Issuu on Google+

8

Voces de Ciudad

20 de mayo de 2014

Espacio publicitario

mEDELLÍN

Voces de Ciudad

20 de mayo de 2014

mEDELLÍN

Voces de Ciudad Medellín, Martes 20 de mayo de 2014 Edición No. 001

resocialización El comienzo de una muerte Una al estilo deportivo y recreativo desconocida Pág.4

Pág. 3

Foto ilustración. Cindy Alejandra mejía

Foto ilustración. Cindy Alejandra Mejía

“La ciencia aún no ha llegado a revivir un nervio”, ese fue el comienzo de mi padecimiento. Todo empieza con un dolor en tu cuerpo, afectando primero tus manos y pies, luego pierdes la sensibilidad y por último ya no hay nada que hacer.

El estar privado de la libertad genera una serie de emociones, donde el estrés es la principal sensación que se percibe, y una manera de evitarlo es poniendo a rodar la pelota.

Líderes que construyen ciudad Pág. 6

Derecho al voto, abstinencia electoral

Pág. 2

Votar o Botar, ¡Mejor no Votar!. Un pensamiento que a la mayoría de los colombianos se les quedo en la memoria. “Un país en búsqueda de su identidad”

Parada Juvenil de la Lectura. Jonathan Demian Guisao

“Somos más que jóvenes”. Una red que incentiva la participación juvenil y la promoción de los derechos en la ciudad a través de las instituciones educativas.

El derecho a votar sigue establecido en nuestra constitución; sin embargo, hasta que no entendamos lo que significa pertenecer a un país democrático, seguiremos entregándolo en bandeja de plata a quienes buscan beneficios propios.


2

Voces de Ciudad

20 de mayo de 2014

mEDELLÍN

7

Voces de Ciudad

20 de mayo de 2014

mEDELLÍN

Editorial

Derecho al voto, abstinencia electoral Colombia es uno de los pocos países, junto a Chile, que tiene un sufragio voluntario en América Latina, aun así es claramente evidenciable que no es un incentivo suficiente para ejercer el derecho al voto. Esto se debe a muchos motivos, entre ellos está la falta de educación implementada por parte del estado y las instituciones públicas y privadas para concientizar la importancia que implica. Luego de las elecciones legislativas de Colombia, realizadas el pasado 9 de marzo, la Registraduria Nacional del Estado Civil, dio como resultado un alto indice de abstinencia electroral con una participacion de 14,3 millones de personas de los 32,7 millones convocados, dando cifras muy bajas en los comicios; teniendo en cuenta que Colombia es un pais de 47.594.257 millones de habitantes aproximadamente, según cifras del Departamento Nacional de Estadísticas, DANE.

cho de ejercer el voto, sino, en educar conscientemente al ciudadano que éste puede cambiar el rumbo de un país, desde su economía, ideología, principios políticos, educación, intervención en la cultura y políticas sociales; sin dejar a un lado lo importante que es éste en una democracia. Las respuestas más comunes cuando se le pregunta al colombiano ¿por qué no vota? es la sorprendente frase “No me importa quién nos dirija, al final todos roban, mi voto no cambiará nada”. Tal parece que no se percatan que más que una elección es una acción donde demostramos nuestro pensamiento acerca de cómo queremos el país.

La falta de educación que recibe el colombiano ante el sufragio, incluye además el desconocimiento frente a los beneficios que éste genera para quien vota. ¿Y cuáles son nuestros beneficios? según la ley 403 de 1997 la cual establece que “el voto es un derecho y un deber ciudadano. La participación mediante el voto en la vida política, cívica y comunitaria se considera una actitud positiva de apoyo a las instituciones democráticas, y como tal será reconocida, facilitada y estimulada por las autoridades”.

La elecciones presidenciales, programadas para el próximo 25 de mayo en el país, constituyen el rumbo de la Nación por lo menos por los siguientes cuatros años. En nuestras manos se encuentra una vez más tomar la decisión de crear un cambio desde el voto, o ignorar la situación y ser parte de ese 14, 3 millones de personas que simplemente ven como la historia continúa en un círculo vicioso.

La elección de nuestros representantes en cualquiera de sus ámbitos no se debe solo centrar en los estímulos obtenidos ante el dere-

Dice Santiago Ramón y Cajal, premio nobel de medicina de 1906 “Lo peor no

es cometer un error, sino tratar de justificarlo” a los colombianos les encanta justificar el error de no votar para librarse de la responsabilidad que contrajimos al nacer en esta tierra. El derecho a votar sigue establecido en nuestra constitución; sin embargo, hasta que no entendamos lo que significa pertenecer a un país democrático, seguiremos entregándolo en bandeja de plata a quienes buscan beneficios propios, a la historia trazada por los narcotraficantes y los grandes grupos económicos.

realizan reuniones y establecen dinámicas para promover actividades para que el estudiante comprenda y propague lo aprendido. Para él la institución es un espacio de construcción en el cual el estudiante se desarrolla integralmente a nivel cognitivo, como persona y socialmente, que es el primer paso para crear un ciudadano consiente y formador de valores.

Un testimonio de vida desde la experiencia Oscar Arango, fue personero de la Institución Educativa Presbítero Antonio José Bernal Londoño de Medellín en el año 2008, es un testimonio de vida, un líder que ha construido ciudad desde lo político hasta lo social, generando cambios no solo en su vida como ciudadano sino en la de jóvenes que quieren incidir en procesos, donde se motivan a participar. La idea que él tenía para ejercer este cargo, era que los estudiantes encontrarán en la institución un espacio para convivir, para motivarse, un espacio juvenil generador de talentos y un compartir constante; para promover el trabajo en equipo y un buen ambiente de convivencia. Las propuestas se enfocaron en el desarrollo al libre esparcimiento, desarrollo a la personalidad y al respeto por lo público. Su incidencia en la institución edu-

cativa tuvo grandes logros resaltados en reconocimientos como la medalla a mejor personero y el primer puesto del proyecto en la línea de ciencias sociales y comportamentales realizado por el Parque Explora, donde su investigación acerca de los hábitos de vida de los jóvenes y su incidencia para el desempeño escolar son factores que influyen en la vida personal y social del estudiantado. Esta, a su vez, representó a la ciudad en la Feria Internacional del Ingenio Juvenil en el 2010 en Panamá. Él, en conjunto con otros ex personeros, conformaron en el año 2008 un espacio para la incidencia política y social, conocida como la Red de Personeros Municipal con el objetivo de tratar todas las problemáticas que se viven en las instituciones. Esta organización juvenil, incide en espacios de ciudad, como la Parada Juvenil de la Lectura en el marco de la Semana de la Juventud, incentivando la promoción de algunos derechos como la vida, la libre expresión y la sensibilización para mitigar el fenómeno del acoso escolar, así mismo realiza seminarios, foros y debates para influir en los jóvenes y que estos conozcan la dinámica de las instituciones y defiendan sus derechos con criterio.

Imagen cortesía: Jimmy Ortiz

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Voces de Ciudad Director

NATALIA VILLEGAS MORA

jefe de redacción tATIANA SEPÚLVEDA ROLDÁN

jefe de sección DANIELA FLOREZ

Diseño MARIANA GRISALES

Fotografía ALEJANDRA MEJÍA

Red de Persones de Medellín, Jardín Botánico. Jonatan Demian Guisao

La red que construye una responsabilidad social La formación en derechos, la participación juvenil, el surgimiento de nuevos líderes, la institución como espacio para la democracia y la participación, éstos son el interés de una red, que guiada por el proyecto de democracia escolar, tiene como objetivo una corresponsabilidad para construir, formar y hacer comprender en los jóvenes el ejercicio de construcción de tejido social, donde día a día sobresalgan más y se cuestionen sobre lo que sucede en las organizaciones exigiendo con respeto y conocimiento de las leyes sus derechos pero a la vez promoviendo los deberes que tiene como ciudadano. La red de personeros desde este enfoque es un espacio autónomo de co-ayuda para la participación de jóvenes que deseen trascender y que quieran llevar a sus instituciones estas experiencias, para generar revoluciones de conciencia y hacer entender a los estudiantes que no son una pieza más de la masa. Son “más que jóvenes” son gestores de desarrollo social.


6

Voces de Ciudad

20 de mayo de 2014

mEDELLÍN

Educación

Líderes que construyen ciudad La democracia escolar como sistema generador de participación

3

Voces de Ciudad

20 de mayo de 2014

mEDELLÍN

Sociedad

Una resocialización al estilo deportivo Por Daniela Florez González

En la resocialización de los internos del centro penitenciario Bellavista de Medellín, el deporte juega el papel principal para la reintegración de estas personas. Mediante las distintas actividades deportivas y recreativas los reclusos se mantienen en constante participación, tanto individual como grupal, con el objetivo de mejorar la salud mental.

Red de Personeros de Medellín. Jonathan Demian Guisao Por Cindy Alejandra Mejía

Los derechos humanos son esas garantías inherentes que pertenecen a cada individuo. La escuela es el principal espacio de desarrollo que le permite formarse como ciudadano para promover y defender sus derechos y deberes e incidir en su entorno. La escuela como espacio de socialización pretende integrar a los niños y jóvenes en los procesos de construcción de tejido social. Donde se creen los fundamentos para la participación social y política, incentivando el desarrollo y la formación de líderes, que representen los intereses de un conglomerado de estudiantes. Éstos no solo buscan una simple instrucción en las ciencias sino un espacio donde sus voces se escuchen, su presencia y acciones construyan una ciudad cada vez más desarrollada.

Democracia escolar un espacio para la formación Democracia Escolar” es un proyecto creado en la ciudad de Medellín, con el objetivo de establecer en la escuela una participación activa de toda la comunidad y la competencia ciudadana, para incentivar la intervención en la democracia. La Personería de Medellín, a través de la unidad para la promoción del interés público, se encarga de

la formación sobre derechos y las nuevas leyes que reglamenten el sistema colombiano, del cual el ciudadano debe estar informado para comprender los diferentes cambios que se apliquen. Dentro de esta unidad se encuentra el área de democracia escolar encargada del proyecto del gobierno escolar y dirigido por Mariana Gutiérrez, quien lleva en el proyecto más de un año. Ella expresa que la Democracia Escolar, es el espacio que se genera en las instituciones educativas para poder ejercer la particción y la opinión de la comunidad educativa, donde ellos realizan sensibilizaciones y formación para generar conciencia en el estudiante y tener un sentido de respeto por los derechos humanos.

mentando la participación en una representación de Estado, donde se comprenda la responsabilidad que se tiene como ciudadanos. De este gobierno escolar surgen unos líderes que representan a los estudiantes, los cuales son escogidos por voto popular y su función principal es promover el ejercicio de los deberes y derechos de los estudiantes,consagrados en la Constitución Política de Colombia, las leyes del país, los reglamentos y el Manual de Convivencia de cada institución de la ciudad. Esta figura es denominada “personero escolar”, un estudiante de último grado que representa los intereses de los estudiantes, un gestor de convivencia.

Un nuevo rol

La institución, una instancia El personero actual de la Instituformadora

ción Educativa El Pinal, Camilo Vélez Urrea, es un personaje comprometido y carismático. Un líder que quiso vivir esta experiencia para representar a los estudiantes, dejar la represión, que según él “se vive en la institución, porque muchos estudiantes sienten vulnerado su derecho a la libre expresión”. En su proceso manifiesta que el trabajo en equipo es muy importante.

Según la personera delegada de la unidad permanente para la promoción del interés público, Johanna Gutiérrez, las instituciones educativas son la primera instancia donde se practica el deber y el derecho de la ciudadanía, es lo que llamamos el gobierno escolar. Esta idea surgió de la necesidad de integrar en ese espacio de construcción, mecanismos para la promoción de los derechos y deberes que El consejo estudiantil, es su gruse tiene como seres humanos, fo- po de apoyo donde cada semana

El establecimiento penitenciario actualmente cuenta con aproximadamente 6.200 internos. En este se maneja una responsabilidad social, la cual se podría definir “como el compromiso en querer y hacer todo el esfuerzo posible para que las formas de vida de los internos cambien y se resocialicen” según Marco Antonio Estacio, coordinador de derechos humanos de Bellavista. Medellín es una ciudad en la cual se ha implementado el deporte y la recreación como factores claves para que sus habitantes evadan y hagan parte de las distintas formas de hacer violencia, a pesar de esta implementación hay personas que por diferentes razones caen en un conflicto armado que aqueja a la ciudad hace más de 20 años.

Para Luis Palacio Ciro, recluso del centro penitenciario, con relación al programa, afirma “participo en todas las actividades que hace el Inder en especial en los juegos penitenciarios que se hacen por patios, donde el líder de cada patio “es el que manda”. El estar privado de la libertad genera una serie de emociones y sensaciones, donde no cabe duda que el estrés es el principal elemento que se percibe. “Es notable que el deporte puede influir de una manera positiva debido a que el ser humano tiene otra actividad en la cual pueda descargar actitudes de rabia, venganza, dolor, entre otras; así mismo es necesario el tratamiento y asesoría psicológica para un mejor resultado”, resalta la psicóloga Edith Liliana Moreno.

“si en tiempos atrás hubiera adop-

tado alguna rutina deportiva, me hubiera mantenido entretenido no malgastando el tiempo y de seguro no pensando cosas indebidas y no andando en malos pasos, ahora pienso en salir y hacer más del deporte, pues estando en este lugar el único medio que encontré “El deporte es un identificador so- y me gusto practicarlo para mi recial y cultural donde cada indivi- socialización fue este”. Menciona duo se envuelve en una esfera Luis Palacio. de participación social, por lo cual la solidaridad hace parte de cada persona al hacer partícipe de este elemento; en Bellavista se incluye el deporte como principal medio para la resocialización de los internos”. Afirma Marco Antonio.

Es cierto que el deporte es un componente para la resocialización de los internos de Bellavista, gracias al deporte muchas personas logran una resocialización y más allá de esto traspasan fronteras. “Recuerdo con mucha alegría las ocasiones en las que los guerrilleros y paramilitares practicaban deporte y jugaban partidos de futbol sin importar quienes eran o las diferencias que siempre han mantenido, simplemente se dedicaban hacer deporte sano sin peleas”. Hay que reconocer que por medio de la práctica deportiva en el momento en que los internos cobren su libertad, esta será una alternativa positiva para no volver a delinquir y así poder cumplir ese objetivo que es la resocialización, todo esto es a mediano plazo pero con un alto grado de certeza. Reiteró Marco Antonio Estacio Santander. Para una resocialización apropiada es necesario incluir el deporte primordialmente, la psicóloga Daniela Flórez Rodríguez Afirmá que “el deporte como mediador para una resocialización es de suma importancia, puesto que este ayuda a enfocar la energía que antes se desgastaba en cosas malintencionadas en acciones proactivas y dinámicas”.

Es necesario recalcar que el Instituto de Deportes y Recreación de Medellín (Inder) es la única entidad deportiva que cuenta con el permiso y las condiciones para prestar un servicio en el ámbito deportivo a la población carcelaria; por medio de un programa llamado Mientras Volvemos a Casa, incorporado en el gobierno de Alicia Eugenia Vargas, en el año de 2004. Su objetivo principal es atender a los reclusos en el área de educación física, recreación y deporte. El deporte factor clave para la resocialización . Alejandra Mejia


4

Voces de Ciudad

20 de mayo de 2014

mEDELLÍN

5

Voces de Ciudad

20 de mayo de 2014

mEDELLÍN

Salud

El comienzo de una muerte desconocida Por Tatiana Sepúlveda Roldán; Mariana Grisales Sarmiento

Era julio de 1995, un día caluroso, con una brisa que refrescaba los cuerpos. Me encontraba con mi esposa e hija a las afueras del pueblo Don Matías. Estábamos disfrutando del sol en la piscina, cuando de repente le comenté a mi esposa que no sentía el calor en mis pies y tampoco la sensibilidad en las yemas de mis dedos de las manos. Sin pensar que podía ser algo grave, decidí seguir disfrutando de este día de verano.

al ver como mi estado avanzaba, me internaron en el piso número nueve de la torre 1; la habitación, creo, que era la 903. Cuando empecé a caminar hacia el cuarto me sentía muy triste. No sabía cuánto tiempo me quedaría en este lugar, pero tenía la ilusión que me aliviaría porque los doctores y especialistas con sus chequeos y exámenes continuos podrían ayudarme.

ocurría. No tenían conocimientos de qué droga deberían darme, así que con la única que podían establecer mis síntomas era con tramal, dopamina para el corazón, antibióticos y mucho suero. Me acuerdo que cuando cumplí el año internado me dio un vómito que no paraba, que duró las 24 horas del día. Los médicos pensaban que me iba a morir porque cada vez me deshidrataba mucho más. Ese año los nervios de mi cuerpo se empezaron a morir, iniciaron desde la punta de los dedos de los pies y de las manos. Nadie sabía cómo revivir un nervio.

En el momento en que entré a la habitación observé que era de color blanca y que estaba muy vacía. Allí había dos camas, en una se encontraba un joven delgado, alto, de pelo castaño, se veía buena gente, él padecía de anemia. Mi tiempo en la Clínica pasaba Me acuerdo que cuando cumplí el año internado me dio un vómito que no paraba, que duró las 24 horas del día. Los médicos pensaban que me iba a morir porque cada vez me deshidrataba mucho más. Ese año los nervios de mi cuerpo se empezaron a morir, iniciaron desde la punta de los dedos de los pies y de las manos. Nadie sabía cómo revivir un nervio.

Pasaron los días y la sensación de esa vez siguió en mi cuerpo, y sin pensarlo dos veces, me dirigí al Seguro Social. El médico general al revisarme y contarle de los síntomas que había sentido aquel día, me mandó varios exámenes. En ese momento mil pensamientos me llegaron a la mente. A pesar de que los médicos decían que estaba bien de salud, yo no sentía lo mismo con mi cuerpo. Empecé a sentir debilidad, agotamiento, falta de fuerzas para laborar en el taller que tenía en el sector industrial de Medellín, así Después del año volque decidí ir donde ví a casa, pero no gente que sabía de aguanté, me mareamedicina alternatiba muy seguido, me va, gente que reatocaba comer muy lizaba acupuntura y varios yerbateros, Diego interno más de 1 año en la Clínica León XIII. Archivo fotografía familiar salado, porque la presión la tenía muy pero nadie daba rabaja, entonces, a los zón de lo que me estaba pasando. cada vez más lento, ya quería estar con mi familia, pero mi si- ocho días, regresé a la clínica. Creo empeoraba, vomitaba que era un día lunes, del mes de Comencé a debilitarme con el tiem- tuación po. Ya no podía trabajar igual que constantemente y los médicos marzo de 2000. Los médicos me antes. Dejaba de ir al taller por falta tuvieron que ponerme catéteres dijeron que creían saber cuál era de fuerzas, pues al caminar me iba para poder alimentarme. Aún na- mi enfermedad, y si resultaban teal suelo. Prefería tirarme al piso y die sabía qué tenía, solo se podía ner razón, sería una persona muy descansar, ya que el dolor era cada ver el mal estado de mi cuerpo. “de malas”, pues según ellos era la cuarta persona que la padecía, y vez más fuerte. Al ver que mi estado físico empezaba a tomar otro rum- Me enteré por mi esposa, que va- la primera en Colombia. Después bo y que cambiaba cada día más, rios especialistas, tanto naciona- me dijeron: “don Diego, se le ha vendí el taller en junio de 1998. les como internacionales, se reu- disparado las células plasmáticas, nían en el hospital San Vicente las cuales son las encargadas de Me dirigí al Clínica León XIII, el de Paúl para ver qué era lo que darle una sustancia a los nervios 28 de octubre de 1998, ya que estaba pasando conmigo. Pero para su funcionamiento, que seme sentía muy mal. Los médicos, nadie daba explicación de lo que ría de 900 a 1200 y la suya había subido a 3900”. Con esto termina-

ron de rematarme, “para esto no hay nada que hacer, la ciencia aun no ha llegado a revivir un nervio”. Al día siguiente, me trasladaron en ambulancia a la Clínica Medellín en el Poblado, donde una bacterióloga de Cali me realizó un examen por el recto. Sentí mucho dolor, estaba mareado y mi cuerpo en este tiempo estaba muy delgado; pesaba de 40 a 45 kilos. A los días llegó el resultado. El neurólogo y el oncólogo me dijeron a las nueve de la mañana que tenía “amiloidosis sensitiva”. Conmigo ya no podían hacer nada, que ya no había esperanzas, que lo único que podría aliviarme sería un milagro. En el momento que escuché esto me puse a llorar. Quería seguir viviendo, quería ver a mi hija de cinco años crecer, seguir con mi esposa… No acabar con esa familia que amaba tanto. Esos días ya no eran los mismos para mí, ya nada tenía sentido, pues de las ilusiones que tenía, ese 28 de octubre de 1998, pensando que me aliviaría, ya no quedaba nada. Los médicos me alimentaban con el suplemento alimenticio llamado Ensure, pero yo no lo tomaba porque ya no iba a vivir más; ya no me paraba de la cama y cuando me tocaba hacerlo me dolía mucho. Solo era huesos y músculos

los que colgaban en mi cuerpo. Estaba demasiado delgado. Me tenían que bañar en la cama. Las pocas fuerzas que había tenido se fueron yendo. Los doctores ya solo me ponían suero y dopamina. Mi esposa me comentaba que tenía momentos en los que mi corazón dejaba de funcionar y moría por ratos, teniéndome que revivir con un desfibrilador e inyectarme dopamina para poder seguir viviendo. El domingo 11 de junio de 2000, quería regresar a casa, ya no quería estar más en estas cuatro paredes, quería morir en mi casa: ya me sentía agotado, mi piel ya colgaba, solo era puro hueso. Ya casi no me daban ganas de hablar. Mi única alegría era ver a mi hija, ese era mi único motor para tener fuerzas, para seguir. Esa noche los médicos decidieron darme de alta, pero sin tomar ninguna droga, ya era mi momento de morir. Dos días después llegué a mi casa, me tuvieron que cargar porque no podía caminar. Me quedé en la cama sin pararme, mi esposa tenía que hacer todo por mí, pues yo ya no me valía por mí mismo. El 17 empecé a sentirme muy mal. Ese día tuve visita, vino mi familia para saber cómo seguía con mi evolución. Pase una tarde muy agradable, pero solo me limitaba

Diego acompañado de su esposa e hija en la Clínica León XII. Archivo fotografía familiar.

escuchar, pues ya no era capaz de hablar mucho. Al día siguiente no fui capaz de desayunar, tomaba jugo con pitillo y no era capaz, así que mi esposa me empezó a dar agua con un algodón pasándolo por mi boca, comencé a delirar. Le dije a mi esposa con la poca fuerza que tenía que “ya habían llegado por mí”. Ella empezó a darme ánimos para que en el momento de irme pudiera estar en paz. Me decía “Diego, ya es tu momento de morir y por fin vas a poder descansar. Siempre te voy a recordar”. Yo trataba de hablarle a mi esposa para decirle lo agradecido que estaba con ella y en ese instante morí. Con mis ojos abiertos y mi boca también. La miraba y era el último recuerdo que podía tener, después de pasar casi dos años en una clínica. Por fin, me alejaba de tanta droga, exámenes, y tristezas por las que pasaba mi familia. Mi hija, en ese momento, no se dio cuenta de lo que pasaba, pero sé que algún día llegará a comprenderlo. En aquel momento fue cuando de verdad yo pude descansar.


Voces de ciudad