Page 1

Krogan Altura media: 210 – 220 cm Peso medio: 150 – 160 kg Edad de inicio: 4 Esperanza de vida: 1,000 años Puntuaciones de característica: +2 Fuerza, +2 a Constitución o +2 Sabiduria Tamaño: Medio Velocidad: 6 Vision: en la penumbra Lenguajes: Krogan, Bonos de habilidades: +2 Atléticas, +2 Aguante Redundancia de órganos: debido a que los krogan tienen varios órganos duplicados, son mucho más capaces de aguantar un duro castigo físico. Las tiradas de salvación contra los efectos de atontado y aturdido se pueden realizar al principio del turno y no al final. Adaptabilidad toxica: la constitución Krogan les permite sobrevivir en los más duros y tóxicos entornos. +5 a las tiradas de salvación contra venenos. Joroba Krogan: la capacidad para almacenar nutrientes les proporciona a los krogan una alta resistencia a la falta de alimentos. Un krogan puede dividir entre dos cualquier penalización debido a la falta de alimentación. Rabida de sangre: recibes el poder racial Krogan de Rabia de sangre. Poder racial krogan

Rabia de sangre A veces estar loco, es el único camino

-Urdnot Wrex

Encuentro Acción gratuita Personal Desencadenante: la primera vez que eres maltrecho o desciendes a 0 PG o menos por un ataque. Efecto: realiza un ataque cuerpo a cuerpo básico o realiza una carga contra el enemigo que desencadenó este ataque. Este ataque gana un +1 al ataque y un +2 al daño.


La supervivencia del más fuerte

Los krogan son una especie de grandes reptiles bípedos nativos del planeta Tuchanka, un mundo de duras condiciones ambiéntales, escasos recursos y muy abundante en feroces depredadores. Los krogan no solo han sobrevivido a su implacable mundo de origen, sino que han logrado prosperar en las condiciones más extremas. Desafortunadamente, a medida que la sociedad Krogan se volvía más avanzada tecnológicamente, también lo hacía su armamento. Hace 4 mil años, en los albores de la era nuclear krogan, estos crearon armas de destrucción masiva que provocaron que Tuchanka se convirtiera en un desierto radiactivo. Los krogan se redujeron en número y formaron primitivos clanes guerreros que luchaban por sobrevivir en el invierno nuclear que ellos mismos habían crearon. Este estado se mantuvo hasta que fueron descubiertos por los salarianos dos mil años después. Con la ayuda de la salarianos, los krogan fueron “elevados” en la sociedad galáctica y ofrecieron sus capacidades militares para poner fin a la Guerra Rachni. Después de que la amenaza Rachni fuera erradicada, la rápida expansión krogan se convirtió en una amenaza para la galaxia, Con el devenir de las rebeliones krogan y su imparable avance, turianos y salarianos crearon y extendieron entre los krogan la genofagia. Esta “infección” genética redujo drásticamente la fertilidad en las mujeres krogan , causando una severa caída en los embarazos y en el indice supervicencia de los neonatos, eliminando de esta manera la ventaja numérica de los krogan .

Biología

Los krogan han evolucionado en una ecología letal. A lo largo de millones de años la lucha por sobrevivir a los depredadores más grandes, a las enfermedades virulentas y a la escasez de recursos de Tuchanka , su mundo de origen, ha convertido a estos lagartos en la esencia de la supervivencia. Posiblemente el mejor indicador de la letalidad de Tuchanka esté en los ojos de los krogan. Aunque desde cualquier punto de vista son una especie de depredadores, sus ojos tienen una disposición similar a las de los ungulados y los bovinos terrestres , por lo que poseen un arco de visión de 240° y son más adecuados para localizar enemigos y acecharlos que para perseguirlos. Desde un punto de vista físico, los krogan son casi indestructibles. Su pelaje es muy resistente y protege de todas las armas cuerpo a cuerpo que no sean hojas moleculares. Aunque sienten dolor, no pierden su capacidad para concentrarse. Además tienen varias copias redundantes de cada uno de los órganos principales y a menudo pueden sobrevivir a la pérdida de uno o dos del mismo tipo. Tienen, por ejemplo, dos corazones, cuatro pulmones y cuatro testículos. En lugar de un sistema nervioso tienen un segundo sistema circulatorio con propiedades conductivas. Un krogan no puede quedar paralizado jamás; puede llegar a perder parte de este fluido, pero su cuerpo lo acaba reemplazando. La joroba que tienen en la espalda les sirve para almacenar grasa y agua y así poder sobrevivir a tiempos de escasez. Las jorobas más grandes son motivo de orgullo ya que estar bien alimentado implica que el krogan es un depredador superior. La característica biológica más famosa de los krogan es increíble tasa de natalidad y la rapidez con la que alcanzan la madurez. Una vez liberada de la hostil caldera de Tuchanka, la población krogan creció hasta hacerse casi innumerable y sólo la genofagia impidió que superará el número a todas las especies del Consejo juntas. Ahora, las pocas hembras logran capaces de llevar a término un embarazo son tratadas como recursos estratégicos. Los caudillos las usan como moneda de cambio diplomática o, más frecuentemente, se disputan tierras por su causa. Asimismo su dietas pueden incluir comidas y bebidas que serían muy peligrosas para otras especies –un hecho que se refleja en el licor preferido de los krogan , el ryncol, del cual se dice que “atiza a los alienígenas, como vidrio molido”. Los jóvenes krogan tiene marcas de color amarillo o verde en sus pieles. Estas marcas acaban oscureciéndose al marrón o marrón claro con el tiempo, mostrado la edad del sujeto.

Historia

Aproximadamente hace 2000 años atrás los Krogan eran una especie primitiva de tribus atrapadas en un mundo con un invierno nuclear de su propia creación. Fueron liberados de este

estado por los salarianos, que “elevaron culturalmente” a los krogan dándoles tecnología avanzada y reubicándolos en un planeta no envenenado por letales niveles de radiación, toxinas o depredadores mortales. Pero la intervención salariana tenía otra motivación. En aquel momento la Ciudadela estaba involucrada en una prolongada guerra galáctica con la rachni, una raza de insectos inteligentes. Los salarianos esperaban que los krogan se unieran a las fuerzas de la Ciudadela como soldados para enfrentarse a un enemigo de otro modo imparable. El plan funcionó a la perfección: en el plazo de dos generaciones, gracias a la capacidad de soportar las duras condiciones de los mundos Rachnii y la rapidez de reproducción krogan, no sólo bastó para detener el avance Rachnii sino para que se les hizo retroceder. Fueron capaces de perseguir a los Rachnii a sus mundos natales, encontrar a las reinas Rachnii y erradicar a la especie entera.

Salvadores de la Galaxia

Durante un breve período los krogan fueron aclamados como los salvadores de la galaxia y se les dieron no sólo los mundos Rachni conquistados sino también otros planetas en el espacio de la Ciudadela para colonizar, en agradecimiento por su ayuda. El Consejo de la Ciudadela incluso encargó una estatua en el Presidium de la Ciudadela –el monumento Krogan- en honor a los soldados krogan que murieron defendiendo el espacio de la Ciudadela. Pero sin las duras condiciones de Tuchanka para mantener su número bajo control, la población krogan aumentó a un número sin precedentes. Hacinados y agotados los recursos, la krogan miraron hacia fuera para reclamar por la fuerza otros mundos –mundos habitados por razas ya leales a la Ciudadela. Siempre hubo “sólo un mundo más” necesario para los krogan. El colmo fue cuando los krogan comenzaron a establecerse en


obligados a aceptar los términos de la rendición. Por su papel en la represión de las rebeliones krogan, los turianos fueron recompensados con un asiento en el Consejo de la Ciudadela. Los Krogan, por otro lado, todavía sufren los efectos de una genofagia incurable. En el último milenio el número de los krogan ha disminuido de manera constante, lo que se ha traducido en un pueblo disperso y moribundo. Algunos krogan han intentado tratamientos extraños para combatir la genofagia, incluyendo trasplantes de testículos. Pero, ante la certeza de su extinción como especie, la mayoría se han convertido en sujetos individualistas y totalmente egoístas. Por lo general sirven como mercenarios de alquiler al mejor postor, aunque muchos aún les molesta y desprecian a las razas de la Ciudadela que los condenó a su trágico destino. La mayoría de los krogan no han trabajado en dirección hacia una cura, ya que están más interesados en el combate que en la ciencia. A menos que una cura se descubra y se utilice, la extinción de los krogan parece inevitable.

Genofagia

la colonia Asari de Lusia. Cuando, finalmente, el Consejo exigió su retirada de la colonia asari de Lusia, el caudillo supremo krogan se marchó airado de la Ciudadela retando al Consejo a recuperar sus mundos.

Rebeliones Krogan

Pero el consejo había tomado precauciones. Los mejores operadores GOE y cazadoras asari habían sido reclutados para formar una “fuerza de observación” secreta, la Oficina de Tácticas Especiales y Reconocimiento. Los espectros iniciaron la guerra con dañinos ataques estratégicos. Los planetas krogan se quedaron a oscuras mientras los virus informáticos inundaban la Extranet. Las refinerías de antimateria saboteadas desaparecieron con un destello blanco azulado. Estaciones del cuartel general se convirtieron en chatarra orbital a ser embestidas por cargueros suicidas preparados con anterioridad. Pero eso sólo sirvió para retrasar lo inevitable la guerra se habría perdido de no haber sido por el primer contacto con los turianos, que respondieron a las amenazas de los krogan con una pronta declaración de guerra. Al estar en el lado del Espacio

Krogan más alejado del Consejo, los turianos avanzaron rápidamente hacia las zonas posteriores de los krogan, que estaban escasamente defendidas. Los krogan respondieron dejando caer estaciones espaciales y asteroides sobre las colonias turianas. Tres mundos quedaron completamente inhabitables. Aquello fue, precisamente, lo peor que podía haber hecho con los turianos. Cada turiano es, ante todo, un servidor público dispuesto a arriesgar su vida para proteger sus camaradas. En vez de aumentar el descontento de la población ante la guerra, las tácticas de los krogan reforzaron la determinación de los turianos. La llegada de fuerzas turianas salvó muchos mundos de la flota saqueadores de los caudillos, fue necesario desarrollar el arma biológica de la genofagia, para terminar la guerra. Después de la guerra hubo varias décadas de disturbios, quedaban caudillos rebeldes y grupos que se negaban a rendirse, mientras que otros desaparecieron en los sistemas fronterizos para convertirse en piratas Al no poder reponer su número, los krogan se vieron

El arma biológica conocida como genofagia se creó para poner fin a la Rebelión krogan. Los krogan superaron desde el principio al Consejo, y sólo el oportuno primer contacto con los turianos permitió que se salvaran las razas que lo integraban. Los turianos lucharon contra los krogan hasta llegar a un punto muerto, pero el ingente número de estos últimos indicaba que la guerra no podría ganarse por medios convencionales. Los turianos colaboraron con los salarianos para diseñar genéticamente un virus que pudiera anular la enorme tasa de natalidad de los krogan. El virus de la genofagia conseguía la energía necesaria para replicarse al “devorar” ciertas secuencias genéticas clave. Cada célula de cada krogan debía ser alterada para que el arma fuera prueba de defensas; de lo contrario, los krogan podrían haber usado terapia genética para reparar los tejidos afectados. Cuando una cepa de genofagia ya no encontraba más genes de los que alimentarse, moría de hambre. De esta manera se limitaban las mutaciones y las contaminaciones. Éste defecto genético “artificial” es hereditario. Los salarianos creyeron que la genofagia se usaría como fuerza disuasoria. Una posición que los turianos consideraban inocente. Una vez que el proyecto estuvo completado, los turianos iniciaron la producción en masa y la utilizaron. El mundo de origen de los krogan, sus colonias y todos los mundos ocupados fueron infectados. La mutación resultante hizo que sólo uno de cada 1000 embarazos krogan llegase hasta el final. No redujo la fertilidad, sólo la viabilidad de la descendencia. Las pocas hembras capaces de engendrar prole se convirtieron en premios por lo que los jefes criminales krogan disputaron batallas brutales.


Los krogan son ahora una sombra de lo que fueron en sus días de gloria. Aunque la Rebelión fue hace ya siglos, no pueden olvidar el horror de la genofagia y su incapacidad para contrarrestarla. Su uso aún es una decisión controvertida debatida con fiereza en muchos círculos.

Cultura

El duro mundo de origen de los krogan endureció la mente de estos tanto como su cuerpo. Los krogan siempre han tenido tendencia a ser egoístas, distantes y toscos. Respetan la fuerza y la seguridad en uno mismo, y la traición ni lo sorprende ni los ofende. Los débiles y desinteresados no viven mucho. En su cultura “intentar llegar a lo más alto” es algo que se da por supuesto. Tras su derrota en la Rebelión, el mismo concepto de liderazgo colocan perdió crédito. Si antes un jefe criminal podía tener poder suficiente como para doblegar sistemas solares enteros y convertirse en caudillo supremo, hoy en día es raro que un solo líder tenga más de 1000 soldados que la hayan jurado fidelidad. La mayoría de los krogan sólo confían en sí mismos, y el único interés al que sirven es el propio. Esta actitud solitaria emana en parte de un profundo sentido del fatalismo y la futilidad, un marcado efecto social de la genofagia que hizo que su número menguarse hasta reducirlos a un puñado. Además de estar furiosos porque toda la galaxia parece odiarlos, los krogan suelen ser pesimistas en cuanto a las probabilidades de supervivencia de su raza los supervivientes no le ven sentido a prepararse para el futuro porque no creen en él. Su actitud ante la vida podría resumirse como “mata, saquea y se egoísta, pues mañana moriremos”. Las hembras krogan raramente salen de sus mundos de origen, concentrándose en la cría en un intento de mantener el número de krogan contra un descenso poblacional demasiado rápido. Las pocas mujeres fértiles que quedan se tratan como botín de guerra y se hallan sometidas al intercambio frecuentemente. Recientemente se ha observado que las hembras de la especie krogan viven en clanes separadas de los de los varones. Los emisarios se mandan para determinar entre los varones cuales son dignos de visitar los clanes femeninos.

Religión

Los krogan no demuestran tener fuertes creencias religiosas. Lo más cerca a lo que han llegado es a establecer rituales funerarios llamados “huecos” donde los cráneos de sus antepasados se muestran para recordar “de dónde venimos y adónde vamos”. Los huecos son sagrados a la manera krogan y la violencia en tales lugares está prohibida. Varios krogan también han mencionado un lugar llamado “el Vacío” que parece ser una versión krogan de la otra vida.

Clanes

Los krogan se dividen en numerosos clanes. La pertenencia a un clan permite a un krogan tener pertenencias, alistarse en el ejército y servir a un maestro de batalla. Los jóvenes krogan se someten a un rito supervisado por un chaman correspondiente al clan al que desea unirse. En el clan Urdnot, este rito consiste en varias batallas contra la fauna salvaje de Tuchanka, finalizando con el enfrentamiento con una de las fauces trilladoras autóctonas. Simplemente sobreviviendo cinco minutos se considera una prueba de solvencia, pero acabar con una aumenta el prestigio y la posición del iniciado. Pocos extranjeros han presenciado el rito llevarse a cabo, aunque no hay reglas que impidan a un no krogan ayudar al iniciado a llevarlo a buen término, participando como krantt (termino krogan; aliado, acompañante en el rito). El rito de pasaje y demás tradiciones se conservan gracias al chaman del clan. El chaman debe someterse a dolorosos y tortuosos ritos para asumir el cargo, y está obligado a renunciar a su nombre. Debido a este nivel de compromiso, el chaman es uno de los miembros más respetados de un clan.

Doctrina Militar

Las prácticas tradicionales de los krogan estaban pensadas para guerras de desgaste. Equipadas con material barato y tosco, las tropas eran poderosas pero carentes de flexibilidad. El mando y el control estaban muy centralizados: los soldados del frente que veían un objetivo, contactaban con sus generales en

la retaguardia para solicitar apoyo artillero. Desde la genogafia, los krogan ya no pueden permitirse las bajas de los antiguos ataques en masa. Es por esto que en día, para los señores de la guerra krogan capaces de hacer frente a 10 soldados de cualquier otra especie, el asesinato es una ciencia. Éstos se concentran en realizar únicamente movimientos brutales y limpios para aprovechar su fuerza bestial en capacitar a los enemigos de un solo golpe. Este cambio de enfoque desde la guerra masiva hasta la máxima eficiencia ha hecho que tenga mucha demanda en los campos de la seguridad y los “músculos de alquiler”. Pero debido a la mala reputación de los krogan, la mayoría de estos trabajos están al margen de la ley. A los señores de la guerra no les gusta ir “impecables”, pero sí bien armados y equipados, a ser posible con un arma de fuego en cada extremidad. Son implacables y brutales, pero también de tópicos y disciplinados. Usan todos los medios de que disponen para lograr sus objetivos, sin importar los censurables que sean. Los rehenes y el genocidio son prácticas aceptables para asegurarse una ocupación tranquila con pocas bajas krogan. Los krogan que sirven en las fuerzas de Saren parecen haber vuelto al antiguo estilo de combate de desgaste masa. También trabajan en colaboración con unidades geth, que realizan los papeles reservados en otros ejércitos a los drones de combate. Los Bioticos son raros entre los krogan, y los pocos que existen son vistos con sospecha y miedo. Los krogan consideran


que esta aura de miedo es útil para los oficiales, de modo que suelen ascenderlos. Los drones de combate y demás equipo de alta tecnología suelen ser bienes escasos. En el equipamiento krogan, son escasos los drones de combate y otro equipo de alta tecnología, en contraprestación, aun se pueden encontrar krogan acompañados de algunas criaturas criadas para el combate como los varren, naturales de su mundo natal, Tuchanka. Desde el final de las rebeliones krogan , se les ha prohibido la construcción de naves de guerra, Esta prohibición se hace cumplir por el brazo del Concilio de la Ciudadela, la Misión del Consejo de Aplicación de la Desmilitarización, que mantiene guarniciones a través de toda la Zona Desmilitarizada Krogan (ZDK). Cada pocos años, algún señor de la guerra krogan viola las leyes, pero normalmente una alianza de sus rivales finaliza sus sueños de hegemonía antes incluso de que la Ciudadela haya disparado un solo tiro.

La rabia de sangre

Los krogan son tenidos en toda la galaxia por su naturaleza de guerreros ultra violentos, ayudados o trabados por su legendaria “rabia de sangre”. Cuando son presa de esa locura, los krogan parecen invencibles, aunque en realidad se limitan a no sentir el dolor. Los krogan poseídos por la “rabia de sangre” luchan independientemente de las heridas que sufran, hasta el punto de seguir forcejeando pese a perder sus cuatro extremidades y sufrir muerte cerebral, hasta que se produce la muerte somática final.

Mundo natal -Tuchanka Distancia orbital Periodo orbital Ratio de Kepler Radio Duracion día Presión atmosferica Temperatura superficie Gravedad superficie Masa Satelites

5.3 UA 17 Años terrestres 0.534 8,293 km 21.4 horas terrestres 1.1 atmosferas N/A 1.14 g 1.913 Masas terrestres N/A

Especie Población Guarnición Ciudadela (orbita)

Krogan 2.100 mill. 2.400 (en estaciones)

Raza Krogan  

Raza krogan en bate para el JdR de mass effect D&D4 Amethyst