Issuu on Google+

Un viaje

inesperado


Caminando un día me extravié por un fantástico lugar, era un bosque enorme parecía lleno de magia así que me adentre a este maravillada por todos sus colores y vida trataba de no perderme absolutamente nada e impregnarme de tan maravillosa esencia, me topé con un ser tan fantástico que ni yo podía creerlo, era inimaginable parecía una hermosa flor claro que mucho más grande y su cabeza que parecía estar formada de pétalos eran en realidad tentáculos al igual que sus manos, estupefacta me quede observándola por un momento sin que me detectara, así que de esta manera pude ver que tenía una manera única de caminar sus movimientos eran suaves casi que al compás del viento, era tan delicada y sutil que se matizaba perfectamente con su entorno tanto que cuando se dio cuenta de mi presencia simplemente desapareció.


Algo triste por mi momentáneo encuentro con un ser tan fantástico camine durante varias horas hasta poder salir completamente del bosque, extrañamente aún era de día así que las horas no transcurrían como yo creía que lo hacían pero esto realmente me alegro pues no me llamaba mucho la idea de estar sola en la noche en un lugar donde no sabía que podría encontrar, decidí seguir caminando donde me llegaba pero de repente fui abordada por un calor tan desesperante que provocaba


salir huyendo de allí pero era tan distinto a aquel bosque donde había estado hace solo unos minutos, sus colores eran más intensos y cálidos, aunque igualmente hermoso su ambiente era más pesado era bastante difícil respirar pues soportar el aire era casi imposible, cuando de repente la vi era muy bella y parecía danzar en el piso hirviendo tenía una hermosa cola de serpiente que le permitía moverse con tanta libertad, sus brazos eran de mantis lo que me atemorizo bastante pues parecían dos grandes hoz, su cabeza estaba cubierta por un calamar que terminaba en cola de escorpión, a simple vista se veía que era bastante peligrosa por lo que no me acerque demasiado y continúe con mi camino.


El olor y los sonidos de las olas golpeando las rocas finalmente me llevaron al mar era tan perfecto, era casi soñado sus azules y verdes se mezclaban con total armonía en un sinfín de melodías compuestas por sus olas y el viento, yo estaba tan maravillada con este espectáculo que no me di cuenta que todo esto era producido por un ser tan fantástico como los dos anteriores que ya había visto, parecía una sirena como de las de los cuentos de hadas solo que al irse acercando y poder detallarla con más claridad era muy distinta, aparte era masculino y no femenino como había supuesto desde un principio y este tenía alas muy similares a las de


un murciélago solo que de un azul cristalino que se matizaba perfectamente con el color del mar, nunca había presenciado un espectáculo similar y no quería que se acabara era tan feliz en ese momento parecía que no existiera problema alguno, pero de repente siento un vacío muy grande y como si cayera por un precipicio, abro mis ojos desconcertada y al mirar a mi alrededor me doy cuenta que estoy en mi cuarto y que todo ha sido un fantástico sueño, el caos de la universidad y las entregas continúan.


Escrito por Tatiana Pardo, es un viaje que nos lleva por diferentes escenarios donde conoceremos seres fantĂĄsticos e inimaginables, aprenderemos un poco sobre las caracterĂ­sticas fĂ­sicas de estos y algunas cosas por las que se destacan y nos pueden maravillar


Un viaje inesperado