Page 1

Algunas sugerencias sobre la evaluación 1. ¿Cuáles instrumentos utilizar? Emplee el método que quiera, el que le sirva, el que mejor le venga para eso que pretende evaluar. 2. El asunto de la evaluación es fundamentalmente un punto para la autorregulación y la autonomía; y para ello hay que estar pendientes del día a día, hay que ser capaces de generar otros caminos y formas novedosas para transitarlos, que permitan que las discusiones de los docentes, de los jóvenes y de los niños circulen por esos nuevos espacios. 3. El proceso de evaluación de sacar, hacer visible lo cotidiano, como dice el título de uno de los libros de Miguel Santos Guerra, o el otro de “tras bastidores”5, es poner todo lo que está por ahí o está escondido, y no retomamos en los lenguajes, hacerlo visible para poder entenderlo en otras muchas formas. 4. La evaluación depende de la concepción de aprendizaje que subyace a la enseñanza. 5. Concebir la evaluación desde un contexto global, implica mirarla como un proceso de mediciones de sujetos, discursos y prácticas, es pensar no únicamente en los aprendizajes de los estudiantes, es tenerla como el motor del aprendizaje, como un condicionante que da cuenta de qué y cómo se aprende. 6. La evaluación debe tener como finalidad principal la regulación del proceso de aprendizaje, que permita comprender las causas de los errores y dificultades del alumnado para potenciar el proceso enseñanza aprendizaje.

Anexo

Anexos

2

Algunas consideraciones sobre la evaluación

Nuestra comprensión de la evaluación Pensar la evaluación como un ejercicio práctico de formación, requiere la conjugación de diversos aspectos relacionados con la enseñanza, el aprendizaje y la sociedad. Además, significa la posibilidad de pensar la práctica pedagógica como un conjunto de disposiciones que copan los espacios escolares. La práctica pedagógica es una vía que permite la recuperación de la identidad con el saber, que posibilita el encuentro del maestro con su experiencia, y le abre la posibilidad de desplegar su ser en el entorno formativo que construye con su acción. Dentro de la institución educativa, la evaluación no funciona como un supradispositivo que determina el producto de la enseñanza, la forma de su recepción o la forma de las interrelaciones. La evaluación debe considerarse como un dispositivo que conjuga la creatividad y la imaginación -entendida como la creación de imágenes- para el conocimiento, descripción, interpretación y valoración de la realidad.

76

La evaluación no se predetermina, se planifica. Su configuración y operación se define más claramente con el término emergente, en la medida en que es un término para señalar fases o momentos; que surgen unos de otros, unos con otros, para ir configurando el campo de acción, el tipo de reflexión del maestro y del alumno. Y es que la evaluación es básicamente la construcción de puntos de vista, que son al mismo tiempo puntos de arranque, que sirven para la comprensión e interpretación específica de cada uno de las situaciones educativas (en relación con el saber, la ciencia y el otro).

Miguel Santos Guerra, Hacer visible lo cotidiano, Madrid, Akal, 1990; Entre bastidores. El lado oscuro de la organización escolar, Málaga, Aljibe, 1994.

5

Una propuesta para tomar en serio

En este orden de ideas, la evaluación sería una de las mayores posibilidades de generar nuevos mecanismos, de abrir nuevos caminos, de escucharnos de formas distintas y de permitir que el otro se acerque a la relación con el conocimiento, con los otros, con la vida cotidiana, de maneras distintas y diversas

Una propuesta para tomar en serio

Estrategia de transversalización curricular

Estrategia de transversalización curricular

Una nueva visión sobre la evaluación debe considerarla como creación de los docentes, como fruto reflexivo de su práctica pedagógica. La evaluación es el modo en que los docentes conjugan los diversos elementos que tienen a su alcance, y otros que se le presentan durante el proceso mismo de enseñanza, para diseñar un camino que permita -a los sujetos de la práctica pedagógicaalcanzar niveles de comprensión y reconocer espacios próximos de construcción (lo que Vygotsky llamó Zona de Desarrollo Próximo)

75


Algunas sugerencias sobre la evaluación 1. ¿Cuáles instrumentos utilizar? Emplee el método que quiera, el que le sirva, el que mejor le venga para eso que pretende evaluar. 2. El asunto de la evaluación es fundamentalmente un punto para la autorregulación y la autonomía; y para ello hay que estar pendientes del día a día, hay que ser capaces de generar otros caminos y formas novedosas para transitarlos, que permitan que las discusiones de los docentes, de los jóvenes y de los niños circulen por esos nuevos espacios. 3. El proceso de evaluación de sacar, hacer visible lo cotidiano, como dice el título de uno de los libros de Miguel Santos Guerra, o el otro de “tras bastidores”5, es poner todo lo que está por ahí o está escondido, y no retomamos en los lenguajes, hacerlo visible para poder entenderlo en otras muchas formas. 4. La evaluación depende de la concepción de aprendizaje que subyace a la enseñanza. 5. Concebir la evaluación desde un contexto global, implica mirarla como un proceso de mediciones de sujetos, discursos y prácticas, es pensar no únicamente en los aprendizajes de los estudiantes, es tenerla como el motor del aprendizaje, como un condicionante que da cuenta de qué y cómo se aprende. 6. La evaluación debe tener como finalidad principal la regulación del proceso de aprendizaje, que permita comprender las causas de los errores y dificultades del alumnado para potenciar el proceso enseñanza aprendizaje.

Anexo

Anexos

2

Algunas consideraciones sobre la evaluación

Nuestra comprensión de la evaluación Pensar la evaluación como un ejercicio práctico de formación, requiere la conjugación de diversos aspectos relacionados con la enseñanza, el aprendizaje y la sociedad. Además, significa la posibilidad de pensar la práctica pedagógica como un conjunto de disposiciones que copan los espacios escolares. La práctica pedagógica es una vía que permite la recuperación de la identidad con el saber, que posibilita el encuentro del maestro con su experiencia, y le abre la posibilidad de desplegar su ser en el entorno formativo que construye con su acción. Dentro de la institución educativa, la evaluación no funciona como un supradispositivo que determina el producto de la enseñanza, la forma de su recepción o la forma de las interrelaciones. La evaluación debe considerarse como un dispositivo que conjuga la creatividad y la imaginación -entendida como la creación de imágenes- para el conocimiento, descripción, interpretación y valoración de la realidad.

76

La evaluación no se predetermina, se planifica. Su configuración y operación se define más claramente con el término emergente, en la medida en que es un término para señalar fases o momentos; que surgen unos de otros, unos con otros, para ir configurando el campo de acción, el tipo de reflexión del maestro y del alumno. Y es que la evaluación es básicamente la construcción de puntos de vista, que son al mismo tiempo puntos de arranque, que sirven para la comprensión e interpretación específica de cada uno de las situaciones educativas (en relación con el saber, la ciencia y el otro).

Miguel Santos Guerra, Hacer visible lo cotidiano, Madrid, Akal, 1990; Entre bastidores. El lado oscuro de la organización escolar, Málaga, Aljibe, 1994.

5

Una propuesta para tomar en serio

En este orden de ideas, la evaluación sería una de las mayores posibilidades de generar nuevos mecanismos, de abrir nuevos caminos, de escucharnos de formas distintas y de permitir que el otro se acerque a la relación con el conocimiento, con los otros, con la vida cotidiana, de maneras distintas y diversas

Una propuesta para tomar en serio

Estrategia de transversalización curricular

Estrategia de transversalización curricular

Una nueva visión sobre la evaluación debe considerarla como creación de los docentes, como fruto reflexivo de su práctica pedagógica. La evaluación es el modo en que los docentes conjugan los diversos elementos que tienen a su alcance, y otros que se le presentan durante el proceso mismo de enseñanza, para diseñar un camino que permita -a los sujetos de la práctica pedagógicaalcanzar niveles de comprensión y reconocer espacios próximos de construcción (lo que Vygotsky llamó Zona de Desarrollo Próximo)

75

Lenguaje castellano 2 parte  
Advertisement