Issuu on Google+

ASUNTO PRINCIPAL: También los hombres son museos CURADORA: Katherine Chacón FECHA: ASUNTO: Tomando en cuenta la exclusión de los curadores dentro los museos nacionales en los últimos años, cabe preguntarse: ¿Es realmente imprescindible el curador en las instituciones museísticas? Es decir, ¿este hecho no cuestiona también la noción misma de curaduría bajo la premisa de que el curador actúa sólo como “custodio de colecciones” o como promotor de sus museos personales, concibiéndolo - según la postura del Estado - como un obstáculo para la masificación y democratización del arte?

KCH: El hecho de que hayan sido eliminados, suprimidos, los curadores de las instituciones museísticas del Estado, revela a mi parecer una visión un tanto ingenua de parte de las personas que están gerenciando la cultura oficial en el país. Una visión que parte de la creencia, de una noción

que

pretende

que

la

obra

de

arte

actúa

o

es

percibida por el público sin ningún tipo de mediación, y que coloca en la figura del curador una especie de poder


maquiavélico

que

estaría

dirigiendo

los

gustos,

las

preferencias, inclusive el mercado. Esta visión obviamente atenta contra el mismo desarrollo del museo, y el hecho de que el museo al tener curadores dentro de su planta se convierte

en

un

ente

que

se

autoevalúa

y

evalúa

sus

funciones como un ente que está totalmente permeado de subjetividades, que analiza constantemente las estructuras y

las

estrategias

sociedad,

en

los

de

cómo

gustos,

el y

arte en

se

todo

inserta esto.

en

la

Entonces,

obviamente, creo que no es una buena orientación de la política

museística,

y

creo

que

va

totalmente

en

detrimento de lo que venía siendo el desarrollo de la museología en el país. La

noción

de

curaduría,

de

curador

como

un

ser

que

custodia unas colecciones obviamente está en las primeras etapas

del

últimos

curador

tiempos

ha

como

conservador,

registrado

una

pero

dinámica

que que

en se

los ha

desenvuelto como tiene que ver con la autoría, con la selección,

con

el

hecho

de

un

estudio

mucho

más

intelectualizado de las relaciones entre la obra de arte y cómo

se

perciben,

y

todos

los

mecanismos

en

que

se

estructura el proceso de exhibición. El hecho de pensar, como se ha dicho, y de expresar que el curador ejerce una figura de poder, que inclusive tiene que ver con cierto amiguismo o con cierta influencia de sus decisiones en el


mercado, no hace más que reiterar lo que dije al comienzo, que es una visión ingenua que pretende ver que la obra de arte puede ser la idea nada más de una manera y que los curadores estamos influenciando y un poco tergiversando lo que es de hecho un fenómeno plural sumamente complejo, más en la dinámica en las dinámicas contemporáneas. Entonces, creo que mi respuesta responde las dos cosas. El curador creo que es todo lo contrario, en vez de convertirse en un ente de poder, más bien desnuda las estrategias por su afán de investigar y de tener conocimiento amplio de todas las dinámicas del arte, desnuda las estrategias de cómo la obra

de

establecer discursos

arte

es

discursos del

arte

difundida, inclusive

es

cónsonos

contemporáneo

todos estos significados.

percibida,

que

con

y

puede

los

mismos

intentan

revelar


Katherine Chacon (respuesta)