Issuu on Google+

Bailan, actúan, viajan y se ejercitan

apertura Taller de Fotoperiodismo

marzo 2009

ÉGIDAS PÚBLICAS Rompen barreras

El arte no tiene edad pág. 7

Aprenden a usar cámaras digitales

pág. 5

Foto / Antolín Cintrón, Égida Emiliano Pol


apertura

marzo 2009

Brillan en la edad de oro

Índice

P. 6

Arte con Sobrino

“ ...no podemos echar al olvido a quienes, contrario a lo que muchos piensan, aún tienen mucho que aportar a nuestra sociedad...”

P. 13

Escritura Creativa

Giras

P. 26

Presidente J. Ismael Fernández Reyes Director Ejecutivo Pedro Borges Editor Évido de la Cruz Subdirectora Carmen M. Díaz Mesa de Redacción Zuanette Burgos Suquel Blondet María del Mar López Danilka Rodríguez Fotografía Doel Vázquez Nelson Javier Díaz Josian Bruno Luis Ramos Diseño gráfico Dixon Quiñones Colaboración Suquel Barreras

SECRETARIO DEL DEPARTAMENTO de la vivienda, Yesef Cordero Lebrón.

Yesef Cordero Secretario Departamento de la Vivienda

E

l Departamento de la Vivienda no tan sólo existe para velar que todo ciudadano tenga un techo digno y seguro. Nuestro compromiso va mucho más allá y prueba de ello es nuestra activa participación en diversos eventos que promueven una mejor calidad de vida para todos. Con ese mismo fin es que año tras año el Taller de Fotoperiodismo se propone y pone en marcha una cantidad de actividades dirigidas a grandes y chicos. Ejemplo de ello lo es el denominado proyecto “Sensación”, iniciativa con la que se busca satisfacer las necesidades de una población que muchas veces se olvida: la de la tercera edad. Este proyecto ofrece talleres a las personas de edad avanzada donde se busca desarrollar la creatividad muchas

veces latente y a la vez, ofrecer las herramientas necesarias para hacer más productiva y entretenida la vida de quienes ya lo dieron todo por los suyos.

A fin de cuentas, no podemos echar al olvido a quienes, contrario a lo que muchos pudieran pensar, aún tienen mucho que aportar a nuestra sociedad sedienta de voluntad y experiencia para sacar a Puerto Rico adelante.

FOTO / Nelson Javier Díaz

Galería

P. 16

FOTO/ Doel Vázquez

2

Apertura:

mucho más que el diámetro del lente fotográfico

A

pertura es la publicación del Taller de Fotoperiodismo que documenta la formación educativa de sus alumnos en las áreas del lenguaje de las comunicaciones. Fotografía periodística y artística, redacción y vídeo son algunas de las clases medulares del Taller. Pero también se incluyen clases de computadora, pintura y arte, deportes, bailes y teatro. La experiencia de los participantes y el proceso de aprendizaje forman parte de la esencia de esta publicación, por lo tanto, los protagonistas son los estudiantes. Ellos, añaden material, ya sea a través de sus fotos o textos, en el que exponen sus inquietudes, deseos, alegrías, metas y otros temas que

quieran sugerir. Como bien su nombre lo expresa, Apertura, es el diámetro del lente con el que los alumnos miran su entorno. Es también un espacio que se abre a la innovación, abre puertas e inicia a futuros redactores, fotógrafos y camarógrafos y mantiene una actitud transigente y flexible ante las ideas de sus participantes y lectores. Cada vez que culmina un semestre académico, un campamento de verano y un campamento de navidad, el Taller de Fotoperiodismo publica una revista Apertura con una exigencia de lograr lo mejor en calidad. La calidad debe estar en el contenido y en la impresión. El proyecto especial de la navidad 2008-2009, en el que por primera vez

se trabajó con la población de la edad avanzada en las égidas que están bajo el Departamento de la Vivienda, dio a luz una forma nueva de publicación; Apertura, en formato de periódico. Y por supuesto, con los mismos requisitos. El Taller de Fotoperiodismo es una institución tecno educativa fundada en el 1994 por un grupo de fotógrafos, periodistas y educadores que concibieron un proyecto educativo y de profundo compromiso social. A través de las imágenes, el uso de la tecnología y de los multimedios, la función del Taller es concienciar a jóvenes de 8 a 18 años de edad sobre la importancia de desarrollar su sensibilidad, liderazgo, talentos y habilidades.


apertura

marzo 2009

3

FOTO / Josian Bruno

Un turno para las égidas

UNA VEZ RECIBIERON sus cámaras, les colocaron baterías y la tarjeta de memoria.

L

uego de 16 años instruyendo a la juventud y los adultos del País, el Taller de Fotoperiodismo escribió un capítulo nuevo en su libro. La navidad del 2008-2009 fue histórica para esta institución educativa al trabajar con los envejecientes. Esta oportunidad sirvió para reflexionar y repensar en las distintas posibilidades que tiene el Taller para impactar positivamente a más sectores de la sociedad; y esta vez le tocó a las personas de edad avanzada. La fórmula fue la misma: un método de enseñanza innovador, no tradicional. Aunque en un principio, el equipo de trabajo del Taller de Fotoperiodismo tomó con asombro la noticia de incorporar a los envejecientes como parte de un proyecto especial, el sentimiento general fue de alegría. Por fin se atendería una población rezagada.

Todo fue nuevo, había que mirar con sus lentes y descubrir sus necesidades más apremiantes. Luego, había que pensar en posibles formas de suplirlas desde el marco de la fotografía y las comunicaciones. O sea, llevar la tecnología a personas de edad avanzada de cinco égidas de la Administración de Vivienda Pública: Beatriz Lassalle, Leopoldo Figueroa, Emiliano Pol y Jardines de la Nueva Puerta de San Juan, en el área metropolitana y El Cemí II en Luquillo. Luego de plantear una diversidad de ideas, finalmente se les ofreció: fotografía y vídeo. También arte en canvas, con el conocido pintor contemporáneo Carmelo Sobrino; escritura creativa, con la laureda escritora, Mayra Santos-Febres; bomba y plena y música típica, con los miembros del grupo Atabal; etiqueta y autoestima con Nairda Hernández y teatro

FOTO / Josian Bruno

Momentos jocosos e inolvidables

ALGUNOS COLOCARON su cámara al revés la primera vez que la cogieron.

con Eugenio Monclova, además de yoga y masaje, arte en camisetas y arte en plastilina. El deseo de aprender era grande, también el de tener una cámara digital. Sus fotos y vídeos sorprendieron. Llamó la atención la fluidez con la que realizaban sus entrevistas. El personal del Taller de Fotoperiodismo aprendió mucho también; fue testigo de la soledad que atraviesan las personas de la edad avanzada. Piden más atención y aprobación. Necesitan saber que son productivos, que la sociedad los necesita por lo que dieron y pueden seguir ofreciendo. Una palmadita en el hombro como la de Carmelo Sobrino les hizo sentir que lo hacían bien, las narraciones con Mayra Santos demostraron que son verdaderos libros de historia y que tienen mucho que contar. Caló profundo el masaje por primera en los pies cansados y adoloridos de un hombre luego de la clase de yoga, pero también la alegría de vivir de quienes pasaban de los 90 años, como Margarita Rodríguez. Historias como la de la madre que hizo una camiseta personalizada y que obsequiaría a su hijo militar que vive en Estados Unidos, los amores y desamores de los participantes, la leyenda de los fantasmas que tocan las puertas de los apartamentos, los recuerdos de la niñez y hasta recetas para algunos dolores fueron recogidas tras largas e interesantes conversaciones y bien valen la pena conocer. Soledad, piden atención, que se les escuche, teien mucho que decir son libros de historia. Piden amor, una palmadita en el hombro, aprobación- lo hacen bien y también son productivos, la sociedad los necesita por lo que dieron y pueden seguir ofreciendo. Primera vez que cogen cámaras, entrada a la era digital en fotografía y vídeo, curiosidades Narran sus amores y desamores, su deseo de que los visiten en condominio endemoniado, recuerdan su niñez, los juegos y las navidades. Recomiendan algunos teses y hasta las gotas de rocío para algunos males.

Las primeras experiencias de los participantes al enfrentarse con las cámaras digitales de fotografía y vídeo, fueron: • No saber cómo encender la

“Nena, ¿Cómo se prende esto?”

• Coger la cámara al revés u olvidar prender la cámara al momento de sacar la foto en las giras.

“Estaba bueno, pero tenía la cámara apagá’”.

• Querer devolver las cámaras porque no las entendían.

“Yo no entiendo esta cosa”. “No tengo paciencia”. “No veo bien”. “Nena, esto no prende”.

• Querer echar las tarjetas de memoria y las baterías recargables en el zafacón.

“¿Esto se bota?” “Después que se llene, ¿la boto y compro otra?

• No recordar que al encender las cámaras debían sacar los dedos del lente.

“¿Qué es eso que sale en la foto?” Respuesta de los maestros: “Sus dedos. Recuerden que tienen que sacar los dedos del lente”.

• Preguntar dónde se coloca el rollo de las cámaras digitales y si había que revelarlo.

“¿Dónde se pone el rollo?”

• Intentar sacar fotos con la cámara en la modalidad de vídeo.

“Nena, no sale el flash”.

• Reírse de ellos mismos y sus compañeros al verse en las grabaciones que ellos hicieron. No faltaron las bromas y las comparaciones.

“Te ves más gordo”. “Mírate ahí”. “Mira, estás dentro de la televisión”.

cámara.


apertura

marzo 2009

FOTOS / Nelson Javier Díaz

4

ANA ÁLVAREZ baila junto a vecinos de su edificio, Emiliano Pol y de residentes de otras égidas que se conocieron y compartieron durante un pasadía.

Rompen barreras personas de la edad de oro

Atención y aprendizaje divertido

SUSANA TARRASA

Susana Tarrasa Promotora Égida Emiliano Pol

E

l Taller de Fotoperiodismo rompió barreras y eliminó el estigma de que los envejecientes no están aptos para trabajar con lo último en tecnología. De hecho, los envejecientes respondieron satisfactoriamente. El bailar, meditar y tomar fotos, entre otras actividades que ellos realizaron, les sirvió de motivación, ya que el equipo del Taller les trajo clases nuevas e interesantes. Ellos lo disfrutaron cabalmente y entiendo que los recursos que trajeron fueron excelentes. Los envejecientes son una población que, en realidad, necesita mucha atención; es una población muy maltratada, solitaria y falta de amor. Estas personas piden solamente un poco de atención. Se conforman con que se les escuche por un momento y eso, para ellos, significa mucho.Nuestros envejecientes son bien agradecidos, amorosos y siempre están pendientes el uno del otro. Los recursos del Taller de Fotoperiodismo les hicieron sentirse atendidos y los residentes de las égidas demostraron su interés y compromiso al asistir a todos los talleres ofrecidos. Me gustaría que esta no fuera la única ocasión en que se ofrezcan estos talleres. Agradezco las atenciones que han tenido con todos nosotros.

LOS PARTICIPANTES de los talleres aprendieron y se divirtieron mucho.

GLADYS ABREU, de Beatriz Lassalle, baila y se divierte luego del taller de modelaje y autoestima.


apertura

marzo 2009

5

Nunca es tarde para aprender

PARA ALGUNOS fue fácil manejar sus cámaras digitales, para otros fue más difícil.

María del Mar López Latorre

apertura

T

odos los días se aprende algo nuevo, y los participantes del proyecto de égidas del Taller de Fotoperiodismo lo saben. Pese al concepto que existe hoy día de que a más edad, más difícil se hace poder entender los aparatos tecnológicos, los participantes del proyecto sobrepasaron estos temores y se lanzaron a aprender. Con talleres de fotografía y vídeo, los jóvenes de la tercera edad aprendieron a utilizar la cámara, enfocar, lograr buenas imágenes y a jugar con las luces. La experiencia para la mayor parte de ellos fue buena, como María Falero, una vivaracha señora de 74 años y residente de la égida Leopoldo Figueroa. “Fue una experiencia muy buena, no sabía que existía la camarita, comentó aclarando que sí había trabajado con una cámara pero que era su primera experiencia con una digital, “ahora todo va a ser digital”. Añadió que, “aprendí lo básico: a prenderla y a darle color. Al principio fue difícil porque no sabía nada, pero preguntando aprendí. Lo que no sabía lo preguntaba”.

FOTOS / Nelson Javier Díaz y Josian Bruno

DIONISIA RIVERA, de 83 años y residente de El Cemí II, se apresta a tomar fotos con su nueva cámara digital.

Por otro lado, el conversador Miguel Molina Anda, residente del edificio Emiliano Pol, ya tenía conocimiento previo sobre el uso de la cámara, en específico con la antigua Leica, pero no con las digitales. En cuanto a su preferencia en tipos de fotos, se inclinó por las instantáneas. Pero Molina obtuvo otro logro, la interacción con sus compañeros. “Lo más que me gustó de los talleres fue la convivencia. Viví mucho tiempo aislado. Mientras que el sistema moderno nos separa, esto nos unifica”, expresó el hombre de 77 años. “Ahora iré a lugares para sacar fotos. Me siento motivado”, agregó. Carmín Herrero tomó las clases en la égida Emiliano Pol y desde que le entregaron su cámara, camina con ella por todos los lugares para hacer fotos de lo que le gusta. “Nunca es tarde para aprender y si se quiere, se puede, remarcó.


6

apertura

marzo 2009

El maestro Carmelo Sobrino resalta la niñez de los envejecientes

FOTOS / Josian Bruno

Ponen color a su

CARMELO SOBRINO coloca las piezas de arte en el vestíbulo de la égida Beatriz Lassalle para formar un mural fragmentado.

Zuanette Burgos Mangual apertura

E

l arte es una hermosa forma de comunicar sin utilizar palabras y expresar cómo ven y entienden su entorno. Es una forma de hablar desde el interior. Pero si esa voz del interior es dirigida por el maestro, el conocido pintor contemporáneo, Carmelo Sobrino, la experiencia puede ser más emocionante. Con Sobrino, los participantes dejaron salir al artista que tenían adentro. Trazaron formas, combinaron colores y hasta calmaron sus tensiones. Una de las participantes, Manuela Pereira llegó al taller de arte acompañada de su hija Esperanza Figueroa. Ambas compartieron un momento inolvidable. Aprendieron y celebraron juntas lo que habían logrado hacer. “Ha sido una experiencia bien bonita, ya que muchos de los que viven aquí no tienen muchos familiares (que los visiten) y esto los motiva bastante. Imagínate, ya mami (Manuela) no me quiere ni visitar, lo que quiere es estar en la égida”, expresó Figueroa. “Ahora lo que quiero es estar aquí, me encantó el taller de arte, mira la casita que dibujé, me quedó de show. Les agradezco que hayan venido, así nos distraemos y no pensamos en cosas tristes. Espero que sigan visitándonos, ya que estamos aprendiendo y gozando mucho con ustedes”, comentó Pereira. “Cuando vaya a ver mis nietos les contaré y les mostraré todo lo que he aprendido en estas semanas y sobre todo lo mucho que he disfrutado”, concluyó Pereira.

“Ahora lo que quiero es estar aquí, me encantó el taller de arte, mira la casita que dibujé, me quedó de show”.

INSPIRADOS los alumnos, pintaron casitas, animales, pascuas y paisajes. ESPERANZA FIGUEROA Y MANUELA PEREIRA, madre e hija, compartieron la experiencia de pintar.


apertura

marzo 2009

7

existencia

RUPERTO MARCANO, a la izquierda y Carmen Sotelo, a la derecha, muestran sus trabajos.

Surge el niño entre formas y colores Carmen Milagros Díaz apertura

E

CARMELO SOBRINO instruye a Carmen Martínez.

ntre brillantes y suaves colores y una diversidad de imágenes en canvas, el pintor contemporáneo Carmelo Sobrino, obtuvo otra pieza magistral. Esta vez, era humana y estaba reflejada en las expresiones infantiles de cada participante de la tercera edad que tomó el taller de arte que ofreció el Taller de Fotoperiodismo. La inocencia, la alegría, la candidez, el asombro, la inquietud y la curiosidad se apoderaron de aquellos cuerpos que denotaban el paso de los años. Dejaron surgir al niño que llevaban guardado. Por un momento olvidaron sus quejas, enfermedades, imposibilidades y tristezas, para existir, crear y gozar. En fin, vivir. “Les recordé que llevamos un niño en nuestra alma, que si le damos juegos de formas y colores, este niño se alegra, se entusiasma y es capaz de expresar la belleza de sus emociones”, expresó satisfecho Sobrino, para quien es fundamental como artista y persona mantener el espíritu joven. De acuerdo con el artista, aún cuando era la primera vez que la mayoría de los participantes tomaban un taller de pintura, estaban concentrados, interactuando profundamente con su yo interior. “Se alegraron mucho, la expresión era infantil. Trabajamos alegres y nos divertimos como loco. Este taller tuvo un final feliz”, manifestó. “Ha sido un placer compartir con tan honorables compañeros y compañeras”, remarcó. Los trabajos de los residentes de la égida Beatriz Lassalle fueron colocados en una pared del edificio, estilo mural fragmentado. “La idea es que este mural esté permanente

allí, para que lo vean”. Sobrino ha participado en exhibiciones individuales y colectivas en Puerto Rico e internacionales. Ha sido comisionado para confeccionar obras públicas como el Mural Horizonte del vestíbulo del Museo de Arte de Puerto Rico (1999) y el mural para el techo del vestíbulo del Teatro Taboas de Manatí Mural Constelación Mensajera. También, fundó y codirigió junto a Antonio Martorell el Taller Alacrán en 1968 y luego, fundó su Taller Capricornio en 1970. En 1981, dirigió en España un proyecto de exposiciones itinerantes de murales de artistas españoles y puertorriqueños. Actualmente, trabaja en su estudio ubicado en Puerta de Tierra y se concentra en la instalación Apropiación que presentará junto a Lisa Ladner en la exhibición internacional que organiza el curador Luis Camnitzer en el Caribbean Museum Center for Arts en Santa Cruz. Consecuentemente ofrece talleres a grupos comunitarios y de meditación creativa.


apertura

marzo 2009

FOTOS / Nelson Javier Díaz

8

ALBERTO RIVERA graba la entrevista que realiza Hipólita Dávila a Loany Colón en la égida Leopoldo Figueroa.

Suquel Blondet Barreras y Zuanette Burgos Mangual apertura

“Estos talleres nos ayudan y benefician a todos, ya que nos acercan más”.

E

n el proyecto especial ofrecido por el Taller de Fotoperiodismo a los residentes de diferentes égidas se dieron varios talleres, como el de impresión de camisetas, foto y vídeo, baile, meditación y etiqueta, entre otros.

Aprenden fotografía, vídeo, pintura y bailan al son de bomba y plena

Mi taller favorito

Cada uno de los participantes se decantó por un taller en particular. Por ejemplo, Alberto Rivera Serrano, de 82 años de edad y quien vive en la égida Leopoldo Figueroa, sostuvo que el taller que más le gustó fue el de baile. “En mi juventud fui un gran bailarín. Ahora no bailo debido al hace que me ha caído encima, al hace tiempo que nací, y como puedes apreciar este andador no me ayuda mucho. Pero en mis tiempos yo bailaba hasta los anuncios, mi estilo favorito lo era la salsa”, sostuvo el hombre mientras participaba de una actividad en el Parque La Esperanza de Cataño. Aunque Rivera no podía bailar por su condición de salud, se conformaba con escuchar la música. “Ahora mismo, con esta música que hay aquí, yo siento que estoy bailando aunque no lo esté haciendo. Con el baile tú te relajas, te ayuda a sentirte mejor. Es una terapia y si tienes pareja para bailar, mucho mejor”, añadió.  Para Lucila Torres, también del edificio Leopoldo Figueroa, todos los talleres fueron buenos, pero su preferido fue el de fotografía. “Estoy encantadísima”, fue lo primero que dijo cuando se le preguntó su parecer

en ese día soleado. “Escogí el de fotografía debido a que con esta cámara que me han obsequiado me estoy entreteniendo maravillosamente. Ahora sí que me siento segura, preparada y confiada con lo aprendido. Me siento como en mi casa y en familia”, acotó para continuar tomando fotos que atesorará el resto de su vida.  Algunas personas no sabían cuál de los múltiples talleres que tomaron era su favorito. Ese fue el caso de Miguel Molina Anda, de la égida Emiliano Pol, quien dijo que sus talleres favoritos lo fueron el ofrecido por la escritora Mayra Santos y el de fotografía. “Me gustaron mucho ambos, el manejar una cámara tiene que ver con el arte de la comunicación y me relaciona con otras personas. También me motivó muchísimo el taller de autoestima. Los ejercicios que hicieron con nosotros nos motivaron bastante”, dijo.  Molina sostuvo que los talleres despertaron en ellos el anhelo por vivir. “Estos talleres nos ayudan y benefician a todos ya que nos acercan más”, añadió.

MIGUEL MOLINA LA FOTOPERIODISTA Alina Luciano explica el funcionamiento de la cámara digital.


apertura

9

FOTOS / Nelson Javier Díaz

marzo 2009

LOS RESIDENTES de la égida Leopoldo Figueroa vibraron con las clases de bomba y plena que ofreció Marién Torres. El taller ofrecido por la reconocida escritora puertorriqueña Mayra Santos tuvo otra fanática en Asunción Cogles, residente también de Emiliano Pol. “Este taller, en lo personal, me motivó bastante. Con esto no quiero decir que los otros no me gustaron, ya que todos lo talleres fueron bien buenos y bastante interesantes. Pero éste en particular, me ayudó a entender y comprender mejor a las personas que me rodean”. Por último, Jesús Rosado, de Jardines de la Nueva Puerta de San Juan, comentó que el taller que más le gustó fue el de camisetas. “Ahí dejamos correr nuestra creatividad e imaginación. El resultado fue magnífico”, resaltó.

“La camiseta la conservaré con mucho cariño, ya que he disfrutado un montón de este campamento, ha sido excelente y el trato que nos han dado ha sido maravilloso”, puntualizó.

“Ahí dejamos correr nuestra creatividad e imaginación. El resultado fue magnífico”.

RESIDENTES DEL EDIFICIO Leopoldo Figueroa van en busca de una buena foto.

LAS CÁMARAS captan a Ana Álvarez modelando.


10 apertura

marzo 2009

Talleres PINTURA

Meritorios los talleres novedosos y diferentes Redacción

A

ARTE en camisetas

nte el reto que presentaba trabajar por primera vez con la población de envejecientes del País, el equipo del Taller de Fotoperiodismo se dio a la tarea de pensar y coordinar talleres que fueran diferentes, novedosos y que les hicieran sentir que tomaban un nuevo aire en esta etapa de sus vidas. Pero sobre todo, debían ser clases que llenaran sus necesidades. Por años, el Taller había dedicado sus esfuerzos educativos mayormente a la juventud. Trabajar con niños y jóvenes parecía más fácil, luego de varios años ofreciéndoles campamentos y clases semestrales. Además, produce gran

satisfacción por las expresiones de gratitud de la juventud. Sin embargo, era tiempo de trabajar e impactar a los envejecientes. El desafío se presentó y el Taller lo aceptó con agrado, aunque con muchas preguntas. Así, el equipo de trabajo pasó del asombro y las cosquillas en el estómago a pensar y a ejecutar un plan de acción. Una vez puesto en marcha el plan, el equipo del Taller de Fotoperiodismo disfrutó el trabajo, aprendió de los envejecientes y derivó gran satisfacción. Finalmente, los talleres que se ofrecieron fueron: arte en canvas, con el conocido pintor contemporáneo Carmelo Sobrino; escritura creativa,

con la escritora que ha dado prestigio a Puerto Rico, Mayra Santos-Febres; bomba y plena, y música típica, con músicos del patio entre ellos del grupo Atabal; fotografía con la fotoperiodista Alina Luciano, etiqueta y autoestima con Nairda Hernández y teatro con Eugenio Monclova. También se ofreció arte en camisetas, arte en plastilina, vídeo, yoga y masaje.

VÍDEO

ESCULTURA en plastilina

MÚSICA típica y ritmos de bomba y plena

FOTOGRAFÍA


apertura

marzo 2009

FOTOS / Nelson Javier Dテュaz, Josian Bruno y Doel Vテ。zquez

YOGA

TEATRO

ESCRITURA Creativa

Vテ好EO

11


12 apertura

marzo 2009

Así se hablaba...

Palabras de ‘enantes’ Zuanette Burgos Mangual apertura

Impresión en camisetas

C

on el pasar del tiempo, algunas palabras dejan de usarse, ya sea porque lo que definían deja de existir, se olvidan o son sustituidas por otras palabras. Por eso, no es raro que, en momentos, la conversación con algún abuelo o abuelita resulte incomprensible.

Apolismao= machacado Saya= falda Chaquetas= blusas Blumes= panties o pantaletas Sostén (es la palabra correcta)= brassier Fogón= estufa Rejuntarnos= reunirnos Injillío= flaquito, mal alimentado Una verdura jojota= pasada de tiempo (vieja) Cuando el arroz está chascón= el corazón del arroz está crudo Mampriola= alcahueta Jiribilla= persona que molesta mucho o es inquieta Enclenco= muy flaco Levantar el guayabo= coger energía, levantar el cuerpo Puchera= palangana Sacalejos= refajo Rastrillo= portanavaja Daga= machete Tigüeros= yaguas (lavar ropa) Soberao= piso Flu= gabán del traje de caballeros Aullama= calabaza Yo truje= por decir yo traje Esguabinao= cansado De cuando en vez= Por decir de vez en cuando Trapos= ropa Un cazo= cacerola Revendón= vendedor de verduras Trancas= seguros de la puerta Pantunflas= chinelas Quincallero= vendedor ambulante

EMILIANA AQUINO

FOTOS / Doel Vázquez

A continuación, parte del vocabulario que se obtuvo de los diálogos durante los talleres y con la colaboración de Emiliana Aquino.

CÁNDIDA RIVERA y la camiseta que enviará a su hijo militar en Estados Unidos.

Hecho con amor

Redacción

L

a foto del rostro de Cándida Rivera con la bandera de Puerto Rico plasmada en una camiseta, sería el obsequio que ella haría a su hijo militar en Estados Unidos, luego de haber tomado la clase de arte en camisetas. Todo fue nuevo para ella; desde coger una cámara digital por primera vez y aprender cómo operarla, hasta imprimir la imagen en la camiseta. “Él se encuentra en Washington D.C. y hace un tiempito que no nos vemos, ya que no me puede mandar a buscar tan a menudo. Así que como no le envío regalos tan frecuente, este año recibirá la camiseta que hice en el

taller. Fue hecha con mucho amor”, señaló Rivera. Al igual que ella, muchos otros presentes en la clase que se ofreció en la égida El Cemí no habían trabajado con una cámara digital y tampoco habían personalizado una camiseta. En el taller de impresión de camisetas se les enseñó a los participantes que con un poco de creatividad y una foto capturada por ellos mismos, una simple camiseta se convertía en una obra de arte, cuando se utilizaba una plancha caliente. Otros usaron dibujos, pintura y pedazos de vinyl. Las flores y las mariposas fueron los diseños que gustaron mucho, pero el impreso que abundó fue la foto de sus rostros

que se hicieron con las cámaras, que luego se les obsequiaron. Todos mostraban sus camisetas con orgullo y la mayoría dijo que la vestirían. “Con esto es que yo voy a ‘frontiar’ con los demás por ahí”, expresó Enrique Benabe. “Este taller para mí fue una experiencia bella. Me dio la oportunidad de aprender una manualidad, que yo como persona de la edad de oro nunca tuve. Me dieron la oportunidad de aprender, porque toda mi vida la pasé trabajando y cuidando a mi familia”, indicó Evelyn Díaz. Agregó “pude compartir con otras personas de mi edad y disfrutar junto a personas jóvenes”.

EVELYN DÍAZ y sus compañeros de El Cemí II confeccionan sus camisetas.


apertura

marzo 2009

13

FOTOS / Doel Vázquez

La escritora les pidió que imaginaran que la égida ardía en llamas y que ellos estaban atrapados. Con esa imagen mental debían escribir una última carta a quienes desearan.

MAYRA SANTOS-FEBRES imparte el taller de escritura en la égida Emiliano Pol.

Escritura creativa con Mayra Santos-Febres

Enciende el amor por las letras

Suquel Blondet Barreras apertura

U

n incendio, un espejo, el diálogo y un secreto fueron los cuatro elementos que utilizó la escritora y profesora universitaria Mayra SantosFebres para que los participantes del taller de escritura creativa que impartió pusieran a prueba sus dotes como literatos. Para comenzar, la laureada escritora les pidió a los hombres y mujeres que la escuchaban atentamente que imaginaran que la égida en la que viven ardía en llamas y que ellos estaban atrapados sin posibilidades de salir del lugar. Con esa premisa en mente, les pidió que le escribieran una última carta a quien ellos desearan. Tras concederles un tiempo para que redactaran sus misivas, procedieron a leerlas en voz alta. Uno de los incipientes escritores puso la nota jocosa, cuando en medio de su lectura -y de forma repentina- se quedó callado. Tras un lapso de silencio, todos se percataron que el autor de la nota había muerto antes de terminar su carta. Con el título Amores en la Emiliano Pol, Santos-Febres bautizó la descripción

física que hizo Miguel Molina Anda de su compañera Melania cuando le pidió que hiciera un retrato literario de ella. Molina Anda comparó a Melania con un cuadro de Francisco Botero. Esto fue parte del segundo ejercicio que realizaron los envejecientes a pedido de la escritora. Luego de los retratos literarios, debieron escribir un diálogo. El clima, la comida y los viajes en avión fueron algunos de los temas que usaron. Por último, la escritora les asignó redactar una carta a quien ellos eligieran. Pero no era una carta cualquiera, sino una en la que debían contar un secreto. El secreto que reveló una de las participantes es que le interesaba la escritura, por lo que Santos Febres la invitó como oyente a una de sus clases. En un momento emotivo del taller, la autora de “Sirena Selena vestida de pena”, habló sobre lo mucho que extraña a su madre ya fallecida y lo mucho que la amaba. El taller concluyó con un gran aplauso y con el agradecimiento de los presentes a la escritora por el tiempo que pasó con ellos.

Taller de escritura creativa

Mucho que dar y mucho que escribir Mayra Santos-Febres

D

ar un taller literario a una población de envejecientes es una experiencia de gran crecimiento, más para el tallerista que para los participantes. Enseña desde el principio la verdadera cara del país en que vivimos. Que hay una gran población ávida de contar historias que no han sido recogidas por casi ningún medio. Además, corrobora  el hecho de que siempre hay lugar para provocar proyectos y crecimiento en la gente, no importa la edad que tengan. Aquella mañana del 18 de diciembe de 2008, conocí a gente que quiere hacer películas, publicar historias, contar cuentos, reflexionar acerca de la vida, tomar más talleres. Conocí personas que aman la literatura y quieren aprender a escribir. Da la casualidad que esa gente son mayores de 60 años de edad. Es importante brindarles oportunidades de crecimiento a nuestra población envejeciente, para que se sienta menos envejeciente, es decir, menos “desechada” y “desechable”. Fue lindo ver a mis alumnos convencerse de que tienen mucho que darle a la vida todavía. Mayra Santos-Febres es una de las escritoras puertorriqueñas con mayor visibilidad internacional. Ha ganado premios como Letras de Oro en 1994 y Juan Rulfo en 1996, ambos en el género de cuento. También ha sido finalista de los premios Primavera (2006) y Rómulo Gallegos (2001) en el género de novela. Es catedrática en la U.P.R. Río Piedras y ha sido profesora visitante en Cornell (1994) y Harvard University (2004). Sus publicaciones incluyen: Pez de vidrio (1995), Pez de vidrio y otros cuentos (1996) y El cuerpo correcto (1997). Las más recientes son: Sirena Selena vestida de pena (2001) Cualquier miércoles soy tuya (2003), Sobre piel y papel (2005), Nuestra Señora de la noche (2006) y Fe en disfraz (2009).


14 apertura

marzo 2009

Cuando Santa Claus no existía y el regalo de los Reyes Magos era 5 centavos

Lindos recuerdos navideños HOGAR DECORADO con motivos navideños en un apartamento en el edificio Leopoldo Figueroa.

Zuanette Burgos Mangual apertura

Las navidades de antes eran más alegres y eso de los petardos no se veía. Se hacían parrandas, se cantaban aguinaldos y nos amanecíamos de casa en casa. Teníamos un compartir, pero eso  -lamentablemente- se ha perdido”. Quien con tanto pesar se expresa es Alejandro Santos Vázquez, de 64 años y residente de la égida Leopoldo Figueroa. Santos compartió sus memorias sobre las celebraciones navideñas de antaño a instancias del periódico Apertura. Con melancolía, el hombre recordó la manera en que se celebraba la navidad en Puerto Rico hace tiempo, cuando él era un crío. “Las navidades de ahora no son seguras, ya que muchas personas piensan que tirar tiros al aire es navidad y eso no es así”, prosiguió. “Ya todo cambió, se han perdido las enseñanzas que nos dieron nuestros padres, el calorcito de lo que en realidad es la navidad... Muchos de nosotros tenemos miedo de salir”, puntualizó. Como Santos, también piensan igual muchos de los residentes de las égidas que participaron de los talleres de fotoperiodismo. Sostienen que el materialismo de la sociedad ha suplantado la espiritualidad y el deseo de compartir que reinaba antes.

Ruperto Marcano, de 86 años, manifestó que lo que  más extraña de la navidad “de antes” es ese compartir sano en familia. “Antes se compartía más entre familia, vecinos y amigos. Las parrandas eran maravillosas. Uno bailaba y gozaba a montón y ya eso no se ve”, argumentó el vecino de Beatriz Lassalle.

“antes se celebraba el Día de los Inocentes y hacíamos maldades”.

“Recuerdo que papá era panadero y que éramos bien pobres. Éramos once hermanos, cinco varones y seis hembras. Lo que nos regalaban o lo que podían regalar era bien mínimo”, continuó relatando. Entre los obsequios que recibió de niño, Marcano recuerda con claridad uno que le encantó. “Uno de los regalos que más recuerdo fue un carrito pequeñito que me trajeron los Reyes”, contó.

El hombre recordó que los que podían hacer grandes regalos cuando él era un niño, para mediados de 1920 y principios de 1930, eran las personas adineradas. Pero esta falta de dinero en casa de Marcano nunca fue un impedimento para que disfrutaran al máximo de las festividades. “Antes sí que se gozaba, y se bailaban hasta los aguinaldos. Antes sí que se sabía bailar, bailaban danza, seis chorreao y un montón de bailes que no se comparan al brincoteo de hoy día. Esos tiempos tan lindos ya no vuelven”, lamentó. Por su parte, Margarita Rodríguez,

de 90 años, recordó, como si fuera ayer, el Día de Reyes más feliz de su niñez. Contó con mucha emoción el día en que ella decidió dejarle a Melchor, Gaspar y Baltasar su cajita con pasto en casa de un vecino “que era pudiente”, a ver si así le llegaba un regalo. “Al otro día fui y me habían dejado cinco chavos, que para ese entonces era mucho dinero. Yo estaba loca de contenta con mis cinco chavos y rapidito fui y me compré un chavo de pan con un paletazo de mantequilla y aún me quedaban cuatro chavos. Ese fue un Día de Reyes que nunca

RUPERTO MARCANO

MARGARITA RODRÍGUEZ


apertura

15

olvidaré”, puntualizó la nonagenaria de la  égida Nueva Puerta de San Juan. Aida Fernández, por su parte, mencionó el sentido de religiosidad que imperaba durante las fiestas. “Recuerdo que íbamos a la iglesia y de ahí regresábamos a la casa. Mamá iba al patio, cogía un pollo y hacía un asopao”, relató Fernández, del edificio Beatriz Lassalle. Ella puso el tono jocoso, al contar las maldades que se hacían el Día de los Santos Inocentes. Esta celebración tiene lugar el 28 de diciembre y conmemora la matanza de todos los niños menores de dos años ordenada

ALEJANDRO SANTOS

por Herodes en su búsqueda de eliminar al niñito Jesús.   “Antes se celebraba el Día de los Inocentes. Estos personajes se dedicaban a hacer maldades a las demás personas. Una de las maldades que ellos hacían era robarse la comida de la cocina. Ellos llevaban consigo un palo como los de escoba que pintaban de rojo y blanco”, rememoró la mujer de 76 años. Enrique Benabe, residente de El Cemí II en Luquillo, destacó que “eso de Santa Claus no existía, eso es cuestión comercial”. También compartió la alegría que sentía de niño cuando salía a recoger con sus padres el pasto que le dejaría a los Tres Santos Reyes. “Lo que se gozaba cuando salíamos a cortar el pasto con nuestros padres y lo echábamos en las cajitas de zapatos y las metíamos debajo de la cama de nuestros padres, para ver al otro día qué nos habían dejado”. Esa ilusión navideña duraba aún cuando los niños y niñas conocían la verdadera identidad de los Reyes. “Ya cuando estábamos más jóvenes e íbamos conociendo la situación, esperábamos con las mismas ansias esos regalos, aunque sabíamos que eran producto de su sacrificio”, señaló Benabe de 67 años.

FOTO / Nelson Javier Díaz

FOTOS / Nelson Javier Díaz

marzo 2009

EL TÉ se sigue usando para aliviar algunos problemas de salud.

Medicina alternativa

Remedios caseros de la abuela Dionisia Zuanette Burgos Mangual apertura

C

uando la falta de carreteras y la escasa transportación imposibilitaban que los doctores llegaran con prontitud a atender a sus pacientes, lo común era acudir a los remedios caseros. La sabiduría popular en herbología, o sea, la aplicación de las hierbas, plantas y arbustos medicinales, era amplia. Dionisia Rivera Burgos, de El Cemí II recordó algunos remedios que usaba, entre ellos el té y las gotas de rocío. Explicó que para hacer té, se cogen las hojas de la planta y se lavan bien. Luego se pone a calentar un poco de agua en una cacerola. Una vez empieza a hervir se le echa la hierba y se deja por dos minutos.

Se cuela, se endulza y está listo para tomar. El té se puede endulzar con azúcar negra, blanca o miel de abeja, dependiendo del gusto. Recetario: Poleo- los teses de poleo son buenos para el catarro. Saúco- sirve para el catarro. Guanábana- este té es bueno para el estómago. Se toman las hojas jóvenes de la planta. Gotas de rocío- éstas se recolectaban en la mañana y se utilizaban para curar los ojos de los que estaban enfermos con ceguera.


16 apertura

Galería Galería

marzo 2009

JESÚS ROSA, Jardines de la Nueva Puerta de San Juan

CARMEN MORENO, Emiliano Pol

LUZ MARÍA RODRÍGUEZ, Beatriz Lassalle

MARÍA SÁNCHEZ, Beatriz Lassalle

ANA CASTILLO, Emiliano Pol


apertura

marzo 2009

LEONOR PÉREZ, Leopoldo Figueroa

ANA ÁLVAREZ, Emiliano Pol

EMILIANA AQUINO, Leopoldo Figueroa

LUCILA TORRES, Leopoldo Figueroa

ANTOLÍN CINTRÓN, Emiliano Pol

RUPERTO MARCANO, Beatriz Lassalle

CARMELO ORTIZ, El Cemí II

17


18 apertura

marzo 2009

¿Está de acuerdo con la convivencia sin estar casado? Un tema aún controvertible para los envejecientes es el de la convivencia sin estar casados. En una encuesta realizada en las égidas por el periódico Apertura, el 62 por ciento se pronunció en contra de la convivencia sin estar casados y el 38 por ciento restante, a favor.

62%

38% a favor

en contra

Ritmos afroantillanos

Redacción

L

a bomba y la plena hicieron su entrada a las égidas. Con sus 500 años de existencia la primera y la plena con 100, pusieron a bailar a los participantes de esa clase. El retumbar de los tambores y el movimiento cadencioso estremecieron las columnas de aquellos edificios y los cuerpos de hombres y mujeres que pasaban de los 60 años. Pero no todo fue baile, también hubo aprendizaje. Ambos géneros tienen sus raíces en la cultura africana; ese dato ya lo conocían muchos de los participantes, pero no sabían nada más. María Victoria Viera, residente de Jardines de la Nueva Puerta de San Juan, quedó fascinada con la historia y con la oportunidad de aprender los pasos correctos para bailarlos.

Para Carmen Sotelo, de Beatriz Lassalle, su experiencia fue muy agradable y divertida. “Me lo gocé”, dijo satisfecha con la clase. La instructora de los bailes, Marién Torres, señaló que era la primera vez que daba clases en una égida, pero no la primera vez que enseñaba a personas de la edad dorada. “Para mí es una responsabilidad el compartir nuestra cultura, sembrar esa semillita para que las personas aprendan y compartan este conocimiento con otros, para que así nuestra cultura perdure”. Que los barriles que se utilizaban para hacer los tambores eran reciclados, que los cantantes en varias regiones eran las mujeres, en otros eran solamente varones, fue parte de la información nueva que los sorprendió y que les hizo sentir más orgullo de sus raíces.

LAS CLASES de bomba y plena fueron de las favoritas entre varios residentes.

FOTO / Josian Bruno

Acompasados con bomba y plena

FOTO / Nelson Javier Díaz

Entregados al servicio

PERSONAL DEL TALLER DE FOTOPERIODISMO sirve los alimentos a los residentes de la Égida Leopoldo Figueroa.

F

ueron llamados a coordinar el currículo y la logística que se seguiría con las égidas, a hacer trabajo secretarial y a tomar vídeo, pero hicieron más. Brendaliz Santoni, Olga Álvarez y Josian Bruno, respectivamente, fueron captados en uno de varios momentos en los que estaban pendientes diariamente a las necesidades de los envejecientes. En una muestra de compromiso y entrega, estos adultos jóvenes, que forman parte del equipo del Taller de Fotoperiodismo, sirvieron los alimentos en las égidas que participaron en el proyecto especial, en este caso en la égida Leopoldo Figueroa. La brecha generacional no fue motivo para que se distanciaran, sino más bien para unirse.


apertura

19

FOTOS / Nelson J. Díaz

marzo 2009

ARRIBA, AFRIKA, propuesta escultórica del artista Molina. Abajo, algunas de las máscaras creadas por él.

MIGUEL MOLINA muestra y comenta varias de sus obras.

El talento no tiene edad

Pintor, escultor y mucho más Redacción

D

e mediana estatura, delgado y muy conversador es Miguel Molina Anda. Una boina negra que siempre lleva en su cabellera le da el inequívoco aire de artista. Lo es. Su apartamento en el edificio Emiliano Pol cobija cuadros y esculturas que ha hecho inspirado en la naturaleza.

La mujer está presente en sus creaciones, también el sol mexicano, que habla sobre su ascendencia. La pobreza, el hambre y el embarazo son temas que le preocupan y los plasma tanto en lienzo como en barro. Pero Molina también escribe libretos de comedia en los que las noticias locales e internacionales más

importantes son la línea principal. Lo mismo suelta un chiste de Barack Obama, como del Vaticano, dejando ver su carácter irreverente y creatividad. Él es uno de los muchos talentosos que el equipo del Taller de Fotoperiodismo pudo conocer en las égidas.

T

odos los seres humanos tienen un don o talento especial que los hace únicos. Algunos lo descubren temprano en su vida, mientras otros lo hacen más adelante en el caminar por la vida. Entre los participantes del proyecto especial del Taller de Fotoperiodismo para los envejecientes, había una excelente chef, quien descubrió su pasión ya de adulta. “A mí me encanta cocinar y por más de 25 años trabajé como chef. Pero este interés comenzó cuando me mudé a Puerto Rico, ya que no siempre me interesó cocinar”, sostuvo Mery Valencia muy emocionada. “En Colombia, mi país de origen, no me interesaba nada que tuviera que ver con la cocina. Recuerdo que mi mamá le decía a la nana que nos enseñara a cocinar, ya que era importante para que cuando fuéramos adultos pudiéramos

sobrevivir y prepararnos nuestros alimentos”, rememoró la mujer que reconoció que llegó a pagar hasta para que le hicieran un café. Todo eso cambió cuando conoció a su esposo en Puerto Rico. “Él es puertorriqueño y nos conocimos en el aeropuerto. Él fue quien me encaminó por la cocina. A partir de ahí decidimos abrir nuestro primer restaurante en Arecibo”, continuó el relato. Sus primeros pasos en la cocina fueron guiados por su esposo, quien “me enseñó bastante, ya que a él le apasionaba mucho el arte del buen comer”. Posteriormente, estudió en la Escuela Hotelera de San Juan, de donde se graduó. Valencia recordó que administró un restaurante en el Viejo San Juan, además de varios negocios en Río Piedras y Vega Baja. “Me encanta cocinar, no me importa la hora en que me tenga que levantar a cocinar. El amor de mi vida es la cocina, lo mismo te hago pastas que una rica

Deportista y modelo

C

Redacción

Mi pasión es cocinar Redacción

CARMEN SOTELO

MERY VALENCIA ensalada, comida criolla... A todo le pongo una chispa de corazón y me queda riquísimo”, argumentó la mujer con mucho entusiasmo.

armen Sotelo tuvo que esperar toda su vida para recibir premios. No fue hasta que llegó a la edad dorada que obtuvo un segundo lugar en un certamen de modelaje entre égidas. Durante su juventud fue integrante de la Liga Atlética Policiaca en San Juan, lo que le permitió aprender varios deportes, entre ellos la pelota, su favorito. Tuvo la oportunidad de competir con las Ligas Atléticas de otros municipios y de ello derivó mucha satisfacción. “Algo curioso es que nunca ganamos un solo juego, pero ahí vamos. En la vida se llevan dos sacos; uno para ganar y otro para perder. Obviamente, el de perder estaba más lleno que el de ganar”, comentó la residente del edificio Beatriz Lassalle. “En lo que sí obtuve premio fue en un certamen de modelaje de las égidas, así que no me puedo quejar. En mi juventud no obtuve premios, pero ahora en mi adultez, he obtenido varios”, concluyó.


SJ.

a

SJ.

a

20 apertura

marzo 2009

FOTOS / Nelson Javier Díaz

¿Más mujeres que hombres?

Redacción

P

ara conocer un poco más sobre la población que reside en las égidas, se investigó la cantidad de hombres y mujeres que hay, y si viven solos o casados. La hipótesis era que había más mujeres viviendo en todas las égidas visitadas. Los hallazgos presentados en las gráficas confirman que, en efecto, en Leopoldo Figueroa, Jardines de la Nueva Puerta y Beatriz Lassalle sí viven más féminas que varones. Sin embargo, en El Cemí II, en Luquillo y en Emiliano Pol habitan más varones. También se halló que la inmensa mayoría de las personas viven 80 solos enEl susCemí apartamentos, son muy II 70 pocos los matrimonios. 60

50 80 40 70 30 60 20 50 10 40 0 30 20 10 0 100 60 80 50 60 100 40 40 80 30 20 60 20 0 10 40 0 20

800 60 70 50 60 60

50 40 50 40 60 30 40 30 50 20 20 30 40 10 10 20 300 100 20

060 10 50 0 100 40 80 30 60 20 10 40 0 20

50 60 40 50 30 40 20 30 10 20 0 10 0

60

El Cemí II 63% 37% Fem. 37%

Masc. 63%

Fem. de Masc. Jardines la Nueva Puerta de SJ. Beatriz Lassalle Jardines 92% de la Nueva Puerta de SJ. Fem. 53% 47% 92% 8% Fem. Masc. Masc. Fem. 8% Masc. Leopoldo El Cemí II Figueroa Emiliano Pol Leopoldo 56% Figueroa 44% 63% 37% Fem. 59% 41% Masc. Fem. Masc. Fem. 56% Masc. 44%

Fem. Masc. Beatriz Lassalle Jardines de la Nueva Puerta de SJ. 53% 47% 92% Fem. Masc. Fem. 8% Masc.

Emiliano Pol Leopoldo Figueroa 41% Fem. 56% Fem.

59% Masc. 44% Masc.

Beatriz Lassalle

50 40

0

60

RESIDENTES DE Leopoldo Figueroa, El Cemí II, Nueva Puerta de San Juan y Beatriz Lassalle documentan su viaje al Ateneo Puertorriqueño.

“Recuerdo que se usaban trajes a media pierna, eso de encima de la rodilla, no iba. Las mujeres, cuando íbamos a la iglesia, usábamos mantillas para cubrirnos la cabeza”.

60 30 50 20 40 10 30 0 20

53% Lassalle 47% Beatriz Fem. Masc. 53% Fem.

47% Masc.

10 0 60

50 40 60 30 50 20 40 10 30 0 20

Emiliano Pol 41% 59% Emiliano PolFem. Masc. 41% Fem.

59% Masc.

10 60 0

Beatriz Lassalle

LA 50MODA de principios de siglo atrajo la curiosidad de varios residentes. 40

53%

47% ¡Cómo cambian los tiempos! Fem. Masc. 30

El último grito de la moda 20 10 0

Zuanette Burgos y Danilka Rodríguez 60 Emiliano apertura 50

L

Pol

a moda cambia a través de los años.41% Al igual que en nuestros 30 59% tiempos, en épocas anteriores, Masc.acorde a las 20mujeresFem. vestían prendas la ocasión, pero la sociedad era más 10 estricta en cuanto a la elección de estas 0 prendas y la discreción con la que se vestía. Carmen Domínguez, residente de la égida Leopoldo Figueroa, narró para Apertura el estilo que se lucía en los tiempos de su juventud. “Recuerdo que se usaban trajes a media pierna, eso de encima de la rodilla, no iba. Las mujeres, cuando íbamos a la iglesia, usábamos mantillas para cubrirnos la cabeza. Los zapatos casi ni se usaban, la mayor parte 40

del tiempo estábamos descalzos, los dejábamos para ir a la iglesia y para ocasiones especiales. No había mucho dinero, había que cuidar lo que se tenía. Los mahones y los suéteres no se usaban y mucho menos la ropa ajustada”, comentó. “Hasta la ropa interior era diferente. Nosotras utilizábamos blumes (panties) enaguas y refajos. Los brassieres (sostenes) no se usaban, eso llegó después. Los hombres utilizaban pantaloncillos “boxers”, no utilizaban pantaloncillos “jockey” y mucho menos en colores, eso sí, debajo de sus camisas usaban camisillas”. Ellos acostumbraban a usar sombreros y solamente se los quitaban al entrar a la casa o cuando se iba a la iglesia, en señal de respeto. Eso de los tenis no se veía ni por los centros espiritistas, lo que se usaban eran botas y zapatos cerrados”, continuó con la

descripción. Uno de los accesorios más importantes para las mujeres era el abanico de mano. Era usual verlas pasearse por las plazas o ir a los bailes con un abanico como medio de comunicación. Explicó Domínguez que, cuando una mujer se abanicaba lentamente, “eso quería decir que estaba solterita y disponible para el amor, por el contrario, cuando se veía a una dama abanicarse rápidamente, esto significaba que su corazón ya tenía dueño. Con éste uno se comunicaba con el marchante que te pretendía sin usar las palabras”. Hoy día es muy raro ver a una mujer con un abanico de mano, pero si la moda se va y luego regresa, quién duda que vuelva a ponerse de moda y resurja el lenguaje del abanico entre los jóvenes.


apertura

marzo 2009

21

EL TREN de ayer.

EL TREN de hoy...

Zuanette Burgos Mangual apertura

A

costumbrados como están a observar el paso de los vagones del Tren Urbano, muchos olvidan que mucho antes de que en la Isla se construyera este sistema de la transportación colectiva, hubo trenes que recorrían parte de la Isla. Pero una de las personas que sí recuerda esa época de manera muy vívida es Carmen Sotelo, quien vive en el edificio Beatriz Lassalle. En conversación con Apertura, la mujer rememoró lo mucho que gozaba cuando oía el ruido del tren. “Cuando tenía alrededor de 10 años e iba de visita a casa de mi abuela, allá en Santurce,  yo me emocionaba cuando escuchaba el pito que anunciaba que el tren estaba cerca”, dijo. “Esto de la llegada del tren era algo grande para mí, ya que al ser un aparato

tan grande llamaba mucho la atención. Yo lo seguía desde que hacía su parada a dejar la carga hasta que se volvía a ir. Este tren era solamente de carga, no transportaba pasajeros”, prosiguió. Otro detalle que compartió era la manera en que se movían esos antiguos trenes. No era con gasolina, sino con leña que le echaban los trabajadores. Asimismo, narró que el tren siempre “venía esmandao”, por lo que había que salirse de las vías, no fuera a ser que se terminara como el famoso Perico de la canción que interpretó Ismael Rivera con Cortijo y su Combo, atropellado por un vagón. “Recuerdo el sonido que hacía el tren: ‘Chu-cu, chu-cu, chu-cu, chu-cu’. También que salía un montón de humo por la chimenea; eso sí que estaba  bien chévere y lo extraño mucho. Toda esa área por dónde pasaba el tren cambió. Ya no quedan ni las vías”, puntualizó.

FOTOS de archivo de Jack Delano

Quítate de la vía, que ahí viene el tren

Jueguitos de niños

Trompo, yo- yo, canicas y Playstation Suquel Blondet Barreras y Zuanette Burgos Mangual apertura

M

ientras los niños y jóvenes de esta época se divierten con videojuegos, celulares, iPods y computadoras, en el pasado se disfrutaba de otras maneras. Aunque no existía tanta tecnología, existían otras alternativas simples, pero variadas. Esto no significa que todos los juegos que se existían en el pasado quedaron atrás, pero sí han quedado en un segundo plano. Si se hubiese dicho la palabra iPod cuarenta o cincuenta años atrás, no hubiesen sabido el significado. Sin embargo, en la actualidad no hay adolescente que no sepa lo que es el reproductor de música digital más

vendido en la historia. Pero ocurre un fenómeno parecido cuando a un niño se le menciona el juego “calabacita” que no es otra cosa que “rompe espaldas” o “free”. La probabilidad de que lo conozca es mínima. Existen juegos que tienen vigencia, sin importar los años que han pasado. Los niños de cada generación los han jugado, convirtiéndose en una tradición pasada de generación en generación. Tira y tápate, ambos a dos, peregrina, escondite, “un, dos, tres, pescao” y chequi morena, bolita conocido hoy como canicas- entre otros juegos son los que han trascendido las fronteras creadas por las diferencias entre generaciones. De la misma manera en que hay juegos que han sobrevivido al pasar del tiempo, hay los que poco a poco

van desapareciendo. La cebollita, el trompo, los “jacks”, los gallitos, el yo-yo, “brinca la tortuga” y “rompe espalda”, son algunos de los que han perdido auge. Los recuerdos que muchos de los residentes de las égidas visitadas tienen son muy alegres. La mayoría eran juegos muy activos en los que los niños se ejercitaban, a diferencia de los más modernos que han sido criticados por no promover el ejercicio en los niños. Han creado

“ existen juegos que tienen vigencia, sin importar los años que han pasado”.

nuevos sistemas de juegos, pero para los participantes del Taller de Fotoperiodismo, no existe sustituto alguno y quedarán los recuerdos de su infancia vivos en sus mentes.


22 apertura

marzo 2009

GUILLE

FOTOS /

Doel Vá

zquez

“ Es bonito que en un lugar se siembre de lo que se tiene en la casa”.

RMO R

AMOS

ANA CARMONA

Huertos caseros

Echan manos a la tierra en El Cemí

Suquel Blondet Barreras apertura

C

uando llegamos a la égida El Cemí II en Luquillo, hicimos un pequeño recorrido por los predios. Además de ver los apartamentos, algunos ya decorados con diseños navideños, pudimos ver áreas en las que se había sembrado. La trabajadora social del complejo, Patricia Velázquez, dijo que los mismos residentes son los que hacen y mantienen los huertos con la ayuda de algunos miembros del personal de mantenimiento.

En el taller de camisetas se encontró a dos personas que tenían huertos en la parte trasera de sus apartamentos. Una de estas personas es Ana Isabel Carmona, natural de Luquillo. Carmona, la segunda de doce hermanos, comentó que desde pequeña le ha gustado la siembra y que lo aprendió de su padre. Recordó que en su casa tenían un terreno en el que sembraban yuca y plátano, entre otros productos. Contó que de una égida de Ceiba en la que vivió anteriormente, trajo plantas, entre ellas una de sábila. “Es bonito que en un lugar se siembre de lo que se tiene en la casa”,

dijo Carmona. Luego añadió, “si me dieran un canto de terreno...”, dejando ver el interés que tiene por la siembra. Además de la siembra, comentó que le gusta la costura, el tejido, el bordado y la lectura. Guillermo Ramos, también dejó ver su interés por la siembra cuando mostró su huerto, al que en algunos días añadiría berenjena y gingambó. A Ramos, que aunque nacido en Fajardo ha vivido toda su vida en Luquillo, explicó que para asegurar que su siembra de berenjena y gimgambó se dé, iba a esperar hasta que la luna estuviera en su fase de cuarto menguante para

sembrar estas semillas. Ramos trabajó por muchos años en el Departamento de Obras Públicas y durante ese tiempo no se dedicó mucho a la siembra. Ahora aprovecha su tiempo libre sembrando y manteniendo su huerto. Una de las cosas que Carmona y Ramos tienen en común es que pasan parte de su tiempo haciendo algo que les ha gustado durante toda su vida, dedicarse a sus huertos. Ambos son personas activas, que buscan maneras adicionales de divertirse a las que les ofrecen en el complejo en el que viven.

Ejercicios, estiramientos y masajes

María del Mar López Latorre

apertura

P

ara muchos de los participantes que viven en la égida Emiliano Pol, esta fue la primera vez que participaban de un taller de Yoga. En este taller aprendieron varias técnicas para ser utilizadas como método de relajación. Uno de los participantes, Benjamín Rodríguez, natural de Jayuya, sirvió de modelo para así poderles mostrar a los demás cómo se hacían los ejercicios. “Este taller fue muy relajante, ya que aprendí parte de las técnicas que se utilizan para meditar. De hoy en adelante las pondré en práctica para mi beneficio personal”, dijo complacido Rodríguez.

Otros como José A. Cortés pensaban que era muy complicado. “Me encantó. Fue muy diferente a lo que yo esperaba, ya que lo había visto anteriormente, pero me parecía muy difícil y la verdad es que el señor (Rafael) Campo lo mostró de una manera sencilla y agradable”, manifestó el hombre natural de Utuado. El instructor de yoga, Rafael Campo, lleva alrededor de 32 años enseñando técnicas de meditación a personas de todas las edades. Su alegría por haber logrado un cambio en sus nuevos alumnos fue evidente. “Me siento bien contento, ya que todos quedaron bien complacidos y entendieron cómo hacer los ejercicios para su bienestar. Hay que darse cariñito uno mismo de vez en cuando”, puntualizó.

FOTOS / Nelson Javier Díaz

Relajados con Yoga

LUEGO DE LAS CLASES de yoga, disfrutaron de una sesión de masajes.


apertura

marzo 2009

Arte

oro

GLADYS M. ABREU

CARMEN I. SOTELO FUENTES

EDUARDO RESTO

DOLORES COGLES ALEMÁN

BENJAMÍN COLÓN SÁNCHEZ

23


24 apertura

marzo 2009

En ambos lados de la línea

Ayer administrador, hoy residente

Redacción

con dinero de mi bolsillo. Luego les pude ayudar con el Departamento de la Familia as vueltas que da la vida...… a agilizar que le dieran la asistencia que Laboró como administrador de necesitaban. Varios días déspues le habían residenciales públicos durante tramitado una ayuda de emergencia”, seis años y hoy le toca ser residente manifestó Benabe. Ejerció su labor de administrador de una nueva sección de uno de los también en los edificios que residenciales dirigió. Don Yuquiyú y en Enrique Benabe, Diego Zalduondo. de 67 años de edad, Este último fue vive en El Cemí reconocido por dos II, un complejo años consecutivos de apartamentos como el residencial nuevos para de menor personas de la incidencia criminal tercera edad, en Puerto Rico. adyacente a El Otros residenciales Cemí en Luquillo. fueron El Yuquiyú, “Quique”, como en Loíza; José cariñosamente lo Hernández, en llaman sus vecinos, Río Grande y en contó que durante Ernesto Ramos sus años como Antonini, en San administrador Juan. realizó su trabajo “Mi experiencia con mucho como residente de compromiso, y Vivienda no ha en ocasiones tuvo sido fácil, ahora que hacer el papel caigo en el otro de trabajador ENRIQUE BENABE lado de la moneda, social, ya que para ya que como esa época no había administrador uno ve la situación de de estos profesionales asignados a los residenciales, pero alguien tenía una manera y como residente la veo de que hacerlo y él con mucho gusto lo otra manera. Con esto quiero decir que, el administrador trata de mantener una hacía. “Como administrador recuerdo relación con la comunidad entera para que en una ocasión pude ayudar a poder trabajar con la problemática de todos una familia que llevaba una semana y cada uno de los residentes. Hoy día soy sin compra… (estaban) a pura agua y la parte de la otra cara de la moneda y es los ayudé haciéndoles una compra que todo residente quiere que le atiendan su problema con prioridad”.

Redacción

E

star enamorado es maravilloso. No existe edad para encontrar el amor, pero cuando se encuentra y la pareja traiciona, ese recuerdo se convierte en una marca que se lleva el resto de la vida. De esto puede dar fe Petra Ortiz, de 88 años, cuya historia se desarrolla en Humacao. “Solamente tuve un novio y nunca me pude casar con él debido a que mi hermana me lo madrugó. Ella sabiendo que él me pretendía, quedó embarazada de él, así que no hubo casamiento”, contó. “Yo me dediqué a sacar hacia adelante a siete de mis 20 hermanos, ya que mi mamá murió de cáncer y me tocó a mí cuidar de ellos. Recuerdo que me iba por las fincas a robar verduras y pollos, luego llegaba hasta el río y pescaba

FOTOS / Nelson Javier Díaz

L

‘Me traicionó el amor’

PETRA ORTIZ

Empezar en cero Ana Álvarez Égida Emiliano Pol

U

na chica muy alegre, buena hija, buena hermana y excelente amiga nunca se quiso casar; esto le ocasionaba temor. Luego de pasar por muchas situaciones en su vida en las que le faltaron su padre, su madre y su hermano, quien era su confidente, se sintió muy sola y pensó que debía tener una compañía. Pensó que su vida estaba hecha, tenía trabajo, casa, carro, pero le hacía falta alguien con quien compartirlos. Intentó buscar su media naranja, aunque no quería casarse. ¡Oh Dios, qué agonía! Sufrió lo inimaginable.

Fue víctima de violencia doméstica, perdió casi todo lo que tenía y casi pierde la vida. Tuvo que huir y llegar a una casa de mujeres protegidas en Caguas. Cumplió su término y llegó a la comunidad Emiliano Pol en Hato Rey. Hoy día, tiene un apartamento por el Departamento de la Vivienda y todo lo que tiene en él ha sido regalado por los vecinos y familiares. Precisamente en la época navideña, tiempo de alegría y de regalar, piensa que es feliz y dice “empecé desde cero”.

ANA ÁLVAREZ

para entonces ir a la casa a cocinar y alimentar a mis hermanos”. Aunque Ortiz nunca se enamoró, sí se casó. “Me tuve que casar con un hombre mayor que yo al que no amaba. Me casé con él para que me ayudara a mantener a mis hermanos. Fui obligada por mi tío a hacer esto, ya que tenía que mantenerlo a él también. Este hombre con el que me casé me maltrató mucho y tras de eso, le tuve que criar a sus tres hijos”. La residente del edificio Emiliano Pol recuerda todavía cuando una noche le dejaron en su balcón un niño recién nacido, producto de la infidelidad de su esposo. Lo crió como si lo hubiera engendrado ella, al igual que otros niños que llegaron a su vida. Ortiz no tuvo hijos biológicos, pero la vida la premió con el amor de los hijos que adoptó como suyos.


apertura

25

FOTO / Nelson Javier Díaz

marzo 2009

BENJAMÍN RODRÍGUEZ

FOTO / Doel Vázquez

Valiosa mano amiga

PATRICIA VELÁZQUEZ

Entrega total

Más allá del trabajo

Suquel Blondet Barreras y Zuanette Burgos Mangual apertura

E

l trabajador social es una persona capacitada para ayudar y orientar a personas, familias y comunidades con sus problemas físicos y emocionales. Para la trabajadora social de El Cemí II, Patricia Velázquez, el trabajo no termina ahí. Velázquez va más allá y en ocasiones, sustituye el trabajo de los tutores. Llevarlos a sus citas médicas, conseguir los documentos para sus revisiones del Departamento de la

Vivienda, entre otras, son las otras tareas que realiza. Aunque se supone que sus tutores cumplan con esas tareas, lo cierto es que muchos de ellos no los visitan a menos que la trabajadora social los llame. Por esta razón, en muchas ocasiones Velázquez carga con las responsabilidades del tutor. “Para mí es sumamente importante trabajar con los envejecientes, ya que esta población está siendo abandonada en Puerto Rico y la mayoría de ellos no te presentan otra situación que no sea la de soledad”, comentó, además de mencionar otras razones como las condiciones de salud y los problemas económicos.

Cuando quieren divertirse, algunos de los residentes visitan un centro de envejecientes cercano a la égida. Allí desayunan y almuerzan, además de participar en actividades recreativas. El Cemí II todavía no tiene actividades para los residentes, pero están planificándolas. “Estamos en el proceso de coordinar más talleres para ellos, ya que muchos pasan las semanas y no salen de sus viviendas”, indicó Velázquez. Ésta ha sido su primera experiencia trabajando con envejecientes y la ha disfrutado, pero por su experiencia con otras poblaciones de Vivienda Pública pudo decir que entiende que necesitan más atención.

FOTO / Luis Ramos

¿Caracterización o porte genuino?

NO ES SÓLO lo que lleva puesto, es la modelo. La mujer que con un elegante porte luce una bufanda de plumas azul y en combinación, lleva un abanico abierto en su mano, es Rafaela López. La imagen fue captada durante el taller de teatro que se ofreció en la égida Emiliano Pol. En medio de la actuación, López accedió a posar muy coqueta para Apertura. Cabe preguntar, ¿siempre fue así o es parte de la caracterización?

Voluntario de la Cruz Roja

Suquel Blondet Barreras apertura

H

ay distintas maneras en las que los residentes de las égidas se pueden entretener, como: participando de los talleres que en éstas se ofrecen, compartiendo con sus vecinos o participando de las giras y actividades. Pero hay personas que no se detienen ahí. Benjamín Rodríguez, de 57 años, residente de la égida Emiliano Pol, es uno de ellos. Rodríguez, criado en el pueblo de Florida, es voluntario de la Cruz Roja Americana. Lleva aproximadamente 5 años, luego de que su hermano lo llamara para reclutarlo como voluntario. Rodríguez tomó los adiestramientos y desde entonces ha viajado a Texas y a Florida, para ayudar en varios desastres, como Katrina. En el tiempo que lleva de voluntario ha sido reconocido en varias ocasiones por su labor. “Me gusta ayudar a las personas”, mencionó. Los ayuda dándoles comida, llevando a los impedidos a sus catres y llamando a los familiares de los refugiados. “Una familia de seis hijos y se quedaron sin nada”, comentó refiriéndose a lo más impactante que ha vivido como voluntario. Añadió que de cierto modo adoptó a la familia, pues siempre estuvo muy pendiente de ellos. Rodríguez no sólo disfruta de ayudar a otras personas, además promueve el que otros se unan al grupo de voluntarios de la Cruz Roja, “que vengan, cojan los cursos y ayuden”, agregó. “La Cruz Roja es una organización que ayuda a mucha gente”, comentó orgulloso de la organización y la labor que hace.


26 apertura

marzo 2009

FOTOS / Nelson Javier Díaz

Giras Giras Giras

RESIDENTES DE Emiliano Pol, Leopoldo Figueroa y Jardines de la Nueva Puerta de San Juan comparten en un pasadía en el Parque La Esperanza.

Pasadía de esperanza

En contacto con la naturaleza y amigos

Redacción

C

omo parte de las actividades de confraternización entre los residentes de las égidas, el Taller de Fotoperiodismo organizó un pasadía en el Parque La Esperanza en Cataño. Hubo música, baile y comida. Los grupos compartieron, tomaron aire fresco y caminaron un poco por el área. Además, la belleza natural del parque favoreció para que las fotos fueran espectaculares.

El parque está bordeado por mangle en un lado y por el otro, por el mar y los edificios coloniales del Viejo San Juan. La tranquilidad permitió que los visitantes pudieran conversar, compartir en armonía y recargar sus energías. “La actividad fue muy buena. La dinámica me gustó mucho. El Taller ha traído nuevas actividades que hacen sentir vivos a los envejecientes”, comentó Susana Tarraza, promotora de la égida Emiliano Pol.  

Clases de teatro

Estusiasmo verdadero FOTO / Luis Ramos

Luciano Cordero Égida Emiliano Pol

LUCIANO CORDERO demuestra sus dotes histriónicos.

E

n el condominio Emiliano Pol ofrecieron clases de teatro. La actriz que dio las clases se entusiasmó al ver que el grupo tenía talento. Los participantes la pasaron muy bien. Demostraron que tenían el talento y el interés. Al día siguiente, dieron una cámara digital y enseñaron a manejarla para

hacer las fotos, las cuales fueron muy creativas. Espero que todos los integrantes del grupo sepan apreciar estos cursos y demuestren sus cualidades artísticas. Gracias al Departamento de la Vivienda y al Taller de Fotoperiodismo que dieron esta oportunidad al grupo de la Emiliano Pol. Muchas gracias.


apertura

marzo 2009

ATENEO PUERTORRIQUEÑO

ATENEO PUERTORRIQUEÑO

PARQUE LA ESPERANZA

BACARDÍ

VISITA A WAPA

VISITA A WIPR

Giras

Giras

27


28 apertura

marzo 2009

Beatriz Lassalle

FOTO / Doel Vázquez

De izquierda a derecha: Eduardo Resto, Aida Fernández, María Sánchez, Carmen Sotelo, Dolores Cogles, Carmen Martínez, Benjamín Colón, Manuela Pereira, Gladys Abreu, Ruperto Marcano y Luz M. Rodríguez.

De izquierda a derecha: Ana Isabel Carmona, Evelyn Díaz, Francisca Quiñones, la trabajadora social Patricia Velázquez, Luis Ángel Martínez, Guillermo Ramos, Brendaliz Santoni, Cándida Rivera, Pedro De Miranda, Joaquín Coll Cuhí, Enrique Benabe, Otto Burgos y Milagros Medina.

FOTO / Doel Vázquez

El Cemí

FOTO / Doel Vázquez

Emiliano Pol De izquierda a derecha: Awilda Montesino, Asunción Cogles, Carmen Moreno, Domingo Hernández, Antonio Cintrón Hernández, Esther Delgado, Melania Mercedes, Petra Rojas, Aida Maldonado, Benjamín Rodríguez, Mirta Osorio, David Ramos, la escritora Mayra Santos Febres, Ana Castillo, Ana Álvarez, Lucio Cordero, Awilda Rodríguez, la promotora Susana Tarrasa, Mercedes Avilés, la coordinadora Natalia Figueroa, Miguel Molina y Katherine Balbuena.


apertura

marzo 2009

29

Jardines de la Nueva Puerta de San Juan

FOTO / Doel Vázquez

De izquierda a derecha en la parte de atrás: María Martínez, Jésus Rosado, Nilka D. Hernández, Esther Hernández, Gilberto Rivera, Maricruz Merced, Angélica Dones. En la fila del frente, en el mismo orden: Frances Estrada, Marisol Segarra, Margarita Hernández, Tania Ramírez, Francisca Jímenez, Madeline Ríos, Luz Haydeé Villanueva, María Victoria Viera y Joanier Martínez.

Leopoldo Figueroa

FOTO / Nelson Javier Díaz

Atrás, de izquierda a derecha: Lucila Torres, Alejandro Santos, Rafael Peña, Loany Colón, Carmen Reyes y Felipe Delgado. Al frente, en el mismo orden: Alberto Rivera, Carmen Matos, Mariano Rodríguez, Carmen Milagros Quiles, Joaquina Santaella, Miguel de la Cruz, Hipólita Dávila, Aníbal Hernández, Onelia Casiano, Luz Hernández y Germán Ocasio.

Entrega de cámaras

Como niños con juguete nuevo, otros asustados

L

Redacción

a emoción de recibir una cámara digital no es un sentimiento exclusivo de los niños y adolescentes que llegan al Taller de Fotoperiodismo. Los residentes de las égidas experimentaron gran alegría cuando se les ponían en las manos las cajas que contenían el equipo. Sus rostros se transformaban; sus ojos brillaban y la sonrisa aparecía. Algunos también estaban serios. Estos explicaron que temían no poder llegar a entender cómo manejar la sofisticada tecnología. De hecho, trataron de devolver el equipo. Se les escuchó decir: “No, gracias, está bien”. “No la sé usar”. “Cógela, que no la quiero”. Pero las insistentes coordinadoras del Taller de Fotoperiodismo y los maestros de fotografía y vídeo lograron convencerlos de que retuvieran las cámaras y lo intentaran. Cada participante del proyecto especial de las égidas recibió una cámara digital de siete pixeles con capacidad para tomar vídeo y realizar otras funciones.


30 apertura

LA VISITA al Ateneo Puertorriqueño gustó mucho.

FOTO / Nelson Javier Díaz

marzo 2009

“Me encanta la historia de nuestra Isla y sobre todo, lo hermoso de nuestras raíces”.

Visita al Ateneo Puertorriqueño

Conocen próceres que honran su tierra

L

os residentes de las égidas Nueva Puerta de San Juan, Beatriz Lassalle, El Cemí II y Leopoldo Figueroa tuvieron la oportunidad de conocerse, conversar y compartir sus experiencias en una salida al Ateneo Puertorriqueño. Para muchos de ellos, el viaje fue emocionante, ya que hacía algún tiempo que no se daban la vuelta por el Viejo San Juan y pudieron aprender sobre grandes hombres y mujeres puertorriqueños. Angélica Dones, de la Nueva Puerta de San Juan, hizo un viaje al pasado, pero “esta visita al Ateneo me llamó mucho la atención, ya que en la otra ocasión cuando vine yo estaba bastante

jovencita y no había tanta información como la que he obtenido hoy”. “Me llena de orgullo ser puertorriqueña al saber que muchos de los hombres de los que nos hablaron hoy, como Alejandro Tapia, (Ramón Emeterio) Betances, el Maestro Rafael y muchos otros eran de origen puertorriqueño y que estos dejaron huellas en nuestra historia. Me encanta la historia de nuestra Isla y sobre todo, lo hermoso de nuestras raíces, ya que la historia nos explica quienes somos y de dónde venimos”, acotó Dones. Otro orgulloso de sus raíces fue Alejandro Santos, vecino de Leopoldo Figueroa, por la historia digna y que los próceres legaron al pueblo. Gladys Abreu, de Beatriz Lassalle expresó que para ella la visita fue impresionante y necesaria, porque

“es importante saber el por qué de las cosas y de dónde surgen, la historia es importante, ya que te enriquece a ti como ser humano, el saber quiénes fueron tus antecesores”. Aclaró inmediatamente que es dominicana, pero se siente puertorriqueña debido a que lleva muchos años establecida en la Isla. El exmaestro de Estudios Sociales, Otto Burgos, quedó encantado con la exposición de Alejandro Tapia y Rivera. El vecino de El Cemí sugirió que implanten estas visitas a estos lugares en el currículo de las escuelas públicas para que los jóvenes sepan quiénes son los próceres puertorriqueños. “Para los jóvenes, los próceres son días de fiesta en el calendario escolar y cuando se les pregunta en honor a quién es que celebramos el día, la gran mayoría no sabe responder”, comentó.

Llegan a WIPR Zuanette Burgos Mangual apertura

C

omo parte de las actividades planificadas dentro del campamento navideño para los residentes de las égidas del Taller de Fotoperiodismo, los participantes tuvieron la oportunidad de visitar las instalaciones de las emisoras del pueblo de Puerto Rico, WIPR, y estar presentes mientras se producía un programa en vivo. De más está decir que todos los que se dieron el paseíto, disfrutaron de la gira. Además, no pudieron evitar emocionarse al ver una pintura de Diplo y algunos artistas conocidos por los pasillos. Rápidamente comenzaron a hablar sobre las novelas televisadas y radiales, así como de los programas del conocido comediante Diplo cuyo verdadero nombre era Ramón Rivero.

Pero dejemos que sean ellos quienes cuenten qué les pareció. “Estoy contentísima, esta viaje a WIPR me ha encantado, estoy bien feliz. Me he divertido muchísimo y lo que nos falta. Estoy aprendiendo muchas cosas bonitas que antes no sabía. Me llevaron a pasear, espero que esto se repita pronto”.  Dionisia Rivera Burgos, 86 años, El Cemí. “El viaje ha sido muy bueno. Esta mañana nos trajeron por Piñones, que hace años que no pasaba por allí.

La vista fue muy bonita, estoy bien contento por eso. Esto aquí (WIPR) es bien grande y no me imaginaba que fuera así, quisiera regresar en otra ocasión”. Guillermo Ramos, 63 años, El Cemí. “El viaje me ha fascinado, ya que es bueno salir de cuando en vez. Han sido muy atentos con nosotros. Ha sido una experiencia muy bonita que no imaginaba que fuera así”. Ana I. Carmona, 71 años, El Cemí.

¿Soledad o fantasmas? FOTO / Nelson Javier Díaz

Zuanette Burgos Mangual apertura

ANA ÁLVAREZ abre la puerta a ver quién toca, pero no hay nadie.

Ana Álvarez Égida Leopoldo Figueroa

E

s de noche, son las 11:05 de la noche y está lloviendo. De repente, me viene un pensamiento a mi mente, precisamente cuando el viento entra por la ventana y mi puerta suena tal y como si la hubiera tocado alguien. Miro por el ojo de la puerta y no hay nadie. Regreso a la misma posición en que estaba, y la lluvia es todo lo que escucho. Se escucha otra vez el mismo ruido y digo: “¡ajá! me están tocando la puerta”. En esta ocasión me levanto y abro la puerta, segura de que me están tocando, pero no veo a nadie. En ese momento agarro la escoba y digo, “si me están vacilando, sí que van a ver”. Me asomo, como decimos los latinos, y me atrevo a caminar por el pasillo. Entonces, entro otra vez a mi casa y subo el volumen del televisor y entonces ya no oigo más el ruido. Ja, ja, ja, me echo a reír y me pregunto, ¿estará endemoniado el condominio o será una fantasía que tengo en la cabeza? Tal vez sea la soledad y los deseos de que venga alguien con quien conversar y cambiar de impresiones.


apertura

marzo 2009

Las redactoras Suquel Blondet Barreras apertura

H

A cada pregunta, una contestación

nos sentimos de igual manera por la disposición y las ganas de participar del periódico. Fue la combinación perfecta, ellos tenían muchas historias que contar y como reporteros al fin, nosotros teníamos muchas preguntas que hacerles. Como es conocido, éste es un sector al que, en ocasiones, no se le da la atención que necesita. El Taller de Fotoperiodismo los ayudó con sus diferentes talleres y con el espacio

que se les dio para que aprendieran, compartieran y recibieran mayor atención. El equipo de la redacción también influyó, porque les dimos esa oportunidad de desahogo que tanto necesitan. De parte de la mesa de redacción, les agradecemos la oportunidad que nos dieron de compartir sus experiencias con otras personas por medio de este periódico. ¡Gracias!

FOTO / Josian Bruno

aber trabajado durante las navidades en el Campamento de las égidas fue una experiencia muy bonita. No sólo porque los participantes eran personas buenas, también porque fue un período de mucho aprendizaje. Compartieron anécdotas sobre sus

vidas, desde los juegos de infancia y los juguetes que ellos mismos confeccionaban, hasta los amores realizados y los que pudieron haber sido. El cariño que muchos nos brindaron hizo que el trabajo de la redacción fuera más divertido y agradable. Se sintieron muy agradecidos por nuestro interés en lo que tenían que decir, pero nosotros, como mesa de redacción,

31

DE IZQUIERDA a derecha: Suquel Blondet, Danilka Rodríguez, María del Mar López y Zuanette Burgos.

Siempre hay una primera vez Brendaliz Santoni Muñiz y Natalia V. Figueroa Coordinadoras Educativas

FOTO / Luis Ramos

E

l mes de agosto del 2008, será recordado por todo el equipo de trabajo del Taller de Fotoperiodismo. Fue en este mes que se nos comunicó la nueva propuesta de la Administración de Vivienda Pública, que impactaría no sólo a niños y jóvenes de residenciales públicos, sino que también; ¡sorpresa! por primera vez en la historia del Taller, atenderíamos adultos y envejecientes provenientes de cinco égidas de San Juan y Luquillo. Muchos fueron los aspectos a considerarse para la creación de este proyecto. Desde la preparación de un currículo de acuerdo a sus intereses y necesidades, pasando por la selección de recursos educativos adecuados, hasta la logística de transportación y alimentos requeridos para cada taller en particular. No cabe duda que grande era el deseo de llevar a cabo este proyecto, como grandes también eran las inquietudes y preocupaciones de realizar una labor que fuese aceptada con agrado por esta población. Las orientaciones fueron nuestro primer contacto con el personal de administración y con los envejecientes. Nuevamente ¡sorpresa!, no encontramos envejecientes sino “jóvenes adultos” llenos de vitalidad, emoción y muchos deseos de comenzar con los talleres que les ofreceríamos. Llegó el momento tan esperado, arrancamos. Los talleres de fotografía y vídeo causaron sensación. Se les entregó su cámara fotográfica digital, que para muchos fue la primera. Las clases de vídeo gustaron mucho entre nuestros “jóvenes adultos fotoperiodistas” porque tuvieron la oportunidad de grabarse, realizar entrevistas y verse por primera vez en

LAS COORDINADORAS educativas: Natalia Aponte, Moraima Reyes, Natalia Figueroa y Brendaliz Santoni. televisión. Los talleres de arte, música, baile, teatro y creación literaria, sirvieron para que los participantes expresaran sus emociones y habilidades artísticas.

Creemos firmemente, y se ha demostrado a través de las imágenes captadas, que definitivamente a esta población aún le queda mucho por ofrecer a nuestra sociedad.


32 apertura

marzo 2009

Documentan sus experiencias en vídeo

Redacción

1, 2, 3, grabando… se escuchó decir al camarógrafo y al equipo de técnicos. Se trataba de la grabación que realizaron a los participantes de la tercera edad durante los talleres. Con mucha espontaneidad continuaban los envejecientes to-

mando sus talleres, aún sabiendo que las cámaras los estaban grabando. Tampoco mostraron timidez en el momento de coger el micrófono para hablar ante las cámaras. Entrevistados por un grupo del Taller de Fotoperiodismo, comentaron lo mucho que les habían gustado las clases y sus experiencias con las cámaras digitales.

Sobre todo, expresaron la alegría de continuar aprendiendo “a su edad” y un profundo agradecimiento por las atenciones y el cariño que recibieron. La grabación, al igual que la publicación Apertura, es parte de la documentación que realiza el Taller de Fotoperiodismo sobre sus actividades.

Para más información sobre el Taller de Fotoperiodismo, fotos y documentales, puede acceder a www.tallerdefotoperiodismo.com Si interesa conocer cómo participar en el campamento de verano, semestre académico, campamento de navidad u otros ofrecimientos, puede llamar al (787) 725-7196, 729-9600 ó 729-9601. También puede escribir al 312 Ponce de León Puerta de Tierra San Juan, Puerto Rico 00906.

Directorio de Servicios para Personas de Edad Avanzada Oficina del Procurador(a) de las Personas de Edad Avanzada 787-721-6121 – Cuadro Telefónico Teléfonos Libre de Cargos Oficina del Procurador de las Personas con Impedimento 1-800-981-4125 – Oficina Central 1-800-981-1211 – Oficina Regional de Ponce 1-800-980-1909 – Oficina Regional del Oeste 1-800-984-1992 – Oficina Regional del Este 1-800-208-1747 – Oficina Regional del Norte Seguro Social 1-800-772-11213 (1-800-SSA-1213) 1-800-325-0778 Medicare 1-800-981-8666 Línea contra Fraude Medicare 1-800-447-8477 Asistencia Médica (Medicaid) 1-800-638-6833

Tele Abogados: Servicios Legales de Puerto Rico 1-800-981-9160 1-800-981-3432 Teleconsulta de Salud Plan de Reforma 1-800-255-4375 Línea de Emergencias Sociales 1-800-981-8333 Oficina Procurador del Veterano Metro: 787-758-5760 Oficina de la Procuradora del Paciente 1-800-981-0031 Asociaciones Sociedad de Gerontología de Puerto Rico PO BOX 363472 San Juan, PR 00936-3472 Tel. 787-410-8831 Asociación de Alzheimer PO BOX 362026 San Juan, PR 00926-2026 Tel. 787-268-6818 Federación de Alzheimer PO BOX 71325 San Juan, PR 00936 Tel. 787-756-6843

Asociación Puertorriqueña de Diabetes PO BOX 19842 San Juan, PR 00919-0842 Tel. 787-281-0617

Asociación Puertorriqueña de Ciegos, Inc. PO BOX 29852 San Juan, PR 00929-0852 Tel. 787-276-0537

Retired Senior Volunteer Program Edif. Plaza Sevilla Calle Sevilla 58 PO BOX 194090 San Juan, PR 00919-4090

Servicios Especiales Biblioteca Regional para Ciegos y Físicamente Impedidos Puerta de Tierra 520 Ponce de León Ave. San Juan, PR 00901 Tel. 787-723-2519

Asociación Americana de Personas Retiradas (AARP) 654 Muñoz Rivera, Ofic. 901 San Juan, PR 00918 Tel. 787-296-3008 Asociación de Pensionados del Gobierno de Puerto Rico, Inc. Urb. El Vedado 115 Calle Rodrigo de Triana PO BOX 364467 San Juan, PR 00936-4487 Tel. 787-766-0670/0671/0672 Asociación de Trabajadores Jubilados y Pensionados Puerto Nuevo 516 Calle Dresde San Juan, PR 00920-3731 Tel. 787-781-5376

Caregivers de PR 1606 Ponce de León Suite 1000 San Juan, PR 00909 Tel. 787-977-2272 Esperanza para la Vejez (HOPE) Ciudad Retiro PO BOX 366049 San Juan, PR 00936-6049 Tel. 787-783-8748 Descuentos Tarjeta de Descuentos para Personas de Edad Avanzada Dept. Salud – Programa de Geriatría PO BOX 70184 San Juan, PR 00936 Tel. 787-274-5641/5642


Apertura Navidad 2008