Issuu on Google+


La imaginación, la fantasía sin límites y la fuerza lúdica son sus rasgos centrales, los que poseen el poder de neutralizar las emociones negativas. El niño preescolar aún no establece límites claros entre fantasía y realidad


Comienza a diferenciar con nitidez fantasía de realidad aunque sigue necesitando mucha protección de parte del adulto, pero disfruta la libertad, que siempre huele a aventura. Sin embargo, rara vez se excede en el uso de la libertad, ya que es muy temeroso y su hogar es el único lugar verdaderamente seguro


El púber experimenta atracción por lo novedoso; desaparecen la melancolía y los miedos de la etapa anterior; tornándose, tanto chicos como chicas, en audaces buscadores de sensaciones, que encuentran en el grupo de pares una fuente constante de novedad y atracción. Tanto niñas como muchachos pueden encontrar en el cigarrillo y el alcohol medios fáciles y efectivos para facilitar la sociabilidad (por sus efectos ansiolíticos, especialmente en jóvenes tímidos o con pocas destrezas sociales)


La adolescencia se caracteriza por una transformación física y mental que da paso de la niñez a una edad más adulta.

Características •Identidad personal: El adolescente intenta definir quién es y qué quiere. •Opinión de los amigos: la opinión de los amigos de nuestro hijo es fundamental para su autoestima. •Aspecto físico: Las chicas se preocupan más por su atractivo físico, mientras que los chicos lo hacen por su capacidad física, destreza en deportes, etc. •Sentimientos contradictorios: lo que un día les entusiasma, al día siguiente ha dejado de tener interés para ellos. •Rebeldía: A veces, la forma que tienen de afirmar su personalidad es oponiéndose al criterio de los adultos.



De la Niñez a la Adolescencia