Page 1


1º CAPÍTULO

Lazarillo vivía en un molino al lado del río Tormes con sus padres. A su padre, Tomé González, lo desterraron por hacer sangrías y poco tiempo después murió. La madre se quedó viuda, y encontró a un hombre moreno, que le daba comida todos los días. Quedas desterrado.

El molino donde vivían.

¡Qué bien comemos ahora!

Cuando destierran al padre de Lázaro.

El hombre les daba comida.


Con este hombre tuvo un hijo, que se asustaba de su propio padre, porque era de piel morena. Aunque poco tiempo duró con este hombre ya que también lo desterraron porque robaba toda la comida que traía.

¡Mama coco!

El hijo que tuvieron.

Lo pillaron robando.

Así que la madre se tuvo que ir con su hijo Lázaro a una posada; donde se encontró con un ciego, y decidió que su hijo se debería de quedar con él. Y así fue, su madre triste se despidió de Lázaro y lo dejó con el ciego diciéndole: “Cariño, con este señor te quedas en buenas manos.” Así que el Lázaro y el ciego siguieron su camino.


Lázaro pronto comprendió que el ciego era muy sabio. A la salida de Salamanca, en una piedra con forma de toro, el ciego se acercó a Lázaro y le dijo así: “Acércate y escucha el sonido que hace este toro.” El muchacho acercó la oreja y el ciego le metió un garrotazo. Y el ciego le contestó a esto: “Tú, has de saber un punto más que el diablo.” Aprende, que has de saber un punto más que el diablo.

Este ciego para ganarse algún dinero, les decía a las mujeres cosas que les iban a pasar; a las embarazadas les decía si su hijo iba a ser chica o chico.


Como el ciego le gastaba muchas bromas a Lázaro, este se vengaba, le descosía su bandolera y se le comía su comida.

También se le bebía el vino; hasta que le pilló, así que decidió hacerlo de otra manera. Le puso un agujero abajo del jarrón y cuando iba a beber el ciego, Lázaro se ponía debajo y se lo bebía él. Pero de esta manera también le pilló, y enfadado le partió el jarrón en la cabeza.

PLAS!


Desde ese momento, Lázaro le llevaba por los peores caminos, donde había piedras.

Jaja

Un día en el pueblo les dieron unas uvas, y el ciego le decía a Lázaro: “Comeremos de una en una.” Pero el ciego comía de dos en dos, a esto que Lázaro empezo a comer de tres en tres. Pero el ciego que bien listo era, se dio cuenta; ya que el ciego había comido de dos en dos y Lázaro no le había dicho nada. Comeremos de una en una.

Lázaro engañado me has.


Otro día el ciego le dijo al Lázaro que preparara la comida, y este en vez de ponerle al ciego la longaniza se la quedo él y al ciego le puso un nabo. El ciego se dio cuenta de que había sido Lázaro, ya que puso su nariz en la boca del muchacho y podía oler la longaniza. ¡¡¡Sé que has sido tú!!!

Al final el Lázaro se cansó de todo lo que le hacía el ciego y decidió irse; así que un día lluvioso que fueron al pueblo, Lázaro le dijo al ciego que tenía que saltar mucho porque había un barranco muy grande, (pero le colocó enfrente de una columna) a esto que el ciego saltó y se chocó contra la columna, y Lázaro se fue. Oliste la longaniza… y no la columna. ¡Olé, olé y olé¡

¡SALTA!


2º CAPÍTULO Su segundo amo fue un clérigo, que a diferencia del ciego este tenía mucho más dinero. Toda la comida que tenía el clérigo la guardaba dentro de un arca; pero como a Lázaro no le daba nada, este empezó a robarle la comida, diciéndole que lo hacían los ratones. Todo esto el clérigo se lo creyó, hasta que un día que el Lázaro estaba durmiendo, oía el sonido de la llave. (Que Lázaro se había metido la llave en la boca, para que no la encontrara el clérigo.)El clérigo le metió un gran garrotazo. Y así fue como Lázaro se deshizo de este amo, y fue a buscar otro mejor, que le diera comida y lo tratara algo mejor.

Encontré la culebra


3º CAPÍTULO Su tercer amo fue un escudero; que parecía de muy buena apariencia, pero era muy pobre. Estos apenas comían y el escudero se iba todos los días fuera de casa hasta la cena; pero como un buen día no aparecía el escudero Lázaro decidió salir a mendigar, y le dieron una uña de vaca y un pan. Cuando llego a casa el escudero le hecho la bronca a Lázaro por mendigar, y le decía, que siendo que el escudero era de muy buena apariencia, tú que vas conmigo no puedes mendigar, pues pensaran que soy pobre.

No mendigues

Poco después se prohibió los mendigos por ese barrio, y estos no sabían que hacer; así que unas buenas vecinas pudieron acoger a Lázaro en su casa, pero el escudero desapareció. Y Lázaro volvió a irse de otro amo. El chico es inocente. Tienes que pagar el alquiler


4º CAPÍTULO Su siguiente amo fue un fraile, con el que duró muy poco tiempo. Este le regaló sus primeros zapatos, que también le duraron muy poco, menos de ocho días.

5º CAPÍTULO Su quinto amo fue un buldero, que vendía bulas. Este amo contaba muchas mentiras a la gente, tantas que al final le empezaban a creer; y el alguacil le pilló, pero el buldero tenía toda la gente de su parte. Y al alguacil no se le ocurrió otra cosa que mentir con el buldero para ganar la mitad del dinero. Pero Lázaro dejó a este amo. Jajaja

El buldero

Sus mentiras

El alguacil y escudero


6º CAPÍTULO El último amo que tuvo Lázaro fue un Capellán, que le dió un trabajo; estuvo trabajando hasta que se pudo comprar ropa usada y una espada, entonces ya dejo todo y se fue a vivir la vida por su cuenta. ¡Qué guapo estoy! SOCORRO

Ayudante de alguacil.

7º CAPÍTULO Al fin Lázaro tuvo una buena vida, después de pasar por tantos amos y vivir en la desgracia. Se casó con una criada y tuvo suficiente dinero, comida… Os declaro marido y mujer


Lazarillo de Tormes. Andrea Herrero.  

Resumen en Word.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you