Page 1


ÍNDICE DEL NÚMERO UNO DE LA REVISTA GRAN CAPITÁN CURSO 16/17

PRESENTACIÓN DE LA REVISTA……………………………………………..….……...5 PRESENTACIÓN DE LA AMPA y sus actividades……….…………………….………. 6 CONCURSO LITERARIO Lista de premiados por categorías…...…………….………………………………..8 Categoría A) (Alumnos de 1º y 2º ESO) Poesía Primer premio: “Mi madre” de María Martín de la Fuente……...9 Segundo premio: “Adolescencia” de Marta Vallés Bernad……..10 Relato Primer premio: “Atrapasueños” de Sofía Poblete Rodríguez......11 Segundo premio: “El salto” de Lucía Cardiel Celis….…..…..…..12 Categoría B) (Alumnos de 3º y 4º ESO) Poesía Primer premio: : “Rutina” de Francisco Duro Penkova……...…16 Relato Primer premio: “El tren” de Aitana García de la Higuera…...…17 Segundo premio: “Bajo el brillo de las estrellas” de Sandra López…………………….………………………………….………..22 Categoría C) (Alumnos de Bachillerato) Poesía Primer premio: “Eres” de Mari{n Moraga Gal{n……………….25 Segundo premio: “Desde la distancia” de Laura López Solana…………………………………………………………………28 Relato Primer premio: “Sin refugio” de Claudia Capasso López……....32 Segundo premio: “Pronto” de Laura Ballón Jiménez……………34 Microrrelato Categoría A-B: “Sencilla felicidad” de Raquel Gª Gómez-Monedero…………....37 Categoría C: “La segregación de las mariposas” de Álvaro Rincón Sanz….....38 CREACIÓN LITERARIA Poesía: Met{foras……………………………………………………….……………. 39 Encinar, Javier, “El gato”……………………………...…………………… 49 Encinar, Javier, “Hielo” ……………………………………………………..50 García Zambrano, María, “Encima de la mesa y otros poemas”….....… 52 Zapatero, Daniel, “Carmen”………………………………………………. 54 Lisón, Antonio, “El olivo y la fuente” ……………………………………. 55 Caligramas: María Bariego, “Silla”………...……………………………..………56 Daniel Guerra, “Coche” ……………………………………………56


Marta Guillén, “Instituto”…………………………………………..57 Relato: Hernández, Pedro, “Vida de perros”………………………………………58 Ramírez, Javier, “Instrucciones para atarse los cordones”………………60 Rodríguez, Irene, “Criaturas íngeas”………………………………………61 Zapatero, Daniel, “T{ na heín inagcodladh”……….……………………..63 Albares, Luis, “A SSMM” …………………………………………………..66 COLABORACIONES Mena, Alicia, “Una poderosa arma blanca. La nota de corte de la PAU”…...…68 Trasande, Sofía “Periodistas”….……………………….……………………………71 Fern{ndez, Ainara J. “El periodismo de moda” …………………………………72 Huertas, Rosa, “Las huellas del pasado”…….…………………………………… 73 Lapuerta, Miguel, “A Cristina Cifuentes” …………………………………………75 Alumnos de 2º ESO, “El Olimpo” ………………………………….……………… 76 Blanco Vaquero, Patricia, “Me lo llevo”……………………………………………85 Llamas, Juan Carlos, “La privacidad en las redes sociales”……...………………87 Cilleruelo, Julia, “Nuestra imagen en la red”……………………………………...89 Dorado, Mª Jesús, “Teléfonos estupefacientes”…………………………...………91 Marco, Pablo, “Redes sociales”……………………………………………...………92 …

..

CÓMIC (basados en un relato del escritor A. Gómez) Guillén, Marta, “Suerte”, ……………………………………………………………94 Pérez, Jorge, “Reversal Story “....................................................................................97 Ramos, Blanca, “Suerte”……………………………………………………………..98 ACTIVIDADES DEL INSTITUTO Intercambio del Lycée Magendie de Burdeos………………..…………………..100 Intercambio con EEUU…………………………………………………………...…103 Concurso literario “Jóvenes talentos” …………………………………………….105 Presentación del libro “Todo es m{scara” de Rosa Huertas…...……………….106 Celebración del Día del Libro: “Brigadas poéticas”……………………………..106 Recital poético en el “Matadero”…………………………………………………..107 Visita a Almagro, 3º ESO…………………………………..……………………….107 Visita al Teatro María Guerrero……………………………………………………108 Gimnasia rítmica………...…………………………………………………………..110 Teatro de marionetas………………………………………………………………..110 VI Edición de la Ciencia en la Escuela…………………………………………….111 Concurso de aforismos………...……………………………………………………113 Somos música... (Críticas musicales sobre Turon Jazz Band y Whiplash)….....117 ...Y también somos teatro……………………………………………………...……131 ... Y también somos cine…………………………………………………………….133 Graduación: Discurso de los representantes de alumnos de 2º de Bachillerato……..135 Discurso de Francisco Gil…………...…………………….……………….139


Otro nuevo curso nos encuentra con unas hojas de nuestro olivo en las manos. Es el momento de evocar todo lo que hemos vivido y prepararnos para un futuro que, lleno de energía y prisa se acerca a nosotros dispuesto a arrollarnos con su ímpetu. Vamos a contradecir a los poetas, llevémosles la contraria: el pasado sí existe, no todo se lo ha llevado el feroz ritmo de las horas; lo que hemos vivido queda impreso en nuestros recuerdos y quizás en un rasguño o en una caricia en nuestras almas... Todo, absolutamente todo, las heridas y las victorias, repartidas a veces de forma desigual, como en la caprichosa rueda de la Fortuna, son VIDA, la vida humilde de un instituto donde hierve, como en una enorme colmena, una frenética actividad de muchas vidas diversas, valiosas, que son extraordinaria metáfora del universo entero, el que est{ ‚fuera‛ y también nos pertenece. Neguemos al poeta de nuevo (‚Y pues vemos lo presente/cómo en un punto se es ido/y acabado,/si juzgamos sabiamente,/ daremos lo no venido/ por pasado‛) . De Jorge Manrique hemos aprendido tantas lecciones: la vida es un camino, la vida es un río... sí, Manrique, sí, pero la vida es sobre todo vida. La amenaza del tiempo, el pasado y el futuro no son nuestros verdugos, son los artífices de lo que hemos sido y ya hemos ganado y de lo que seremos y nos queda por conquistar. No cabe tenerle miedo, el pasado nos acuna con su miel nostálgica y el futuro nos anima a recibirlo con promesas y esperanzas. Que estas nuevas hojas de olivo nos llenen las manos mientras nos detenemos en el camino a mirar el sendero que hemos recorrido y el que se dibuja difuso y prometedor ante nosotros.

Carmen Solera

5


La AMPA: participar y convivir La AMPA IES Gran Capitán es una asociación, sin ánimo de lucro, formada por madres y padres de alumnas y alumnos del instituto, cuyo objetivo es participar en la vida del centro con el fin de potenciar la formación integral de nuestros hijos y favorecer un clima adecuado de convivencia. Creemos y confiamos en la participación, ya que no solo es un derecho, sino un deber como familias formar parte de las decisiones que afectan a la felicidad y a la responsabilidad de nuestros hijos e hijas. Para la AMPA participar es colaborar, escuchar, opinar, dialogar, informar, compartir, decidir y actuar. Es corresponsabilizarse, repartir liderazgos, centrarnos cada uno en su escenario para complementar y enriquecer el de otros. Es cooperar, buscar que todos ganemos, fomentar la autoestima colectiva. Es respetar y confiar en la labor común. Es sentirnos útiles, continuar aprendiendo, fortalecer lo que funciona y cambiar lo que no funciona. Con esta filosofía, la AMPA desarrolla su actividad en varios ámbitos.

La participación de las familias En dos años casi hemos duplicado el número de socios y este curso formamos la AMPA unas 400 familias. Renovamos la junta directiva con nuevos padres y madres voluntarias y muy implicadas, porque entendemos la AMPA como una asociación viva y abierta a todos. La asistencia a las Asambleas se ha quintuplicado y cada vez somos más quienes nos reunimos para hablar de lo que nos preocupa. A través de la AMPA más de 300 personas realizan cada semana alguna actividad deportiva o cultural. El éxito de nuestras actividades extraescolares nos lleva a fomentar diferentes actividades culturales, como la colaboración y participación de alumnas y alumnos del instituto en la película La Reconquista de Jonás Trueba, presentada en la sección oficial del Festival de San Sebastián y en varios festivales internacionales. O como el montaje de las obras de teatro de nuestros grupos de inglés y teatro en el Centro Cultural Puerta de Toledo, entre otros. En las actividades deportivas, colaboramos en la organización del torneo Gran Capitán de Gimnasia Rítmica y hemos puesto en marcha este curso nuevos equipos de baloncesto masculino y femenino (a fin de impulsar el deporte femenino) y hemos iniciado nuevas actividades como bádminton y atletismo. También hemos ampliado la oferta de actividades para padres y madres como pilates, running, piano y teatro. Este curso renovamos nuestro ciclo de conferencias para familias, abiertas a toda la comunidad educativa, con actividades formativas que nos ayuden a mejorar nuestras prácticas educativas.

6


La convivencia en el centro Somos ambiciosos y por eso hemos buscado mejorar las instalaciones del centro. Y así hemos conseguido que el nuevo plan Mahou Calderón contemple 2500metros cuadrados de suelo y nuevas instalaciones deportivas para el Gran Capitán. Seguiremos pendientes ante la Consejería de Educación para que se realicen las obras de mejoras que necesita el instituto. Hemos sacado adelante 2 proyectos para el Gran Capitán en los Presupuestos Participativos del Ayuntamiento de Madrid. El Proyecto Delfín Educar sin ruido, que va a suponer cambiar toda la megafonía del Instituto y hacer los cambios de clase más saludables y el plan de apoyo a bibliotecas, que significa disponer de un auxiliar de biblioteca y animación sociocultural durante seis meses para mejorar la eficiencia de la biblioteca. Este proyecto además beneficiará al IES Juan de la Cierva, el CEIP Joaquín Costa y el CEIP Tomás Bretón. Seguiremos apoyando los premios que organizan los diferentes Departamentos. Seguiremos apoyando los proyectos como la Revista El Olivo, el Libro Fórum y todas las iniciativas del centro que fomenten la formación integral del alumno. Convencidos de que el instituto necesita potenciar y fortalecer su plan de convivencia, seguiremos apoyando y financiando el plan de Mediación Escolar puesto en marcha por el centro.

Y a seguir. Sin perder de vista el proyecto Mahou-Calderón, los presupuestos participativos, mejorar las instalaciones del instituto y consolidar todo lo expuesto anteriormente, nos marcamos nuevas metas:  Favorecer la colaboración con el centro y el profesorado.  Potenciar la comisión de convivencia para alcanzar un Plan de Convivencia consensuado por toda la comunidad educativa.  Colaborar con el profesorado que va a llevar a cabo un innovador programa de aprendizaje por proyectos.  Abrirnos a proyectos solidarios como la posibilidad de ayudar a los refugiados sirios.  Y cualquier otra propuesta que surja y nos parezca interesante

La AMPA somos todas las familias. Cualquier sugerencia, idea, propuesta y colaboración son siempre bienvenidas. Para construir entre todos un mejor centro educativo para nuestros hijos. AMPA IES GRAN CAPITÁN

7


CONCURSO LITERARIO Enhorabuena a todos los ganadores y nuestro agradecimiento a todos los que han participado.

LISTA DE PREMIADOS POR CATEGORÍAS Categoría A) (Alumnos de 1º y 2º ESO)

Poesía Primer premio: ‚Mi madre‛ de María Martín de la Fuente Segundo premio: ‚Adolescencia‛ de Marta Vallés Bernad

Relato Primer premio: ‚Atrapasueños‛ de Sofía Poblete Rodríguez Segundo premio: : ‚El salto‛ de Lucía Cardiel Celis Categoría B) (Alumnos de 3º y 4º ESO)

Poesía Primer premio: ‚Rutina‛ de Francisco Duro Penkova Segundo premio: Declarado desierto

Relato Primer premio: ‚El tren‛ de Aitana García de la Higuera Segundo premio:‚Bajo el brillo de las estrellas‛ de Sandra Lucía López Categoría C) (Alumnos de Bachillerato)

Poesía Primer premio: ‚Eres‛ de Mari{n Moraga Gal{n Segundo premio: ‚Desde la distancia‛ de Laura López Solana

Relato Primer premio: ‚Sin refugio‛ de Claudia Capasso López Segundo premio: : ‚Pronto‛ de Laura Ballón Jiménez

Microrrelato Categoría A-B: ‚Sencilla felicidad‛ de Raquel Gª Gómez-Monedero Categoría C: ‚La segregación de las mariposas‛ de Álvaro Rincón Sanz

8


Me gustas cuando dices tonterías cuando me quieres, cuando me das abrazos cuando nos vamos al cine las dos juntas y luego nos vamos de compras. Me gustas más cuando es mi cumpleaños y me cubres de besos y de tarta, o cuando estas orgullosa de mí y se nota o cuando te emocionas, o cuando te ríes de mí o conmigo, o cuando hago algo malo y me perdonas. Pero aun me gustas más, tanto que me emociono al verte, cuando me despiertas con besos y me dices cosas bonitas. Y cuando estás conmigo en todos los momentos de mi vida.

María Martín de la Fuente

9


LA ADOLESCENCIA Marta Vallés

No sabía lo vivo y lo inexistente que alguien podía llegar a ser. Me siento nueva, otra persona. Igual, demasiado. Ya no me siento mona. Demasiados cambios en pocas horas. No sabía lo triste y lo alegre que alguien podía llegar a ser. ¿Qué?, ¿Cómo?, Qué? Y yo, ¿ahora qué hago? Confusa. Segura. Libre. Presa. No sabía lo bella y lo horrenda que una vida podía llegar a ser. Todo esto al mismo tiempo. Todo, todo a la vez.

Fotografía de Inés Correcher. 1ºESO EE

10


ATRAPAPESADILLAS Justo pasó un autobús cuando el semáforo cambió de rojo a verde, no sé si se me hizo muy corta la espera o es que en realidad no quería que el semáforo cambiase, para quedarme en el sitio en el que estaba, para no avanzar hacia mi nuevo colegio. La verdad es que a mí nunca me había gustado el colegio. Me gustaba aprender cosas nuevas todos los días, levantar la mano cuando eres el único que sabe la respuesta, correr por los pasillos para no llegar tarde a clase… El que no me gustase el colegio se debía a que no me sobraban los amigos… con eso ya está dicho todo. Continué caminando a pesar de que yo no quería. Me temblaban las piernas y, a pesar de que no hacía mucho frío, yo me estaba helando… aunque quizás lo que me helaba era el pensamiento de que no me aceptasen. Me miré los zapatos, sucios y embarrados, y por un momento pensé que iba mal vestido y que se reirían de mi aspecto. Tuve la tentación de volver sobre mis pasos, pero sabía que no debía hacerlo. No quería ni avanzar, ni retroceder; simplemente quedarme donde estaba y esperar a despertarme. Entonces le vi. Entre la muchedumbre reconocí a uno de los que el año pasado me lo había hecho pasar tan mal. El corazón se me aceleró y apreté los puños. En ese instante el muchacho se dio la vuelta. ¡Tonto!, me dije a mí mismo… no era él. Para ser más exactos no se parecía en nada a él. Noté un grandísimo alivio. Abrí las manos que tenían las marcas de mis uñas clavadas por el miedo. Después de respirar un par de veces para intentar relajarme, continué mi camino. Durante unos segundos me sentí aliviado, pero las preocupaciones no tardaron en llegar y… por un momento recordé. Recordé todos aquellos momentos en los que quería que la tierra me tragase. Y uno de ellos destacó. Fue el día en el que mi único y mejor amigo se fue del cole para dejar la ciudad e irse a vivir a Toledo. Estaba solo y arrinconado en el patio, mientras ellos me pegaban patadas en las espinillas… pero no eran los golpes los que más me dolían. Me gritaban insultos que yo no quería oír, me miraban y se burlaban, reían a carcajadas, lo que para ellos era un juego para mí era una pesadilla a la que ya había llegado a acostumbrarme. Me sentía tan… da igual lo que yo sintiese, la realidad era clara, cinco chicos me pegaban y yo no podía hacer nada para impedirlo. Creo que hasta se me escapó una lágrima recordando todo aquello. Iba tan centrado en mis recuerdos que no me percaté de que estaba cruzando una calle sin mirar y tampoco me di cuenta del coche que iba directo a mí y me pitaba sin cesar. Cuando reaccioné, vi el coche a pocos metros de mí y salí corriendo hacia la acera. El coche pasó a pocos centímetros de mi espalda, me había librado por los pelos. Aún era pronto. Faltaban diez minutos y ya divisaba las puertas rojas del colegio. Decidí sentarme en un banco vacío cercano.

11


En un momento dado una hoja dorada fue a posarse a mi lado, yo sonreí, al fin y al cabo… ya no estaba solo. Me entretuve jugando con la hoja y cuando por fin levanté la mirada me di cuenta de que ya empezaba a llegar más gente. Me levanté con más ánimo que antes con tan mala suerte que me pisé mi propio pie… no sé, hice algo raro y casi me voy al suelo. En ese momento un chico de mi edad de pelo rubio y ojos marrones me preguntó si estaba bien. Tardé un poco en reaccionar y le dije que sí, que me encontraba bien. Él me sonrió y siguió su camino. Tal vez exista alguna esperanza y todo lo anterior haya sido un mal sueño. Tal vez… pero solo tal vez. Sofía Poblete Rodríguez

Ilustración: Lucía de la Iglesia 1º ESO C

12


EL SALTO Cerró los ojos, inspiró profundamente y se lanzó al vacío. Antes de saltar se había repetido una y otra vez que una cuerda tiraría de su arnés y no le dejaría estamparse contra las rocas, pero aun así dudó un segundo antes de lanzarse… ¿Funcionaría esa vez el mecanismo? Sintió el viento como una bofetada cuando comenzó a descender a toda velocidad. Caía en picado hacia las rocas. Intentó no pensar en ello. Sentía la velocidad y la adrenalina le invadía el cuerpo, cerró los ojos, que ya le lagrimeaban y relajó los músculos. Solo fueron unos segundos. Cayó y cayó, y sintió miedo y euforia al mismo tiempo. Cayó, y de repente sintió un tirón. La cuerda, la cuerda lo había parado, lo había logrado. Volvió a abrir los ojos y se secó las lágrimas provocadas por el viento. Parado, colgando de la enorme cuerda, comprobó que solo soplaba una leve brisa. Se balanceó, sonrió y gritó lleno de euforia. De repente miró al suelo y se dio cuenta de que estaba apenas a un par de metros de las afiladas rocas del fondo del barranco. Un escalofrío recorrió su columna vertebral y dio gracias una vez más por estar atado a una cuerda. Comenzó a sentir frío y notó que el arnés se le clavaba. Unos segundos después tiraron de la cuerda y le subieron de nuevo a lo alto del barranco. Una vez arriba, sonrió orgulloso de haber superado su miedo y abrazó a sus amigos. Exaltados y llenos de euforia, rieron como nunca. -¡Lo has hecho, lo has hecho! ¡Te has tirado por un barranco y aquí estás! Tobías da un sorbo a su descafeinado de máquina y bosteza. Hoy se ha despertado muy temprano y se le caen los párpados. Decide tomarse, después de ese, un café de verdad, con toda su cafeína, a ver si le da un poco de energía. Regresa a su mesa de trabajo con el vaso de plástico en la mano y se sienta encorvado. Bosteza de nuevo. Da un último trago al café y lo apura, después se pone a teclear en el ordenador. Debe pasar doscientos informes de los últimos diez años al sistema informático. Tiene trabajo para rato. Lleva trabajando en esa notaría veinte años y se ha acostumbrado a hacer todos los días prácticamente lo mismo, de nueve de la mañana a ocho de la tarde. Lo cierto es que tiene un buen sueldo. Se intenta autoconvencer a diario de que es feliz con su trabajo, su casa y su perro, y su vida que ha sido igual los últimos veinte años. Son ya las ocho menos diez y casi es hora de volver a casa. Comienza a recoger los papeles y abre un cajón. Por casualidad o por capricho del destino se tropieza con una foto olvidada en ese cajón desde hace mucho tiempo. Tobías se para unos segundos a contemplar la foto y el hombre gris en el que se ha convertido recuerda algo del pasado. Siente, por primera vez en el día, algo nuevo. Una punzada en el corazón. Un grupo de chicos sonrientes con cascos y arneses miran a cámara. De fondo el campo, un pantano y algo más allá, un barranco. Recuerda aquel momento, por primera vez en muchos años, al ver esa foto olvidada.

13


Delante de todo hay un chico rubio, pecoso y despeinado. Muestra una sonrisa con dientes y los ojos entrecerrados; pasa el brazo por encima del hombro de otro chico, un chaval de pelo oscuro que parece estar conteniendo la risa. Tobías mira al chico moreno y de repente se le hace un nudo en la garganta y se le nubla la vista. Daniel, su mejor amigo, se mató en un accidente. Fueron un fin de semana a una escuela de barranquismo de la sierra. Sus amigos llevaban yendo ya un par de meses casi todos los fines de semana, pero él nunca se había atrevido, le daba demasiado miedo. Un sábado de mayo, Daniel le convenció para que les acompañara y superara su miedo. Le hicieron saltar el primero, le dijeron que lo disfrutaría, y en efecto, así fue. Les dijo que quería acompañarles cada vez que fueran. Después de él se tiró su mejor amigo, él tenía experiencia y por ello se sentía muy seguro… pero algo fue mal, no fue culpa ni de Daniel ni de nadie. “Esas cosas pasan a veces, a uno de cada cien, o de cada mil, pero pasan”, les dijeron. Pues algo falló, esa debió ser la vez de cada mil que tocaba que hubiera un accidente. Daniel cayó en picado y la cuerda no lo sujetó, intentaron tirar de ella pero ya era tarde. Simplemente lo vieron caer y estrellarse contra las rocas. Después de aquello ninguno de ellos volvió más. Tobías tardó mucho en olvidar lo sucedido, y el buen recuerdo de su experiencia saltando se vio eclipsado por la muerte de su mejor amigo, al que aún añora. Tenían diecinueve años. De eso hacía mucho tiempo. Tobías comenzó a ser muy muy prudente y a llevar una vida monótona y aburrida. Apenas veía a sus amigos. Terminó la carrera y un buen día se puso a trabajar en la notaría y se compró una casa. La foto se traspapeló y acabo en ese cajón polvoriento de la oficina, como un viejo recuerdo, como la polaroid descolorida que era. Tobías suspira y deja la foto sobre su mesa. Se seca las lágrimas y admite que no es feliz, ni una mínima parte de lo feliz que era en ese momento, y es culpa suya. Se arrepiente de lo que hizo, se arrepiente de haber dejado que el accidente de su amigo lo marcara… No hacía falta que se tirara por un barranco todos los fines de semana, pero podía haber llevado una vida diferente… Recuerda lo mucho que disfrutó en aquel salto… Aun hoy, sabiendo los riesgos que conlleva, los posibles fallos que puede haber y el precio que un día pagó su mejor amigo por esos fallos, daría lo que fuera por volver a tirarse por ese barranco, por volver a sentir que está vivo y es feliz al menos una vez más. —— Tobías parpadea. -¿Qué tal ha estado? Alucinante, seguro. ¡Te lo dije! ¡Yo voy después! – oye la voz eufórica de su mejor amigo detrás de él, que le hace volver a la realidad. -¡Sí! ¡Tenemos que volver a hacer esto el finde que viene! Daniel se prepara para lanzarse y los demás le desean suerte.

14


-Daniel, ¡espera! -¿Qué pasa? Estaba a punto de saltar. -Llevas el enganche del arnés con la cuerda medio abierto, ciérralo, despistado. Y apriétalo por si acaso. Ah, y teníais razón… ¡Ha sido increíble!

Lucía Cardiel Celis

Ilustración: Amagoia Lesaga 1º ESO E

15


RUTINA

Cada vez más temprano me levanto dejando a mi pesar mi cama ardiente. El agua del lavabo es un espanto, paréntesis de paz, leche caliente.

Después el tiempo ya se precipita, repito movimientos a diario; hermana, déjame, rápido, quita; acércame la ropa del armario.

Me peino y me perfumo con desgana y llamo al ascensor en la escalera mientras compruebo los libros del macuto.

Andando, me espabila la mañana y juntos, vamos todos por la acera caminando despacio; al instituto.

Francisco Duro Penkova

16


EL TREN El constante traqueteo del tren iba sumiendo al hombre en un estado peligrosamente cercano al adormecimiento. Ya era casi de noche y llevaba despierto desde antes de salir el sol, lo cual era mucho m{s de lo que podía aguantar. ‚Solo un poco m{s‛, se dijo. Observó su reflejo en el cristal de la ventana, deteniéndose en las profundas ojeras que oscurecían su mirada y las blancas canas que moteaban su cabello oscuro. Se pasó una mano por el rostro cubierto de barba de varios días y su primer pensamiento fue acerca del gesto de disgusto que pondría su hija al tocarla. ‚No me gusta, papi‛, diría. ‚Quiero que sea suave, como antes‛. ‚Las cosas ya no son como antes‛, querría decirle él, pero sería incapaz. Intentaría regalarle una sonrisa y la llevaría a la cama, si es que no estaba ya durmiendo. ‚Es demasiado tarde<‛ Ese pensamiento dejó tras de sí una estela de recuerdos que empezaban a resucitar en su memoria, aunque había tratado de enterrarlos en el fondo de su cabeza por todos los medios. Volvió a repasar su imagen, cansada y somnolienta, y se levantó para colocarse frente a la salida. El tren se detuvo con un chirrido suave y dejó escapar al hombre de aquel frío vagón. El tren de las 8:00 llegó con dos minutos de retraso. No era mucho realmente, pero Silvia no quería llegar tarde el primer día de clase. Entró con precipitación en el vagón y se sentó en el primer asiento que vio, al lado de una anciana de pelo cano y mirada benévola. Estaba nerviosa. Pensó en todo lo que dejaba atrás: su casa, sus amigos, su familia< Solo se había cambiado de ciudad, pero sentía como si se hubiera mudado a otro planeta. Una sonrisa acudió inevitablemente a sus labios cuando pensó en su destino. No importaba lo que dijeran los demás, la ingeniería aeroespacial era su sueño desde muy pequeña, aunque hacía solo un año que se había atrevido a admitirlo. Le costó lo inimaginable convencer a sus padres, y más aún conseguir el dinero para pagarse el piso y los estudios, pero por fin estaba allí. En el tren. Camino a hacer lo que más le gustaba en el universo. Sonrió. La chica sentada en frente le recordó a la anciana por un instante a ella misma de joven. Ni siquiera sabía por qué: la chica tenía el cabello cobrizo y rizado, mientras que ella hasta hacía poco lo había tenido negro y suave como la seda. El rostro de la chica, que no pasaría de los veinte años, era redondo y estaba lleno de pecas, mientras que el suyo estaba dibujado con rasgos rectos y duros, con la piel lisa y curtida por el sol, ahora arrugada y cubierta de manchas. La mujer echó un rápido vistazo alrededor. El tren no iba demasiado lleno, y aquello le agradó. Las aglomeraciones de gente la agobiaban terriblemente. El tren abrió sus puertas a un par de personas: una mujer de mediana edad que portaba un libro bastante grueso y un hombre con nariz grande y la piel del color del café tostado. Los dedos largos y esqueléticos de la anciana se aferraron al bolso que reposaba en su regazo como un acto reflejo. ‚Tranquila, Dolores, tranquila. No pasar{ nada. Hay demasiada gente‛, se repitió mentalmente, tratando de calmarse. El hombre se sentó detrás de ella. La mujer sacó una foto antigua del bolso, la observó durante unos segundos y se la guardó en un bolsillo interior del grueso abrigo de piel.

17


Saud estiró las piernas y cerró los ojos. Escuchó el ronroneo del motor, el ruido de pasos, el murmullo de voces que lo rodeaba. Aquella noche apenas había conciliado el sueño, y los párpados le pesaban como si estuvieran hechos de plomo. Tosió. Lo que le faltaba, ponerse enfermo. Un dolor agudo le atravesó el cráneo, insistente, martilleando con fuerza. ‚Necesito un trabajo‛, dijo entre dientes. ‚Un trabajo, no una maldita enfermedad. De eso ya he tenido suficiente‛. Con suerte le darían algo por los dibujos. No mucho, seguramente, pero suficiente como para pagar las facturas. Suficiente para vivir. Un brote de risa acudió a sus labios. ¿Vivir? Ya había olvidado lo que era eso. Distinguió más adelante a un hombre desplomado en su asiento, con aspecto descuidado, casi moribundo. ‚Parece que no soy el único‛. Suspiró. ¿Cu{nta gente estaba viva en el mundo sin vivir realmente? Su mirada chocó con la imagen de un adolescente apoyado en la pared, con los auriculares puestos y una gorra en la cabeza. No se habría fijado en él de no ser por las enormes ronchas que le recubrían los codos y sobresalían por debajo del cuero cabelludo, blancas y escamosas. Un escalofrío descendió por su columna como un relámpago, y apartó la vista. Enseguida se sintió culpable. ¿No era eso similar al racismo? Dirigió de nuevo la mirada al chico, casi con temor, pero se percató enseguida de lo exagerado de su reacción. Enrique se había dado cuenta de la reacción del hombre de la perilla. Siempre se daba cuenta de esa clase de cosas. Suponía que ya estaba acostumbrado. Era lo normal. Desde que los primeros síntomas de psoriasis habían florecido en su cuerpo, la gente había empezado a mirarlo de una forma diferente. Con miedo algunos, otros con asco. La curiosidad era hasta bienvenida en su situación. Suspiró y cambió de canción a una más alegre. El rasgueo de las guitarras inundó sus oídos, pero la sensación amarga no abandonó su cuerpo. Empezaba a hartarse de vivir así. Le había costado mucho tiempo atreverse a llevar las placas de su enfermedad al aire, aún más a plantarle cara a los que se reían de él. Se miró las manos. ¿Tan horribles eran? Él las veía todos los días, pero en ocasiones le producían tanta repulsión que solo deseaba cort{rselas. ‚¿Soy un monstruo?‛, murmuró, apenado. Eso decían sus compañeros. Eso decían las miradas de los demás, de los extraños, de los desconocidos. Eso decía el espejo. Sacudió la cabeza para desprenderse de esos pensamientos, y se encontró en su camino con la mirada de un hombre clavada en él. Aquello le molestó, pero tras unos segundos se percató de que en realidad el hombre no le estaba mirando. Tenía la mirada fija en algo mucho más lejos, probablemente algo que solo pudiera ver él. La veía. Risueña, en su noche de bodas, deslumbrante. Pestañeó y la imagen se disolvió en el aire. El tiempo pasaba demasiado rápido para Gonzalo. ¿Cuántos años tenía ya? ¿47? ¿Tan pronto? Los años dejaron de tener sentido aquella tarde de febrero. El tiempo se detuvo con su respiración, y cuando, unas semanas más tarde, el viento se llevó sus cenizas, el mundo había dejado de girar. Pero aquella mujer no se había ido sin más. Laura le había dejado tres hijos y una casa vacía. Tres hijos que le necesitaban. Y una casa que costaba dinero. La vida le pesaba demasiado desde que ella se había ido, y aquella verdad estaba clavada en su pecho como un puñal envenenado. El tren realizó su recorrido con la lentitud y calma de un río que discurre colina abajo. Poco a poco, todos los viajeros fueron abandonando los vagones, regresando a sus vidas. Horas más tarde, la noche cayó sobre la ciudad.

18


A la mañana siguiente, Silvia entró en el tren como un caballo desbocado. Buscó un hueco con la mirada y se sentó en el primero que vio, al lado de la ventana. Sacó el móvil para mirar la hora y de paso comprobó su aspecto con la cámara. Hoy se sentía algo más tranquila, más segura. Los profesores no habían hecho más que presentarse a ellos mismos y a sus asignaturas, pero le habían parecido agradables casi todos. Los alumnos seguían siendo desconocidos para ella. Tal vez lo siguieran siendo el resto del curso, pero esperaba que alguno fuera una excepción. Se preguntó qué estarían haciendo sus viejos amigos, tan lejos de ella. No había hablado con ellos desde hacía unas semanas ya, y se le hacía extraño. Una duda repentina le asaltó. ¿Y si se olvidaban de ella? Sus caminos se habían separado, al menos en cuanto a kilómetros, y tal vez el tiempo acabara borrando su imagen de sus mentes. Salió de aquel mar de pensamientos en cuanto un hombre se sentó delante de ella, apoyando las manos sobre las rodillas. Iba vestido de negro, lo cual Silvia consideró una mala decisión teniendo en cuenta que tanto su pelo como su piel eran igual de oscuras. Volvió a mirar la hora y resopló. Saud contempló a la chiquilla sentada delante de él. Joven, decidida a conquistar el mundo, llena de esperanzas y sueños. ¿Fue él así una vez, cuando decidió emigrar de su país natal? Apenas lo recordaba. El único momento en el que podía acariciar de nuevo esa breve libertad y felicidad era al coger el pincel, pero la sombra de las deudas le perseguía incluso entonces. El dinero, siempre el maldito dinero. Tal vez debería empeñar algún objeto que tuviera por ahí, aunque fuera un recuerdo de esos que atesoraba su madre. Los recuerdos no daban de comer. Alguna vez se le había pasado por la cabeza mendigar, pero su orgullo enseguida había desechado esa idea. Se fijó en una anciana que acababa de entrar, delgada, algo arqueada. No vio ningún asiento libre así que se puso en pie, ofreciéndole el suyo. Ella le miró con desconfianza, pero aceptó. Saud se preguntó si le compraría algún dibujo. Se preguntó si acaso vería en él algo más que el hecho de que lo hubiera pintado alguien con un tono de piel diferente al suyo. Se preguntó si alguien en aquel vagón vería algo más que eso. Se preguntó qué verían en sus dibujos. Se preguntó tantas cosas, que casi se pasó de su parada. Dolores nunca había conocido a su hermana. Nunca la había visto. Nunca había hablado con ella. Aquella certeza le golpeó como un puñetazo en el pecho, y estuvo a punto de llorar. Sin embargo, se contuvo como pudo. Niños robados. Así los llamaban en las noticias. No pensaba en su hermana desde hacía mucho tiempo, pero el destino le había puesto esa palabra en su camino. ‚La hemos encontrado‛, dijeron. ‚Quiere conocerla‛. ¿Y yo?‛ se dijo. ‚¿Quiero conocerla?‛ Se preguntó cómo sería. Se imaginó una versión suya más joven y bajita, quizá con los ojos de otro color. Verde claro, como su padre. El simple hecho de recordar a su padre provocó que las lágrimas acudieran de nuevo a sus ojos, ya vidriosos y cansados. Pero sí, quería conocerla. Tenía demasiada curiosidad. No sabía si llegarían a tener una relación de hermanas, pero valía la pena intentarlo. Valía la pena, sí. Enrique colocó la mochila a su lado. Aquel día tenía un examen muy importante, y no estaba seguro de saberse el temario. Sacó los apuntes y los repasó por encima, poniéndose cada vez m{s nervioso. ‚Tranquilo, tranquilo. Si te estresas es peor‛. Eso le había dicho el médico. Intentó respirar pausadamente, una vez, otra. Una

19


chica con pecas y unos rizos que le parecieron adorables se sentó en el asiento de delante. Miró su móvil, y luego a él. No pareció asquearse, ni siquiera sorprenderse. Enrique se concentró de nuevo en los esquemas que había apuntado en el papel. —Me acuerdo de cuando di esto —comentó la chica mirando los apuntes y esbozando una leve sonrisa. No había compasión en ella, ni siquiera pena. Era una simple sonrisa: amistosa, amable—. Suspendí aquel examen. —Menudos ánimos—se atrevió a replicar él. ¿Cuántos años tendría? No parecía ser muy mayor. —Bueno, pero ahora estoy estudiando una ingeniería. Ingeniería aeroespacial, para ser exactos. Así que no pasa nada. —La chica volvió a sonreír, y fue una sonrisa sincera y genuina. La más bonita que Enrique había visto últimamente. —Qué guay. Mola. Yo<no sé qué quiero hacer, la verdad. —Pues lo normal —se rio bajito, suavemente—. Yo tampoco lo sabía hasta hace un año. Bueno, miento. Siempre lo supe pero< no lo quise ver. No es una carrera muy femenina, ¿sabes? —Eso es una tontería. No hay carreras femeninas ni masculinas. —Bien dicho —asintió—. Por cierto, me llamo Silvia. Gonzalo los observó en silencio. Así se habían conocido Laura y él, entablando conversación en un tren cualquiera. ‚Debo dejar de pensar en ella. El pasado nunca va a volver, y mis hijas me necesitan. Ya han perdido a uno de sus padres‛. Se repitió estas palabras durante todo el trayecto, hasta que poco a poco fue sintiéndose mejor. Solo un poco. Pero mejor. Pasó el fin de semana, el tren se llenó y vació de extraños pasajeros. Y llegó el lunes, por desgracia para muchos, y por suerte para otros. Silvia se sentó al lado de Enrique y le saludó con una sonrisa. Era unos años menor, pero parecía buen chico. Tal vez llegaran a ser amigos. Aquello le hacía sentirse menos sola. Enrique le contó a Silvia cómo le había ido en el examen. No se había puesto tan nervioso como otras veces, le dijo. —Y si suspendo, no es el fin del mundo. –La vida sigue, cierto —clavó su mirada en él—. Pero no vas a suspender. Saud estaba de pie a un par de metros de distancia, mirándolos con una tenue sonrisa balanceándose en los labios. Aquella escena le había dado una idea para un dibujo que, como el fuego que prende la mecha, había encendido sus ganas de ponerse en marcha. ‚Voy a dejar de estar vivo. Ahora, voy a vivir‛, pensó. El hombre negro no parecía tan peligroso, después de todo. Dolores pasó a su lado y se sentó frente a la ventana. ‚Hoy es el día. Hoy‛. La palabra resonó en su cabeza como si mil voces la cantaran desde todos los ángulos. Estaba emocionada.

20


Apretó su bolso con fuerza. Una lágrima escapó de su ojo derecho, rodando por su mejilla hasta caer en su regazo. Y por un segundo, todos soñaron con algo mejor. Soñaron con un futuro. Por un segundo, fueron felices, mientras la esperanza iluminaba sus corazones. Por un segundo. Luego, la bomba explotó. Aitana García de la Higuera

21


BAJO EL BRILLO DE LAS ESTRELLAS

Yo sin duda era una niña diferente. Desde muy pequeña me habían fascinado los libros .Mis padres me compraron una gran estantería que colocaron en la buhardilla desde donde se podía ver el bosque que ascendía hasta perderse en las nubes. Nubes cargadas de lluvia y la lava negra que formaba grandes acantilados. Pero lo que más me gustaba era mirar las constelaciones que se dibujaban en el cielo al caer la noche. Conforme iba creciendo, mi estantería se llenaba cada vez con más de libros que yo seguía devorando fascinada hasta caer dormida.

Una noche, cuando yo tenía nueve años, estaba leyendo uno de mis libros favoritos y al mirar por la ventana descubrí que un conjunto de estrellas brillaba más de lo normal; me acerqué más al cristal hasta que apareció ante mis ojos una frase que estaba escrita en las estrellas : “He visto tus ojos, que son como estrellas, y mi corazón ha volado hacia ti igual que un pájaro” Retrocedí un poco asustada a la vez que asombrada. ¡Era capaz de leer las estrellas! Me froté los ojos para comprobar si estaba soñando y al abrirlos vi que la frase seguía brillando en el cielo como un rótulo de neón.

22


A partir de ese día me escapaba todas las noches a la buhardilla para ver las frases que me decían las estrellas hasta que un día le pedí a mis padres que si podían subir mi cama a la buhardilla. Mis padres intercambiaron una mirada seria y después de un rato mirándose fijaron sus ojos en mí. Veía cómo todas mis esperanzas se hacían añicos al igual que un cristal. Mi madre con una sonrisa asintió y yo empecé a dar saltos de alegría y salí corriendo hacia la buhardilla para prepararlo todo. Pasaron los meses, pero tanto si hacía viento como si no, tanto si llovía, nevaba o helaba, todas las noches miraba las frases de las estrellas. Cada noche apuntaba en una libreta todas las bonitas frases estrelladas y empecé a hacer historias con ellas.

Una tarde de otoño mi madre llamó a la puerta y me dijo que había venido una persona muy especial a verme. Una cabeza bañada de rizos rubios asomó por la rendija de la puerta y yo corrí a abrazarla. Era Susana, mi mejor amiga. La invité a pasar y mientras yo recogía apresuradamente mis historias hechas con las frases estrelladas Susana me preguntó preocupada: -¿Sandra qué te pasa?¿Estás enferma?¿Es eso por lo que no sales ya a jugar? -No, solo que me paso mucho tiempo con mis libros, últimamente me han traído muchos. -Te conozco bien y sé que no es por tus libros. Cuéntame. -Bueno…esto yo…. Me estaba poniendo muy nerviosa. No le podía contar la razón por la cual ya no salía a jugar porque no me creería y si me invento cualquier cosa se iba a dar cuenta y se iba a enfadar más conmigo. -No te lo puedo contar, lo siento- respondí mirando al suelo. -Pues si no me lo piensas decir será porque no tienes la suficiente confianza en mí para ser mejores amigas. Me voy. No fui tras ella, ¿Qué le podría decir? Si no le puedo contar la verdad. Me tumbé en mi cama y lloré en silencio hasta que me quedé dormida. Me desperté en un lugar extraño que no conseguía reconocer. Encontré un interruptor y cuando lo pulsé apareció ante mí una frase estrellada que decía: “La amistad es la base de la sinceridad”

23


Me quedé pensando en la frase hasta que me desperté sobresaltada, ¡era un sueño! Me di cuenta gracias a ese sueño que tenía que contarle la verdad a Susana así que al día siguiente fui a su casa y la invité a pasar la noche en mi casa. Ella aceptó y a las ocho ya estábamos juntas. -¿Querías saber la verdad, no? -Para eso estoy aquí, Sandra. -Pues acompáñame. La noche era fría y ventosa, y en la calle helaba. Susana y yo nos adentramos en los frondosos bosques que desde muy pequeña admiraba desde la ventana de mi buhardilla y cuando llevábamos unos diez minutos andando me paré en seco. -Por la posición de estas tres estrellas sé que hemos llegado justo donde yo deseaba-dije señalando al cielo. -¿Qué vas a hacer? -Espera y lo verás. Le dije que mirara al cielo y después de un rato esperando vimos rodar miles de luces sobre nuestros ojos y nuestras cabezas. -Lo que me dispongo a hacer-dije con una sonrisa- es algo asombroso.

Sandra Lucía López Fotomontaje: Adriana Zorrilla 1º ESO E

24


ERES. Eres arte. Eres vapor difuso, agua de mil y un sabores, hielo frío y caliente. Eres melodía en silencio, eres silencio cantante, eres poesía a trompicones. Eres mapa blanco, folio garabateado, y garabato imposible de desenredar. Eres caricia cortante, eres mordisco fino, sal dulce y pluma ligera. Eres mentira mascarada y verdad desnuda, eres sonrisa triste y ojeras parlantes. Eres mente complicada y sencilla, eres lío ordenado, zumo de limón y miel. Eres ojos cuentacuentos, eres mirada soñadora, confusión y palabras impronunciables. Eres curva convexa escurridiza y cóncava inalcanzable, eres camino angosto y desértico, eres espejo opaco y pelo desordenado. Eres subida cuesta abajo, eres norte y sur y a veces este, eres fábula única. Eres lucero y abismo, eres abrazo entre sábanas y lluvia de jueves por la tarde. Eres blasfemia y dardo, eres lágrima sincera, eres tensión calmada y pensamientos que gritan. Eres olor fresco, eres té, café y libros, eres alma y vacío, eres alas de aventura y piernas sigilosas. Eres abeja y pereza, eres descontrol otoñal, eres música a las cuatro de la mañana y sollozos melancólicos a las siete. Eres carcajada desenfrenada, eres idas y venidas, eres huir, eres luchar, eres batalla y paz, ave rapaz y liebre, respiración profunda y pulmón de carretera, viento corrupto y brisa ingenua. Eres tan poco y tan tanto. Un infinito antónimo. Marian Moraga Galán

25


EL SILENCIO ES NEGRO Y SACUDE AL ‚DABKE‛ Y LO TIÑE DE ROJO ‚La humanidad debería cuestionarse, una vez m{s, el absurdo e injusto fenómeno de la guerra, en cuyo escenario de muerte y dolor sólo queda en pie la mesa de negociación, que podía y debía haberla evitado. La violencia y las armas nunca podr{n resolver los problemas de los hombres.‛ Juan Pablo II

OCÉANOS DE PAZ -‛Para salvar la vida, unos siete millones de hombres, mujeres y niños han tenido que desplazarse dentro de Siria y m{s de cinco millones se han refugiado en el extranjero‛ (El País. 15 Marzo 2016)-

Frívolo futuro para quien huye de un pasado frustrado, irradian miedo sus ojos y esperanza su caminar.

Estelas en la arena son sus huellas ya borradas, rastro marchito escondido entre ríos de sangre y crueldad.

Muerte, ejecución. Frío, deshidratación.

26


Persecución. Incierto es si amanecerá mañana. Esperanza, ejecución. Lucha, deshidratación. Extenuación.

Y ese Dios, que nada entiende de intereses humanos, es un triste peón más en esta cruenta partida de ajedrez.

Pongo mis pasos sobre otras huellas cuando pido la paz y la palabra. Levanto mis manos blancas hoy manchadas de tinta, y con la fuerza de lo escrito, alzo mi voz: ¡basta ya!

Retumba la rabia en los del refugio inexistente, ruge la indiferencia mientras les arrulla el desamparo y, en el mar de la impotencia, ruegan corazones océanos de paz.

27


DESDE LA DISTANCIA -Carta de una madre a su hijo-

Siempre que quede algo de magia, de ilusión, en ese ir y venir en un sin fin de locuras.

Vuela alto, sueña, seré tus alas de repuesto.

Siempre que mis ojos sigan brillando al imaginar los tuyos, y desterrado el diestro olvido permanezca en mí el recuerdo.

Vive, vuela; ríe, sueña; que yo seré tus alas de repuesto.

Si puedes mantener mi mano entre las tuyas, aunque el presente esté nublado y el futuro sea incierto. Si puedes saltar al vacío y apostarlo todo a la misma jugada;

28


si puedes tener dudas y miedo si salir huyendo no existe y en la voluntad firme permaneces a la espera.

Vive, vuela. Ríe, sueña. Vete, vuelve. Gana, arriesga. Que yo seré tus alas de repuesto, la red cuando las cosas se tuerzan, que estoy aquí para darte fuerza, que no te olvido que yo te quiero que, un paso por detrás, recorro tus mismas huellas, que siempre tienes la puerta abierta. Que no viajas solo, que permanezco a la espera.

29


FRÍA INDIFERENCIA

Vi perderse al sol en el fondo del océano, desgarrado de dolor, ametrallado por metas infructuosas, en homenaje a los que se ahogaron.

Los cuerpos mecidos por las olas hayan pacíficos su eterno descanso; pulmones de agua estancada, duchos destinos sesgados, cientos de esperanzas extraviadas que sacuden desde el silencio la cómoda indiferencia occidental.

El fracaso pone a prueba su entereza y la sombra de la muerte les recorre el alma. Avanzan sin mirar atrás, pero en su recuerdo arrastran a los que ya perdieron.

El horror de la guerra se refleja en sus ojos

30


mientras su futuro se disputa en las sedes europeas. Ganado exportado por intereses económicos, barata y desesperada mano de obra. Se les exige gratitud.

El monopoli de las fronteras sólo cambia la pelota de tejado. Las soluciones se diluyen en la subasta de responsabilidades. Los derechos no existen, la humanidad tampoco; les aprieta la corbata en el patético intento de mantener el cargo y la ciudadanía, aterrorizada, se deja sorprender por la prensa sensacionalista.

Vi perderse al sol en el fondo del océano, desgarrado de dolor, puedo ver en sus ojos el impacto de la guerra y en sus arrugas, cansadas, la preocupación. Tendamos la mano, abramos la puerta, no son el enemigo, son personas perdidas entre la guerra y la paz.

Laura López Solana

31


SIN REFUGIO

El bote en el que nos han subido se balancea tanto que tengo náuseas desde el momento en el que me senté. Mi madre me ha dicho unas cuantas veces que intente cerrar los ojos y dormir, para que se me pase todo más rápido, pero no soy capaz. Conseguimos que nos dejaran estar en la parte de delante porque es donde van las familias con niños, y mi hermano tiene seis años. Samir sí que ha conseguido dormirse, parece que nada pudiera perturbarle; me resulta tan pequeño, ahí tumbado, agarrado al muñeco de Spiderman que le trajo mi padre antes de irse para siempre. Pensar en mi padre hace que el chaleco me oprima aún más el pecho. No puedo dejar de rememorar todo lo que ocurrió cuando le mataron. Íbamos juntos a visitar a un amigo suyo, Neyad, que estaba enfermo. Tan solo caminábamos por la calle, estábamos hablando de un libro, lo recuerdo perfectamente. Yo le decía a mi padre lo mucho que me gustaba, mientras él me rebatía que no era tan bueno. Y en tan solo un instante, un pestañeo, todo se llenó de polvo. Apenas veía siluetas humanas, no encontraba a mi padre por más que gritara. Después escuché los disparos, hubo al menos veinte. El terror me invadía como si me estuviera ahogando en el mar, como si mis pulmones se encontraran llenos de agua y de mí no quedase nada que se pudiera salvar. Me escondí detrás de un contenedor de basura, algo cobarde, lo sé, pero fue lo único que el cerebro me permitió hacer. Cuando los gritos cesaron y escuché cómo se marchaban los coches, me asomé. Había cuerpos en el suelo, el olor de la sangre y el polvo se mezclaron en el ambiente, y vi a mi padre, al lado de un anciano, muerto. De pronto, una niña de la edad de Samir se levanta y señala al horizonte. Sigo su dedo índice con la mirada y me doy cuenta de que ya puede verse la costa de la isla a la que vamos. Parece que otro bote ha llegado antes que el nuestro y hay muchas personas vestidas de rojo ayudando a la gente a desembarcar. Supongo que serán médicos o policías. El hombre con gorro que tengo al lado no lleva chaleco, me pregunto si el mar no le asustará en absoluto y por eso decidió no comprarlo. De repente, un chico algo mayor que yo se ha tirado al agua. Todos los que estaban a su alrededor han empezado a gritarle. Una mujer le ha dicho que todavía estábamos lejos. Y es cierto, todavía podría quedarnos una hora en el bote hasta llegar a tierra firme, pero el chico no ha hecho caso y ha comenzado a nadar. En unos minutos ha conseguido adelantar a nuestra embarcación, pero creo que su chaleco no funciona. Es como si en vez de flotar, le ayudara a hundirse. Todos le miramos consternados mientras se ahoga, pero nadie hace nada. Un súbito balanceo del bote hace que deje de mirar al chico para posar los ojos en el hueco vacío a mi lado. El hombre sin chaleco ha dejado su boina y ha saltado. Me giro rápidamente para intentar cogerle del brazo, pero mi madre me agarra y me doy

32


cuenta de que es demasiado tarde. El señor consigue nadar unos metros, casi alcanza al chico, pero el agua está demasiado fría y las olas no perdonan a nadie. Ambos se están ahogando, con chaleco o sin él, ambos se están muriendo. Sus pulmones se llenan de agua, y sé que eso no se lo desearía a nadie. La orilla está cada vez más cerca y mi hermano por fin se ha despertado. Samir observa detenidamente la costa y me pregunta si es allí a dónde vamos. Le respondo que sí y después se sienta intranquilo, sin dejar de mirar al frente, como si esperara que algo mucho más importante ocurriera. Es un niño, tampoco pretendo que se dé cuenta. La llegada es lo más aparatoso de todo el viaje. La mitad de las personas saltan del bote y caminan por la orilla con el agua hasta la cintura. La otra mitad permanecemos dentro, hasta que las personas de rojo que había visto en un primer momento vienen a ayudarnos. Hay unos cuatro tan solo para nuestra parte del bote, la de delante. Una chica muy alta coge a mi hermano y ayuda a salir a mi madre. Creo que se le ha caído el velo al agua, pero ya le da igual. A mí me tiende la mano un hombre de pelo canoso, pero antes recuerdo la boina a mi lado y la cojo. No sé por qué lo he hecho, pero necesitaba llevarla conmigo; sé que da igual, pero aun así lo he hecho. Una vez fuera, no sé cómo darle las gracias al hombre que me ha ayudado porque no sé en qué idioma habla. Ya en tierra, miro a nuestro bote, a ese trozo de plástico con motor que ha llevado a cuarenta personas hacia una nueva vida. Escapamos de la guerra, de las matanzas que se han cometido y las que están por llegar, de las amenazas, de los reclutamientos, de las explosiones, de las mentiras, de las torturas y de las injusticias. Escapamos de todo eso y venimos aquí porque no tenemos otra opción. Yo no quería dejar mi casa, mi ciudad, mis amigos, mi forma de vida. Por supuesto que no quería abandonar todo aquello, pero tenía que hacerlo. Siento que mis piernas no responden, se me han dormido y caigo de rodillas en la arena. Tal vez el agua que entró en el bote haya hecho que no tengan más energía. Pero estoy bien, en la arena, de rodillas, viendo el bote, viendo a las personas que salen de él, viendo las sonrisas y las lágrimas, viendo a mi familia, a casi toda, sana y salva. Ya solo escucho voces y las olas rompiendo en las rocas, ya no hay sonidos de disparos, no hay bombas. Sé que debería levantarme, pero no puedo. Estoy bien aquí. Me pregunto dónde viviremos a partir de ahora, si iré al colegio, si haré amigos, si estaremos bien. No quiero una casa grande en un barrio lujoso, solo quiero quedarme. Quiero tener posibilidades, quiero que mi padre vea que lo hemos conseguido, que esté orgulloso. Quiero poder ser yo mismo, como lo era en mi casa, en mi ciudad. Quiero que no me juzguen porque tenga poco, o casi nada. Quiero que me entiendan, que sepan que mi religión no es así, no significa matar. Quiero que me respeten, porque yo definitivamente lo haré. Quiero estar aquí, estoy bien aquí. Pero me pregunto: ¿lo harán? Claudia Capasso López Fotografía: Alejandro Tino 1º ESO E

33


PRONTO Saco mis manos de los bolsillos de mi chaqueta y observo la tierra que tengo delante de mis ojos. Ahí debajo se encuentra Yobu. Más bien, sus restos. Lo que formaba su cuerpo. O sea que ya no es Yobu, sólo sus huesos. Por algún motivo, no me deprime pensar eso. O eso quisiera creer. En parte le odio. Incluso muerto, le estoy odiando; empecé a odiarle cuando enfermó, cuando me dijo que su sufrimiento tenía fin. Espera. No está muerto, es cierto. Cierro mis ojos y sonrío.

"Pooku, me alegro de que recibas esta carta. Si la estás leyendo, es porque por fin dejé de sufrir. Sí, me he pasado años -diez, concretamente- diciéndote eso, con esas mismas palabras, 'voy a dejar de sufrir'. Pero por fin es real. No, 'por fin' no. 'Por fin' se dice cuando llevas esperando algo mucho tiempo. Yo he temido tanto este momento...Ya no estoy, ya no estás conmigo, ya no vendrás a verme...Y aún así, me alegro de realmente no estar allí. Porque, quién sabe cuánto tiempo más me hubieras aguantado, con lo egocéntrico que yo soy... Verás, no te deprimas. Sé que no estás llorando. De verdad, no lo dudo ni un poco. De lo que ya no estoy seguro es de si estarás deprimido o no. Quiero decir, sé que no merezco tanto la pena como para derramar unas lágrimas por mí, pero a lo mejor crees que me equivoco y estás pensando "idiota, mereces más que eso, para de decir eso". Por favor, espero estar equivocándome; no quiero que te rebajes tanto por mí, con lo poco que yo he sido...

Oye, de verdad, no llores. No me llores nunca. Tú eres el que ve el vaso medio lleno, ¿no es así? Será que por un día me has pegado eso de ser positivo y estoy escribiendo mi carta de despedida intentándolo ver como tú. Así que tienes que seguir viéndolo así, y si no, llena tú mismo el vaso. Míralo así: no es que no esté. Sí que estoy, ¿verdad? En tu mente, en tus recuerdos, en tus pensamientos. Estoy cada vez que me recuerdas, cada vez que me piensas. Lo único que no está es mi yo material. Pero lo importante sí está. Lo importante es que mis recuerdos te persiguen. Si te atormentan, lo siento, aunque dudo que ése sea el caso. Con lo tranquilo que siempre has sido, ¿cómo va a haber algo que te perturbe? Nunca cambias. Y nunca lo hagas. Recuérdame siempre que quieras, piensa en mí siempre que lo necesites, ven a visitarme siempre que te apetezca. Ya sabes dónde vivo ahora, y dónde estaré para el resto de mi eternidad. Quisiera que ése no fuera el sitio, pero al menos hay vistas bonitas, ¿no? Eso pedí. Levanta la vista de este papel. Vamos, hazlo. Exacto, delante de ti está ese horizonte que solíamos mirar juntos, ¿verdad? Incluso si levantas más la cabeza, verás ese cielo de cuando te dormiste en mi casa. A lo mejor no lo ves igual, pero te aseguro que es el mismo. Ah, no, espera, ya lo debes saber. Ya no eres aquel joven que escuchaba sin entender las cosas. Ahora eres un joven, o al menos más joven que yo, que sabe muchas cosas. Pero nunca sabrás por qué me iré. Y tampoco hace falta que lo sepas. Con que sepas que ya no me verás más es suficiente. No quiero aburrirte con mis historias

34


incluso después de muerto. Oh, vaya, 25 años evitando esa palabra, y en mi carta voy y la escribo. Habrá que ser estúpido... Lo último que quiero decirte cuando me vaya es algo que recuerdes por siempre, pero no sé si lograré ser tan impactante; ni siquiera sé si recordarás alguna de nuestras conversaciones, o algo de mí, pero yo quiero dejar huella. Más bien, quiero que lo último que salga de mis labios vaya dirigido a ti, y sea algo importante. Sin duda, te soltaré alguna tontería, pero por lo menos habré intentado dejar constancia de que hice lo que pude. Así que, bueno, te diré todo lo fundamental en esta carta, aunque varias cosas ya te las he dicho. Más que nada, cuídate mucho. No malgastes tu vida viniendo a visitarme todos los días, porque no volverás a ver mi cara. No malgastes tu vida cuidando de alguien como yo, porque soy alguien egocéntrico. No hagas cosas de las que te arrepientas, aunque sé que no lo harás. Por cierto, estos últimos días me he encontrado mejor, por eso me he levantado de la cama cada vez que te vas y me pongo a escribirte esto. Sí, escribirte una carta es tan complicado... Llevo días pensando qué decirte, pero ahora que apenas te digo cosas, contarte algo parecido a mi testamento es muy difícil. Hay una última cosa que creo que debo decirte y que también creo que nunca te dije con las palabras que merecías escuchar. Claro que...ahora nunca las escucharás. Las leerás. Sé que no es lo mismo... Lo siento infinitamente. Gracias. Por escucharme durante 25 largos años. Por venir a verme cada día pasara lo que pasara. Por cuidar de mí estos últimos años. Por soportarme. Por no cambiar de actitud. Por mirar conmigo los atardeceres. Por sentarte conmigo en la puerta de mi casa. Por no irte nunca sin que yo te lo pidiera. Por hacer todo lo que te pedía. Por permanecer siempre en ese estado de conciencia, rectitud y de hermano mayor pero a la vez de hermano pequeño. Lo siento. Por haberte abandonado. Por no poder quedarme más tiempo. Por no haber escuchado todas tus historias, tus opiniones. Por no ser como tú. Por tener que cuidarme. Por soportarme. Por cansarte. Por hacerte venir a mi casa cada día. Por suplicarte con la mirada que te quedaras. Por entender esas miradas incluso sin entenderlas de verdad. Por no haberte permitido entrar antes en mi casa. Por haberme hecho caso. Por haberte hecho que me escucharas. Por haber delirado contigo delante. Por haberte hecho cuidar de un estúpido como yo. Por tener que llamarme 'mejor amigo' y que la gente pensara que eres raro. Por no haberte hecho caso. Por usarte.

Por supuesto, mis disculpas son mayores que mis agradecimientos. Debes entenderlo, siempre me he sentido mal por hacerte esto, pero sentía que debía hacerlo, no quería quedarme solo. Sólo quiero decirte que siempre he creído que eras el ala que me faltaba para poder volar. Y que, aunque haya tardado mucho tiempo, por fin puedo volar con libertad. Gracias." Vuelvo a doblar esas hojas que siempre llevo encima, y las guardo. Levanto la vista hacia el atardecer una vez más. Irónicamente, cuando llegué allí estaba

35


amaneciendo, pero no me importa haber pasado todo el día con él. Me pongo en cuclillas, y noto la leve presencia de Yobu bajo mis pies. Sonrío, bajo la mirada y toco la tierra. Cansado, me levanto. Definitivamente, es la última vez que miro esa puesta de sol. Me coloco dos dedos en la frente y le digo "adiós", sonriendo todavía, tras lo cual los retiro rápidamente. Me doy la vuelta y me dirijo a la estación. Mientras espero el tren, apoyo mi cabeza en la columna que hay a mi lado. Nunca podré escuchar ese "gracias" que él me decía, pero recuerdo perfectamente su voz, así que podría imaginármelo. Pero no hace falta. No está aquí, pero su esencia sí lo está. Sus palabras escritas también. Todo lo que siempre quise escuchar ahora lo tengo guardado de manera permanente.

El tren llega. Me subo a él y me siento en mi sitio, al lado de la ventanilla. Miro al cementerio una última vez mientras la luna se despide también. Veo una figura apoyada, mirando hacia ella, pero como sé que no es real, sonrío. Cada vez mi mente me juega peores pasadas. Lo bueno es que me queda poco para volver a verle. Laura Ballón Jiménez, 2º Bachillerato

36


SENCILLA FELICIDAD

He nacido en Anantapur, una de las regiones más pobres de la India. Aquí las de mi especie vivimos bien, pues, desgraciadamente, es un buen lugar para nosotras, las moscas. No me gusta lo que veo a diario. Vivo en una pequeña aldea asediada por la pobreza y las enfermedades. Hay mucha suciedad, sequías e inundaciones. Nosotras somos muchas debido a que hay infecciones en las casas, excrementos en las calles y la muerte acecha en cada esquina. Nadie podría imaginar que entre tanta miseria, revoloteando entre la gente, haya encontrado a la niña más bella del mundo. Su pelo negro brilla y me deslumbra. Sus ojos, también negros y enormes, transmiten paz cuando me miran. Su boca tiene unos preciosos labios, que sonríen todo el día. Es menuda y me gusta revolotear a su alrededor. Ella me espanta suavemente con su diminuta mano, y sigue sonriendo. ¡Por fin un poco de felicidad entre tanta miseria! Raquel García Gómez-Monedero

Ilustración: Mercedes Ramos 2º ESO C

37


LA SEGREGACIÓN DE LAS MARIPOSAS Érase una vez una mariposa llamada Eva. Eva nació con un par de majestuosas alas blancas, las más bonitas que pudieras imaginar. Sin embargo, a medida que iban creciendo, le enseñaron a esconderlas. Eva no alcanzaba a entender por qué su hermano mayor, al contrario que ella, no tenía que ocultarlas. Pasaron las semanas y su hermano aprendió a volar. Ella siempre se quedaba posada en el suelo, y disfrutaba viendo la majestuosidad con la que volaba su hermano, y, en secreto, soñaba con el día en que ella pudiera hacer lo mismo. Sin embargo, sabía que ese día nunca llegaría, pues las mariposas hembras tenían prohibido volar. Un día decidió romper las reglas, y en mitad de la noche desplegó las alas por primera vez en su corta vida, y supo lo que significaba la libertad. Pero demasiado había durado la aventura, pues de repente se vio atrapada en las redes de un cazador de mariposas. Álvaro Rincón

38


METÁFORAS

UN ALFILER

Alumnos de 2º de ESO

Astilla de metal Fideo metálico Un hombrecillo sin extremidades Un chupachups que pincha La i que siempre se te clava Astilla colosal

UNA CUCARACHA El azabache de tus ojos Es un animal que tiene buenas y malas rachas

UN CHARCO El espejo del suelo El mar de las hormigas Profunda piscina intermitente Las lágrimas de las hormigas Efímero espejo Es la piscina del otoño Mar en miniatura Recuerdo de la lluvia

39

Ilustración: Sofía Gómez 1º ESO C


EL COLOR BLANCO Es el color de la nada El guerrero de la limpieza La soledad Es el algodón del cielo Nieve derretida La oveja negra de los colores Es la novia de los colores Es una perla extensa El color blanco se queda pegado a la nieve

Ilustración Violeta Fernández 3º ESO E

EL CORAZÓN Lo único que necesitamos para sobrevivir en una isla desierta Es el primero que se enamora

Ilustración: Clara Coruña 1º ESO C

40


LA PLAYA Es el remanso de tu abrazo Es la incubadora de las tortugas La alfombra de entrada al mar Es la piel del mar

LOS MACARRONES Son las tuberías de la pasta Son los dedos huecos que se comen

Ilustración: Patricia Martín 1º ESO A

Ilustración: Marco Antonio Prieto 2º ESO A

EL MELÓN Es la cabeza más fresca En rodajas, es la más bella sonrisa

Ilustración: Tania Bouhaben 1º ESO E

41


LA NATA La nieve de las fresas La nieve que cubre los pasteles La nieve que se posa sobre el papel La espuma de las nubes Es la hermana pesada de la leche Es la peluca de los batidos En el chocolate, es como la nieve en la montaña Es una niebla de leche Es la luna de las tortitas Ilustración: Blanca Arranz 1º ESO A

LA SOMBRA Nuestra gemela de la oscuridad Actúa de guardaespaldas cuando nos da el sol Es el lado oscuro que nos persigue LAS GAFAS Son los guardaespaldas de los ojos LA PERSIANA Son los párpados de tu habitación La peluca de la ventana Ilustración: Adrián Fernández 1ºC

EL MAPA El mundo en miniatura Una ciudad aplastada Es la foto de la Tierra Un selfie de la Tierra

Ilustración. Lucía de la Iglesia 1º ESO C

42


UN PLATO DE SOPA Es la sauna de los insectos La paloma de la mano El antiguo GPS Brújula de papel Volcán de lava ardiente

Ilustración: Pedro Hernández 2ºC

UN CUBO La piscina del aire Caja de proporciones mágicas El sombrero de la fregona Bebe agua Cuadrado en 3D Es una medusa de plástico

UN SUSPIRO Ilustración: Jorge Calderón 2ºC

El huracán de los mosquitos Es el viento de la boca Es un beso que se piensa, pero no se da Es el aire cuando nace La sorpresa que te llega al corazón El aliento de la tristeza Es la brisa más pesimista Es el descanso del viento

UNA ESPERANZA La llama que crece en nuestro pecho Es el último pétalo de una flor deshojada Es el caballo que torta hacia la victoria

43


Ilustración: Julio Martín 2ºA

EL MAR Cielo acuático La sábana de la playa Es el cielo en la tierra Le sirve de espejo a la luna Territorio infinito

LA MESA Es un perro de madera Es la cabeza de la alfombra Tortuga sin cabeza

LA GORRA LA CATARATA

La bandea del mástil Sombrilla portátil Techo temporal La manta de nuestro pelo Es el cascarón que no tuviste al nacer La pista de skate para los insectos El quitasol más eficaz Es un parasol

Lluvia de ideas hecha agua Un río boca abajo Es la cortina de una cueva La lengua burlona del río La persiana de las montañas Sábana tendida desde lo alto de las rocas Es el salto al remanso de tu regazo El llanto de la montaña

44


UNA AVERÍA Es un crucigrama sin resolver La herida de la casa Es la herida de una máquina Es el sueño roto de un poeta Es la evidencia de que nada es perfecto LA SONRISA Es una curva que lo endereza todo Es el número de serie de cada persona

Ilustración: Antía Alonso 2ºC

UN ASCENSOR El cohete a corta distancia Lanzadera a escala doméstica Nos eleva al cielo de los sueños Es un metro en vertical El mejor lugar para un momento incómodo

EL ARCO IRIS Bóveda de cañón multicolor Puente multicolor entre las nubes La bandera del orgullo gay natural Puente multicolor de las aves Mezcla perfecta de dos polos opuestos Es la sonrisa del cielo El lapicero del cielo

LA FIEBRE Es una estufa natural Calefacción central de las células Es el calor que nos hace sentir frío

Ilustración: Andrea Luis Flores. 2º ESO D

45


UNA OPERACIÓN MATEMÁTICA El quirófano de signos y números para extraerles el resultado Un dilema existencial Música compuesta con números Es el vómito de los unicornios Bandera de la alegría Es una operación de números ‚a corazón abierto‛

UNA HUELLA El mapa del tiempo Llanura diminuta Ilustración: Mercedes Ramos 2ºC

UNA RUEDA Una serpiente que se muerde la cola Es el culo de un todoterreno O veloz

UN FONTANERO El mago de las aguas

UNA BALLENA La fuente del mar ¡Los gigantes no siempre son malos! Siempre va llena La boca del metro del mar Es el toro del mar Es un grifo con vida

Ilustración: Mario Sahagún 2ºC

46


UN ESTORNUDO Una lluvia diminuta Ráfaga de aire con lluvia Es el ascensor de los virus Es una expresión de asombro que se escapa de la boca

Ilustración: Iván Ramírez 2ºC

EL MANTEL La alfombra mágica de los platos El babero de los espaguetis Es la sábana que arropa la mesa El disfraz de la mesa Es el pelo de la mesa Guardaespaldas de una mesa La mesa se viste elegante UNA MIRADA Conversación sin palabras Mensaje sin voz Cuenta más secretos que las palabras LAS OREJAS Ilustración: Laura Durán 2ºC

Caracolas sonrosadas Son las asas de la cabeza la letra C en la cabeza Son los radares de los mosquitos Las cámaras de fotos de los sonidos El radar de la música

47


UN SACACORCHOS Es un tipo de metal Saca a pasear las burbujas del champán LA BUFANDA Es la horca de los inviernos La pulsera del cuello Es el nudo de tu cuello Es el anillo del cuello

LA PALOMA Es el guasap de la Edad Media Ilustración: Luis Redondo 2ºC Es la persona más asustada de la ciudad La paloma blanca debería estar en las banderas de todo el mundo.

EL AMANECER La media naranja del desayuno Es la sangre del día

Ilustración: Sofía Gómez 2ºE

48


EL GATO En la fría y oscura noche, se recorta en silueta una figura;

Los gatos han vuelto.

salta y se sube al coche,

Los veo desde mi ventana;

maúlla con amargura.

se intuyen todos tan siniestros hasta que llega la cálida mañana.

En los solitarios callejones, cruzan como sombras desconocidas, se comportan como ladrones que sólo buscan soledad y comida.

Los gatos han vuelto. Los veo desde mi ventana; se intuyen todos tan siniestros hasta que llega la cálida mañana.

Sobreviven como pueden, a base de garra y zarpazo; exponerse a la gente no deben si no quieren acabar en su regazo. Ilustración: Alicia Díaz 1º ESO A

Dioses nocturnos y ágiles, que guardan la oscura calle de noche; son buenos y capacitados, hábiles, vuelven a maullar desde lo alto del coche.

Ilustración: Irene Rodríguez

49


HIELO Cristal de agua real, escudo de plata fría, sensación deslumbrante; leal tren con sólo una vía.

Ejército de blanca ceniza, uniéndose cristalina fusión; de copos blancos de caliza en un glaciar de sensación.

Manto polar de témpano celeste, candelizo tiritante derritiéndose; umbría soledad que de luz se viste, carámbanos del recuerdo cayéndose.

Masa de reflejos esperanzadores, deslizándose por la pendiente de diamante, de su ilusión son cazadores el soplo y la escarcha liante.

Gélida lengua que congela mi mirada, invierno abrigador y siniestro, superficie pulida y abrillantada; por la que doy mi manifiesto.

50


Río por todo lo que espero, sueño por todo lo que anhelo, como un castigo severo; camino sobre mi amigo el hielo. Javier Encinar

Ilustración: Javier Encinar 2º ESO C

51


ENCIMA DE LA MESA Y OTROS POEMAS María García Zambrano

Encima de la mesa Todo el amor que me diera mi madre encima de la mesa, el patio del colegio, su bullicio, el terrible silencio de mis ojos, es imagen ahora para decir. Con los pliegues de mi falda y el algodón de azúcar escribo algo sencillo: el despertar de todo, mirada de cíclope, el aleteo del mirlo, el recorrido pertinaz de esta sangre antigua. (c) Menos miedo (Editorial Torremozas. Premio Carmen Conde 2012) .....

2012 ‚Todo se reduce a la esperanza.‛ Daisaku Ikeda

Oscuros pero no. Que el gusano no siga mordiendo en el hueso. Ha venido la madre, el padre, la hermana para cantar y será niña y tendrá tus labios y dirá una palabra y creará una estirpe de fe. Oscuros pero no.

52


Que el topo no escarbe más en tu vientre. Ha venido el poeta, la pintora, el bailarín para crear y será un árbol y tendrá flor y dará sombra y creará el surco donde la vida. Oscuros pero no. Que el banquero no se lleve estos dientes de leche. Ha venido el minero, la cirujana, el labrador para abrir y será un pájaro y tendrá horizonte y traerá el vuelo y más. (c) Menos miedo (Editorial Torremozas. Premio Carmen Conde 2012) ---------Soy la dulce letanía de los niños muertos en este hospital. La silenciosa que seca sus lágrimas. La que reza por cada neonato. Soy el asombro el miedo el ahínco el paso firme por baldosas que se mueven. (Mis labios pueden amar la espina besar los bordes afilados de la rosa). Soy la madre asistida por la madre y firmamos el armisticio con los bisturíes. (Mi cuerpo se bate contra la patología). Soy la escriba que registra el latido de una vida encarnada en la magia. (Las manos no se ahogan en un mar que anega camillas y goteros). Soy recipiente de un líquido inflamable. La tierra el surco el árbol la luz alógena de este amanecer. (Hundo mis pies en lo real y te libero, hija mía, de los falsos sabios). (c) La hija, Editorial El sastre de Apollinaire. 2015

53


CARMEN Canta la ciudad, de Sol y de sal, la paz del andar, la voz del laúd. El río que fluye, consume verdades, y aprende el oído… …sabe el son-reído.

Viaja el tiempo solo, en el lento encuentro, agua de deseos, fuente del olvido.

Arcaica poesía, regresa al cerebro, los engaños mata. purifica gestos.

Desde la colina, se ve el firmamento, agua cristalina, que llena el silencio.

Daniel Zapatero Benavides

54


EL OLIVO Y LA FUENTE Un soneto me pides, compañera, y pienso en esa fuente, y ese olivo que esquivando el peligro deportivo ostenta verdinegra cabellera.

Casi siempre entre fiera escandalera mantiene pertinaz su porte altivo; por eso este poema intempestivo que te dedico a ti, Carmen Solera.

Antiguallas, vestigios del pasado, de ese Gran Capitán serán reclamos, ¡vieja estampa del árbol y la fuente!

Son reliquias acordes al estado del centro en que, discretos, laboramos, en mitad del gritar adolescente.

Antonio Lisón

Ilustración de Jessy Stefan. 2º ESO E

55


CALIGRAMAS:

Caligrama de MarĂ­a Bariego

Caligrama de un coche de Daniel Guerra

56


Caligrama del Instituto de Marta Ji GuillĂŠn

57


VIDA DE PERROS (basado en una historia real)

Eran las dos de la madrugada y todavía no había conseguido conciliar el sueño. Estaba muy cansado, pues había sido un día de trabajo muy largo. De repente oí a mi vecino Max. Me preguntaba qué tal me había ido el día. Le contesté que bien, pero que estaba agotado. Me dio las buenas noches y le despedí con un gran ladrido.

Permitid que me presente, me llamo Brandon y soy un labrador retriever de pelaje negro. Soy muy obediente. Vivo en Talavera, en el piso de mi dueña, Pilar. Es una persona muy sociable y cariñosa. Lo que más me gusta es cuando me acaricia detrás de la oreja… ¡Es como si estuviera en la gloria! Aunque no lo creáis, soy un perro con oficio, y es que trabajo en una compañía llamada Kodama TEAA (Terapia y Educación Asistida por Animales). Todos los miércoles, mis siete amigos y yo, acompañados de nuestros dueños, viajamos a Madrid para ayudar a aquellos que lo necesitan. Nuestra función es asistir a los hogares de las personas enfermas o que necesitan ayuda. Yo ayudo a los niños pequeños a perder la vergüenza y a enseñarles a leer. Era un soleado miércoles de diciembre. Seis horas después de haberme dormido, me llegó el apetitoso olor de las tostadas que se prepara Pilar para desayunar ¡No hay quién se resista! A pesar de todo a mí me encantan los miércoles, son una auténtica aventura. Después de desayunar, empiezo a ladrar para que a mi dueña no se le vaya la hora. ¡Los humanos son unos despistados! Deprisa y corriendo viene Pilar y me engancha la correa. Para que lo sepáis, es ilegal dejarnos sueltos. Ahora llega la parte que más me gusta: mi ama y yo nos acercamos a la estación de tren para ir a Madrid. Me encantan los trenes. Son unos bichos enormes con ruedas gigantes y ventanas colosales que te llevan de un lugar a otro. ¡Me lo paso pipa! Durante el viaje no puedo evitar mirar por la ventana. Es impresionante a la velocidad que nos movemos. Observo el vagón y veo que todos los humanos están mirando una pantalla que sujetan con sus manos o se ponen unos círculos enormes en las orejas. ¡No sé qué hay de interesante en las pantallas! De todas formas yo prefiero observar el paisaje. Después de un ajetreado viaje llegamos a Madrid. Lo sé porque la voz de una

58


señora atrapada en las paredes del vagón dice: ‚Próxima estación, Madrid‛. Nos damos prisa para que no se nos cierren las puertas y llegar lo antes posible. Este día no lo olvidaré en mi vida.

Madrid no es que me guste mucho. La verdad es que hay demasiados carros con cuatro ruedas y tubos de escape enormes circulando por la ciudad. ¡No paran quietos! Además se respira mucho peor que en Talavera, ¡el aire huele a gasolina! Yo no sé muy bien si estos humanos huelen muy bien, porque ¡ni se inmutan! Lo único que me gusta es que hay muchos de los de mi raza. ¡Por fin llegamos a nuestro destino! Cuando nos abren la puerta, me quedo un poco asombrado porque no veo a ninguna niña. Más tarde, me doy cuenta de que está escondida detrás de su madre. Pilar habla con la madre. Oigo algo de que no habla nada y que no se suelta de su madre en todo el día. Después de un rato que se me hace eterno, Pilar me dice que me siente a su lado. De repente, la niña empieza a acariciarme y a darme besos. Como por arte de magia comienza a hablar y a contar lo que le gusta. Por el rabillo del ojo puedo ver cómo una gota se desprende de los ojos de la madre. A mí me encantan estos momentos, me siento muy bien. La niña se pasa horas sentada a mi lado acariciándome y hablando, hasta que llega el momento de irme a casa. Pilar le da unas indicaciones a la madre para que trabaje con ella a lo largo de la semana. La niña y yo nos despedimos y llega la hora de volver a casa. La calle está muy oscura y bastante solitaria. En el trayecto de vuelta ya no puedo observar el paisaje porque está muy oscuro, por lo que me dedico a llamar la atención de Pilar, que me responde acariciando mi oreja. Me da una golosina de las que me encantan y me dice que me he portado muy bien. ¡Al fin llegamos a casa! Álvaro nos espera con la cena hecha. Por la noche no puedo dejar de pensar en la felicidad de la niña mientras yo estaba a su lado. Ese es uno de los recuerdos que no se borrarán de mi memoria en la vida. Da gusto ayudar a las personas. ¡Tengo unas ganas tremendas de que sea miércoles otra vez! Pero para eso tengo que disfrutar al máximo de los seis días que hay por delante…

Pedro Hernández Navarro

59


INSTRUCCIONES PARA ATARSE LOS CORDONES

A la gran mayoría de las personas les resulta fácil y sencillo atarse unos insignificantes y simples cordones de cualquier tipo de calzado, pues a mí no. Me resulta complejo, a la vez que aburrido. Como creo que no soy a la única persona de este planeta a la que le ocurre este suceso, he decidido escribir unas instrucciones o manual. Lo haré para todas aquellas personas incomprendidas como yo, para esos niños pequeñitos a los que todavía nadie les ha enseñado a atarse unos cordones y para esas madres desesperadas que no encuentran la solución para que sus hijos se los aten y así no pisárselos. Porque ahora veréis cómo se os hace más ameno, verás de otra forma el tener que hacer esto día a día y conseguirás lo que quieres: atártelos. Para ello debéis seguir estos pasos: 1. Agarrar el cordón derecho con tu mano diestra y el cordón izquierdo con tu mano zurda. 2. A continuación, debes estirar los cordones hacia la parte superior, para así poder apretarlos. A tu gusto, apriétalos más o menos, para que te quede con comodidad. 3. Una vez éstos estén apretados, el siguiente paso será buscar el punto medio del zapato y ahí cruzarás los dos cordones, en un punto de intersección. 4. Ahora coges uno de los cordones y lo divides en dos o por la mitad y sitúas la parte del herrete en la que empieza el cordón. Y con el otro cordón, igual. Al resultado de este proceso, lo llamaremos orejitas, cada uno de los cordones. 5. Y por último unes las dos orejitas del conejo mediante un nudo y el conejo habrá entrado en su madriguera, que de forma real es esa lazada perfecta que tanto habíamos deseado. Javier Ramírez Frutos

60


CRIATURAS ÍGNEAS No sé si será una buena idea escribir sobre las cosas interesantes que vi en mi expedición por una isla desconocida del Pacífico Norte. Cuando lean esto los del Consejo de Investigación no sé si se lo creerán. Pensarán que fue un insignificante sueño fantástico o una historia inventada, sin un punto realista, que tuve en la isla, pero no: todo lo que relate será verdad. En todo caso, son libres de creer. Como iba diciendo, fui a investigar una isla desconocida situada al norte del Océano Pacífico yo solo. Llegué a este lugar misterioso volando en un pájaro gigante que tomé prestado hace un mes, más o menos. La ínsula tenía unas dimensiones bastante grandes, paisajes muy bellos y muchas selvas verdes. Pero lo que más me sorprendió fue el gran volcán que había justo en su centro. Era muy alto, de aproximadamente 3.000 metros. La roca era de color negro. Su pico era de un color grisáceo, parecido al de la ceniza, del cual salía un humo blanco. Alrededor de su ladera había una especie de río que lo rodeaba. Parecía la montaña un dedo con un anillo azul. Impresionante sería la palabra que buscarías si vieras la isla. Pasó un tiempo desde mi llegada, aproximadamente unas dos semanas, y ya había construido mi propia casa. Conseguí alimentos y encontré diversos animales desconocidos para nuestra civilización. También descubrí nuevos alimentos y metales, con los cuales me creé un arma parecida a una espada. Era muy resistente y me servía para defenderme de cualquier peligro o amenaza. Ya podía empezar a integrarme en la isla sin grandes dificultades. Me preparé para caminar entre la maleza de la isla y partí hacia el corazón de la ínsula. No llegué hasta el centro el mismo día que inicié el recorrido; por lo tanto, tuve que acampar en medio de la selva. Por suerte, encontré una especie de ruina. ¿Significa que aquí hay o hubo personas? Esa pregunta me la respondieron los restos de un templo. El interior era amplio. Sus esquinas poseían estatuas de un fénix y, lo que más me sorprendió fue encontrar en sus paredes dibujos tallados con algún significado que no entendí a la primera. Lo estuve observando durante mucho tiempo hasta que entendí lo que ponía. Decía: “En la noche de luna llena, del volcán surgirán criaturas de fuego que acecharán en la oscuridad. Unas serán pacíficas, pero otras serán agresivas”. No me lo creí hasta que, ese mismo día por la noche, se iluminó la entrada del templo un instante. Caí en la cuenta de que ese día había luna llena. ¿Entonces esa iluminación que surgió de la puerta era uno de esos monstruos de fuego? Pensaréis que habría alguien en la isla cruzando la selva con una antorcha, pero os puedo asegurar que no era una persona. Emitía mucho calor corporal, tanto que sentí que el templo empezaba a arder sin fuego. Salí para observar esa figura ígnea de cerca, aunque más bien ella me vio a mi primero. Era un gran dragón hecho con lava y fuego. Parecía que le había enfadado y vino a por mí. Rápidamente entré en el templo para refugiarme, aunque no sirvió para nada, pues él entró también. No podía salir de las ruinas, creí que iba a morir hasta que empuñé mi espada y me lancé contra el dragón con el único objetivo de matarlo. Solo fue una estocada en su corazón para derribarlo. Lo había matado con

61


el arma que creé; quizá el mineral que aporté a su montaje era resistente a la lava. Dejé de pensar en lo que pasó, decidí recoger todas mis cosas e irme a la casa que construí. Mientras llegaba allí, alcé la vista al cielo y vi unas criaturas parecidas al animal mitológico fénix. Cambié de encuadre visual hacia el volcán y observé que surgían de él animales ígneos. Al ver todo esto quise investigar más sobre este fenómeno, pero tenía que llegar antes a mi casa. Me oculté allí toda la noche hasta la mañana siguiente. Estaba aterrorizado y sorprendido por lo que había visto el día anterior. Me asomé a ver lo que había en el exterior. Estaba todo en orden a simple vista pero, si mirabas fijamente, había huellas de animales desconocidos. Todo lo que había pasado hizo que tuviera mucho apetito de investigar lo que había en la isla y su historia. No me lo pensé más veces. Tenía decidido qué hacer; me quedaría allí hasta desvelar todos sus secretos. Actualmente estoy estudiando elementos que encuentro en la isla ya sean seres vivos, minerales o el volcán, pero no he avanzado gran cosa. Seguiré con todo el estudio de la isla. Os envío la nota con un ejemplar de ave nuevo que he adiestrado para comunicar descubrimientos del lugar al Consejo de Investigación.

Irene Rodríguez

Ilustración: Laura Durán 2º ESO C

62


…TÁ NA HÉIN INA GCODLADH… (Los pájaros están durmiendo).

El Sol brillaba sobre el abierto mar. Silencio roto por las olas de la mañana y olor a sal. El viejo Seán observaba nostálgico el balancear de las barcas del puerto. Tomó una larga calada de su pipa y saboreó su compañero de soledad, el tabaco negro que cultivaba en su jardín. La ciudad inhalaba el viento gélido y espiraba su encanto portuario, sus puentes, sus colinas, su ría. Seán miró hacia la catedral, que se vislumbraba en lo alto, coronando la ciudad de Cork ante el océano. El viejo marinero se encontraba sentado, escuchando la poesía del agua entre las rocas negras. Se desnudó lentamente y se zambulló. Era una zona tranquila, y el agua helada hacía que Seán moviese sus miembros con gran agilidad para la madurez de su cuerpo antiguo. Tomó una bocanada de aire y se sumergió en el bravo mar. Sobre la barandilla que separaba el mar de la carretera se hallaba colgada su ropa, vieja y descolorida. Un abrigo marrón que podría calcularse de unos cincuenta años por su aspecto, unos viejos zapatos negros a los que poco les faltaba para ser grises. Al lado del abrigo se encontraba su pantalón gris y su camisa verde. Seán siempre llevaba su camisa verde con sus tirantes naranjas. Hoy no llevaba sus tirantes. En la barandilla estaban posadas sus gafas en una funda, bien cuidada; y en el bolsillo del abrigo, la pipa, consumiendo las últimas briznas de tabaco, desprendía un agradable olor. Aunque eran las nueve de la mañana, la calle estaba desierta. Era sábado y, salvo los marineros, la mayoría de los habitantes de Cork se encontraba disfrutando de un merecido descanso. Cerveza negra y canciones. Céltica mirada en el cielo. Sólo había un joven caminando por la calle. Su nombre era Connor. Pelo negro, pecas y ojos azul hielo tan musicales como fríos. Diecinueve inviernos le seguían; alto y esbelto, sensual a cada paso. Mirando a todas partes y sin ver absolutamente nada se tranquilizó y se apoyó en la barandilla. Muy despacio fue recobrando la vista y cesó su ceguera, como el instante en el que una hoja abandona su rama para acariciar el viento del otoño. Comenzó a escuchar al mar y rápidamente se desnudó. Pasó de un brinco de la barandilla a las rocas y, con un enérgico salto, entró como un cormorán cazador en el agua. A diferencia de Seán, Connor no sintió sino calor, ardor, el infierno. Se alejó de la costa y nadó como nunca había nadado.

63


Seán ascendió a la superficie sin aire en los pulmones y lo tomó con avidez al llegar a ella. Sus ojos verdes miraron hacia el cielo, fascinados por volver a sentir la luz tras el casi eterno chapuzón que le había llevado al obscuro y misterioso fondo. Habían transcurrido unos diez minutos desde su inmersión; Seán, gracias a la apnea, se evadía todos los sábados por la mañana de la realidad aún más obscura de su existencia. Connor mantenía su cuerpo desnudo y atlético en posición horizontal. Mirando al infinito como un espejo, el cielo se desvestía ante sus ojos. De pronto, como la flauta de‛el cascanueces”, ligera y veloz, Connor se liberó de su jaula y lentamente se hundió. Inmensa y plena caída apertura y obertura de oboe sonriente al mismo tiempo. Vio peces, humanas, humanos y estrellas. Pensó que se debía al LSD que había consumido la noche anterior, pero habían pasado algunas horas y no se sentía colocado. Seán, renovado de espíritu, comenzó a nadar para despejarse. Se acercaba a mar adentro y su blanca piel destacaba en el mar azul con la luz del mediodía. Su barba cana y rizada le hacía menos hidrodinámico, pero se alejó lentamente de la costa hasta acabar divisando la orilla a lo lejos -como divisan las abejas las flores-y como divisan las presas a sus depredadores-. Se detuvo y observó el cuerpo de Connor sumergiéndose. El agua era casi cristalina. Se podían ver las especies marinas; de unos y otros tamaños, aterradoras algunas. Seán no las veía, las intuía como parte de un todo. Connor seguía cayendo y viendo su vida pasar. Deshabitó su locura de la mente; ésta se convirtió en una fea barracuda y nadó velozmente a refugiarse en su caverna. Se limpiaba y al mismo tiempo moría. El viejo se sumergió y, tras silenciar el gigante pez luchador de su psique, hizo varios gráciles impulsos y llegó donde se encontraba el cuerpo de Connor. Seán le besó en sus carnosos labios con ternura y gran ímpetu sexual y le abrazó sintiendo todas sus zonas erógenas. Le cogió con gran esfuerzo y le subió a la superficie. Nadó con él en brazos hasta llegar a una cala en la orilla y en la yaciente en la arena, devolvió a la consciencia el cuerpo del joven. Al contarle lo sucedido, Seán puso la mano sobre su hombro y le miró. Connor, sintiéndole muy cerca, le respondió con una sonrisa. Seán le acarició su faz, suave e inexperta en el ambiente: arrugas como los callos que salen al tocar el violoncelo de la barca de Dionisos. Ambos se besaron y se dieron placer durante largo tiempo. Sus gemidos se mezclaban en el ambiente de forma natural. Nadie les oía. Nadie andaba en la playa. Connor, exhausto, despidió a Seán con un beso. Se marchó y al subir hacia la calle tomó de la barandilla las ropas del viejo. El anciano se sumergió y desapareció en la obscuridad. Cuando volvió a salir a la superficie no sentía el cuerpo, sólo era parte de un todo.

64


Connor volvió a su casa y escribió poesía, cantó, interpretó y compuso música, creó arte. Pintó, leyó a Joyce…Vivió, compartió, escuchó… Escuchó, bebió, fumó, caminó, habló, oyó… Escuchó…viniera de donde viniese, fuera de donde fuese, contara lo que contase, fuera ser humano o flora….fauna… Partió a Galway y se enamoró de su mar… de sus acantilados. El cielo marino, su música de salitre gris plateado y su agua… le hablaban. Llegó un día en el que, cansado por la vida, se emborrachó. Ebrio, como el cielo de la mañana, fue a la orilla del mar, Se desvistió, lanzó su pipa contra las rocas y depositó su abrigo -de unos 80 años de viejo- en la barandilla. Se sumergió, y en la caída obscura transmitió su poesía al fondo oceánico. Su poesía fueron solamente dos palabras: “Treo eile”(“Otros caminos”). Sólo pudieron enterrar en su ciudad natal sus tirantes naranjas.

Nota del autor: las traducciones son del gaélico irlandés (“gaeilghe”), lengua céltica de gran belleza, cooficial junto con la lengua inglesa. “seanda”: viejo, anciano. Dedicado a una de las personas más especiales que conocí en mi estancia en Clara, Ofally, Éire/ Ireland. Para Ander, con todo el maitasun, de un laguna. Daniel Zapatero Benavides

65


DE UN ENCUENTRO ENTRE SUS MAJESTADES Y UN MUCHACHO

Érase vísperas del nacimiento de Nuestro Señor cuando, de entre las olas y mareas de la tierra que intentan imitar al mar, emergieron como navíos en el lejano horizonte unas indefinidas siluetas que se desdibujaban y confundían con el océano de brillantes diamantes que como ángeles guiaban a ese grupo de siluetas. Sin demora pero a ritmo de anciano cayado se fueron dibujando cada vez más nítidas tres siluetas en las pupilas de aquel muchacho que sin temor alguno erraba por aquella sábana de arena interminable. Y solo fue cuando se acercaron cuando el muchacho pudo distinguir a tres magníficas figuras que, aunque de su misma especie, parecían tocadas y elegidas por la mano de Dios. Estos montaban unos extraños jamelgos que, como el Atlas, tenían montañas en sus lomos. Estos animales parecían morirse de hambre, pero aun así seguían adelante cual borrico obstinado. Estas figuras se detuvieron junto a l muchacho con una intención caritativa, pues parecía que el chico estuviera perdido y desamparado. El joven sorprendido se sorprendió dos veces al observar la sorpresa e incredulidad de estos caminantes cuando retumbó en sus oídos que ese joven no hacía más que pasear por el laberinto dorado que los semitas atravesaron huyendo del hijo de los Antiguos Dioses. El mozo, tras dar las explicaciones más precisas que ninguno de los jinetes había nunca escuchado, no pudo soportar el peso y la presión que la curiosidad ejerce sobre los cuerpos débiles de los mortales; y cual lobo hambriento se lanza sobre su presa él acosó con tal intensidad a los caballeros que estos tuvieron que ceder y dar respuesta al interrogante del muchacho. El chico no se lo creía, estaba ante los mismísimos Senadores Autoritarios de Oriente. Éstos decían que portaban riquezas para el hijo del Señor, pues este iba a llegar a nuestro mundo y no merecía más que las mayores riquezas que se podían recolectar. Ante esta demostración de poder y autoridad, el joven dijo así: ‚Solo puedo veneraros, grandes gobernantes, pues además de la mayor riqueza que este mundo puede

66


concebir, cargan piedras y minerales preciosos para que el Niño se entretenga observ{ndolos y jugando con ellos‛. Esta repentina intervención dejó a los jinetes sin palabras hasta que uno de ellos se atrevió a preguntar: ‚¿Y podría nuestro joven amigo no hacer m{s que recordarnos qué riqueza puede ser mayor a los minerales y piedras preciosas?‛. El chico no dudó en responder: ‚Pues, como los aquí presentes sabrán de sobrada manera, la riqueza por antonomasia de este mundo no pude ser sino el amor y el cariño de familiares y amigos a los que uno aprecia e idolatra por el infinito tiempo que la vida nos concede‛. Sin salir de su desconcertado estado los tres causantes de las desdibujadas siluetas partieron siendo guiados por el mar de almas que los sobrevolaba desde el Olimpo, desapareciendo por el horizonte en su incansable marcha, volviéndose cada vez más parecidos a las siluetas que como lémures se desdibujaban entre las olas de esa santa tierra.

Luis Albares Plaza

67


Una poderosa arma blanca LA NOTA DE CORTE DE LA PAU Esa poderosa arma blanca que se apodera de los sueños y condiciona el futuro de nuestros hijos< da m{s miedo que el Coco en nuestra infancia< Tengo la tentación de decirle a mi hija más pequeña: como no te duermas pronto, va a venir la PAU y te va a llevar como a tu hermana, pero no puedo hacer eso, porque se moriría de miedo y nunca querría estudiar. Pero ella también me pregunta y ¿qué es la PAU, mamá? Y ¿por qué se ha llevado a la TATA? Así es, hasta un niño de cinco años es capaz de ver sus grandes cambios y cómo todo se trastoca en este año de nuestras vidas. Esta prueba tiene un tremendo poder, pues abduce a nuestros hijos, sobre todo si necesitan una nota de corte alta para poder estudiar lo que han decidido y no segundas opciones, para poder ser el profesional que sueñan y tanto luchan por ser. Sus metas más elevadas, no por lo ambiciosas, sino porque es el lugar cómo se dibujan a sí en sus deseos profesionales más íntimos, en la imagen que quieren para ellos en su porvenir, aunque luego cambien o reformulen la idea. Para poder combatirla y conquistarla se encierran diariamente en su cuarto a estudiar y roba o entra día a día en sus vidas de tal manera que apenas salen para comer o cenar y para ir al baño. Como en la más auténtica película de marines americanos, vemos a nuestros hijos sudando y haciendo duros entrenamientos para conseguir dar un supertemario en tiempo récord, con la mejor de las calificaciones posible y, además, todo ello estará aderezado por el ayudante más cruel de la PAU: su amiga y acompañante fiel, la ‚Evaluación continua‛ , que llena sus cabezas a punto de estallar, de tal manera que es casi imposible que pueda caber m{s y claro<, lo b{sico e inmediato de la vida cotidiana pasa a ser profano, superfluo o simplemente a recortar en tiempos de crisis. Se ven así obligados a dejar de hacer cosas que antes podían perfectamente compatibilizar (tareas de casa, orden en el cuarto, deportes, aficiones, salir con amigos, citas familiares, actuaciones de hermanos, abuelos<) se convierte en la parte vital m{s castigada, sobre todo lo de las tareas de casa. Con ello, sin verlo, en el momento de la decisión, se dañan a sí mismos. Otra gran amiga de la terrorífica PAU, su colaborador necesario, es ‚ La nota media del bachillerato‛ que hace verdaderas escabechinas, cercena sueños, provoca lágrimas y

68


angustias, dejando un desierto de incertidumbre y temor a su paso por un Instituto, es capaz de enmudecer a los m{s soberbios y agitar a los m{s silentes. En este año ‚tan tan‛ marcado por un ritmo desbocado, en que todo el temario se quiere ver ‚tan tan‛ pronto, donde el segundo trimestre también abarca el primero y el tercer trimestre abarca todos, es cuando realmente se ve el significado de la evaluación continua en la forma académica más existencial que se haya visto nunca en curso alguno de su vida escolar. Es una de las llaves que cierra y abre su meta, pero queda para algunos bastante más baja de lo que suele ser su brillo habitual, tristemente, en ocasiones, por circunstancias que dan que pensar, como si el examen fue en lunes o viernes o los otros exámenes previos, que pudo haber tenido las vísperas, las fuerzas que pudo guardar después de algunas materias verdaderamente mastodónticas por el volumen de contenidos y las optativas de cada uno y el espacio que da entre exámenes la elección tomada, que no es para todos igual. Salpicado el contexto por los deberes diarios que hubiesen podido coincidir de cada materia. Es cierto, que el estudiante también suele ser con frecuencia presa de ciertos personajes que voy a llamar ‚Virus de aula‛ como: ‚me quedé en blanco‛, ‚el fallo tonto‛, ‚no me dio tiempo‛, ‚no entendí la pregunta‛, ‚me lié, pero me lo sé‛, ‚iba a pillar‛, ‚no entraba‛<. que no tienen vacuna en la actualidad o est{ en proceso, pero es cierto que con el cansancio y agotamiento que tienen nuestros hijos están bajos de defensas y son presa fácil en este caldo de cultivo. En este escenario tan agitado y salpicado de continuos vómitos, diarreas, dolores de cabeza, de espalda, calambres, granos, falta de sueño versus necesidad de no dormir para tener más tiempo, angustias, nerviosismo, inseguridad, etc., no puede faltar, para paliar estos efectos, la masiva presencia del té, el café, el azúcar, la tila, las vitaminas de refuerzo, estimulantes o relajantes varios, según proceda, y todo tipo de remedios caseros que se nos ocurren a los padres, convertidos en verdaderos entrenadores personales, masajistas , farmacéuticos y consejeros para que aguanten el tirón y el tipo. De repente, miras a tu hijo y ves sus ojeras, su cansancio, lo piltrafilla que está y tú misma dudas de si esto es lo correcto, si debe ser así, si esto es lo mejor para ella, si no hay otra forma, qué va a pasar si no lo consigue, qué le puedes decir o qué le puedes ofrecer que llene el vacío de la derrota si no lo llegara a lograr..., pues a veces no tenemos los mejores elementos para dar grandes alternativas< Sin embargo, hay que ser positivo, tener confianza, capacidad de recuperación, visualizar la meta y crecerse en la dificultad ¡Ánimo, que vas a poder! Y cuando mires atrás, te admirarás de cómo has podido, tu capacidad y lo fortalecido que saldrás, habrás crecido en el camino y verás cómo te ha forjado el carácter y el futuro. Sea cual sea tu logro, lo has hecho tú y te llevará a metas interesantes por descubrir: Tu camino por recorrer, toda una aventura. ¡Algunos quedan aplastados o magullados! Unas veces por su espíritu perfeccionista, otras por una gran necesidad de nota alta. Se llegan a creer que la nota tiene el poder de definir lo que son. Para mí ese es el peor daño y desde aquí querría decir a nuestr@s hij@s:

69


Chic@, en este curso la nota no nos dice nada de ti, es más dato frío que nunca. El año pasado y el anterior y el otro<. Mírate, tú eres l@ mism@, buen@, excelente y lo sigues siendo, no pierdas confianza en ti mism@ por unas notas, no has perdido tu brillo. No necesites, no esperes que te lo diga nadie, si no te lo reconocen, no te vengas abajo (aunque fuesen los profes mism@s , con todo el respeto que les tienes, pero unos te conocen más, otros menos, otros nada, o no saben de tu esfuerzo real o de lo mucho que te importa, o tienen sus cosas en este año ‚tan tan<‛), debes saberlo por ti mism@. Es el momento de tener tu propia medida aunque seas tan joven. Empieza a creer en ti, sin que te den palmaditas en la espalda, pues la vida a veces te las da, pero normalmente te verás sol@ con tu propia opinión y medida de las cosas. No cuentes con nada más, el resto que sea un regalo o una sorpresa y disfrútalo cuando lo tengas; es agradable, nada más. La nota, este año, tiene más poder que nunca, porque te aleja o te acerca a tu meta, sin embargo, es menos valiosa que nunca. No dice realmente cómo eres, sino cómo estás pudiendo con la carga que te ha tocado llevar según tus opciones y azares varios. Me recuerda esta PAU a los ritos tribales para alcanzar la madurez, a ese viaje iniciático que vemos en algunas películas antropológicas, de supervivencia o de competencia por el liderazgo. En este caso es más simbólico, una gran calificación, que determinará el porvenir, para alcanzar la mejor meta posible en la vida profesional. Realmente hablo de la PAU, como lo haría de cualquier otra prueba que estuviera en su lugar. Estos pensamientos de madre no pretenden ser reflexiones reivindicativas, ni de crítica, sino tan sólo evidencias de que este año tan tremendo, en el que los alumnos se enfrentan a esta prueba que pretende decidir su profesión futura y así será en muchos casos, no sólo supone su esfuerzo y capacidad intelectual, que es lo que se pretende medir, sino que, además, supone un esfuerzo mucho más allá: físico, sanitario, psicológico, lúdico, cultural, deportivo, social, familiar, incluso laboral, entrenamiento en decisiones, metas y renuncias< por parte de nuestros hijos y ‚sus circunstancias‛, que diría Ortega. Y es que todos estos esfuerzos a la vez son determinantes para dar el paso a su vida adulta y definen el carácter y personalidad que tendrán en adelante. Se convierte esta lucha tan brava, casi en un ritual de transformación de (es la última vez que uso esta palabra públicamente aplicada a mi hija) de ‚nuestros niños‛. Alicia Mena Fotografía de Patricia Martín 1º ESO A

70


PERIODISTAS

Los periodistas en la actualidad están, desde mi punto de vista, completamente infravalorados, ya que mucha gente piensa que su vida consiste simplemente en contar las cosas que ocurren, entrevistar a famosos o salir en la tele. Lo que no muchos saben es todo el trabajo que hay detrás de un periódico, un programa de noticias o una rueda de prensa. Yo he podido comprobar de primera mano, a través de mi tío, periodista deportivo, que escribir un buen artículo, preparar una entrevista o estar disponible las 24 horas para seguir las últimas noticias conlleva mucho más esfuerzo, creatividad y dedicación de lo que muchos pueden llegar a pensar. Por supuesto que tiene sus ventajas, como todo, pero pienso que es una profesión que requiere especial compromiso y pasión por lo que haces (para hacerlo bien, claro). En cuanto a la reputación y opinión pública sobre los periodistas, tendemos a generalizar o dejarnos llevar por las opiniones que nos llegan desde fuera. Es cierto que hay buenos y malos profesionales, y que la prensa tiene la fama de distorsionar la información por motivos generalmente económicos o políticos, pero esto sólo significa que no debemos ser ingenuos y creernos todo lo que oímos; no tenemos que perder el interés y la curiosidad y contrastar diferentes opiniones para formar la nuestra propia. Me parece realmente injusto tachar a un grupo entero de profesionales de mentirosos, deshonestos y corruptos por los actos de sólo algunos. No debemos olvidar que, en el pasado, mucha gente se dedicó a luchar por que se supiera la verdad y por que los ciudadanos tuvieran acceso a la información; con las facilidades de las que disponemos ahora. No tenemos justificación para faltar el respeto a personas que simplemente intentan hacer su trabajo.

Sofía Trasande

71


EL PERIODISMO DE MODA Al pasar junto a un quiosco, ¿cuántas de las revistas que ves son de cotilleos? Al hacer ‚zapping‛, ¿cu{ntos programas son los que analizan los vestidos de la última alfombra roja? Mi generación ha crecido en un mundo donde los periódicos locales se están extinguiendo, donde las noticias de actualidad hablan de la vida de los famosos y en donde los premios que premian a la inteligencia son apenas conocidos. Hoy en día, ¿a qué trabajos puede aspirar un periodista que no tengan que ver con la prensa sensacionalista? Yo estoy harta de tragarme programas interminables de cotilleos. No cumplo los veinte y mis amigas ya se saben la vida de no-se-quién famoso; no saben qué galardones ha ganado, sino con quiénes ha estado de noviazgo. A veces me avergüenzo de las chicas que salen por la tele o protagonizan las portadas de las revistas. Ellas solo saben hablar de su última operación, de cuántos pares de zapatos tienen o de cuán mal les cae una persona. Mucha gente hace eso, solo eso. Pero son esas personas las que venden. Y no las culpo. Culpo a la gente que compra y permite que esos espectáculos continúen. Ese es el tipo de información y datos que circula por el mundo. El incendio forestal de Moratalla, Murcia, no es tan conocido como el vestido hecho de carne de Lady Gaga. Cuando era pequeña, me dijeron que estudiar periodismo equivalía a omitir lo conveniente y contar las cosas desde el punto de vista conveniente. Pero cuando tenga que elegir qué carrera quiero escoger, espero poder pensar en el periodismo como una carrera que permita denunciar las injusticias sociales, una carrera que permita contar los hechos sin desvirtuarlos y, definitivamente, una carrera que permita que las personas piensen y reflexionen por ellos mismos.

Ainara J. Fernández

72


LAS HUELLAS DEL PASADO Para los alumnos del IES Gran Capit{n que han leído ‚Tuerto, maldito y enamorado‛ y ‚Sombras de la Plaza Mayor‛. Mi barrio es como un pueblo. Un pueblo abigarrado de calles tortuosas cuya arteria principal, la calle Toledo, sube empinada hacia la plaza Mayor sin dar tregua al paseante. Poco queda de aquel pasado esplendoroso, de los edificios de granito del Guadarrama, de los conventos que poblaban cada esquina, de los personajes ilustres que paseaban por las mismas calles que yo. Gentes nuevas, llegadas de otros paisajes, se asoman a los balcones de las casas de ahora. Los autobuses han sustituido a los carromatos, aunque dudo que este Madrid luzca más limpio que aquella capital cuya mugre asustaba a propios y extraños. Subo la calle con esfuerzo. La Puerta de Toledo me mira con la boca abierta. Presume de estar rodeada de flores y de poseer un aspecto juvenil a pesar del par de siglos que arrastra. Casi nos ha hecho olvidar que está dedicada al monarca más nefasto, ruin y sanguinario que haya reinado en nuestro país. El nombre de Fernando VII aparece también en otro monumento del barrio, en la fuentecilla, una fuente seca que antes abasteció de agua a los vecinos, a pesar de que siempre les pareció horrenda. ¿Qué bichos son estos? ¿Un lagarto con alas, un león con escamas? Ciertamente, son feas las estatuas, el tiempo no les ha concedido la belleza que nunca poseerán, pero sí le ha regalado cierto aire simpático: una rareza histórica enternecedora.

Ilustración: Natalia Pérez 1º ESO D

Por la calzada sube un tráfico infernal e imagino que hace cuatrocientos años el bullicio sería semejante. Los carros cargados con los productos del campo, que venían desde Toledo, entraban en Madrid por esta misma calle. Rufianes y ladronzuelos acechaban en cada esquina, había dinero fresco. Tabernas y posadas abrían sus puertas a los foráneos, igual que hoy proliferan los bares para turistas. Compro unas uvas en la frutería de Mohamed y saludo a Toni, que aunque es chino tiene un nombre español y ha logrado que su pequeña tienda se convierta en un almacén donde hay de todo. ‚¿Tienes pinzas de la ropa?‛. ‚Pasillo 18‛. Pero no puedo

73


negar que las tiendas que más me gustan son las que perviven en la calle desde hace un siglo o m{s. ‚Caramelos Paco‛ lleva vendiendo caramelos a los niños del barrio desde 1934 ¿Qué les vendería tres años después? ¿Habría caramelos en el Madrid sitiado de la Guerra Civil? Entro y compro una bolsita de caramelos de miel y limón, los mejores para suavizar la garganta los días que no paro de hablar, esos días en los que no escribo. Porque los días de escritura son silenciosos y solitarios, y cuando hablo sola mi voz suena extraña. ‚Casa Vega‛ es la tienda del padre de Elisa, la protagonista de Tuerto, maldito y enamorado, y lo seguirá siendo porque ya no distingo bien la realidad de la ficción. Cuando paso, miro los balcones del primer piso, donde veo unas hermosas macetas de geranios y donde imagino a Elisa estudiando cada tarde. Su padre sale fuera a fumar un pitillo, no es capaz de dejar esa adicción, le veo frente a mí y me dan ganas de acercarme a saludarlo, aunque él no me conozca y yo crea que se llama Paco. Un anciano pasa por mi lado y se dirige al padre de Elisa, escucho cómo lo llama por su nombre: ‚Hola, Juli{n ¿Qué tal est{s?‛. Me dan ganas de decirle que se equivoca, que el padre de Elisa se llama Paco, pero me doy cuenta de que de nuevo estoy en este lado del espejo y ya no paseo por un mundo de ficción, como Alicia. Sigo caminando y mi pasos me llevan ante el Instituto San Isidro, el templo de la enseñanza madrileña. Entro por la puerta de granito, por la misma que franquearon Lope, Machado, Aleixandre, Cela, Juan de la Cierva, la reina Fabiola de Bélgica y miles de alumnos a lo largo de más de cuatrocientos años. Y pienso qué quedará de todos ellos aquí dentro. Me miro los pies, sigo pisando sobre las huellas de aquellos que me precedieron, y comprendo que mi misión es atesorar y preservar su memoria. Antes de entrar al claustro saludo a Germán, el conserje, que parece un personaje de novela pero es de verdad. En este barrio la realidad y la ficción se confunden. Tendré que incluir a Germán en alguna de mis historias. El claustro me espera, silencioso y cargado de misterios. Si los fantasmas existieran se pasearían bajo esos arcos, rezando letanías en latín o repasando las lecciones en la lengua de los romanos. En Sombras de la Plaza Mayor cuento algunos de los secretos que esconde este claustro, estas piedras mudas. Para alguien como yo, que ama la enseñanza, es fascinante pasear por un lugar donde se han dado clases a lo largo de más de cuatrocientos años. Un lugar donde siempre ha habido profesores, como yo, y alumnos como ellos, como quienes me miran cada mañana. Un lugar capaz de inspirar a escritores de todas las épocas, fascinante y sobrecogedor. Por eso sus piedras me llaman, y me hablan cuando me quedo callada. Un rastro de vida, de historia y de verdad palpita bajo mis pies, bajo nuestros pies. Rosa Huertas

74


A CRISTINA CIFUENTES

Abro el correo y me entero de que la Presidenta de la Comunidad de Madrid ha estudiado en nuestro IES Gran Capitán. No es la misma época, los antiguos profesores no están y son ya unas cuantas las veces que se han renovado completamente los alumnos, pero cuando el AMPA lo comunica y yo me hago eco, por algo será. El ‚insti‛, aunque sin señales, siempre marca. Y es lógico, pues coincide con el periodo de adolescencia, explosión de juventud. Se educó aquí, estudió en sus aulas, se sentó en idénticas sillas, compartió con sus compañeros el mismo patio y ha llegado, al menos, un poco más allá. Presidenta, nos satisface que tengas ‚grandes recuerdos de aquella etapa‛, que te acuerdes de tu y nuestro instituto, y, como principal deseo, esperamos que tanto antes como ahora, el IES Gran Capitán diera y dé a sus estudiantes las bases de una educación y una formación, en valores y conocimientos apropiados, para que los que transitan por sus aulas alcancen, con la madurez, ese halo de personas justas, alegres, capaces y comprometidas que eligen libremente su rumbo. Las personas inquietas no siguen caminos, los abren. El fin puede dirigir sus acciones, pero el legado que nos trasmiten son sus actos.

Cristina Cifuentes, compañera, deseamos sentirnos orgullosos de ti.

Miguel Lapuerta

75


EL OLIMPO: UN MUNDO PERFECTO. LOS SECRETOS DE LOS DIOSES Europa raptada por Zeus En la ciudad llamada Tiro, reinaba un rey llamado Agenor. Tenía cinco hijos varones y una única hija, llamada Europa. Europa era muy bella, por lo tanto, su padre no le permitía ir a ningún sitio sola. Ningún hombre ajeno a la familia pudo contemplar a Europa, excepto los dioses y Zeus, el más poderoso, se enamoró de Europa, pero sabía, que su padre no le dejaría abrazarla. Europa vivía feliz y se dedicaba a su tiempo libre, a jugar y a dar paseos. Un día se fue a jugar a la playa con sus amigas y por supuesto, con sus hermanos. Cerca de allí había una manada de toros, a Europa la fascinó un toro blanco que había en el

extremo de la manada. Quiso tocarlo, se acercó a él y lo tocó, y cuando ya se confió se montó. Europa estuvo un rato subida cuando de repente el toro echó a correr hacia el mar y se adentró. Europa se agarró a él bien fuerte.

El toro se dirigía hacia Creta. Allí Zeus se reveló a Europa, era el toro. Tuvieron tres hijos y Europa se quedó a vivir allí felizmente.

Teseo derrota al Minotauro De los tres hijos que tuvo Europa, uno llegó a ser el rey de Creta. Se llamaba Minos y no sólo quería reinar en su isla, sino que, llegó a reinar a Mégara y Atenas. Minos tuvo dos hijas con su esposa Pasífae. Él las quería con locura pero quería tener un hijo varón. Un día, se enteró de que Pasífae estaba embarazada y se alegró mucho. Se pensaba que iba a ser un varón y prometió que si lo era le iba a dar la mejor educación. Sin embargo, cuando Pasífae dio a luz, se le quitó la sonrisa de la cara. Era un ser extraño y Monstruoso.

76


Pronto lo empezaron a llamar Minotauro, “el toro de Minos”. Minos enojado, le preguntó a Pasífae: -¿Con quién me has engañado? Pasífae llorando le dijo que había tenido amores Con un toro blanco. Cuando dijo eso, pensó que era Como la historia de su madre, que había venido a Creta a lomos de un falso toro. Sospechó que el animal con el que se había enamorado su esposa era un dios. Entonces le dijo a Pasífae: -Tenemos que guardar ese monstruo en algún sitio. Se le ocurrió que Dédalo construyese un laberinto en donde meterían al Minotauro. Dédalo levantó un palacio en Cnosos. Uno podía meterse en él y no salir nunca. Sólo un Dios con inteligencia ilimitada podría haber descubierto el camino que llevaba la a la salida. Cada año llegaban siete chicos y siete siglas de Atenas y Mégara para el Minotauro los devorase. El minotauro llevaba nueve años en aquel laberinto, cuando llegó un grupo de jóvenes procedentes de Atenas entre los del grupo se encontraba el príncipe de Atenas, que se llamaba Teseo. El muchacho iba contento, además tenía fama de ser valiente. Sabía que iba a morir dentro de aquel laberinto, por causa del Minotauro. Cuando el barco desembarco en el puerto, había una muchacha, que se llamaba Ariadna. Ella se enamoró de Teseo. Los guardias le llamaron al calabozo donde permaneció toda la noche. Ariadna, en cuando ya era de noche y todo el mundo ya estaba dormido, se fue a la casa de Dédalo y le pidió que le ayudase a salvar a Teseo. Ariadna fue al calabozo y le dijo cómo salir vivo del laberinto. Teseo le preguntó: ¿Cómo puede agradecértelo? Ariadna se sonrojo y él la entendió. Y la dijo: -Cuando salga del laberinto nos iremos a Atenas. Al día siguiente Teseo entró en el laberinto a matar al Minotauro. Cuando salió, se encontró a Ariadna en la puerta y se fueron a Atenas.

Tras la muerte del Minotauro y la salida de Ariadna y Teseo, el rey castigó a Dédalo por haberle traicionado. El castigo fue encerrarles en el laberinto a él y a su hijo Ícaro. A Dédalo se le ocurre hacer unas alas, con el material del laberinto, y salir volando. Antes de marcharse Dédalo le recuerda a su hijo que no vuele ni muy alto, ni muy bajo. Al principio, les cuesta un poco, pero más tarde ya se les daba bien. Ícaro de la emoción voló demasiado alto y el sol calentó mucho sus alas y derritió la cera. Dédalo al verlo, encima de las olas, muerto, se entristece.

77


El castigo de Aracne Atenea castigó a Aracne por creerse mejor que los dioses Hace mucho tiempo, existió un país llamado Lidia. Tenía unas costas y prados preciosos, aunque lo que hacía que Lidia era un país único ella la púrpura un extraño molusco que se criaban de las playas. La púrpura tenía un aspecto muy poco atractivo, pero todo el mundo las buscaba porque contenía un tinte tan intenso como los destellos de los rubíes. Los tejidos teñidos con púrpura era tan hermosas de todo el mundo pagaba grandes cantidades de oro, a cambio de una tela. La hija del rey, llamada Aracne, tejía unos bordados en sus tejidos que parecía que se iban a salir de la tela. Un día se atrevió a decir que era mejor que Atenea. Ella se enfadó. Aquel mismo día en el taller entra una anciana y la preguntó que si aquellos

telares les había hecho ella. Aracne dijo que sí que era mejor que Atenea. Entonces la anciana se convirtió en una muchacha joven, que era Atenea. Aracne y Atenea se desafiaron y empezaron a bordar,

Atenea puso lo bueno de los dioses y Aracne lo malo. Atenea se enfadó y convirtió a Aracne en lo que conocemos ahora una araña. Y dijo que todos sus descendientes iba a ser igual que ella. Aracne se pasó toda la vida tejiendo telarañas. Edipo averigua el enigma de la esfinge Los dioses eran muy severos con todo aquel que los defraudaba o que cometían un crimen. Hera una vez castigó a los habitantes de Tebas por cometer un crimen en la ciudad. Le ordenó a la Esfinge que se posara en el desfiladero situado en el camino de Tebas y que impidiera que entren o salgan de allí, con un enigma. La esfinge era un monstruo con cabeza y torso de mujer, patas de león, cola de serpiente y unas enormes alas de águila. La Esfinge. Todos los viajeros que pasaron por ahí tuvieron muerte segura porque el enigma les costaba mucho, empezaban a sudar y la Esfinge les metía presión de que le devoraría. La Esfinge, durante cierto tiempo, sembró el pánico en Tebas. Los labradores, no salían de allí para comerciar, pues morirían. Y los comerciantes renunciaron a ir a Tebas. La Esfinge empezó a pasar hambre, pues no pasaba por el desfiladero por el monstruo con su enigma, por ese motivo algunos días volaba hasta Tebas en busca de alguna víctima fácil. Fueron muchas ocasiones en las que sembró el miedo a salir de sus casas. La única manera de acabar con aquel monstruo terrorífico era averiguar su enigma, pero, era muy difícil de resolver. Pero todo cambió un día gracias a un forastero llamado Edipo, un chico muy inteligente, fue a Tebas con el propósito de resolver el enigma. Cuando llegó al desfiladero, como no, la Esfinge le cerró el camino y le preguntó:

78


-¿Adónde vas, viajero? -Me dirijo a Tebas- respondió Edipo. -Pues no pasarás a no ser que me des la respuesta de mi enigma. -Dímelo y trataré de responder. -Sólo tiene una voz, y anda con cuatro pies por la mañana dos al mediodía y tres por la noche. Cuantos menos pies tiene, más veloz corre. Si lo conoces te ama, pero si no lo conoces, lucha contra ti y te destruye. Edipo escuchó el enigma con atención y se esforzó para pensar, estuvo mucho tiempo meditando pero necesitaba concentrarse, entonces dibujó en el suelo un círculo, que pensaba que así se aislaba de todo el mundo, pero sobre todo de la Esfinge. Al fin habló y dijo: -La solución a tu enigma es el hombre, porque el hombre tiene una voz para hablar. Por la mañana, es decir, cuando eres un recién nacido gateas, vas a cuatro patas. Al mediodía, es decir, cuando eres adulto, andas con los dos pies y corres a gran velocidad. Y por la noche, es decir, en la vejez, andas con tus dos pies y un bastón, es decir, tu tercer apoyo y anda con dificultad. Además el hombre tiene que conocerse a sí mismo: y si es así es tu mejor amigo, pero, si no llega a conocerse es su enemigo. La Esfinge se asombró al ver que se había resuelto su enigma y de la rabia y descontrol, se arrojó al precipicio, quitándose la vida. Edipo se dirigió a Tebas, con la suerte de que ese mismo día, había muerto el rey de la ciudad. Los habitantes de Tebas nombraron a Edipo rey de la ciudad, por haberles ayudado a derrotar a la Esfinge. Se pensó que era muy feliz, pero, un día se arrancó los ojos de pura desesperación. Él se creyó conocerse a sí mismo, pero descubrió que no se conocía a sí mismo tal y como creía. Midas, un rico rey de Frigia, invita a Sileno (séquito de Dionisos) a hospedarse en su palacio y a comer en sus banquetes. Sileno vuelve con el dios Dionisos. Él le equivocó porque transformó a su perro y a su hija en oro. Midas le pide a Dionisos que todo vuelva a la normalidad. Dionisos le concede un don y Midas es coge el don de que cuando toca algo se convierte en oro. Dionisos le concede el don. Pero Midas se dice que si se baña en el río Pactolo se le quita el don, también le dijo que si quería salvar a su hija la tenía que meter en el agua. Midas siguió las instrucciones de Dionisos y logró salvar su vida y a su hija. Cuando Zeus se enamora de una mujer, no hay quien le pare, siempre consigue lo que quiere. Una vez se enamoró de Dánae, hija de Acrisio de Argos. Dánae tenía prohibido salir de su habitación, porque su padre no quería tener ningún nieto. No quería tener ningún nieto porque le dijeron que le mataría. Pero Zeus no se rindió. Un día entró en su habitación en forma de lluvia de oro y la abrazó. A los nueve meses Dánae parió a Perseo. Acrisio se enteró y quiso meterles en un cajón de madera, para lanzarlo al mar. A los cuarenta días y cuarenta noches llegan a la isla de Sérifos. El rey los acoge en su palacio. Cuando Perseo creció, el rey lo entrenó. Un día pensó que Perseo quería destronarlo, y quiso matarlo pero no podía. Entonces le mandó ir a matar a Medusa. Perseo obedeció, porque contó con la ayuda de los dioses. Atenea le

79


proporcionó un escudo para que mirase de su reflejo y no directamente a sus ojos. Hermes le proporcionó unas sandalias aladas para llegar antes. En cuanto se coló en la guarida de Medusa, se dispuso a matarla y así lo hizo. El camino de vuelta fue más lento porque como la cabeza de Medusa pesaba demasiado, no podía ir muy rápido. Un día se dispuso a descansar en una costa tranquila, cuando se encontró a una muchacha muy bella, llamada Andrómeda, que estaba colgada de aquel acantilado. Andrómeda esperaba, encadenada, su muerte por una bestia que amenazaba a su pueblo. Perseo le dijo a Andrómeda que iba a matarlo, aunque no tuviese tanta fuerza como la bestia, que iba a utilizar la astucia.

Perseo intentó muchas veces matarlo, más tarde, quiso rendirse pero recordó que él mismo le había dicho a Andrómeda que no iba a utilizar su fuerza, sino su astucia. Al final consiguió matar a la bestia y obtuvo la mejor recompensa: se casó con Andrómeda. Perseo fue a darle al rey de Sérifos la cabeza en un zurrón que le había regalado Hermes y el rey con tanta curiosidad miro la cara de Medusa y se convirtió en piedra. Apolo, tras matar a la serpiente de Pitón (bestia sanguinaria de Tesalia, que mataba a los ganados y a los hombres), se volvió cada vez más orgulloso de sí mismo. Un día se encontró con el dios Eros y dijo que él era el mejor arquero, y se burló de él. Eros se enfadó tanto que lanzó dos flechas, una de oro y otra de hierro. La de oro, con punta de diamante, hace

que se enamore la gente y la hierro, con punta de plomo, hace que la gente rechace el amor.

La de punta de hierro cayó en el corazón de Apolo y la de hierro cayó en el corazón de Dafne. Apolo se enamoró de Dafne y le pidió matrimonio. Ella rechazó y salió corriendo por el bosque, Apolo la siguió. Dafne, al cansarse, le pidió ayuda a su padre. Él al oírla la convirtió en el primer laurel, donde Apolo dejó sus armas victoriosas. Así recordaría a Dafne durante toda su vida. Así aprendió la lección.

80


Orfeo un hombre con una voz muy bonita, se enamora de Eurídice. Ambos se aman, por lo tanto se casaron. Y el mismo día de su boda una serpiente le mordió el talón a Eurídice. Y no le dio ni tiempo para despedirse de Orfeo. Durante los siguientes años, Orfeo no volvió a cantar y andaba solo por los bosques de Tracia. Un día pensó en ir a salvarla al infierno. Y así lo hizo, bajó hasta el infierno y Hades y Orfeo quedaron en un acuerdo: Orfeo volvería a la Tierra con Eurídice siguiéndole, pero si Orfeo miraba atrás Eurídice volvería para siempre al infierno. Cuando estaban a punto de salir, Orfeo pensó que Hades le podría haber mentido, y miró atrás, y lo único que vio, es a Eurídice volviendo al infierno. Desde ese día solo pudo entonar canciones tristes y no hizo nada más que pensar en Eurídice. Cuando llegó a la vejez, murió y fue feliz para siempre.

Hércules un héroe muy admirado, nada más nacer dio pruebas de su fuerza al estrangular a las serpientes que fueron a su cuna para matarlo. Fueron muchas cosas las ocasiones en que Hércules salvó al mundo, por ejemplo, en una ocasión mató al león de Nemea y en la que ocurrió hace poco fue la de la Hidra de Lerna. Hércules mató al monstruo de mil cabezas que echa un aliento muy venenoso que mataba a los hombres que vivían por allí. Hércules llegó junto a la Hidra y empezó la lucha. Cuando cortó una de sus cabezas salieron otras tres y así sucesivamente. Cuando notó que le fallaban las fuerzas, escuchó un susurro de Atenea que le decía que si le cortaba la cabeza de oro, moría. Así hizo y después de cortarle la cabeza, la enterró.

81


Troya estaba rodeada de campamentos griegos. Los griegos estaban en guerra con los Troyanos, estuvieron en guerra diez años. Un día, Atenea le dijo a uno de los capitanes, llamado Ulises cómo vencer a los Troyanos. Ulises les dijo la idea a los demás capitanes. Empezaron a preparar su plan. Un día los Troyanos vieron cómo se iban con sus barcos de allí. Uno de ellos vio que había una figura enorme de madera que era para la diosa Atenea. Por lo tanto, los Troyanos metieron la figura dentro de sus murallas. Durante todo ese día hubo banquetes y festejos de que

habían ganado la guerra. Por la noche todos se fueron a sus casas a dormir del cansancio. Los griegos habían estado metidos en el caballo hueco de madera. Y consiguieron vencer a los troyanos.

Los humanos tenían que hacer ofrendas a los dioses, de los vegetales que cultivaban o de los animales que cuidaban. Una vez tenían que dar la mitad de un toro, pero si daban la carne ellos no comían y si daban los huesos los dioses se enfadarían. Entonces consultaron con Prometeo, un señor muy inteligente. Lo que hizo fue darle a elegir entre: un montón con las carnes, que estaba recubierto por el estómago, que era la parte más sosa del animal o los restos del animal cómo los huesos, que estaba recubierto con la grasa, que era brillante y apetitosa. Zeus eligió el montón recubierto con la grasa. Cuando los huesos habían llegado al Olimpo, Zeus se enojó con Prometeo y les quitó el fuego a los hombres. Prometeo un día a la cima del monte Olimpo y sin que nadie lo viera, robó un poco del fuego y lo llevó a la Tierra. Cuando Zeus se enteró, atrapó a Prometeo y lo encadenó en una de las montañas del Cáucaso. Todas las mañanas, Zeus mandaba un águila que se comiese su hígado y luego se regeneraba.

Zeus, además de mandar a Prometeo al Cáucaso, castigó a los hombres por haberle hecho caso. Mandó hacer a Hefesto que hiciese una mujer en la arcilla muy parecida a Afrodita. Fueron los cuatro vientos para darle vida. A continuación, fueron todos los dioses a darle dones como: buena voz para cantar, habilidad para tejer, dulzura, inteligencia... Al final Zeus le entregó un don muy peligroso que era: la curiosidad. Más tarde, le entregó una caja, que no podía abrir. Mandó a Hermes que la

82


guiase hasta la puerta de Epimeteo. Al llegar, Epimeteo quiso casarse con ella. Y así fue se casaron. Un día Pandora con tanta curiosidad abrió la caja y salió todo lo malo del mundo.

Antes de que Pandora abriese la caja, Prometeo le avisó a su hijo para que se salvara de la inundación. Prometeo, que podía saber el futuro, le dijo que hiciesen una barca y metiese una pareja de cada animal dentro. Así hicieron y se salvaron de la inundación. Tuvieron que alimentarse con los alimentos que metieron, durante nueve días y nueve noches. La lluvia cesó y atracaron en la isla llamada Athos. Allí encontraron un templo consagrado a Temis, la diosa de la justicia. Preguntaron a Temis que si el hombre y la mujer volverían al mundo. La voz de Temis resonó en el templo, y dijo así:

-Si queréis repoblar el mundo, arrojad a vuestras espaldas los huesos de vuestra madre. De los huesos que tires tú Deucalión, nacerán hombres y de los que tires tú Pirra, nacerán

mujeres. Pero tenéis que tirar los huesos con los ojos tapados, pues no os corresponde ver un prodigio tan asombroso.

83


Cuando, Temis calló, Deucalión y Pirra pensaron que no podían faltar el respeto a sus madres. Los estuvieron meditando durante mucho tiempo, Deucalión comprendió lo que quería decir Temis. Lo que quería decir Temis era que la madre era la naturaleza, Se

vendaron los ojos y lanzaron una piedra a sus espaldas. Nacieron hombres y mujeres, que formaron la segunda humanidad.

Alumnos de 2º de ESO

84


¡ME LO LLEVO! Cada vez que ponemos el telediario y vemos noticias sobre tarjetas black, Bárcenas y sus sobres, ERES andaluces, becas pagadas a errejones, institutos noos, etc. etc. etc< nos damos cuenta de que la corrupción y la política van unidas y de que, además, los ‚chorizos‛ aparecen en cualquier partido político y en cualquier estamento social. Muchas veces nos llevamos las manos a la cabeza y decimos cosas como: ¡Esto sólo ocurre en nuestro país! ¡Qué vergüenza! ¡Cuánto más tienen más quieren! La segunda afirmación debe ser cierta (como yo no tengo, no me vienen esas necesidades imperiosas de robar que tiene cualquier corrupto), pero respecto a la primera hay que puntualizar una serie de cuestiones: 

La corrupción es tan antigua como lo es la especie humana.

La corrupción no es un invento español.

A través de este artículo, haré un repaso por tres casos flagrantes de corrupción que salpicaron a grandes mandatarios tanto españoles como extranjeros.

CASO Nº 1: EN ROMA TAMBIÉN SE ROBA

El Imperio Romano, grande entre los grandes, tuvo también enormes problemas internos, los que precisamente hicieron que cayera como un castillo de naipes en el año 476 d. C. Además de la problemática de elegir emperador (cuando el emperador Cómodo, hijo de Marco Aurelio y protagonista de la película Gladiator, fue asesinado en el año 192, desde la guardia pretoriana se corrió el rumor de que el trono estaba en venta y aquel que más pagara sería el próximo emperador), el mantenimiento del ejército (base del sistema imperial junto a la esclavitud) fue objeto de chanchullos y corruptelas varias (como

85

subir descaradamente el precio de los productos en los momentos en que el ejército tenía que avituallarse), financiar al Estado prestándole dinero para invertir en la batalla a cambio de puestos en la administración… Aunque la corrupción fue habitual en la etapa imperial (desde el 27 a. C.), la verdad es que durante la etapa republicana (509-27 a. C) también se dieron casos de corrupción que se atajaron de forma un tanto drástica: a los funcionarios condenados por corrupción se les cortaba la nariz, se les metía en un saco y se les arrojaba al mar. ¡Así se le quitan las ganas de robar a cualquiera!


CASO Nº 2: PARA NO MORIR AHORCADO, EL MAYOR LADRÓN DEL REINO SE VISTIÓ DE COLORADO Siglo XVII, España, reinado de Felipe III (1598-1615). El protagonista del caso se llamaba Francisco de Sandoval y Rojas y llevaba el título de Duque de Lerma. Su inteligencia y avaricia le hicieron ascender rápidamente en la corte del monarca Habsburgo y se convirtió en su mano derecha y valido. Enseguida se dio cuenta de que el rey era débil de carácter y fácilmente influenciable, lo que aprovechó para hacer el pelotazo urbanístico del momento (ríanse Roca Y Julián Muñoz). Compró a bajo precio decenas de casas, palacios y solares en la ciudad de Valladolid y convenció al rey para cambiar la capitalidad de Madrid a Valladolid, ofreciendo al monarca y al

resto de cortesanos (por un precio muchísimo más alto) los terrenos anteriormente adquiridos. Además –sin ningún tipo de escrúpulos-, repartió los puestos de la Administración entre sus amigos y llegó a amasar una fortuna de 40 millones de ducados. A la muerte de Felipe III, su hijo y sucesor, Felipe IV, quiso investigar las cuentas del duque de Lerma, pero para evitar ser juzgado se hizo cardenal, y lógicamente su condición religiosa le libró de la condena.

CASO Nº 3: NI NAPOLEÓN SE LIBRA DE LA CORRUPCIÓN Napoleón Bonaparte, militar francés que llega a ser emperador DOS VECES entre 1804 y 1815, se rodeó de una gran propaganda cuyo objetivo era difundir en todos los periódicos franceses su grandeza (física no, porque era más bien bajito), a la que se añadían obras de arte como arcos de triunfo y estatuas que embellecían más si cabe el magnífico imperio que había creado a golpe de bayoneta. El emperador tuvo sus enemigos ideológicos, que no dudaron en sacar a la luz técnicas usadas por el emperador para mantener fiel a su funcionariado. Napoleón no dudaba en hacer la vista gorda y dejaba robar –aunque

pequeñas cantidades-, siempre y cuando los ladrones lo administraran con eficiencia. De todos los ladrones que hubo, que fueron unos cuantos, destacó Charles Maurice de Talleyrand, quien ejerció puestos altos en la administración de Francia como diplomático desde la proclamación de la República francesa, Directorio, Consulado, gobierno de Napoleón y reinado de Luis XVIII. Llama la atención que participara en la redacción de la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1791 y que dejara a la posteridad frases como la siguiente: "Ganemos la paz, ganemos la guerra; pero ganemos dinero".

Patricia Blanco Vaquero, profesora de Historia

86


LA PRIVACIDAD EN LAS REDES SOCIALES

La actual sociedad de consumo provoca que las multinacionales tecnológicas se lancen al campo de batalla de las redes sociales con el único fin de obtener información. En estos días, la información es oro y estos colosos informáticos combaten para conseguirla a cualquier precio. La recopilación de los datos no tiene otro fin que el de ser analizados para detectar como se puede obligar a la gente a tener nuevas necesidades tecnológicas. Aunque puede parecer en un principio ridículo el exigir a la gente tener nuevas necesidades, la sociedad de consumo está basada en ese hecho. Nadie hubiera pensado hace diez años que actualmente podría haber más teléfonos móviles en el mundo que personas: 7.630 millones de dispositivos frente a 7293 millones de personas. Esta exigencia tecnológica es de obligado cumplimiento dado que, al infringir tal mandato, el sistema tiene el mecanismo más persuasivo posible: la exclusión social. Este es el principal motivo por el cual es tan importante para las empresas el desarrollo de productos que nos atraigan inevitablemente. Son tan grandes los beneficios económicos que pueden agenciarse, que muchas veces las compañías, obcecadas, ignoran los derechos de sus clientes e incurren en una violación de nuestra privacidad. Recientemente, la prensa escrita se ha hecho eco de una noticia que afecta directamente a dos de estas grandes entidades: WhatsApp y Facebook. La primera decidió cambiar sus Términos de Servicio y su Política de Privacidad para permitir que Facebook tuviera acceso a los datos de los clientes de la conocida compañía de mensajería electrónica instantánea. Este cambio era predeterminado pero, inicialmente, había una posibilidad de desvincular las dos aplicaciones. Ante la negativa de algunos usuarios a entregar su derecho a la privacidad a la ligera, WhatsApp ha forzado a dichas personas a permitir que sus datos sean compartidos bajo la amenaza de privarles del uso de la aplicación. Este caso ejemplifica de la manera más clara posible los dos motivos que demuestran que estas empresas tienen un lobo escondido bajo la falsa apariencia de una piel de cordero: el ansia desmedida por obtener información y el sistema de

87


exclusión social que tienen si no te arrodillas ante ellos. Un engranaje perfectamente engrasado que debemos conseguir detener. Como usuarios de aplicaciones, deberíamos ser infinitamente más críticos con ellas. Es nuestra obligación mantener una actitud resistente frente a la imposición de ciertas medidas que solo buscan un fin lucrativo. Además, muchas de estas decisiones tomadas violan flagrantemente nuestra privacidad y con ello dos artículos de la Constitución Española. Los artículos 18.3 y 18.4 están redactados en estos términos: Artículo 18.3 Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial. Artículo 18.4. La ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos. Poco más queda por añadir tras una sentencia tan clara de nuestra Carta Magna. Es nuestro deber hacer valer nuestros derechos y ningún argumento de tipo económico debería poder pesar más que uno jurídico. El control internacional sobre estas empresas debería ser más exhaustivo, ya que poco o nada se sabe sobre la administración, utilización y distribución por las multinacionales tecnológicas respecto a los datos que almacenan de los usuarios. Y nosotros, como clientes que somos, tendríamos que preocuparnos más sobre la información que queremos o no dar a una compañía de la cual no sabemos nada. Pocas serían las personas que darían su teléfono, dirección o correo electrónico a un desconocido por la calle. Pero si estos desconocidos se camuflan en logotipos coloridos o en la promesa de la un número ingente de amigos virtuales nuestra disposición cambia notablemente. Pese a la insistencia de organizaciones que pretenden preservar nuestra intimidad y avisarnos sobre los peligros de excederse en la información que ofrecemos, nosotros continuamos ignorando sus consejos. ¿O acaso hay alguien que lea los Términos de Servicio y la Política de Privacidad? Muchas veces somos colaboradores de nuestra propia exterminación en términos de libertad. Esto es indudablemente lo que debe cambiar. Nuestra actitud ha de sufrir una metamorfosis, de una actitud conformista a otra que analice y castigue los comportamientos avariciosos. Esta será la única forma de transformar estas grandes empresas en verdaderas herramientas de ayuda a la sociedad, desmontando así unos engranajes injustos para crear otros forjados con justicia y libertad. Juan Carlos Llamas, 1º Bachillerato

88


NUESTRA IMAGEN EN LA RED Facebook, WhatsApp, Instagram o Twitter son las redes sociales más usadas en la actualidad, donde puedes reflejar al 100% tu personalidad. Esta se muestra con tu estado ‘El camino al éxito siempre est{ en construcción’ o ‘Si te caigo mal.... coge turno y espera a que me importe’; también con tu foto de perfil -sí, la foto número 236 que te tomaste, ya que era la única en la que salías decente- y, por último, por los comentarios que subes sin pens{rtelo dos veces< ¿eres de verdad así en realidad? Los internautas cada vez prestamos más atención a la imagen que damos vía internet; por ello pasamos más tiempo de lo que se podría considerar como recomendable preocupándonos por la mejor foto de perfil para el Facebook. Lo que acabamos por subir no es una panorámica natural, una espontánea, la verdadera fotografía que te muestra tal y como eres sin ninguna postura forzada. Los adolescentes de hoy en día somos el más claro ejemplo de veracidad. La mayoría usa Instagram, aplicación en la que puedes subir todas las fotos que quieras y tus seguidores le pueden dar a ‘me gusta’ o poner comentarios. La mayoría cuelga fotos de su ocio y tiempo libre, en fiestas, en la playa, con los amigos< el mayor fin es aparentar que eres el que ha pasado las m{s fabulosas vacaciones o el que ha tenido el mejor fin de semana< el llamado coloquialmente ‘postureo’, ya no es la cuestión el mostrarte tal y como eres, ¿verdad? Por otro lado, algunos famosos (u otras personas no tan mediáticas) aseguran que nunca dejarían que miles de personas accedieran a su intimidad o a su vida privada y no entienden cómo cualquiera quiere publicar y contar todo lo que le sucede. ‘Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas’, aseguró el fallecido escritor Umberto Eco. Cualquier desconocido es capaz de comentar y opinar sobre cualquier noticia o persona. Muchas veces, uno no se da cuenta de lo que escribe y comparte automáticamente con el resto del mundo, no se suele pensar dos veces lo que nos puede llevar a una gran metedura de pata de la que luego es difícil salir. Esto ha sucedido a empresas como Red Bull al decir ‘Nos deja Álvaro Bultó, un amigo que siempre voló muy alto’ después de que Bultó muriese practicando una modalidad de paracaidismo extremo, lo que no cayó muy bien en el público; Fátima Báñez, ministra de Empleo, subió ‘¡Obtuve 5390 puntos en Bubble Shooter Adventures! ¿Puedes superarlo?’, tras un gran desliz técnico o también le sucedió a Iker Casillas, que contestó ásperamente a un comentario fuera de tono sobre su hijo. Todos estos errores pueden llevar a la mala interpretación o se nos puede adjudicar una imagen que no nos corresponde: la de insensible, la de nula con las tecnologías o la de violento. Es tan

89


numeroso el número de patinazos en comentarios que hasta hay un libro sobre el tema «Yo también la lié parda en internet», con algunos de los casos más llamativos y sangrantes de los últimos años, escrito por Manuel Moreno, experto en internet. ¿Acaba siendo así de bueno nuestro perfil en la red? Por mucho que uno intente cuidar la apariencia, siempre puede haber cometido algún error y que quede grabado, lo que supone un problema en el futuro, sobre todo a la hora de buscar empleo. Una imagen que puede que fuese correcta en su época, puede parecer totalmente inapropiada en unos años a la hora de buscar trabajo. No sería la primera vez que no se contrata a alguien por encontrar vía Google fotos o comentarios inapropiados que no cuadren con la imagen de la empresa contratista, como fue el caso de Sergi Guardiola, el futbolista despedido por el FC Barcelona horas después de ser contratado, ya que años atrás había tuiteado su odio hacia la institución azulgrana. ¿El mundo está lleno de contradicciones, no crees? DreamWorks Animation y Walt Disney Studios son unas de las compañías que prohíben a sus actores por contrato tener redes sociales para que no se filtre información, conducta que se debería proponer en alguna que otra empresa< A la hora de tener una red social, hay que plantearse realmente lo que se cuelga, reflexionarlo las veces que hagan falta, preguntarse si conllevaría algún problema en el futuro y, sobre todo, hay que responderse a la pregunta: ¿es así como soy de verdad y como quiero que el resto me vea? Julia Cilleruelo Fernández del Moral

90


TELÉFONOS ESTUPEFACIENTES Es fácil pensar que vivimos en una sociedad libre de adicciones. Estamos acostumbrados a ver jóvenes leales a drogas ordinarias y nos jactamos de vivir en un mundo que lucha contra tales enemigos. ¿Acaso nos enfrentamos al verdadero enemigo? Estamos tan acostumbrados a un mundo rápido, que la humanidad se ha vuelto impaciente. Queremos respuestas breves; ‚para no complicar m{s la vida‛, dejando atrás el verdadero sentido afectivo de la existencia. Nos encerramos en un mundo tan veloz que hasta nuestra privacidad lo es. Alardeamos de tener tantos seguidores como peces en el mar y exhibimos todo lo que hacemos solo al encender el móvil. Somos los antagonistas de nuestras historias privadas pues luchamos con fiereza para alardear de vida. Estamos atrapados en un agujero sin salida y las paredes que nos impiden salir son los ‚Smartphone‛ o teléfonos inteligentes, pero deberíamos llamarlos teléfonos estupefacientes, ya que todos hemos sentido terror al ir por la calle y no encontrarlo en el bolsillo. ¿Por qué este miedo tan atroz? Tal vez la enfermedad ya nos ha atrapado y empezamos a olvidar relaciones humanas para buscar ese sentimiento de placer al ver una nueva notificación, de alguna red social, en nuestro estupefaciente. Un estudio reciente en Canadá demuestra que los adolescentes gastan más de 73 horas a la semana mirando redes sociales y atentos a mensajes que les puedan llegar. Están atrapados en la tecnología y no se dan cuenta. Todos los sometidos a esta investigación demostraron un carácter retraído, dormían menos de cinco horas y mentían sobre el tiempo real que estaban conectados. Pero esos síntomas no son los peores, otras personas son tan adictas que cambian su forma de pensar sobre ellos mismos porque hay individuos que lo promueven. Existen páginas que motivan enfermedades como la anorexia y la bulimia. Los escritores se hacen pasar por ‚amigas‛ llamadas Ana y Mía que presumen de llevar vidas sanas sin grasas para conseguir cuerpos extremadamente delgados. ‚Ana y Mía son usuarias que transmiten trucos alimenticios que pueden causar la muerte‛, dijo Juan Armando Gutiérrez, psicólogo de la planta de trastornos alimenticios en el hospital Niño Jesús, al hablar sobre estos portales cibernéticos que esclavizan al lector. El verdadero enemigo somos nosotros mismos. Comencemos a luchar contra la verdadera adicción que las redes sociales son y huyamos de ser esclavos de teléfonos estupefacientes. Mª Jesús Dorado Santiago

91


LAS REDES SOCIALES Red social 1.f. Plataforma digital de comunicación global que pone en contacto a gran número de usuarios. Red social (Wikipedia) -Una red social es una estructura social compuesta por un conjunto de actores que están relacionados de acuerdo con algún criterio -Una red social es un medio de comunicación social que se centra en establecer un contacto con otras personas por medio de Internet. Cuando hablamos de red social nuestra mente acude casi de inmediato a las comunes: WhatsApp, YouTube, Facebook, etc. Pero no nos damos cuenta de que es un concepto mucho más amplio. Según la RAE, es poner en contacto de manera digital a gran número de usuarios. Pero para Wikipedia (para hablar de Internet, ¿quién mejor que Internet?) todo contacto digital es red social. Por tanto, prácticamente todo uso que hacemos de Internet es una red social. Es imposible hablar de redes sociales y no caer en el debate de ventajas y desventajas de su uso. Yo soy un fiero defensor de las redes, pero con un matiz, es necesaria la educación para hacer un buen uso de ellas. Voy a desmontar las desventajas que plantea la gente, demostrando que las redes sociales, con sus peligros, no son tan malas como las pintan. Para usar una red social se necesita hardware, software y acceso a Internet. El uso del primero puede hacerse de manera segura, pero los segundos implican mayor peligro que todos los peligros que puedan entrañar todas las redes sociales juntas. ¿Pérdida de privacidad? Acaso el uso del sistema operativo Windows no incluye un seguimiento de tu tecleo, tu información, la de tu dispositivo (ubicación de tu casa, por ejemplo, o nivel adquisitivo), por no mencionar que, con el uso de Cortana, Microsoft tiene acceso a tu micrófono en todo momento. Las redes sociales no recopilan más información que la que ya tienen de ti.

Siguiente mentira. Las redes sociales no son para cualquier persona. Los niños no deben tener acceso a ellas. ¿Qué tal si cumplimos la ley? ¡Ah! ¡Qué hay una ley! Pues sí, Ley Orgánica 1/1982 que impide la creación de cuentas a menores de 14 años.

92


Oye, ¿y si nos leemos las condiciones y términos de uso? Y nos damos cuenta de que las infringimos dado que las desconocemos. Esto desmiente lo de ‚las redes sociales hacen lo que quieren con mi información‛. Hacen lo que tú les dejas. Lo que tú aceptas que hagan. No nos interesamos por lo que supone cada uno de nuestros movimientos y luego lloramos las consecuencias. No nos podemos olvidar nunca de que una red social sigue siendo la vida real, la vida virtual es la de tu personaje en un videojuego. Y al ser vida real debes tener las mismas precauciones que en tu día a día. ¿Firmas un contrato, ya no sin analizarlo, sin leerlo siquiera? ¿Si alguien tiene mala pinta no cambias de acera? ¿Te mueves con seguridad por absolutamente todos los barrios? ¿Le das tu DNI a cualquiera? ¿Y tu número de teléfono? Pues no lo hagas en una red social. Si toda esta argumentación te ha desalentado en su uso, hay algo de esperanza. Somos números. Por especial que creas que seas, no te olvides de que eres un dígito y además un cliente potencial. Salvo que alguien esté interesado en conseguir tu información concreta (también lo puede hacer en tu vida ‚real‛) no eres m{s que un número. Para Google no eres Manolo, eres un varón interesado en móviles chinos. Y eso será lo que te anunciará. Las redes sociales son buenas y su uso puede ayudar muchísimo a las personas. Pero hay que tratarlos con respeto e incluso con cierta reticencia. Un uso responsable conseguirá sacar el máximo provecho a Internet y evitará disgustos.

Pablo Marco

93


CÓMIC (basados en un relato del escritor A. Gómez) Marta Guillén, “Suerte”

94


95


96


Jorge Pérez, “Reversal Story “

97


Blanca Ramos, “Suerte”

98


99


ACTIVIDADES DEL INSTITUTO INTERCAMBIO 2016 IES GRAN CAPITAN/LYCÉE FRANÇOIS MAGENDIE ¿Quiénes? El liceo F. Magendie es un gran y prestigioso liceo público especializado en lenguas. Imparte el Bachillerato General y el de Artes Aplicadas. Dentro del Bachillerato General ofrece las tres ramas, Humanidades, Ciencias Sociales y Ciencias. Pero a estas añade una enorme oferta de lenguas: Inglés, Español, Alemán, Portugués, Italiano, Ruso, Hebreo, Coreano, Chino, Japonés. Algunas de ellas se estudian como simples LV (Lengua Viva) con una carga horaria reducida de 2/3 h semanales, pero otras se imparten dentro del sistema de Secciones, es decir, materias no lingüísticas impartidas en dichas lenguas. Es el caso del Español que, además de estudiarse como LV, se estudia en el marco de una Sección Internacional con dos materias añadidas al currículo del alumno, Historia Universal y de España y Literatura Española. El IES Gran Capitán lo conocemos sobradamente. Los alumnos, preferentemente de 4º ESO y Seconde, aunque siempre van también alumnos de 3º. ¿Dónde? El liceo F. Magendie está ubicado en Burdeos, ciudad francesa con una presencia española importante desde el siglo XVIII hasta los años 60 del s. XX, a veces, por motivos político-ideológicos, a veces económicos. A F. de Goya le consideran el español más bordelés. Burdeos es una ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y bien merece una visita. Se trata de un conjunto monumental básicamente del siglo XVIII, con un puerto fluvial destacado en el comercio mundial, de maderas y esclavos principalmente, desde fechas muy tempranas. De Madrid, qué decir de nuestra oferta cultural. La conocemos. Añadamos que es un sueño para un alumno francés y que es muy frecuente que regresen de nuevo con sus familias después de haber hecho el intercambio. ¿Cuándo? El intercambio se viene llevando a cabo desde los cinco últimos años; dura entre 9 y 15 días. En invierno los alumnos bordeleses llegan a Madrid y en primavera los alumnos madrileños se reencuentran con sus compañeros franceses en Burdeos. Casi siempre se eligen fechas enlazadas con vacaciones para no perturbar el ritmo escolar.

100


¿Cómo? Los alumnos son acogidos en familias siempre, compartiendo con ellas vida cotidiana, estudio y ocio y, por supuesto, lengua. Los visitantes realizan visitas culturales y asisten a alguna clase. Los madrileños han visitado este año: la ciudad de Saint Emilion, Le Château de Roquetaillade, Le Château de Vayres, la bodega du Pape Clément en Pessac, la casa natal de François Mauriac en Malagar y la ciudad de Arcachon, además de la propia ciudad de Burdeos. También participaron en la Jornada Cultural del Liceo (Journée Autrement). Destaquemos lo que saben hacer muy bien las familias españoles: ACOGER ¿Para qué? Los alumnos lo tienen claro, para realizar una actividad fuera del instituto, distinta y salir junto a sus compañeros/as. Las familias también, proporcionar a sus hijos una oportunidad que les prepare mejor. Los profesores lo corroboran, perfeccionar el idioma, convivir con otros chicos/as de su edad y ampliar cultura. Pero por encima de todo, ABRIR PUERTAS. Sí, abrirse a otra cultura, a otros horarios, a otra manera de convivir, a otra manera de estudiar y trabajar; aprender a relacionarse y estar preparados para trabajar en cualquier parte del mundo en un futuro no muy lejano.

Los profesores que han participado en este proyecto han sido Pilar Pairado, Pilar Marián y J. Ángel Martínez.

101


INTERCAMBIO CON EL LYCÉE MAGENDIE DE BURDEOS, FRANCIA - 2016

"Me llamo Chimène y soy una alumna francesa del bachillerato francés Magendie ; del 6 al 14 de febrero, mi clase hizo un intercambio con alumnos del instituto Gran Capitán ; con alumnos que aprenden el francés. Había ya hecho un intercambio con un instituto hace dos años, así no tenía aprensión como otros de mis amigos. Pero tuve suerte, fue acogida en la familia de Aitana García, una alumna de la clase 4°E y me entendí muy bien con ella. Tenemos muchos hobbies comunes y esta semana en España fue maravillosa. Visité muchos museos, lugares de interés de Madrid y de sus alrededores, y la familia de Aitana fue muy simpática conmigo. Hablé mucho español y estoy segura que hice progresos gracias por este viaje. Cuando los alumnos españoles vendrán a Francia, pienso que se mejorarán también. Este viaje sirve mucho a los alumnos, tan para ayudarles a hacer progresos en su otra idioma que para hacerse nuevos amigos y descubrir nuevas costumbres. Espero que mis amigos y los alumnos españoles quisieron este viaje como mi y que lo pasaron todos muy bien. ¡ Tengo ganas acoger a los alumnos españoles en Francia !"

Chimène Peucelle, Burdeos

102


INTERCAMBIO CON ESTADOS UNIDOS

El valor de la formación académica en un país extranjero

Recientemente se ha realizado un programa de intercambio entre el IES ‚Gran Capit{n‛ de Madrid y el WMRHS, ubicado en Whitefield, NH. Por ese motivo se nos ha pedido realizar una reflexión personal sobre el valor de la formación académica en un país extranjero. Tras la vivencia personal que he tenido el placer de disfrutar, he empezado a valorar de manera más justa la formación académica en el extranjero. No tan solo por las alucinantes dos semanas que hemos pasado allí, sino por la cantidad de cosas que se aprenden. Si se viaja a un país cuyo idioma es diferente al del país de partida, el incremento en la fluidez y la capacidad de comprensión oral aumentan de manera indiscutible. Además, son numerosas las personas, entre ellas los propios profesores, que dicen que se aprende más un idioma durante dos semanas en un país donde se hable que todo un año en una clase. En muchos casos, la experiencia académica en el extranjero es una oportunidad para poder recibir clases de las personalidades más importantes de una materia concreta. Este es el caso de las becas Erasmus, que permiten estudiar un año de la carrera en un país europeo y con ello poder acudir a las clases de expertos en materias concretas que no podrían ser recibidas sin viajar al extranjero. Otro importante motivo por el cual es positivo realizar tu formación en el extranjero es porque se puede aprender mucho de una cultura diferente. No solo

103


porque el viaje proporciona una mayor “cultura general”, sino porque cuanto más conocimiento se tenga sobre una mayor variedad de culturas, el número de enfoques que se pueden hacer sobre un mismo problema se multiplica, encontrando ángulos y perspectivas que podrían parecer ocultas con un enfoque tradicional.

Si bien algunas personas podrían argumentar que esta formación en el extranjero es increíblemente costosa en su precio, el verdadero valor de estos programas reside en la inversión en futuro que se hace. Probablemente la mejora en un idioma no sería inmediata, o las experiencias adquiridas no podrían ser canjeables por resultados académicos mágicamente, pero el impulso que aportan no se encuentra en una escala tan superficial, sino que, como he expresado anteriormente, es una inversión en futuro. Además, si comparásemos el precio de adquirir todo lo que se aprende en el extranjero sin salir del país de origen, con un programa de intercambio, no nos debería sorprender la adición de un par de ceros a la cifra inicial. Otro de los argumentos usados en contra de la formación en el extranjero es que se interrumpe la formación que se está haciendo en el país de origen, causando así un desorden en los estudios realmente importante. Coloquialmente es expresado de la forma: “Es que se pierden muchas clases”. Lo que realmente se pierde si no se hace este tipo de actividades es una oportunidad. Desgraciadamente, no hay muchas de estas oportunidades en la vida de una persona y puedo garantizar, por experiencia propia y por los comentarios expresados por las profesoras acompañantes al viaje que hemos realizado, que no tendríamos ninguna duda en repetirlo. El problema no está en el número de clases que se pierden, sino en el número de programas de intercambio o de formación en el extranjero que hay. Desafortunadamente, la cantidad de estos últimos es mucho menor a la que debería haber. Como ha quedado acreditado en la argumentación, las ventajas son mucho mayores a los supuestos inconvenientes. Siempre que se tenga la capacidad económica para asumir el coste del programa, en mi opinión se debería realizar. Si esta capacidad económica no es suficiente, debería haber un sistema a nivel nacional que ayudase a familias sin recursos económicos para financiarlas. Esta apuesta educativa va a recaer inevitablemente otra vez sobre el Estado cuando estas personas, con la experiencia adquirida, trabajen para él.

Por todo esto y lo anterior demando un esfuerzo al Estado para ayudarse a sí mismo y una mayor amplitud de miras a las personas que no comparten el inmenso valor de la formación en el extranjero. Por otro lado, es imprescindible agradecer a todas las personas que hacen posible este tipo de programas la dedicación y energía que entregan al sumarse a estos enriquecedores proyectos. Solo me queda desear la repetición de estos programas en el ámbito en el cual me encuentro, nuestra comunidad escolar, y por tanto apelar a la sucesión de los mismos en los próximos años. Juan Carlos Llamas Núñez

104


CONCURSO “JÓVENES TALENTOS DE RELATO CORTO”

El pasado viernes ocho de abril de 2016, quince alumnos de 2º de ESO del IES Gran Capitán participaron en la 56.ª edición del Concurso Coca-Cola ‚Jóvenes Talentos Premio de Relato Corto‛. El certamen apuesta por la escritura creativa y la creación de una cantera de jóvenes escritores. Nuestros alumnos acudieron al lugar donde se celebraba el certamen, el teatro La Latina, acompañados por dos de sus profesores. Aunque parecían un poco nerviosos, estaban encantados de participar por primera vez en este concurso. Nuestro instituto lleva tres cursos participando. En anteriores ediciones nuestros alumnos han resultado premiados. En esta ocasión los participantes recibieron una cajita de música donde se podía leer: ‚No podía dejar de repetir esa melodía”. Ellos debían escribir un texto donde apareciese esta frase. Viajes literarios, cursos de escritura creativa y experiencias inolvidables son sólo unos ejemplos de los premios que pueden conseguir profesores, alumnos y centros de enseñanza que participan en el concurso. Participaron en el certamen: Lucía Cardiel, Livia Cilleruelo, Fernando Martínez, Inés Gargantilla, Carmen Alañón, Maxim Procudin, Daniel Guijarro, Víctor Nieto, Alma Montañés, Zaira Linos, Marta Guillén, Andrea Van Santen, Nadia Zian, Raquel García y Álvaro Cabezas.

Rosa Huertas, profesora

En este enlace se puede ver un vídeo que recoge algunos momentos de la celebración del concurso https://we.tl/7dhWz8kMTe

105


PRESENTACIÓN DEL LIBRO “TODO ES MÁSCARA” DE ROSA HUERTAS

Es un lujo contar entre nosotros con Rosa Huertas, profesora y autora de novelas destinadas especialmente

al

público

juvenil. En la foto, Paco y Antonio la acompañan en la presentación de su último libro, ‚Todo es m{scara‛, que tuvo lugar en el instituto.

BRIGADAS POÉTICAS Celebramos el "Día del libro" inundando las aulas de poesía. Un ejército de rapsodas de la ESO

pertenecientes

Brigadas

Poéticas,

a

las

recitaron

poemas por las clases para sorpresa de algunos docentes y alumnos. Incluso alguno se atrevió a lanzar versos en jefatura y dirección, en la sala de profesores y en conserjería. Una batalla poética en toda regla en la que venció la belleza y la alegría.

106


RECITAL DE POESÍA EN EL MATADERO "Dimos un paseíto por Madrid Río hasta la Casa del Reloj. Participamos en un homenaje al actor y director Adolfo Marsillach de la mano de su hija Blanca. Algunos compañeros se animaron a improvisar letras raperas".

VISITA A ALMAGRO: Dos

terceros

de

la

ESO

disfrutaron el curso pasado, en el Corral de Comedias de Almagro, de unos Entremeses de

Cervantes

pasados

por

agua. Previamente visitaron el Museo del Teatro, una joya llena de curiosidades

107


VISITA AL TEATRO MARÍA GUERRERO El miércoles 16 de marzo de 2016, tras una dura clase de Educación Física, los alumnos de 4º de ESO E, acompañados por dos profesores del Departamento de Lengua Castellana y Literatura, Javier G. Monzón y Carmen Solera, acudimos a una visita guiada al Teatro María Guerrero. Tras las pequeñas compras de rigor en la cafetería de nuestro instituto, nos dirigimos en autobús hasta el Paseo de Recoletos. En nuestro camino nos detuvimos a admirar un centro comercial que seguía manteniendo la estructura de un cine, era el mismísimo Platea Madrid. Nos hicimos algunas fotos que capturaron aquel precioso e inolvidable momento. El olor a café impregnaba la atmósfera de aquel edificio y levantó un poco el apetito, por lo que, ¡qué menos que dirigirnos hacia uno de los establecimientos de mayores tertulias literarias, el Café Gijón! Carmen Solera nos puso en antecedentes y nos hizo darnos cuenta de la importancia y el valor de dichas tertulias. Tras reponer fuerzas, llegamos al Teatro María Guerrero y nuestra guía salió a saludarnos. Era joven, no muy alta, pero muy simpática y agradable. Comenzó la visita hablándonos de la fachada formada por varias filas de ventanas (una de estas filas era nueva, ya que se había introducido un nuevo piso en el edificio) y cinco grandes puertas que permitían la entrada al interior. Esta parte delantera del teatro tenía varias columnas de capitel que separaban cada ventana de las demás y arcos de medio punto para realzar la belleza del lugar. A continuación, nos encontramos en el vestíbulo, una zona preciosa caracterizada por el terciopelo rojo. De aquí pasamos a la sala de actuaciones. Estaba formada por el patio, los palcos y el escenario. Se trata de un teatro a la italiana, con colores rojos y dorados, pero que tenía algún tono azul en su espectacular techo. Supimos que, cuando el rey asistía al teatro, se sentaba en uno de los palcos desde los que peor se veía la escena, pero donde mejor se observaba al público. Por otro lado, ante la extendida costumbre del flirteo de los palcos, María Guerrero propuso apagar la luz durante las representaciones, así el público guardaría más silencio y prestaría mayor atención a la representación. Después nos introdujimos por el hombro derecho del teatro y contemplamos la tramoya y el foso. Luego subimos a los palcos donde tuvimos mejor percepción del

108


techo y más tarde nuestra guía nos llevó a la peluquería y a la sastrería, una pequeña habitación que parecía de película. Para concluir nuestra visita, fuimos a la sala inferior de representaciones, la antigua cafetería, una sala para grupos pequeños, mucho más íntima y cercana, en la que el público puede mantener una conversación con los actores tras su actuación. Y así finalizó nuestra salida. Un teatro como la vida misma. Candela Escobar Rolle

109


GIMNASIA RÍTMICA

El equipo infantil (1º y 2º de ESO) ‚Gran Capit{n R‛ de gimnasia rítmica del Club Gran Capitán ganó el primer premio en los Juegos Deportivos Municipales. Son, por lo tanto, campeonas de Madrid. Este enlace es de la página web del club por si se quiere saber más información sobre el club o sus equipos en los campeonatos. https://ritmicagrancapitan.com/

TEATRO DE MARIONETAS El día seis de junio de 2016 los alumnos del desdoble de Lengua Castellana y Literatura de 1º ESO DEF hemos representado nuestros teatros de marionetas. El proceso de escritura del guion y de diseño de las marionetas nos ha llevado casi una semana. Nos hemos dividido en cuatro grupos y se han representado las siguientes obras:    

Grupo 1 (Alicia, Diego, Mercedes, Laura y David): Un héroe borracho. Grupo2 (Lucía, Elisa, Belén, Jessyca y Yishun): Alicia en el País de las Maravillas. Grupo 3 (Hugo, Francisco, Luis y Víctor): Problemas con el dinero. Grupo 4 (Samuel, Santiago, Carlos, Javier e Iván): Los tres cerditos.

El trabajo en grupo de escritura del guion supuso ponernos de acuerdo en la elección de una historia, en la distribución de personajes y en la elaboración de los diálogos. La construcción de las marionetas ha sido una actividad creativa que ha llevado a algunos grupos a elaboraciones de personajes sorprendentes por los resultados.

110


Hemos aprendido y disfrutado mucho con esta actividad creativa, en la que los protagonistas de ficción cobran vida en clase. Víctor Ramiro Fernández

VI EDICIÓN DE “CIENCIA EN LA ESCUELA” El día 9 de marzo de 2016, los alumnos de 4ºB ESO de la asignatura de Ampliación de Física y Química asistimos en el Círculo de Bellas Artes a la VI Edición con ‚Ciencia en la Escuela‛. Los alumnos del IES ‚Gran Capit{n‛ fuimos invitados por la Real Sociedad Española de Física para exponer el proyecto ‚La Física de los Juguetes‛ Allí se reunieron diferentes centros educativos para exponer sus proyectos, con el objetivo de que los alumnos fueran los protagonistas, puesto que nosotros explicamos los proyectos científicos a los visitantes. La Física de los Juguetes Unos días antes de ir al Círculo de Bellas Artes, vinieron dos profesores de la Real Sociedad Española de Física para explicarnos el funcionamiento físico de los juguetes y así nosotros podríamos exponer las actividades de la mejor forma posible. En nuestro stand había una serie de juguetes, como el Péndulo de Newton, el Pájaro bebedor, Joven que toca acordeón, Termómetro de Galileo o el tubo sonoro que al agitarlo en el aire produce notas musicales.

111


Nosotros nos turnábamos en grupos de cinco personas cada media hora, para explicar el funcionamiento de estos juguetes a las personas que se acercaban. Otros stands Cada grupo explicaba proyectos pertenecientes a diferentes ramas de la ciencia, como Biología, Geología, Química, Física e incluso Tecnología. Asistimos colegios e institutos de la comunidad de Madrid. Había niños desde 3º de Primaria hasta 2º de Bachillerato. Nuestra opinión Al principio, teníamos mucha vergüenza porque no sabíamos cómo exponer nuestro trabajo delante del público, pero a nuestro lado siempre había dos representantes de la Real Sociedad Española de Física para ayudarnos. Transcurrido un cierto tiempo, cogimos más confianza y acabamos disfrutando mucho de la experiencia. Emma Sotillos y Ana Patricia González

112


CONCURSO DE AFORISMOS IES GRAN CAPITÁN 2016

Aforismos de Sara Otero Alambillaga (2º A Bach.)   

La vida no tiene sentido, se lo tienes que dar tú. Vivir en una mentira es como caminar sobre una delgada lámina de cristal, nunca sabes cuándo se va a romper. (Segundo premio) Reflejamos en los otros lo que no nos gusta de nosotros mismos.

113


Aforismos de Denisa María Rusan (2º A Bach.)      

El silencio no es esclavo cuando es la mirada la que habla. A veces nos encontramos a nosotros mismos cuando nos perdemos en alguien más. Tan sólo los ojos pueden acercarse al alma. Las miradas dicen lo que el corazón esconde. Sólo aquello que nace en los ojos es capaz de cambiar su muerte. Para nunca ser vencido primero debemos conocer nuestras propias debilidades.

Fotografía de Laia Culebras 1º ESO E

Aforismos de Aldar Bazarsaduev (2º D Bach.)      

La Muerte es el remedio contra todos los males, pero tiene efectos negativos en pequeñas dosis. La Muerte es la más fiel compañera, pues siempre estará a tu lado cuando te vayan mal las cosas. La Muerte es el último paso hacia la inmortalidad. La Fama y la Muerte van de la mano porque sólo te recordarán el día de tu funeral. La sociedad no me ha vencido si yo no he luchado. La vida está llena de elecciones, pero la elección más importante, la de si uno quiere vivir o no, no la podemos tomar.

Los sabios no temen a la Muerte y la esperan, ¿quiénes son, entonces, los que la

    

buscan? La ciencia ha enviado a los hombres a la Luna, y la religión a los rascacielos. La religión es la mejor excusa para matar a otros. La violencia, como lo vemos a diario, se combate con más violencia. La Música es lo más humano que existe. La Música alimenta a las personas.

Estoy feliz si la otra persona lo es, ¿No es eso, acaso, todo lo que importa?. ¿No es eso

   

amor? La Felicidad no es tener lo mejor, sino sacar lo mejor de lo que ya tienes. A veces, los días son más oscuros que las negras noches. La (mi) Depresión es más resplandeciente que la (vuestra) Euforia. No podemos estar perdidos cuando no tenemos a dónde ir.

Si el dinero es solo papel, ¿Por qué no nos limpiamos el culo con él?

114


 

Los curas son lobos con piel de cordero. La realidad de nuestro mundo es solo la manifestación de la esencia, que no podemos sentir.

Aforismos de Daniel Zapatero Benavides (2º D Bach.)

        

La palabra más bella es inefable: libertad. La lengua oficial es la que se oficia en tu lengua. Cuando la Naturaleza muera, ningún dios emanará agua. Llámalo amor, destino, Dios o camino; o puedes vivir y no llamarlo. El dinero compra vidas y comercia con sueños. Cuando los animales hablen, los seres humanos necesitarán de sus atrofiados instintos.(Inspirado en el libro de Matt ‚ El día que los animales hablen‛). La excitación urbana se sana con lo rural, y la excitación facciosa con la cultura. El mejor maestro no es el que más sabe, sino el que menos lo aparenta. La música es en el mundo lo que en el mar son las olas.

Salud al que creyó en el saber, el resto…silenciados.

    

Piedra fue arena, arena fue piedra. Estar a gusto contigo, no a gusto de lo que te invade El bosque para los seres sin alma será un taco de folios, y para el poeta una inspiración escrita en un folio. La condición humana estará condicionada hasta que las condiciones condenen. La filosofía es la ciencia de las ciencias y la letra de las letras.

Jazz, Fado, Flamenco…son el alma transcrita a música.

  

La alienación es un mal disfrazado de placidez. El vello ocular que tejen las arañas del instante nunca nos dejará paso a la luz: ciegos somos, por no ser cegados. Siempre es sólo el amigo de nunca y enemigo del tiempo.

Si se parara el tiempo… suspiraríamos de dolor

  

Compartir es siempre ganar lo que se ha perdido. El teatro es la sonrisa de la literatura en un beso eterno con el ser humano. El ser humano es ilegal en la tierra de los necios y es el necio legal en la tierra negra. La mira sin expresión.

¿Cuánto cuesta el alma del capitalismo?, preguntó el empresario en el infierno

Nos informan con el “nos” delante de la información.

 

Conocer personas es lo mejor para alguien que aspira a ser una persona. La verdadera amistad es en el tiempo larga o corta, pero nunca será vacía.

115


Aforismo de Carlos Majano (2º A Bach.)

Aprender es eso que sucede mientras tratas de corregir diferentes errores una y otra vez (Primer premio)

Fotografía: Adrián Caparrós. 1ºESO A

Aforismo de Víctor Cuenca del Río (2º A Bach.) 

Si averiguásemos la media del ser humano, se parecería en gran parte a todos, pero no sería idéntico a ninguno.

Aforismos de Casandra Fernández Balbás (1º E Bach.)

     

Definir es castigar a los ojos a que vivan sin posibilidad de descubrir. Las palabras que escupo me disfrazan; las ideas que elaboro me retratan. La filosofía es la manera de liberar al hombre de la esclavitud de mente. El arte es una irracionalidad perfecta de una realidad racional e imperfecta. En el silencio que separa cada verso de un poema se produce la verdadera poesía. (Tercer premio) Sólo en silencio puedo escuchar la música de mi propio pensamiento.

116


…SOMOS MÚSICA... (Críticas musicales sobre Turon Jazz Band y Whiplash) HURON JAZZ BAND, por Alonso Sáiz

El pasado viernes 19 de febrero de 2016 , asistí a la Universidad Autónoma de Madrid a ver a una Big Band de Jazz. El jazz es un estilo relajante, un estilo que transmite pureza y que hace todo más elegante y poético. Mi reacción al escuchar la primera obra que tenían preparada fue enormemente positiva. No podía pensar cómo esos chicos, más pequeños que yo, podían tocar de esa manera, hacer música no solo con sus instrumentos, sino también con la atmósfera de esfuerzo y de orgullo que se observaba en ellos y en los familiares que les acompañaban.

Todos y cada uno ellos (los saxofonistas, el chico del contrabajo, el del piano, los trompetistas y los baterías) hicieron un enorme y profesional trabajo. Un trabajo por el que sinceramente pagaría por ver. Y por él califico de geniales a todos ellos. Su repertorio me llevó directamente a los Estados Unidos, y por un momento pensaba que estaba en un garito de Nueva Orléans, disfrutando del más puro jazz. Los chicos/as se salieron, hicieron todo tan correcto y tan profesional, que si pusiera alguna pega estaría mintiendo.

El concierto se me hizo corto, porque cuando algo te gusta y disfrutas de ello, el tiempo pasa volando. Y en este caso, cada una de las canciones que tocaron los músicos, me recordaron los discos de Nina Simone, de Ella Fitzgerald y cuando cantaba el barítono, los de Frank Sinatra. Con un estilo vocal propio de Frank Sinatra y Michael Bublé.

Estoy convencido de que todos estos jóvenes músicos van a triunfar en este mundo. Y van a triunfar en la vida como sigan esforzándose como lo están haciendo ahora, porque, más que músicos, son un ejemplo de superación. Paso a paso, han conseguido hacer una gira mundial.

Todos mis agradecimientos a ellos y si vuelven a tocar en Madrid, les volveré a ver. 100% recomendable. Alonso Sáiz

117


HURON JAZZ BAND, por María Jesús Dorado

El día 19 de febrero del 2016 se presentó, en la Universidad Autónoma de Madrid, a la banda americana llamada ‚Huron Jazz Band‛. Lo que a simple vista comenzó por ser una simple excursión para pasar el rato, resultó ser una grata experiencia. Es simplemente asombroso que adolescentes de edades tan tempranas ya viajen de gira por un país tan lejano y distinto al suyo, haciendo algo que usualmente no se ve en su edad, tocando música de jazz. En el concierto se tocaron los instrumentos habituales del jazz: trompetas, trombones, saxofones, un contrabajo, piano y batería. Algo que sorprendió a todos los espectadores fue el cantante que nos regaló unos minutos de su densa voz grave. Al finalizar el par de piezas que cantó, dejó con ganas de más y te gustaría tener un botón de ‚replay‛ para volver a escucharlo una y otra vez, sobre todo con sus movimientos que desprenden ritmo y esa cara en las que se reflejaba todo lo que él sentía. Lo que me sorprendió bastante fue la poca cantidad de chicas que había en el grupo. No sé si fue un problema de que el otro grupo que también toca es el que tiene más chicas, pero me hubiera gustado ver más variedad, ya que solamente había tres y una de ellas solo tocó un par de canciones en la batería. Creo que una de mis favoritas fue una pieza musical en la que añadieron ‚coreografía‛, dando un gran dinamismo a la canción y sacando una sonrisa a todo aquel que estaba en el auditorio. Su director derrochaba simpatía y, pese a que no sabía hablar español, simplemente con sus sonrisas ya caía bien, aunque la mitad de los espectadores no entendían nada y eso por su parte fue un gran logro. Al finalizar el concierto muchos nos quisimos hacer fotos con los músicos y eran muy agradables, y alguno que otro tímido, pero todos aceptaron, incluso uno de ellos se acercó para saludarme personalmente, lo que me sorprendió, ya que creo que le distraje un poco en escena. También estaban las familias de los músicos y profesores. Había una madre que miraba orgullosa a su hijo y hacía fotos de todo lo que veía, lo que fue precioso, ya que demuestra que los padres apoyan totalmente a sus hijos. Incluso esta mujer llegó a hacernos una foto, porque estábamos entusiasmadas con todos los músicos, un saxofonista en particular, y, pese a que fuimos algo irrespetuosas comportándonos como fans y demasiado efusivas en los aplausos y miradas, todos nos sonrieron con cariño y gratitud. Dejando a un lado la opinión personal, busco esta banda de jazz en internet y hay una gran cantidad de páginas, lo que me hace pensar que son realmente conocidos o por lo menos valorados, ya que aquí los alumnos del IES Gran Capitán que asistimos

118


nos quedamos asombrados con lo visto y con unas ganas tremendas de volver a asistir a un concierto de esta banda. Sin duda repetiría. María Jesús Dorado HURON JAZZ BAND DE MICHIGAN, por Mateo Gómez

El viernes 19 de febrero de 2016 los alumnos de 4º de la ESO que cursamos la asignatura de Música realizamos una excursión para conocer a una banda americana formada por alumnos de entre 14 y 18 años. El concierto fue en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), donde se citaron más de cien alumnos, estudiantes de colegios e institutos, en el auditorio para conocer a la banda. La Huron Jazz Band que no es una banda de High School cualquiera, sino que durante su historia ha recibido cinco Grammy´s (los premios más importantes de la música en Estados Unidos) eran los intérpretes que debían fascinarnos con su música. Al comenzar, los intérpretes fueron presentados, cuando todos estábamos colocados en nuestros asientos, por su director, Stephen Roberts (director de más de 10 bandas musicales). La banda estaba formada por entre 20 y 30 jóvenes. Cada uno tenía su instrumento y en el caso del piano y la batería se iban rotando. Los instrumentos presentes eran los siguientes: saxofón, trompeta, piano, batería y contrabajo. Cada tema que tocaban previamente nos lo comentaba por encima el director, introduciéndonos en si iban a tocar una tema de amor relajado o un tema movido. El estilo que predomina en la banda es el jazz, como bien destaca el propio nombre de la banda. El concierto empezó con varios temas de carácter alegre de jazz para atrapar nuestra completa atención en el escenario. El tercer tema fue un tema de amor "And the Angels sing", en el que tuvimos además un cantante, Michael, el cual nos deleitó con su suave y potente voz a la vez que singular. En mi opinión, se nota mucho la diferencia entre el sistema educativo de aquí, España, comparado con el sistema educativo en Michigan, ya que en Estados Unidos cada estado tiene sus propias leyes, por ejemplo, en el repertorio de instrumentos que tienen para elegir o las horas semanales de las que disponen para ensayar, sin olvidarnos de la mentalidad de los alumnos americanos respecto a los estudios. Estos factores explican la soltura y brillantez con la que tocaron el pasado viernes en el auditorio. En general, una excursión didáctica y divertida.

119


Michael interpretando una canciรณn.

Stephen Roberts con una de sus bandas.

La banda.

Mateo Gรณmez

120


HURON JAZZ BAND , por Sara Peinado Saber que iríamos a ver a una banda de jazz me hizo mucha ilusión. Es una música que se está olvidando y no debería ser así, pues tiene más mérito que cualquier canción actual de pop o electro. Es a conciertos de esta clase a los que se debería ir más a menudo. Cuando llegamos y me enteré de que los músicos iban a ser de nuestra edad me gustó aún más la idea. Entramos al concierto y había muchos colegios. Me quedé mirando un rato todos los instrumentos: el contrabajo, el piano, la batería… Y me acordé de nuestra clase de música donde intentamos aprender a tocar cosas básicas y nos cuesta un triunfo. El instrumento que más me llamo la atención fue el contrabajo. Es tan grande… Nunca había tenido uno tan cerca y de verdad que me impresionó. El primer tema que tocaron fue muy animado. Con esa entrada se veía venir que el concierto iba a ser bueno y animado. Lo que mejor recuerdo es una parte que toca un saxofón que fue alucinante; se levantó y tocó un solo que de veras nunca olvidaré. Fueron pasando los temas y llegaron a uno en el que había un cantante. Tenía la voz muy profunda y me llegó a poner los pelos de punta. En otro tema hubo un solo de batería que me dejó sin aliento. La chica tocaba muy decidida y con mucha energía. Al salir del concierto, me quedé pensando un momento. Ellos tienen la misma edad que yo, la diferencia es que yo para tocar cuatro acordes me podría tirar una hora y ellos en ese tiempo podrían aprenderse dos temas. Fue una experiencia inolvidable.

Pd: Greetings to all members of the band. You are incredible. If you ever turn away to Spain do not forget to visit us. XOXO Sara Peinado García

WHIPLASH, por Candela Escobar Rolle Hoy en día solemos ver películas poco realistas, que no nos cuentan cómo es el mundo en realidad, que nos dicen que todo es maravilloso y que en la vida nada es complicado de conseguir, como si todo fuese un cuento de hadas. Whiplash es todo lo contrario, es una película de género dramático, que te hace darte cuenta de que no todo son alegrías ni príncipes y princesas; si tienes un sueño has de luchar por él, cueste lo que cueste. El trabajo duro, la valentía y un gran sueño te llevan a conseguir llegar a ser alguien grande. Andrew es un joven con un objetivo en la vida, el de llegar a impresionar con su batería a un director de jazz muy importante, llamado Terence Fletcher. Ensaya en una pequeña banda, un poco decepcionante en comparación a donde él quisiera llegar a tocar, y en su tiempo libre se exige el máximo, para conseguir llamar la atención de

121


Fletcher. En una de sus prácticas diarias solitarias, aquel personaje tan importante para nuestro protagonista le hizo una visita inesperada y le puso a prueba. Está primera oportunidad fue un desastre, pero días más tarde tuvo una segunda, en la que consiguió demostrar lo que sabía hacer. El director le escogió para su banda, pero con el paso del tiempo Andrew se dio cuenta de que no era como esperaba. El director exigía muchísimo y por ello los días eran duros y tensos, ya que en cualquier momento podría ser expulsado de aquella banda de sus sueños. Tras diversos problemas entre ellos (como cuando Andrew le dejó en evidencia delante de personas importantes o la destrucción de esa banda o incluso cuando Fletcher se la juega al protagonista en el escenario), todo parece solucionarse y la vida de aquel joven que parecía estar arruinada, dio un giro gracias a su esfuerzo, valentía y fuerza. En esta película el estilo predominante es el jazz y los músicos más citados son Louis Armstrong, Charlie Parker (dicen que gracias a que le tiraron un plato de la batería a la cabeza se puso manos a la obra para mejorar como músico) y Duke Ellington. Y los temas más representados son el de Whiplash (que da nombre a la película), Caravan (que es tocada en la apoteósica escena final), Upswingin, Dismissed, Too hip to retire… Podemos apreciar música diegética en la mayoría de las escenas, mostrada casi siempre por la intervención del protagonista y de sus compañeros cuando tocan música de jazz en una banda o en solitario. La película suele estar marcada por la música, pero en algunos momentos se dan pausas con silencios que determinan momentos de tensión e intriga y yo creo que también se utilizan como un instante de descanso para el espectador. El ruido está presente en la mayor parte de los hechos para darle mayor consistencia y potencia y porque la película está basada en la música y en la batería con lo cual necesita la existencia del ruido casi todo el tiempo. Además, es muy importante para dramatizar la acción, ya que la película tiene un género dramático y mediante los ruidos se consigue mejor este efecto. La película está caracterizada por bandas de jazz clasificadas en instrumentos de cuerda frotada (contrabajo), cuerda percutida (piano), percusión (batería), viento metal (trompetas y trombones) y viento madera (saxofones). El compositor de la BSO es Justin Hurwitz, que mantiene una sólida amistad con el director, Damien Chazelle, debido a que se conocieron en Harvard cuando eran estudiantes y a que trabajaron juntos en el filme Guy and Madeline on a Park Bench. Hurwitz es el responsable de componer el soundtrack de Whiplash que aparece varias veces durante la película. Además Justin ha recibido ayuda por parte de Tim Simonec, director de orquesta y compositor. Decidieron dividir sus tareas en la creación y ejecución del soundtrack: Hurwitz elaboró el score de la película (que consideraba la batería como el principal instrumento en casi todas las obras musicales), mientras que Simonec fue el

122


responsable de los arreglos de las piezas para que fueran ejecutadas por la banda de jazz. Esta película ha recibido distintos premios, todos ellos en 2014. Entre ellos, tres premios Óscar al mejor actor del reparto (J.K. Simmons), montaje y sonido; Globos de Oro al mejor actor del reparto (J.K. Simmons); premios BAFTA al mejor actor secundario (J.K. Simmons), montaje y sonido; en el Festival de Sundance, a la mejor película y Premio del Público; en el Seminci de Valladolid, al mejor director novel; en el Círculo de Críticos de Nueva Cork, al mejor actor secundario (Simmons) y ocho premios más.

Es imposible de creer, pero el argumento de esta historia está, más o menos, basada en hechos reales y, no unos cualesquiera, sino los del propio director de la película, Damien Chazelle. Damien tuvo la mala suerte de encontrarse con un director semejante a Fletcher, que le marcó de por vida debido a que era un profesor extremadamente ortodoxo, estricto y se podría decir que casi despiadado. Una gran anécdota de esta película es la del músico Charlie Parker. Cuenta la leyenda que un día, en el transcurso de un concierto, lo hizo tan mal que Jo Jones no encontró otra opción que la de tirarle un plato de batería a la cabeza para que parase de tocar. Se dice que gracias a esa reacción se convirtió en uno de los grandes. Aunque por supuesto hay quien opina diferente, como el periodista Richard Brody, que cuenta que esa historia fue bien distinta y que Jones en realidad tiró el platillo al suelo para llamarle la atención. Hay una escena que me ha llamado especialmente la atención, aunque supongo que es una escena que a cualquiera que la vea le impresionará. Son los últimos minutos de la película, donde mayor tensión se concentra y donde se dan los mayores momentos de intriga. Nadie es capaz de imaginar lo que al final va a ocurrir. Nos situamos en el instante en que Fletcher se entera de que Andrew fue quien explicó a su padre y a otras dos personas (que creo recordar que formaban parte de la prensa) lo mal que le hacía sentirse su director. En este momento Fletcher decide destruirle para siempre y quiere hacerle la vida imposible, por lo que, en medio de un concierto, se la juega. Antes de aquel espectáculo, el director le dijo que se sabía el repertorio, ya que utilizaba el mismo que en la anterior banda, pero, cuando iban a comenzar, Fletcher anunció el nombre de una canción de la cual Andrew no tenía partitura y no sabía tocar. Con lo cual comenzó a improvisar, pero no le resultó beneficiosa aquella elección porque terminó estropeando la obra musical. Cuando parecía que iba a salir llorando, se iba a rendir y se iba a olvidar de tocar la batería para siempre, Andrew nos demuestra que la música para él es algo más que una pequeña pasión. Vuelve a colocarse en su posición en la batería y comienza a tocar un solo que deja a todos boquiabiertos; pero eso no es todo: tras terminar aquel solo comienza a tocar otro para dar entrada a los demás instrumentistas a la obra de Whiplash. El director se enfurece pero da las entradas al resto de los instrumentos. Cuando este tema parece terminar, el protagonista hace otro solo que no parece terminar nunca y en el que el director de la película ha querido centrarse bastante. Nos muestran cada detalle, cada pensamiento,

123


rostro, sentimiento de frustración o de dolor… Durante un largo periodo de tiempo se enfoca a Andrew tocando este solo y al director con cara de indignación. El joven está bastante agotado pero no se detiene y continúa improvisando. En un momento dado, en medio de la tensión y la preocupación de todo el que esté viendo esa escena, se empieza a caer uno de los platillos de la batería y, cuando parece que todo va a acabar con un desastre que cambiará su vida para mal, Fletcher salva el instrumento de su caída. En ese momento confluyen las miradas de los dos personajes y nos podemos dar cuenta de que al final el director le ayuda y le da señales para saber cómo continuar aquel solo tan emocionante. Esa escena se me ha grabado en la mente porque me alucina la capacidad de un joven como Andrew para no rendirse ni aunque se esté jugando toda su reputación y su carrera para toda la vida. Yo pasé unos instantes de excesiva tensión e intriga porque, cuando vi que el platillo se caía, pensé que toda su vida acabaría arruinada y para nada me esperaba aquella reacción por parte de Fletcher. En mi opinión, fue un momento bastante emotivo. La película está marcada por el sistema de educación musical en EEUU, que es considerado no solo como un arte excelso sino como un medio necesario para desarrollar la personalidad de los niños, es decir, un bellísimo método de educación. El educador suele tener una filosofía que dicen que es: “La educación musical persigue un fin de perfeccionamiento; desea y forma generaciones amantes de la música. Esta filosofía se sintetiza en el sencillo y profundo lema «Música para cada niño y cada niño para la música”. La educación musical en Estados Unidos es un aspecto de una importancia tan grande que se han formado diversas fuentes ideológicas al respecto como, por un lado, el aspecto creativo y de apreciación musical y, por otro, el aspecto teórico, es decir, la enseñanza de la lectura musical y la instrucción instrumental, sin desentenderse de la creación, expresión y la apreciación. La música es una asignatura obligatoria en Primaria y sobre todo durante los seis años ya que forma parte de nuestra vida cotidiana por lo que dicen que también debe formar parte de la vida escolar. Normalmente estas clases son dirigidas por un profesor de música asesorado por un profesor guía (supervisor) que hace diversas visitas al curso semanalmente o cada quince días y una clase de demostración. ay profesores especializados que solo son necesarios para las escuelas grandes y allí se les exige una preparación completa. Aquí es muy llamativa la espontaneidad y la sencillez con la que los profesores imparten sus clases y explican sus experiencias. Con esto destacan su amplio criterio y sincero espíritu de cooperación. Siempre se muestran interesados y ansiosos por saber y conocer las experiencias de Latinoamérica. Se suele decir que el profesor americano vive por dar y también por conocer. Sinceramente, no me esperaba que la película mostrase tantos valores y métodos de enseñanza completamente distintos a los de hoy en día. Jamás pude

124


imaginar que ningún director pudiese dirigir una banda de la manera en que lo hace Fletcher. Desde que comencé a ver la película comparé a ese director con el de mi coro y es que no entendía cómo dos personas que se dedican a lo mismo pueden llegar a ser tan distintas. Me parece perfecto que Fletcher quiera encontrar al próximo gran músico de la historia, pero creo que el camino por el que él se dirigía no era el adecuado. Un director de música puede ser duro con sus alumnos, pero hay un límite y el personaje de esta película lo sobrepasa. En el fondo se sabe que es una buena persona y que tiene su lado sentimental (como cuando muere un ex alumno suyo y se le derraman varias lágrimas), pero es incomprensible cómo puede pasar de esa faceta a insultar a todo el que tenga el mínimo fallo y llegar a hacer que sus alumnos lloren porque les recuerde lo peor que les haya pasado o les vaya a pasar en sus vidas. Les amenaza, les grita, les asusta y hace todo lo posible por descubrir cómo son en realidad, pero pienso igual que el protagonista. Creo que hay diferentes maneras de conseguir lo que uno quiere sin tener que hacer daño a alguien. Este director llega a pensar que las peores palabras que se le pueden decir a alguien son ‚buen trabajo‛ porque entonces jamás se esforzará más de lo que se esforzaba antes. Es cierto que cuando se nos dice que hemos hecho un buen trabajo nos quedamos en ese punto y no solemos intentar superarnos, pero hay veces que no es malo decírselo a alguien, porque si no puede llegar a pensar que no se le da bien y que tal vez debería rendirse. Fletcher piensa desde un principio que Andrew tiene posibilidades de convertirse en uno de los grandes y por ello le pone a prueba a cada segundo de su vida. El protagonista le demuestra su pasión de tal forma que llega a atropellarle un camión antes de salir al escenario de un gran concierto y aun así se levanta y se dirige a su puesto en la batería para tocar hasta que se le acaben las fuerzas. Su director le insulta, le recuerda su dura infancia, le hace llorar, cuestionarse su vida, dejar a su novia< pero Andrew sigue sin rendirse; al revés, se esfuerza el doble hasta conseguir demostrarle lo que es capaz de hacer. Candela Escobar Rolle WHIPLASH, por Aitana García de la Higuera

Whiplash es la historia de un joven de 19 años, Andrew Neiman, cuya pasión es la batería. Andrew tiene un sueño: ser tan bueno como su ídolo, Buddy Rich. Este sueño le lleva a ingresar en el conservatorio de música Shaffer de Nueva York, el cual se considera el mejor de Estados Unidos. Allí conoce a Terence Fletcher, un profesor y director de renombre pero a la vez muy duro y exigente. Sus métodos exhaustivos y hasta abusivos provocan una serie de cambios en la vida de Andrew que transformarán su pasión en una obsesiva lucha competitiva por un objetivo que ocupará por completo su vida, llegando a poner en riesgo su salud. Esta película ha ganado muchos premios; entre los que destacan tres Óscar, un Globo de Oro, un Premio de la Crítica Cinematográfica, tres premios BAFTA y un premio del Sindicato de Actores. Asimismo, ha sido nominada a dos Óscar, un premio

125


del Festival de Cannes, un premio WGA, dos BAFTA, un Eddie y varios galardones más. Al ser su principal tema la música, la banda sonora es muy importante. En ella la música predominante es la diegética. Aparece por primera vez cuando Andrew está tocando la batería él solo, en su primer encuentro con Fletcher. También hay música diegética cuando toca con la banda, cuando está en su cita con Nicole en la cafetería o cuando escucha a Buddy Rich en su móvil. Además hay escenas con música incidental, como cuando camina por la calle, pero en esta película no se le concede tanto protagonismo. El ruido tiene gran importancia, ya que acompaña la furia, el esfuerzo y hasta el dolor que se va desarrollando en la historia. El frenesí y la violencia van in crescendo, y el ruido ayuda a subrayar esta sensación. El silencio se emplea como contrapunto del ruido, para destacar los momentos de tensión y de conflicto entre Andrew y Fletcher. Esta película ocurre en nuestra realidad, por lo que en ella se presentan nombres de músicos reales como Buddy Rich o Charlie Parker. La banda sonora, con canciones como Caravan o la que da nombre a la obra, Whiplash, fue compuesta por Justin Hurwitz. Además de compositor y músico, es guionista y productor. El estilo que se trata principalmente es el jazz. Los instrumentos que aparecen son, por supuesto, la batería; pero además trompetas, saxofones, piano, contrabajo… Las agrupaciones que salen son solista y big-band. Antes de ser una película, Whiplash nació como un guion de 85 páginas que se convirtió más tarde en cortometraje. Este corto tenía a J.K. Simmons encarnando a Fletcher, y pasó con éxito el Festival de Cine de Sundance de 2013. Así, atrajo inversores y pudo ser producido como largometraje. Mantuvo a J.K. Simmons en su papel. Este actor es conocido por interpretar a personajes muy autoritarios. Whiplash está basada en la propia experiencia del director, Damien Chazelle, quien de adolescente tenía el mismo sueño que Andrew y conoció a un profesor como Fletcher que le marcó para siempre. La educación musical en Estados Unidos comenzó en el siglo XVII, y se fue desarrollando a lo largo de los siguientes siglos. La primera escuela de cantó se creó en el año 1717. En el siglo XIX, las clases de música se integraron en los colegios. Se desarrolló una Conferencia de Educadores de Música y se crearon organizaciones corales y de bandas. Todo esto facilitó el camino para la creación de las Normas de Educación Musical, la cual se usa actualmente. El conservatorio Saffer que aparece en la película no es real, pero existen muchos parecidos; el ejemplo más cercano sería la Julliard School. La escena que más me ha llamado la atención, o una de ellas, es la competición entre los tres baterías. El profesor no considera que van al tempo adecuado y detiene la clase durante horas para hacerles repetir una y otra vez, hasta que Andrew finalmente lo consigue. Pero mientras tocan y tocan, la tensión va aumentando; Fletcher lanza gritos y profiere insultos contra los alumnos, que, como látigos, los llevan al extremo de sus capacidades. Los alumnos sudan, sangran y en definitiva sufren para intentar complacer las altas exigencias del profesor, intentan no solo hacerlo bien, sino hacerlo

126


perfecto. Ser el mejor. Esta lucha entre tres es a la vez una lucha individual. Tres chicos jóvenes se exprimen al máximo y se dejan la piel y el alma en el instrumento para buscar la aprobación de su superior, para cumplir las expectativas, para poder alzar la cabeza con orgullo y escapar de ese mar de decepción y fracaso en el que sienten que se sumergen. Es esta secuencia, llena de ruido y dolor, una de las que más me impactaron. Los alumnos parecen llegar a su límite y aun así, continúan. Opino que los métodos educativos del profesor, aunque puedan parecer eficaces, son abusivos y crueles con los alumnos. La música se plantea como una carrera ardua y complicada que llena la vida de los músicos y no les deja espacio para nada más. Sin embargo, creo que la música no debe verse así. La música es un arte que constituye la pasión de miles de personas. Una pasión no debe significar sufrimiento, sino disfrute. Creo que Andrew disfrutaba tocando la batería, pero poco a poco perdió de vista el sentido de su pasión y ésta se transformó en una obsesión enfermiza. Fletcher faltaba al respeto a sus alumnos y hasta ponía en peligro su salud, tanto física como mental. Es el claro ejemplo de “el fin justifica los medios”. Él buscaba crear un nuevo Charlie Parker, un genio musical que pasase a la historia, y no le importaba qué tuviera que hacer para conseguirlo. Sus alumnos dejan de ser personas y pasan a ser posibilidades, oportunidades, talentos que explotar. No es partidario de decir “buen trabajo”; siempre pide más y más y lleva a los alumnos a sus límites. Yo creo que hay que ser realista, es decir, si alguien ha hecho algo mal hay que decírselo, pero con tacto. Y si se hace bien, una felicitación no hace daño. Y por supuesto, el respeto es imprescindible.

Aitana García de la Higuera WHIPLASH por Alonso Saiz 1. Resumen del argumento. 

La película narra la carrera artística de Andrew Neiman, un joven músico (cuyo ídolo es Buddy Rich) que se quiere formar en el mejor conservatorio del país, el de Terrence Fletcher, y convertirse en un gran batería. Al entrar en la escuela de este, es humillado y vejado constantemente por Fletcher, que usa unos métodos excesivos que le provocan heridas psicológicas y físicas, e incluso un accidente de coche. Expulsado de la banda de Fletcher, y tocado mentalmente, denuncia los métodos del profesor. Más tarde se volverá a encontrar con él, pero Andrew le vencerá y conseguirá superarse a sí mismo.

127


2. Comenta el estilo musical que predomina en la película. Busca nombres de temas y músicos que se citan.  

El estilo que predomina, sin duda alguna, es el jazz. Se trata de una Big Band y Andrew es el batería. En la película, se mencionan baterías como Buddy Rich (el favorito de Andrew) y a Papa Jo Jones (mencionado por Fletcher) de los que Andrew ve constantemente videos. Reiteradamente es nombrado Charlie Parker. Es descrito como un saxofonista genial, que no cambió hasta que Papa Jones le tiró un plato de la batería a la cabeza. Dos piezas son claves en esta película: “Whiplash” (la que Andrew toca cuando está en el conservatorio) y Caravan (la partitura del final, en la que improvisa y consigue superarse a sí mismo).

3. Comenta el tipo de música que predomina en la banda sonora (diegética, incidental), la importancia del silencio y el uso del ruido. 

Música diegética por excelencia: vemos el lugar de proveniencia de la música. L música procede, generalmente, de los instrumentos y del móvil (cuando Andrew ve videos y oye música en el aparato). El silencio cobra una importancia enorme, nos transmite máxima tensión (como cuando tiene el accidente o cuando le empiezan a sangrar las manos, por culpa de las baquetas). El ruido puede promover varias ideas. Puede incitar a que presintamos que algo ocurrirá (como es el caso en los constantes murmullos de antes de actuar, el caos que se oía antes del accidente. E incluso el ruido de él tocando de forma salvaje la batería)

4. Instrumentos y agrupaciones que aparecen en la pelicula. 

El protagonista – en dos ocasione – participa en una Big Band de jazz, por lo

que esta agrupación es la que más juego da en la película. El instrumento que cobra protagonismo es la batería, por Andrew y porque es lo que él toca continuamente. Los saxofones y el piano no se quedan atrás.

5. Información sobre el compositor de la BSO.

128


El compositor de la película es el jovencísimo Justin Hurwitz, conocido básicamente por sus composiciones para Whiplash.

También ha trabajado para películas como: “The Gabriels”, “La liga fantástica” y otra película musical,”Guy and Madeline on a park Bench” (2009, de temática jazzística)

6. Premios que ha recibido esta película.  

Aparte de recibir votaciones, y comentarios positivos de grandes críticos musicales, esta película ha obtenido 15 premios en total. Tres Óscars (por mejor actor de reparto, mejor montaje y mejor sonido), tres BAFTA (al mejor actor de reparto, al mejor sonido y al mejor montaje), un Globo de Oro (mejor actor de reparto) y muchos más….

J.K Simmons (Fletcher) y Tom Cross (montaje) se han convertido en verdaderas estrellas para las academias cinematográficas.

7. Anécdotas relacionadas con ella. 

 

La película se basa en el músico Charlie Parker y se comenta repetitivamente su escena del pato de batería, por lo que se inspira en un Charlie Parker que nosotros vemos como Andrew Neiman. También podemos observar que la película se basa en tópicos y mitos de los músicos (para ser el mejor hay que tocar siempre en solitario; el que toca muy rápido es virtuoso; no hagas amigos en el mundo de la música; si no eres tan bueno como Charlie Parker, no te merece la pena ser músico) El actor JK Simmons (Terrence Fletcher) es conocido por interpretar a personajes duros. La pasión que siente Andrew por la batería es semejante a la que siente Miles Teller (el actor original).

8. Comenta la escena que más te ha llamado la atención, explicando por qué. La escena que más me ha llamado la atención ha sido la del accidente. Generalmente, los momentos catastróficos de las películas son los que más “marcan” a los espectadores. Y en este caso, la angustia que provoca y el “shock” son notables. También impacta el momento en el que – cual zombi- el protagonista aparece en el concierto lleno de sangre, y está dispuesto a tocar con una mano muy currada. La superación y la seriedad con la que Andrew se toma la música también me impacta. 9. Documenta brevemente el sistema de educación musical en EEUU (High School y Escuelas de Música) 

En Estados Unidos ven a la música como un arte que ayuda al desarrollo de la personalidad de los pequeñ@s . Por lo que la imponen de manera obligatoria en la Primaria (durante seis años) y suelen dedicarle entre 15-40 minutos diarios).

129


En la Secundaria se da de manera optativa y extraescolar, materia en la que se incluye un coro, una banda de Jazz y una banda de música clásica. Hay que añadir que constantemente se suelen hacer conciertos o festivales en los que estos miembros participan.

10. Desarrolla ampliamente tu opinión acerca de los valores y métodos que se plasman en la película. Exprésalo de una forma adecuada y correcta. Es tu crítica de cine. 

La película nos enseña a tener fuerza de voluntad y a no rendirse nunca. Pero también presenta la doble cara de las cosas, lo que se vive dentro y lo que se vive fuera. Como es el caso de Fletcher, que de cara al público puede convertirse en un ejemplo que seguir, pero que, con los músicos, es un monstruo despiadado. La película anima a superarse a uno mismo, como es el caso del protagonista, que, paso a paso y día a día, consigue hacer ese solo de batería que Fletcher siempre le exigía. También lo demuestra tocando con una horrible herida en la palma de la mano, y con la decisión de tocar tras el accidente. Aparte de la superación, podemos ver su valentía. Porque, además de fuerte emocionalmente, es valiente. Y no se callará nada que le diga el despiadado Fletcher. Al contrario, Fletcher presenta unos valores crueles, frívolos y muy duros. Sus exigencias consiguen debilitar poco a poco a los músicos. Pero en este caso, se topa con un rival que no se dejará vencer, y que aguantará vientos y mareas con tal de ser lo que realmente quiere, un famoso batería. Me transmite dureza, ya que – como antes he mencionado- muestra la otra cara de los sueños, la cara oscura de las oportunidades, y por lo que uno tiene que pasar sin caer en el pozo (depresión, estrés e incluso suicidio). Es una película real a la par que fuerte, muestra la realidad de esta profesión. No es una película que volvería a ver (por la brutalidad del profesor, el accidente y los momentos sangrientos), pero es muy interesante y buena – por algo ha recibido tantos premios-.

Alonso Sáiz

130


…Y TAMBIÉN SOMOS TEATRO

A ver si acierto. ¿Qué día de la semana se hace más patente el agotamiento, el trabajo agotador, los sinsabores de esta vida tan llena de ‚cosas‛ y tan vacías de momentos para nosotros mismos que vivimos? Lo he adivinado: los viernes. Ese día el ‚derrumbe‛ físico y psicológico se nota en todas las miradas, en todos los gestos, hasta en nuestra forma de movernos. Los profes se despiden en la sala: se dirigen palabras de ánimo o de desolación (‚A ver si descanso, porque he pasado una semanita‛ o ‚Tengo tantos ex{menes por corregir que no creo que pise la calle‛). Los alumnos también viven sus horas más bajas los viernes, aunque la vitalidad de sus años les hace pensar, ingenuamente quizás, que les dará tiempo a todo, a salir con los amigos, a ver una buena película, a pasar un rato con su familia y además a preparar los exámenes que acechan.

Los viernes son un mal día para todos, por eso es el mejor día para dar un paso hacia delante en la recuperación de uno mismo y de los placeres abandonados. Vayamos juntos al teatro (‚Espero no dormirme, porque tengo un atraso de sueño‛, ‚Con tal de que no ronques, en medio de la obra‛).

Vayamos al teatro. Es muy difícil que allí no recibamos una recompensa.

Quizás podamos oír la voz desgarrada de monstruos que nos explican que ellos también sienten, que sus delitos y culpas tienen que ver no con su maldad, sino con la soledad, el azar o incluso la injusticia (‚El hogar del monstruo‛, en teatro María Guerrero). ¡Cuántas veces nos hemos cruzado con un vecino que no nos ha dirigido nunca ni una palabra! Y, de pronto, un día, ese vecino nos hace una pregunta llena de curiosidad e impertinencia: ¿Es usted judío, verdad? Respondemos todavía aturdidos: Sí, lo soy. Y entonces empieza la tarea tantas veces fracasada de explicar quiénes somos ante el otro, sobre todo cuando el otro sólo tiene prejuicios y no busca conocernos, sino colgar las etiquetas que otros le han enseñado a colgar a cualquier individuo. (‚Serlo o no...‛, Teatro Español). Aquella entrevista tenía un aspecto muy inocente, se trataba de responder a unas preguntas, seguramente sencillas, y ganar un dinero fácil a costa de un estudio psicológico de esos que están tan de moda, para elaborar estadísticas sobre el

131


comportamiento humano. Una auténtica chorrada por la que te van a pagar una pasta. Esto es lo que piensa el protagonista de ‚Idiota‛ (Teatro Pavón), que uno puede someterse sin daño alguno a un interrogatorio en el que podr{ ‚mantener el tipo‛, pero ese desafío le muestra lo difícil que es no entregar su propia dignidad a cambio de dinero, o quizás a cambio de nada.

En fin... Eso de ir al teatro se nos va pegando al corazón como una costumbre llena de placeres y descubrimientos.

Carmen Solera

132


… Y TAMBIÉN SOMOS CINE EXPERIENCIAS DE UN RODAJE – LA RECONQUISTA de JONÁS TRUEBA

VARIOS ALUMNOS DEL IES GRAN CAPITÁN HAN PARTICIPADO EN LA CUARTA PELÍCULA DEL LAUREADO DIRECTOR DE CINE

Todo comenzó el 7 de febrero de 2015 cuando, a través de Antonio Lisón, profesor del Departamento de Lengua del instituto, se puso en contacto con la AMPA la productora LOS ILUSOS para hacer un casting para la nueva película de Jon{s Trueba ‚La Reconquista‛. Lo organizamos en colaboración con Beatriz Aramendia, nuestra profesora de teatro. Se presentaron más de cien entre alumnos y alumnas y seis fueron los que tuvieron la suerte de poder disfrutar de una experiencia inolvidable: Claudia Martínez, Claudia Navarro, Pablo Gavira, Fran Duro, Lucía Fermosel y Jaime Díaz. Hubo también otro nutrido grupo también del instituto que participaron como extras en el rodaje.

A finales de agosto de 2015 acortaron sus vacaciones para rodar algunas escenas en la Casa de Campo, las Vistillas y en el instituto Gran Capitán. Un año más tarde se estrenaba la película en el Festival de San Sebastián con gran éxito y se rodaba el videoclip de la banda sonora nuevamente en el instituto.

Creo que ha sido una experiencia muy interesante para estos chicos y chicas. Todos ellos fueron felices durante esos días, se llevaron muy bien con todo el grupo e hicieron una gran piña. Se divirtieron mucho sin perder la concentración y las ganas de hacerlo bien y sorprendieron a todo el equipo de rodaje por esta actitud. En palabras del director, fue un rodaje idílico y el poder estar cerca de estos chavales les hizo rejuvenecer a unos cuantos.

Alumnos con actores y directores

133


Hay que agradecer al equipo de rodaje y a Jonás el trato tan cariñoso que han tenido hacia ellos. Tanto en el estreno de la película ‚La Reconquista‛ en la Cineteca del Matadero, como en las ocasiones en que se han vuelto a reunir, Jonás Trueba les ha demostrado este afecto públicamente, haciéndoles sentir que su aportación a la película ha sido muy importante y que ellos son muy especiales. Lo que puedo confirmar ya que he tenido la oportunidad de conocerles a todos durante el rodaje y en posteriores ocasiones.

Siguiendo con la colaboración entre este proyecto y nuestra comunidad educativa, se rodó a primeros de octubre el video clip de la canción de Rafa Berrio perteneciente a la BSO ‚La arcadia en flor‛, utilizando nuestro gimnasio como escenario. Nuestros chicos y chicas han vuelto a demostrar su ‚profesionalidad‛ y buen hacer, siendo los protagonistas de este video.

El director ha quedado tan impresionado con este grupo que quiere continuar trabajando con ellos en su próximo proyecto y seguir contando con nuestra colaboración. Durante este pasado mes de noviembre organizamos un casting para buscar más adolescentes de nuestro instituto que puedan participar en él. Esperamos que alguno más sea seleccionado para que pueda vivir una experiencia de este tipo.

Tenemos un alumnado estupendo y muy especial al que tenemos que apoyar en todas las empresas que acometa y nuestra obligación como padres y educadores es mostrarle que hay muchos y diversos campos donde puede desarrollar su potencial y su creatividad.

Amparo Ruiz (AMPA IES GRAN CAPITÁN)

Momento del rodaje del videoclip

134


GRADUACIÓN 2º de Bachillerato 2015/2016 Discurso de los representantes de alumnos

Los grandes sueños, los utópicos, están sobrevalorados a mi entender. Puedes pasarte toda la vida persiguiendo un sueño sin que este llegue a cumplirse y te encuentres con más años de los que quieras admitir y defraudado contigo mismo por no haber alcanzado esa meta. Porque al final ¿qué nos queda? El camino, la carrera y no la meta. Todo lo que hemos vivido, lo que hemos tenido que pasar, las dificultades, la experiencia. La meta no es lo que se recuerda, sino todo eso que has hecho. Y personalmente, creo que no vivimos para perseguir sueños ni quedarnos dormidos. Y siguiendo esta idea, creo que no pasa absolutamente nada si aún no hemos decidido en qué vamos a ocupar nuestra vida. Y digo “en qué vamos a ocupar” en lugar de “qué vamos a hacer”, porque nuestra vida no solo se basa en dedicarse a algo, la vida también se compone de nuestras ideas, del amor y la amistad que damos y recibimos. Por tanto, no creo que ir a la universidad, a una FP, sacarse el First o ahorrar algo de dinero sacando a pasear al perro de tu vecino, sean cosas que tengamos que hacer a desgana. Si quieres estudiar, estudia. Si necesitas unos meses para aclarar tu futuro, tómatelos. Si quieres hacer muchas cosas y muy distintas, hazlas, porque en la variedad está la riqueza. Somos tremendamente afortunados de tener una educación, una familia, unos amigos, una casa. Somos tremendamente afortunados de vivir donde vivimos. Hay gente que no comparte nuestra fortuna, y por eso me parece que hay que aprovecharla al máximo, que hay que construir un mundo en el que la suerte no sea tan poco equitativa. Somos tremendamente afortunados de poder recibir una educación pública y gratuita, de la que hemos aprendido muchas de las cosas que sabemos.

135


Por ello, me gustaría dar las gracias a los que han sido nuestros profesores a lo largo de esta etapa. Hay que hacer una mención aparte a la labor que han desempeñado durante estos años. Gracias a los maestros sabemos muchas de las cosas que conocemos, y me gustaría reconocer el mérito y agradecer, que a pesar de todos los intentos por parte del gobierno de destruir la educación pública y de privatizar diversas competencias, a pesar de los recortes en educación, además de otros sectores, he recibido una educación pública y gratuita de gran calidad, y eso es algo que debemos a los profesores. Desde mi punto de vista, no todo lo que he aprendido son materias específicas. Algunos profesores han sabido inculcarnos valores de tolerancia, respeto e igualdad, fuera de nuestros núcleos familiares. Personalmente, yo me quedo con esas pequeñas grandes cosas. Esos valores son los que nos hacen crecer como personas, y los maestros han contribuido en parte a ello. También, puedo decir que los profesores me han enseñado, sobre todo este año a organizar todas mis ideas, juntarlas, y escribirlas en un papel. Claro que también he aprendido fórmulas, obras, periodos literarios e históricos, pero lo que de verdad importa es con lo que nos quedamos al final.

Durante estos años me he ido dando cuenta de que somos el futuro, algo que en un principio puede sonar obvio, pero que muchas veces se olvida. Y es olvidado por los que se encargan del país, los que ahora son el presente, pero también es olvidado por nosotros. Por eso, creo que nuestra educación, nuestros recursos no tienen que ser olvidados, no tienen ni que discutirse, porque algún día seremos el motor del mundo, un motor que si no está entero, solo hará que retrocedamos. Es entonces cuando me pregunto si de verdad estaremos preparados. Porque sé que todos sabéis dividir y sé que todos sabéis leer, pero no estoy tan segura de que todos sepáis lo que está pasando en Europa, en el mundo. No estoy segura de que todos creáis en la igualdad, en la tolerancia y en el respeto. Y por esta inseguridad creo que algo en el sistema no está bien hecho, o más bien, que falta algo. Tengo la impresión de que, aunque el Instituto te enseñe autores y fórmulas, depende de ti aprender lo verdaderamente importante. Seamos sinceros: ¿quién de nosotros dentro de unos años va a recordar todo lo que durante este curso hemos metido en nuestra cabeza a presión? Y eso verdaderamente importante no es lo que viene en los libros o en los apuntes, es lo que está ahí fuera, es el mundo al que a partir de ahora vamos a tener que enfrentarnos, siendo conscientes, sin venda en los ojos. La vida es el transcurso de una etapa a otra, y se rige por las decisiones que tomamos. Ahora tenemos que cerrar esta etapa del instituto para embarcarnos en otra nueva, y con ella, tomar nuevas decisiones. Parece que fue ayer cuando dejamos atrás el colegio para empezar la educación secundaria, y pasamos de ser los mayores de la escuela a los insoportables niños de primero de la ESO. Parece que fue ayer cuando llegamos al Instituto, teníamos 12 años y nuestras mayores preocupaciones eran la prueba de los pitidos de Fernando Batalla y hacer amigos nuevos. Parece que fue ayer cuando las mochilas abultaban más que nosotros y recorríamos los estrechos pasillos del edificio de la ESO.

136


Sin embargo, los años pasaron, y fuimos dejando atrás personas, amistades y relaciones. Fuimos madurando poco a poco, y empezábamos a entender de lo que iba la vida. Nuestras preocupaciones evolucionaron y adquirieron un nuevo tono. De repente nos encontrábamos en primero de bachillerato, enfrentándonos a una espiral de exámenes, trabajos, sueño, café y bibliotecas. Era un nuevo y diferente mundo, al que se incorporaban nuevas preocupaciones, como la de aprobar absolutamente todo y hacer los trabajos a tiempo. También viajamos a Italia, y descubrimos que es posible visitar ciudades, museos y monumentos aun habiendo tenido pocas horas de descanso. Y en un abrir y cerrar de ojos nos encontramos a nosotros mismos en el último año de instituto, enfrentándonos a segundo de bachiller. La verdad es que pocas cosas positivas puedo decir acerca de este curso. Pero una de las personas más sabias que conozco, mi madre, me dijo una vez que hasta de lo peor se puede sacar algo bueno. Y pienso hacerle caso por una vez. Hemos sido capaces de superar Segundo de Bachillerato en el Gran Capitán, y eso es toda una heroicidad. Hemos comprobado hasta dónde podemos llegar, hemos conocido nuestros límites, e incluso los hemos superado. Por eso me gustaría recordaros, que si habéis sido capaces de superar este curso, seréis capaces de afrontar aquello que os propongáis en la vida. Nos hemos sorprendido a nosotros mismos estudiando hasta horas que nunca habíamos llegado a imaginar. Hemos hecho esfuerzos que nunca pensábamos que seríamos capaces de hacer, los cuales son por fin recompensados y nos conducen a una nueva etapa de nuestras vidas. La verdad es que por mucho que este curso me haya quitado, también me ha hecho sentirme orgullosa de mí misma. Me ha hecho valorar todo lo que tengo (tal vez por las circunstancias actuales en las que vivimos, donde hay gente que no tiene nada), y me ha hecho entender que, aunque tenga que pelear con la realidad, no tengo por qué estar sola. Sé que siempre tendré alguien en quien apoyarme y en quien confiar. Este último curso, o en general el Instituto, ha sacado lo mejor y lo peor de mí. Ha conseguido que afronte miedos y me ha causado otros nuevos. Ha hecho que me dé cuenta de quién está ahí cuando lo necesitas y de quién no. Me ha dado oportunidades y me ha quitado otras muchas. Me ha hecho llorar, pero también reír. Me ha dado recuerdos inolvidables y otros que preferiría olvidar pronto. Porque quiera o no, me guste o no, este sitio y estas personas, vosotros, me han formado como ser humano, me han hecho crecer, han perfilado mis ideas y mis costumbres, me han hecho luchar y defender lo que creo. En definitiva, me han hecho estar orgullosa de esta etapa tan importante de mi vida. Así que, gracias, a nadie en particular y a todos en general, por formar parte de todo esto, de mi memoria. Y no me cabe la menor duda de que todos os vais de este sitio sintiendo que habéis hecho algo importante, aunque sea algo muy pequeño, por alguno de los que tenéis alrededor. Así que felicidades por eso, que es lo

137


que importa, no la nota, no un examen, porque no somos números, no somos un 3’75 o un 8,25. Somos personas, personas que en poco tiempo asumirán nuevos retos, nuevas responsabilidades y nuevos objetivos. Pero eso es cosa del futuro, así que dejemos que el nosotros del futuro se encargue, y ahora vivamos todo lo que podamos, todo lo que queramos y todo lo que necesitemos, porque creo firmemente que podemos estar orgullosos de haber superado esta etapa y espero que la recordemos siempre, tanto lo bueno, como lo malo. No vamos a terminar sin mencionar a todos aquellos que no se gradúan aquí con nosotros y a los profesores que ya no están, pero que de una forma u otra han formado parte de esta pequeña historia de seis años de duración. En definitiva, la vida es un sinsentido, un ir y venir de rostros, paisajes y sucesos. Y por mucho que tratemos de buscárselo, de intentar entenderlo, el universo no tiene un plan para nosotros. Es en realidad algo gracioso que seamos como simples motas de polvo en el espacio. Y precisamente por eso, porque en el fondo la vida no se para por nadie, tenemos que vivirla al máximo. Porque habrá veces que estaremos felices y otras que no, y así es la vida, acaba en un punto, y de nosotros no quedará más que lo que hayamos hecho, si es que alguien lo recuerda. Así que os animo a estar orgullosos de vosotros mismos, a aprender lo que queráis aprender, no importa cuán estúpido parezca, a defender y a compartir vuestras ideas, y en definitiva, a vivir. Gracias. Claudia Capasso López y Álvaro Rincón Sanz

138


GRADUACIÓN 2º de Bachillerato 2015/2016 Discurso de Paco Gil, profesor de Lengua y Literatura Piano, piano, si va lontano Buenas tardes, chicos y chicas, padres y madres, familiares y amigos, colegas. Para mí es un honor tomar hoy la palabra en esta etapa crucial de vuestro viaje, tan apasionante. Voy a empezar contándoos una historia, un cuento chino: Entre sus muchas virtudes, Chuang Tzu tenía la de ser diestro en el dibujo. El rey le pidió que dibujara un cangrejo. Chuang Tzu respondió que necesitaba cinco años y una casa con doce servidores. Pasaron cinco años y el dibujo aún no estaba empezado.‚Necesito otros cinco años‛, dijo Chuang Tzu. El rey se los concedió. Transcurridos los diez años, Chuang Tzu tomó el pincel y en un instante, con un solo gesto, dibujó un cangrejo, el cangrejo más perfecto que jamás se hubiera visto. El cuento, esencia de sabiduría oriental, puede ser interpretado desde muchos puntos de vista. Ahora os invito a pensar acerca del valor del tiempo subjetivo y personal -- y de su enemiga, la aceleración--, de la importancia de darnos cuenta de nuestras propias necesidades, de las relaciones humanas en la sociedad que nos ha tocado vivir. A finales del siglo XX se pergeñó una de las revoluciones más importantes de la Historia, la revolución científico-tecnológica. Anteayer, como quien dice, se sumó a los progresos de los siglos anteriores el auge de las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). Vivimos en la ‚sociedad de la información‛ o ‚sociedad del conocimiento‛ en cuyo seno el ordenador, Internet y la telefonía móvil se han vuelto casi imprescindibles en nuestra vida cotidiana (y me niego a que se llame a los aparatos smartphones o ‚teléfonos inteligentes‛, pues ‚inteligentes‛ seremos nosotros, la ciudadanía, si los usamos con responsabilidad e inteligencia para ser mejores y encaminarnos con su uso hacia una sociedad más solidaria). En este preciso momento, muchas personas en esta sala están mirando su móvil de reojo o sin tapujos y muchas más utilizarán el teléfono para consagrar el momento de la Graduación en varias fotos. Y todo ello es respetable, yo también lo haré; estamos hiperconectados, milagros de las TIC. Sobre sus beneficios, sus maravillas y la fascinación que ejercen en casi todo el mundo, nada hay que añadir que no sepamos. ¿Y sobre sus perjuicios, posibles problemas o efectos negativos? Porque haberlos, haylos. Quiero compartir con vosotros, chicas y chicos casi universitarios, unas reflexiones que, en mi opinión, no nos ayudan a llegar a ser quienes verdaderamente somos, sino que nos alejan o distraen de ser hombres y mujeres libres. El problema que más me preocupa, como ciudadano, padre y educador, es el de la utilización de los móviles y las redes sociales como mecanismo de control y dominación en las relaciones de pareja: lo que empieza pareciendo un juego (‚déjame ver tu móvil‛, le dijo él a la chica cuando comenzaron a salir) a menudo deriva, como una bola de nieve, en conductas acosadoras y agresivas, machistas y humillantes, que denigran la dignidad de la mujer o desembocan en violencia de género. Y así el supuesto amor se transforma en odio. Ante esta perversidad, todas las alertas son insuficientes.

139


Una de las implicaciones de esta revolución consiste en la brecha tecnológica que se ha abierto entre los adultos y los jóvenes, fuente de preocupación para padres, madres y profesores. Si ha sido una constante en la Historia la existencia de una brecha generacional entre padres e hijos, desde finales del siglo XX se ha añadido otra brecha imprevisible que, como una zanja, separa a los adolescentes digitales de los mayores analógicos en muchas casas y aulas. Creo que uno de los retos actuales es tender puentes de conocimiento y comprensión del uso que hacéis de las TIC y de cómo mediatizan las relaciones con vuestros iguales y con los adultos. Y esos puentes habrán de ser construidos desde el respeto mutuo, al igual que el rey del cuento chino respetó las necesidades de Chuang Tzu con su simple tecnología de papel y pincel y el artista respetó su compromiso con el rey. Otra de las consecuencias, a mi parecer, es el modo en que está influyendo el uso de las nuevas tecnologías en la construcción del conocimiento. A diario presenciamos cómo las TIC interfieren en los procesos de aprendizaje: para bien en muchos casos, para mal en otros. ¿Qué decir de la búsqueda inmediata de datos, de generar nosotros mismos información en las redes sociales, de la facilidad de la comunicación mediante la telefonía móvil, del desarrollo de determinadas capacidades intelectuales que favorecen algunos videojuegos, de la interacción con personas de otras culturas e idiomas<? Todo ello es prodigioso y puede suponer una mejora de nuestra calidad de vida y de nuestro nivel cultural. Por otro lado, podríamos preguntarnos: ¿estamos de verdad mejor informados ahora?; ¿conocemos más cabalmente a los demás y a nuestro entorno en medio de esta vorágine de imágenes y textos?; ¿qué ocurre con capacidades intelectuales tan imprescindibles para el estudio como la memoria o la atención<? Explorar estas cuestiones y sus complejas respuestas da para un debate social de gran calado. Hoy me interesa pensar sobre algo tan común como proponer a los chicos la lectura de una novelita de cien páginas y ciertas reacciones vuestras. La lectura de una obra de Ramón J. Sender o de García M{rquez os ‚roba‛ hora y media o dos como máximo. No las leéis. En cambio, gastáis ese tiempo en buscar apuntes en unas páginas web de segunda o quinta mano, información de escaso rigor académico. Ya sé que es una anécdota y que solo unos cuantos incurren en el despropósito, pero ese proceder es una bobada: no solo porque desconfiáis de vuestra capacidad para analizar una obra (seguramente con mayor acierto y lucidez que muchas de las p{ginas copiadas) sino porque os ‚rob{is‛ el placer de leer, de disfrutar con historias maravillosamente escritas. Y del mismo modo que el rey quería un dibujo de Chuang Tzu y no de cualquier otro pintor, yo no quiero –ni ningún enseñante-- leer páginas de un fulano-anónimo-internauta sino valorar las palabras y la creación de Lucía, Carlos, Carmen o Antonio, o de cada uno de los cientos de estudiantes a quienes guiamos en su estudio. Para que entre todos, vosotros y nosotros, sigamos persiguiendo el empeño de Juan R. Jiménez, ‚¡Inteligencia, dame / el nombre exacto, y tuyo, / y suyo, y mío, de las cosas!‛.

140


Os decía que vais a abrir, exestudiantes del Gran Capitán, una etapa crucial de vuestra vida, apasionante. Espero que lo sea, como lo ha sido para mí las veces que he llegado a la Universidad y me he dicho, ‚¡dios mío, cu{nto me queda por saber!‛. Adem{s de la alegría de lo nuevo, lo más saludable que uno aprende ahí es cuánto le queda por conocer. Os embarcaréis en los estudios de Medicina, Ingeniería, Matemáticas, Derecho, Economía, Magisterio, Trabajo Social, etcétera y, ojalá, con éxito. Y si os equivocáis, no pasa nada:, los errores son humanos y de ellos también se aprende. Muy pocos os habéis decidido por carreras de Humanidades (Historia, Filosofía, Arte, Música, Filologías<): es comprensible, sois pragm{ticos, en consonancia con estos tiempos utilitarios. Pero no perdáis nunca de vista armonizar los estudios científico-tecnológicos con el cultivo de vuestra sensibilidad y el desarrollo de todas vuestras potencialidades como personas creativas: investigar sobre una cierta enfermedad rara no está reñido con disfrutar un poema de Pedro Salinas; el diseño de una nueva app se enriquece con la contemplación de un cuadro de Velázquez; la fatiga de la jornada de un abogado o una ingeniera se recompensa con escuchar un concierto de Manuel de Falla o Bruce Springsteen< Quiero decir que, además de apasionarnos con lo que hacemos, el ser humano es mucho más que un especialista en esto o en lo otro: un ser complejo y polifónico que necesita de las Humanidades para ser más justo y solidario. En palabras de un prestigioso filósofo, ‚el Humanismo no es enemigo de la Ciencia‛. Al cabo, siguen vigentes los viejos interrogantes sobre nuestra incertidumbre que Rubén Darío expresó: ‚… y no saber adónde vamos, / ni de dónde venimos...‛. Utilizaréis aun más las herramientas de las TIC en vuestra vida, confío en que sea con inteligencia y sensatez. Uno de los peligros que observo en los adultos, en los estudiantes (y en mí mismo) es la tendencia a la distracción: su uso nos distrae, merma nuestra capacidad de atención. Estamos con las antenas puestas en varias cosas a la vez, milagros de la hiperconexión: batimos los huevos para la tortilla al tiempo que charlamos por teléfono o tuiteamos; oímos la cháchara de los profes o los amigos mientras chateamos o nos reímos con unos ‚memes‛; vemos una película, jugamos a la vez con la tableta, colgamos una foto en Instagram. Y todo en alucinante batiburrillo. Piano, piano. Somos conscientes de que cada cosa requiere su tiempo, de que cada actividad merece una atención distinta. Somos conscientes y, sin embargo, nos cuesta apearnos del bucle acelerado de estos tiempos tecnológicos, nos cuesta renunciar a tantos estímulos externos, nos cuesta prestarnos atención a nosotros mismos. En mi opinión, ahí radica el meollo del problema, en desoír nuestros propios estímulos y necesidades por no desconectar con lo de fuera y poder conectar con nuestras entrañas y nuestro tiempo interno, íntimo y silencioso. Ese que Chuang Tzu se concedió y que nuestros abuelos grecolatinos sostenían en la sentencia Festina lente, ‚apresúrate despacio‛. Muchas gracias y buena suerte. Madrid Río, mayo de 2016

141


El Olivo num.1  
El Olivo num.1  

Número 1 de la revista digital del IES Gran Capitán

Advertisement