Issuu on Google+

LA ENCÍCLICA HUMANAE VITAE Y EL CONTROL NATAL Intervención de la Comunidad Humanae Vitae en el Congreso El Amor, la Sexualidad y la Vida en el Tercer Milenio 24, 25 y 26 de mayo de 2013, Bogotá – Colombia


Intervención del economista Fernando Lopera Lopera, miembro fundador de la comunidad Humanae Vitae DE LA ANTICONCEPCIÓN AL CONTROL NATAL

ANTICONCEPCIÓN:¿ASUNTO PRIVADO O ASUNTO PÚBLICO? La anticoncepción, referida a la vida humana, fue por siglos algo perteneciente solo a la vida privada de sectores muy localizados de la población en cuanto a técnicas de contracepción.

La MUERTE AL HIJO, sí había sido asunto público, sea como:  Rito religioso.  Facultad Legal que el Estado otorgaba a los súbditos para deshacerse de hijos. (En el Imperio romano, como lo registra la carta a Diognetto, los ciudadanos estaban autorizados a matar al hijo no deseado; en cambio, “Los cristianos engendran hijos como todos los ciudadanos pero no se deshacen de ellos”)  Como arma política LA MUERTE DE HIJOS NACIDOS realizada por el mismo Estado se presentó como arma política o de seguridad de Estado, como lo registra el libro del Éxodo.  CONTROL POBLACIONAL. En China y otros países del Oriente, existió el feminicidio, muerte del hijo si es mujer. Actualmente sabemos de la muerte de bebés expósitos, por razón de la prohibición estatal del segundo o tercer embarazo. La anticoncepción, en cambio, siempre había sido asunto privado. Los estados habían recurrido a la muerte directa y no a la anticoncepción.


La anticoncepción se transforma en CONTROL NATAL o sea ASUNTO PÚBLICO, DEL ESTADO. En el naciente Capitalismo industrial de Europa, surgió la anticoncepción como instrumento político que Thomas Malthus (1766-1834) propone a la burguesía para limitar el crecimiento de las clases obreras cuya fertilidad les había valido el nombre de proletariado. “Hacia 1921, en EEUU, surgió como líder de la anticoncepción Sanger… su propósito no fue aún llevar la anticoncepción a la categoría de gubernamental, sino defenderla como un derecho de los individuos, frente Comstock..” que penalizaba la práctica anticonceptiva y su divulgación.O buscaba despenalizar la anticoncepción.(cf “El Complejo de Layo”, pag 11)

Margaret iniciativa a la “ley sea ella

Contamos con un antecedente en la Historia. El pueblo de Israel resultó siendo visto como una amenaza para el Estado egipcio. El Faraón recurre al asesinato masivo de los recién nacidos varones. En nuestro caso el aumento de población de América Latona fue visto como amenaza para los gobernantes del mundo. (Cita pag 24 Complejo de Layo) A nuestra América Latina llega el Control Natal como arma política cuando Rockefeller,buen conocedor de Latinoamérica, visita a los obispos reunidos en Rio de Janeiro en 1955.Se presenta en la primera conferencia general del CELAM para proponerles apoyo a su plan de control Natal. Los obispos no aceptan la propuesta y entonces Rockefeller concibe un plan que despeje el camino al control natal: romper la unidad religioso-católica de la región y conseguir que sean latinoamericanos que lideren la iniciativa. Es el fomento e introducción de miles de sectas protestantes, con pastores oriundos de nuestros países. (Operación “Amanecer”) CONTROL NATAL EN COLOMBIA Por parte de Colombia, se ofreció el ex-presidente Alberto Lleras. Ante el Senado Americano se comprometió, en 1965, a liderar la iniciación de los programas de control natal. Entre tanto, el Doctor Hernán Vergara (1910-1999) tuvo acceso a la Actas (Hearings) de la respectiva Comisión de Ayuda al Exteriordel Senado americano, donde consta lo anterior, y donde se establecen las estrategias y decisiones de adelantar la campaña sin enfrentamiento directo con los Jerarcas Católicos, y mediante “demógrafos” habilitados en poco tiempo, y otros profesionales que establecieran una presión sicológica hacia la población pobre, especialmente las mujeres, presentando el hijo como amenaza a la salud y al bienestar económico de la familia. (Cf. op.cit.)


La puesta en práctica del plan, estuvo a cargo del gobierno de Carlos Lleras (1966-1970), con una agresiva campaña a través de todo el sistema de salud, burlando la rama legislativa, eludiendo el debate público y obteniendo reuniones con obispos que fueron registradas ante la opinión pública como de consenso entre Jerarquía católica y Gobierno sobre el tema. ¿Qué produjo una política de Control Natal subrepticia? Los resultados, hoy, 5 décadas después, están a la vista de todos, aunque había sido prevenido el país, por el mismo Hernán Vergara, en su obra “El Complejo de Layo”, de lo que pasaría como consecuencia de semejanteandanada. Previó que introducir esta campaña en esta forma clandestina, reduciría los niveles de ética en la población, rompería la confianza de ésta con sus pastores y desembocaría en un futuro de infidelidad, corrupción, desprecio por la vida y, consecuentemente, altos niveles de violencia. El Sistema educativo fue tomado también por la Política de Control Natal, como instrumento para generalizar la mentalidad anticonceptiva, incluido el pánico demográfico, para que los jóvenes acepten la vasectomía y los métodos de esterilización definitiva, y nieguen su vocación de padre o madre. En ese contexto el homosexualismo es promovido, produciéndose como el mejor método de control natal. PLAN CUMPLIDO SEGÚN INFORME DE 2003 El plan concebido en los años 1964-1965, fue reportado como ya cumplido por el Estado Colombiano en 2003 con el documento:POLÍTICA NACIONAL DE SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA, República de Colombia, Ministerio de la Protección Social, Dirección General de Salud Pública en Bogotá, febrero de 2003. Este informe deja entrever incluso que fue un plan clandestino o no explícito. “CONCEPTO DE SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA “Colombia, presentado internacionalmente como modelo en planificación familiar, es un claro ejemplo de esas políticas que, si bien no fueron explícitas en ningún momento, dieron como resultado una drástica reducción de la tasa de fecundidad en el país en un período más breve que el esperado. En el corto lapso de veinte años ésta descendió en más de un 50%: En 1962 la tasa de fecundidad total era de 7.0 hijos por mujer y en 1983 era de 3.3. Esos índices fueron disminuyendo con menos drasticidad hasta llegar a 2.9 hijos por mujer en 1990y con una leve tendencia al aumento en lo que va corrido de la década de los 90,de acuerdo a la Encuesta de Demografía y Salud realizada en 1995”.


“La transición demográfica operada en virtud de las políticas de control poblacional sumadas a otras variables demográficas, ha sido un fenómeno común en el contexto latinoamericano, hasta el punto de que - como lo señala la demógrafa brasileña Elsa Berquó - la amenaza de la llamada "explosión demográfica" ya pertenece al pasado en América Latina. A pesar de que reconocemos las responsabilidades familiares, comunitarias y planetarias inherentes a la libertad reproductiva, diáfanamente podemos ver que, para el orden económico internacional, es más cómodo intervenir en la intimidad de las personas que en el bolsillo de los poderosos y en la distribución de los recursos” Colombia no necesitó de ninguna legislación para que sus gobernantes ejecutaran la más agresiva política de control demográfico que por sus resultados es un genocidio. El control natal en Colombia no se hizo con leyes, sino:de hecho. Intervino primero el sistema de salud y posteriormente el sistema educativo con la llamada educación sexual obligatoria. INTENTO DE LEGALIZAR EL CONTROL NATAL Y EL ABORTO El más reciente, es la Sentencia C-355 de 2006 de la Corte Constitucionalque despenalizó el aborto, en tres casos específicos.El presidente Álvaro Uribe Vélezse apresuró a emitir el Decreto 4444 de 2006, que reglamentaba la prestación de procedimientos de salud sexual y reproductiva, entre ellos el aborto, reglamentando la Sentencia C-355 del 2006 de la Corte Constitucional, sin haber una ley de por medio. El abogado Luis Rueda Gómez interpuso el recurso de nulidad en 2008 contra el Decreto 4444 de 2006 y el Consejo de Estado lo suspendió provisionalmente el 15 de octubre 2009. El Consejo de Estado el 18 de marzo de 2013 lo anuló definitivamente. A juicio del Alto Tribunal, el Gobierno solo puede ejercer la facultad reglamentaria que le otorga el numeral 11 del artículo 189 de la Constitución Política, cuando exista una ley previa que reglamentar. El fallo no estudió el fondo del contenido del Decreto, es decir, no abordó temas como la objeción de conciencia ni la “interrupción voluntaria del embarazo” (aborto), pues estimó innecesario hacerlo debido a que la simple expedición de la norma fue ilegal. Es la primera vez que la legislación ejerce sus funciones ya que antes no fue necesario legislar porque todo se ejecutó sin presencia de la Ley.


SUPERINTENDENCIA DE SALUD: A REGLAMENTAR LO QUE ANULÓ EL CONSEJO DEL ESTADO La Superintendencia Nacional de Salud desconoce ahora la sentencia del Consejo de Estado y emitió –acaba de emitir- la “CIRCULAR EXTERNA Nº 000003de 26 de abril de 2013, que la prensa registra como regañoa las EPSs. Supersaludpretende obligar a las EPSs e IPSs a ofrecer procedimientos de aborto, normando lo que no pudo ser decreto por ausencia de Ley. Si fuera el caso que la Sentencia C-355 coincidiera con la voluntad de los colombianos, nunca la Constitución Política del 91 podría aceptar utilizar el Sistema de Salud para hacer abortos, ya que su esencia por definición es la protección de la vida. Tendría el Estado que generar su propio sistema de control natal, que reglamentara los casos de aborto, a la manera que en ciertos estados está o ha estado organizada la pena de muerte. Lo que es una inducción a la confusión y al caos es que el Estado obligue al sistema de salud a producir la muerte.


Intervención de Catalina Vergara, miembro fundador de la comunidad Humanae Vitae

LA ENCÍCLICA HUMANAE VITAE como el DRAMA DE PABLO VI ante la ANTICONCEPCIÓN Y EL CONTROL NATAL, Carta Encíclica del 25 de julio de 1968, un drama para la Iglesia de hoy. 1) PABLO VI REPRESENTA LOS INTERESES DE LA IGLESIA Y DE LA HUMANIDAD Recojo las palabras de Pablo VI en octubre de 1965, poco antes de finalizar el Concilio Vaticano II, el cual finalizó en diciembre de ese mismo año. “¡Cuántos problemas! ¡Cuán numerosos! ¡Y cuán numerosas son también las respuestas que hemos de dar! Queremos abrirnos al mundo y hemos de decidir día tras día cosas que tendrán consecuencias seculares. Hemos de responder a las preguntas del hombre de hoy, del cristiano de hoy; y son preguntas particularmente difíciles para nos, como las que se relacionan con los problemas de la familia cristiana. Por ejemplo, el control de la natalidad. El mundo pregunta qué es lo que pensamos y hemos de responderle. Pero, ¿qué respuesta? No podemos callar. Y hablar constituye un problema. La Iglesia no ha tenido que enfrentarse, durante los siglos, con cosas semejantes. Y se trata de una materia que podemos llamar extraña para los hombres de Iglesia, e incluso humanamente embarazosa…Necesitamos mucho que Dios nos ilumine.” 1 Tres años después, el miércoles 8 de agosto de 1968,una semana después de publicar la encíclica Humanae Vitae, en la Homilía de los miércoles en la plaza de San Pedro, afirma: “Muchas veces hemos tenido la impresión de vernos desbordados por ese cúmulo de documentaciones y hemos advertido, humanamente hablando, la desproporción de nuestra pobre persona con el formidable deber apostólico de tenernos que pronunciar a este respecto. Muchas veces hemos temblado ante el dilema de una fácil condescendencia a las opiniones corrientes y de una sentencia mal soportada por la moderna sociedad, o que fuese arbitrariamente demasiado grave para la vida conyugal. Hemos reflexionado sobre los elementos establecidos por la doctrina tradicional y por gente de la Iglesia especialmente sobre las enseñanzas del reciente Concilio; hemos ponderado las consecuencias de una y otra decisión, y no hemos tenido duda alguna al decidir que debíamos pronunciar nuestra sentencia en los términos expresados en la presente encíclica”

1

Fragmento de la entrevista concedida por Pablo VI al corresponsal del Corriere della Sera, el 3 de octubre de 1965. Publicado en el libro


2)LA HUMANAE VITAE REITERA LA POSICIÓN DE CRISTO Y DE SU IGLESIA ANTE EL VALOR SAGRADO DE LA VIDA HUMANA Y REDESCUBRE LA MISION DE LA IGLESIA EN EL MUNDO DE HOY

 El mensaje de Jesús, conocido por los cuatro evangelios, fue una novedad para la humanidad, no pensada anteriormente por ninguna comunidad humana, en cuanto a la posibilidad de convivencia entre los hombres. Introdujo la oportunidad de relaciones de confianza o de fe como lo descubre San Pablo, “Ya no hay judío ni griego, ya no hay hombre ni mujer, ya no hay dueño ni esclavo”, gracias al efecto de la revelación que hizo Jesús de su vida en pertenencia y fidelidad a Yhave como un Padre, como su padre. Esta vinculación la trasmite a toda persona humana trasmitiendo la condición trascendente de Hija de Dios. Cada ser humano es sagrado y su desaparición no es signo de bien en ningún caso.  Jesús no aceptará matar a ningún hombre como solución a los conflictos porque sería matar a un hijo de su Padre. Primero padecerá la muerte en su propia carne antes que poner en riesgo la vida de un hombre. Cuida la vida del hombre y así da fundamento del amor de su Padre a las criaturas.  San Pablo eleva el encuentro matrimonial de un hombre y una mujer a la semejanza de la relación de Cristo con su Iglesia. Dice en la carta a los Efesios 5:28-29. «Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer a sí mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia»”. Cristo cabeza de un cuerpo protege sus miembros. La Iglesia es comunidad que acoge a sus “hijos” e ilumina la unión corporal de un hombre y una mujer como semilla de acogimiento a la vida que engendra y no semilla de destrucción, como quien acoge a su propio ser.  La carta a Diogneto, erudito del siglo II, da el testimonio de los cristianos para quienes “ Todo país extranjero les es patria, y toda patria les es extraña. Se casan como todos los demás hombres y engendran hijos; pero no se deshacen de su descendencia. Celebran las comidas en común, pero cada uno tiene su esposa. Se hallan en la carne, y, con todo, no viven según la carne”. El sacrificio humano como practica de deshacerse de la descendencia ha sido aceptada en varias culturas, europeas, del Oriente, en América, por razones de buena fortuna, de apaciguamiento de una divinidad. Actualmente en China, en Occidente, el aborto, propuesto por el feminismo, élite de la cultura occidental, es uno más de los sacrificios humanos que el cristianismo nunca ha aceptado ni justificado.  La Iglesia ha protegido a los hijos como parte esencial de la vida que comparte un hombre y una mujer, unión que es valorada como sacramento, lo que significa hacer visible, dar testimonio, de la presencia del Dios cristiano en medio de los hombres. San Agustín, Santo Tomás, fundamentaron esa unión en la protección de la vida de los hijos y nunca para propiciar la muerte en ellos.


 Autores del siglo XX como el teólogo Herbert Doms, que elevan a condición esencial para el matrimonio la construcción del vínculo del hombre y de la mujer, no por ello pone en ninguna duda la misión de acogimiento y defensa de la vida de los hijos en él.

 La Iglesia como comunidad o comunidades de amor, durante su historia es el grupo social con mayores realizaciones de protección de la vida cuando esta es precaria en la enfermedad, en el abandono social, en la ignorancia, en la violencia, incluyendo su opción al celibato de hombres y mujeres que entregados al seguimiento a Cristo han protegido y defendido la vida eficazmente.  En el siglo XX surge la pretensión de elevar la práctica de la anticoncepción humana a la solución de todos los males de la humanidad. La anticoncepción impide engendrar una nueva vida humana por medio de la manipulación que hace un hombre y una mujer de los órganos sexuales ante la inminencia de la vinculación biológica y fisiológica del acto sexual y la generación de una nueva vida en tiempo de fertilidad de la mujer. Antes de la década de 1930 todas las ramas cristianas estaban unidas en su firme rechazo a los anticonceptivos. La Conferencia de Lambeth de la Iglesia Anglicana (1930) señala el inicio del fin de la unanimidad, recomendando el uso de anticonceptivos artificiales cuando la abstinencia se estimaba impracticable. Para 1961, el Consejo Nacional de Iglesias asumía una línea de conducta liberal en cuanto al uso de los anticonceptivos, dejándolo sujeto al mutuo consentimiento dentro del ámbito de la pareja.  La única Iglesia cristiana que ha mantenido su posición ante un nuevo hijo como asunto de Dios y no solo de los hombres resulta ser la Iglesia Católica.  El llamado “Estado laico”, no solo trajo un nuevo régimen político. Trajo con él la polémica frente al cristianismo que revela al hombre con un vínculo filial al Espíritu y lo compromete al cuidado de toda vida humana como a su propia vida, por su condición trascendente, ya que la propiedad sobre la vida no la tiene quien la ha recibido solamente como un don de alguien que lo trasciende.

 El hombre del estado laico es un hombre que se ve a sí mismo autónomo respecto de cualquier relación diferente a la que establece consigo mismo. Su persona no es estructurada por los vínculos de confianza. Lo define su capacidad de autonomía, individualismo y su poder de adquisición de bienes que lo identifican fundamentalmente como propietario de bienes. Proyecta sobre su cuerpo la propiedad soberana sobre el


mismo, y sobre la libertad el ejercicio de la autonomía como última instancia de su existencia. Dueño único de su destino. Sin límites para el placer. Este será el humus o cuna donde la anticoncepción como propuesta prosperará.  Este hombre, reducido a sus propósitos propietaristas, a la vez es un hombre moralista que se mira a sí mismo como un salvador de los sufrimientos humanos y promueve la anticoncepción como la solución al sufrimiento humano.  Para 1930, la Iglesia Católica expresó su fidelidad a los fundamentos del Evangelio y a la tradición de la Iglesia para quienes la concepción de una vida humana ha de ser rodeada de todas las garantías para su defensa como un acto fundamental de la participación del amor de Dios en la vida de los hombres con la publicación de la Encíclica Casti con Nubi de Pío XI. 

En

1958

Kyusaku Ogino,

Pío

XII

aprueba

la

continuación

de

estudios

científicos

del

japonés

y del médico Austríaco Hermann Knaus que en 1924 y 1928 respectivamente adelantaron el

conocimiento acerca de la identificación de los días de fertilidad de la mujer , conocimiento objetivo integrable a la apertura que el hombre y la mujer deben mantener en cada relación sexual a la iniciativa de Dios, dentro de un ámbito de escogencia razonable y voluntaria dentro del don de la libertad.  En 1968 la opinión en Europa y en América del Norte había ganado ventaja total a favor de la anticoncepción, tanto al interior de la Iglesia Católica como fuera de ella.


3) ESTRUCTURA DE LA ENCICLICA HUMANAE VITAE

TEMA PRINCIPAL: La transmisión de la vida Nuevos aspectos del problema y competencia del magisterio: 

Nuevo enfoque del problema 1) Rápido desarrollo demográfico 2) Cambio del lugar social de la mujer 3) Prioridad de los actos conyugales en relación al amor en el matrimonio 4) El hombre al dominar las fuerzas de la naturaleza tiende a extender ese dominio a su mismo ser global: al cuerpo, a la vida psíquica, a la vida social y hasta las leyes que regulan la trasmisión de la vida. 5) El hombre moderno se pregunta si no haya llegado el momento de someter a su razón y a su voluntad, más que a los ritmos biológicos de su organismo, la tarea de regular la natalidad.

Estudios especiales: La Comisión creada por Juan XXIII integrada al Concilio Vaticano II, tenia la finalidad de recoger opiniones a cerca de las nuevas cuestiones referentes a la vida conyugal en particular la regulación de la natalidad para que le Magisterio pudiera dar respuesta adecuada a la espera de los fieles y de la opinión publica mundial.

Una visión global del hombre: El problema de la natalidad hay que considerarlo por encima de las perspectivas parciales de orden biológico o psicológico, demográfico o sociológico a la luz de una visión integral del hombre y de su vocación.

Quienes favorecen la anticoncepción han apelado al amor conyugal y a la paternidad responsable.

El amor conyugal: está llamado a crecer dentro de las dificultades cotidianas de modo que los esposos se conviertan en un solo corazón y una sola alma. Es un amor fiel y exclusivo. Es un amor fecundo.

La paternidad responsable: “Cualquier acto matrimonial debe quedar abierto a la trasmisión de la vida.”

Fidelidad al plan de Dios:

La condición sexuada es un don divino. Usar de este don recibido ¿como dueños de la vida?


Destruyendo su significado y su finalidad?     

El hombre no tiene un dominio ilimitado sobre su cuerpo, en ese mismo instante es revelado como un vinculado a su creador y llamado a contar con Él dentro de su bondad y regalo que es la vida. Vías ilícitas para la regulación de los nacimientos: Interrupción directa del proceso generador ya iniciado, el aborto, la esterilización directa, como fin o como medio de hacer imposible la procreación. Licitud del recurso a los periodos infecundos: Existe en ambos casos una diferencia esencial: en el primero, el recurso de los períodos infértiles de la mujer, los cónyuges se sirven legítimamente de una disposición natural, en el segundo, la anticoncepción, impiden el desarrollo de los procesos naturales. Graves consecuencias de los métodos de regulación artificial de la natalidad El camino amplio para la infidelidad conyugal y la degradación general. El hombre habituándose a las prácticas anticonceptivas acabase por perder el respeto a la mujer y no considerarla como compañera, respetada y amada. Hay que poner unos límites a exponer al arbitrio de los hombres la misión de engendrar la vida.

La Iglesia, garantía de los auténticos valores humanos: Son demasiadas las voces que están en contraste con la Iglesia. Esta no se maravilla de ser a semejanza de su fundador “signo de contradicción”. Por eso proclama con humilde firmeza. La Iglesia no ha sido la autora de estas leyes ni puede por tanto ser su árbitro. Directivas pastorales Posibilidad de observar la ley divina: No podría ser actuada sin la ayuda de Dios. Dominio de sí mismo: perfecto dominio de si mismo. Esta disciplina propia de la pureza de los esposos, lejos de perjudicar el amor conyugal le confiere un valor humano más sublime. Crear un ambiente favorable a la castidad

Llamamiento a las autoridades públicas

A los hombres de ciencia

A los esposos cristianos

A los médicos y al personal sanitario

A los sacerdotes

A los Obispos

Llamamiento final


4) REFLEXION DE LA COMUNIDAD HUMANAE VITAE

 En este campo hemos profundizado los conceptos bíblicos acerca de la trasmisión de la vida humana y la anticoncepción. 

Hemos privilegiado el aspecto del pensar bíblico que es el modo como Jesús pensó.

 Estudiosos teólogos católicos del siglo XX retomaron la tarea de caracterizar este modo de pensar.

 Básicamente consiste en pensar dentro de un diálogo, constituyendo al hombre en un interlocutor de sus semejantes, gracias a que ha sido constituido por Yahve y padre de Jesús y Jesús como su interlocutor. Dios tiene la primera palabra y llama al hombre a dar una respuesta. En esta interlocución se conocerá el hombre a sí mismo y conocerá al otro que está fuera de él. El hombre es ciertamente un objeto, una biología, una fisiología, psicología e inteligencia, y lo es, para existir asumiendo todas estas realidades, en la palabra, como un interlocutor de quien es el origen de la palabra.  En el acto sexual la biología y la fisiología roban el ser de la persona. Es un salir de si llamado por Zubiri como “perdida de la suidad”. “En cuanto disolución del yo ha sido homologado a la muerte o lo que bordee a la muerte, y bien podría decirse que es el placer de morir o la muerte por placer”, dice Hernán Vergara.


 La persona queda expuesta a un estado de alienación o de inexistencia, perdiendo su condición de interlocutor. Siendo la vida un don, esta temporalidad del acto sexual, es trascendido a favor de la vida de sus protagonistas, en la apertura a la vida que debe ser esencial a cada acto sexual como lo afirma la encíclica Humanae Vitae en su numeral numeral 11: “ debe quedar abierto a la trasmisión de la vida”.  Lo afirma Hernán Vergara de la siguiente manera: “Los espermatozoides y el óvulo no son secreciones ni excreciones de las que sería preciso deshacerse para conservar la salud. Tampoco son células destinadas a la construcción de un tejido. Ontológicamente, allí hay más que sustancias de origen biológico. Allí hay algo que ha dejado de pertenecer a quienes fueron sus dueños, para entrar a ser propiedad de Dios. Allí hay algo que tiene su propio protagonismo, un protagonismo que es cuestión de vida o muerte humanas”. Cada vida humana es única e irrepetible, cada encuentro de un hombre y una mujer es único, y de allí, podemos afirmar que cada acto sexual es único e irrepetible.  La anticoncepción es la interrupción ontológica en el hombre de su vocación dialogal que le permite construir un ámbito de vida ético, interpersonal, constructor de comunidad, de bienestar, un ámbito protector de la vida.

La encíclica Humanae Vitae 1) Promueve el ejercicio de la inteligencia. 2) Exige el uso pleno de la razón. 3) Ejercita la libertad. 4) Da el don de la continencia . 5) Capacita en el diálogo interpersonal entre el hombre y la mujer y los constituye en interlocutores de las comunidades de vida a las que pertenecen. 6) Es ordenadora de la condición sexuada del hombre y la mujer. 7) Asume la tecnología en la medida que es instrumento para la defensa de la vida. 8) Da frutos de ternura, valor y acogimiento. 9) Eleva la condición de género a una realidad caristmática, ser hombre o ser mujer es un carisma a favor de la vida. 10) Hace de la vida humana un motivo de su defensa con esperanza y futuro.


5) LA HUMANAE VITAE ANTE LA POLITICA DE CONTROL NATAL

Qué mejor que las palabras del mismo papa Pablo VI: “Reflexiónese también sobre el arma peligrosa que de este modo se llegaría a poner en las manos de autoridades públicas despreocupadas de las exigencia morales ¿quién podría reprochar a un gobierno el aplicar a la solución de los problemas de la colectividad lo que hubiera sido reconocido lícito a los cónyuges para la solución de un problema familiar? ¿Quién impediría a los gobernantes favorecer y hasta imponer a sus pueblos, si lo consideraran necesario, el método anticonceptivo que ellos juzgan más eficaz? En tal modo los hombres queriendo evitar las dificultades individuales, familiares o sociales que se encuentran en el cumplimiento de la ley divina llegarían a dejar a merced de la intervención de las autoridades publicas el sector más personal más reservado de la intimidad conyugal”. (Numeral 17) El Estado colombiano no lo escuchó. ¿Y qué hizo? Burló y desconoció el mismo sistema legislativo y jurídico para imponer la anticoncepción como herramienta política a lo que llamamos control natal y lo impuso ilegalmente y manipuló el Sistema Nacional de Salud y el de Educación para implementar dicha política poniendo a los dos Sistemas en contradicción con su propia definición.


Salud significa vida bienestar y la medicina tiene como propósito esencial responder a favor de la vida y en contra de la muerte. Pues nuestro ministerio de salud está imponiendo la muerte selectiva de colombianos obligando a las EPS y IPS a abortar. A partir de abril de este año, la Super Intendencia Nacional de Salud quiere obligar a las EPS y a las IPS a la práctica del aborto en contra del Consejo de Estado que el 18 de marzo de 2013 anuló el decreto 4444/2006, del expresidente Uribe, que de manera ilegal pretendió implementar el aborto en Colombia dándole cuerpo jurídico Constitucional C355.

ilegal a la Sentencia de la Corte

Educación es la trasmisión de conocimientos, valores y cultura por parte de una generación a otra en la que una generación le entrega a otra su propia experiencia a favor de la defensa de la vida. En la educación sexual obligatoria el Estado colombiano desde 1993 ha venido impidiendo dicha trasmisión, destruyendo los vínculos de los hijos con sus padres a quienes despojó de su misión trasmisora. Esta Ley fue una negación de la pedagogía ya que esta obliga a tener en cuenta los vínculos del educando.

CONCLUSION:

Pablo VI fue privilegiado por el Espíritu Santo y, con palabras de San Pablo, podemos decir que “tuvo el don de ser apóstol, carisma de profecía, la gracia de la asistencia y el don de gobierno” 1 Corintio 12, 28. La Humanae Vitae para el cuerpo de la Iglesia es una directriz que indica desde dónde y cómo acudir a las necesidades de los hombres y reclama la vida comunitaria de los creyentes como práctica de la misma. La Humanae Vitae para el cuerpo del Estado democrático es una llamado a la honradez y la ética de los gobernantes con sus gobernados.


Intervención del doctor Orlando Díaz Victoria, Director Científico de la Clínica Santo Tomás MATRIMONIO A LA LUZ DE LA HUMANAE VITAE

Más que pretender dictar una charla sobre la Humanae Vitae y sus implicaciones para la Iglesia, quiero comentar nuestra experiencia, lo que ha significado el acogimiento y la fidelidad a esta encíclica en nuestras vidas y en nuestro matrimonio. COMO LLEGA LA ENCÍCLICA A NUESTRAS VIDAS:

Soy Médico egresado de la facultad de medicina de la Universidad Nacional de Colombia, como la mayoría de los colombianos tengo una formación católica, pero no me reconocía practicante. Como médico había recibido la formación habitual, en la que se insiste en la necesidad de incitar a la mujer al uso de los métodos anticonceptivos, en ese momento los veía buenos y necesarios, estaba dentro del pensamiento común. Ingreso a trabajar a la Clínica Santo Tomás, por una de esas estrategias de las que Dios se vale para llevarnos al lugar en el que debemos estar, comencé a conocer un nuevo mundo, una nueva visión o forma de ver el mundo, las cosas no eran como nos la presentaban o cómo querían que las viéramos. Comencé a conocer una fe viva, comprometida, no limitada a la participación de las actividades religiosas, sino traducida en el acogimiento diario de personas con discapacidad mental y diversos necesitados. Comencé a ver que eso de la anticoncepción no estaba bien. Pero aun así permanecía distante para mí, si bien había comenzado a ver algo que no estaba bien, no lo criticaba ni descalificaba del todo, no tenía una posición frente a ella. No era solo el tema de la anticoncepción, era todo el tema de la sexualidad, aún estaba en la vigencia, la relativización y la modernidad, un aspecto de la vida en la que Dios no participaba. Mi esposa, que aunque era una persona más comprometida, respecto a estos temas, compartía la relativización y la modernidad. EL REGALO

Llegamos en esas condiciones al matrimonio, todos nuestros familiares y amigos nos alagaron con sus detalles y manifestaciones de afecto y cariño, pero de todos el que


recuerdo con más especialidad es el que recibimos del Dr. Vergara y la comunidad Humanae Vitae, nos obsequiaron una copia de la Biblia de Jerusalén, en su estuche plástico de color verde, sencilla, discreta, pero efectiva, ese regalo fue una clara convocación a salir de pasividad y tomar una opción a vivir la fe en forma plena. A partir de ese momento comenzamos a vivir las cosas un poco diferente, progresivamente nos fuimos empapando de que se trataba, sin entenderlo plenamente y en fidelidad a ese dialogo, comenzamosa cumplir la Encíclica, entre tanto fueron naciendo nuestras hijas, María Camila, Ángela Patricia y la tercera Laura Angélica, en ese momento ya nuestros familiares y amigos comenzaron a vernos un poco extraños, como era posible que tuviéramos más hijos, si no teníamos las condiciones económicas para criarlos? Para nosotros, si bien representaban un esfuerzo adicional, las recibimos con todo nuestro amor y cariño, con la ilusión de recibir un nuevo encargo. Nos comenzó a preocupar en ese momentoque ellas habían nacido por cesárea y una cuarta no sería lo más conveniente. El Dr. Hernán y la Comunidad Humanae Vitae nos pusieron en contacto con Jorge Alberto y Clema, quienes nos participaron de su experiencia y compromiso con la EncíclicaHumanae Vitae y la posibilidad de contar con herramientas y métodos alternativos, que hasta ese momento no habíamos considerado; a pesar de ser yo médico no tenía los elementos suficientes o no los había apropiado para mi vida personal, elementos que nos podían ayudar regular el número de hijos que pensábamos tener y seguir siendo fieles a la Encíclica. De este encuentro ya han pasado 18 años, nuestra hija menor acaba de cumplirlos, son 18 años en los que hemos vivido la fidelidad a la Encíclica y hemos crecido como pareja y familia. Debo decir que no fue fácil, implico disciplina, dialogo permanente, unidad y una inquebrantable decisión de no optar por lo más fácil, lo más sencillo que sería el escoger un método anticonceptivo. Pasamos por múltiples momentos de duda, de tensión, de incertidumbre, de temor por haber fallado, pero confiados en que Dios se ocuparía de nuestra necesidades nos recogíamos en la oración dispuestos a aceptar lo que Dios considerara para nuestras vidas. COMO VIVIR LA ENCICLICA

La decisión de Pablo VI de hacer de la Encíclica Humanae Vitae una doctrina ofrecida en libertad y no que tuviera el carácter de Dogma de obligatorio cumplimiento para los creyentes, dejó abierta la posibilidad para que apareciera la libertad, para que se hiciera evidente la opción de los esposos de acogerla o no. Le dio una trascendencia nueva a la intimidad de la pareja, la desmitifico y libero de los tabúes y la dejo claramente en lugar protagónico de la vida de los hombres, hizo evidente que en ella también estaba presente Dios, que el acoger la encíclica fuera una decisión personal hizo posible que la constituyera como una herramienta


fundamental desde la que se podía construir o reconstruir la Iglesia, un instrumento de evangelización. Aprendimos que los días fértiles de la mujer son relativamente pocos en el mes, que si lográbamos identificar el momento de la ovulación podríamos predecir el inicio y el fin de este periodo fértil, buscamos diferentes métodos como el control de la temperatura, el ver cómo cambia el aspecto de la saliva durante las diferente épocas del mes o la elasticidad del moco cervical, como ya he dicho implico una disciplina, un registro riguroso de los diferentes cambios a lo largo del mes, actividad que nos involucraba a los dos y que acompañábamos de dialogo y permanente oración. Teniendo en cuenta que el acogerse a la Encíclica implica una decisión personal y de pareja,en la que no basta con la decisión de uno solo de sus miembros, decisión que exige un compromiso, se constituye en un proyecto conjunto, por lo que sus resultados igualmente son fruto de los dos, no solo de uno de los dos. Siendo el matrimonio la unión de dos libertades, libertades que se ponen de acuerdo para compartir la vida, el acoger la encíclica igualmente debe ser fruto de ejercicio de esa libertad. En ese momento resultó para nosotros iluminador para la opción que debíamos hacer el ejemplo de una pareja con 8 hijos, a la que le recomendaron, por razones de salud de la esposa, que no podían tener más hijos, quienes puestos a decidir libremente, en dialogo con Monseñor Rafael Sarmiento Peralta Obispo de Ocaña, decidieron acogerse plenamente a la encíclica y abstenerse de relaciones sexuales mientras durara el periodo fértil de la esposa, en su momento le manifestaron al Señor Obispo: “Su Excelencia fue quien nos dijo que nosotros podíamos contribuir, como lo habían hecho los mártires, a que la Iglesia no se acabara por causa de esta encíclica. ¡Jamás hubiéramos pensado que podíamos ser tan importantes! QUE HA REPRESENTADO LA ENCICLICA HUMANAE VITEA PARA NOSOTROS

Ha representado la oportunidad de tener tres maravillosas hijas, de no haber estado abiertos a la vida desde el comienzo de nuestra relación no habríamos recibido estas bendiciones. El verlas el día de hoy, las personas que se han ido formando, nos hace reflexionar que derecho tendríamos nosotros para haber interferido en los planes de Dios para su existencia, habríamos sido unos egoístas. Aprendimos que a pesar de ser las relaciones sexuales la más inmanente de las realidades humanas, era necesario tomarlas con toda la seriedad posible, porque podían afectar a la vida de otros, porque


de un encuentro podría crearse otro, otro ser totalmente trascendente como lo era Dios. El mantenernos abiertos a la vida, llevo nuestra relación a una dimensión diferente, nos hizo a cada uno de nosotros igualmente diferentes, nos alejó de esta cultura en la que se ha perdido la trascendencia, en la que se le rinde culto a lo trivial, lo superficial, lo inmediato, lo relativo, en el que se ve la vida como desechable y eso necesariamente nos hace diferentes. Juan Pablo II, nos decía el Dr. Vergara, que basaba sus reflexiones en la visión bíblica del hombre como una persona en tensión. “La vida del hombre sobre la tierra es una lucha sin tregua” y como “El reposo, el descanso, la distensión están asociados en la Biblia a la muerte del justo”. Los métodos anticonceptivos liberan al encuentro sexual de la tensión que representa la posibilidad de que de este se cree ese tercero diferente, lo liberan de la transcendencia. Algo que hemos podido constatar cómo necesario, como bueno para la relación de pareja, hoy sabemos que nuestro matrimonio sería diferente si no hubiera estado alimentado por esa posibilidad. Al liberarse la relación sexual de la posibilidad de concebir la relativiza, no requiere que la pareja hable para poder copular, el permanecer abiertos a la vida implica que hasta para esto se requiera el dialogo, el estar de acuerdo, abre la posibilidad de una mirada diferente para cada uno de los miembros de la pareja, los dignifica. “Sartre había extraído de la fenomenología de la relación hombre-mujer: que la mirada del hombre destruye moralmente a la mujer. La mirada lujuriosa, se entiende, incluso si es la del esposo”. Esto seguramente lo podemos decir de igual forma en sentido contrario, porque la mirada lujuriosa también puede venir de la mujer. El limitar los encuentros sexuales a los periodos infértiles de la mujer abre un espacio de comunicación, introduce otros elementos a la relación, implica un dialogo, un acuerdo, el tener en cuenta al otro, no solo buscar satisfacer las apetencias. La fidelidad a la Humanae Vitae mantiene la tensión y vivo el sentido del encuentro, nos obliga a tener en cuenta al otro, a tener en cuenta que para unirse el hombre y la mujer necesitan, además de apetecerse, renunciar a la propiedad sobre sí mismos, renunciar a su trascendencia frente al otro, y que el don que el uno hace de sí mismo sea aceptado por el otro. Implica una mirada sobre el otro de castidad, que lo dignifique y le reconozca toda su trascendencia, un dialogo, simetría, confianza, libertad, reciprocidad, agradecimiento y


entrega. Porque aún entre los mismos esposos si no se cumplen estos criterios podríamos hablar que se comete adulterio. La Humanae Vitae invita a los esposos a ser castos, a que en dialogo tengan periodos de abstención, la castidad es el ejercicio de la propia trascendencia y el respeto por la trascendencia del otro. Cuando la unión entre el hombre y la mujer se da solo por el motivo de apetito y placer, asemejan su encuentro al de los animales macho y hembra, perdiendo de vista que en el encuentro del hombre y la mujer hay un plus, la anticoncepción da pie para que estos encuentros queden limitados, privados del plus que los hace únicos y diferentes al de los animales. La fidelidad a la Humanae Vitae invita a no perder este plus, que es la trascendencia. Quisiera compartir del libro del Dr. Vergara Soberanía de la Fe, esta bella frase sobre la castidad de Jesús: “Jesús se presenta como varón de una castidad irradiante. Las mujeres se sienten vistas con una mirada limpia de deseo y de voluntad de dominación, mirada que es al mismo tiempo de ardiente amor hacia sus personas y de conmiseración por sus flaquezas y pecados”. Quién de nosotros no se quisiera ser visto de esa manera, con una mirada que seguramente nos hace sentir limpios. Qué maravilla que podamos siguiendo el ejemplo de Nuestro Señor tener esa mirada, comenzando por ver de esa manera a nuestras esposas y a que a su vez podamos ser vistos de igual manera. ES POSIBLE VIVIR LA ENCÍCLICA?

Podemos decir que si es posible vivir la encíclica, que la fidelidad a esta se constituye en un elemento que no acaba con el matrimonio, que, por el contrario, lo enriquece, lo mantiene en tensión, siempre a la expectativa de que algo maravilloso puede pasar. En conclusión hoy luego de 22 años de fidelidad a la Encíclica Humanae Vitae podemos decir que hemos resultado enriquecidos, tanto en lo personal, como en nuestra relación de pareja, de este enriquecimiento se han beneficiado nuestra hijas y tantas otras personas con quienes hemos podido compartir. La identificación de la Encíclica Humanae Vitae como eje central de la doctrina de la Iglesia en este momento y como pieza clave para su salvación, fue una invitación a participar activamente desde nuestra modesta condición en la construcción de la Iglesia, nos alentó para no desfallecer en los momentos difíciles, hoy podemos dar gracias a Dios por la vida de nuestra hijas y por acompañarnos permanentemente durante estos años.


Exposicion del tema humanae vitae y control natal por la comunidad humanae vitae