Issuu on Google+

Surdus y su Nueva Versión en Desechos

El tema de esta semana fueron los desechos o la basura. Por lo tanto nuestro grupo quiso integrar el proyecto anterior, Surdus, al nuevo concepto. Nosotros decidimos utilizar materiales que se encuentran en los hogares y que generalmente no son reciclados y terminan en la basura. Esto quiere decir que combinamos materiales de desecho con tecnología para discapacitados. Y que, además, puedan ser objetos de moda o al menos “bonitos”. La idea es poder hacer estos artefactos, con desechos que las personas quieran utilizar y sean de alcance masivo, no tecnología de punta inalcanzable para la mayoría de la población chilena. Así nos dimos cuenta que no sólo los sordos necesitan ayuda, sino que muchos discapacitados. Por lo que, esta vez, al conocer un nuevo sensor, nos percatamos que podíamos ayudar a los ciegos también. De esta forma, generamos dos tipos de artefactos para discapacitados. En primer lugar, unos relojes pulsera que nos indiquen con diferentes luces lo que ocurre en cada hogar, tal como una luz que indique que está sonando el timbre, el teléfono, que el asado está listo en el horno, etc. Luego, para las personas con discapacidad auditiva, con el sensor de ultrasonido, hicimos un prendedor que nos indica cuando tenemos objetos cerca de nosotros (a un metro de distancia) y que al mismo tiempo es un adorno fácil de llevar. Debido a estas problemáticas encontradas, tuvimos que hacer 2 circuitos diferentes con códigos, sensores, conexiones y microcontroladores distintos. Así tuvimos que descubrir y aprender a usar nuevos códigos antes desconocidos y saber integrar condiciones y combinaciones de input y output. También tuvimos que investigar sobre materiales fáciles de manejar y disponibles en todos los hogares. La primera técnica que aprendimos y en la cual más nos perfeccionamos, fue el tejido de bolsas plásticas. Esto significó ver tutoriales, probar con bolsas de distintos grosores, cortar las tiras de distintos tamaños y también cambiar los números de palillos. Así obtuvimos tejidos duros o más suaves, otros más sueltos o más firmes, de distintos colores y texturas. Luego se nos ocurrió, al mirar los relojes que llevábamos puestos, que los materiales podrían o deberían ser plásticos. De esta manera, llegamos a la idea de usar caucho de cámara de bicicleta. Así nos dimos cuenta que era muy simple de manejar. Solamente dibujamos un molde, lo recortamos y así obtuvimos una correa idéntica a la de un reloj de cuero. Gracias a la experiencia ganada en el poco tiempo que llevamos trabajando en este proyecto, iniciamos un camino de mucho aprendizaje y nos dimos cuenta que queda mucho por hacer. Creemos que el tema de los wearables es muy amplio, hay mucho donde trabajar y nos llama ampliamente la atención. Especialmente cuando estos wearables son para facilitar la vida diaria de personas con discapacidades y aún, más gratificante, cuando se utilizan materiales de desecho al alcance de todos.

Ángela Ampuero Karin Becker Susana Nahum


paper sentidos_desechables