Page 185

Patrimonio Mundial La Zona de Monumentos Históricos de Querétaro es un ejemplo excepcional de una ciudad virreinal cuyo diseño simboliza su población multiétnica: otomíes, tarascos, chichimecas y españoles vivieron juntos aquí. Su trazado urbano es único en las ciudades virreinales españolas de América, pues fue dividido en dos secciones diferenciadas desde el principio: una rectilínea, destinada a los colonos españoles, y la otra compuesta por sinuosas calles más pequeñas, donde vivía la población indígena. Tiene una gran cantidad de monumentos barrocos civiles y religiosos, sobre todo de los siglos XVII y XVIII. Sus diferentes elementos urbanos —el acueducto, plazas, espacios abiertos, barrios, monumentos y fuentes— forman un conjunto armonioso con coherencia, unidad e integridad urbana. A pesar de los cambios que ha tenido la ciudad en distintas épocas, aún conserva gran parte del plano original del siglo XVI y las proporciones de sus edificios antiguos. Por tratarse de un grupo importante de edificios que forman un conjunto urbano vivo de una autenticidad superior, la Zona de Monumentos fue inscrita en la lista del Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en 1996. La Zona de Monumentos comprende 203 manzanas. En área, es la sexta de las 40 zonas de monumentos históricos de México. En cantidad de edificios es la cuarta, después de Mérida, la Ciudad de México y Puebla.

Plano de la ciudad de Santiago de Querétaro, J. Mariano Oriñuela, 1802.

183

Querétaro MX: memoria fotográfica  

La ciudad y sus múltiples tiempos paralelos.

Advertisement