Issuu on Google+

Grabado en Metal Primeros contactos Ester Donaire


Idea inicial. Al pensar en grabado la primera imagen en mi cabeza fue la madera, ya que siempre me ha parecido interesante el trabajo en este material y nunca lo he experimentado realmente, s贸lo alg煤n trabajo de colegio con palos de helado y de maqueta.


Cuando se nos explicó que debíamos formar grupos y elegir una técnica, sabiendo que todos pasaríamos en algún momento por las tres técnicas, pensé de forma práctica y me decidí por la que, a mi parecer, era la más compleja para comenzar.


Como sigue todo esto… Una vez ya con el tema escogido, llegó a mi cabeza toda la duda enorme sobre cómo hacer esto del grabado en metal.. Con qué materiales específicamente se hace esto? Cómo se hace? Cómo queda la copia en el papel? Cualquier metal me sirve? Químicos? Y la contaminación…?


La búsqueda de información no fue tan simple, la mezcla de no saber realmente qué buscar y la gran cantidad de información confusa disponible en internet, me llevó a una baja en la motivación respecto a la investigación, mas esto fue disminuyendo con el paso de los días. La primera experiencia real fue cuando mi grupo empezó a experimentar con tetra pack, yo vi el trabajo de ellos y mi observación me pareció experimentación suficiente, así que comencé de inmediato a trabajar con punta seca sobre una placa de aluminio que el año anterior me había encontrado botada. El primer trabajo estuvo cargado de ansiedad, los trabajos en tetra pack dieron como resultado buenas impresiones, y yo apresuré el diseño en la placa con el fin de obtener rápidamente una primera copia.


Primera matriz lista. Lรกmina de aluminio, Punta seca.


Primer resultado

Terminar la primera matriz , entintarla, prensarla y obtener la primera copia fue un asunto encantador.

Primera copia

Todos Los tips que recibĂ­ en el taller fueron aprovechados y vueltos propios.

Segunda copia con la misma tinta


Primera prueba en lámina de cobre.

Esta era una lámina muy delgada y flexible, por lo que el diseño se va perdiendo de a poco cuando la matriz es sometida a la presión de la prensa. Para sacar más copias fue necesario volver a marcar las hendiduras en el metal.


…y los químicos La idea de trabajar con Químicos, altamente corrosivos y contaminantes, me produjo un poco de temor y a la vez más dudas.. Y es que no se puede utilizar otra cosa para grabar estos metales? Qué se hace con el químico una vez utilizado? Y si me quemo?


Finalmente cuando averiguamos que el percloruro de hierro también servía para morder el cobre, fue un gran alivio, ya que este material no es tan contaminante como el ácido nítrico, o al menos no libera gases en la reacción con el cobre y no quema la piel al contacto directo. Así que fue en parte una salvación, y aunque de todas formas se contamina el agua al ser arrojado por el desagüe. Los riesgos son menores y siempre se puede conservar el material para así evitar en gran parte la contaminación, ya que el Percloruro es reutilizable, aunque va perdiendo progresivamente, con los usos, su efecto mordiente.


Más resultados El trabajo siguió y como resultado obtuve mi placa mordida por percloruro, aunque quedé con muchas ganas de seguir trabajando en estos materiales, ya que no trabajé con agua tinta, ni hice un grabado a la manera negra, pero creo que sin duda seguiré en ello.

Primera copia

Matriz. Agua fuerte.


Segunda copia con la misma tinta Primera copia

Matriz. Agua fuerte.


Otros intentos

Esta placa de cobre está trabajada con punta seca y tiene unos círculos marcados con pintura de uñas (de color naranjo). La idea de estos círculos es servir como piscina en la que se aplique directamente algún mordiente para conseguir el efecto de agua fuerte sólo en ese espacio, sin necesidad de proteger la placa completa. Hasta el momento de la entrega de este archivo, no se ha completado la acción con el Percloruro u otro. Pienso que con Percloruro esto no funcionará de la mejor manera, pues la reacción química con el cobre produce sedimentos que podrían dificultar el proceso de mordida

Realmente son sólo suposiciones, ya que no intenté antes esto y las placas de cobre que metimos en percloruro fueron sumergidas con el diseño hacia abajo, por recomendaciones en diversos medios, ya que era la mejor manera para que los sedimentos decantaran hacía el fondo del recipiente contenedor.


Algo del proceso

La placa ya mordida por el Percloruro, aún está con el barniz utilizado (pintura de uñas) para proteger la superficie que quería que permaneciera intacta.

Con la placa de cobre dentro recipiente con Percloruro, le pusimos unos corchos partidos a la mitad (a lo largo) como tope, para que no quedara pegada al fondo y pudieran decantar los residuos


Sacando el barniz a la placa. Intentamos con aguarrás, pero el diluyente duco funcionó de mejor manera quitando el esmalte de uñas.

Con la tinta en la matriz. Después de esto, queda retirar todo el exceso de tinta de la matriz, y pasar a la prensa.


Los tips de la Ester o resumen de mi aprendizaje práctico 

Cualquier cosa con punta fina y resistente sirve como punta seca. Funcionan atornilladores, agujas, alfileres y clavos .

El esmalte de uñas es muy buen barniz para proteger las placas en caso de usar percloruro, la cinta adhesiva funciona también, y ayuda para cubrir la parte posterior de la placa.

El papel volantín es mejor que el diario para sacar la tinta de las matrices.

Hay que tener precaución de limpiar la placa con movimientos uniformes y circulares, para evitar que se vean rayas adicionales en el grabado.

Hay que revisar las placas cuando están sumergidas en el percloruro, y la primera que saquemos será el referente para el tiempo de las siguientes, ya que el químico va perdiendo progresivamente el efecto mordiente debido a los sedimentos. En nuestro trabajo aumentamos 10 minutos el tiempo de espera por cada placa que fuimos sumergiendo.


Mi conclusión Con todo este trabajo, y con la forma de trabajo aplicada hasta el momento en la clase, me doy cuenta de que falta aún poder hacerme completamente responsable de mi aprendizaje, y eso es observable en mi, en la utilización de tiempos, ya que probablemente sí hubiese alcanzado a trabajar los otros modos de grabado en metal, pero quizás por un tema de costumbre no me atreví a experimentar más y lanzarme directamente al trabajo con las posibilidades que se aparecían en frente. Me doy cuenta si, de los errores cometidos, o más bien de todos los puntos mejorables, y creo que eso es el primer paso para el cambio y el mejoramiento continuo.

El grabado en metal me gustó mucho, y ya estoy esperando poder practicar xilografía y serigrafía para poder aplicarlas todas juntas y llevar a cabo las obras mixtas que están apareciendo en mi cabeza.


Ester donaire primera presentacion metal