Issuu on Google+

Le Monde diplomatique Venezuela

El Estado palestino: para mañana, siempre para mañana • Alain Gresh • P. 6-7

d e s d e

c a r a c a s

Entrevista a Ricardo Piglia

Raúl Cazal • P. 20 y 21

Á f r i c a

El Banco Mundial fomenta la razia de las tierras agrícolas Benôit Lallau • P. 16 y 17

ENCARTE N° 6 Alex Callinicos

I S S N  

A ñ o I I I . N ú m e r o 2 8 . C a r a c a s , a g o s t o - o c t u b r e d e 2 0 1 1 • 2 0 B s F.

Ed i c i ón

Indignación

Túnez, la embriaguez de lo posible

Serge Halimi

A poco menos de un año del suicidio de Mohammed Bouazizi, que encendió la mecha de las revueltas árabes, Túnez va a las urnas. Confusa, la campaña electoral se desarrolla sobre un fondo de urgencia social.

¿

La revolución termina cuando el dictador es derrocado? En Túnez, donde más de cien partidos políticos, casi todos desconocidos, buscan un espacio en la Asamblea Constituyente que surgirá de la voluntad popular el 23 de octubre, todo parece posible, todo parece abierto. La Asamblea electa podrá hacer valer su impecable legitimidad democrática: escrutinio proporcional, paritario (aunque el 95% de los que encabezan las listas son hombres); una rigurosa regulación de los gastos de campañas, de los sondeos, de la publicidad. Además de Representativa, esta Asamblea también será soberana. Determinará el equilibrio de los poderes, la modalidad del régimen (presidencial o parlamentario), el lugar que ocupará la religión en las instituciones y, si así lo desean los constituyentes, el rol que tendrá el Estado en la economía. Júbilo y vértigo ante la página en blanco; esperanza de una democracia árabe y musulmana: “Si esta chispa no prende aquí no lo hará en ninguna parte”, nos dice una militante del Polo Democrático Modernista (PDM), suficientemente con-

Caracas • Agosto-octubre de 2011 1

fiada en las capacidades que tiene Túnez para conservar su papel de avanzada en la región. El 23 de octubre, las mesas de los colegios electorales de Bizerta deberán ser numerosas o suficientemente grandes. En efecto, el ciudadano será llamado a elegir entre sesenta y tres listas, la mitad de las cuales se proclaman “independientes” respecto de los partidos. ¿Cómo orientarse cuando la mayoría de éstas reciclan hasta el infinito las mismas equívocas palabras: “identidad árabemusulmana”, “economía social de mercado”, “desarrollo regional”, “Estado estratega”? “El curso de la revolución se ubica en la centro izquierda”, dice tajante, Nicolas Dit-Pouillard, investigador adscrito a The International Crisis Group, que ha publicado varios informes sobre Túnez1. Los caciques venidos a menos del partido único de Ben Ali (Alianza Constitucional Democrática [RCD, por sus siglas en francés]), como Kamel Morjane, se califican como centristas, al igual que sus antiguos adversarios del Partido Democrático Progresista, reagrupados detrás de Nejib Chebbbi. (continúa en la p. 8)

Ugo Ramallo, 2011

L

a exhibición de la muerte en primera plana de los periódicos y pantallas de televisión se ha hecho una costumbre. Ellos son el instrumento para que la guerra sea aceptada y que las invasiones tengan el visto bueno de una opinión pública que ha sido creada por estos mismo medios de comunicación. Por ello no es casual su despliegue para estar al principio de la guerra, generar toda la propaganda a favor de sus intereses con falsas victorias para desanimar al enemigo y terminar cuando ellos deciden que culminen, no sin antes mostrar su trofeo: la muerte. Cuando exhibieron el cuerpo sin vida de Muamar Gadafi en Sirte, Libia, el anticolonialista ya había sido sentenciado a la pena capital. Y continuarán asesinándolo mediáticamente para justificar la invasión a un país soberano que vivía un modelo distinto de participación social. En el Informe de Desarrollo Humano de 2011 del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Libia aparece en el puesto 64 “considerado alto”

y  con una esperanza de vida al nacer de 74,8 años. El mencionado Informe destaca que “cinco Estados Árabes se encuentran entre los países más destacados por su progreso –Omán, Arabia Saudita, Túnez, Argelia y Marruecos– mientras que Libia se ubica entre las 10 naciones que más han prosperado en las dimensiones del IDH [Índice de Desarrollo Humano] no referidas al ingreso. Todos ellos han avanzado principalmente gracias a los adelantos alcanzados en salud y educación.” Se desconoce la cantidad de muertos que trajo la invasión a Libia, pero los medios de comunicación sólo muestran –y sólo les importa–la de Gadafi. Al principio, para justificarla, mostraron fosas comunes de una supuesta masacre que había perpetrado el gobierno libio contra su población. Todo fue falso. Las fosas comunes y la masacre. Lo que sí es cierto, son las toneladas de bombas que la OTAN lanzó sobre Trípoli y Sirte. Pero eso ya no importa. Las cámaras y flashes ahora están centradas en las ciudades

1 8 5 6 - 9 2 7 7

ve n e zola n a

por Raúl Cazal petroleras en donde los procolonialistas se han instalado para gobernar sobre las ruinas de Libia. Mientras esto sucedía en Libia, frente al continente africano, en España, unos llamados “indignados” decidieron tomar las calles y las plazas para señalar la “estafa de un sistema” que muestra la cara de una crisis económica. Estos ciudadanos pedían “democracia real” Si bien, a las revueltas de los países árabes la bautizaron con la estación de primavera como si fuera el remake de Praga de 1968; en Europa los “indignados” se quedaron con ese mote a falta de rebelión. Aunque tampoco les disgustó a quienes salieron en protesta en Madrid, como en Londres, Jerusalén o Nueva York. Esperaban que estas protestas también se expandieran por América Latina y fueron convocadas mundialmente un 15 de octubre, sábado, para más señas. Las agencias transnacionales pretendían que éstas tuvieran repercusión en países que soberanamente habían tomado un rumbo por el cambio social como son los países del Alba y, en su mayoría, los de Unasur. Sin embargo, los estudiantes chilenos llevan meses mostrándole a su presidente más que una cara de indignado, una propuesta para que la educación sea pública y gratuita, algo que perdieron con las políticas neoliberales implantadas por la dictadura de Pinochet y que se ha mantenido durante la democracia chilena. En Venezuela la indignación se expresó hace 22 años un 27 de febrero, y se le denominó “El Caracazo” al pueblo que bajó de los cerros y salió a las calles para tomar por suyo lo que le ofrecían en vitrina y no podía obtener gracias a las medidas económicas de un gobierno flamante, que cambió sus promesas de bienestar para todos por los “consejos” del Fondo Monetario Internacional. Los indignados europeos están más preocupados del status quo que han perdido, gracias a la crisis económica que sus élites políticas han implantado en sus países y por la que han desplegado la guerra, el saqueo, y la muerte en tierras ajenas. Ergo, Libia delenda est.l


2 Le Monde diplomatique Venezuela

Caracas, agosto-octubre de 2011

Raúl Cazal Director Estela Aganchul Editora

EDICIONES INTERNACIONALES

Florángel Gómez Prensa y relaciones institucionales Samuel Bravo Diseño y concepción gráfica Ugo Ramallo Samuel Bravo Felipe García Ilustran en este número Producciones del Waraima Traducción, corrección y producción gráfica Gráficas Lauki Impresión Depósito legal pp 200801DC1253 Es una publicación de Producciones del Waraima 7257 C.A. RIF: J-29596783-7 Víctor García Presidente Torre Parque Central. Edificio Mohedano Mezzanina 1 - Oficina 1-13 Avda. Este 10. Caracas 1010 +58 212 2857257

produccionesdelwaraima@gmail.com

info@monde-diplomatique.net.ve www.monde-diplomatique.net.ve De esta edición se imprimieron 5.000 ejemplares

francia Hubert Beuve-Méry Fundador Francois Honti, Claude Julien, Ignacio Ramonet Antiguos directores Serge Halimi Presidente del Directorio y Director de la Redacción Alain Gresh Director Adjunto Bruno Lombard Director de Gestión Martine Bulard Jefa de Redacción Anne-Cécile Robert Responsable de las ediciones internacionales y su desarrollo 1-3 rue Stephen-Pichon, 75013 París Teléfono: +331 53 94 96 21 Fax: +331 53 94 96 26 secretaria@monde-diplomatique.fr www.monde-diplomatique.fr

EN INTERNET

Catalán: www.mondiplomatic.com Chino: http://cn.mondediplo.com Esperanto: http://eo.MondeDiplo.com Inglés: http://Mondediplo.com Japonés: www.diplo.jp Portugués (Brasil): www.diplo.com.br En total, la difusión de Le Monde diplomatique y de sus distintas ediciones (62 ediciones internacionales en 24 idiomas; 31 impresas y 31 en internet) supera los 1.900.000 ejemplares.

ALEMANIA. Die Tageszeitung. (Kochstrasse 18, 10969 Berlín); 90.000 ejemplares, supl. mensual. www.mondediplomatique.de ARGENTINA. Capital Intelectual S.A. (Francisco Acuña de Figueroa 459. Buenos Aires 1180); 40.000 ejemplares, mensual. www.eldiplo.org BRASIL. Instituto Pólis (Rua Araújo 124, São Paulo); 40.000 ejemplares, mensual. BOLIVIA (Av. Arce 2529. Edificio Santa Isabel. Bloque C-301, La Paz); 4.000 ejemplares, mensual. BULGARIA. Les Amis du Monde diplomatique. (Rakovski 78, 1.000 Sofía); 4.000 ejemplares, mensual. CHILE. Editorial “Aún Creemos en los Sueños S.A.” (San Antonio 434, Local 14, Santiago); 10.000 ejemplares, mensual. COLOMBIA. Tebeo Comunicaciones S. A. (Avenida 19, No 4-20, Bogotá); 10.000 ejemplares, mensual. COREA DEL SUR. Sociedad Le Monde Corea. (Seúl); 5.000 ejemplares, mensual. CROACIA. Sociedad Masmedia. (Ulica Baruna Trenka 13, Zagreb); 10.000 ejemplares, mensual. ESLOVENIA. Novinarski Klub. (Tavcarjeva 15, Lubljana, Eslovenia); 1.000 ejemplares, mensual. ESPAÑA. Ediciones Cybermonde SL. (Aparisi i Guijarro No 5, 2o, 46003, Valencia); 25.000 ejemplares, mensual. GRECIA. Eleftherotypia. (Minoos 1016, 11743 Atenas); 200.000 ejemplares, suplemento semanal, www.enet.gr/ HUNGRÍA. Sociedad LMD Hungary Kiadó KFT. (1026 Budapest, Szilágyi E. Fasor 101); 5.000 ejemplares, mensual. INDIA. Hard News. (Gautam Nagar 110049, Nueva Delhi); 40.000 ejemplares, suplemento mensual en inglés. IRÁN. Sedaye Edalat. (60/6 rue Sarve, Ave Vali Asr, Teherán); 5.000 ejemplares, supl. mensual. IRLANDA. Village. (44 Westland Row, Dublin 2); suplemento semanal en inglés. ITALIA. Il Manifesto. (via Tomacelli 146, Roma 00186); 90.000 ejemplares¬, suplemento mensual, www.ilmanifesto.it/ MondeDiplo/ LUXEMBURGO. Tageblatt. (44, rue du Canal, 4050 Esch-sur Alzette); 30.000 ejemplares, suplemento mensual en alemán. MUNDO ANGLÓFONO. The Guardian Weekly. (The Guardian Weekly, 75 Farrington Road, London EC1M 3HQ); distribución por suscripción, suplemento mensual. MUNDO ÁRABE. La versión árabe es editada por la filial Le Monde diplomatique Editions Arabes disponible por suscripción (www. mondiploar.com); publicada en varios diarios de Medio Oriente, el Golfo y el Magreb. NORUEGA. Diplo AS. Distribuido en Noruega, Suecia, Finlandia y Dinamarca (Tostrup Terrasse 1, 0271 Oslo); 30.000 ejemplares, supl. mensual, www.diplomatique.net PERÚ. Altermundo Comunicaciones SAC. (Av. José Pardo 741, 4to. piso, Lima); 10.000 ejemplares, mensual. POLONIA. Livres et presse. (Rue twarda, 60, Varsovia); 10.000 ejemplares, mensual. PORTUGAL. Campo da Comunicaçao. (Rua D. Manuel II, 33, 5o, 4050-345, Porto); 20.000 ejemplares, mensual. PUERTO RICO. Semanario Claridad. (Calle Borinquena 57, Urb. Santa Rita, SAN JUAN, 00925, Puerto Rico); 20.000 ejemplares, suplemento semanal. RUMANIA. Dans le même bateau. Mensual. RUSIA. Novaya Gazeta. (Potapovskiy pereulok, Moscú, 101990); 90.000 ejemplares, suplemento quincenal. SERBIA. Nin. 30.000 ejemplares, supl. semanal. SUDÁFRICA. Die Vrye Afrikaan. (PO Box 675, Durbanville, 7551, Sudáfrica); suplemento mensual en afrikaans. SUIZA. El semanario WochenZeitung. (Hardturmstrasse 66, Postfach 8031, Zurich); 20.000 ej., suplemento mensual.

D E S D E

C A R A C A S

Caracas • Agosto- octubre de 2011

Mecanismos de integración en el plano de la información Agencias estatales de noticias crean fuerza comunicacional por Florángel Gómez

Concentración de la propiedad de los medios y una sujeción a la información que parte de los centros de poder foráneos caracterizan el panorama latinoamericano

S

ergio Fernández Novoa, presidente del Consejo Ejecutivo de la Unión Latinoamericana de Agencias de Noticias (Ulan) que se constituyó en Caracas el pasado mes de junio, señaló que existen “fenómenos que se repiten” a nivel comunicacional en los países latinoamericanos, y tal vez el más grave sea “la concentración de la propiedad de los grandes medios”. En América Latina, el promedio es “que cuatro grandes grupos info comunicacionales concentran el 82 por ciento de los mensajes que recorren nuestros territorios”, dijo en la capital venezolana cuando se anunció el nacimiento de la organización que aglutina a las agencias de Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, Cuba, Guatemala, Paraguay, México y Venezuela. “Es decir hay unos pocos que resuelven los temas de lo que van a discutir millones y esos millones no tienen todas las posibilidades que deberían tener para decodificar esa información y tomar aquella que más necesitan”, puntualizó. Los procesos de emancipación que vive la región con gobiernos antiimperialistas, y que han sido equiparados –por lo menos en Venezuela– con la continuación de la independencia que se inició hace doscientos años, pasan por la descolonización de los mensajes de la metrópoli. Adicionalmente a la concentración de la propiedad de los medios en la región que señala Fernández Novoa, es patente la dependencia comunicacional absoluta con las agencias de noticias internacionales de Estados Unidos y Europa, guiadas por una línea editorial identificada con los intereses económicos y políticos de los centros de poder mundiales. “Hay sobre todo una tarea de los medios dominantes de tergiversar, manipular la información. Muchas veces más de acuerdo a intereses foráneos a nuestra región que a los intereses autóctonos”, agregó Novoa cuando se celebraba la iniciativa de creación de la Ulan. Las agencias de noticias difunden mensajes a sus abonados y estos mensajes se replican de manera exponencial una vez que se publican en prensa o internet, de tal manera que el contenido difundido por una agencia de noticias es citado una y otra vez por los distintos medios de comunicación nacionales, regionales y locales de distinta naturaleza y alcance, proceso que se ralentiza en la medida en que la información pierde su valor. El presidente de la agencia de

noticias argentina Telam, Martín García, señaló en esa primera reunión que “los países con respecto a los poderes del establishment son muy similares” a la vez que es parecido “el hostigamiento de los mismos factores de poder que responden a intereses en general ligados a fuera del territorio latinoamericano”. En la unión está la fuerza comunicacional Freddy Fernández, presidente de la Agencia Venezolana de Noticias (AVN) y vicepresidente del Consejo Ejecutivo de la Ulan, destacó que “no es casual que sea este el momento en que nos encontramos las agencias, también es el momento en que se han encontrado nuestros pueblos y nuestros gobiernos, y han impulsado una serie de iniciativas de integración, que han mostrado claramente un rostro de soberanía, de independencia y de disposición de construir una realidad que favorezca más a nuestros pueblos” El representante de la Agencia Boliviana de Información (ABI), Jorge Cuba, utilizó la consabida frase en la unión está la fuerza para caracterizar a la Ulan, pero dirigida no solo a “encontrar un punto de vista diverso al de las agencias que se han adueñado del espectro noticioso y que han planteado un cerco mediático”, sino también “para plantear la visión desde la realidad como nosotros la entendemos”. Para Fernández Novoa, así como los países emprenden “tareas muy concretas” dentro de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) –la banca regional, la posibilidad de monedas únicas o nodos propios de internet–, este año se concretó la aspiración de aunar los esfuerzos de las agencias de noticias de la región. Luis Enrique González, presidente de la agencia Prensa Latina, explicó que el nacimiento de la Ulan le recordó el nacimiento de la agencia cubana en 1959. “La Ulam nace en un momento que la región América Latina y el Caribe necesita de esa unión para enfrentar el sesgo mediático, la campaña de los monopolios de la información que más bien cuestionan las realidades en nuestros países, y a veces nos dejamos guiar por lo que dicen y no nos acordamos que tenemos nuestra propias agencias y nuestros propios ojos para mirar la región”. l


Indignación