Page 1

Escucha activa.  Es la herramienta fundamental dentro del marco de la relación de ayuda.  Si queremos ayudar y acompañar a una persona en su recorrido hay que saber escuchar,  esto  pasa  de  igual  manera  en  las  relaciones  informales  de  cada  día.  Es  necesario  prestarnos  tiempo  para  la  conversación  tranquila,  serena  y  sosegada  en  todos  los  contextos,  sin  embargo,  y  debido  al  ritmo  que  ha  adquirido  esta  sociedad,  cada  vez  estamos más rodeados de gente y de recursos para la comunicación y sin embargo cada  vez  nos  encontramos  más  incomunicados  y  solos  y  con  menos  paciencia  para  concedernos tiempo para preocuparnos del otro/a. 

Es activa,  ya  que  es  un  proceso  psicológico  que  partiendo  de  la  audición,  implica otras variables de  la persona: atención,  interés, motivación, etc. Es un proceso  mucho  más  complejo  que  la  simple  pasividad  (  oír  por  oír):  Cuando  se  escucha,  se  muestra interés  hacia  la otra persona, para esto hace  falta  hacer callar a  los  voces que  nos  murmuran  dentro,  y  que  se  llaman  recuerdos,  remordimientos,  alegrías,  preocupaciones, sentimientos diferentes…

· Escuchar  significa,  por  lo  tanto  mucho  más  que  oír.  Significa  poner  atención  para oír. Significa, querer comprender, tener en cuenta que existe un mundo más  grande detrás de las palabras, y por lo tanto es querer penetrar en su opacidad. ·  Escuchar es centrarse en el otro. Pero centrarse en el otro es difícil en el diálogo.  Se consigue haciendo un esfuerzo y mostrando interés por estar y acompañar a  través del diálogo a la otra persona. ·  La  escucha  activa  se  manifiesta  en  muchas  ocasiones  mediante  monosílabos  o  interjecciones ( ah, sí, hum,etc…), que nos hacen estar presentes en el diálogo.  Sin  interrumpir  la  exposición  del  otro,  sino  respetándole  y  dejándole  hablar,  respetando incluso el silencio, que nos puede hablar de la profundidad de cuanto  está diciendo el otro, de sus dudas, de sus  inseguridades, de  su  malestar, de su  miedo… 

El que escucha  con el corazón se  convierte en  instrumento de curación, porque da  espacio a los otros para abrirse con creciente confianza y libertad y les permite sentirse

1


comprendidos y  afirmados.  La  escucha  sana.  Todos  los  sentimientos,  conflictos,  malestares…, cuando son compartidos con personas que les saben escuchar, son mejor  analizados, y hace que la persona quede más tranquila; se dice que la escucha sana y es  reparadora. 

“Nos han  sido  dadas  dos  orejas,  pero  sólo  una  sola  boca,  para  que  podamos  oír   más y hablar menos”.                                         Zenón de Elea.

2

Escucha activa  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you