Issuu on Google+

Había una vez... vez...

Escuela primaria: Severiano Guzmán Moya CCT 06DPR0406H

Autores: Danya Ivonne Brizuela Viera Laura Valeria Plascencia Barragán Hilda Marlen Salazar Peña Dulce Yesani Michel Avila Asesora: Carolina González Pérez Noviembre 12 de 2013


Esc. Primaria Severiano Guzmán Moya CCT 06DPR0406H Domicilio Rinconada Jacarandas S/N C.P.28070 Teléfono (312) 313 80 31 Colima, Col

Alumnas de 6° Danya Ivonne Brizuela Viera Laura Valeria Plascencia Barragán Hilda Marlen Salazar Peña Dulce Yesani Michel Avila

Asesora: Carolina González Pérez


Narrador: Había una vez un niño llamado Pedro Romero de Terreros era un niño muy carismático y muy inteligente. Desde pequeño veía las necesidades de sus papas y de otras personas. Cuando era más grande se volvió un hombre de negocios y trabajaba en haciendas y minas. El sábado 25 de febrero apareció un hada y le recordó de todas aquellas personas que sufrían mucho por la pobreza. Pedro muy sorprendido le dijo: Pedro: Pero… quien eres tu? Hada: Yo soy un hada muy buena mi nombre es Justina, y vengó a recordarte de tu infancia cuando eras muy podre y también las personas de tu localidad Pedro: Si, lo recuerdo perfectamente Hada: Yo te he elegido porque eres muy buena persona y sé que haremos una buena pareja para construir una institución de finanzas para las personas que estén necesitadas de tu apoyo económico y no sufran como tu sufriste. Pedro: Si yo sufrí mucho cuando era pequeño y me duele que otras personas pasan lo mismo que yo pase Hada: Ya ves Pedro, por eso tienes que construir esa institución Pedro: Esta bien, pero tengo que recibir algo a cambio, porque puede que las personas no me regresen el dinero que yo les preste y perdería mucho dinero


Hada: Pues que a cambio las personas te dejen sus pertenencias, para que tú te sientas seguro de que te van a pagar, te pueden dejar alhajas, utensilios domésticos, objetos de uso diario, automóviles etc. Pedro: Esta bien, pero tú prometerás ayudarme cuando este en problemas Hada: Sí, siempre estaré ahí para ayudarte siempre y cuando no sea para algo malo Pedro: SÍ está bien lo prometo Hada: Bueno que estamos esperando, manos a la obra Pedro: Esta bien, manos a la obra Hada: Y que nombre se te ocurre para nuestra nueva empresa Pedro: Que tal si le ponemos Nacional Monte de Piedad Hada: Que genial nombre, me parece perfecto, pero dime... ¿Por qué se te ocurrió ese nombre? Pedro: Nacional... Porque va a hacer una empresa que se va distribuir en toda la nación, Monte… porque ahí fue donde te conocí y Piedad…. porque tenemos piedad con las personas que están necesitadas de dinero Hada: Me parece perfecto Pedro Pedro: Gracias, entonces manos a la obra Narrador: Unas horas después habían terminado de construir Nacional Monte de Piedad Hada: Nos quedo perfecto Pedro


Pedro: Si nos quedó muy bonito, ahora hay que invitar a las personas para la gran inauguración de Nacional Monte de Piedad Narrador: Horas después llegaron algunas personas de la comunidad y algunos reporteros Reporteros: Muy bien señor Pedro platiquemos algo sobre ¿Por qué decidió crear esta institución? Pedro: Vera señor reportero quise crear esta institución porque quería ayudar a las personas que a veces necesitan de apoyo económico y en esos momentos no cuentan con el apoyo necesario y porque cuando yo era niño carecía de apoyo económico Reporteros: Muy bien señor Pedro, cuéntenos un poco más sobre esta nueva institución Pedro: Muy bien pues no me queda más nada que decir que Nacional Monte de Piedad es una institución de asistencia privada dedicada al financiamiento social. ¡Desde este momento Nacional Monte de Piedad queda inaugurado! Narrador: Paso a paso la institución Nacional Monte de Piedad se iba haciendo más exitosa. De esa forma los rateros encontraban una forma de robar a esa institución por medio de túneles subterráneos por lo que la empresa se hacía responsable de esos robos entregándole el costo del objeto robado entonces Pedro se desespero mucho y no encontraba una solución. Pedro: Como le voy hacer para acabar con esta situación Narrador: De repente escucho una voz suave y tenue


Pedro: ¿Quién anda por ahí? Hada: Pedro soy yo… no me reconoces Narrador: Pedro muy pensativo le pregunto Pedro: No, no te reconozco, ¿quién eres? Hada: Pedro soy yo tu Hada Madrina Justina, ¿ahora me reconoces? Pedro: ¡Ah! ¡Claro ya me acorde ti Hada: Pedro, vengo ayudarte con tus problemas, recuerdas esa promesa que hicimos, donde yo te prometí ayudarte cuando me necesites siempre y cuando no sea para algo malo Pedro: Gracias Hada, sabía que no me había quedado sin tu apoyo Hada: Si, Pedro sabes que puedes contar conmigo, pero ahora dime cuál es tu problema Pedro: Pues veras, estos últimos días me han estado robando y no encuentro una solución a este problema, ¿tú me puedes ayudar en esto? Hada: Pero claro Pedro, sabes que siempre contaras conmigo Pedro: Pues manos a la obra hay que empezar a idear un plan Hada: Si manos a la obra


Narrador: Y hací se la pasaron un largo tiempo tapando los túneles, poniendo cámaras de seguridad y más protección en toda la empresa. Pedro: Hay ya estoy muy agotado, que tal si descansamos un rato y vamos por un helado. Hada: Yo también estoy muy agotada, me parece perfecta tu idea vamos Narradora: Y se la pasaron platicando, se reían a carcajadas y estaban muy contentos pasaron varias horas y ellos seguían platicando se hizo de noche y no pudieron continuaron su trabajo Pedro: Oh no, mira la hora que es… es muy tarde Hada: Si, ya es muy tarde Pedro: Al parecer tenemos que irnos a nuestra casa y mañana continuamos ¿qué te parece? Hada: Bueno, está bien Pedro. Nos vemos mañana Hada: Si, buenas noches Narrador: Al siguiente día se volvieron a reunir pero ahora dispuestos a acabar su trabajo sin ningún derecho a descansos Hada: Listos, ahora a acabar esto Pedro: Si, vamos Narrador: Y después de varias horas ya tenían listo todo y ahora nadie se puede metes a robar a Nacional Monte de Piedad.


Narrador: El hada muy entusiasmada dijo: Hada: Muy bien Pedro eres un hombre de negocios y estoy orgullosa por tu trabajo y esfuerzo por querer ayudar a los demás. Pedro: Gracias, yo también estoy muy feliz con mi trabajo pero no olvides que no hubiera podido lograr esta gran institución sin tu ayuda, muchas gracias hada. Hada: De nada, pero la mayor parte la hiciste tu, muy bien Pedro siempre estaré orgullosa de lo que hiciste. Pedro: Pero tú también me ayudaste mucho hada eres la persona más noble que he conocido Hada: Muchas gracias Pedro eres un hombre muy trabajador y te esfuerzas por lo que quieres y jamás te das por vencido ¡te felicitó! Narrador: El hada y Pedro hicieron un excelente trabajo, y hací fue como Nacional Monte de Piedad fue construido. Tiempo después fue una institución muy famosa y exitosa, y hasta ahora es considerada la institución financiera más antigua del continente Americano y su esquema se ha reproducido en muchos países.

Nacional Monte de Piedad ayuda a muchas personas necesitadas como también lo hace con algunos centros donde hay algunas personas con cáncer, VIH Sida, hace donaciones en algunas escuelas


públicas para ayudar a los estudiantes

con computadoras, útiles escolares,

ayuda a personas que necesitan de apoyo económico sin recibir nada a cambio, hacía que Don Pedro Romero de Terreros es considerado una personas honesta, tolerante, inteligente y honrado, cuyo noble legado perdurará para siempre.

Fin.


Había una vez… El cuento se trata sobre una historia de un señor llamado Pedro Romero de Terreros que era muy pobre de pequeño y entonces un día se le apareció un hada que le dijo que estaba destinado a ayudar a las personas con bajos recursos entonces él le hizo caso y creo una institución ahora conocida como Nacional Monte de Piedad, al crearla tuvo algunos conflictos pero los pudo superar, gracias a esta grandiosa institución mucha gente pudo vivir feliz con sus bonitas familias y hoy en día es la institución más antigua de América. Mucha gente habla sobre esta gran institución que los ayudo para que pudieran vivir felices.


Había una vez