Issuu on Google+

SUPLEMENTO LITERARIO Barranquilla, Colombia / 16 de Junio de 2013 / Diario La Libertad / Esper Impresores / 8 paginas / 28潞 Edici贸n


2

LA LIBERTAD Barranquilla, Domingo 16 de Junio de 2013

SUPLEMENTO LITERARIO

historia y origen del día del padre

Tiene su origen en los Estados Unidos, La señora Sonora Smart Dodd, de Washington, fue la que propuso la idea del Día del Padre en 1909. La señora Sonora Smart Dodd quería que existiera un día especial que honrara a su padre, Henry Jackson Smart. Henry Jackson Smart, veterano de guerra civil, se convirtió en viudo cuando su esposa (la madre de la señora Dodd) murió en parto con su sexto niño. Fue en una granja rural en el estado de Washington en que el Sr.Smart se hizo cargo para educar a seis niños. Fue después en que la señora Dodd se dio cuenta que su padre había sido un verdadero ejemplo al criar a todos sus hijos con verdadera educación y valores. El primer día del padre se celebró el 19 de junio de 1910 en Spokane Washington. En ese mismo tiempo en varias ciudades a través de Estados

Unidos la gente comenzaba a celebrar El Día del Padre. En 1924 el presidente Calvin Coolidge hizo el día del padre como una celebración nacional. Finalmente en 1966 el presidente Lyndon Johnson firmó una proclamación presidencial que declaraba el 3er domingo de junio como día del padre. En algunos países de Latino América se celebra el día del padre en diferentes fechas, por ejemplo en México se celebra el día 20 de junio, en Costa Rica el 21, en Perú el 3er domingo de junio, etc... El día del padre es un día no solamente para honrar a nuestro padre, sino a todos los hombres que actúan como figura del padre. Celebrar a los padrastros, a los tíos, a los abuelos, y en general a la figura paterna, ya que todos son acreedores a que se les celebre el Día Del Padre.

Director: Roberto Esper Rebaje Director de Redaccion: Javier De la Hoz/ Luis Roncallo Directores Literarios: Ricardo Avila/ Federico Santodomingo Colaboradores: Amaury Díaz// Santander Rojas

¿Escribes? ¿te gusta La poesía, la literatura,y todo lo relacionado con el arte? llamanos o escribenos y publicaremos tus obras de arte hecha letras...

E-mail: Supleliterario@Gmail.com; riavica@yahoo.com; Jdeorosierra@Gmail.com.

Cel. 3216909351 E-Mail:Supleliterario@Gmail.com; lalibertad@lalibertad.com.co


SUPLEMENTO LITERARIO

LA LIBERTAD Barranquilla, Domingo 16 de Junio de 2013

3

El aborto y la realidad latinoamericana POR: CARLOS CORTÉS PÉREZ

«Los hijos son un regalo del Señor, el fruto del vientre es una recompensa».Salmo 127:3. Hace ya 20 años, vi por primera vez un video de cómo se destrozaba un feto, y en ese video se veía las ganas de vivir de la pobre criatura, eso me conmovió muchísimo y desde ese entonces empecé a atacar el aborto, aunque ya varios vecinas de mi vecindad se lo practicaban y lo decían abiertamente sin temor de qué dirían los demás. Qué descaro tan grande, y qué falta de amor y de temor a Dios. Existe un refrán popular que el fin no justifica los medios, pero en el mundo están invirtiendo ese refrán con relación al aborto. En Colombia existe una ley que apoya esa práctica cuando haya violación o cuando la vida de una madre esté en peligro. Esta práctica entró de forma legal en Latinoamérica (aunque era ya aceptado y tolerado por muchos sectores de la sociedad) el 25 de agosto de 2006 cuando una niña de 11 años fue violada y la criatura indefensa que no tenía la culpa de la agresión fue abortada. Cosas como éstas son ahora el pan de cada día en cualquier clínica colombiana aunque la ley antes la prohibía. Cuando se daban estos casos o cuando sabían de un aborto no se inmutaban. Además se calcula que anualmente mueren unas 5 mil madres en Latinoamérica realizando abortos clandestinos. Y todavía las personas no toman conciencia del mal que están haciendo. Suena ilógico que en países

que son la cuna del catolicismo como España e Italia le den vía libre a ese tipo de prácticas. Cuando era muy niño me pidieron un favor que comprara en una farmacia una píldora, no sabía para qué servía. Después, cuando la compré, supe para que servía esa pastilla, llamé a la Policía para denunciar a la farmacia que vendía la droga ilegal en ese tiempo y me respondió el operador, «ves a recogerte pelao» (no pierdas el tiempo muchacho). Este plan es conocido como la iniciativa de una maternidad sin riesgos y empezó en 1987. Para 1991, ya se había desarrollado en más de 70 países de Asia, África y el Oriente Medio. Sus patrocinadores son el Programa de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para el Desarrollo (PNUD), el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF), el Fondo de Población de la ONU (FNUAP o UNFPA, por sus siglas en inglés), el Banco Mundial, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF). La Maternidad sin Riesgos incluye, entre las otras cosas que «es necesario hacer», proporcionar servicios adecuados de «planificación familiar» (esterilización, anticoncepción y aborto) para todos, educación para la vida familiar («educación» sexual inmoral) para niños y adolescentes, y medidas para reducir el índice de «abortos arriesgados» (léase: abortos ilegales). Para los que promueven la anticoncepción y la muerte por medio del aborto como «solución» a los proble-

también víctima de la industria del aborto y quien de otro modo no colaboraría con el encauzamiento del abortero; c) ofrecer reconciliación y curación a la mujer que ha abortado, sobre todo si sufre del síndrome posaborto y d) presentar leyes que protejan al bebé no nacido desde la concepción, sin excepciones, ya que el aborto directo no tiene, tanto desde el punto de vista moral como médico, justificación alguna y, además, la experiencia de EE.UU. y otros países ha demostrado que las «excepciones» siempre llevan al aborto a petición. Este último es precisamente otro aspecto de la estrategia de la «maternidad sin riesgos». mas sociales, los únicos abortos arriesgados (para la madre, porque el niño no nacido siempre muere) son los abortos ilegales. Estos promotores cierran los ojos a las incontables complicaciones serias y a las muertes maternas que ocasiona el aborto legal. «Iniciativa para una Maternidad sin Riesgos» en Latinoamérica es el Grupo Parlamentario Interamericano sobre Población y Desarrollo (GPI), que comparte oficinas y director ejecutivo con la IPPF Hemisferio Occidental. Durante la reunión de la «Maternidad sin Riesgos» en Washington, James Grant, Presidente de Unicef, insistió en la necesidad de que «las mujeres que contemplan la maternidad» deberán estar «saludables, bien alimentadas y bien informadas» e insistió en que «las parejas sólo traigan al mundo hijos deseados, preferiblemente cuando las madres están entre

las edades de los 18 y los 35 años, con un adecuado espaciamiento entre los nacimientos…» Y añadió: «A la larga, la prevención es el método a seguir». Esta «prevención» no es otra cosa que una referencia solapada a los anticonceptivos, de los cuales los principales son abortivos.Cómo prevenir el aborto: 1. Nunca caer en la trampa del movimiento proabortista de plantear el debate en términos de los derechos de la mujer contra los derechos del bebé no nacido. Se debe insistir en que el vínculo entre el bebé no nacido y su madre es tan íntimo, que no se puede dañar al primero sin dañar a la segunda. Es decir, mostrar el daño psicológico y físico (muchas veces mortal) que todo aborto, legal o ilegal, le hace a la mujer. Estamos en contra del aborto precisamente porque, además de defender la

vida del bebé no nacido, queremos defender la salud de la mujer. 2. Desmentir y denunciar con las debidas pruebas la estrategia de la «maternidad sin riesgos». Es decir, a) desmentir las exageradísimas cifras de muertes maternas por aborto ilegal; b) refutar el argumento que falsamente dice que el aborto legal reducirá el número de estas muertes y de las lesiones maternas causadas por el aborto ilegal y c) refutar el también falso argumento que dice que el aborto legal es «seguro». 3. Ofrecer alternativas auténticas al problema del aborto clandestino: a) establecer centros de ayuda a la mujer embarazada en situaciones de crisis; b) aprobar y aplicar con efectividad las leyes punitivas del aborto a los aborteros, no a la mujer, quien, sin dejar de tener responsabilidad moral, es


4

LA LIBERTAD Barranquilla, Domingo 16 de Junio de 2013

SUPLEMENTO LITERARIO

El duende de la tienda

Érase una vez un estudiante, un estudiante de verdad, que vivía en una buhardilla y nada poseía; y érase también un tendero, un tendero de verdad, que habitaba en la trastienda y era dueño de toda la casa; y en su habitación moraba un duendecillo, al que todos los años, por Nochebuena, obsequiaba aquél con un tazón de papas y un buen trozo de mantequilla dentro. Bien podía hacerlo; y el duende continuaba en la tienda, y esto explica muchas cosas. Un atardecer entró el estudiante por la puerta trasera, a comprarse una vela y el queso para su cena; no tenía a quien enviar, por lo que iba él mismo. Le dieron lo que pedía, lo pagó, y el tendero y su mujer le desearon las buenas noches con un gesto de la cabeza. La mujer sabía hacer algo más que gesticular con la cabeza; era un pico de oro. El estudiante les correspondió de la misma manera y luego se quedó parado, leyendo la hoja de papel que envolvía el queso. Era una hoja arrancada de un libro viejo, que jamás hubiera pensado que lo tratasen así, pues era un libro de poesía. -Todavía nos queda más -dijo el tendero-; lo compré a una vieja por unos granos de café; por ocho chelines se lo cedo entero. -Muchas gracias -repuso el estudiante-. Démelo a cambio del queso. Puedo comer pan solo; pero sería pecado destrozar este libro. Es usted un hombre espléndido, un hombre práctico, pero lo que es de poesía, entiende menos que esa cuba. La verdad es que fue un tanto des-

cortés al decirlo, especialmente por la cuba; pero tendero y estudiante se echaron a reír, pues el segundo había hablado en broma. Con todo, el duende se picó al oír semejante comparación, aplicada a un tendero que era dueño de una casa y encima vendía una mantequilla excelente. Cerrado que hubo la noche, y con ella la tienda, y cuando todo el mundo estaba acostado, excepto el estudiante, entró el duende en busca del pico de la dueña, pues no lo utilizaba mientras dormía; fue aplicándolo a todos los objetos de la tienda, con lo cual éstos adquirían voz y habla. Y podían expresar sus pensamientos y sentimientos tan bien como la propia señora de la casa; pero, claro está, sólo podía aplicarlo a un solo objeto a la vez; y era una suerte, pues de otro modo, ¡menudo barullo! El duende puso el pico en la cuba que contenía los diarios viejos. -¿Es verdad que usted no sabe lo que es la poesía? -Claro que lo sé -respondió la cuba-. Es una cosa que ponen en la parte inferior de los periódicos y que la gente recorta; tengo motivos para creer

que hay más en mí que en el estudiante, y esto que comparado con el tendero no soy sino una cuba de poco más o menos. Luego el duende colocó el pico en el molinillo de café. ¡Dios mío, y cómo se soltó éste! Y después lo aplicó al barrilito de manteca y al cajón del dinero; y todos compartieron la opinión de la cuba. Y cuando la mayoría coincide en una cosa, no queda más remedio que respetarla y darla por buena. -¡Y ahora, al estudiante! -pensó; y subió calladito a la buhardilla, por la escalera de la cocina. Había luz en el cuarto, y el duendecillo miró por el ojo de la cerradura y vio al estudiante que estaba leyendo el libro roto adquirido en la tienda. Pero, ¡qué claridad irradiaba de él! De las páginas emergía un vivísimo rayo de luz, que iba transformándose en un tronco, en un poderoso árbol, que desplegaba sus ramas y cobijaba al estudiante. Cada una de sus hojas era tierna y de un verde jugoso, y cada flor, una hermosa cabeza de doncella, de ojos ya oscuros y llameantes, ya

azules y maravillosamente límpidos. Los frutos eran otras tantas rutilantes estrellas, y un canto y una música deliciosos resonaban en la destartalada habitación. Jamás había imaginado el duendecillo una magnificencia como aquélla, jamás había oído hablar de cosa semejante. Por eso permaneció de puntillas, mirando hasta que se apagó la luz. Seguramente el estudiante había soplado la vela para acostarse; pero el duende seguía en su sitio, pues continuaba oyéndose el canto, dulce y solemne, una deliciosa canción de cuna para el estudiante, que se entregaba al descanso. -¡Asombroso! -se dijo el duende-. ¡Nunca lo hubiera pensado! A lo mejor me quedo con el estudiante... Y se lo estuvo rumiando buen rato, hasta que, al fin, venció la sensatez y suspiró. -¡Pero el estudiante no tiene papillas, ni mantequilla!-. Y se volvió; se volvió abajo, a casa del tendero. Fue una suerte que no tardase más, pues la cuba había gastado casi todo el pico de la dueña, a fuerza de pregonar todo lo que encerraba en su interior, echada siempre de un lado; y se disponía justamente a volverse para empezar a contar por el lado opuesto, cuando entró el duende y le quitó el pico; pero en adelante toda la tienda, desde el cajón del dinero hasta la leña de abajo, formaron sus opiniones calcándolas sobre las de la cuba; todos la ponían tan alta y le otorgaban tal confianza, que cuando el tendero leía en el periódico de la tarde las noticias de arte y teatrales, ellos creían firmemente que procedían de la cuba.


SUPLEMENTO LITERARIO

LA LIBERTAD Barranquilla, Domingo 16 de Junio de 2013

5

La identidad del exilio POR:  JORGE FREYTTER F.

En esto de exiliarse se nos topa el enredo de no saber quién es uno, ese camino se nos vuelve un nudo lingüístico sin sentido y a veces absurdo. Por casualidades de la rutina, se da uno cuenta de que aun si lo quieres, no puedes ni dejas de ser ni sentir tu merecumbé, ese rifirrafe cultural que algunos llaman ser latino y para sostenerse de un hilo, uno se siente hispano hasta en los cartílagos, un amerindio, un negro y mulato hasta en la médula. Y de golpe en golpe se convierte uno en rebelde, en inconforme, y hasta en la forma uno se vuelve erótico. Pero que enredo porque, esto de saberse confinado es como tener y no tener sustancia, porque uno se encuentra en un despelote. Porque en este frío viñedo, casualmente a ciertos les toca padecer esa pérdida de calor errante con sabor a vino y uno se confunde y no sabe de dónde realmente es. ¿De dónde? se detiene uno y se pregunta y se enreda más el nudo y se queda uno sin sentido con el danzoneo de la Cueca que a uno le recuerda el Joropo y el olor de la Parihuela se confunde con lo que en la esquina llaman cazuela y así, uno se queda en lo absurdo de este espacio y vuelve y se pregunta como ausente y muy presente pero no

se descubre. ¿Entonces en qué lugar pudo haberse fecundado toda esta palabrería romántica y colorida que se niega a partir, que se confunde entre caminos indescriptibles? Y es que este enredo insensato se parece a aquel esbelto paraíso, allá donde todo inicio, a ese allá que nos tiene colgando de ramas y de guindos, se parece a ese tierrero color café y aroma de anís que emborracha y despierta los sentidos, que destroza la vida y alegra la muerte. Pero es cierto, es imposible no saberse de allá, cuna loca de cumbia, de cumbias locas, donde el Caribe tropical y el bravío Magdalena se desean, se enamoran, donde el gran Pacífico calienta y refresca el Continente, allá donde las aves se confunden en lo espeso del Darién, el mítico Tayrona, la coqueta Sierra o el gigante Amazonas y sus cantos, con el sonar de tambores, de gaitas y de acordeones. De allá de esa cuna, cuna de acordeones donde los amerindios, negros y mulatos viven, conviven y sobreviven juntos.  Allá donde el desierto enamora el cardón y al carbón, donde se goza, se enamora y se ríe, pero también se llora, y mucho.  Allá donde la Caña endulza sus dulces labios canela y su piel morena.  Pero eso sí, es preciso saber que la mía, que la nuestra, por la que peleamos, aunque mala, aunque buena, no es cuna de malandrines ni de vidas prepagadas, lo mío esta allá, enredado, absurdo y que importa eso si es allá donde mejor se siente. Pero, qué difícil es eso de tener esa identidad proscrita, eso de no estar allá, donde ellos, con sus espejos, sus promesas y con sus cuentos baratos, llegaron para violar al Amazonas y al Darién, para robarle el amor y el encanto a las aves, el calor al desierto, para robarse la pureza del agua, el verdor de la sabana y a llevarse lo azul de la mañana y sobre todo, para robarle la paz a la gente.

Poeta barranquillero gana Premio Nacional de Poesía El poeta barranquillero José Ermides Cantillo Prada, más conocido como Jota Prada, ganó el Primer Concurso Nacional de Poesía Universidad del Tolima, certamen inscrito dentro del marco de los 30 años del Instituto de Educación a Distancia, IDEAD, de dicha Alma Mater. El jurado integrado por los escritores y docentes universitarios Carlos Arturo Gamboa, Elmer Hernández e Indira Orfa Rojas decidió entregar por unanimidad el premio al libro “A Favor del Viento”, firmado con el seudónimo “Sin Seudónimo”. El jurado destaca la masiva participación de concursantes de las más diversas partes del país (Pasto, Mocoa, Bogotá, Girardot, Ibagué, Sibaté, Popayán, Honda, Cali, Armenia, Purificación, Chaparral, Pereira, Cajamarca). La premiación de este concurso se llevó a cabo el domingo 2 de junio de 2013 en el Auditorio Mayor de la Ciencia, Bloque 33-101, de la Universidad del Tolima, a donde asistió el poeta ganador, quien recibió el  premio de manos del rector de la Universidad del Tolima, doctor José Herman Muñoz Ñungo. José Ermides Cantillo Prada es Licenciado en Ciencias de la Educación, Especialidad: Ciencias Sociales de la Universidad del Atlántico. Ha ganado varios Premios Nacionales de Literatura, periodismo cultural e historia. Se desempeña como docente del Movimiento de Educación Popular Fe y Alegría y Catedrático Universitario de Ética y Bioética, Socio antropología de la Salud, Fundamentos Pedagógicos, Habilidades Comunicativas y seminario para la auto formación permanente.  

LA JAULA MÁS HERMOSA La jaula más hermosa para atrapar a los pájaros que vuelan y saltan de rama en rama es el silencio.


6

SUPLEMENTO LITERARIO

LA LIBERTAD Barranquilla, Domingo 16 de Junio de 2013

El indio y su contexto socio-cultural en Colombia POR: JOSÉ ANGULO MENCO

Por cuestiones de índole social y prejuicios, al indio se le ha querido excluir de la temática nacional, negándosele su aporte a la cultura. Es así como el tema del indio aflora en estas latitudes sólo por motivos de interés folclórico, cuando no turístico, sobre todo de parte de extranjeros. Y nosotros consentimos plácidamente en ello, sin darnos cuenta de que en esta actitud va envuelta tácitamente una ofensa contra el orgullo nacional, porque con esa arcilla, más que con cualquier otra, ha sido fundamentalmente amasado nuestro sustrato biológico, queramos o no reconocerlo. Quizás porque a él, lo mismo que a Uribe, se le llamó también “el Indio” (Y eran entonces buenos exponentes de una raza), Gaitán hablaba de “la malicia indígena”, no en su connotación peyorativa conforme se ha querido tergiversar tendenciosamente esa expresión con que se le suele denotar despectivamente en algunas ciudades a alguien, como  –“ese indio”–  muy a menudo se constatan en la realidad de la vida cotidiana estos aspectos que han desarrollado enjundiosamente el sicólogo y sociólogo colombiano José Gutiérrez en obras como “De la pseudo-aristocracia a la autenticidad”, o en “Idiosincrasia colombiana y nacionalidad”, sino en su acepción noble, más bien ponderativa, para señalar acendradas virtudes y atributos de inteligencia y señorío de una raza. Baste citar que un movimiento de reivindicación política y social en un país americano no precisamente de conformación indígena –nos referimos al Uruguay-  ha  enarbolado como símbolo de su causa, el nombre glorioso de Tupac-Amaru. Guillermo Hernández de Alba podría ser un ejemplo de lo que debe ser entre nosotros la preocupación histórica por el indio. Pero el indigenismo colombiano tiene su más acabado y singular exponente ideológico en la persona de Antonio García, investigador asiduo y autor de varios libros sobre la materia, de los cuales el más conocido es “Pasado y Presente del Indio”. El problema del indio en Colombia es planteado aquí no tanto como una interrogación arqueológica, ni como la mera cuestión de las exiguas minorías del Cauca, Huila, Boyacá, Tolima, Caldas, Chocó, La Guajira, o de los territorios nacionales de Oriente y de la ancha hoya amazónica, sino como un problema de fondo de la población colombiana: el que se refiere a su propio ancestro, a su porción indígena mutilada pero todavía supérstite en las capas inferiores o elementales de su personalidad. Lo cierto es que, a pesar del mestizaje étnico y cultural –dice García (op. Cit.)– el grueso de la población colombiana mantiene en sus modos de reacción mucho de indígena y primitivo. Y no

es que lo atribuya a una condición insoluble del indio, sino a las circunstancias sociales que han hecho imposible el aprovechamiento de los factores indígenas en el pueblo mestizo, su adaptación a los elementos culturales europeos. El sentido político (herencia española y donación franco-inglesa)  se considera que ha dirigido sistemáticamente una represión del islote de indio que hay en la población mestiza. Los componentes indígenas del pueblo son perseguidos y reprimidos encarnizadamente, por la diminuta aristocracia criolla que ha recibido intacta su herencia de prejuicios raciales o por el propio complejo del mestizo que desea aniquilar inconscientemente en él lo que cree su “línea de ascendientes inferiores”, su ancestro de mala clase. Y esta calificación del ancestro, esta oculta discriminación racial (“Se necesita un agente vendedor.

Requisito: buena presentación”) se verifica con los mismos instrumentos lógicos que utilizó España en la conquista del indio y que impuso coactivamente a la población conquistada. Este sería el modo de ver correcto, el fenómeno más importante del sojuzgamiento colonial: el que se verificó el mestizaje obligatorio y violentamente entre el vencedor y el vencido, y que este recibió –en cuanto a su propia calificación–  la mentalidad del conquistador sin beneficios de inventario. El ocultamiento del pasado indígena es una forma general de manifestarse en el mestizo el complejo de inferioridad del indio, su sumisión supersticiosa al hombre del arcabuz, el caballo y las barbas. Y el ocultamiento, un resorte de la simulación racial, la que induce al mestizo a la adopción de una política de “ignorancia del indio”, despectiva y soez. Bien se quiere saber si este unánime desconocimiento del indio, no es un modo de actuar del complejo indígena en una población falsamente mestizada, esto es, en la que no se ha verificado una soldadura real ni psíquica de los diversos componentes raciales en su sentido cultural. Aún dicho fenómeno tendrá repercusiones hasta en lo político: “La historia civil colombiana está llena –plagada– de caballeros que parecen vivir tan solo para demostrar su “limpieza de sangre”, limpieza que en la América republicana no consiste ya en carencia de parentesco plebeyos o serviles, sino de ascendencia indígena y por extensión negroide. Y lo interesante es que “los limpios de sangre”, como miembros de la oligarquía criolla y como únicos casos de capacitación política y de formación para el gobierno, se encargan de continuar la tradición aristocrática del menosprecio inquebrantable por el indio. Los caudillos populares como José Hilario López y José María Obando –las más invulnerables figuras de la historia radical de Colombia–  tienen que convivir casi medio siglo con el indio y con el negro, en las guerras por la libertad, para ser los instauradores de un nuevo Derecho del Hombre. Las tesis de Antonio García, en asocio con las de José Carlos Mariátegui del Perú, inspiraron el movimiento Amauta colombiano que insurgió hacia 1963 y cuyos postulados básicos se hallan consignados en el célebre “Manifiesto Amauta” de Oscar Gil, dado a conocer ese mismo año. Milton R. y Neftalí Silva, hacían parte también de este movimiento, desgraciadamente ya fenecido, y que fue en síntesis, un llamado a estudiar nuestra Historia y ventilar nuestros conflictos, a partir de los principios étnicos donde se asientan los pilares o fundamentos de nuestra auténtica nacionalidad. Consignaron este bello lema en su corazón: “Por mi raza hablará el Espíritu”.


SUPLEMENTO LITERARIO

LA LIBERTAD Barranquilla, Domingo 16 de Junio de 2013

7

La Diabetes: trastorno metabólico inducido POR:   JOSÉ DE JESÚS TEJADA MAURY

Desde el año 1879 se descubre el primer endulzante artificial. A partir del año 1980 se inicia la elaboración de la hormona insulina con biotecnología a través de ingeniería genética con inversión de más de 700 millones de dólares, la cual se empieza a comercializar en el año de 1982.  Coincidencialmente en este período se implementa el uso de los edulcorantes artificiales por autorización de la FDA y la OMS  -tan es así  que entre  los años 1980 y 2011 se triplicó el porcentaje de afectados por esta “enfermedad incurable y de causas desconocidas”, manejando la falacia de causas autoinmunes o de un “mecanismo complejo que no se ha podido establecer”. La diabetes comercial se produce, cuando en el mundo existen más de 1,5 millones de productos alimenticios, medicamentos y refrescos que contienen edulcorantes artificiales, los cuales al llegar al organismo, engañan al cerebro y al páncreas, que desencadena una producción de insulina destinada a regular el aporte de azúcar y como consecuencia de esto se produce  un estado de hipoglucemia. Después que el organismo identifica que no se trata de azúcar natural, cuando se ingieren nuevamente los edulcorantes artificiales, se reducen las secreciones de insulina. El problema surge cuando se vuelve a ingerir azúcar natural, ya que el organismo quedó preparado para los edulcorantes artificiales, y continuará provocando así que se incrementen los valores de glucosa en la sangre. Con estas variaciones de hipoglucemia y de hiperglucemia, se provoca “caos dentro del funcionamiento pancreático”. Lo curioso de esto es que los endulzantes artificiales vienen mezclados con azúcares naturales, ¿será para mantener el negocio de la insulina y similares? Pero hay otro detallito: los endulzantes artificiales son elaborados con metanol (veneno: daños a órganos), y otros  derivados del alquitrán de hulla (bencenos, toluenos: cancerígenos). Eso estamos consumiendo, por ello tenemos  niños obesos, diabéticos, con artritis juvenil, con “enfermedades raras”. Llamadas “degenerativas” con el sofisma de “genéticas” o “autoinmunes”. Es decir, la diabetes se presenta cuando el organismo no reconoce los endulzantes naturales, ya que el páncreas y el cerebro han sido engañados y des-

informados para que respondan sólo a los endulzantes artificiales Para mi concepto, la diabetes es una sola, la comercialización de la salud ha hecho varias clasificaciones de acuerdo a sus interés de mercado, es un caso anómalo que se haya triplicado el porcentaje de diabéticos, justamente desde el mismo año en que se empieza a comercializar la insulina fabricada con ingeniería genética y que justamente se haya nombrado en la FDA a un personaje que tiene mucha relación con las industrias de los edulcorantes y con la industria farmacéutica. Es más lamentable que prestigiosos endocrinólogos sugieran el consumo de endulzantes artificiales y se imponga su consumo a través del Código de alimentos autorizado por la

ONU a través de la OMS. Ninguna autoridad de salud o académica se pronuncia al respecto, sino que andan en el limbo buscando la etiología  de la diabetes en dónde no deben. Sin embargo el tratamiento debe seguir una pauta de reencauzar al organismo a que reconozca nuevamente los endulzantes naturales mediante lo que he denominado reseteo pancréaticoneurocerebral, el cual se trata de un proceso de desintoxicación e ir empezando a introducir gradualmente los endulzantes naturales con miel de abejas(no transgénica),melaza, panela(que no contenga aditivos químicos, menos con azúcares elaboradas con cereales y tubérculos transgénicos). Les aconsejo seguir consumiendo bebidas

con endulzantes naturales(miel, melaza, panela),para que el páncreas no se vuelva perezoso y responda a éstos endulzantes naturales, lo mismo que el cerebro vuelva a recuperar su actividad neurotransmisora para reconocer los endulzantes naturales, para que se restablezca el suministro de insulina por parte del páncreas y el hígado pase a almacenar la glucosa y el metabolismo redirija los excesos hacia el tejido adiposo, el cual quedará disponible como reservas de energía para desempeñarnos en nuestras actividades, o si tenemos muy poca actividad tratar de consumirla en forma de ejercicios físicos. Además debemos consumir productos que contengan aminoácidos esenciales como la valina que ayuda a mantener en equilibrio los niveles de azúcar en la sangre pero que Infortunadamente han venido desapareciendo de nuestras dietas(ahora comprenderán los lectores el porqué muchas trasnacionales apoyan a los alimentos transgénicos) también ir evitando el consumo de productos que contienen endulzantes artificiales(consultar listado en internet: recuerden que son más de 1,5 millones de productos),de allí la campaña de la Liga de Dabéticos(irónicamente subsidiada por los fabricantes de edulcolorantes artificiales) y especialistas de recomendar los endulzantes artificiales y los productos Light. Se ha desinformado a la comunidad al decirle que el exceso de azúcar(no especifican cuál y en qué productos se encuentran), produce diabetes, cuando los excesos de glucosa en el organismo se almacenan en el hígado como reserva de energía bajo la forma de glucógeno y el resto pasa a formar parte del tejido adiposo.Más preocupante si en alimentos de consumo masivo se adicionan “excipientes” que inhiben los precursores y síntesis de algunas proteínas. Si nuestros gobernantes tuvieran la más remota idea de éstos procesos metabólicos, estrategias comerciales y de guerra aplicadas al organismo humano, serían más sensatos al sentarse a negociar Tratados de Libre Comercio (TLC) con países que precisamente propugnan estrategias al servicio de intereses comerciales y no al servicio del ser humano, conllevando al deterioro en la calidad de vida de nuestros pueblos, poniendo en juego nuestra salud, regalando nuestra soberanía alimentaria.


8

SUPLEMENTO LITERARIO

LA LIBERTAD Barranquilla, Domingo 16 de Junio de 2013

La ventana de los Poetas

UN HOMBRE, UN PADRE... Juntos hemos recorrido caminos… Unico destino, la buena enseñanza… Los tropiezos no nos han detenido… Inmensidad del mar que tiene templanza… Orgulloso de ser tu hijo y enseñarme los valores de casa… Padre mío te amo con mi alma eres mi ejemplo, si me angustio me das calma con palabras sinceras y de hombres padre e hijo que llevan el mismo nombre… gracias a Dios eres buen padre, gracias a Dios eres un gran ser… pero lo que mas admiro de ti, es que en cada paso me has visto crecer…

TE AMO PAPÁ…TE AMO JULIO...

JULIO ELI DE ORO SIERRA

TIEMPO II

PADRE

El tiempo es una melodía de notas ajenas, veces muchas mueve el silencio en el encanto de trompetas anunciando la victoria.

De tus canas, vivo orgulloso Y por ser hijo, de quien soy Al  Espíritu Santo, gracias doy Por tener un padre cariñoso Hombre honesto y amoroso . Aquí florece su estirpe y estilo Representado en este hijo. Tradición de linaje ejemplar A  María  Virgen, voy a rogar Que cuide a ese  viejo querido.

Otras, amargo sorbo genera tristezas, conmueve lágrimas llenas de dolor, y pasa, y pasa callado con sus notas ajenas. Y corto, y largo solo marca el sabor de la vida. Cierra y abre puertas trae los bríos, trae el cansancio. Sube y baja imperios y siempre su medida será un misterio.

FELIX ANTONIO CORONELL U.

Gracias, por esta crianza Por tu amor y mi apellido Herencia para mis hijos Así, no morirá tu raza A DIOS, doy mis alabanzas. Porque me dio inspiración Para cantarte esta canción Y dedicarte mis poesías Claras como luz del día. ¡Padre ¡ Te llevo en el corazón.

GERMAN MORALES ALBOR

UN PADRE

PADRE ES PADRE

A Ti Papá Ausente

El padre es una persona importante, es piedra fundamental del hogar, fiel proveedor de la necesidad, el amigo que nunca te fallara.

Hoy, que ha pasado el tiempo Los años me han entregado Y sembrado con dulzura De ese amor que llevas dentro… Por ser mi héroe de siempre, Por esos juegos de niño, Por esos besos de noche Donde a mi habitación llegabas De puntitas en silencio Y me abrigabas tan tierno… Por esas palabras tuyas, Tan amadas… “Mi papito”… Así te nombraba…PADRE Por los años que aun esperan Por los mágicos momentos Y el eterno DIA Donde sellaré con besos Tu nombre ¡PADRE ADORADO! Editaré en gran cariño con letras de Oro grabadas En páginas de nuestra historia

Papito no puedo describir, como eres en realidad, porque jamás te conocí, pero si me imagino que eres alto.

Es quién con su ejemplo ha predicado, aquel que te ha enseñado a otros respetar, a valorar lo poco o mucho obtenido, el portador de sabiduría y verdad. Por eso si tienes un padre a tu lado guarda en tu corazón sus sabios consejos, porque aún cuando tú llegues a viejo, les servirán de ayuda a tus nietos.

CARLOS A. ROJAS A.

AMADO CERVANTES

Como el papá de mi amigo, en sueños te veo, y estamos juntos, mi mamita dice que tú nunca nos quisiste, pero yo sé que no es así. Porque yo sé que cuando tu pediste, que yo viniera a este mundo, fuiste feliz, con mamita, aunque estés ausente en la casa.

ESTEFANIE CAMARENA


Suplemento literario #28 junio 16