Page 1

Ponencia del Dr. Ignacio Marván Laborde (versión estenográfica) Senadores integrantes de la Junta de Coordinación Política, miembros de las Comisiones de Energía y de Estudios Legislativos del Senado, señoras y señores. Como ciudadano de a pie, agradezco la oportunidad para hablar en contra de las iniciativas de reforma petrolera presentadas por el señor Calderón. En esta ocasión particular, en contra de la reformas propuestas con respecto a los órganos reguladores de la industria petrolera. Considero que las iniciativas de Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, de reforma, a la Comisión Reguladora de Energía, así como la operación de la nueva comisión del petróleo, de aprobarse serían el instrumento para consumar el fraude a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que permea a las cinco iniciativas presentadas por el Ejecutivo.


Adicionalmente,

estoy

convencido

que

estas

propuestas implican duplicidades y más burocracia, debilitarían a PEMEX y en caso de aprobarse sólo contribuirían a la opacidad y simulación que hoy se vive en la industria petrolera nacional. Las tres iniciativas que hoy analizamos reiteran una y otra vez que tienen por objetivo fortalecer la rectoría del Estado en la industria del petróleo. Señores, en tanto no se reformen los artículos 25 y 28 de la Constitución la industria petrolera es estratégica, no prioritaria. Es de participación exclusiva del Estado, no de rectoría sobre la participación de particulares. Quienes impulsan estas iniciativas, de verdad crearán que pueden engañarnos de esta manera tan burda. Por más que los abogados del Ejecutivo y los legisladores que lo secunden estiren y den flexibilidad al término exclusividad, jamás querrá decir rectoría. La propuesta de órganos y funciones reguladoras que envió Felipe Calderón a esta casa, es una prueba que


demuestra

que

incompetencia

de o

manera

interés

inconstitucional,

particular

se

por

pretende

renunciar al mandato expreso de exclusividad estatal en la industria que señala la Constitución, todo ello, como dicen los promotores de esta reforma, cada vez que tienen enfrente una cámara de televisión, toda esta privatización sin vender un solo tornillo de PEMEX. Reformas y adiciones a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal. ¿Qué se pretende con los cambios que se proponen aprobar? Impulsar la participación de particulares en todo el sector, y fortalecer a la Secretaría de Energía como autoridad reguladora y fiscalizadora de PEMEX. Veamos un ejemplo. La fracción tercera del artículo 33 de la ley vigente, de la Administración Pública Federal, establece que la SENER puede conducir la actividad de las entidades paraestatales, relacionadas con hidrocarburos, energía eléctrica, y nuclear. Proponen, señores senadores que


ustedes aprueben, que la SENER puede autorizar la programación de la exploración de la exploración, explotación y transformación de hidrocarburos y la generación de energía eléctrica. Es decir, sin más explicaciones, quieren desaparecer la exclusividad de las paraestatales y de paso pretenden

reforzar

la

inconstitucionalidad

de

la

generación privada de energía eléctrica destinada al servicio público. De aprobarse esta enmienda, ya no habría no sólo una ley constitucional en materia de generación de energía privada, habría dos leyes inconstitucionales. Reformas y adiciones a la Comisión Reguladora de Energía. En esta iniciativa el ánimo privatizador se expresa sin recato alguno y lo que se propone es precisamente dotar de facultades a la Comisión Reguladora de Energía para intervenir en el mercado, vinculado a la industria petrolera, que lógicamente se formaría al


abrirse la industria a diferentes modalidades de participación a favor de los particulares. Más allá de esta consecuencia natural de la propuesta, lo que se percibe en esta parte de la reforma de Calderón, es la atención entre la necesidad de que alguien vigile a PEMEX, como han dicho los que me han antecedido en la palabra, y le controle las actividades de PEMEX y la idea de regular empresas privadas. No dudo también que esta atención esté reflejando la disputa por atribuciones que siempre hay entre las diferentes entidades del Ejecutivo cuando se hacen estas reformas, las reformas administrativas de este tipo. Sin embargo, considero que el problema es real y tiene más fondo. Todos estamos de acuerdo en que PEMEX debe ser vigilado, y en su caso sancionado para que actúen

con

mayor

responsabilidad

de

la

que

acostumbra, pero primero hay que partir del hecho de que no se pueden imponer mecanismos reguladores


de mercado a actividades en las que se supone no habrá mercado. Y, en segundo lugar, debemos considerar que el problema de cómo controlar a la gran empresa, a esta gran empresa sin debilitarla. Estoy seguro que convertir a PEMEX en un mero operador, como pretenden

estas

iniciativas,

no

lo

fortalece,

e

igualmente estoy seguro que no es el camino para convertirlo en una empresa pública de clase mundial y de que esto contradice el objetivo de darle la autonomía de gestión, que necesita para resolver por sí mismo los retos de exploración, explotación y refinación que enfrenta. Sinceramente, el esquema de pesos y contrapesos que les están proponiendo aprobar, es por lo menos muy burocrático y contradictorio. Ley de la Comisión del Petróleo. Ni la exposición de motivos, ni el propio texto de la iniciativa dejan expresamente clara la razón de ser de esta nueva


comisión. El texto es muy general y deliberadamente ambiguo. Parece que se trata de un órgano asesor de las SENER pero con facultades de otorgar permisos ante la cual, inclusive, se pueden imponer recursos de revisión. También puede realizar actos preparatorios de “expropiaciones”, sin que nos aclaren a que autoridad corresponde hacerlo en ese momento, ni si esas facultades se duplican o no con las de otras autoridades administrativas. No sé por qué, pero esta facultad de dar y revocar permisos, por demás inconstitucionales,

los

cuales

además

implican

declaración de utilidad pública para actividades relacionadas con la exploración y explotación de hidrocarburos, francamente me regresa al porfiriato, me refiero a la famosa compañía “deslindardota” que dependía de la Secretaría de Fomento y en aquel entonces sirvió para repartir terrenos susceptibles de exploración de yacimientos y explotación de petróleo que después se tuvieron que nacionalizar.


Adicionalmente, es importante destacar que con la aclaración de esta nueva comisión, el gobierno de Calderón lo que se propone es condenar en definitiva el olvido al Instituto Mexicano del Petróleo. Es a esta institución a la que por estatuto le corresponden prácticamente las mismas actividades de asesoría que se pretende atribuir a la nueva comisión. De nuevo más burocracia. Señoras y señores legisladores. El modelo de regulación que les proponen aprobar nos resulta de sobra conocido, y como todos sabemos, ha tenido resultados probados a favor de la privatización silenciosa e inconstitucional del sector energético. En 1992 Carlos Salinas de Gortari envió una iniciativa de ley de Servicio Público de Energía Eléctrica al Congreso,

la

iniciativa

era

a

todas

luces

inconstitucional, en el Senado, hasta el PAN la combatió, pero fue aprobada por la legislatura 91, 94. En 1993 se creó la Comisión de Energía para regular un mercado que constitucionalmente no debía existir y


aun no existía, en poco tiempo la exclusividad se convirtió en rectoría. La Secretaría de Energía y su comisión reguladora, en la oscuridad promovieron febrilmente permisos y contratos para la generación y compra de energía privada. El resultado es que hoy, 16 años después, 30 por ciento de la capacidad instalada de generación de energía eléctrica, es privada, y el hecho de que las instalaciones públicas tienen que ser subutilizadas porque se da preferencia a los generadores privados, igual o peor puede resultar lo que les están proponiendo que aprueben. Quiero terminar con una reflexión muy personal. De verdad conozco bien la historia de este Senado, créanme que desde su restauración, en 1874, tiene muy pocos momentos dignos de ser contados, estoy seguro que la toma de la tribuna, y este debate que abrió la tradicional muralla que protege a esta casona, será uno de los momentos más rescatables de su


historia, pero en sus manos está terminar de escribir esta página. Si optan por avalar el fraude a la Constitución que les están proponiendo, será una página vergonzosa más que traerá fatales consecuencias para el futuro del país. Si por el contrario aprovechan la energía y las expectativas que ha generado el debate nacional sobre el petróleo, atienden la riqueza de la discusión y se abocan a construir una reforma apegada a nuestra Constitución Política, que, obedezca y aproveche el mandato de exclusividad del Estado en la industria petrolera; fortalezca a Pemex y encare frontalmente el derrotismo y la corrupción que hoy priva en el sector, estén seguros, de que así, así sí, si escribirán una de las páginas en la historia de este Senado, de las que todos, siempre, nos sentiremos orgullosos. Muchas gracias, por su atención. Y de acuerdo con el reglamento de esta sesión, me pongo a sus órdenes.

Dr. Ignacio Marván Laborde (ponencia)  

Debate sobre la Reforma Energética Órganos reguladores de la actividad petrolera y energética 02 julio de 2008

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you