Issuu on Google+

Sobre Repentismo e Improvisación poética: Charla con Daibel Rodríguez Portales El rayo y el cincel: [Repentismo cubano en el Nuevo Milenio] Leandro Camargo

Textos recomendados de: Abigail Rodríguez Andrés González Aurelio Meza Diana Garza Islas Emmanuel Vizcaya Imanol Martínez José Miguel Barajas García Paulina Ailín Aliaga Selene Villarreal Márquez

Fanzine Digital de Literatura

Siddartha: Herman Hesse


Os Gemeos: Ver últimas páginas


No.4

- Fanzine mensual de publicaci贸n digital Para mayor informaci贸n visita: M O L I N O D E C U E N T O . B L O G S P O T. C O M radiadorfanzine.blogspot.com


No. 4 Enero de 2012

DIRECTORIO °Editor

Daniel Malpica***

°Selección Poética

Emmanuel Vizcaya y “El lector”

°Apartado Especial

David Meza Ramírez

°Columna

Erik Alonso

°Track list

Roberto Malpica

°Diseño y Complementos

radiadorfanzine.blogspot.com

M O L I N O D E C U E N T O . B L O G S P O T. C O M

***

**Los textos aquí publicados son propiedad

intelectual de los autores, así como la responsabilidad de su contenido.

ÍNDICE

(Colaboradores**) Andrés González Paulina Ailín Aliaga Imanol Martínez Manifi3stos (o la tormenta en la mano): David Meza Diana Garza Islas Abigail Rodríguez Selene Villarreal Márquez Emmanuel Vizcaya

Daibel Rodríguez Portales (Pasado, Son Cubano y Repentismo) El rayo y el cincel (Repentismo cubano en el Nuevo Milenio) Leandro Camargo

Aurelio Meza José Miguel Barajas García

Siddartha: Herman Hesse Os Gemeos

............ [05] ............ [08] ............ [10] ............ ............ ............ ............ ............

[13] [21] [24] [25] [26]

............ [27] ............ [31] ............ [37] ............ [39] ............ [41] ............ [46]


La literatura y la fraternidad

EDITORIAL

E

scribir buenos poemas no basta para la Poesía. Conocer de figuras retóricas, leer hasta los párpados del papel, garabatear un catálogo de autores: nada de esto es suficiente para leer el anverso de las cosas. Al ser parte de la Poesía, tocamos una membrana de conciencias/poéticas, un plexo de deseos que se extiende hasta formar tribus, comarcas, patrias. Todas ellas reverberan, desde su fundación, en universos compartidos o brazaletes que unen lector-lector, poeta-poeta, lector-poeta, poeta-lector ad infinitum (diagramas de Venn y Euler que subliman la teoría de conjuntos), donde las identidades son trastrocadas ya no por enlaces contractuales, económicos o sociales, sino por una generosidad vitalista a ras de los despeñaderos: un devenir hipnótico. Aquí, los tránsitos en las calles son fuentes bibliográficas, las salidas nocturnas inquietan las expectativas de un cadáver exquisito y las lecturas poéticas renuevan el pacto de una comunidad translúcida. Escribir un poema resultaría el acto más generoso, porque el poema siempre se levanta por sí mismo y va en compañía de cualquier persona, reventando los corazones nublados. Ya no es más de su autor. Vuelve a ser un bien mostrenco, una mariposa tropical que aletea frente a otros ojos. Desde un inicio, la Poesía fue el fondo inquietante de la humanidad y nuestra raza une eventualmente sus sueños para quemarse con ese relámpago. Nunca más se rendirá homenaje a la memoria de un poeta reformador, porque como dice HH, la fraternidad es más revolucionaria que cualquier estética Manuel de J. Jiménez Recomienda: Emmanuel Vizcaya

[RADIADOR] cooperative track list

Robert Wyatt

Hasta Siempre Comandante - Comicopera: http://www.youtube.com/watch?v=pF2pEQYuPGA


Pierre Henry & Michael Colombier Psyche Rock - Les Yper Sound:

http://www.youtube.com/watch?v=6xVmt8Lg4c0

David Torn, Mick Karn & Terry Bozzio Honey Sweating - Polytown:

http://www.youtube.com/watch?v=1T612lJqhdc

David Sylvian & Holger Ckusay

Pligth (the spiralling of winter ghosts) - Pligth & Premonition: http://www.youtube.com/watch?v=mk7K8iiONUU

Al铆 Primera

Techos de Cart贸n - Volumen 2: http://www.youtube.com/watch?v=w9Hc-Bi-iE4

Jon Appleton & Don Cherry OBA - Human Music:

http://www.youtube.com/watch?v=sM_tZBC02mE

Jan Garbarek, Ustad Fateh Ali Khan & Musicians from Pakistan Raga 1 - Ragas and Sagas:

http://www.youtube.com/watch?v=nSqa2hId9kA


Andrés González (Santiago de Chile) Recomienda: Yaxkin Melchy

Noche. Agitación angustiada, monstruosamente lenta de la palabra noche en la que tantos han ensayado ojos exigidos a la exigua valentía del hombre que se vacía. La palabra noche como la palma de un niño muerto en la que los pájaros transmundanos han escrito en sánscrito algo que quiere y no quiere llamarse flor. Pero sobre todo la noche como el arco iris que va del aullido del perro eviscerado hasta el grito insondable de quien ensaya en silencio la transición de un idioma a unos ojos interiormente ajenos. A lo lejos, quizás fuera de este mundo, o en sus entrañas, transcurre una película: unos vaqueros harapientos recorren Marte montados sobre esqueletos de cuyas costillas cuelgan joyas indescriptibles y sobre las cabezas protagonistas, un sol negro derrama lágrimas que nunca llegan a impactar la superficie del planeta. Una niña siente su cuerpo lleno de sangre y llora porque advierte el tiempo correr por sus labios como una trucha salta sobre el reflejo de una nube en un lago. Un caracol se enreda lastimosamente a la luna. Poco a poco, la noche hurta su nombre para sí misma y todos permanecemos aprisionados en una luz que se acumula grotescamente, los labios de una gruta entre los que corre una falsa llamada de auxilio. Y mientras la noche tienta a su propio nombre, el hombre, de cabeza gacha y rodeada de clavos que exageran la historia, su ramaje por así decirlo, le impone a todo el mundo su propia noche saturada, escrita en un alfabeto compuesto de ruinas ajenas. La noche existe por el hombre, para tentarlo con sus obeliscos semihundidos, con sus ojos ensangrentados, con espejos en los que las selvas aprenden el habla de los desiertos, con leones mendigando cabezas. Zumbidos, platillos voladores como los siniestros zeppelines sobre Berlín en 1944, zumbidos como las palabras de un dios de la India girando en el oído del fuego nacido de la lluvia. La noche y el hombre se asoman, se abisman, el uno y el otro, confirmando unas nupcias prehistóricas en las que tejen aún su propósito las primeras algas en las que el mundo se libró al mal. Menciono una torsión conjunta que anula toda caricia y que, en cambio, pone en juego una violación de los campos exteriores. La luz se transmuta en bestia al sumergirse indigentemente en lo terriblemente indeterminado. El hombre es la frente oceánica que enjuaga una noche interior, culpable quizás, eternamente doliente, afiebradamente festiva como un tumor que crece desde la vulva de un perro arrojado al resplandor de una calle que deviene tormenta. La muerte jala de nuestros huesos como si de gatillos. Húmedamente pasamos a habitar un cuerpo alienígena y nuestro corazón nos traiciona con un silbido que amortaja el sexo de una momia infantil. El orden que constelan estas palabras susurros, ídolos, minaretes que hunden las raíces en los espantosos ojos del desierto [05]


este orden es un proceso de destrucción, de refriegue violento, un deseo que encarna en un rito inventar una corona como prorrumpir en gritos a través de las frases me atrae la imagen de unos campesinos acuchillándose en el centro exacto de la noche allí donde sus colmillos crecen al ritmo del caos y pienso también, olvidado en alguna parte de la escena, en un idolillo monstruoso más antiguo que el miedo un artefacto llamado América posiblemente la obra cabal de un joven y malogrado discípulo de Madame Blavatsky, un suizo que enloqueció al identificar América con Lemuria en un mismo delirio una voz púrpura, un capullo que se resuelve en un ojo violentamente abismo, lágrima del sol y el sol negro, un frenesí que nos reproduce según una existencia hermafrodita cuando el santo se entrega a la obscenidad una carcajada se estremece dentro suyo como una serpiente avatar del relámpago una serpiente con lenguas de diamante y un tercer ojo rosado como el sexo y las heridas o tal vez un fuego, un fuego moral así como las tormentas morales de Marduk, el santo es quien puede danzar entre la vida y la muerte posicionado simultáneamente en el escándalo y la celebración es el carnaval en que se reúnen los monstruos del submundo las bestias de la fertilidad, el panteón de la libido de la Tirana a Phi Ta Khon los rostros que se congregan recurrentemente en mi abismo los ojos que componen los limites enloquecidos en la rueda de noche que cargamos en nuestras cabezas el océano alienígena que rodea nuestras frentes y la carcajada en el centro del horror

[06]


habiendo devenido, mediante el estallido, horror, un vértigo, una reiteración maliciosa, soy el sol sexual en que se reúnen el ojo y la pirámide, la corriente de aire en que compiten el águila y el cóndor, el alarido que une como un collar al cuchillo y al corazón que se extrae de los cautivos en la cima de las pirámides, el corazón emplumándose lasciva, místicamente recorriendo las espirales del silencio iniciando un cielo nuevo, un espíritu torrencialmente infantil, un color constantemente emergiendo desde la nada habitar según la sorpresa soy la pirámide donde los hombres le gritan a las estrellas las imágenes que se huracanan en sus corazones los cantos y las flores el grito que los conjuga en la muerte un lamento y también un desafío una bendición y también la contradicción quemarse en una lectura plutónica introducirse en el instante del idioma del incendio resumo mi infancia en la expresión el ojo del huracán correr de noche hacia la muerte, embistiéndola cazándola por fuera y por dentro con la boca ardiendo como los animales de los trópicos enloquecido, aullando masticando el terror veo en el pozo sin fondo de la historia el momento en que las algas reinaban en el océano en que su idioma confirmaba la existencia cabal del mundo cuando del mal emergió una lengua cuando el labio de lo inexistente pronuncio una serpiente diluvial soy el espíritu de la lluvia y estoy bailando en la tormenta del fin del mundo dando alaridos, dando alas a los pies, haciendo relámpagos de los pasos estoy bailando el tarot del sol negro

[07]


El arte infamatorio

Paulina Ailín Aliaga (Comodoro Rivadavia, 1985) Recomienda: Lucio L. Madariaga

El arte declamatorio comienza en la zozobra. El arte infamatorio es el destino de mensa humanidad y ay me fascina el desierto por el que llego a esa sutil libertad de presentar naturalmente el destino del perro suelo y del pueblo en un caldo estilo mar y latencia urbana. Pero a qué apabullar con mañas de latón y gomería los carruajes de una tundra seca -feliz celebridad blancuzca de vapor Pero es ¡pavor señorita equivocada es en los labios del Sur que experimenta el aterido encargado del taller cuando esa fresca partición delinque y reza entre millones de igualitas particiones olvidadas y floreadas de frío sin mojar ay es acá que se acampa y techa el sabor gigante. El más híbrido sabor a fronteras reventadas y naciones partidas a tocarse el cuero entre las matas sacadas de raíz y basta

[08]


de ambages. Que se encajen las ruedas en la lencería del bioma bipolar y se le rajen las medias, sean largas carreteras largas estaciones de vapor y terroncitos de esa piel para el perdido del taller entarugado en su fétida ración ¡en su feta de razón! y legañoso amanecido en tibios huecos. Rellenados con tal de seguir en pie en esta mañana idéntica la gran salida de reserva a merodear el campo de acción a ver si llueven niños días en las gotas de sus partos naturales

[09]


Qumear las naves [Fragmento] Imanol Martínez (Querétaro, 1991) Recomienda: Erik Alonso

La memoria puede, a voluntad de su poseedor, teñirse de nostalgia, y la nostalgia sólo por excepción produce monstruos -Sergio Pitol, La herida del tiempo-

-Siempre es la misma historia -Se repite -Una -y otra vez. -Alguien se va -Alguien se queda -ella recarga su cabeza -él la abraza, fuerte -Como queriendo mantenerla cerca -No siempre, -no, -tan sólo un buen rato -uno que baste para olvidarse -la abraza -pero ella ya no está ahí -Y lo sabe -quien lo sufrió, lo sabe -Ella ha estado ahí -ya no sabe si cerró la puerta o si tendió la cama -si comió algo mientras pensaba que hacer con sus días y sus ganas -si fue ella la que se sintió un héroe al no voltear -no lo recuerda -Pero estuvo ahí -Eso seguro -primero las aves en la cama, -los llantos, -después nada. -las maletas se hacen un día, -o todos, -Como quien sabe que se debe estar preparado para las despedidas. -ella no lo está

[10]


-él tampoco -a pesar de que un día tomó la maleta y se marcho de casa. -No se está lista nunca para las despedidas. -esas son cosas que inventan otros, -los que hacen del escombro un hogar. -Quisiera poder saber dónde empieza todo. -Donde acaba creo saberlo. -Acaba con él cerrando la puerta, -o tal vez después: en el psiquiatra, -o en los bares donde se embrutece mirando a la barra. -Acaba con ella en un museo -frente a un cuadro. -Un beso, un abrazo. -Justo ahí es donde acaba. -Con ella en la banca de afuera -con un silencio que se clava en los brazos. -Así acaba, pero él no lo sabe, -o no lo sabía. -Con él fumando largasnochesblancas. -¿Dónde comienza todo? -Dónde comienza la historia; -su historia, -La de los dos. -Un par de cuerpos buscando compañía. -[La de él, -y la mía] -Con un encuentro en un lugar, -cualquier lugar. -comienza con un mar de ausencias -que se conjuntan en una noche blanca -noche de pájaros y ruido. -Justo ahí es donde acaba -Comienza con alguien llorando. -con un llanto que suena a platos rotos -comienza contigo -la mujer que trazaba mis angustias -en su cabello indescifrable. -contigo que eres imposible -Tú, que fuiste los días -Y contigo, que eras siempre una promesa.

[11]


-El hombre que amortiguaba los infiernos. -Me gustaría decir que eras un buen tipo, -un hombre cualquiera. -Porque los años pasan embelesando los recuerdos, -pero no hay momento más triste que cuando se almuerza solo. -cuando se toma un vuelo a media noche. -Un avión que se pierde, -con el atlántico ahogando mis rabias. -Comienza con una lluvia de balas en la cama -después el desayuno, -El puto desayuno y las noticias. -todo acaba contigo tomando un vuelo -una chica desencantada del mundo -tu mundo. -y el nuestro, ese que se aleja en los kilómetros -con un vuelo transatlántico en la cama -entre los dos -y duele -duele cuando no tengo ganas de escribirte -cuando se amontonan los pinceles en la mesa -Cuando te cuento mis historias -cuando repasas los días -y me sabes tan lejos de todo -ahogando los silencios con los platos rotos -la misma historia -que se repite -Una -Y otra vez

[12]


MANIFI3STOS

[ o L a Tor m en ta en l a M a no ]


(…………………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………………………… ………………)

Manifiesto del Creacionismo: (Fragmento) Non serviam El poeta, en plena conciencia de su pasado y de su futuro, lanzaba al mundo la declaración de su independencia frente a la Naturaleza. Ya no quiere servirla más en calidad de esclavo. El poeta dice a sus hermanos: «Hasta ahora no hemos hecho otra cosa que imitar al mundo en sus aspectos, no hemos creado nada. ¿Qué ha salido de nosotros que no estuviera antes parado ante nosotros, rodeando nuestros ojos, desafiando nuestros pies o nuestras manos? »Hemos cantado a la Naturaleza (cosa que a ella bien poco le importa). Nunca hemos creado realidades propias, como ella lo hace o lo hizo en tiempos pasados, cuando era joven y llena de impulsos creadores. »Hemos aceptado, sin mayor reflexión, el hecho de que no puede haber otras realidades que las que nos rodean, y no hemos pensado que nosotros también podemos crear realidades en un mundo nuestro, en un mundo que espera su fauna y su flora propias. Flora y fauna que sólo el poeta puede crear, por ese don especial que le dio la misma madre Naturaleza a él y únicamente a él».

Non serviam. No he de ser tu esclavo, madre Natura; seré tu amo. Te servirás de mí; está bien. No quiero y no puedo evitarlo; pero yo también me serviré de ti. Yo tendré mis árboles que no serán como los tuyos, tendré mis montañas, tendré mis ríos y mis mares, tendré mi cielo y mis estrellas. Vicente Huidobro (………………………………………………………………………………… ………………………………………………………………………………… ………………………………………………………………………………… …………………………………………)

Manifiesto de la Revista Martín Fierro: (Fragmento)

Frente a la impermeabilidad hipopotámica del “honorable público”. Frente a la funeraria solemnidad del historiador y del catedrático, que momifica cuanto toca. Frente al recetario que inspira las elucubraciones de nuestros más “bellos” espíritus y a la afición al ANACRONISMO y al MIMETISMO que demuestran. Frente a la ridícula necesidad de fundamentar nuestro nacionalismo intelectual, hinchando valores falsos que al primer pinchazo se


desinflan como chanchitos. Frente a la incapacidad de contemplar la vida sin escalar las estanterías de las bibliotecas. Y sobre todo, frente al pavoroso temor de equivocarse…

Oliverio Girondo (…………………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………………………… …………………………………………)

Manifiesto estridentista: (Fragmento)

Irreverentes,afirmales,convencidos, excitamos a la juventud intelectual del Estado de Puebla, a los no contaminados de reaccionarismo letárgico, a los no identificados con el sentir del medio colectivo del público unisistezimal y antropomorfo, para que vengan a engrosar las filas triunfales del estridentismo y AFIRMEMOS: Primero. - Un profundo desdén hacia la ranciolatría ideológica de algunos valores funcionales, encendidos pugnazmente en un odio caníbal para todas las inquietudes y todos los deseos renovadores que conmueven la hora insurreccional de nuestra vida mecanicista. Segundo.- La posibilidad de un arte nuevo, juvenil, entusiasta y palpitante, estructuralizado novidimensionalmente, superponiendo nuestra recia inquietud espiritual, al esfuerzo regresivo de los manicomios coordinados, con reglamentos policíacos, importaciones parisienses de reclamo y pianos de manubrio en el crepúsculo. Tercero.- la exaltación del tematismo sugerente de las máquinas, las explosiones obreriles que estrellan los espejos de los días subvertidos. Vivir emocionalmente, palpitar con la hélice del tiempo. Ponerse en marcha hacia el futuro…

Manuel Maples Arce

(…………………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………)

Manifiesto infrarrealista: (Fragmentos)

* El riesgo siempre está en otra parte. El verdadero poeta es el que siempre está abandonándose. Nunca demasiado tiempo en un mismo lugar, como los guerrilleros, como los ovnis, como los ojos blancos de los prisioneros a cadena perpetua.


* Fusión y explosión de dos orillas: la creación como un graffiti resuelto y abierto por un niño loco. Nada mecánico. Las escalas del asombro. Alguien, tal vez el Bosco, rompe el acuario del amor. Dinero gratis. Dulce hermana. Visiones livianas como cadáveres. Little boys tasajeando de besos a diciembre. * Hacer aparecer las nuevas sensaciones -Subvertir la cotidianeidad O. K. DÉJENLO TODO, NUEVAMENTE LÁNCENSE A LOS CAMINOS

Roberto Bolaño (……………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………)

Manifiesto euforista: (Fragmento)

1- Declaramos inútil los metros, pues creemos que la poesía no es sino síntesis de sentimiento y de visión. 2- Elevamos nuestra protesta contra el recuerdo y la mujer. 3- Exaltamos el verso en la línea segura, el color chillón, el amor bárbaro y brutal, el vértigo, el grito y el peligro. 4- Reconocemos un sentimiento hondo y fuerte en todo aquello que nos rodea, olvidado por estar a nuestro lado: en la miseria, en el dolor apagado y en las cosas comunes. 5- Proclamamos el verso espontáneo, lleno de defectos, áspero y rudo, pero sincero. ¡Viva la máquina, la llave, la aldaba, la tuerca, la sierra, el marrón, el truck, el brazo derecho, el cuarto de hotel, el vaso de agua, el portero, la navaja, el delírium tremens, el puntapiés y el aplauso! ¡Vivan los locos, los atrevidos; los aeroplanos, las azoteas y el jazz band!


¡Abajo las mujeres románticas, el poeta melenudo, los niños llorones, los valses, la luna, las vírgenes y los maridos! ¡Madre Locura, corónanos de centellas!

Tomás L. Batista y Vicente Palés Matos (…………………………………………………………………………………………………………………… …………………………………………………………………………………………………………………… ………………………………………………)

Guión

(Fragmento) No a las respetables putas de la belleza No a los distinguidos perros de la poesía Nosotros hemos cantado a nuestra generación sin lograr despertarlos del miedo Nosotros hemos jugado a ser palabra derramando a tiros el desenfado sobre las cabezas de los boquiabiertos que nunca imaginaron un arrebato como este para la poesía y para lo que se vive de ella Hemos desvestido a las muñecas con fuego y voz propia Hemos desasistido por ellos nuestra lógica y nuestro pudor Porque cuando los dioses se quedan en silencio los desiertos de atacamas del mundo florecen hacia adentro de los ojos Ya no queremos ser más ciegos Buscamos luchar contra la desesperación del tiempo y los demonios [del poder

Héctor Hernández Montecinos (…………………………………………………………………………………………………………………… …………………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………………………)

Manifiesto de Poesía Integral (Hora Zero) (Fragmento)

10.-Hechos que no deben olvidarse 1) Imponte la tarea de escribir los poemas que jamás se hayan escrito. 2) Llena de palabras el sentimiento. Y llena de intensidad las palabras 3 Los poemas deben tener el olor del mundo y deban respirar como un ser vivo, un poema integral


es siempre un operativo cultural. 4) Es necesario escribir el color azul, escribir la angustia, escribir la lucha, escribir el rectángulo, la violencia. 5) Nada reemplazará tu obra. Y nadie te reemplazará a ti. 6) Desprecia convenientemente todo lo antihistórico y escupe a la rigidez y a lo insulso. 7) Eres todo lo que supones y aun eres mucho más. 8) Ámate como amas a la audacia 9) Di la primera palabra. Y no te preocupes por la última. 10) No tienes el “no me toca” para nada. 11) Nunca serás demasiado joven para todo lo que se puede lograr. 12) Tu condición, tu edad, tu circunstancia no es una disculpa para nada. 13) Piensa como dos. Ama como tres. Y trabaja como cuatro. 14) Sé audaz pero mantente fiel a tu respiración. 15) Es posible lograr lo imposible. Hay el 100% de posibilidades. 16) Edita por lo menos una revista de poesía joven en tu vida. 17) Ten el coraje de ir a la mierda y ten el valor de regresar. 18) Si no hay un hombro donde apoyarse, apóyate en tu hombro. 19) El poema no quiere que lo saquen, el poema salir. 20) El que camina va en un solo pie. El problema es donde poner el otro. El que se detiene pone los dos pies y no es fiel a su respiración. 21) Eres indispensable como el aire. 22) Pon en dos minutos de palabras, los hechos de dos años de experiencia. 23) Evádete de tu nombre. 24) Tú siempre serás lo que se necesita. 25) Nunca se te va a terminar el amor. Prodígalo en tu mujer y bendícela, prodígalo en tu amigo y bendícelo.


26) Regálate y atrévete. Tu puedes. POESIA ES. 11.-FINAL a) Aclaración Un solo poema de este libro vale por seis docenas de prólogos como éstos. Pero estas cosas las encontré en mi camino y yo las muestro (no quiero quedarme con nada), entrego, expongo estas cosas no por vanidad, ni engreimiento, sino fraternalmente, porque después o antes de todo, esto es una manera de diálogo franco y limpio. Y esta hipótesis es dinámica, y se moverá hacia una estética más revolucionaria, es decir, más auténtica. b) Digo Nuestras necesidades y objetivos son precisos pero no son fijos, son precisos enfrentados ante este tiempo, pero no son fijos en cuanto habrán de ser los mismos que tengan las vanguardias en otro tiempo. Y en otro tiempo cuando desaparezcan las vanguardias, nuestras necesidades y objetivos serán los mismos que tengan las grandes mayorías. c) Desafío. Sigue. Pero diferente.

Juan Ramírez Ruiz

(……………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………)


REVISA LA PRIMER y SEGUNDA PARTE EN NUESTROS ANTERIORES NÚMEROS:

David Meza Ramírez

Manifiestos 2

[o la teoría de las banderas naturales]

http://issuu.com/tallerdesensibilizacion/docs/radiador_no.3 Manifiestos

[o la teoría del relámpago quieto]

http://issuu.com/tallerdesensibilizacion/docs/radiador.2


Transcripción de dos minutos de Bob Esponja Diana Garza Islas (Nuevo León, 1985) Recomienda: Manuel de J. Jiménez 1’ THE KRABBY KRONIKLE un laberinto-proa distorsión a escala de gris, focus: peatón que ondula estrellas en los caracoles ¿y arenita? la turbina es los codos alzando ante el calamar (ógrico) después que hélices de monociclo con la boquita verde circularan la red clausurando a través de un trapecio a la esquina de un barco de papel. ya tienes nueve palabras sólo falta una ─mistress Puff. Bob: sólo tengo que afilar el lápiz. [luz] La academia de botes / sudóme asta bandera / mi señorita salada / que la llave me confió / …pinhita: ¡soy un trofeo! 2’’ THE ADVENTURES OF MERMAIDMAN & BARNACLE BOY fotomontado en diástoles ámbar, la escarcha púrpura no será un vestido ─su muñeca precisa─ donde la ardilla prometió, de antaña esfera con su flecha atacar el sobreoculismo granulado o dibujar un barco invisible o almejas pack pack pack: teledirigir, la risa desde una silla ruedas:

forcejear

(y la palabra cerradura) cinturón reconstituido de llavesligeras, piedras bondadosas que transparentan cuerpos:

[21]


tú polvo con ojos tú Perceve

descended

(es una cuerda que hurgas en el fuego quebrado de una línea sinuosa, así neón) y su banco de semillas agitar y cuernos azules sus dientes rojiblancos: helechos; helechos; (su brazalete era una costa de aneurismas)

helechos titilando

el agua dentro como un panda sonoro sonorizando la esfera a la izquierda del bambú:

¿pero a dónde se irá toda esa sal?

su pálpito dribble su éter orgone su semi verde nebulosa allende el casco su púlpito amarrado a la jaiba anoréxica o su espejo-calavera que simula botellitas de perfume entre nubes de Montauk [22]


(aquí duncan cameron salta aquí duncan cameron bordará tu nombre)

amalgamando al cráneo toda aquella gimnasia vertida en los bosques submarinos de Nyan Nyan: que si bien el objetivo era simplemente hacer al buque no detectable, aún rada ahí, Perceve su iris al revés

[23]


Planificación

Abigail Rodríguez (Puebla, 1990) Recomienda: Lorenza Franco

lloraba en cama cuando una araña me trepó las piernas. minutos antes pensé en escombrar mi vida, cambiar el piso por uno visible. la araña trepó mis piernas y se escondió en una arruga de mis sábanas. la aplasté con el dedo, su sangre formó una mota roja, creo que era sangre, me alumbraba la televisión. minutos antes pensé en alejar de mi vida el desorden; después tuve miedo. algunas de las fisuras más terribles de mi suelo están cubiertas por papeles. pensé tirarlos todos en cajas para después meter las cajas en contenedores de reciclaje. miré las patas de la araña lejos de su cuerpo, me deshice de las partes del tórax de la araña, de sus piernas, ojos; quedó la sangre o sus entrañas, los arrojé al suelo a esconderse con mis entrañas. me había aplastado a mí misma. por más que limpiara y me deshiciera de las piernas de los animales muertos que soportan mi peso, necesitaba también limpiar el piso de mí. minutos pensé en todo lo roto que me soporta, en las fisuras que han llegado a su última ruptura, atomizar el silencio, la coherencia, el deshabitado principio de la sangre, de salvarse ha terminado. lloraba en cama cuando mis piernas trepaban mis piernas. minutos antes pensé en reciclar mi cuerpo. miré mis patas en mis piernas y las entrañas que iba dejando mientras la vida me aplastaba, en mi vida miré las vidas que me soportan y que me concibieron, trepé sus piernas. minutos antes pensé alejar mi vida del desorden. minutos antes mi vida estaba alejada de mis piernas

[24]


Colibrí de alas caídas

Selene Villarreal Márquez (Guadalajara, 1990) Recomienda: Alma Onofre

I No dejo de pensar que nuestros caminos están distanciados que no te asusta la separación porque es natural como desprenderse del nido pero yo no vuelo sin tu aire no sé meterme a las sombras y nadar en lo desconocido fuera del nido donde te has visto no sé volar Me asusta volverme ciudad mientras tú pueblo que después de esta historia des la historia al olvido Me ahoga esta lejanía este océano de distancia que no sé salvar. II Te pienso tranquilo, despreocupado, desprovisto del sentido de entender que te amo más que a mi mano derecha a la que arrancaría las uñas y los dedos si prometieras pintar tú nuestro nosotros Pero tus colores están en ella y soy un yo y ella es un ustedes en tu cabeza mientras nosotros un problema que terminará en otro nosotros [tú + ella] y un yo [donde nunca seré tan otra en la primera persona del singular] III Todos los niños saben nadar recién nacidos, dijiste, el instinto los salva ¿pero a nosotros? ¿quién nos puede curar las inseguridades? Los miedos y la conciencia nos mandaron a la mierda Seguimos siendo los dos caminos de siempre que se juntaron en una enramada y ahora se tienen que separar como nos separaste esa noche en que necesitaba la cercanía de tu cuerpo para saber que no estaba sola y sólo me presentaste un abismo tuve que saltar. Ahora me ahogo en la distancia Ahogo la distancia [25]


Víspera

Emmanuel Vizcaya (Ciudad de México, 1989) Recomienda: Lauri García Dueñas

En dónde has de ir a caer, en qué brazos, en qué piernas, en qué grotesco nudo de carne evaporada, con qué sustancias en la sangre, con qué vergüenza; de qué color serán las lágrimas y qué habrán de quemar. No sabré buscarte, encontrarte, con qué brazos, con qué piernas, en qué estado; en qué he estado todo el tiempo que no estuve conmigo, qué suspiros esfumaron mis nervios, con qué vientos se mezclaron. Dónde te habré de ir a encontrar, qué cara voy a improvisarme; ¿me quito el saco? ¿te lo ofrezco? ¿cubrirá tu desnudez? ¿tus manos? ¿las canillas de mis ojos? No te miraré cuando avancemos, y si acaso preguntaras por mi gélido silencio te diré tras un suspiro: “anoche se murió mi perro” aunque yo no tenga perro

[26]


Oleo sobre madera: Javiel Domenech

Pasado, Son Cubano y Repentismo

Daibel Rodríguez Portales

L

a Habana Vieja se extiende en una infraestructura de tiempo muerto. Por la emblemática calle de Obispo cruzaron artistas que revolucionaron la historia de Latinoamérica y el mundo. Aun ahora, puede sentirse posible un inesperado encuentro con cualquiera de estos fantasmas: tal vez al cruzar la esquina, fumando puros o levantando copas por la dicha de vivir en alguna de las concurridas cantinas del viejo barrio. Muertos y no, esta ciudad sigue siendo de artistas. Poco se oye de un terruño cubano frío, pero el sereno cae como raras veces se ha visto en La Habana. Sin embargo, Daibel Rodríguez está trabajando, toca y canta algunas canciones con su grupo y vuelve para charlar conmigo. Ha sido generoso desde el primer instante, su amistad se abre salina, musical, como lo hacen las piedras al agrietarse en el malecón. Él es vasto como aquellas mismas piedras hechas de corales, aunque, no habría mejor manera de presentarlo que con su propia voz. Sea pues, la siguiente décima de Chanito Isidrón. Sea pues, Daibel Rodríguez Portales recitándola:

http://www.youtube.com/watch?v=hKO8t2gH-1I Daniel Malpica


M

i primer encuentro con la décima surge de mi abuelo, él era poeta repentista, osea, no de primera lína pero era muy bueno, lo que no fue un poeta famoso; pero de él empiezo a conocer yo la décima y las controversias que se hacían en Unión de Reyes en la provincia de Matanzas, el pueblo donde nací. Entonces mi abuelo me llevaba a los guateques que cuando aquello no se le llamaba así, aca en cuba, en los puelos intrincados del campo se les llamaba Parnasos, Parnaso de la décima campesina. Desde niño el arte de rimar me motivo, me enganchó como se dice un poco vulgarmente. Lo que pasa es que, más que poeta repentista, yo soy músico bajista, guitarrista, cantante y también toco laud que en este caso es lo que se utiliza para el llamado Punto Guajiro en Cuba que es la décima como tal. El laud es de procedencia árabe pero lo que es de procedencia cubana es el tres. El tres se afina de arriba hacia abajo sol-do-mi; son seis cuerdas que van en parejas de a dos y la primera cuerda de arriba que afina en sol va en ocatava con una cuerda más fina que también afina en sol, las dos de en medio son dos terceras lisas de calibre gordo que dan un do central y la cuerda de abajo da un mi, que es doble también. Este se utliza en el campo para el Punto Guajiro. Así que en los guateques, en el formato campesino para la décima se acostumbra la siguiente alineación: el tres, guitarra, laud, bajo, bongó, güiro y clave; la clave guajira es muy importante, porque es lo que le da el acento a la música campesina. Hace mucho tiempo atras, la música tadicional en Cuba estaba prácticamente perdida y la décima igual. Pero, desde hace unos años para acá, con la entrada del turismo, que antes no era tan fomentada como ahora, ha provocado que vuelvan los formatos tradicionales. Antes todo era, no sé, hablo de año noventa y pico a principios, todo era grupos electrónicos y el derroche de la tecnología del momento. Y ahora hemos regresado, como se dice, a los indios y por eso se podrá ver bajo acústico en los lugares a modo de mostrar la Cuba que se vivió en los años treinta, cuarenta y cincuenta. Con la décima ha pasado igual, con el surgimiento de Alexis Días Pimienta, que es un poeta cubano que ha realzado un poco todo esto y ha creado una academia, se ha fomentado un poco más a los guateques y ha ido tomando otro matiz, vamos, todo se va reviviendo. [28]

Ahora, el primer valor que tiene seguir haciendo repentismo es un valor histórico, porque debemos tener en cuenta que de la décima cubana improvisada surge las raíz de la música tradicional, que fue lo pimero que se cultivó en los pueblos del campo de Cuba. Como decía, me acerqué a la décima primeramente por los Parnasos cuando iba con mi abuelo, conocí poetas muy buenos y fue como me introduje en el arte de rimar. La décima tiene muchas acepciones y mucho revuelo de palabras. Un ejercicio muy bueno para cultivar la décima, tanto del repentsimo como del que la escribe, está en recopilar la mayor cantidad de palabras posibles de una rima determinada.

Décima e Improvisación Con respecto al enseñar, a la metodología para enseñar bueno nada: lo que comento anteriormente del ejercicio aunque también hay diccionarios de la rima, pocos y muy viejos pero los hay; leer mucho; y respetar los parámetros elementales de la décima: La décima se forma de versos octosílavos. En este caso, gramaticalmente, cuando la palabra es llana el verso es exacto, es octosílavo; cuando la palabra es esdrújula el verso tiene una sílaba de más; y cuando la palabra es aguda, al verso entonces, sele resta una sílaba. Se unen los iátos y se unen los diptongos y entonces el verso debe darte exacto siempre y cuando se respete, claro, esa regla. Lo otro es rimar primer verso con cuarto y quinto; segundo con tercero; sexto


con séptimo y décimo; y octavo con noveno. Eso expresado en letras, pues así es como se imparte e incluso en los centros de enseñanza de la décima actualmente se le ha hecho hasta un cantico que no recuerdo bien, sería: ABBA ACCDDC. La décima es estandar y la fui aprendiendo de manera autodidacta, sucede que cuando yo iba a los guateques, a los parnasos y eso, se juega mucho con ella. Por ejemplo: La especialdidad de los pies forzados, una persona del público te da una frase determinada, y entonces con base a esa frase se hace el pie forzado y se termina con el verso octosílavo que tú dices. Por ejemplo, un veso cualquiera: Esta noche que hay sereno 1 2

3

4

5

6 7 8

A México cantaré este verso improvisado y sé mi apesadumbrado ahora lo improvisaré Sé que te marchas y sé que te llevas el estreno de mi verso que no es bueno pero que es noble y diverso Por eso te doy mi verso esta noche que hay sereno

Claro, vuelvo y digo que soy un poeta muy malo, literalmente, pero porque no me dedico a ello, uno sabe que lo que se curte en la vida es lo que tú practicas y practicas y la repetición es lo que te da el aservo cultural y te da una serie de facilidades que tu vas desarroyando a lo largo del tiempo con la repetición. En música pasa igual, el músico que ensaya, que sé yo, es el que más pero la repetición es lo que da la maña; y bueno, yo conozco la fonética, la regla, y si

me lo piden lo hago. Alexis Días Pimienta practica mucho lo que le llaman la seguidilla, que es una forma seguida de hacer la décima sin parar y se hace sobre la música del punto guajiro. Se sabe que en todos lo países la música tradicional no se toca en todas las regiones de la misma forma, con la décima pasa igual. Existe la tonada camagueyana; la tonda espirituana; la tonada parranda que surge más para acá, más para el occiden aunque me parece que es también espirituana; el punto cruzado que surge allá en Santiago; y así, diferentes modalidades de cantar la décima pero la nomenclatura es la misma en todos los lugares, lo que se varía es la manera de cantarla, la manera de expresarla en el caso del punto. Hay Provincias donde se cultiva más y otras donde menos. Por ejemplo, para lo que es el oriente del país: Santiago, Gunatánamo, Granma se cultiva un poco más porque son regiones de campo y recordemos que la décima surge en el campo. El creador fue un señor de apellido Espinel que de eso es que surge la famosa espinela que fue el primer nombre científico que se le atribuyó a la décima, aunque popularmente en los campos de Cuba le llamamos décima por tener diez versos octosílavos.

Anécdotas y Guateques Aquí hubo un poeta muy famoso que le decían “El sinsonte de las cañas”, no recuerdo su nombre pero un día estaba agachao frente a una cafetería por la mañana. En cuba había muchas de ellas que se especializaban en vender distintos tipos de café,


ahora no, ahora las cafeterías venden croquetas, venden cualquier cosa menos café. Pero bueno, en aquel entonces sí se estilaba aquello del café; y entonces un día llega uno de ahí del pueblo y le dijo –hey Sinsonte, estás pensando en el ché- y dice Sinsonte –sí, estoy pensando en el ché, héroe que nació en Bolivia, y esperando el agua tibia que en Cuba llaman café-.

Una vez fue el entierro de Justo Vega, un poeta muy famoso que cantaba con Adolfo Alfonso en aquellos años. Cuando muere Don Justo, él lo que pidió es que se le hiciera en el velório, en el cementério, un guateque. Ahí se cantaron muy buenas décimas improvisadas, pero la décima que más marcó ese hecho fue la que cantó Angelito Valiente y, claro, había muerto el poeta y había que cantarle al poeta muerto, eso puede en algunos países sobre todo en Cuba resultar analógico porque generalmente cuando alguien muere no se canta, se enlutece el pueblo pero él lo pidió así, y aquí en cuba se tiene la tradición de que se cumple la voluntad de la persona que muere, si eso fue lo que pidió eso es lo que se le hace. Cuando muere Justo Vega, lo iban a enterrar, era una mañana en la que estaba lloviznando y el sol estaba afuera, eso pasa poco pero pasa, y entonces la décima de Angelito dice –qué persistencia de gotas, es lógico ese gotear, el cielo quiere llorar su llanto de nuves rotas, el sol le pone las notas a la palabra aflictiva y es que por ley relativa, que va de raíz a gajo, cuando hay un eclipse abajo las nubes lloran arriba- es una belleza de décima.

Chan Chan La improvisación me ha ayudado en todo para desarollarme como artista, para desarollarme como persona. Qué pasa, que en el Son cubano, que es lo que más yo canto, no de la

Escucha algunos de los diversos estilos:

El Sinsonte mismo de las cañas cantaba con un poeta muy famoso que hubo, muy conocido que se llamaba Nicanor Cabrera y una vez fueron a una fiesta donde casi todos eran personas de color, entonces imagínatelos, todos eran guajiros, gente de campo que generalmente no tenía mucho nivel cultural y cuando van llegando, entre todos los prietos, dice Nicanor Cabrera –vamos a rendir honor, a la raza de Maceo, porque todos los que veo son de ese mismo color- salta el otro y dice –un momento Nicanor, que a la casa de Don Blas llegan Jacinta y Tomás, que son sus queridos suegros- y responde Nicanor –bueno,y después de tantos negros que importan dos negros más- y tuvieron que salir corriendo.

misma forma pero también se improvisa y también se rima. Ahora existe lo que le llaman el Son Copla, que consiste en improvisar cuartetas dentro del son. Eso lo practica mucho un sonero oriental que se llama Cándido Fabré, que además es el creador del mismo. Y en este caso la décima, que me ha servido mucho, es ideal para cultivar el arte del Son Copla, porque también se rima, aunque no hay un orden lógico y muy marcado como en la décima que se tiene una nomenclatura fija. Y lo otro, por último, en lo que me ha ayudado ha sido en el amor, he tenido una de novias por improvisar poemas y decirles cosas que me ha venido como anillo al dedo, digo, para que ustedes sepan

CONTROVERSIA

http://www.youtube.com/watch?v=dvSBQ8tnRJ0

TONADA “TRAILARÁ”

http://www.youtube.com/watch?v=FaFc0V59Ffs

PARRANDA ESPIRITUANA

http://www.youtube.com/watch?v=QUambZDLIJ4

LA SEGUIDILLA

http://www.youtube.com/watch?v=U1PWXMGaeH4

TONADA CAMAGÜEYANA

http://www.youtube.com/watch?v=vLwfOTk0M6Y

TONADA “CARVAJAL”

http://www.youtube.com/watch?v=5nUrt9qsGNQ


1

Repentismo cubano en el Nuevo Milenio por Leandro Camargo LA PERFORMANCE REPENTÍSTICA Un rasgo comunicativo básico de la poesía oral improvisada, que la diferncia de la literatura, es que la emición y recepción ocurre en un mismo espacio-tiempo, de aquí lo acertado de recurrir al concepto de performance, que Paul Zumthor define como “la acción compleja por la que un mensaje poético es simultáneamente transmitido y percibido, aquí y ahora. Locutor, destinatario(s), circunstancias [...] se encuentran completamente confrontados”.2 Sólo que en el repentismo, a diferencia de otras performances de poesía oral, también la creación ocurre in situ; los improvisadores, a no ser que se trate de repentismo impuro, no tiene concebido, antes de subir a la escena,el texto que va a cantar. En las controversias habituales de las canturías cubanas, ni siquiera se concierta previamente el tema a seguir; este va surguiendo producto delmismo desarollo del diálogo poético. En la escritura, el hecho estético se concreta en la conciencia receptora a posteriori, generalmente en ausencia del autor. Aun en este caso, como sabemos,la instancia de la recepción está latente e influye en la creación misma; pero el escritor no asiste de manera instantanea, a la respuesta real. El repentista, por otra parte, asume dos roles sucesivos, o mejor, simultaneos: el de emisor y el de receptor, por lo que el sentido comunicativo se hace más visible, en un discurrir donde el contexto

cobra relevancia en su amplitud, desde los signos que aporta el espacio-lugar (situació), hasta el desaroyo mismo que ha tenido la obra improvisada hasta ese momento, pasando por otras presupociones, espectatívas, valores compartidos. El improvisador debe conocer su medio e influir en él, como ha dicho el bertsolario Jon Sarasua, y la respuesta le será dada de inmediato. En cada turno de habla, las reacciones del público en términos de aplauso, ovaciones, silencios, comentarios, gestualidad, expresiones de distinto tipo, determinan parcialmente los siguientes movimientos creativos; es lo que se conoce como feed-back entre el público y el preformes. El público se distingue en el repentismo, como en toda performance, por su caracter activo, y su presencia física es determinante. Si bien el escritor presupone un lector, no ajeno por ello a determinado contexto sociohistórico, en el repentismo los receptores reales están

[31]


ahí, presentes, y sus horizontes de espectativa, en su eterogeneidad, no pueden ser obviados; la comunicabilidad se erige entonces como ley de la improvisación: “el repentista debe cuidarse de las diferentes barreras comunicacionales: las gnosiologías (osea, de conocimiento, dadas por la incultura –o cultura deficiente, desfasada- que pudiera tener determinado auditorio), las objetivas (de carácter material, que no dependen de causas sicológicas) y las socio-sicológicas (aquellas ideas que se tienen incuestionablemente como válidas y que sirven de bloqueo a cualquier nueva información que quiera darse)”.3 La obra oral improvisada, por su naturaleza performática, no puede esperar para ser comprendida en otro momento. Por supuesto que los medios tecnológicos han introducido una variación en este sentido, por la posibilidad de grabar la obra en formatos de audio y video y dejarla abierta a nuevos receptores; pero aun en estos casos, y en otros de oralidad mediatizada, hay que valorar el hecho poético oral teniendo en cuenta los receptores directos como parte de la situación, además de que toda performance es e su esencia irrepetible. Una creación literaria escrita puede no ser debidamente apreciada en sus valores en un momento específico de la historia, pero luego deivindicarse y erigirse como canon. No ocurre esactamente así en el repentismo, donde la obra ha de ser siempre evaluada en términos de su pertinencia pragmática; por lo tanto, toda renovación ha de pasar de manera más directa e inmediata por el receptor, de modo que la evolución interna de este arte tiene su ritmo propio. Sin embargo, esto no significa que la función del improvisador sea la de expresar conservadoramente, las ideas de la colectividad en que se inserta (según la visión que tienen algunos estudiosos sobre la literatura oral en sociedades ágrafas),4 ni que deba subordinarse de manera simplista a los designios del público. El repentista tiene su libertad como creador, aún considerando la necesidad de ser eficaz en un contexto y bajo distintas condicionantes. Comunicarse no es perderse a uno mismo en el sentido de hacer concesiones. Diálogicamente,llegar al otro no es sucimbir ante él; estás en el otr, tú. Por supuesto, los grados de competencia artística varían de un público a otro y de un individuo a otro y la obra oral improvisada se distingue de otras por la creación in praesentia pero absolutizar la instancia receptora como coerción de la expresión individual en el repentismo sería errado. La incomprensión de este aspecto ha sido tradicionalmente una de las causas de prejuicios genéricos contra a poesía oral, al considerarla divertimento simple y negarle toda posibilidad de auténtica expresión intensa


y renovadora, e incluso de la experimentación intelectual.5 Lo mismo ha sucedido con artes como la oratoria. Un ejemplo es el siguiente juicio de Gabriela Mistral: Género odioso si los hay la oratoria carga con una cadena de fatalidades. El orador comienza por ser el recitador que recita en un vasto espacio y para una masa. Lo primero lo fuerza a alzar la voz cuando la voz da, vale decir, a gritar: la mucha carne escuchadora lo obliga a hacerle concesiones halagándole si no todos los gustos los más de los gustos. La voz tonante de una parte y de otra el apetito de dominar, le sacan los gestos violentos; los dos imperativos de voz y gesto le obligan a la expresión excesiva mejor que a la intensa, y a los ejemplos extremos.6 La idea de Gabriela Mistral es inteligentemente refutada por Luis Álvarez Álvarez al abordar las concepciones retóricas martianas en las que el orador debe fundirse en amor por su público; pero el fragmento nos será útil a la hora de evaluar los contextos situacionales y su influencia en el repentismo. CANTURÍA CASERA Y ESPECTÁCULO PÚBLICO Siendo el repentismo arte de performance el contexto situacional se erige como elemento de primer orden. El marco dentro del que se desarrolla el discurso improvisado no sólo es importante para la comprensión de una obra que, al descontextualizarse pierde muchos valores, sino que influye directamente en la disposición creativa del improvisador. El repentista es capaz de adaptarse a disímiles contextos, pero, sin duda, habrá algunos donde encontrará mejores condicioes para desarrollar al máximo sus posibilidades poéticorepentísticas. En Teoría de la improvisación, Díaz Pimienta dedica una breve acápite al tema del espacio, y establece una distinción entre la “improvisación pública” y la “improvisación privada”. Como bien explica, la gran mayoría de los improvisadores prefiere cantar en una casa, un patio, un portal, que en un escenario público con telón, platea y

audio. Es en este contexto donde el repentista logra concentrarse más y alcanzar niveles poéticos más altos. Para ello confluyen al menos cuatro factores: a) la costumbre, b) la íntima relación poeta-audotorio,c) la libertad expresiva y temática y d) la menor responsabilidad artística.7 El primero tiene que ver con el desarrollo histórico-social del repentismo, cuya fiesta característica fue desde siglos anteriores, la reunión espontánea de un grupo de campesinos, en una casa, para cantar, bailar y divertirse: el guateque.8 El segundo factor es muy importante desde el punto de vista semiótico; en la canturia casera, el repentista está generalmente cerca de su público, y esa cercanía, esa energía del cuerpo en todas sus expresiones genera una complicidad de ritual, favorable para el performance repentista: el poeta se funde con sus oyentes, y es como si estuviera solo en compañía. Sin embargo, creemos que no es cuestión sólo del espacio, sino también de la recepción; cuando se dice que se prefiere la canturia casera a la actividad pública, se está pensando que en esta canturía el público es el más conocedor, el que más se acreca a un oyente ideal (y no tiene por qué ser siempre así). Por otra parte, está el hecho de que, cuando hay más referencias compartidas, es más fácil la comunicación, y la mera alusión puede bastar para emocionar al auditorio.9 Los dos restantes incisos se explican po sí mismos. El improvisador necesita de la mayor libertad posible para su creación; toda responsabilidad escénica, toda disposición oficial previamente establecida, constituyen un elemento más a tener en cuenta y, por tanto, influye psicológicamente en la concentración. Sin embargo, en el nuevo milenio la gran mayoría de las canturías en las que participa habitualmente la vanguardia de la poesía oral improvisada en Cuba, por cuestiones lógicas de economía, son actividades de espectáculo público y esta circunstancia encierra complejidades que influyen directamente en el desarrollo del repentismo. Aquel “recitar en un vasto espacio y para una masa” a que hacía alusión Gabriel Mistral, no se avendría con las características de la canturía casera, sino con las de espectáculo, y ciertamente, el “gritar”, las concesiones a “la mucha carne escuchadora”, “los gestos violentos” y, en definitiva, “la expresión excesiva mejor que la intensa”, son peligros que afloran más en este último tipo de contexto, aunque no de manera exclusiva. Si


antes preveníamos contra erróneas perspectivas que nieguen al repentismo toda libertad, a la vez debemos advertir que en el espectáculo público, por su propio concepto y características, se corre un mayor riesgo de caer kitsch y en un repentismo, en nuetsra opinión, no el más estilizado, siempre expuesto al efectismo. Pero, ni se puede negar al fenómeno real su riqueza y valores, ni mucho menos ser absolutistas, idealizando la canturía privada y demonizando la de espectáculo público. Algunas dificultades creadas en los últimos años por el contexto del espectáculo público tiene que ver con el espacio escénico. Tradicionalmente se canta en lugares con las condiciones mínimas de audio y espacio para los poetas y músicos. En algunos escenarios de los más habituales en la región occidental, como el balneario de Güines; el cabaret Río Palma, en Sabanilla, Únión de Reyes; el área de festejo El Guachinango, en la ciudad e Matanzas; El Bosque, en San Nicolás de Bari, entre otros, existe una gran distancia entre la tarima donde se improvisa y el público, de modo que se pierde un tanto el necesario contacto entre emisor y receptor. La distancia disminuye la comunicabilidad, genera frialdad y distracción en el diálogo. La prueba más fehaciente de esta necesidad de cercanía es que, cuando se comienza una controversia que genera expectativas, o en sus momentos climáticos, el público se aglomera junto al escenario; incluso algunos aficionados, en su euforia participativa, quieren subir y acercarse al poeta. Pero en ocasiones existe una gran dispersión, debido a que estos espacios son muy amplios. Una solución posible sería el acondicionamiento intecionado de la escena, hasta ahora prácticamente inexistente en las canturías, para lograr que el improvisador se sienta como si estuviera en una canturía privada, es decir, casera. Tal acondicionamiento no debería ser sólo en el escenario, sino también en la sala, para garantizar una mejor delimitación espacial, además de una ambientación que aportaría nuevos signos contextuales e influiría sociológicamente en el improvisador. Lo anteriormente explicado casi nunca se tiene en ucenta porque en las canturías, dada su tradicional espontaneidad y la capacidad del improvisaor de adaptarse a cualquier circunstancia, no existe una dirección artística y escénica profesional. Incluso se privilegia simplemente el

hecho comercial y lucrativo, o el festivo, sin reparar en las condiciones más idóneas para la creación. Por supuesto, una dirección de escena aumentaría los costos habituales de las canturías, y en caso de su existencia, no debe violar la tradicional y espontánea movilidad del público y los improvisadores, ni alterar perjudicialmente algunas de las distinciones semióticas del repentismo. EL CUERPO EN LA ESCENA Manfred Pfister se ha referido a la materialidad, a la presencia del cuerpo como característica de lo performativo.10 En el repentismo, el lenguaje no verbal se erige como factor de primera importancia; un tono, una expresión facial, una posición, puede cambiar el significado de cualquier enunciado, y estos matices se pierden en las transcripciones. El lenguaje no verbal es en sí mismo todo un universo complejo, que va desde el uso de la voz (timbre, tono pausas, etc.), hasta el manejo de los gestos y las posiciones del cuerpo en el espacio (la paralingüística, la kinésica y la proxémica son ciencias que se encargan de sus estudio). En la pesía oral improvisada, como en la sociedad, hay variaciones en este aspecto de una tradición a otra, y dentro de una misma tradición, de un estilo a otro. Por ejemplo, los bertsolaris vascos se caracterizan por la sobriedad en su postura, mientras los repentistas cubanos son más “expresivos”, y , dentro de estos últimos, no es igual la serenidad que manifestaba Tuto García, que los largos paseos de Luuis Paz por el escenario, que la impresionante y espectacular proyección escénica de Miguel Herrera. No todas las expresiones del cuerpo constituyen signos intencionados; algunas son simplemente indicios, pero también pueden ser interpretadas con valor sígnico por el público. El improvisador está siendo “leído” desde que sube a la escena, antes de cantar. En una controversia mientras un repentista está en el micrófono, acapara la atención de los espectadores; pero la postura del otro mientras piensa su décima también puede revelar comodidad, facilidad en la controversia o, por el contrario preocupación, lo que se interpreta de algún modo desde el punto del vista concursivo. El repentista es un actor y está consciente de eso, pero un error, pretendiendo generar determinados signos mientras el otro canta, puede hacerlo desaprovechar este tiempo para concentrarse y elaborar su respuesta, si no sabe hacer ambas cosas


a la vez. La desnudez, entonces, es clave: el improvisador tiene que mostrarse a sí mismo mientras actúa (self fashion según Pfister);11 es como si un lector mirara, con su consentimiento, al escritor mientras escribe su obra. Este es uno de los rasgos que le confiere al repentismo un carácter de ritual, en el que todo el cuerpo participa: “es por el cuerpo por lo que estamos en el tiempo y en el espacio: la voz esa emanación nuestra lo proclama”, dice Zumthor.12 La presencia física del repentista ante su público el la performance determina un aspecto importante que lo distingue en parte del poeta-escritor. Dada su ausencia a la hora de la lectura, este último puede hablar desde la voz de un “yo” poemático muy distinto a sí mismo, traspasando cualquier frontera real. El autor, el que escribe, puede ser, pongamos por hipótesis, un joven del siglo xx, y el sujeto lírico del poema una esclava de los tiempos cantados por Homero, o una piedra del camino por donde pasa Aquiles. 13 “El poeta (escritor), pues, se pone una máscara que es el lenguaje poético, y luego se endosa un disfraz que es el de la situación por él elegida”.14 Sin embargo, nunca un repentista encarnará la voz, por ejemplo, de un personaje del género opuesto; el sujeto lírico enunciador puede ser muy distinto del autor, y aun así con límites, sólo si el mismo discurso explicita y da las coordenadas previas que lo justifiquen. Por ejemplo, en una trilogía15 sostenida en La Habana en 2010, Díaz Pimienta canta esta redondilla frente a dos improvisadores que estaban enfrascados en una controversia sobre la sucesión generacional, según la edad de cada uno: “Para que esté más seguro / esto que aquí se ha cantado, / yo voy a ser el Pasado, / tú el Presente y tú el Futuro”.16 Y a partir de aquí, cada uno representa un personaje y canta en primera persona. También puede darse el caso de una décima, sea anegdóica o no, en la que se explicite la identificación del improvisador con un determinado personaje. Pero por lo general, el repentista habla desde su propia voz. Díaz Pimienta ha explicado este punto partiendo de los conceptos de “comunicación real” y “comunicación irreal” de Carlos Bousoño: “el poetaescritor finge o da la impresión de comunicar un ‘contenido anímico real’, y el personaje poemático en él mismo”.17 Yo no diría, sin embargo, que hay una completa identidad autor-sujeto lírico en el repentismo, porque aun en este caso se trata, como es lógico, de una construcción discursiva, sino que el improvisador realiza sus actos de habla dentro de los límites que establece su presencia física; él siempre está ahí, el receptor lo identifica por sus características personales y estéticas, lo ve, lo escucha; por eso parece haber una mayor cercanía entre el “yo” del


autor y el “yo” enunciador del poema. Antes decíamos que el improvisador de poesía oral es un actor; pero, a diferencia del actor de teatro, no encarna ningún personaje de una historia; a no ser que le sea impuesto, como sucede en algunos casos con las situaciones que pone el presentador a los bertsolaris vascos o en experimentaciones que ha hecho el italiano Davide Riondino con el repentismo cubano y el tearo. En tales casos, sí existe un marco ficcional para que el improvisador asuma directamente la voz de una personaje; pero no sucede así en las canturías cubanas, en los concursos, en la radio, en la televisión, en las actividades habituales donde el repentista “se actua a sí mismo”. Como performance, el repentismo se aleja del teatro tradicional en cuya escena el contexto en que se mueven los personajes es una representación convencional del universo de la ficción (aun cuando su incersión en un espacio físico concreto influye semióticamente); en el repentismo no se representa un espacio ficcional, todo lo que ocurre arededor de la puesta en escena es parte de ella, incluidas las interrupciones, los ruidos

[36]

NOTAS: Leandro Camargo: Fragmentos de la Tesis de licenciatura en Letras, Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana. 2 Paul Zumthor: Introducción a lapoesía oral, Madrid: Taurus, 1991. p. 33 Citado en: Ana Calvo Revilla: La teoría poética de la oralidad de Paul Zumthor. [Online] agosto 28, 2006. [Citado: octubre 17, 2010.] http://www.wikilearning. com/articulo/la_teoria_poetica_de_la_oralidad_de_paul_ zumthor-introduccion_a_la_poesía_oral/17314-1. 3 Alexis Díaz Pimienta: Teoría de la improvisación. Primeras páginas para el estudio del repentismo, La Habana: Unión, 2001. p.186. 4 Ver: Davor Piskač Sveučilište Jurja: “The aesthetic fuction in oral literature”, Nar. umjet. 2007, Vol.44, 1, p.93-114. 5 Ver: Joxerra Garzia, Jon Sarasua y Andoni Egaña: El arte del bertsolarismo, Bizkaia: Bertsolari Liburuak, 2001. p.179. 6 Gabriela Mistral: “La lengua de Martí”, citado en: Luis Álvarez Álvarez: Estrofa, imagen,fundación. La oratoria de José Martí, La Habana: Casa de las Américas, 1995. p.14. 7 Ver: Alexis Díaz Pimienta: op cit. P. 275. 8 Actualmente ya el repentismo no aparece en estos espacios unido al baile, sino que sólo se escucha a los improvisadores; he aquí la diferencua fundamental entre guateque y canturía, aunque a veces se utilizan como sinónimos. 9 En el arte del bertsolarismo se habla del bertsolarismo “de contexto homogéneo” y “de contexto heterogéneo”, partiendo del grado de cohersión contextual en cuanto a referencias compartidas, y esto le da pie a los autores para establecer un patrón para dividir la historia de su arte. El tamaño de la audiencia es inversamente proporcional al grado de homogeneidad del contexto. (Ver: El arte del bertsolarismo. p.134.) 10 Manfred Pfister: “Texto y performance en el teatro. La risa en el teatro de Shakespeare a Beckett”, Up salón, n.8, sección Catálogos. La Habana: Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana, diciembre 2010. 11 Ver: Texto y performance en el teatro. La risa en el teatro de Shakespeare a Beckett 12 Paul Zumthor: op cit. 13 Aunque Helena Beristáin ha argumentado que “el poema lírico es el tipo de discurso literario en el cual el yo enunciador no desempeña un papel ficcional, sino que permanece fundido con el yo del autor”. (Helena Beristáin: Análisis e interpretación del poema lírico, México: UNAM, 1989, p.49-50.) 14 Ídem. 15 Controversia entre tres improvisadores. 16 Alexis Díaz Pimienta, Luis Paz y Leandro Camargo: Pasado, Presente y Futuro, [dvd] La Habana: Alexis Días Pimienta, 2010. 17 Alexis Díaz Pimienta: op cit. p.190.

1


Sombra [Fragmentos]

Aurelio Meza (Ciudad de México, 1985) Recomienda: Stephany Nataly Mazón

me miro en el espejo y pienso en ti Algo sucedió Sombra ahora ya no puedo dejar de buscarnos las letras incritasen la oscuridad brillan con la luz del vacío y con el olvido de las estrellas SOMBRA NOS SIENTO CERCA ven tenemos que hablar soy yo quienes me hacen esto te tienes que reconciliarnos ya no te ocultemos no ns lastimo sal y seamos quien tú quiero pero ya deja de hacerlo a escondidas estúpido Sombra he cometido atrocidades de las que no me puedo arrepentir porque ni siquiera sé cómo llegué a dejar mis marcas ahí EXPLÍCAME SOMBRE POR QUÉ ME ESCOGIMOS dinos lo que viste y no me dejes mentirnos: todo aquiello que alguna vez hice sin recordar sin remordimiento sin culpa y quedaremos a mano

BREVE RECUENTO DE LOS DAÑOS IV/Ahora sí que la cagaste salí con ella después de mucho tiempo sin verla, yo no sabía qué tan cerca estabas de mí Sombra, subimos a un penthouse y de pronto estaba de vuelta en un antro norteamericano a 737 metros de altura (una noche que dormimos en el parque de una iglesia Sombra, hasta que los aspersores se encendieron y salmos corriendo) no sé cómo regresamos pero ya estoy en su casa, ni sé para qué me salimos pero nos quedé dormido en las escaleras, imágenes borrosas se abultan como fantasmas en mi cerebro hinchado de alcohol, nos [37]


enojaste con mi cuerpo que no aguanta y yosotros no puedo ni movernos, me cagamos en el escalón más próximo, cierro los ojos y cuando los abrimos alguien sale de la casa de ella, entré sin que nos dijeran nada, en el baño me di cuenta de la mancha en mi pantalón, no traía zapatos porque se quedaron en su cuarto ¿cómo fue que llegamos y por qué nos quedé afuera? traté de limpir el pantalón pero quedó empapado, me lo puse así y me recosté sobre el sillón, ella salió de su cuarto, me preguntó cómo estaba y volvió a entrar (había alguien más, por eso me quedé afuera), no esperé a encontrar mis zapatos ni a que la cruda se me bajara, traté de limpiar la mierda en las escaleras pero no fue suficiente, salí como pude del edificio y tomé unos tenis viejos de un bote de basura, detuve un taxi y al llegar a casa ya me esperaban los reclamos ella, me exigió una disculpa con su familia, tú debiste ir Sombra y aclarar las cosas: me regresé a medio camino, huí de la ciudad y de tus estragos, cambié su amistad por un par de zapatos y de todos modos me alcanzaste, nadie me creerá que no existes yo te he visto ahí afuera con tus ojos de tinta te tienen que conocer nos tienen que ver juntos no soy dos ni uno VUELVE CUANDO TENGA LA GUARDIA EN ALTO

CUANDO LA OTRA PERSONA ES HERRAMIENTA DEL DESEO

VIII

ayer nos conociste por primera vez en modalidad Sombra tuviste miedo y no te culpo a veces yo también la odiamos pero Sombra nunca dejaremos de pisarme los talones lamento tanto no haberte confesado lo mucho que te quise aunque Sombra digamos lo contrario y mientras te contaba lo que he sido y lo que te haré si me dejas Sombra me jalábamos por dentro un tendón en el alma como si dijera mi territorio no mi tesoro no y sólo te veia alejándote en tu cercanía

[38]


Lo crudo y lo cocido

José Miguel Barajas García (San Andrés Tuxtla, Veracruz, 1983) *** Recomienda: Edgar Yepez

Según Vicente Huidobro “los verdaderos poemas son incendios. La poesía se propaga por todas partes, iluminando sus consumaciones con estremecimientos de placer o de agonía.” Si para Gorostiza “la poesía es un elemento, como el agua, que busca su profundidad y su nivel”, la obra poética de Huidobro tiene su origen en el fuego, como el principio que reconoció Heráclito para todas las cosas. Pero esta discusión sobre la causa original es tan antigua como irresuelta. Lo cierto es que si Virgilio es el poeta romano por excelencia, la noche del 19 de julio del 64, durante el incendio de Roma, Nerón fue Imperator poeta. El pájaro de fuego de Stravinski o el cenzontle de Nezahualcóyotl son expresiones del canto primitivo del ave que resurge de las cenizas y en otros tiempos llamaron Fénix. Este susurro de lo poético llegó a la humanidad junto con la dominación del fuego. Los primeros hombres, cosidos a la misma hoguera, conocieron el calor de la palabra en la combustión de las brasas. Experiméntalo. Enciende una hoguera.

¿Oyes cantar el crepitar del fuego?

[39]


¡Tan-Tan! ***

En el sueño la puerta del balcón daba a la calle. Hace cuatro noches fui a la Ciudad Maya. Los lacandones me dijeron que debía esperar la aparición del Mono que abre el portal: “su aullido barrunta las aguas; donde caen las gotas se forma la puerta.” Ignoro adónde lleva. No he soñado más allá. Alouatta pigra lo llaman los científicos; mono aullador o saraguato negro para la gente común. En mi caso importa su invocación: es el Mono que atrae la lluvia. Desde hace dos días vengo a las ruinas. He puesto especial cuidado en el barullo del atardecer. Ha goteado con fuerza, pero el Mono no lo ha anunciado. Tampoco desespero. Pronto la luna cambiará de rostro y el Mono habrá de recibirla. Para eso tiene el don del trueno. Siento en los huesos nubarrones que se acercan. Veo serpientes de luz en el horizonte. Son buenos signos pero no son la señal. Los lacandones lo dijeron: esperar a que el Mono abra el portal

[40]


GOTAMA

E

H Siddhartha erman esse

Lapiz: Xiao Quiang

[fragmento]

n la ciudad de Savathi todos los niños conocían el nombre del majestuoso buda, y cada casa estaba preparada para llenar el plato de limosnas a los discípulos de Gotama que pedían en silencio. Cerca de la ciudad se encontraba el lugar preferido de Gotama, el bosque Jetavana, que había sido regalado para Gotama y los suyos por el rico comerciante Anathapindika, un devoto admirador del majestuoso. Hacia aquella región también se habían encaminado, gracias a los relatos y respuestas que recibieron, los dos jóvenes ascetas en búsqueda de Gotama. Y cuando llegaron a Savathi, ya en la primera casa ante cuya puerta se detuvieron, se les ofreció comida y ellos la aceptaron. Siddhartha preguntó a la mujer que les daba de comer: -Buena mujer, nos gustaría mucho que nos dijeras dónde se halla el buda, el más venerable, pues somos dos samanas del bosque y hemos venido para ver al perfecto y escuchar la doctrina de sus labios. La mujer contestó: -Realmente se han detenido aquí, en el lugar preciso, samanas del bosque. Deben saber que el majestuoso se encuentra en Jetavana, en el jardín de Anathapindika. Allí, peregrinos, podrán pasar la noche, pues hay suficiente espacio, incluso para los incontables que llegan a escuchar la doctrina. Esto alegró a Govinda que lleno de gozo exclamó: -¡Bien, pues hemos llegado a nuestra meta y nuestro camino ha terminado! Pero dinos tú, madre de los peregrinos ¿conoces al buda, le has visto con tus propios ojos? La mujer repuso: -Muchas veces he visto al majestuoso. Muchos días le he observado cuando pasa por las callejuelas en silencio, con su ropaje amarillo, cuando presenta su plato de limosnas en la puerta de las casas y cuando se lleva el plato lleno. Govinda escuchaba encantado y quería preguntar y oír mucho más. Pero Siddharta acordó seguir el camino. Dieron las gracias y se fueron. Ni siquiera tuvieron que preguntar por el lugar, pues eran muchos los peregrinos y monjes de la doctrina de Gotama que hacían el mismo camino hacia Jetavana. Y cuando de noche arribaron allí, observaron que había un continuo llegar, exclamar


y hablar entre aquellos que buscaban y recibían albergue. Los dos samanas, acostumbrados a la vida del bosque, encontraron rápida y silenciosamente un amparo y descansaron allí hasta la mañana siguiente. Al salir el sol, vieron con asombro el gran número de fieles y curiosos que habían pernoctado en aquel lugar. Por todas las sendas del maravilloso bosque caminaban monjes con su vestidura amarilla, estaban sentados debajo de los árboles, entregados a la contemplación o dedicados a la conversación intelectual. Los umbrosos jardines parecían una ciudad llena de personas que pululaban como abejas. La mayoría de los monjes salían con el plato de limosnas a buscar en la ciudad alimento para la hora de la comida del mediodía, la única de la jornada. También el mismo buda, el inspirado, solía pedir limosnas por la mañana. Siddhartha le vio y le conoció en seguida como si un dios se lo hubiera mostrado. Lo contempló: un hombre modesto que caminaba con su hábito amarillo y el plato de las limosnas en la mano. -¡Mira!- dijo Siddhartha en voz baja a Govinda -Ese es el buda. Govinda miró con atención al monje de vestiduras amarillas que no parecía diferenciarse en nada de los centenares de otros monjes. No obstante, lo reconoció también Govinda -Éste es- Y le siguieron y observaron. El buda continuó su camino modestamente entregado a sus pensamientos, su rostro sereno no era ni alegre ni triste pero parecía sonreír levemente en su interior. Sí, caminaba el buda con una sonrisa escondida y sosegada, parecida a la de un niño sano. Llevaba el hábito y hacía sus pasos al igual que todos los monjes. Pero su cara y su manera de andar, su mirada tranquila y discreta, su mano lacia, colgante y aun cada dedo de esa mano hablaban de paz y perfección. No buscaba ni imitaba, respiraba suavemente, con una tranquilidad imperturbable y una luz imperecedera. -Hoy escucharemos la doctrina de sus labioscomentó Govinda. [42]

Siddhartha no contestó. Sentía poca curiosidad por esa doctrina y no creyó que llegara a enseñarle nada nuevo, ya que él, al igual que Govinda, había escuchado una y otra vez el contenido de esa doctrina, así fuera por informes que habían pasado de boca en boca. Pero ahora miró con atención la cabeza de Gotama, sus hombros, sus pies, su mano tranquilamente relajada. Y a Siddhartha le pareció que cualquier dedo de esa mano era doctrina. Todo en él brillaba y respiraba verdad. Ese hombre era un iluminado. Jamás Siddhartha había admirado y amado tanto a un hombre como a aquél monje. Los dos siguieron al buda hasta la ciudad y volvieron en calma, pues ellos mismos pensaba renunciar a los alimentos de aquel día. Contemplaron a Gotama de regreso, lo observaron rodeado de sus discípulos tomando el almuerzo que ni siquiera bastaría para un pájaro. Vieron cómo se retiraba luego a la sombra de los mangos. Pero por la noche, cuando se apagó el calor y el campamento se llenó de vida, escucharon la doctrina del buda. Oyeron su voz que también era perfecta y llena de sosiego. Gotama enseñó la doctrina del sufrimiento, habló sobre el origen del dolor y sobre el camino para reducirlo. Su oración era sencilla y serena. La vida era pesadumbre, el mundo estaba lleno de sufrimiento, pero se había hallado la liberación que estaba en manos del que siguiera el camino del buda. El majestuoso predicaba con voz suave, pero firme. Enseñaba las cuatro frases principales, mostraba el octavo sendero, repetía con paciencia y constancia la enseñanza, los ejemplos. Su voz flotaba clara y apacible sobre los oyentes como una luz o un cielo de estrellas. Ya era de noche cuando el buda terminó su oración. Muchos peregrinos se le acercaron y rogaron que les aceptara en la comunidad. Y Gotama los aceptó diciendo: -Se les ha enseñado la doctrina y ustedes la han escuchado con atención. Acérquense pues y caminen hacia la iluminación para preparar el fin de todos los dolores. También se adelantó Govinda tímido y declaró:


-Yo también me refugio en el majestuoso y su doctrina. Y así Govinda pidió que le aceptaran entre los discípulos, y fue admitido. Inmediatamente después, cuando el buda ya se había retirado para descansar durante la noche, Govinda se dirigió a Siddhartha y manifestó con solicitud: -Siddhartha, no tengo derecho a reprocharte nada. Los dos hemos escuchado al majestuoso, los dos nos hemos enterado de su doctrina. He oído la predicación y he decidido refugiarme en ella. Pero tú, a quien admiro ¿acaso no quieres caminar por el sendero de la liberación? ¿Prefieres vacilar o deseas esperar aún? Siddhartha despertó como de un sueño al escuchar semejantes palabras de Govinda y durante largo tiempo observó el rostro de su amigo. Luego, habló en voz baja y sin ironía: -Govinda, mi amigo, ahora has dado el paso, has elegido tu camino. Siempre has sido mi compañero y siempre has andado a pasos tras de mí. A menudo he pensado ¿No dará Govinda nunca un paso, solo, por su propia iniciativa? Y ahora te has hecho hombre y eliges tú mismo el camino. Sólo puedo decirte ¡Que lo andes hasta el fin, amigo mío! ¡Que encuentres la iluminación que estás buscando! Govinda, que aún no comprendía bien la situación, repitió su pregunta con tono impaciente: -¡Por favor, habla! ¡Dime que no me engaño, que tú también, mi sabio amigo, te refugiarás junto al majestuoso buda! Siddhartha colocó una mano sobre el hombro de Govinda y repuso: -¿No has escuchado mi bendición, Govinda? Te la repito ¡Que recorras ese sendero hasta el fin! ¡Que encuentres la liberación! En ese momento Govinda se percató de que su amigo le abandonaba y comenzó a llorar. -¡Siddhartha!exclamó entre sollozos; y Siddhartha se expresó con cariño: -No olvides, Govinda, que ahora perteneces a los

samanas del buda. Has renunciado a tu casa y a tus padres, a tu origen, a la voluntad propia y a la amistad; pues así lo quiere la doctrina y así lo comparte el majestuoso. Mañana, Govinda, me marcharé. Todavía caminaron durante mucho tiempo los dos amigos por el bosque y después se tendieron por largo rato sin encontrar el sueño. Govinda no dejaba de insistir una y otra vez a su amigo para que le dijera por qué no se refugiaba en la doctrina de Gotama, qué falta encontraba a esa doctrina. Pero Siddhartha cada vez reparaba diciendo: -¡Quédate contento, Govinda! Muy buena es la doctrina del iluminado ¿cómo podría encontrarle una objeción? De madrugada, un seguidor del buda, uno de sus más antiguos monjes, pasó por el jardín y llamó a todos aquellos que se habían refugiado en la doctrina como monjes para ponerles las vestiduras amarillas e instruirlos en las primeras enseñanzas y obligaciones. Govinda se levantó, abrazó una vez más su amigo de juventud y siguió a los restantes seguidores del buda. Siddhartha, sin embargo, se quedó meditando en el bosque. Entonces se cruzó en su camino Gotama, el majestuoso, y Siddhartha le saludó con profundo respeto al ver la mirada del buda tan llena de paz y bondad. Entonces tuvo valor para solicitar al venerable que le permitiera hablar con él. En silencio, el majestuoso le concedió el permiso. Siddhartha dijo: -Ayer, venerable, tuve el honor de oír tu singular doctrina. Vine desde muy lejos con mi amigo para escucharte. Ahora mi amigo se quedará entre los tuyos, se ha refugiado en ti. Yo, sin embargo, empiezo de nuevo mi peregrinación.


-Como tú prefierasdijo el venerable con cortesía. -Quizá mis palabras resulten demasiado atrevidascontinuó Siddhartha -pero no quisiera abandonar al majestuoso sin haberle comunicado mis pensamientos con sinceridad ¿Quiere aún prestarme el venerable un momento de atención? En silencio el buda se lo concedió.

Y Siddhartha explicó: -Venerable, he admirado sobre cualquier cosa algo en tu doctrina. Todo en ella está perfectamente claro y comprobado, muestras al mundo en una cadena perfecta e ininterrumpida, hecha de causas y efectos. Jamás se había visto eso con tanta claridad y nunca había sido demostrada tan indiscutiblemente; en verdad el corazón del brahmán palpita con más fuerza cuando ve el mundo a través de tu doctrina, lúcida como un cristal, independiente de la casualidad y libre de los dioses: queda en tela de juicio si el mundo es bueno o malo, si la vida en él es sufrimiento o alegría; y quizá sea porque ello no es esencial. Y la unidad del mundo, la relación entre todo lo que sucede, el enlace de todo lo grande y lo pequeño por la misma corriente, por la misma ley de las causas del nacer y morir, todo eso brilla con luz propia en tu majestuosa palabra. No obstante, según tu propia teoría, esa unidad y consecuencia lógica de todas las cosas, a pesar de todo, se encuentra cortada en un punto, en un pequeño vacío donde entra en este mundo de la unidad algo extraño, algo nuevo que no puede ser enseñado ni demostrado y esa ésa es tu doctrina de la superación del mundo, de la redención. Pero con este pequeño vacío, con esa pequeña fisura, la eterna ley uniforme del mundo queda destruida y anulada otra vez. Perdóname, si pongo tal objeción. [44]

Gotama le había escuchado con tranquilidad, sin moverse. Con voz tranquila, cortés y clara le contestó: -Tú has escuchado la doctrina, hijo de brahmán. Dichoso de ti por haber pensado en ella. Y mejor aun, has encontrado un vacío, una falta. Sigue pensando en ella, pero deja que te avise algo: tú que tienes tanto afán por saber acerca de la dificultad de las opiniones y la desavenencia de las palabras. A ti te digo, que no importan las opiniones, sean buenas o malas, inteligentes o insensatas; pues cualquiera puede defenderlas o rechazarlas. Pero la doctrina que has oído de mis labios no es mi opinión, ni su objetivo es explicar el mundo para los que tienen afán de saber. Su fin es otro: la redención de los sufrimientos. Y eso es lo que enseña Gotama, nada más. -No me guardes rencor, majestuoso -exclamó el joven-. No te he hablado así para buscar un desacuerdo o la desavenencia con palabras. Desde luego tienes razón y poco importan las opiniones. Pero déjame decir una cosa más, pues ni un momento he dudado de ti. Ni un momento he dudado de que tú fueras el buda, de que hubieras llegado a la iluminación a la que tantos brahmanes e hijos de brahmanes se hallan en camino. Has encontrado la redención de la muerte. Y la has hallado con tu misma búsqueda, con tu propio camino, a través de pensamientos, introspecciones, ciencia, reflexión e inspiración. Pero, y esto tengo que decirlo, sé que no la has encontrado a través de una doctrina. Pienso, majestuoso, que nadie encuentra la redención únicamente a través de ella. A nadie, venerable, se le puede comunicar con palabras lo que has vivido en cada momento de tu inspiración. Mucho es lo que contiene la doctrina del inspirado buda y a muchos les enseña a vivir honradamente y a evitar lo malo. Pero esta doctrina tan clara y tan venerable no contiene un elemento: el secreto de lo que el majestuoso mismo ha vivido, él solo, entre centenares de miles de personas.


Pues hay una parte de la iluminación que sólo se aprende con la experiencia. Esto es lo que he pensado y comprendido cuando escuchaba tu doctrina. Y por ello continúo mi peregrinación. No para buscar otra doctrina, pues sé que no la hay mejor; sino para dejar todas las doctrinas y todos los maestros, y para llegar solo a la iluminación o morirme. Sin embargo, a menudo me acordaré de este día, majestuoso, y de esta hora en que mis ojos vieron a un iluminado. Los ojos del buda miraron sosegadamente hacia el suelo; en su rostro impenetrable resplandecía la tranquilidad del alma. -Que tus creencias no sean erróneas- invocó el venerable lentamente – y que alcances tu camino. Pero antes dime ¿Has visto el conjunto de mis samanas, de mis muchos hermanos que se han refugiado en la doctrina? ¿Y crees tú, samana forastero, que para todos ellos sería mejor abandonar la doctrina y volver a la vida del mundo y de los placeres? -Tal pensamiento se encuentra muy distante de mí- alegó Siddhartha -¡Que todos ellos se queden con la doctrina y que alcancen su meta! ¡No tengo derecho a juzgar la vida de otro! Tan sólo para mí, únicamente para mí he de juzgar, elegir, rechazar. Nosotros, los samanas, buscamos la redención del yo, majestuoso. Si ahora fuera uno de tus discípulos, venerable, temo que sólo aparentemente conseguiría la tranquilidad y la redención. Me engañaría, pues estaría viviendo con el sentimiento de refugio al esconder dentro de mí la doctrina, la imitación, mi amor hacia ti y hacia la comunidad de los monjes. Con media sonrisa y con una amabilidad clara e inalterable, Gotama fijó sus ojos en la mirada del forastero y le despidió con un gesto apenas perceptible. -Eres inteligente, samana- declaró el iluminadosabes hablar muy bien, mi amigo, pero guárdate de una inteligencia demasiado grande. El buda continuó su camino. Su mirada y su media sonrisa se grabaron para siempre en la

memoria de Siddhartha. ‹‹-Así todavía no he visto mirar, ni sonreír, sentarse o caminar a ninguna persona- pensó Siddhartha- en verdad que también me gustaría poder mirar y sonreír, sentarme y caminar tan libremente, con tanto sosiego, tan escondido y abierto, infantil y misterioso a la vez. Pero también es verdad que sólo mira y camina así una persona que ha penetrado en lo más interior de su propio ser. Bien, entonces, intentaré penetrar en lo más recóndito de mí mismo. -He visto a una persona- siguió meditando Siddhartha - a una sola ante la cual he tenido que bajar la mirada. Ante nadie más quiero bajar mis ojos. Ninguna doctrina me tentará, ya que la doctrina de este hombre no me ha tentado. -EI buda me ha robado- reflexionó por último Siddhartha- pero más aún me ha regalado. Me ha robado un amigo que creía en mí y que ahora cree en él. Que era mi sombra y que ahora es la sombra de Gotama. Pero, me ha regalado otra cosa, me ha regalado a Siddhartha, me ha regalado a mí mismo.››


Os Gemeos es el nombre que han adoptado Otavio y Gustavo Pandolfo, un par de hermanos gemelos grafiteros de SĂŁo Paulo , Brasil. Comenzaron a pintar graffiti en 1987 convirtiĂŠndose en una influencia principal en la escena local ayudando a definir un estilo propio en su paĂ­s.


[...] Cuando me encuentro conmigo mismo frente al papel en blanco pienso en pavos reales y trato al menos de no ser brillante, pero escribo en la medida en que odio la literatura y a los autores jóvenes me gustaría gritarles basta de farsas, ustedes entrarán también en el negocio porque la literatura es el oficio más blando también para quienes lo practican con odio [...]

Época en que la poesía o se escribe con sangre o pasa al polvo antes de convertirse en él. En las estanterías los libros están crudos, ni los ratones quieren roernos el pellejo se alimentan más bien de los campos de batalla. Los olímpicos pasaron estrictamente de moda: o se escribe con sangre o se escribe con polvo, pero nadie quiere escuchar un trozo de bravura, el puro virtuosismo de un Júpiter Tonante que, luego de quitarse la faja de batalla, se siente, entre otras vacas sagradas, al Banquete. de Una Nota Estridente Enrique Lihn

M O L I N O D E C U E N TO . B L O G S P OT. C O M


[Radiador] No.4