sólo afecta a  las  interacciones del  superviviente  con  la  sociedad  sino  que  puede,  además,  alterar  de  manera  espectacular  las relaciones en la unidad familiar. 

La culpa.­Es  otro  sentimiento  normal  entre  los  supervivientes  de  las  víctimas  del  suicidio.  Asumen  la  responsabilidad  de  la  acción  del  fallecido  y  tienen  el  sentimiento  corrosivo de que había algo que ellos debían o podían haber hecho para evitar la muerte.  Este sentimiento de culpa es especialmente difícil cuando el suicidio ha ocurrido en el  contexto de algún conflicto interpersonal entre el fallecido y el superviviente.

Tratamiento del  suicidio al T. E 


Debido  a  la  intensidad  de  la  culpa ,  las  personas  pueden  sentir  que  necesitan  ser  castigadas y pueden interactuar con la sociedad de manera que, a su vez, dicha sociedad  les castiga a ellos. Los muchachos que empiezan a ser delincuentes o que se involucran  en el abuso de drogas o alcohol pueden ser  ejemplos de esta conducta de autocastigo.  Ya tengan éxito o no los supervivientes en su necesidad de ser castigados, los cambios  en los patrones de conducta son significativos y observables. 

El enfado es otro de los sentimientos que experimentan las personas que sobreviven  a una muerte por suicidio. La intensidad de su rabia les hace sentirse culpables. Perciben  la  muerte como un rechazo; cuando preguntan enfadados:  ¿por qué? por qué, porqué?  (¿Por qué me hizo esto?). La intensidad de su rabia les hace sentirse culpables.  Los supervivientes especulan que el fallecido no pensó lo suficiente en ellos o no habría  cometido el suicidio. 

El miedo:  es  una  respuesta  normal  después  de  un  suicidio.  Es  un  sentimiento  primario y normal entre los supervivientes de un suicidio, es el de sus propios impulsos  autodestructivos. 

El pensamiento distorsionado.­  es otra característica que se encuentra entre  los  supervivientes de suicidios. Muchas  veces  los supervivientes, especialmente  niños,  necesitan ver la conducta de la víctima no como un suicidio sino como algo accidental.  Este tipo  de  pensamiento  puede  resultar  útil  a  corto  plazo,  pero  a  la  larga  no  es  nada  productivo.  Es importante recordar que las víctimas del suicidio muchas veces provienen de familias  con problemas sociales difíciles, como el alcoholismo o el abuso infantil.

Tratamiento del  suicidio al T. E 


La conducta suicida