Issuu on Google+

R G E N T I N A

1

nÂş A R E P Ăš B L I C A

El cruel sometimiento a la abundancia

galore editor


E n sí, húbose constituida luego de penosa espera, le correspondió el nombre de conciencia, y sin más festejos llamó al primer hombre. Este vino a su reclamo y escuchó atentamente. En modo firme plantó ella su mirada exclamando de manera tierna : Tu vida afortunada y oportunamente será regida por mis palabras. El primer hombre exclamó : Ni afortunado, ni oportuno permitiré tal idiotez. Nunca más he de escucharte. El primer hombre huyó y se convirtió en asesino. No asimilando la derrota la conciencia llamó al segundo hombre y exclamó la misma sentencia, a la que el segundo hombre desobedeció convirtiéndose en ladrón. Desorientada pero no rendida, la conciencia llamó al tercer hombre. Éste había observado las dos escenas. Antes que la conciencia dijera palabra, la sedujo, la conquistó y la traicionó cuantas veces quiso. Ese tercer hombre era el artista.

2


3


Alguien olvid贸 una venganza unA examen prioritario mont贸n de gente desencajada delirio controlado el arte se fuga en su huida deja a los falsos profetas, pero tan cansados est谩n en su mediocre que ni nos gastan con sus intrusas lenguas. Cierro el cielo de la esperanza, me quedo con lo que toco apuro el conventillo.


P

r

i

n

t

i

Crazo error canto fugaz cielo líquido príncipe atroz monogorila roto cristal semilla roja aroma social fiebre cerca erupción mundial escasa sombra sol mortal alguns veces pienso que prefiero olvidar la bella forma de tu sonrisa y me rió sabés porque no es así ni me gusta el olvido y lo otro también lo sabés

Un cierto un dejo de insólita sorpresa, una desesperanza la tibieza quieta de tu vida derramada y tus ojos inhumados al claro desperdicio de tanto descreimiento. Tu velo niña cubre tanta piel y tanto cuerpo, tu sal no será mi destino tu luz no será lo que desentierre tanta paz. Ya no hay ya no existe lo que nunca fue ? 5

n

g


Si estamos descontrolados mi eterno rival será esta violencia decrépita se adhiere a mis poros, mi eterna rival será esta violencia. Sus sueños, sus fantasías terribles mi eterna rival será esta violencia será esta violencia será esta violencia será esta violencia me atraviesa el humor y lastra comida de mi cuerpo, todo el terror se vuelve resultado de la acción de esta violencia sus puños se vuelven a sí, en cuclillas será esta violencia peste de violencia puño de violencia hambre de violencia aire de violencia viola los alambres que nos han protegido tensa las migajas que nos han alimentado dueña es la violencia y su triste arrepentido llora acobardado triste es la violencia que tanto padecimos triste la engendramos llora la violencia gime la violencia siente la violencia te empeñas en la violencia contienes la violencia asocias la violencia le temes a la violencia te empecinas en la violencia la repites la estimulas la haces intervalos con tus diques sangras la violencia pierdes con la violencia yo nací en América mi sutil violencia.


Tus ojos dicen una cosa 路 que no es lo mismo 路 que lo qu 路 porque desacreditan sin razon al resto de tu cuerpo 路 y la me y decide mal


ue tu boca ampulosa declara 路 y tus manos son mentirosas nte es la mala y la idiota administradora 路 la torpe impotente 路 al dejarme ir


Mir a la ella Mira la mecánic a tr ansitoria mecánica transitoria la niña madre de los ol vidos olvidos la ejecutor a inf al ta ejecutora infal alt de los derroches trémulos y se destrona al tiempo de su eternidad inigu alable y inigualable se despide al inechable agot amiento de la cober tor a rutina. agotamiento cobertor tora Ella es lo indefendible lo estrecho por lo bajo y dicho en per trecho de lo pertrecho indiscutido. Ella es la for tuna fortuna la rued a no equilibr ad a rueda equilibrad ada tu sombr a siempre fotocopiad a por sombra fotocopiada la l uz de t anto ido tiempo, de t anto lu tanto tanto idol ular de t anto nido desier to ... idolular tanto desierto la legión se pierde como así el conocimiento que nunc a se recuper a nunca recupera de la misma maner a manera

10


Son destellos rompen crist ales cristales queman anhelos crecen esquilmados son destellos brillan en el brillo invisibles a lo cier to cierto narices sin perfiles rostros s贸lo rostros se enrojecen se estremecen son destellos tiempo de destellos llenan el t an nombr ado tan nombrado ocup an el desier to ocupan desierto son destellos alguien los produce con sus p almas, palmas, con sus dientes ac ar amelados. acar aramelados.

11


Tú me rayas los segmentos y puaj donde aniquilo tanto tiempo transición donde penetró la trama y me desvisto para protegerte, aliviarte, sanarte, si eso es lo que más necesitás

odahcidsed lifrep ut nE odnuh em ... ogidsed otnemarcas

un saltinbanqui

Era un show para melancos la gente llovía desde las veredas el espectáculo esclarecía las ciudades tosían vertebras, gemían rocas pero en su estrafalario vivían lo finito lo débil y ellos perturbaban la enseñanza se embebían de la fiebre, quitaban rezo a lo cotidiano cremaban la sal como quien olvida las penas.

12 12


En su ilimitado cielo imitó la naturaleza opinó sobre lo que quiso, y obligó a la humillación a más de una, y a más de dos. Detestó la decadencia envuelta, tan en lo cotidiano, en lo poco vívido de las horas muertas, en lo tierno de la desesperación, de la mano tendida que todo lo espera y nada a cambio tendrá. No se reconcilió por nada de nada. Escupió a todos, los denostó, inspiró miedo. Recalcó la serenidad y similitud de su andar comparándolo con el que tanto había deseado.

En tu perfil desdichado me hundo sacramento desdigo ...

A veces vuelve ese es su mar a veces ... ese es su letargo en los sacrificios enteros medianías dispara en los tumores silencios escapados de la yugular sangre incierta se arremolinará en los lugares puros de la reproducción mi fotocopia siempre desprolija desmonta cristos

13 13


Te sitúas en los lagos perimetrales en las orillas imaginarias del descubrimiento y las tempestades abrazan lo permanente lo disuelven en polvo y con agua lo beben en su rito al cielo Nubes utilizan para recubrir el encanto y en su beso eterno rayos coronan el hermoso coito del mar y del cielo. Déjanos el ondular el movimiento sobre las aguas que nos deja espiar la acción, déjame la espuma, déjame ciego si eso me permite estar aún más.

14


Quien se estira lo hace bien lo decapita bien el rumor no desconoce en su estrofa la desfachatés del aburrimiento insolado empedernido en su pétreo juego. Pero tu crees que vas sobre camino ciertos dirigidos por tus índices, pero ¿quién a puesto el horizonte para que tu lo señales ? me pregunto el porque y es el cuerpo es la mujer la que me responde

Dos lunas dos tetas negras ese amor que engorda no estoy muerto no sé como lo logré pero la peste es una sola una atajada, un golazo la gente grita hinchada es esfuerzo mal parido, la fiebre el dolor, esa fe infinita la mentira y la muerte intacta, sepultada como debe dormir.

15


ARREGLADO, PRODUCIDO, Y EFECTUADO POR UTERO c - 1999

GALORE es una publicaci贸n de GALORE EDITOR. Registro de propiedad intelectual en tr谩mite. Se permite la reproducci贸n total o parcial del material publicado a condici贸n de citar la revista y los autores. Contactos al : 503-0176

16


Galore - El cruel sometimiento a la abundancia