Page 1

Carloncho: El ABC de la radio

Su voz retumba a ritmo de reggaetón. Sus chistes son parte del lenguaje popular. Para algunos es casi un ídolo, para otros un dj “pacharaco”. Lo cierto es que Carloncho es el hombre más popular de la radio juvenil. Noche de domingo en el boulevard de Comas. La discoteca Kapital está repleta de gente. Los jóvenes bailan perreo pero sin quitar la mirada del escenario. Hace media hora que debió empezar el show más esperado de la noche. De pronto, se interrumpe la música, se apagan las luces, retumban los tambores y las parejas se despegan. En medio de gritos entra al escenario un hombre de pantalón desteñido, correa brillante, zapatillas blancas y polo pegado. Usa lentes de montura negra, tiene el pelo parado con gel y lleva un micrófono en la mano derecha. No es una estrella de reggaeton, ni un personaje de la farándula “chollywoodense”. Es Carloncho, el hombre más popular de la radio y la voz más escuchada por los jóvenes. —!A ver, chicos! ¿Empezamos con un perreo suave o duro?

De lunes a viernes, de 7 de la mañana a 1 de la tarde, se transmite por radio Moda (97.3 F.M) el programa juvenil más sintonizado del país: El show de Carloncho. Llamadas en vivo, juegos, reggaetón, salsa y chacota conforman la fórmula exitosa del programa. Pero esa onda radial jamás podría llegar a tantos oídos sin la chispa del conductor. En la cabina de transmisión me recibe Carloncho. Está sentado frente a una consola, rodeado de computadoras, a su izquierda dos teléfonos y al frente un micrófono. El programa está al aire y desde su silla parece un pulpo: lanza efectos de sonido, contesta las llamadas, lee publicidades, cuentas chistes y elige las canciones. Carloncho pone play a “Lo siento por tí” de La Charanga Habanera y aleja el micrófono. —Ya, hermano, cuéntame: ¿En qué te puedo ayudar? Hace 10 años a Carloncho le pasaron la voz para empezar un proyecto radial para jóvenes del sector C: Moda FM. No dudó en aceptar la propuesta y tuvo que despedirse del programa que conducía en OK Radio. En Moda empezó en las mañanas como presentador de un nuevo género llamado reggaetón. Al poco tiempo creó la voz de Marci (el marciano regaetonero) y lo convirtió en su coanimador. Luego puso de moda frases como “Qué viva la soltería”, “Pa’que respete”, “Quiénes están locos por ahí… todititiiitos”, que se impregnaron en el lenguaje popular. Su sintonía creció al mismo ritmo que la aceptación del reggaetón. Es así que en 2005 nació el “El show de Carloncho”. Hoy, el programa es el segundo más escuchado del Perú en las mañanas, sólo superado por el noticiero de RPP. Para Carloncho, eso es un gran mérito, teniendo en cuenta que trabaja en una radio juvenil. —Me doy cuenta cuando voy a discotecas que tengo una aceptación juvenil total —dice Carloncho mirando de reojo la computadora.


No solo su voz ha penetrado los lugares más remotos de la ciudad. Él es reconocido en la calle, es invitado a programas de televisión y su rostro se ha convertido en imagen de radio Moda. Su show ha superado las barreras del sonido para cobrar forma y ser llevado en vivo a discotecas populares. —El conductor de radio, cuando iba en vivo no era necesariamente un buen animador, y el buen animador en vivo lo ponías en la radio y no podía hilvanar palabras. Yo descubrí otro tipo de animación en vivo. Mi show no es el típico que va y pone música: Yo paro, hago bromas, interactúo con la gente —dice. A Carloncho le han propuesto trabajar en televisión como locutor, presentador y conductor de programas juveniles. Sin embargo, él se considera un hombre de radio y siempre ha dicho no. —Si he batido records de sintonía toda esta década haciendo radio, si he sido el conductor de radio del programa mas sintonizado durante la década, me limitaría mucho ir a presentar videos a televisión. Carloncho para la entrevista y acerca el micrófono. Espérame un toque —me dice en voz baja— Moda te mueve con la música que esta de moda 97.3…en moda te mueve este es el show de carloncho. ! Y quien maaas,y y y quien maaaa! A los 13 años Carloncho jugaba con el peine de su mamá imaginando que cogía un micrófono. A esa misma edad todos los domingos acompañaba a su abuela a la iglesia de Santo Domingo, donde también funcionaba radio Santa Rosa. Su curiosidad y simpatía hizo que se termine haciendo amigo de la gente de la radio. Fue así que un domingo le dieron la oportunidad. Carloncho cogió un micrófono de verdad y se dio cuenta que era distinto que jugar con un peine. Sólo dijo la hora al aire, pero sintió algo diferente. Desde ahí nunca más se separó de la radio. —Si quieres tu premio nos llamas al 4386860 y responde “quiero mi premio”. De frente nomás, pero tiene que ser con ganas. El teléfono timbra inmediatamente. —Alooo! —Carloncho quiero mi premioooo! —responde eufórico un radio oyente. —Quieres tu premio….Tooooma tu premio!! ¿De donde llamas? —De Ventanilla. —Mi baaarrio, Ventanilla. Quédate en interno, no te vayas. Carloncho pone “Nadie te va a amar como yo” de Dylan y Lenny. Aleja el micrófono y continuamos la entrevista. —¿Realmente de qué barrio eres? Carloncho se hace el loco, pero finalmente responde. Ha vivido en Independencia, La Victoria, Breña y Magdalena. Su voz se moduló en distintos barrios hasta obtener un tono


popular. Hoy lo escuchan jóvenes de distintos distritos y estratos sociales. El secreto de su éxito, lo dice con firmeza, es su lenguaje universal. —Mi público objetivo es el sector C, desde los 11 hasta los 25 años. Sin embargo, en AB también soy primer lugar y le gano en sintonía a gente que trabaja solo el AB. Carloncho cree que en Lima hay mucha hipocresía, que los “AB” discriminan el regaetón pero que en verdad escuchan lo mismo que los jóvenes “C”. Hoy el regaeton se baila desde Kapital en Comas hasta Aura en Miraflores. Él se considera un conductor de toda la juventud, por más que algunos quizás se avergüencen de escucharlo. —La gente me dice “pacharaco”, pero yo me siento universal, hermano —otra vez la conversa se interrumpe. Carloncho contesta dos llamadas, una desde Ancón y otra de San Borja. A los dos les da su premio, a ambos les dice “mi barriooo”. Luego de colgar pone la última canción: “Tu angelito” de Chino y Nacho. Carloncho aleja una vez más el micrófono. Su voz pierde picardía, se vuelve seria. —A mí me llega que choleen cuando los cholos son los verdaderos dueños de acá. No tenemos porque discriminarlos en ningún sentido. Así como el reggaetón, “El show de Carloncho” ha logrado conquistar distintos públicos juveniles. ¿Acaso este es el ejemplo de una nueva sociedad limeña en donde las brechas sociales parecen reducirse? —Definitivamente —responde Carloncho.

El show en Kapital terminó. El animador sale del local resguardado por su asistente y un VIP de la discoteca. Cuando entra a su carro prende la radio. Suena “Hasta abajo” de Don Omar. —¿Te gustó el show?... Aquí hay que entender y manejar un lenguaje que le guste a la gente—dice mientras arranca su carro—. Que todo sea chacota pero sin faltar el respeto. Carlos Enrique Banderas quisiera jalarme hasta mi casa pero no puede, tiene una presentación en Los Olivos. Mañana lunes madrugará para ir desde su casa en La Molina hasta radio Moda en Chorrillos. Carloncho me deja en el paradero. Seguro mañana escucharé su voz en la combi. O en el taxi. O en mi casa. O en el chifa. O en la cafetería de mi universidad.


El ABC de la radio  

Crónica sobre "Carloncho", el locutor radial más popular entre los jovenes limeños

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you