Page 1

Antes, a veces me sentĂ­a muy solo.


No estoy solo Irene Mari単as Dibujos de Kris e Irene http://ta-lentosediciones.com/book-genre/cuentos/

Ta-Lentosediciones.com


Están siempre tan ocupados con sus cosas que no quería molestarles, pero me sentía solo. Sobre todo algunas noches, cuando ya estaba en la cama con la luz apagada. En esas ocasiones, me habría gustado llamar a mamá y no porque tuviese miedo, ¡qué va!, solo para que viniera un ratito para hacerme compañía. Pero el otro día pasó algo increíble, estaba tumbado en la cama, con los ojos cerrados, muy muy apretados y me dio por imaginarme que me miraba por dentro, como si le diera la vuelta a los ojos, y en vez de mirar hacia fuera mirase mi cuerpo por dentro.


Fue muy divertido. Me imaginé los pulmones, las tripas y todo eso. Y de repente, se abrió como una ventana en mi interior y salí flotando al cielo. Estaba volando entre las estrellas, di una vuelta a la luna y me acerqué un poco al Sol, no mucho porque quema.


Entonces, cuando estaba alucinando con todo eso, sentí que salía disparado, yo creo que a la velocidad de la luz o más, volaba muy rápido, ¡era súper emocionante!


Pero de golpe me paré, todo estaba muy oscuro. Escuché una explosión.


Entonces, aparecieron por todas partes unas motitas de polvo que fueron creciendo y se transformaron en pequeĂąos bichitos, despuĂŠs en medusas de colores increĂ­bles,


en peces de todos los tamaùos, ranas, serpientes påjaros‌


y vi pasar por delante de mis narices una

ballena enorme.


Algunos peces comenzaron a caminar con unas patas muy pequeñitas y vi tortugas, iguanas y cocodrilos que se convirtieron en dinosaurios, ¡OSTRAS! Esto sí que fue increíble, los dinosaurios son lo más impresionante del mundo y pasaban por mi lado, casi los podía tocar. Pero se fueron.


Se escuchaba mucho jaleo y es que llegaban unos monos muy divertidos, jugando y chillando sin cesar, uno me tiró del pelo y otro me sacó la lengua. En un momento que parpadeé desaparecieron los monos y en su lugar vi unos niños que armaban el mismo alboroto que los chimpancés.


Estuve un rato contemplando todo lo que habĂ­a a mi alrededor porque, en realidad, nada habĂ­a desaparecido. Era como ver desde arriba una isla llena de animales.


De repente, comencé a volar, otra vez a la velocidad de la luz. ¡JOLÍN, QUÉ GUAY! Cuando frené estaba entre las estrellas,


le estaba echando un vistazo a la cara oculta de la Luna cuando me di cuenta que lo que miraba realmente era mi corazón, lo veía bombear, era chulísimo.


AbrĂ­ los ojos, seguĂ­a en mi cama y

por la ventana de mi cuarto vi las estrellas y el reflejo de la Luna,


y comprendí que yo pertenezco al universo pero, que además, el universo, de una manera difícil de explicar, está dentro de mí. Ya no me siento solo, imposible sentirse solo si el universo al completo está dentro de tu corazón.

No estoy solo  

Cuento. "Antes, a veces me sentía muy solo, pero una noche pasó algo increíble."

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you