Issuu on Google+

agenda global TWN

Third World Network

Viernes, 13 de mayo de 2014

AĂąo 2014 ÂŚ NÂş 167

La agenda post 2015 El peor desempeĂąo de todos los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) se registrĂł en El Objetivo 8: la Alianza Global para el Desarrollo. Los debates actuales sobre la agenda de desarrollo post 2015 ofrecen una oportunidad polĂ­tica al mĂĄs alto nivel para corregir ese desequilibrio. Ahora que se discuten los Objetivos de Desarrollo Sustentable, es importante evitar el mismo enfoque de los ODM. (PĂĄg. 2-3)

Fragilidad e incertidumbre en la economĂ­a mundial Martin Khor*

A

ntes de que la economía mundial haya podido recuperarse plenamente de la crisis que comenzó hace mås de cinco aùos, se estå propagando ya el temor de la llegada de una nueva crisis que afectaría esta vez a las economías emergentes. Una vez mås, la crisis toma por sorpresa a la mayoría de los especialistas en asuntos económicos internacionales. En realidad, las seùales GH IUDJLOLGDG ²QDQFLHUD H[WHUQD HQ varias economías emergentes han sido visibles desde el principio de la FULVLV ²QDQFLHUD HQ (VWDGRV 8QLGRV \ en Europa. El Centro del Sur ha insistido en numerosas ocasiones en la amenaza de que el auge de las corrientes de capital, que comenzó en la primera mitad de la dÊcada de 2000 y se mantuvo incluso despuÊs del colapso de Lehman Brothers, estÊ generando graves desequilibrios en los países en

desarrollo que podrían traer consigo interrupciones súbitas o inversiones de las corrientes de capital. El anålisis de las decisiones en materia de políticas en respuesta a la crisis en las economías avanzadas y en especial en Estados Unidos como emisor de la principal moneda de reVHUYDHVIXQGDPHQWDOSDUDH[SOLFDUOD situación actual. Los gobiernos han sido renuentes a eliminar el sobreendeudamiento FDXVDGR SRU OD FULVLV ²QDQFLHUD SRU medio de una restructuración oporWXQD RUGHQDGD \ H[KDXVWLYD GH OD deuda y han pasado abruptamente GH XQD H[SDQVLyQ LQLFLDO D OD DXVWHULGDG²VFDO(OUHVXOWDGRKDVLGRXQD GHSHQGHQFLDH[FHVLYDGHODVSROtWLFDV monetarias para combatir la Gran Recesión y una incursión de los bancos FHQWUDOHV HQ WHUUHQRV LQH[SORUDGRV como el límite cero para las tasas de interÊs de intervención y la adquisición de obligaciones a largo plazo de emisores públicos y privados (prograPDVGHH[SDQVLyQFXDQWLWDWLYD  (VWD SROtWLFD PRQHWDULD H[FHVLYDPHQWH OD[D QR KD ORJUDGR UHGXFLU HO

sobreendeudamiento ni estimular el consumo. Sin embargo, ha causado IUDJLOLGDG²QDQFLHUDGHQWUR\IXHUDGH los países, en especial, en las economías emergentes. El mismo Estados Unidos es vulnerable porque puede que la Reserva Federal no logre abandonar la política PRQHWDULDH[FHVLYDPHQWHOD[D\QRUmalizar el tamaùo y la estructura de su balance general sin perturbar el mercado y no puede mantenerla sin que se originen burbujas. La disminución de la compra de activos no constituye aún una seùal de la aplicación de una política monetaria restrictiva ni la normalización

El FMI estaba entre los que hablaban del “auge del Surâ€?, subestimando su vulnerabilidad a los cambios en las polĂ­ticas y las condiciones del Norte, en particular en Estados Unidos.

del balance de la Reserva Federal, pues no reduce el nivel de los activos a largo plazo en su balance sino las compras mensuales. Ademås, la Reserva Federal se ha comprometido a mantener las tasas de intervención en unos niveles históricamente bajos por algún tiempo, incluso aunque la tasa de desempleo se sitúe por debaMRGHXQSRUFLHQWRVLODLQ³DFLyQ sigue siendo baja. Es decir, persisten D~Q ODV SROtWLFDV GH GLQHUR H[WUHPDdamente abundante. Sin embargo, los mercados ya han comenzado a apostar por la normalización de la política monetaria y Êsta es la razón principal del aumento de las tasas a largo plazo y de la turbuOHQFLD ²QDQFLHUD HQ ODV HFRQRPtDV emergentes. CÓMO RESPONDER EFICAZMENTE A LAS DIFICULTADES QUE SE AVECINAN Sin duda, las políticas aplicadas han contribuido considerablemente al DXPHQWR GH OD YXOQHUDELOLGDG H[WHULRU de varias economías emergentes. Muchos países que dependen de los productos båsicos han sido incapaces de

manejar los auges concomitantes de los precios de los productos båsicos y de las corrientes de capital que comenzaron a principios del siglo XXI y continuaron hasta hace poco tiempo, tras una breve interrupción entre 2008 y 2009. Estos países se han quedado de brazos cruzados ante el daùo que la bonanza del ingreso de divisas causa a sus industrias, se han dejado llevar por el auge del consumo impulsado por HQWUDGDV²QDQFLHUDVDFRUWRSOD]R\SRU HOHQGHXGDPLHQWRHQHOH[WHULRUGHVXV sectores privados y han dejado apreFLDUVXVPRQHGDV\DXPHQWDUVXVGp²FLWVH[WHUQRV/RVPXURVOHYDQWDGRVGH prisa, mal y demasiado tarde contra las entradas desestabilizadoras de capitales no tienen la envergadura necesaria para evitar la acumulación de desequiOLEULRV\ODIUDJLOLGDG²QDQFLHUD El Fondo Monetario InternacioQDO )0, FRPRRUJDQL]DFLyQUHVSRQsable de salvaguardar la estabilidad PRQHWDULD\²QDQFLHUDLQWHUQDFLRQDO tampoco ha logrado recomendar políticas sensatas ni en las principales economías avanzadas ni en los países del Sur. 6LJXHHQODSiJLQD


agenda Un dĂ­a para olvidar HĂŠctor BĂŠjar www.hectorbejar.com

El día mundial del medio ambiente ha pasado inadvertido. A pesar de los acontecimientos trågicos cada vez mås frecuentes y de las advertencias de los FLHQWt²FRVWRGRVLJXHLJXDOHQHOPXQGRGHODVGHFLVLRQHVJXEHUQDPHQWDOHV El clima debería ser considerado como un bien público universal. Bien público es aquÊl del que nadie puede ser excluido. Debería ser un derecho humano el contar con un clima adecuado a una vida sana y saludable. La paradoja actual es que nuestra forma de vida amenaza la vida. El ciclo de las Naciones Unidas no ha tenido resultados concretos en esta PDWHULD/RVDFWRUHVGHHVWDKLVWRULDVRQODVFRUSRUDFLRQHVORVFLHQWt²FRVODV organizaciones no gubernamentales (ONG) y los políticos. Múltiples instituciones han sido creadas alrededor del debate internacioQDOFDVLWRGDVWHFQRFUiWLFDV\EXURFUiWLFDVHQFDEH]DGDVSRUHO3URJUDPDGH ODV1DFLRQHV8QLGDVSDUDHO0HGLR$PELHQWH 3180$  Las corporaciones sostuvieron al comienzo que los cambios son naturales \TXHODVDGYHUWHQFLDVGHORVFLHQWt²FRVVRQDODUPLVWDV'LMHURQTXHHOFDOHQWDmiento es una novela inventada por personas ingenuas o interesadas. Hasta que las evidencias han ido manifeståndose en el deshielo de los casquetes polares \ODVFXPEUHVGHODVPRQWDxDVORVIUHFXHQWHVKXUDFDQHV\ODVLQXQGDFLRQHV Las ONG difundieron sus planteamientos acerca del calentamiento pero su discurso sobre el clima fue aislado del asunto del sistema económico. Llegaron a un punto muerto cuando no lograron la aprobación de sus planteamientos en las interminables cumbres y conferencias. 3RURWUDSDUWHHO²QDQFLDPLHQWRGHODV21*HVFDGDYH]PHQRUGHELGRD ODGHUHFKL]DFLyQGHODSROtWLFDHXURSHD/DV21*VRQHQUHDOLGDG¨2*ŠRUJDQLzaciones que dependen de fondos gubernamentales o intergubernamentales cada vez mås dedicados a otros temas que los grandes del mundo van ponienGRHQDJHQGDFRPRHOPDPara que los mås vulnerables WULPRQLRJD\SRUHMHPSOR políticos postergan resistan el cambio climåtico las Los decisiones porque son se necesitan 100,000 millones pagados por las empresas de dólares de aquí al 2020. No contaminantes interesadas en mantener el sistema. Los es mucho si se piensa en lo FLHQWt²FRVDGYLHUWHQ\DGYLHUgastado para que los bancos WHQ SHUR QR SXHGHQ KDFHU no quiebren y en lo acumulado mås que anunciar la catåstrosi se pasa de los dos grados. por los ricos del mundo, pero fe No es la ciencia sino la codicia en la ONU solo se prometió la que guía la decisión política 30,000 millones en tres aùos. en el mundo de hoy. Hay consenso sobre lo que puede suceder en el largo plazo o sobre cuånto hay que reducir el calentaPLHQWRSDUDHODxR3HURFXDQGRVHWUDWDGHWRPDUPHGLGDVHQHOPHGLDQR\FRUWRSOD]RHVGHFLUDORQDGLHTXLHUHVHUHOSULPHUSHUMXGLFDGR 'HVGHHO1RUWHVHD²UPDTXH&KLQDHVHOSULPHUHPLVRUGHJDVHVWy[LFRV\ la India el tercero. Desde el Sur se dice que el Norte tiene una responsabilidad histórica que viene de la revolución industrial. Los países emergentes sostienen que las potencias industriales clåsicas son las que deben empezar. (QORV(VWDGRV8QLGRVTXHQRKDQ²UPDGRHO3URWRFRORGH.LRWRHOSRGHUSHWUROHUR sigue teniendo peso decisivo aunque el dÊbil aunque activo gobierno de Barack Obama limitarå desde esta semana el uso de carbón en las plantas productoras de energía con el objetivo de reducir en un treinta por ciento la emisión en las centrales tÊrmicas. En el nivel burocråtico se ha introducido el principio de establecer responsabilidades comunes pero diferenciadas. El sistema productivo mundial sigue un modelo de consumo frívolo y desSLOIDUUDGRU\HVWiFRQVWLWXLGRSRUEDQFRVGHORVSDtVHVFHQWUDOHVTXHOXFUDQFRQ HOFUHFLPLHQWRORVFHQWURVLQGXVWULDOHVGH&KLQD\OD,QGLD\XQDODUJD²ODGH reservorios inmensos de mano de obra esperando ser explotados. Una reconversión de ese sistema hacia algo distinto es por ahora imposible. 6RORSDUDTXHORVPiVYXOQHUDEOHVUHVLVWDQHOFDPELRFOLPiWLFRVHQHFHVLWDQ  PLOORQHV GH GyODUHV GH DTXt DO  1R HV PXFKR VL VH SLHQVD HQ OR gastado para que los bancos no quiebren y en las sumas acumuladas por los ULFRVGHOPXQGR<VLQHPEDUJRHQODV1DFLRQHV8QLGDVVRORVHSURPHWLy millones de dólares en tres aùos.

La agenda de desarrollo post 2015

Lo que viene de El peor desempeĂąo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio se registrĂł en el objetivo 8: la Alianza Global para el Desarrollo. Los debates sobre la agenda post 2015 ofrecen una oportunidad polĂ­tica para corregir ese desequilibrio. Es importante evitar ahora el mismo enfoque de los ODM. $OGR&DOLDUL

E

l plan inicial o â&#x20AC;&#x153;anteproyectoâ&#x20AC;? para los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) omitiĂł incorporar los mecanismos de implementaciĂłn que se hacen necesarios para darle forma a los medios de apoyo internacional. En vista que era evidente que los paĂ­ses en desarrollo no podrĂ­an subirse a borGRDSDUWLUGHXQDDJHQGDTXHMX]JDUtD duramente su desempeĂąo en progreso y mejora con ciertos indicadores cuanWL²FDEOHVVREUHWRGRSRUFDUHFHUGHORV compromisos â&#x20AC;&#x153;correlativosâ&#x20AC;? de apoyo ²QDQFLHURSDUDD\XGDUDDOFDQ]DUORVVH DxDGLyXQDPHWDPiV\HVDIXHHOREMHtivo 8 de la Alianza Global. (VWRFRQGHQyDOD²QDQFLDFLyQSDUD el desarrollo a limitaciones en un formato de talla Ăşnica para describir todo de modo tal que nunca podrĂ­a captar OD DPSOLWXG OD FRPSOHMLGDG QL OD GLversidad necesarias para que funcione debidamente. Fue un error estratĂŠgico de proporciones gigantescas que en el futuro debe evitarse. Los medios de implementaciĂłn no deben ser distorsionados en un â&#x20AC;&#x153;objetivoâ&#x20AC;? autĂłnomo. (VWRVHGHEHFRPSLODUHQXQ3ODQGH AcciĂłn que incluya temas clave y medios de implementaciĂłn o ejecuciĂłn para asĂ­ poder llevarlos a cabo y que se conviertan en un componente inseparable de ODDJHQGDGHGHVDUUROORSRVWHULRUD junto con los objetivos de desarrollo sostenible. Una consecuencia importante de esto serĂĄ que el examen riguroso de los resultados alcanzados en los objetiYRVQRVHDQVHSDUDEOHVGHODHYDOXDFLyQ de su desempeĂąo a la hora de la entrega de los medios de implementaciĂłn. REGULACIĂ&#x201C;N FINANCIERA Y SISTEMA MONETARIO INTERNACIONAL /D UHJXODFLyQ ²QDQFLHUD \ OD UHforma del sistema monetario inter-

nacional debería ser lo primero en el orden de prioridades en una agenda RSURJUDPDSDUD²QDQFLDUORVREMHWLYRV de desarrollo sostenible. Sin una reguODFLyQ ²QDQFLHUD FRUUHFWD VHUi GLItFLO alcanzar logros para cualquier esfuer]RHQHO²QDQFLDPLHQWRSDUDODDJHQda post 2015. Si alguien tuviese dudas UHVSHFWRDHOORVROREDVWDUtDH[DPLQDU HO JUDGR HQ TXH OD FULVLV ²QDQFLHUD mundial ha diluido y debilitado toda la GLVFXVLyQVREUH²QDQFLDFLyQGHOGHVDrrollo en los últimos cinco aùos. /D UHJXODFLyQ ²QDQFLHUD HV UHOHYDQWH SDUD OD ²QDQFLDFLyQ GHO GHVDUUROOR VRVWHQLEOH HQ GRV DVSHFWRV (Q SULPHUOXJDUHOFRPSRUWDPLHQWRGHORV DJHQWHV²QDQFLHURVHMHUFHXQDHQRUPH LQ³XHQFLDVREUHORTXHVXFHGHFRQHO resto de la economía. Esta tendencia VRORVHKDLQWHQVL²FDGRHQODV~OWLPDV WUHVGpFDGDVDPHGLGDTXHODLPSRUWDQFLD UHODWLYD GH ODV ²QDQ]DV HQ OD economía ha ido creciendo. Esto no ha VLGR SDUD PHMRU SXHV XQD JUDQ SDUWH de ese crecimiento atribuible a transferencias realizadas dentro del propio VHFWRU ²QDQFLHUR PX\ D PHQXGR KD UHVXOWDGRHQODFUHDFLyQGHEHQH²FLRV sobre papel. La primera prioridad en la WUDQVIRUPDFLyQ GHO ²QDQFLDPLHQWR HV pasar de un desarrollo impulsado por ODV²QDQ]DVDXQPRGRGH²QDQFLDFLyQ impulsado por el desarrollo sostenible. (QVHJXQGROXJDUODVFULVLV²QDQcieras tienen el potencial de ampliar \ FRPSHQVDU ORV EHQH²FLRV GHO GHVDrrollo que hayan sido logrados a partir GHRWURVPHGLRV/DUHJXODFLyQ²QDQciera no puede detener ni impedir que XQDFULVLVRFXUUD3HURSXHGHKDFHUODV PHQRV JUDYHV DVHJXUDU TXH VXV LPpactos se distribuyan de una manera PiV MXVWD \ HV DVt FRPR GHELHUD KDFHUVH /D UHJXODFLyQ ²QDQFLHUD WLHQH un papel crucial que desempeùar en la protección de los recursos públicos

mediante el establecimiento de los mecanismos apropiados cuando se trata de salvar empresas ²QDQFLHUDVTXHVHKD\DQGHFODUDGRLQVROYHQWHV sin por ello amenazar la prestación de servicios EDQFDULRVYLWDOHV'HHVWDPDQHUDVLQLPSRUWDUOD magnitud de una crisis sufrida por cualquier insWLWXFLyQEDQFDULDQLFXiQJUDQGHRLQWHUFRQHFWDGDVHHQFXHQWUHHVWHKHFKRQRVHFRQYHUWLUtDHQ la crisis de todo el sistema bancario. En cuanto a la reforma del sistema monetario LQWHUQDFLRQDOHVFODYHTXHVHSHUPLWDFRQFUHWH la movilización de recursos para el desarrollo. El VLVWHPDDFWXDOSURSHQVRDDFXPXODUGHVHTXLOLEULRVH[FHVLYRVDQWHODQHFHVLGDGGHHTXLOLEUDUVH solo se puede ajustar a travÊs de recesiones. Suponiendo que un nuevo modelo o agenda de desarrollo sea mås bien un programa generador de empleo y que coloque al trabajo decente FRPR VX HMH FHQWUDO HVWR VROR SXHGH VXFHGHU D partir de reformas sustanciales hechas al sistema PRQHWDULR (VWH VLVWHPD HV SHUMXGLFLDO SXHV DO LUH[DFHUEDQGRODV³XFWXDFLRQHVGHODVWDVDVGH FDPELRWDPELpQYDLPSDFWDQGRGHPDQHUDGHVproporcionada y afecta a los países en desarrollo. Y IDOODSXHVDFW~DVLQWRPDUHQFXHQWDHOSRWHQFLDO GHODVKHUUDPLHQWDVTXH\DH[LVWHQHQHOVLVWHPD como los derechos especiales de giro (Special


a global

Viernes, 13 de mayo de 2014

despuÊs de los ODM estå basado únicamente en el enfoque DFUHHGRU 'HO PLVPR PRGR GHELGR D la falta de disciplina por parte de los acreedores -las posibilidades de que se tomarån las pÊrdidas cuando las decisiones de crÊdito vayan mal- son muy EDMDVORTXHVLJQL²FDTXHORVSUpVWDmos irresponsables son una ocurrencia FRP~Q 3DtVHV HQWHURV WHUPLQDQ SRU OR JHQHUDO SDJDQGR HO FRVWR GH HVWH constante desfase en la arquitectura ²QDQFLHUDLQWHUQDFLRQDO

Drawing Rights TXHKDQVLGRSHQVDGRVSDUDJHnerar fondos a favor del desarrollo y del clima. Las reformas en el sistema requieren del establecimiento de una forma verosímil y creíble de FRRUGLQDFLyQHQWUHORVSDtVHV\DVHDHQGp²FLWR HQVXSHUiYLWDGHPiVGHXQDSR\RSDUDORVSDtVHV TXH XWLOL]DQ ODV PHGLGDV GH JHVWLyQ SDUD ³XMRV GHFDSLWDO\VLJQL²FDUtDXQFDPLQRGHWUDQVLFLyQ hacia una moneda de reserva y de negociación D VHUXWLOL]DGD LQWHUQDFLRQDOPHQWHTXHQRVHUtD la de ningún país sino supranacional. Estos derechos especiales de giro podrían llegar a ser un indicador de esa moneda durante los períodos de WUDQVLFLyQ$OPLVPRWLHPSRHOIRUWDOHFLPLHQWRGH ese conjunto emergente de mecanismos regionaOHVSDUDXQDFRRSHUDFLyQPRQHWDULD\²QDQFLHUD SRGUtDSURSRUFLRQDUXQVLVWHPDPiVGLYHUVL²FDGR \SRUORWDQWRPHQRVVXVFHSWLEOHDshocksFRQWUD una moneda nacional o una región. DEUDA SOBERANA Las deudas estån resurgiendo como una ameQD]DSDUDOD²QDQFLDFLyQGHOGHVDUUROOR/DLPSUHsión generalizada es que las iniciativas de alivio de

GHXGD FRPR ODV TXH VH KLFLHURQ HQ OD GpFDGDGH\DSULQFLSLRVGHO deben ser contrastadas con la realidad. Las determinaciones sobre la sostenibilidad de las deudas se han tornado cada YH]PiVOD[DVD²QGHHYLWDUOODPDUODV insostenibles. Desde un punto de vista HVWUXFWXUDO OD QR FUHDFLyQ GH PHFDnismos basados en normas previsibles SDUD OD UHVROXFLyQ RUGHQDGD RSRUWXQD \H²FD]GHODVFULVLVSRUGHXGDVVREHUDQDVVHDHQORVSDtVHVGHEDMRV\PHGLRV UHFXUVRVRHQORVGHDOWRVLQJUHVRVVLJXH acosando a la economía global. El FMI ha reconocido recientemente que los casos de reestructuración de deuda continúan produciendo aliYLRVLQVX²FLHQWHVHLQRSRUWXQRV¨PX\ SRFRPX\WDUGHŠ(VWRHVH[DFWDPHQWH lo que la teoría general referida a banFDUURWDVQRVGLFHTXHPiVQRVHSXHGH HVSHUDUSXHVHOPDUFRHQHOTXHVHWRman las decisiones sobre la sostenibiOLGDG GH XQD GHXGD \R VX UHGXFFLyQ

MOVILIZACIĂ&#x201C;N DE RECURSOS NACIONALES La movilizaciĂłn de recursos nacionales pasĂł de ser prĂĄcticamente ignorada en el momento de adoptarse los ODM a ser de pronto reconocida como la SLHGUDDQJXODUGHXQDEXHQD²QDQFLDciĂłn para la ejecuciĂłn del desarrollo en la prĂĄctica. Existe un consenso generalizado de que la dependencia en recursos LQWHUQRVHQUHODFLyQDOIRUWDOHFLPLHQWR GHODVIRUPDVGHUHQGLFLyQGHFXHQWDV proporciona a los ciudadanos tanto una libre determinaciĂłn como un espacio adecuado para favorecer a las estrategias nacionales de desarrollo. Que exista consenso sobre estos DVSHFWRVQRVLJQL²FDTXHQRKD\DQLQgĂşn rol a ser cumplido referido a la acciĂłn polĂ­tica en esta nueva agenda de GHVDUUROOR'HKHFKRPLOHVGHPLOORQHV se pierden cada aĂąo en los paĂ­ses en desarrollo debido a la evasiĂłn de imSXHVWRV\ODRPLVLyQ²VFDOSRUODGHOLberada reducciĂłn sistĂŠmica al minimizarse las cuotas del impuesto tanto a empresas como a individuos ricos. 8QPDUFR²QDQFLHURSRVWSRdrĂ­a ser el espacio adecuado para ponerse de acuerdo sobre cĂłmo eliminar las restricciones de movilizaciĂłn de reFXUVRVSXHVDVtFRPRHVWiQSODQWHDGRV VROREHQH²FLDQDDOJXQRV\HVRGHELGR DODIDOWDGHWUDQVSDUHQFLDWDQWRVREUH la propiedad efectiva de las empresas como por la transferencia abusiva de precios y por tratados o acuerdos de doEOHWULEXWDFLyQ$OJXQRVSULQFLSLRV²VFDles que ponen a los paĂ­ses en desarrollo HQGHVYHQWDMDHQWpUPLQRVGHUHFDXGDciĂłn de impuestos a las actividades en VXWHUULWRULRUHTXLHUHQVHUUHYLVDGRVHQ un foro con la participaciĂłn plena de HVRVSDtVHV3DUDHOORHQHOPDUFRSRVW VHSRGUtDQSRQHUGHDFXHUGRSDUD HOIRUWDOHFLPLHQWRGHOD&RPLVLyQGH([SHUWRVVREUH&RRSHUDFLyQ,QWHUQDFLRQDO

GHODV1DFLRQHV8QLGDVVREUH&XHVWLRQHVGH7ULEXWDFLyQSDUDFRQYHUWLUODHQ un organismo intergubernamental. EL SECTOR PRIVADO El sector privado tambiĂŠn tendrĂĄ TXHGHVHPSHxDUXQSDSHOHQOD²QDQciaciĂłn de la nueva agenda de desaUUROOR SHUR WLHQH TXH HVWDU GHQWUR GH XQPDUFRTXHUHFRQR]FDFRPRSXQWR GHSDUWLGDDOFRQMXQWRGHORVGLYHUVRV actores sociales que constituyen diFKR VHFWRU GHVGH ORV DXWRHPSOHDGRV LQIRUPDOHV KDVWD ODV FRRSHUDWLYDV ODV pequeĂąas y medianas empresas y las grandes corporaciones transnacionaOHV+DVWDDKRUDVLQHPEDUJRVRORHVtas Ăşltimas estĂĄn debidamente representadas en las instancias de debate de las Naciones Unidas sobre el tema. AYUDA OFICIAL AL DESARROLLO Varios de los participantes en los permanentes debates repiten que la $\XGD2²FLDODO'HVDUUROOR\DQRYDDVHU un elemento central en la nueva agenda. Uno podrĂ­a cĂ­nicamente considerar TXHHVDVD²UPDFLRQHVVRQDOJRDVtFRPR una descarada tentativa de los paĂ­ses donantes para no cumplir a cabalidad sus promesas de aumentar la ayuda (hasta la meta del 0.7 por ciento del inJUHVREUXWRQDFLRQDO &DEHSHUPDQHFHU vigilantes para que esto no ocurra. 8QDGHODVFUtWLFDVDORV2'0IXH VLQGXGDTXHVHFHQWUDURQGHPDVLDGR en la ayuda al desarrollo. Ese enfoque VLUYLyGHKHFKRSDUDRFXOWDU\GHVYLDU la atenciĂłn de aquellas otras fuentes ²QDQFLHUDV TXH FRQWDEDQ FRQ PXFKR mĂĄs impacto sistĂŠmico en la inversiĂłn para el desarrollo. (Q  OD FRPXQLGDG LQWHUQDcional tiene la oportunidad histĂłrica de trazarse una agenda ambiciosa y transformadora que realmente preste atenciĂłn a la naturaleza tridimensional GHOGHVDUUROORVRVWHQLEOHORHFRQyPLFR ORVRFLDO\ORDPELHQWDO3HURORVOtGHUHV no deben olvidar que esa ambiciĂłn y ese poder transformador solo serĂĄn tan reales como los medios de implementaciĂłn que en la prĂĄctica se ofrezcan para sostenerla. 'LUHFWRUGHO3UR\HFWR5HSHQVDQGR%UHWWRQ :RRGVGHO&HQWHURI&RQFHUQGH:DVKLQJWRQ Ă&#x2030;ste es un resumen del artĂ­culo publicado HQ(FRQRPtD&UtWLFD1Â&#x2022;PD\RGH ZZZODWLQGDGGRUJHFRQRPLDFULWLFD

El Ăşltimo viernes de cada mes, todo sobre la COP 20

South-North Development Monitor

O Salud: Universidad Erasmus solicita patente internacional del virus MERS. La

solicitud de patente internacional reclamando el virus MERS y su uso en el diagnĂłstico y las vacunas fue presentada por la Universidad ErasPXV GH 5RWWHUGDP +RODQGD  TXH se ha visto envuelta en una controYHUVLD VREUH FyPR REWXYR HO YLUXV obtenido sin permiso del gobierno GH$UDELD6DXGLWDHOSDtVGHRULJHQ de las muestras. La primera solicitud de patente del virus MERS se SUHVHQWyHQVHWLHPEUHGHSRFR despuĂŠs de recibir las muestras de YLUXVVDXGtHV 

O Cambio climĂĄtico: copresidentes del Grupo de Trabajo sobre la Plataforma de Durban proponen texto. Los copresidentes

del Grupo de Trabajo ad hoc sobre la 3ODWDIRUPDGH'XUEDQSDUDOD$FFLyQ 0HMRUDGDGHOD&RQYHQFLyQ0DUFRGH ODV1DFLRQHV8QLGDVVREUHHO&DPELR &OLPiWLFR.LVKDQ.XPDUVLQJK 7ULQLdad y Tobago) y Artur Runge-MetzJHU 8QLyQ (XURSHD  SUHVHQWDURQ D ODV3DUWHVHOGHMXQLRHQ%RQQXQ proyecto de texto sobre la comunicaciĂłn de las contribuciones a nivel nacional en el marco del acuerdo de 3HURVRORVHLQIRUPyQRDEULpQdose el debate para comentarios o UHDFFLRQHV 

O Cambio climĂĄtico: Ă&#x201C;rgano Subsidiario de EjecuciĂłn iniciĂł trabajo en Bonn. El Ă&#x201C;rgano Subsi-

diario de EjecuciĂłn comenzĂł su traEDMRHOGHMXQLRHQ%RQQHQHOÂ&#x2022; SHUtRGRGHVHVLRQHVGHOD&RQYHQFLyQ Marco de las Naciones Unidas sobre HO&DPELR&OLPiWLFR(QWUHORVWHPDV que debe abordar estĂĄn los mecaQLVPRV SUHYLVWRV HQ HO 3URWRFROR GH .LRWRFXHVWLRQHVUHODFLRQDGDVFRQORV SDtVHVPHQRVDGHODQWDGRV 30$ ORV SODQHVQDFLRQDOHVGHDGDSWDFLyQHO mecanismo internacional de VarsoYLDOD5HYLVLyQHOGHVDUUROOR de tecnologĂ­a y medidas de transfeUHQFLD\UHVSXHVWD 

SUNS es una fuente Ăşnica de informaciĂłn y anĂĄlisis sobre temas GHGHVDUUROORLQWHUQDFLRQDO con especial ĂŠnfasis en las negociaciones Norte-Sur y Sur-Sur. El servicio en inglĂŠs estĂĄ GLVSRQLEOHSDUDVXVFULSWRUHVHQ http://www.sunsonline.org


agenda global (Viene de la pĂĄgina 1.)

Viernes, 13 de mayo de 2014

El FMI ha sido incapaz de identi²FDU FRUUHFWDPHQWH ODV IXHU]DV GHWUiV de la expansiĂłn de las economĂ­as emergentes. Aunque recientemente ha dado un giro a sus polĂ­ticas, estaba entre quienes hablaban del â&#x20AC;&#x153;auge del Surâ&#x20AC;? y sostenĂ­an que las economĂ­as HPHUJHQWHV HVWiQ VX²FLHQWHPHQWH GHVFRQHFWDGDV GH ODV ÂłXFWXDFLRQHV econĂłmicas del Norte y se han convertido en nuevos motores del crecimiento, subestimando asĂ­ la vulnerabilidad del Sur a los cambios en las polĂ­ticas y las condiciones del Norte, en particular en Estados Unidos. Incluso cuando resultĂł evidente que las entradas de capital suponĂ­an una grave amenaza para la estabilidad PDFURHFRQyPLFD \ ²QDQFLHUD GH ODV economĂ­as emergentes, el FMI aconsejĂł evitar en la medida de lo posible los controles de capital y aplicarlos Ăşnicamente como Ăşltimo recurso y de manera temporal. Las medidas de respuesta al emSHRUDPLHQWRGHODVWXUEXOHQFLDV²QDQcieras y de la situaciĂłn de la balanza de pagos que deberĂ­an aplicarse en los paĂ­ses en desarrollo son similares en muchos aspectos a las medidas recomendadas por el Centro del Sur cuando comenzĂł la Gran RecesiĂłn. El objetivo principal deberĂ­a ser salvaguardar los ingresos y el empleo. Los paĂ­ses en desarrollo no deberĂ­an verse privados de ejercer su derecho a aplicar medidas comerciales legĂ­timas para racionalizar las importaciones por PHGLRGHUHVWULFFLRQHVVHOHFWLYDVD²Q

de destinar sus escasas divisas a satisfacer necesidades mĂĄs apremiantes como la importaciĂłn de bienes intermedios, bienes de inversiĂłn y productos alimentarios. Las economĂ­as emergentes tambiĂŠn deberĂ­an evitar usar sus reservas para ²QDQFLDU ODV VDOLGDV GH FDSLWDO LPSRUtantes y persistentes. La experiencia en la materia indica que cuando se enduUHFHQODVFRQGLFLRQHV²QDQFLHUDVPXQdiales, a los paĂ­ses con grandes deudas H[WHUQDV \ Gp²FLWV OHV UHVXOWD H[WUHPDGDPHQWHGLItFLOUHVWDEOHFHUOD¨FRQ²DQzaâ&#x20AC;? y recuperar el control macroeconĂłPLFR FRQ HO VROR KHFKR GH GHMDU ÂłRWDU sus monedas libremente y/o aumentar sus tipos de interĂŠs. Tampoco deberĂ­an UHFXUULUDORVSUpVWDPRVGHIXHQWHVR²FLDOHV D ²Q GH PDQWHQHU VXV FXHQWDV de capital abiertas y permanecer al dĂ­a en sus obligaciones con los acreedores e inversores extranjeros. DeberĂ­an, en cambio, incluir a los prestamistas y los inversores privados en la soluciĂłn de las crisis de la balanza de pagos y de la deuda, entre otras cosas, por medio de restricciones en materia de divisas y moratorias temporales de pagos. El FMI deberĂ­a respaldar estas medidas cuando sea necesario mediante la concesiĂłn de prĂŠstamos a paĂ­ses con DWUDVRV 3HUR HO RUJDQLVPR ²QDQFLHUR no cuenta actualmente con los recursos necesarios para hacer frente de PDQHUDH²FD]DXQDLPSRUWDQWHFRQtracciĂłn de la liquidez internacional a la que podrĂ­a dar lugar un cambio en Estados Unidos hacia una polĂ­tica monetaria restrictiva.

TambiĂŠn podrĂ­a ser Ăştil la asignaciĂłn de derechos especiales de giro (DEG) en funciĂłn de las necesidades de los paĂ­ses y no de sus cuotas. Sin embargo, una mayor responsabilidad recae sobre los bancos centrales de las economĂ­as avanzadas y en particular sobre la Reserva Federal de Estados Unidos que, como iniciadores de los impulsos desestabilizadores que amenazan al Sur, pueden y deben actuar como prestamistas casi internacionales de Ăşltimo recurso para las economĂ­as emergentes que hacen frente a graves problemas de liquidez por medio de crĂŠditos recĂ­procos (acuerdos de swaps) o directamente comprando los bonos soberanos de estos paĂ­ses. La Reserva Federal podrĂ­a comprar bonos de estos paĂ­ses emitidos internacionalmente para sostener sus precios y bonos nacionales para proporcionar liquidez. No hay razĂłn para que los otros principales bancos centrales no hicieran lo mismo. EL CAMINO A SEGUIR En quĂŠ medida deberĂ­an usarse estos instrumentos -como las res-

La economĂ­a mundial se enfrenta a un panorama sombrĂ­o porque persisten ODVGHÂąFLHQFLDVGHOD arquitectura econĂłmica \ÂąQDQFLHUDPXQGLDOTXH dieron lugar a la crisis mĂĄs grave de la posguerra.

El â&#x20AC;&#x153;desacoplamientoâ&#x20AC;? del Sur La publicaciĂłn trimestral del FMI Finanzas y Desarrollo (F&D) dedicĂł su ediciĂłn de diciembre de 2010 a â&#x20AC;&#x153;la importancia creciente de los mercados emergentesâ&#x20AC;?. Los principales de ellos â&#x20AC;&#x153;han salido de la crisis econĂłmica mundial con las manos en el volanteâ&#x20AC;?, escribĂ­a en la presentaciĂłn su director, Jeremy Clift. â&#x20AC;&#x153;AdemĂĄs de ganar fuerza e importancia, estĂĄn ayudando al mundo a superar la recesiĂłn que afectĂł a las economĂ­as avanzadasâ&#x20AC;?. En la nota central de la publicaciĂłn, sus autores, Ayhan Kose, del FMI, y Eswar Prasad, profesor de polĂ­tica comercial de la Universidad de Cornell, aseguran que â&#x20AC;&#x153;los mercados emergentes controlan su propio destinoâ&#x20AC;? \ GH²HQGHQ OD WHVLV GHO ¨GHVDFRSODmientoâ&#x20AC;? de las economĂ­as avanzadas. A medida que crezcan, â&#x20AC;&#x153;continuarĂĄn adquiriendo importancia dentro de la

agenda global TWN

Third World Network

PublicaciĂłn de LA PRIMERA y el Instituto del Tercer Mundo (ITeM).

economĂ­a mundial, y esto les permitirĂĄ desempeĂąar un mayor papel en la promociĂłn de la gobernabilidad econĂłmica internacionalâ&#x20AC;?, apuntan. De hecho, su mayor peso \DVHHVWDUtDUHÂłHMDQGRHQHO)0,¨FX\R'LUHFWRULR(MHFXWLvo adoptĂł medidas para ampliar su inÂłXHQFLDHQODVGHFLVLRQHVTXHWRPDQ los ciento ochenta y siete miembros de la instituciĂłnâ&#x20AC;?, segĂşn Clift. â&#x20AC;&#x153;El desempeĂąo superlativo de las economĂ­as de mercados emergentes (â&#x20AC;Ś) es el paradigma de crecimiento mĂĄs destacado de la Ăşltima dĂŠcadaâ&#x20AC;?, dicen Kose y Prasad. â&#x20AC;&#x153;Tras sufrir diversas crisis en los aĂąos ochenta y noventa, los mercados emergentes alcanzaron la madurez en la dĂŠcada actual, cuando lograron tasas de crecimiento notables al tiempo que mantenĂ­an en JUDQSDUWHEDMRFRQWUROODLQÂłDFLyQ\ otros problemas potencialesâ&#x20AC;?.

Redactor responsable: Roberto Bissio Redactor asociado: Carlos Alonso Bedoya

tricciones en materia de divisas y moratorias temporales de pagos, las concesiones de prĂŠstamos a paĂ­ses con atrasos por parte del FMI, la asignaciĂłn considerable de DEG, el apoyo a los mercados y el suministro de liquidez por parte de los principales bancos centrales- depende sin duda de las circunstancias particulares de cada economĂ­a emergente. Sin embargo, estos mecanismos no convencionales tienen que formar parte de un arsenal de medidas que deben desplegarse en la forma necesaria a ²QGHDOHMDUVHGHODVVROXFLRQHVSDUD salir del paso que caracterizaron a las intervenciones pasadas en las crisis de divisas y de la balanza de pagos en el Sur y evitar problemas que hubieran podido ahorrarse. La economĂ­a mundial se enfrenta a un panorama sombrĂ­o debido prinFLSDOPHQWHDTXHODVGH²FLHQFLDVVLVtĂŠmicas de la arquitectura econĂłmica \²QDQFLHUDPXQGLDOTXHGLHURQOXJDU a la crisis mĂĄs grave de la posguerra D~QSHUVLVWHQ(OGRFXPHQWR²QDOGH la Conferencia de las Naciones UniGDV VREUH OD FULVLV ²QDQFLHUD \ HFRnĂłmica mundial y sus efectos sobre el desarrollo celebrada en 2009 reconoce claramente que entre las causas principales de la crisis se encuentran â&#x20AC;&#x153;los puntos dĂŠbiles y desequilibrios de larga dataâ&#x20AC;?, y propuso â&#x20AC;&#x153;reformar y fortalecer la estructura y el sistema ²QDQFLHURV LQWHUQDFLRQDOHVŠ D ²Q GH reducir la probabilidad de que se repitan estas crisis. En el documento se seĂąalan diversas ĂĄreas que necesitan reformas sistĂŠmicas, como la regulaciĂłn de los SULQFLSDOHVFHQWURV²QDQFLHURVODVFRrrientes internacionales de capital y los PHUFDGRV²QDQFLHURVHOVLVWHPDLQWHUnacional de reservas y, en particular, la funciĂłn de los DEG, el enfoque internacional de los problemas de la deuda de los paĂ­ses en desarrollo y los mandatos, polĂ­ticas y gobernanza de las institucioQHV²QDQFLHUDVLQWHUQDFLRQDOHV Hasta ahora, la comunidad internacional ha sido incapaz de lograr DYDQFHV VLJQL²FDWLYRV HQ QLQJXQD GH estas cuestiones. Es necesario poner estos temas nuevamente sobre la mesa de negociaciones si se quieren evitar las graves repercusiones de nuevas criVLV²QDQFLHUDV * Director ejecutivo del Centro del Sur. DeclaraciĂłn presentada en la reuniĂłn ministerial del Grupo Intergubernamental de los Veinticuatro para Asuntos Monetarios Internacionales y Desarrollo, celebrada en Washington en abril de 2014.

La larga sombra de China sobre AmÊrica Latina En los últimos quince aùos, China pasó de ser un socio económico relativamente menor de AmÊrica Latina a ocupar la primera posición en la balanza comercial de algunas de las mayores economías de la región, sostiene Jill Richardson, investigadora en comunicaciones de la Iniciativa de Gobernanza Económica Mundial de la Universidad de Boston, en un artículo publicado en Foreign Policy in Focus. Las exportaciones latinoamericanas a China crecieron considerablemente a partir del aùo 2000. Sin embargo, en los últimos aùos se redujeron precipitadamente. Aunque crecen en volumen, la volatilidad de los precios permitió el estancamiento de su valor, cuando no su caída. AmÊrica Latina tiene una fuerte dependencia de la exportación de sus materias primas a China, sostiene Richardson. Mås del cincuenta por ciento de sus envíos al exterior se limitan a tres sectores: cobre, hierro y soya. Los precios de los dos primeros cayeron en un porcentaje de dos dígitos en los últimos aùos, mientras los de la soya comenzaron a estancarse. Ademås, estos tres principales productos de exportación se concentran en Argentina, Brasil y Chile. Por el contrario, las exportaciones chinas a AmÊrica Latina crecen tanto en volumen como en valor, sobre todo debido a la diversidad y a la naturaleza relativamente especializada de los productos exportados, en su mayoría provenientes del sector manufacturero, mucho menos propenso a la volatilidad de los precios que las materias primas. La consecuencia de esta tendenFLDHVHOGp²FLWFRPHUFLDOTXHVHDEULy paso entre AmÊrica Latina y China desde 2011, dice Richardson. Aunque el volumen de las exportaciones latinoamericanas va en aumento, la naturaleza fundamental de sus productos socava el crecimiento y genera un problema en la balanza de pagos.

El Instituto del Tercer Mundo (ITeM) es una organizaciĂłn sin ďŹ nes de lucro, no gubernamental y polĂ­ticamente independiente con sede en Montevideo, que representa en AmĂŠrica Latina a Third World Network (TWN), una red de organizaciones y personas que expresa en los foros globales puntos de vista de la sociedad civil del Sur.

Agenda Global cuenta con el aporte del Movimiento Ciudadano frente al Cambio ClimĂĄtico (MOCICC) y el Grupo Nacional de la Sociedad Civil Grupo PerĂş COP 20 . Colaboran en la ediciĂłn las integrantes del MOCICC RocĂ­o Valdeavellano (coordinadora) y Vanessa Torres (comunicadora).

www.item.org.uy / item@item.org.uy

www.mocicc.org


Agenda Global - 13 Junio 2014