Page 1

INTEGRAL de los 3.000

Francisco Vida


Integral de los 3.000

Francisco Vida - Churriana de la Vega 2008 Fotografías con la colaboración de Isidoro Cervilla (Foto Estudio ISSI) Edita: I.E.S. Federico García Lorca - Diseño y maquetación: Taller del Sur Comunicación - Impresión: Gráficas Andalusí - Depósito Legal: Gr 81-2009 - Liberados todos los derechos - Impreso en Granada (España)


Integral de los 3.000 Francisco Vida


Presentación Esta obra que tienes en tus manos, estimado lector, recoge una colección de poemas de Francisco Vida Verdú. Don Paco, como le llamaban sus alumnos, desarrolló su labor docente en nuestro Instituto, en el I.E.S. Federico García Lorca, durante más de 25 años. A su actividad docente unió una rica, vívida y variada producción poética. Francisco Vida ha sido el “vate” de nuestro centro, ha sido algo más que un poeta. Ha sido el cronista de la realidad educativa de todos estos años. Una gran parte de su poesía (pendiente de publicación) sabe a Instituto. Él hace una poetización de la vida académica. Por su obra desfilan alumnos, profesores, directivos, delegados, leyes de educación , siempre bajo su mirada satírica, zahiriente, irónica, mordaz e incisiva. En este sentido su poesía está enraizada en la tradición clásica que arranca con Horacio, continúa con Marcial y culmina en Quevedo. Junto a esta producción alterna esta obra en la que emana un profundo sentimiento de la naturaleza como ámbito para la felicidad; asoman en estos versos la aspiración a la libertad, y una ideal compenetración estrecha entre el poeta y el paisaje. Hay abigarradas pinturas de animales, un cuadro floral lleno de color y variedad, así como un policromo tapiz entretejido por montañas, collados, picos, oteros, cascadas y fuentes. Pone


en juego el poeta un arte poético de gran cromatismo que no poco tiene que ver con la pintura. Pero, además, hay una búsqueda de notas sensoriales a todos los niveles, sobre todo ópticas, que confieren a los poemas una gran plasticidad. Estos poemas, en suma, tienen un doble valor: un valor poético en sí mismos y un valor geográfico como manual o guía de gran utilidad al montañero que desee conocer la orografía de nuestra sierra y arrobarse ante la contemplación de tan bello espectáculo. Cada soneto va acompañado de una fotografía que le sirve de aliento poético y que supone todo un goce para los sentidos. Atrévete a leer esta obra, estimado lector, y seguro que no encontrarás un deleite más agradable.

Manuel Tirado Pedregosa 16-12-2008.


A Fidel Argudo, que nos meti贸 en vereda.


“Yo no digo mi canción sino a quien conmigo va”


Integral de los 3.000

12


I IN MEMORIAM

Porque la sierra es una infiel amante recuerda vuestros nombres la vereda. Nos falta la presencia, pero queda un eco de pisadas adelante. A cambio de la vida, en un instante se cobra la montaĂąa su moneda sin argumento redentor que pueda conmover su dureza de diamante. Grabados a cincel sobre la roca no temerĂŠis del hielo las traiciones ni dolorosos quiebros de fortuna. El reto de las peĂąas os convoca a proseguir eternas ascensiones en vez de reposar bajo la Luna.

13

Francisco Vida


Integral de los 3.000

14


II TREVENQUE

Inhóspito guardián, ardua barrera

opuesta por la sierra al senderista, bastión de problemática conquista, escabel de montaña más severa. La nieve dificulta tu ladera, borra sendas al pie, ciega la vista, torna desliz pisar cualquier arista donde su falso brillo reverbera. Catedral de terrible arquitectura crispada por agudas dolomías que son tus contrafuertes y arbotantes, queriendo más y más ganar altura desde la baja sierra desafías la blanca majestad de los gigantes.

15

Francisco Vida


Integral de los 3.000

16


III VEREDA de la ESTRELLA

Sendero rezumante de rocío,

damasquinado en hojas y semillas, camino del Genil por las orillas hacia los altos páramos del frío. Quiero llegar donde se junta el río Valdeinfierno con el Valdecasillas para poner el alma de rodillas ante las cumbres de perfil sombrío. La vereda no sabe de escaladas; se desvanece al pie de las cascadas bajo su nebuloso, blanco velo. Quien pase más allá, sobre la nube, será rival del murallón que sube a juntar las chorreras con el cielo.

17

Francisco Vida


Integral de los 3.000

18


IV PICÓN de JÉREZ

Escalera de luz, grada sonora,

el Alhorí, clarín de primavera, pavimenta de joyas la ribera con el fugaz portento de su flora. Un obstinado invierno se demora en circos donde el hielo persevera, nevados lastronales, cabecera del raudal congelado que atesora. Tras el terco dintel de la garganta otro muro de picos se levanta, centinelas del mar alertas son. Otero del torrente tan lejano, que vemos desposarse con el llano desde la plana cumbre del Picón.

19

Francisco Vida


Integral de los 3.000

20


V MONTESES

Acróbatas del salto sin cordura

que va desde la nada hasta el vacío, señoras del vasar, dueñas del frío, adictas al cordal, ebrias de altura. Cuernos de torneada curvatura entablan prenupcial duelo cabrío, ecos de cuyo rudo desafío resuenan de la cumbre a la llanura. Siempre mimetizadas con el monte, conforman el perfil del horizonte privando del aliento y las palabras al torpe caminante derrotado cuando ve levitar por el collado veloz tropel de montaraces cabras.

21

Francisco Vida


Integral de los 3.000

22


VI LAVADEROS de la REINA

Donde brotan las fuentes del Maitena,

vencido el robledal por el piorno, detente, caminante, mira en torno, escucha el murmurar que en torno suena. Con mil flujos que el Sol desencadena canta el agua en el prado su retorno, le presta hilos de plata por adorno y lagunas de lรกmina serena. Cataratas de lumbre congelada visten de claridad negros cantiles sumisos al poder de la mirada con que guarda los verdes borreguiles mientras blande su nieve como espada, el severo perfil de los tresmiles.

23

Francisco Vida


Integral de los 3.000

24


VII VACARES

He de subir la cuesta del Calvario,

traspasar el collado entre puntales, sumergirme en tus aguas bautismales de pálpito sonoro legendario. Dentro del circo, gélido sagrario, custodia de leyendas ancestrales, sentiré retumbar broncos timbales, bramidos de un dragón imaginario. Me contarán tus voces una historia que guarda por los siglos la memoria de malaventurados avatares. Y yo fatigaré los ventisqueros en busca de tus míticos veneros, recóndita laguna de Vacares.

25

Francisco Vida


Integral de los 3.000

26


VIII ALCAZABA

A quien sueña despierto con glaciares no preguntes, montaña, las razones para solicitar tus espolones y el vértigo mortal de los vasares. Simétricas paredes angulares inflaman, sin razón, las emociones; por eso aguijonean los crampones el duro corazón de tus sillares. Altiva fortaleza, baluarte, cuántas cimas quisieran dominarte mas sólo Mulhacén te menoscaba. Son nobles las fatigas y las penas con tal de comulgar con tus almenas cual si fuéramos dioses, Alcazaba.

27

Francisco Vida


Integral de los 3.000

28


IX SIETE LAGUNAS

Espejos de montaña, nieve y cielo, parábolas de luz que se congela, secreto azul que nunca se desvela, turquesas engarzadas en el hielo.

Fuentes de resplandor donde riela el Sol multiplicado por su vuelo; fanales alpujárrides, consuelo de quien llegar a vuestro nido anhela. Escondidas, tan altas y tan lejos, a pesar de ofrecer limpios reflejos tan sólo Dios se mira en vuestras lunas. Santuario y Grial del montañero, culminación del áspero sendero, hijas del Mulhacén, Siete Lagunas.

29

Francisco Vida


Integral de los 3.000

30


X MULHACÉN

Pirámide que al norte das la frente,

coloso recostado al mediodía, muralla boreal, torre vigía, sureño panderón de ardua pendiente. Coronada de nieve tu vertiente, las montañas te rinden pleitesía, diadema cenital de Andalucía, monte solar, alcor del continente. Tus piedras, memorial y sepultura de reyes que perdieron el edén al ser arrebatado su derecho, mientras mides el mar con tu estatura, esperan su retorno, Mulhacén, velando cada orilla del estrecho.

31

Francisco Vida


Integral de los 3.000

32


XI FLORA

Ese tapiz polícromo que brota

con pujanza de vivos surtidores, sucumbirá muy pronto a los rigores del hielo en lo más alto de la cota. Pero mientras destilan cada gota en una zarabanda de colores, los pródigos ejércitos de flores ni temen, ni anticipan su derrota. Estrellas de las nieves en los prados, gencianas entre púrpura y añil, ranúnculos de pétalos dorados, son breve luz al Sol del borreguil salpicado de rocas, cuyas grietas ocultan el rubor de las violetas.

33

Francisco Vida


Integral de los 3.000

34


XII LAGUNA de la MOSCA

Es más negro que azul, de tan oscuro, el líquido metal entre la umbría, forzado a suplicar la luz del día por los fieros escarpes de su muro. Regresaré, quizás, en el futuro a compartir su atroz melancolía mientras conserven hielo todavía los vasares de tránsito inseguro. Esas aguas dormidas que no rizan los vientos enfrentados en batallas con Alcazaba y Mulhacén a una, veré con qué temblor se aterrorizan al reflejar los picos sus murallas en el terso cristal de la laguna.

35

Francisco Vida


Integral de los 3.000

36


XIII LA CALDERA

Atrapada en el fondo de su embudo sin dar a luz chorrera ni torrente, desdeña mitigar la sed ardiente del pico que le sirve como escudo.

Seguirá su contorno yerto y mudo mientras el hondo circo indiferente niegue venero, manantial o fuente al árido perímetro desnudo. Laguna virginal de la Caldera, en el desierto cascajar espera brotar un borreguil lleno de flores. Derrámate rompiendo las paredes, orgullo de la sierra, tú que puedes ungir el Mulhacén con sus olores.

37

Francisco Vida


Integral de los 3.000

38


XIV VALDEINFIERNO

Caminos y veredas extravía

la sierra cuando quiere ser amarga, donde concentra, hostil, Laguna Larga su negra luz hermética, tan fría. Donde hace noche la tormenta el día y la ventisca su furor descarga; donde un crestón es lanza y otro adarga… también son contrapunto de armonía. Peñascal de caótica belleza, nadie puede quebrar tu fortaleza. La nieve que dejó el postrer invierno será consorte virgen del verano, pues no conduce a ti ningún majano, solitario corral de Valdeinfierno.

39

Francisco Vida


Integral de los 3.000

40


XV VELETA

Coronas la montaña en el momento predecesor del aura más temprana. Entre pizarra gris y nieve cana cristaliza la niebla de tu aliento.

La noche retrocede a paso lento fundiéndose en la luz de la mañana; al escalar la cúspide lejana restalla el Sol los látigos del viento. Te deslumbran los fuegos del oriente que dominan la cúpula nevada corroborando en plata su silueta. Y si vuelves la espalda al Sol naciente, verás, ante la vega de Granada, capitular la sombra del Veleta.

41

Francisco Vida


Integral de los 3.000

42


XVI LAS YEGUAS

Laguna de las Yeguas, yo querría desmoronar a gritos tu escollera, devolver el cemento a su cantera, urdir las hebras de la escorrentía. Derrocar con mi voz la tiranía del muro que te tiene prisionera y no dejar memoria duradera de su municipal mampostería. Ver galopar corceles fantasmales tras hendir con la furia de sus cascos esa pared que tu pureza viola; para que al rebosar por los umbrales el agua confinada entre peñascos puedas al fin llorar, tranquila y sola.

43

Francisco Vida


Integral de los 3.000

Refugio de Elorrieta - Acuarela Juan Bullejos - 2004

44


XVII ELORRIETA

Pareces, a distancia, más entero

atalayado al borde del abismo sin prestar atención al magnetismo vertiginoso del desfiladero. Entre tus muros cálidos espero burlar de la tormenta el paroxismo, pero sólo un espectro de ti mismo protege de los vientos al viajero. Ni tus arcos, refugio de Elorrieta, ni la paz de tus cámaras respeta el vendaval que muerde las esquinas. Ya no serás hogar, puerto ni ayuda, porque tus piedras son roca desnuda, tus desoladas bóvedas, ruinas.

45

Francisco Vida


Integral de los 3.000

46


XVIII APOLOS

Danzan copos de nieve y es verano... Un blando remolino en cada cima disuelve aleteando la calima con galante revuelo cortesano.

Orugas y crisálidas, en vano pretenden que la tierra las redima de rendir los secretos de su esgrima a la luz estival del altozano. Pero, cuando se vuelven mariposas y muestran en el blanco de sus alas el brillo carmesí de los ocelos, erráticas, fugaces, luminosas, bruñidas por el Sol como bengalas, reviven la nevada con sus vuelos.

47

Francisco Vida


Integral de los 3.000

48


XIX ACEQUIAS

Corrientes generosas de aguas claras, veredas de cristal, sendas fluidas, regalo que las cumbres ateridas escatimaron en invierno, avaras.

Testimoniad con risas y algazaras que las aguas de abril bajan crecidas; ofreced a los campos nuevas vidas, regad los tomillares y las jaras. Arterias de la sierra, mi destino está donde nació vuestro camino, parto feliz de nieves y pizarras. Allí podré, volviendo atrás la vista, contemplar el caudal que reconquista y cubre de verdor las Alpujarras.

49

Francisco Vida


Integral de los 3.000

50


XX TELLO

Mientras el monte ardió de rama en rama el agua le mostró su desapego; no fue capaz de consumir el fuego ni de poner barreras a la llama.

Hoy la ceniza gris se desparrama mendigando las dádivas del riego. Es mejor no mirar, volverse ciego, que ser mudo partícipe del drama. Retornará la vida cuando llueva: en el fértil carbón de los rastrojos, otro bosque de suerte más longeva, los pinos, las encinas, los melojos, volverán a formar con savia nueva… mas no lo llegarán a ver mis ojos.

51

Francisco Vida


Integral de los 3.000

52


XXI EL CABALLO

Espolón asediado por la bruma,

faro meridional, última loma desde donde la sierra se desploma para ceñir el mar, vuelta en espuma. Con la nieve, que fue manto de pluma transfigurada en flores y en aroma, la voz del manantial, gentil idioma, despierta el lastonar que lo perfuma. Cuando alumbre cascadas el nevero con lágrimas rendido al Sol de mayo; cuando destelle el cuarzo en el sendero, desandaré los riscos del Caballo y bajaré hasta el mar con paso leve a fundirme con él, como la nieve.

53

Francisco Vida


Integral de los 3.000

54


XXII DE PROFUNDIS

Allí donde la luz no se aventura

bajo la piel del mar, en lo profundo, ingrávido me cierno sobre un mundo de sombras glaucas y penumbra oscura. Ya ni siquiera el tiempo se apresura; eterno puede ser cada segundo en el piélago azul, mientras me fundo con cualquier oceánida criatura. Tan pronto como el aire se termina susurran desde el fondo: “Ven conmigo…” de pálidas sirenas voces brujas. Pero, sordo al hechizo de la ondina, directa la mirada al Sol amigo, asciendo por mi escala de burbujas.

55

Francisco Vida


ÍNDICE

Pag.

I IN MEMORIAM.................................13 II TREVENQUE.....................................15 III VEREDA de la ESTRELLA................17 IV PICÓN de JÉREZ..............................19 V MONTESES.......................................21 VI LAVADEROS de la REINA.................23 VII VACARES...........................................25 VIII ALCAZABA........................................27 IX SIETE LAGUNAS..............................29 X MULHACÉN......................................31 XI FLORA...............................................33 XII LAGUNA de la MOSCA.....................35 XIII LA CALDERA....................................37 XIV VALDEINFIERNO.............................39 XV VELETA..............................................41 XVI LAS YEGUAS.....................................43 XVII ELORRIETA.......................................45 XVIII APOLOS.............................................47 XIX ACEQUIAS........................................49 XX TELLO...............................................51 XXI EL CABALLO.....................................53 XXII DE PROFUNDIS...............................55


Este libro acab贸 de componerse en la Navidad de MMVIII y vio la luz en los albores de MMIX en Churriana de la Vega


Edita:

Instituto de Educaci贸n Secundaria Federico Garc铆a Lorca C/ San Ram贸n, s/n. 18194 Churriana de la Vega (Granada) Tel.: 958 89 38 27

Integral de los 3000  

Sonetos y fotografías de Sierra Nevada