Issuu on Google+

LAS PIEDRAS TAMBIÉN ESTÁN VIVAS


Las piedras también están vivas Irene Mariñas http://ta-lentosediciones.com/book-genre/cuentos/

Ta-Lentosediciones.com


¿Nunca habéis pensado que a veces los mayores están equivocados? Yo sí. Esta mañana, el profe de ciencias ha estado explicando todo ese rollo de los seres vivos, que si nacen, se reproducen, mueren… Y no sé cuántas cosas más… Pues, resulta, que ha puesto un montón de ejemplos de seres vivos. Las flores, las moscas, los árboles, bueno, muchos ejemplos, y después ha dicho que las estrellas, los granos de arena y las piedras no forman parte del mundo de los vivos. ¡Pero, qué animalada


más grande! Bueno, el caso es que he levantado la mano y le he preguntado si es que entonces estaban muertas y me ha contestado que no, que simplemente no tienen vida. ¡Hala! Sin pensarlo le he dicho, ¿seguro? Y Luis, el profe, me ha mirado como si yo fuese un bicho raro y me ha contestado: ― Por supuesto que seguro, no tienen vida, igual que la silla, la mesa o las paredes. Iba a protestar, pero me di cuenta de que el resto de la clase me miraba con cara de… pero, ¿tú eres tonto, chaval? Así que he optado por cerrar la boca y seguir atentamente las explicaciones del profe.


Sonó el timbre y salimos al patio. Jugando al fútbol se me olvidó todo ese rollo de los seres vivos. Pero hace un rato, cuando regresaba distraído a casa, le he dado un puntapié a una piedra y me ha parecido… ahora pensaréis que estoy loco, pero, el caso es que me ha parecido que la piedra se alejaba por el aire dándome las gracias por ayudarle a moverse. Y he pensado que, a lo mejor, aquella piedra estaba esperando pacientemente a que alguien le diera una patada para llegar hasta el otro lado de la calle y yo lo había hecho.


Al llegar a casa, me he sentado con el libro delante y he mirado la lección de esta mañana. Quería saber en qué se basaban los mayores para decir que las piedras son materia sin vida. Pues bien, lo que he descubierto es increíble. Resulta, que según el libro de ciencias, los llamados seres vivos, tenemos varias características que nos distinguen.


 Primera: los seres vivos nacemos. Pues muy bien. Digo yo que las piedras saldrán de algún sitio, ¿no?, de una montaña o de una roca más grande, así es que también tienen madre.

 Segunda: los seres vivos nos alimentamos. Vale, ¿pero es que la gente mayor no sabe que sobre las piedras se van depositando unas cosas que se llaman sedimentos? Yo lo di el trimestre pasado. Pues esos sedimentos hacen que la piedra sea cada vez más grande y mi madre siempre me está diciendo que para crecer tengo que comer. Conclusión: los sedimentos hacen crecer la piedra porque son su alimento. ¡Ah!,


se me olvidaba, ¿y qué me decís del musgo que tienen a veces encima?

 Tercera: los seres vivos crecemos y nos transformamos. Las piedras también, unas crecen como ya he explicado antes y otras se hacen cada vez más chiquitas, como las que están en la playa, que mi padre me explicó una vez que de tanto chocar con las olas, poco a poco se van gastando. A lo mejor, la transformación de las piedras es muy lenta,


pero en el libro no pone que tenga que ser rápida.

 Cuarta: los seres vivos nos reproducimos. El profesor dijo esta mañana que una piedra no hace otras piedras, ¡pero, qué bobada! Todo el mundo sabe que cuando se rompen hacen un montón de piedrecitas.

 Quinta: los seres vivos nos morimos, y aquí recuerdo que el profe dijo que no hay diferencia entre una roca de hace cien años y una roca de hoy, porque la materia nunca muere. Pero, yo creo que se equivoca, las rocas cambian con el tiempo, muy lentamente, por el aire, el agua…


Puede ser que una roca enorme, después de unos cuantos siglos, se convierta por desgaste

en un granito de arena y que desaparezca en el aire, y digo yo, ¿eso no es como morir?

¿A que es increíble mi descubrimiento? Resulta que los mayores se equivocan a veces, y aunque ellos digan que no, yo sé que las piedras son seres vivos, porque nacen, se alimentan, cambian y se transforman, se reproducen y mueren.


Un día cuando tenga más tiempo, porque ahora me voy a jugar a la play con Pedro, mi amigo del piso de abajo, investigaré también a las estrellas, y casi casi estoy seguro que descubriré que ellas también están vivas.


Las piedras también están vivas