Issuu on Google+

PRINCIPALES LEYES DEL UNIVERSO “El conocimiento de las Leyes del Universo nos da la oportunidad de transformarnos a nosotros mismo” INTRODUCCION Queremos Compartir con todas aquellas personas interesadas en conocer sobre las Leyes que rigen la Vida. Si bien existen diversas Leyes, en esta oportunidad queremos tocar solamente aquellas que mayor incidencia tiene sobre las personas. Considerando que habrá personas que no han escuchado hablar mucho de estas LEYES, es necesario indicar que cuando se creo todo lo existente, se crearon éstas, cuyo fin ha sido, es y será regular la vivencia y convivencia, tanto de los seres humanos como todo lo existente en el Universo. A través de los siglos han existido seres humanos que a través de la observación han conocido la existencia de éstas Leyes y cómo funcionan. Debemos tener presente que vivimos en un universo ordenado, regido estrictamente por leyes; esta idea es crucial para la comprensión del funcionamiento conjunto de todas las leyes o principios. No existen hechos accidentales. Por esa razón, queremos compartir con ustedes estos conocimientos. Conozcamos cuales son las principales Leyes o Principios que nos permitan tener una vida que merezca la pena vivirla. Posiblemente Algunos de ustedes hayan escuchado hablar de ellas con diferentes nombres, pero son las mismas leyes.

LEYES O PRINCIPIOS UNIVERSALES:

1. LEY DE LA MENTE CONCIENTE: Todo en el Universo es Mental y esto significa que en nosotros "cada una de las cosas que vivimos depende de nuestro pensamiento". Este pensamiento es producto de nuestra Mente. Para algunos, la Vida es una gran oportunidad para crecer y disfrutar; para otros, la vida sólo es un gran sacrificio y una continua lucha. La gran diferencia entre ellos está en su propia mente, en su manera de percibir el mundo. Nuestro "Universo Personal" depende de nuestro Pensamiento. En síntesis, "Todo lo que uno llegue a Creer de sí mismo es lo que va a ver reflejado en los demás". Si una persona se siente exitosa, merecedora y poseedora de buena suerte, entonces atraerá hacia sí misma situaciones y personas que reflejarán su Creencia. Lo mismo ocurre con las personas negativas que creen todo lo contrario. Por ello reafirmamos que el Universo en que vivimos es Mental y responde a lo que elegimos pensar en cada momento. No existe nada aleatorio en la vida; "Todo lo que ocurre siempre está reflejando alguna pauta de Pensamiento que llevamos dentro". La Mente Conciente cuenta con la Mente Inconsciente o Subconciente, es donde se almacena todo lo que nuestra Mente Conciente genera. NO razona, NO elige, NO cuestiona y SIEMPRE DICÉ "SÍ". Si eliges pensar "Mi vida es miserable", entonces la Mente Inconsciente tomará este pensamiento que genero tu Mente Conciente como


una orden y se encargará de ejecutar todo lo que está a su alcance para hacer que tu vida sea... miserable. Por el contrario, puedes elegir pensar: "Tengo una vida exitosa y feliz", entonces esa mente te llevará a elegir a todas las personas y las situaciones que te harán sentir exitoso y feliz. Una técnica muy sencilla para anular un pensamiento negativo, tanto nuevo como aquellos que ya hubiéramos almacenado en la Mente Inconciente, es utilizar la palabra "Cancelado". Cada vez que algo no deseable venga a nuestra mente, debemos pronunciar esa palabra como dando una orden, repitiéndola por lo menos tres veces seguidas. Lo podemos hacer tanto verbal como mentalmente, pero, cualquiera que sea la forma, debemos hacerlo con entusiasmo y firmeza. La Mente sub. conciente toma la palabra "Cancelado" como una orden y la ejecuta, interrumpiendo la manifestación de lo negativo. De esta manera, el pensamiento negativo NO se repite ni se adhiere a la Conciencia, cuando se trata de un pensamiento nuevo, y cuando se trata de pensamientos que hemos almacenado anteriormente, debemos persistir en repetir esta sencilla técnica, hasta que poco a poco vaya cediendo hasta desaparecer. Además, es importante afirmar a continuación lo opuesto. Por ejemplo, si viene a tu mente el pensamiento de que podrías contraer una enfermedad, deberás repetir inmediatamente "cancelado" tres veces, como si estuvieras tachando ese pensamiento. Pero a la Mente no le es suficiente con saber lo que no quieres, también debes decirle cuál es tu verdadero deseo. Inmediatamente después de cancelar lo negativo, tienes que revertir el pensamiento y reemplazarlo por otro más positivo que ocupe su lugar, siempre en tiempo "presente". Volviendo al ejemplo del miedo a la enfermedad, después de cancelar esa idea, es importante que afirmes en tiempo presente: "Siempre tengo buena salud". De esta manera, se comienza a revertir el proceso del pensamiento. Debemos tener presente, cuando se hace una afirmación para revertir algo que se deberá evitar utilizar el vocablo "no". El "no" produce el efecto inverso al que se desea. Por tal motivo, la gente que dice: "No voy a fumar más" termina fumando el doble; o quien afirma "No quiero pensar más en mi ex pareja" no puede quitársela de su mente ni un sólo instante. También es importante "Cancelar" los pensamientos ajenos. Aunque uno quizá se sienta muy cómodo y feliz con su propia vida, se encuentra a diario con personas que tienden a tirar su optimismo abajo con opiniones tales como: "La economía del país es un desastre", "No hay dinero", "La vida en esta ciudad es cada vez más peligrosa",, "Ya no se puede confiar en nadie" y demás... Cada vez que nos enfrentamos a una persona que opina algo negativo y no queremos que su opinión ingrese en nuestra Conciencia, debemos "cancelarlo". Es mejor si podemos hacer verbalmente, de lo contrario, lo haremos mentalmente. De cualquier de las dos maneras, nos aseguramos de no aceptar el pensamiento negativo. Debemos repetir esto, con lo que escuchamos por radio, vemos en televisión o leemos en diarios y revistas... Si deseas aprender a usar esta 1° ley: tu primera tarea será aprender a "Controlar tus Pensamientos"


2. LEY DEL DAR Y RECIBIR: Es lo mismo dar que recibir, porque el universo fluye de esa manera y se ejercita aprendiendo a dar todo aquello que buscamos recibir, quiere decir: que si lo que busco es amor, tengo que dar amor, si lo que busco es prosperidad, tengo que ayudar a otros a que sean prósperos. Si busco comprensión tengo que ser comprensivo. Toda relación es una relación de dar y recibir. El dar engendra el recibir, y el recibir engendra el dar. Al dar y al recibir, lo más importante es “la intención”. La intención debe ser siempre crear felicidad para quien da y para quien recibe Debemos dar y recibir para mantener circulando permanentemente la riqueza y la afluencia –o cualquier cosa que deseemos en la vida. Cuanto más demos, más recibiremos, porque mantendremos la abundancia del universo circulando en nuestra vida. En realidad, todo lo que tiene valor en la vida se multiplica únicamente cuando es dado. Lo que no se multiplica a través del dar, ni vale la pena darse, ni vale la pena recibirse. Si al dar sentimos que hemos perdido algo, el regalo no ha sido dado en realidad, y entonces no generará abundancia. Cuando damos a regañadientes, no hay energía detrás de nuestro acto de dar. El Principio o Ley del Dar y Recibir funciona igualmente bien para las personas, las empresas, las sociedades y las naciones. Si deseamos recibir el beneficio de todas las cosas buenas de la vida, aprendamos a desearle en silencio a todo el mundo las cosas buenas de la vida. Incluso, la sola idea de dar, el simple deseo o una sencilla oración tienen el poder de afectar a los demás: “Me comprometeré a mantener en circulación la abundancia, dando y recibiendo los dones más preciados de la vida: cariño, afecto, aprecio y amor. Cada vez que me encuentre con alguien, le desearé en silencio felicidad, alegría y bienestar” aún de aquellas personas que pueda considerarlas ingratas o enemigas.

3. LEY DE ACCIÓN Y REACCIÓN Se le conoce también entre otros: como la ley de la Causa y el Efecto. “Todo lo que sale de mi regresará a mi en la misma proporción en que salió”. Se trabaja haciendo conciente las elecciones que hacemos a cada momento y haciéndonos responsable de esas elecciones, dado que su reacción vendrá de regreso a nosotros siempre. Si hay un efecto que desees vehementemente producir en tu vida, lo único que tienes que hacer es retroceder hasta sus causas y repetirlas. Si hay un efecto en tu vida que te esté originando desazón, actúa del mismo modo: retrocede hasta sus causas y “elimínalas”. La ley de causa y efecto nos dice que hay determinadas causas del éxito y determinadas causas del fracaso; que hay causas específicas para la salud y para la enfermedad y que también las hay para la felicidad y la infelicidad Todo lo que eres o llegues a ser, será el resultado de tu modo de pensar. Si tiendes a pensar negativamente, con sólo cambiar la calidad de tus pensamientos en positivo, cambiarás la calidad de tu vida.


El cambio de tu experiencia exterior traerá consigo el cambio de tu experiencia interior. Recogerás lo que has sembrado. Ahora mismo lo estás haciendo. Cualquier aspecto relativo al éxito o fracaso en tu vida puede ser interpretado con arreglo a esta ley básica. Si siembras las causas adecuadas, cosecharás los efectos deseados. Si tratas bien a los demás, ellos te tratarán bien a ti. Siempre sacarás de la vida lo que inviertas en ella y, da la “causalidad”, que eres precisamente tú quien lleva el control de las inversiones tanto materiales como no materiales.

4. LEY DEL MENOR ESFUERZO La ley del Menor Esfuerzo se practica a través de la aceptación, aceptar lo que nos ocurre en el momento presente y se activa a través de no defender nuestro punto de vista, no querer siempre de tener la razón y observar mucho como funciona la naturaleza: Podemos apreciar que los pájaros no tratan de volar, sencillamente vuelan; los delfines no tratan de nadar, sencillamente nadan; las estrellas no tratan de brillar, sencillamente brillan, sólo los humanos “tratamos de……….”. El universo no funciona de esta manera, hay muchas creencias que van en contra de esta ley, por ejemplo: “el que quiere celeste que le cueste” “ganarás el pan con e sudor de tu frente”, etc. No nos opongamos a las leyes de la naturaleza, porque creámoslo o no: funcionan inexorablemente. Si observamos la naturaleza, veremos que ella utiliza un esfuerzo mínimo para funcionar: La Tierra no se esfuerza por girar sobre su eje; es su naturaleza girar a velocidad vertiginosa en el espacio. Es la naturaleza de un bebé estar siempre en estado de dicha. Es la naturaleza de sol brillar. Es la naturaleza de las estrellas titilar y destellar. Y es la naturaleza humana hacer que los sueños se conviertan en realidad, con facilidad y sin esfuerzo, sólo que por aprendizaje desde que nacemos, muchas veces dejamos de serlo y generamos lo contrario. Recordemos que esta ley nos enseña a: Hacer menos para lograr más. Al final, llegamos al estado en que sin hacer nada lo realizamos todo. Esto significa que una ligera idea puede convertirse en realidad sin esfuerzo alguno; lo que normalmente conocemos como «milagros» son en realidad manifestaciones de esta ley. Muchas personas que la han practicado así lo afirman. La inteligencia humana funciona sin esfuerzo, sin resistencia, espontáneamente. No es lineal; es intuitiva, holística y estimulante. Y cuando estamos en armonía con la naturaleza, cuando estamos seguros del conocimiento de nuestro verdadero yo, podemos utilizar esta ley en forma natural.

5. LEY DE LA INTENCIÓN Y EL DESEO Conocida también como “la Ley de la Atracción” o “Programación de Metas”. Empezaremos haciéndonos concientes de: cómo desear y obtener, se desea en el presente, se pone la intención en el futuro y se desapega del resultado. Si voy a tirar una flecha al blanco tengo que tener mi intención en el presente o sea en tensar el arco hacia atrás y poner bien la flecha y tengo que dirigir mi intención en dar en el blanco. O sea mi intención en el futuro, mi atención en el presente y al mismo tiempo desapegar el fruto de la acción.


Esto sería: ”no me importa cuantos competidores hay en ese torneo” “no me importa si voy a ganar un premio”, “no me importan si voy a salir en la tapa de las revistas” “no me importa si voy a perder” todo esto lo aparto de mi para tener pura “atención” en el presente, pura “intención” en el futuro y “desapegarme” del fruto de la acción. Las acciones que realizamos de esta manera adquieren mucha potencia. Usando nuestra Mente Conciente, podemos emitir una orden al Universo, para que éste se encargue de cumplir nuestros deseos y si en estas intenciones, no violamos ningún Principio o Ley del Universo, y que además por nuestro proceso de vida se nos está permitido, se creará un doble canal de comunicación: nuestra intención actuará como un canal de ida y el Universo nos responderá en un canal de vuelta. Pero ésta intención debe utilizarse sin que nuestros deseos dañen a nada ni nadie y debe ser deseos sin apegos al resultado y estar asentada nuestra intención en el presente. Como practicar esta ley?: 1. Prepara una lista de tus deseos. Se recomienda que si es uno solo es mejor, tendrá mas fuerza por la concentración. Lleva contigo esta lista. La repasarás cuando te despiertes por las mañanas y antes de acostarte y en momentos de soledad y silencio. 2. Visualiza cada deseo que aspires, viéndolo en una pantalla mental como si fuera ya una realidad en el presente. 3. Agradece por habérsete otorgado estos deseos. 4. Libera tu voluntad y confía.

6. LEY DEL DESAPEGO Esta ley dice que para adquirir cualquier cosa en el universo físico, debemos renunciar a nuestro apego a ella. Esto no significa que renunciemos a la intención de cumplir nuestro deseo. No renunciamos a la intención ni al deseo; renunciamos al interés por el resultado. Podemos conseguir cualquier cosa que deseemos a través del desapego, porque éste se basa en la confianza incuestionable en el poder del verdadero Yo. El apego, en cambio, se basa en el temor y en la inseguridad y la necesidad de sentir seguridad, emana del desconocimiento del verdadero Yo. La gente busca constantemente seguridad, pero con el tiempo descubriremos que esa búsqueda es en realidad algo muy efímero. Hasta el apego al dinero es una señal de inseguridad. Vivir con desapego es vivir con libertad interior. También solemos sentir apego hacia las personas, lo que nos hace confundir amor o afecto con posesividad. Aquí el desapego nos va a permitir vivir los afectos con más profundidad, sin querer ser dueños de la otra persona. El desapego nos lleva a una nueva concepción del mundo, a una nueva asignación de los


valores y a una nueva distribución de los afectos. En la ley del desapego está el secreto que nos lleva a la felicidad. Si no se entiende la ley del desapego en un sentido amplio, no hay forma posible de felicidad, porque en la medida en que estamos apegados estamos esclavizados, dependientes, y jamás alguien esclavizado y dependiente de lo externo puede llegar a ser feliz.

7. LEY DEL PROPÓSITO DE VIDA Todos venimos a la vida para cumplir un propósito y solamente nosotros podemos descubrir cuál es. Cómo expresar ese propósito y cómo usarlo para ayudar a los demás, es parte de nuestro aprendizaje. Esta Ley se activa preguntándonos cuando vamos a hacer algo: “¿Cómo puedo ayudar?” en lugar de “¿Qué gano yo con eso?”. Este sólo cambio de pregunta interna, hace que nuestro espíritu se haga presente y apoye nuestras acciones, que finalmente redundaran en nosotros mismos. En nuestra cotidianidad el hombre ha asociado el éxito con los bienes materiales, el dinero, poder, fama, prestigio porque hemos olvidado quiénes somos: “somos seres espirituales que venimos a aprender a través de experiencias humanas”, desde pequeños nos indicaron seudo patrones de conducta:"consigue una gran casa, un buen trabajo, un titulo, un esposo, una esposa , ten hijos, cómprate varios carros, después varias lanchas, una casa de playa, una moto, carros deportivos y serás feliz". Esta es la creencia con la que hemos crecido la mayoría de las personas. Nadie nos dijo: "Sé feliz y luego discierne qué quieres hacer con tu vida para desarrollar tus talentos, virtudes y cualidades". Tenemos que dar vuelta al concepto: primero hay que buscar la felicidad y experimentar lo que ella nos ofrece en nuestro presente, porque tal vez tenemos otras necesidades que las que nos prescribieron de pequeños, y aún cuando fueran esas nuestras necesidades, una vez que tengamos todos los carros, todos los bienes materiales, todos los apartamentos, y todo lo que quieras, siempre vas a estar “vacío” porque con esa actitud: rechazas ir en la corriente de la esencia de la vida.

CONCLUSIONES Si aprendes a conocer y practicar Las Leyes del Universo, encontrarás muchas respuestas a las principales dificultades de tu vida. Estas leyes o principios se encuentran operando constantemente, seamos conscientes de ellas o no. Entenderás por qué atraes a cierto tipo de personas, cómo se generan tus problemas afectivos y cómo superarlos, por qué el dinero sigue a las personas que lo tienen y nunca a los pobres, por qué algunas personas parecen vivir en una secuencia de conflictos donde no bien terminan de resolver uno entran en otro peor. No olvides que cada problema surge como resultado de haberse quebrado el cumplimiento de alguna de éstas leyes. Por ello, llegamos a la conclusión de que el ser humano sufre por la falta de conocimiento de estas leyes. Las personas crean sus problemas por NO entender el funcionamiento de estas leyes. La falta de información las lleva a cometer errores que luego se transforman en dificultades y luego en problemas o enfermedades. En síntesis, cuando una persona tiene un problema que le provoca sufrimiento, es porque NO cuenta con la información necesaria para superar ese problema. Es como si esa persona estuviera continuamente chocándose de frente contra una pared, sin darse cuenta de que podría darle la vuelta por la derecha, por la izquierda, o saltarla por encima.


Aprenderás a diseñar el mundo en el que anhelas vivir y a manifestarlo. Pero para lograrlo, deberás: 1° aprender estas Leyes o Principios con responsabilidad, 2° estar dispuestos a cambiar y a renunciar a tus limitaciones mentales. Es una decisión voluntaria que te llevará a transformar tu vida. Las leyes del Universo existen, creas o no en ellas, fueron creadas junto con la existencia misma. El conocimiento y la práctica de estas leyes, te permitirá vivir en equilibrio y lograr una vida armoniosa, sea cual sea la actividad o profesión que desarrolles, sea cual sea tu creencia ideológica, política, sea cual sea tu credo religioso, sea cual sea tu condición social, económica. sea cual sea tu raza, sea cual sea tu origen y lugar de residencia, sencillamente EXISTEN. Ahora que las conoces, ponlas en práctica, sólo así lograrás lo que buscas en la vida. “Recuerda que has sido creado para ser Feliz, de ti depende”


PRINCIPALES LEYES DEL UNIVERSO