Page 1

Le Monde diplomatique Venezuela

E l c a s o a ss a n ge

Caracas • octubre de 2012 1

Embajadas, derecho de asilo y extradiciones • P. 4-5

Paradoja de la globalización

DE S ORDEN Y DE S E S TABILIZACIÓN

La competitividad: un mito Libia: ¿el fin de las ilusiones? que está de moda P. 16-18 • P. 14-15

A ñ o I V. N ú m e r o 3 7 . C a r a c a s , o c t u b r e d e 2 0 1 2 • 2 0 B s

Ed i c i ón

La victoria irreversible U

na mujer, vestida con una franela estampada con los ojos de Hugo Chávez, gritó: “¡Por la victoria irreversible!”, mientras éste se desplazaba como candidato en medio de la marejada de gente en Petare, estado Miranda, un mes antes del 7 de octubre, fecha en que se llevó a cabo la elección presidencial en Venezuela. Mientras esta mujer gritaba lo mismo que expresaban las encuestas, otras le declaraban su amor con los brazos abiertos. Esta misma pasión estuvo presente en todos los actos de la campaña presidencial del presidente Chávez, la cual culminó con el lleno total de siete avenidas en Caracas. Los venezolanos tuvieron una participación histórica y, después de tres meses de campaña electoral, el presidente Chávez logró más de 8 millones de votos, venciendo a su contendor más cercano, Henrique Capriles Radonski, con 11 puntos porcentuales de diferencia. La abstención fue menor al 20% del electorado inscrito. Este alto índice de participación es indicio, además de la confianza en el sistema electoral venezolano, de la preocupación por los sistemas políticos e ideológicos que estaban en juego con la elección presidencial. Ignacio Lula Da Silva que, con humor, se ha referido a Venezuela como un país exageradamente democrático, con igual consideración hacia el presidente Chávez al ser reelegido por el voto popular en diferentes elecciones y ratificado por referendo en 2002. En casi 13 años de “democracia participativa y protagónica”, una vez aprobada la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en 1999, se han celebrado alrededor de 15 elecciones –entre presidenciales, parlamentarias, regionales y referenda–, que contrasta con los 40 años previos de “democracia representativa” donde se cuentan la misma cantidad de elecciones. La mirada mundial estuvo expectante sobre Venezuela principalmente por la campaña de los medios hegemónicos nacionales e internacionales que impulsaron la posibilidad de un empate técnico, según unas encuestadoras que en las más recientes elecciones han sido desacertadas con los resultados finales, e incluso llegaron a pronosticar mediante fórmulas matemáticas, con basamento más en la fe que en la

ciencia, de que Capriles Radonski ganaba por un margen de 10 puntos de diferencia. El resultado fue inverso y la supuesta “guerra de encuesta” –que realmente no existió, porque la mayoría de las empresas encuestadoras daban ganador a Chávez con márgenes que oscilaban entre 10 y 16 puntos porcentuales– terminó siendo considerada como una “guerra de interpretaciones”. Sobre esas “interpretaciones” favorables al candidato de la derecha venezolana los medios de comunicación generaron un panorama de victoria inminente de Capriles Radonski y actualmente continúan en el mismo afán de pretender hacer creer que su “liderazgo” logró aumentar el caudal de votos de la oposición. Esta interpretación está basada en la comparación de los resultados obtenidos por ésta con Manuel Rosales como candidato en las elecciones presidenciales de 2006, sólo que eluden recordar que en las elecciones parlamentarias de 2010 trataron de convencer de que eran la “mayoría” al sumar los votos lista (52%). La oposición venezolana ha aumentado constantemente su votación tras cada elección. Después del Referendo Revocatorio de 2002, ésta comenzó a subir con moderación en las siguiente elecciones. En la presidencial de 2006 logra un aumento de 8%, en el referendo de la Reforma Constitucional (2007) 4% y en la Enmienda (2009) 15%. Para la elección de parlamentarios de 2010 mantiene este aumento, pero su crecimiento porcentual se reduce en 2 puntos y llega al 13%. Esta tendencia decreciente se mantuvo el 7 de octubre de 2012

ve n e zola n a

Fiebre electoral en Estados Unidos por Raúl Cazal

donde la oposición aumenta un 11%. El líder de la revolución bolivariana también creció en esta última elección un 12 % con respecto a las presidenciales de 2006. La votación que obtuvo el chavismo posterior a esa elección no habían sido superadas hasta esta de 2012. Esto muestra una clara tendencia de apoyo al Presidente, pero también de un elector crítico que se abstiene con los demás cargos y propuestas del chavismo sometidos a elección popular. Diferente es el comportamiento del opositor, que no asume posición crítica con su programa político y candidato, porque su único objetivo es salir de Chávez. La victoria fue perfecta, porque no quedó duda de ello. Esa fue la estrategia que marcó el Comando de Campaña Carabobo y estuvo acompañada de una participación de más del 80% de los electores inscritos. Chávez planteó públicamente que a quien había que vencer era a la abstención y con esa variable, la victoria, además, fue irreversible. Ilustración: Ugo Ramallo

Los dos Sur Por Benoît Bréville*

T

odas las mañanas, a partir de las 6, Russell Stanton se sienta frente al volante de su pick-up y recorre las explotaciones agrícolas aledañas con la esperanza de encontrar un trabajo para el día: recoger melocotones, cacahuetes, maíz, cualquier cosa que se le proponga. En el calor pegajoso de esta tarde de agosto, el hombre, de unos cuarenta años, sale regularmente de su habitación con aire acondicionado para fumar un cigarrillo en el estacionamiento del motel. Él vive acá, en Darien, Georgia, desde hace tres años: “Es menos caro que alquilar un apartamento. Tengo incluida la electricidad, el cable y hasta alguien que viene a limpiar la habitación todos los días”, se mofa dirigiendo la mirada hacia su hermana Jenna, la mucama del establecimiento. Instalada con su marido y sus hijos en dos habitaciones medianas, ella sólo trabaja una o dos horas por día. “El motel no tiene muchos clientes, hay sobretodo residentes permanentes. En este momento, hay un camionero, su joven amiga y una familia de hindúes. En la esquina, la gente sólo pasa, prefieren quedarse al borde de la auto ruta”. Los candidatos a la Casa Blanca no creen que valga la pena pararse en Georgia: ellos prefieren quedarse en Carolina del Norte o en Florida, donde se decidirá la próxima elección presidencial. Situada a algunas millas de la Insterstate 95 que se extiende a lo largo de la costa atlántica, desde Florida hasta Canadá, esta ciudad del sur de Estados Unidos de apariencia apacible, no tiene nada que la identifique con un destino turístico: un gran boulevard, una multitud de calles perpendiculares, bombas de gasolina, tiendas de comestibles desprovistas de frutas y legumbres y, principalmente, innumerables casas puestas a la venta. De las 1.090 habitaciones con que cuenta la comuna, 292 están vacías. Golpeados por la crisis de la industria textil, sus dos mil habitantes también sufrieron de frente la de las subprime. En el condado de McIntosh, la tasa de desempleo sobrepasó el 10% y el ingreso anual medio cayó en 4.000 dólares entre 2007 y 2009, pasando de 25.739 a 21.771 dólares, antes de enderezarse un poco. Los Stanton, hermano y hermana, aterrizaron en el Fort King George Motel después del embargo de la casa familiar. “Yo vivía de pequeños trabajo y mi madre tuvo que dejar de trabajar. Los tratamientos eran demasiado caros, entonces nos vimos obligados a irnos. Me fui a Texas durante un año para probar suerte, después vine para acá”, cuenta el hermano mayor. Jenna y su familia probaron alquilar un apartamento, pero rápidamente se dieron cuenta de que no podían pagar el alquiler y se instalaron en el motel. De este período, la joven mujer guarda un gusto amargo: “durante cuatro años, Obama no hizo nada por nosotros. Yo que soy pobre, voy por los republicanos, porque los demócratas no tienen en cuenta a los blancos pobres como yo”. (continúa en la p. 8)

Elecciones 7 de octubre: La victoria irreversible  

Raúl Cazal / octubre de 2012

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you