Issuu on Google+

...siento esa falsa paz que provoca momentáneamente la toma de una decisión racional. A esa falsa paz le sigue un dolor agudo que es constante y durá un período de tiempo determinado,que puede ser más o menos corto, pero que termina por cesar. Las decisiones irracionales en cambio producen una paz más duradera, pero el dolor que  provocan es de baja intensidad e intermitente, se entremezclan el alivio y el sufrimiento  de tal manera que te va minando y desequilibrando poco a poco pero sin dejarte ver el  daño irreparable que te están creando. Nuestra parte irracional es muy poderosa, eso puede llevar eso a pensar que por alguna  extraña razón tenemos la tendencia inconsciente a la autodestrucción.  Cuando una persona se estropea a sí misma, todo lo que le rodea corre el riesgo de ser  también estropeado,menos aquel que es completamente racional y objetivo, el ser  perfecto, que puede alcanzar la felicidad de una manera inteligente, y que tiene la virtud  de una conciencia limpia. Quizás eses seres perfectos, que seguro son pocos, pueden  ayudar al que se está autodestruyendo. Pero es dudoso que alguien en ese estado pueda dar marcha atrás. Freud decía que las palabras eran muy poderosas, esto puede provocar el escepticismo de  muchos,grupo en el que yo misma solía incluírme, aún así, y como él mismo bien  explica, aunque con ejemplos distintos, si nos fijamos en las emociones que pueden  provocar un "te quiero" en una persona, quizás nos resulte más fácil de creer. Si nuestro  corazón puede acelerarse al oírlo y sentir alegría, otro tipo de palabras en el momento y  tono adecuados pueden proporcionar mucha ayuda a una persona necesitada. Resulta  evidente que esas palabras tienen que provenir de uno de eses seres a los que llamo  perfectos. La contradicción, sin embargo, está servida. No puedo pensar que un ser completamente  racional pueda existir, y si existe no puede ser perfecto, no sólo porque la perfección es  inalcanzable,sino también porque si existe una parte irracional, es porque sin duda tiene  su razón de ser y si no es usada, puedo considerarlo y de hecho lo hago, como un defecto. Esto lleva a pensar en la búsqueda del equilibrio entre lo racional y lo irracional de cada  persona. Como voy pensando en esto sobre la marcha no paro de contradecirme una y otra vez, y  se me plantean miles de paradojas. Me está resultando complicado explicarme y todavía  no sé a donde voy a llegar, probablemente a  ninguna parte, si lo hiciese, descubriría el  modo de conseguir ese equilibrio, y de momento no me considero tan capacitada.  Conozco mis limitaciones, aunque tambien mis virtudes. Es algo importante saber  reconocer  ambas cosas en uno mismo, considero que es un punto importante para esa  búsqueda de la armonía de nuestro yo. Quizás sea más importante reconocer las limitaciones, y la dificultad que ello provoca me  lleva a pensar que es más urgente que el hecho de querer explotar al máximo nuestras  virtudes. No debemos tapar, disimular o avergonzarnos de las limitaciones,ellas nos  mostrarán el camino de una manera más clara. Lo que nos impide ser de una manera o 


actuar de una determinada forma o superar ciertas situaciones existe en nosotros por  algun motivo. Debemos entonces averiguar si ese motivo fue creado en nuestro beneficio  o en nuestra contra. Este puede ser un principio, algo en lo que ir profundizando poco a poco. No debemos  sobrecargarnos,por ello, es por ahí por donde acabo de decidir empezar, y no pensaré en  arreglar nada más hasta que no haya averiguado cómo es esa parte de mí. 


Mis escritos sobre la Felicidad. Parte I.