Issuu on Google+

ASUNTO PRINCIPAL: También los hombres son museos CURADORA: María Luz Cárdenas FECHA: ASUNTO: Tomando en cuenta la exclusión de los curadores dentro los museos nacionales en los últimos años, cabe preguntarse: ¿Es realmente imprescindible el curador en las instituciones museísticas? Es decir, ¿este hecho no cuestiona también la noción misma de curaduría bajo la premisa de que el curador actúa sólo como “custodio de colecciones” o como promotor de sus museos personales, concibiéndolo - según la postura del Estado - como un obstáculo para la masificación y democratización del arte?

MLC:

La

presencia

imprescindible

de

no

los

curadores

solamente

en

a las

me

parece

instituciones

museísticas sino en todas las instancias, porque al igual que los curadores, existen otras instancias dentro del proceso de difusión y promoción de las artes, sobre todo de

difusión

de

las

artes.

De

manera

que

en

las

instituciones es absolutamente imprescindible. Yo más que una exclusión en los últimos años, porque me parece que es imposible la exclusión del curador, el curador lo pueden tratar de negar, que es lo que creo que han realizado,


pueden intentar eliminar el cargo, cosa que han realizado también - en el manual de cargos del 2008 no existe el cargo de curador - pero lo que no han podido eliminar es la función del curador, la labor dentro del proceso de toma

de

decisiones

expositivas.

De

hecho,

puedes

visitar los museos en este momento y hay exposiciones realizadas con titularidad de curadores, incluso algunos de ellos colocados en el catálogo, en la pared, o en algún señalamiento dentro de la exposición. Es decir, ha habido como una especie de complejo hacia la figura del curador, que por cierto es polémica y da la segunda parte de la pregunta. Me parece polémica porque el curador en los últimos años se ha convertido casi en el protagonista, ha adquirido un protagonismo que se sobrelapa incluso a la obra del artista en algunos casos; y yo creo que lo que debemos es observar un equilibrio en todas las instancias de la difusión del proceso creativo, y la obra de arte es una de esas instancias que es la fundamental. Es decir, el discurso tampoco debe sobrepasar (el discurso del curador) el discurso del artista. Con respecto a ese prejuicio de que

es

un

obstáculo

para

la

masificación

y

la

democratización, considero que la democratización del arte y la masificación de sus contenidos y de su apreciación no es un proceso que cae exclusivamente en la figura del curador, eso cae también en las figuras de las instancias educativas, de formación, en la medida en que nosotros formábamos ciudadanos capaces de apreciar y aproximarse al


arte,

pues

también

formaremos

curadores

capaces

de

observar una claridad de discurso suficiente para llegar a una mayor cantidad de público. Yo creo que es parte de ese prejuicio hacia la figura del curador al considerarlo como la estrella del proceso, y creo que la figura del curador es una de las partes de ese proceso, al igual que hay muchas otras. De manera que no creo tampoco - que sí se ha considerado, de hecho lo he escuchado muchas veces – que el curador es un obstáculo para la masificación, yo no lo creo, yo creo que obstáculo para la masificación y la democratización es también una falta de educación capaz de llegar a un mayor número de personas, y ahí entran en parte

también

las

instancias

instancias de los museos.

educativas

y

las

demás


Maria Luz Cardenas (respuesta)