Issuu on Google+

''EL ARTE ES LA PERFECCIÓN DE LA NATURALEZA'' THOMAS BROWNE

¿PARA QUE CUIDAR UN MEDIO AMBIENTE SI TENEMOS UN ECOSISTEMA COMPLETO?

5 DE JUNIO

Barranquilla, Colombia / 2 de Junio de 2013/ Diario La Libertad / Esper Impresores / 8 paginas / 26º Edición

DÍA DEL MEDIO AMBIENTE

SUPLEMENTO LITERARIO


2

SUPLEMENTO LITERARIO

LA LIBERTAD Barranquilla, Domingo 2 de Junio de 2013

El Día Mundial del Medio Ambiente

Carta de los lectores Hola, Tengan Buenos días Amigos poetas y escritores Ricardo Avila, Federico Santodomingo, Julio De Oro, y demás colaboradores de Suplemento Literario del Diario la Libertad La presente es con el objetivo de felicitarlos por su excelente labor que  están realizando a través de la ventana dominical del diario la Libertad: “Suplemento Literario”, quiero manifestarle que no me pierdo de leer sus fabulosos artículos de importantes personajes, reflexiones, poemas, conocimientos y de cultura general. Quiero a su vez aprovechar la oportunidad para enviarles tres poemas de mi autoría, en formato World, adjunto,acompañado de una breve biografía a fin de abrir la posibilidad de tener el honor de ver algunos de estos poemas en “La Ventana de los Poetas” que publica su importante y prestigiosa revista dominical: Suplemento Literario.

Desde 1973 que el 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente. Este día fue establecido por la Organización de las Naciones Unidas tiempo después de ser propuesto en la Conferencia de Estocolmo, donde el tema principal fu la importancia del medio ambiente, de la Tierra y de la ecología. El Día Mundial del Medio Ambiente, la ONU se encarga de sensibilizar la opinión mundial respecto a temas relacionados con le medio ambiente, aumentando el nivel de atención y acción política de los países. Los objetivos de este día son: Motivar a la población mundial para que seamos una parte activa del desarrollo sustentable e igualitario. Promover el cambio de actitud frente a temas ambientales, para así poder mejorarlo. Fomentar la cooperación, para que todas las personas podamos vivir en un mundo más limpio, seguro y sustentable.

Al igual que en el Día de la Tierra, se llevan a cabo distintos tipos de manifestaciones, conciertos y eventos ecológicos en todo el mundo, y tú también puedes celebrarlo en tu casa, con pequeñas acciones como plantar un árbol, reciclar desechos y limpiar el barrio con los vecinos. Pero no debemos quedarnos sólo con eso, uno o dos días al año para cuidar a nuestro planeta y el medio ambiente. Debemos tener conciencia de que, si no mejoramos nuestro estilo de vida, la Tierra seguirá sufriendo y nosotros con ella. Los objetivos son darle una cara humana a los temas ambientales, motivar que las personas se conviertan en agentes activos del desarrollo sostenible y equitativo, promover el papel fundamental de las comunidades en el cambio de actitud hacia temas ambientales, y fomentar la cooperación, la cual garantizará que todas las naciones y personas disfruten de un futuro más prospero y seguro.

Conociendo su gran espíritu de colaboración, agradezco de antemano su importante apoyo. Atte. Alexander Mejía Pérez. 

Hola saludos, agradeciendole, y felicitandole por el trabajo que desarrollan, son oportunidades que nos ayudan a los amantes del arte y la literatura para mostrar nuestro trabajo.  envio a continuación el articulo “El poeta barranquillero que no se salvo”para el suplemento literario de este domingo,muy agradecida por el apoyo que me puedan brindar. Att: Alejandra Moreno

Director: Roberto Esper Rebaje Director de Redaccion: Javier De la Hoz/ Luis Roncallo Directores Literarios: Ricardo Avila/ Federico Santodomingo Colaboradores: Amaury Díaz// Santander Rojas

¿Escribes? ¿te gusta La poesía, la literatura,y todo lo relacionado con el arte? llamanos o escribenos y publicaremos tus obras de arte hecha letras...

E-mail: Supleliterario@Gmail.com; riavica@yahoo.com; Jdeorosierra@Gmail.com.

Cel. 3216909351 E-Mail:Supleliterario@Gmail.com; lalibertad@lalibertad.com.co


SUPLEMENTO LITERARIO

LA LIBERTAD Barranquilla, Domingo 2 de Junio de 2013

3

''El Corroncho'' POR: PEDRO TURBAY SALCEDO

El culto, por el contrario, al no percibir realmente las cosas naturales, les da a esas cosas el nombre menos sonoro o musical, por ejemplo, el corroncho llama a la yuca que es una yuca y el culto la llama tubérculo, teniendo después que explicar de qué clase de tubérculo se trata porque puede ser una patata o un boniato, enredándose en su propia sabiduría. Esta tipología de individuo no se hace por pedacitos y ni hoy soy corroncho, mañana no. Hombres de jagüey, de río y de mar que no pierden oportunidad de darse sus chapuzones con las abarcas puestas que también habían aprendido a nadar sin salirse de sus patas, cascos o pezuñas. Al corroncho no lo contamina nada, parece que fuera ajeno a dejarse enviciar o consumir por los defectos que padecen los mortales. El corroncho es difícil de imitar y ni siquiera nadie, por muy verraco que quiera aparecer como corroncho, así sea que lo maquillen y le hagan un cambio extremo, aún así

no logra convencer pues ellos son los únicos seres que rayan en lo auténtico, en lo original y se les identifica como hombres corajudos, corpudos o flacos, de coscorrones, de carramplones, ásperos, duros en su caparazón, con un molde o con un cascarón en la que resalta una piel que solo la da el monte, la montaña, el sol Caribe, el barranco al pie de la montaña, los hay también en los Polos, en el frío, en los nevados, en cualquier parte puede haber un corroncho a dar la pela por su entorno. El corroncho muere corroncho aunque la civilización lo mejore, pues no pierde esa identidad de característica inmortal en él; llevando con estoicismo y orgullo la impronta de su rudeza, de su complexión atlética cruda, de su estampa de campesino bonachón, macizo, fuerte; de hablado altisonante, mirada de rey de la naturaleza con la cual lidia minuto a minuto su vida. Terruño que conoce palmo a palmo y lo conoce de memoria, dormido o despierto, con trago o sin trago, de día o

de noche; de saborear un exquisito café en totuma y recostado en un taburete, con sus abarcas, su camisa kaki remangada hasta los codos, por fuera del pantalón y medio abierta dejando ver su pecho abarrotado de lo que suele comúnmente en llamarse de ‘pelo en pecho’; pero lo que más lo identifica es su sombrero vueltiao, su tabaco y su dentadura perfecta que se la enjuaga y se cepilla los dientes con su mismo ‘meao’. Una persona puede cambiarse de nombre e incluso respingarse la nariz, las orejas, cambiar de color de ojos, quitarse las arrugas, la panza, achicarse las nalgas, agrandarse las tetas y el pene, pero lo que no puede cambiar es ni su ADN ni su condición natural como vino al mundo; de hecho, el que nace corroncho muere corroncho, no obstante, existen corronchos que fueron pobres y más tarde pasaron a ser ricos y no por ello dejan su estirpe de corronchos. De modo que lo que no se puede cambiar es la manera

de cómo llegamos a este mundo y el ADN que nos correspondió en gracia o en desgracia. Los corronchos no tienen lado oscuro, no son sexy, son corronchos e incluso prefieren los callejones, el monte a las discotecas como tributo a la naturaleza, al punto que la jungla, las montañas, las selvas, las riberas, las altiplanicies se ven favorecidas cuando un corroncho las pisa siquiera y más cuando se establecen echando raíces. Las fuerzas de la naturaleza tienen su espíritu y lloran cuando las talan, las incendian y las deterioran con cultivos no santos y explotaciones que acaban finalmente con el entorno. Por ello la naturaleza distingue a los corronchos como sus sanadores, sus cuidadores por excelencia. El corroncho no le hace lobby a nadie porque obedece única y exclusivamente los mandatos del de Arriba; jamás ocuparán cargo público, sí votan pero a conciencia y estudian muy bien a los candidatos, que el que no tenga parecido a la naturaleza lo excluyen de plano, por lo menos tienen que tener cara de limón; no comulgan con los ‘caribonitos’. Tampoco les interesa parecerse en lo más mínimo con un lord inglés, ni mucho menos pertenecer a la crema innata de la sociedad, y jamás se dejan medir, sobornar o corromper. Los corronchos no tienen etiquetas, son, sencillamente, autóctonos, criollos, propios, peculiares y únicos en su especie. Una cosa es que a los corronchos les guste más vivir en el monte para estar más en su ley, más

primitivamente, pero no por ello dejan de haber corronchos en las ciudades. A los corronchos no se les puede aplicar la política de la yuca que hay que enterrarla pa’ que produzca, porque ellos saben a yuca, les fascinan los enyucados y tienen claro que nadie se puede escapar ni de la muerte, ni de los impuestos, ni de los cachos de los cuales ellos son los únicos que están exentos. Sus modales, sus gustos, sus palabras claves y de uso cotidiano, ¡Ajúuu! ¡Ñerda! ¡Epa! ¡Aguaita ahí!... ¡Oye Tú! ¡Te voy a dar es un pescozón… un meque. Su mirada posee un brillo de candela viva, que penetra hasta lo más recóndito del cuerpo, porque él mira con el alma, trata con el corazón y piensa como piensa la naturaleza. Una mirada que va con el tiempo, con el espacio, que viaja envuelta de amor y dolor, de pasión y encanto. Su piel tostada, negra, morena, blanca, trigueños o monos que brilla con el sol, barnizada y seca, le dan esa identidad de hombre de la montaña, de hombre de camino largo y de pies grandes. Hombre puro, de paciencia pero de arrojo, de una intrepidez a flor de piel, incapaz de morir de pena. Campechano como el más primitivo de los mortales y en donde su guía y postulados lo constituye la lógica natural de las cosas. Lógica que se halla en toda su existencia, en todos sus actos y por ello responde con esa naturalidad de lógica pura: Viendo al muerto es que se le toma la medida al cajón, o aquella de connotación rústica: Conforme come el mulo, caga el culo. Y

otra no menos importante: Con la lengua y el dedo se hace un mecaneo o cayendo el muerto soltando el llanto, o también “las gallinas de arriba se cagan a las de abajo”. El corroncho nada que se pule, sencillamente nace corroncho y muere corroncho, tampoco el corroncho se pensiona pues su sello de impronta: la corronchería, es exclusiva y consustancial de seres únicos en este mundo que la ciencia no ha podido con ellos, porque ni la candela lo quema ni los laboratorios han encontrado la vacuna anticorroncho.


4

LA LIBERTAD Barranquilla, Domingo 2 de Junio de 2013

SUPLEMENTO LITERARIO

La historia de una noble perrita

POR: “EL PECHI” (SEUDONIMO)

ENTRE MAS CONOZCO A LOS HUMANOS MAS QUIERO A LOS ANIMALES, decía con una sabiduría centenaria, el famoso poeta colombiano, Eduardo Carranza. En verdad el amor que se siente por los animales es y debe ser una noble virtud que debemos cultivar los seres racionales como un símbolo de respeto y obediencia a Dios al quererle una de las criaturas creadas para que nos hicieran compañía y hasta nos protegiesen y nos equilibrara las emociones. Desde niño aprendí a querer a los animales no solo por la genética afectiva con la que creo haber nacido, sino también por un vivo ejemplo que me diera mi maternal abuelo, Rafael Cardona Gómez.: recuerdo las veces en que el le dejaba una ración de sus comidas para el perro o los perros que le acompañaban en casa., confieso que esa noble y buena costumbre la cultivé con Toty, la perrita que el 9 de Enero de 2.006 dio su último suspiro entregándole su espíritu a la eternidad. Nos acompañó en las buenas y en las malas durante un tiempo aproximado de doce años. Fue la hija de otra perrita semi-pincher, llamada Candi y nieta de una brava y noble animal apodada LA MUÑE. Su color .de piel tenía un tono sui-géneris muy extraño y noble como eran sus actuaciones cabeza pequeña estaba provista de dos saltones ojos, que en la primera mirada que le dábamos inicialmente nos ruborizaba el espíritu porque eran aparentemente amenazadores y nos llenaba de un poco de terror infundado por lo saltones y desafiantes que los caracterizaban. Su cabeza de víbora silvestre. . Pero no todas apreciaciones de

reacciones primarias y superficiales desaparecían cuando nos colocábamos al lado de ella, le sobábamos la cabeza y enseguida salía de ella y de sus ojos una mirada tierna como la piel de unos trigales acariciados por los primeros rayos del alba naciente. LA TOTI tenía los sentimientos de una persona adulta, y eso lo pude comprobar a los días siguientes de su querida madre la Candí: duró tres días que no se le levantaba de su madriguera, ni siquiera a tomar agua. Por la pendiente resbaladiza de sus saltones ojos se veía una humedad profunda de unas huellas dejadas por unas lágrimas que las ocultaban sus párpados. Lanzaba unos misteriosos gemidos como si la muerte de su perruna madre la perturbara en su alma y la sometiera a una tristeza inconsolable. Al tercer día de sus sentimentales tristezas tuve que optar por llevarle el agua cotidiana y la comida correspondiente, con el temor que se fuera a morir por dos causales: una tristeza inconsolable e inconfesable y por una inanición producto de la ausencia de agua y de alimentos. Ella, hizo un esfuerzo racional por superar ese esplín, ni siquiera Garrik pudo aguantar y salió a comunicarse con nosotros y a buscar consuelo de su desdicha. Su dolor fue muy grande y sentido. Ella dormía con su madre perra y fue tanto su amor recíproco, que en épocas decembrinas cuando el viento céfiro del norte arreciaba con unas bocanadas semi heladas de la navidad, amanecían abrazadas en un rito de fraternal Convivencia. Era un verdadero cuadro conmovedor que al verlo todas las mañanas me enaltecían las entrañas de mis sentimientos. Pensaba en la violencia de mi país y en los odios encarnizados de seres que nacieron para hacerle la apología a la venganza. Toty engrandeció mi amor hacia mis semejantes. Me enseñó a ser más solidario, a tener paciencia en la espera y a soportar cualquier iniquidad con la esperanza de encontrar algún día una efectiva solución. Nunca pude imitar su olfato porque ese privilegio solamente Dios se los concedió a los animales como un icono de grandeza Espiritual. Ese fino olfato lo sacó a relucir cuando una madrugada desde el patio olfateo a un olor extraño y poco familiar. Ladraba con insistencia consciente de un celoso cancerbero que daría su vida por salvar a sus amos y hermanos. Duró más de media hora ladrando para llamar la atención, hasta que nos hizo levantar. Miramos al patio y no vimos nada extraño. Sin embargo seguía ladrando con indignado ladrido y su hocico se dirigía hacia el callejón como dándonos un indicio de la presencia de alguien en la terraza de casa. Me dirigí hacia este lugar y cual fue mi sorpresa, que encontré acostado a un maloliente hombre de la calle. El fue detectado por su acre y fuerte olor y por los finos sensores de su exquisito olfato semejante a un radar telescópico. En la época de los juegos nacionales del SENA, cuando me ausentaba por una semana de la casa y de sus afectos, al regresar, ella, al sentirme tocar o escuchar la voz a la entrada de la casa, salía disparada como un veloz flecha a mi encuentro. Su descomunal alegría y contento eran incontenibles que saltaba hacia mi pecho para que yo la abrazara y ella sentir los latidos & mi corazón y yo los de ella. Movía la cola con una inaudita devoción de paloma mensajera y reemplazaba las palabras por unos intermitentes gemidos, que si fuésemos capaces de ubicarlos en el pentagrama musical, yo estaría seguro rompería la séptima

nota, por los sonidos de baja frecuencia que salía no de su garganta, sino de un corazón lleno de esplendoroso regocijo por la llegada de uno de sus fieles amigos: mi persona.. El color mostaza de su piel  era uno de las cualidades y atractivos para que en unos concursos para perros llevados a cabo en el coliseo cubierto, le ameritaran un premio especial, amén de sus finos modales y de su altivez en el caminar. Daba la sensación de estar en una pasarela luciendo sus medidas de reina. 30,60, 90. Consuelo, Paola y yo nos sentimos regocijados con la distinción y reconocimiento obtenido; daba la sensación de ser también nosotros los afortunados ganadores. En algunas ocasiones cuando el grupo familiar, ante todo un Sábado o Domingo, nos ubicábamos en la terraza, ella se venía muy tímidamente y se sentaba a mirar al lodo el que pasaba como si fuera un miembro mas de la familia en una pose propio de una persona que estaba analizando los pormenores del paisaje,. del entonto y de las conversaciones. Hacía parte hasta de las fotos que se les tomaba a PAO, la última de mi hija, cuando estaba de siete u ocho años. HAY UNA QUE GUARDAMOS DE RECUERDO INOLVIDABLE. Le disgustaba los ratones que merodeaban a la cocina para saborear de algún alimento mal puesto o desperdicio dejado en la caneca de la basura. Se escondía en un punto estratégico con una sana paciencia de un pescador de galilea, en la esperanza y a la espera de un atrevido roedor que se atreviera a cruzar el lindero por ella prohibido de cruzar sin su autorización. Sin contemplación alguna los agarraba por su garganta y producía su muerte de una fuerte dentellada. Así hizo con muchos de ellos, hasta cuando se corrieron la voz de no frecuentar la casa donde habitaba la Toty, y así los mantuvo a raya por un largo tiempo.


SUPLEMENTO LITERARIO

LA LIBERTAD Barranquilla, Domingo 2 de Junio de 2013

El poeta Barranquillero que no se salvo POR ALEJANDRA MORENO

Cuando camino por las calles de Barranquilla, veo tantos rostros, casas  con nombres, carros que se creen gente y caminan por las aceras, árboles que ascienden desde algún parque que ya no visitan. Veo risas en medio del llanto, hermanos dormidos en camas de cemento, gente corriendo sin ser atleta, tantas caras llenas de sueños, de ojos que buscan una salida, a problemas tan distintos y tan iguales. En medio de todo, en el cruce de la calle, me detengo, y mil palabras me envuelven, y siento la poesía en todas partes. En la tierra escondida de mis pies, en el agua que refresca mis labios, en el  ruido de la ciudad que sincroniza con una guitarra; en las gotas de sudor de aquel que camina para ganarse un pago mínimo, en la lagrima de aquella que  hoy no tiene que darle a sus hijos, en el helado que disfruta aquel niño en medio del calor, y el  balón que rueda por alguna cancha, en algún lugar no tan lejano. Siento poesía, percibo aquella conexión de la tierra con nues-

tra sangre. Y  vuelvo a sonreír, cuando me doy cuenta, que Barranquilla no se arrincona, no se calla, se hace escuchar con la que nunca muere: “la inmortal poesía”, la que resucita muertos, captura soledades, libera dolores, atesora amores; y hace del silencio un grito. Hoy Barranquilla vuelve a llenarse de poesía, nacen nuevos espacios literarios, que impulsan la fuerza creadora de una imaginación poética; y surgen nuevas voces, que resuenan en los oídos de gestores culturales, editores, escritores y críticos.  Se levanta la poesía en esta ciudad, de uniones y diferencias, amores y odios, donde nuevos poetas se abren paso entre las letras, para transmitir su percepción del mundo. Y una de esas voces, es la del joven Billie Jean Madera García, estudiante de filosofía  de la Universidad del Atlántico, que  ha construido un mundo de letras donde la apatía social y el existencialismo son sus temas predilectos. Billie, ha sido otro de los valientes, que ha tomado la poesía

como esa tabla de salvación en medio del diluvio, como la cuerda que le sostiene en una caída, o el megáfono que le permite gritarle al mundo su inconformismo. Sus versos libres, extienden alas, y vuelan alto en su primer libro poético: NO ME SALVO, de la colección Luis Carlos López de la

editorial SantaBárbara, que le presenta a Barranquilla y al mundo; donde el amor desde lo cotidiano toma formas distintas, las emociones se reinventan, a la ciudad la vuelve péndulo, la describe apocalípticamente, le construye ciber-prisones, la hace réquiem. Y por instantes vuelve a ser niño jugando al

5


6

SUPLEMENTO LITERARIO

LA LIBERTAD Barranquilla, Domingo 2 de Junio de 2013

El cuentico chino: Una puya excepcional POR. SAMUEL MUÑOZ MUÑOZ

Álvaro Pérez Vergara, autor de la canción ganadora en el Concurso de la Canción Inédita de la Cuadragésima Sexta versión del Festival de la Leyenda Vallenata. Las verdaderas canciones vallenatas son hermosas composiciones que tienen mensaje y canto, tienen ritmo y melodía, destilan gracia mezclada con sentimiento y son compuestas con los versos desbordados de poesía.  Versos que son del pueblo la expresión, de su cultura la memoria y son pincelados con el corazón en bellos ratos de gloria. Esto fue exactamente lo que hizo Álvaro Pérez cuando creó la puya, El cuentico chino, un canto con matices históricos, sociológicos y culturales  de nuestra identidad Caribe Solo cuatro puyas han resultado ganadoras durante la existencia del Festival Vallenato: La puya almojabanera de José “Pachito” Mejía, en 1.989; La puya del folclor de Luis Ramirez, en 1.998; La Estratificación, de Winston Muegues en 2.001 y  El cuentico chino de Álvaro Pérez Vergara, en el año 2.013. Álvaro es un compositor con pinta de polaco, nacido en Las Llanadas, departamento de Sucre y residente en Maicao desde hace treinta años. Le han grabado setenta canciones, en las que se destacan las interpretadas por Los Betos, Los Inquietos y Los Gigantes del Vallenato. Tocando con fuerza las fibras del nacionalismo y aprovechando  la popularidad del sombrero más famoso de Colombia, logró mantener la mejor calificación durante la competencia, con versos bien fundamentados y desafiantes que arrancaron aplausos durante cuatro días en Valledupar. Utilizando al sombrero como el transmisor de su pensamiento, el compositor recuerda la materia prima del producto y a los artesanos de Tuchín, expertos en su fabricación. La utilización de la primera persona para que  el sombrero exprese su sentir, le imprime más fuerza al mensaje y lo predispone para rechazar con indignación y desagrado el atrevimiento de los chinos de falsificar nuestra insignia nacional. Yo nací pa’ hacer historia En los valles del Sinú, Y un palo de Santacruz Me cobijó con su sombra, Soy orgullo de Colombia Porque yo soy colombiano Y un tuchinero artesano Me fabrica “emocionao”. Soy el sombrero “vueltiao” “Fabricao” con caña flecha Soy una cosa bien hecha Con respeto y con cariño, Pa’ que vengan unos chinos A embolatar mi procedencia. Recordando la Historia, el sombrero nos cuenta su origen y las etnias de la cultura Zanú: Los finzenúes, ubicados sobre el río Sinú, dedicados al tejido y la cestería; los Panzenúes, localizados sobre el río San Jorge, productores los alimentos, y los Zenúfanas, ubicados entre los ríos Cauca y Nechí, trabajadores de  la orfebrería. Estas provincias estaban a cargo de un cacique, hombre o mujer, quien ejercía un control sobre todos los aspectos de la sociedad. El sombrero nace de la necesidad de los indígenas de protegerse del sol al momento de sembrar el maíz, gramínea que había llegado al país, desde México, provocando  una verdadera revolución tecnológica, alimenticia y económica.

Yo soy puro criollito, soy finzenú Zenúfana y panzenú, Hay unos que me llaman sombrero indiano Y a mí me suena bacano, Con orgullo colombiano Soy insignia nacional Y símbolo cultural Con sentimiento profundo, Me paseo por todo el mundo Y ahora me quieren clonar. Continúa el enojo por la burda imitación china, con materiales que nada tienen que ver con la caña flecha, planta base de la elaboración del sombrero vueltiao y que se produce generosamente en la zona donde habitan los zenúes. La nervadura central de la hoja de caña flecha (Gynerium sagitatum ) es la materia prima para la obtención de la fibra utilizada en la elaboración de las más variadas y famosas artesanías colombianas, las cuales se han convertido no solo en sustento económico y forma de perpetuación de antiguos pueblos indígenas de la Costa Caribe colombiana, sino en símbolo cultural de todos los colombianos Quieren burlarse de mí Con material “reciclao” Pero el sombrero “vueltiao” Solo se hace en mi país, Desde me pequeño me hacen Con caña flecha criolla, De esa que nunca se parte y solo crece en mi Colombia Donde existe un colombiano  estoy Dónde está mi selección yo voy, Donde suena un vallenato  estoy Sombrero “vueltiao” compadre   soy, Pero a quien se le ocurrió A quien se le ocurriría, Comparar esa plastifibra Con un “ñene” como yo El “ñene” en la mayoría de los pueblos caribeños, es un hombre  fornido y el término en sentido irónico es la contraposición de nene.  La imitación no es otra cosa que un cuento chino, esos que conocemos muy bien en nuestra región  e identificamos como trampa, engaño, viveza  o mala fe.

Ese es puro cuentico chino pa’ ti Ese es puro cuentico chino pa’ mi El sombrero no va a morir El sombrero no va a morir La calidad del sombrero “vueltiao” depende del número de pies de trenzas elaboradas, lo que determina si es sombrero es quinciano (de 15) 19, 21, 23 o 27 vueltas, éstos últimos los más costosos por lo difícil y demorado de su elaboración. El historiador e investigador Benjamín Puche Villadiego, llamado el Sacerdote de la cultura Zenú, por sus vastos conocimientos sobre esta etnia, descubrió la fórmula matemática de la trenza una noche de 1.967 en Chinú, donde trabajaba como ingeniero en la Planta eléctrica del pueblo. La fórmula matemática es la siguiente: 2 (N + 1) + 1 = X donde N: es un número par de trayectorias o caminos simétricos como resultado del tejido, X: es el número de pares de fibras de la trenza o el tipo de trenza que resulta al sustituir el valor de N, la cual también se puede trabajar como 2N + 3 = X, algo que ni los inquietos chinos pudieron descifrar cuando lo imitaron. Soy quinciano “machihembrao” Diecinueve y veintiuno Veintitrés y veintisiete Y me llevan con orgullo, Hoy me paseo por el mundo Con pinta de embajador Y hasta  la China llegó Esta pinta tan bonita, Por eso me causa risa Que me han querido imitar Me han pretendido chimbiar Claro si soy el mejor Soy símbolo cultural De Colombia y su folclor. En cualquier parte del mundo donde esté un colombiano ya sea viviendo, trabajando o participando en una competencia habrá un sombrero “vueltiao” y claro era necesario recordar a “La Cacica” Consuelo, pilar fundamental del Festival, para que la canción calara más en el alma de los vallenatos y de paso recordar con emoción, que cualquiera lo puede usar sin tener en cuenta su condición social.


SUPLEMENTO LITERARIO

LA LIBERTAD Barranquilla, Domingo 2 de Junio de 2013

La Gamineria intelectual de Barranquilla

7

POR: SAMUEL MUÑOZ MUÑOZ

Hacia mediados del decenio de los sesentas, empezó a tomar forma una corriente callada de voluntad juvenil en Colombia y en Barranquilla. Herederos del desarraigo rural casi todos, arrastrando toda suerte de precariedades y de miserias materiales, desafiando las adversidades personales y colectivas del destino, asentados en las periferias, desde Rebolo hasta Carrizal / y de la Ceiba hasta Barrio Abajo; Es decir, salidos de la hinchazón tugurial del perímetro habitado de Barranquilla, de la primera ponzoña social de las dictaduras civiles del recién estrenado acuerdo oligárquico liberal conservador. Esa fuerza entonces incipiente, anónima e individual, inorgánica, incomunicada, asumió el reto de renunciar al camino de la delincuencia y en cambio, encarar el hambre cotidiana pero estudiar; conocer, cultivarse en las artes, en las letras y en las ciencias. Dispuestos a raponearle la dignidad social al establecimiento que cicatero, imponía, obstaculizando, todas las barreras  institucionales, dueño de la más excluyente y feroz dictadura política: El Frente Nacional. Le guerreaban el centavo al sistema desempeñando los más diversos oficios propios de la no especialización, de la supervivencia, los llamados oficios varios: con tal de ayudar llevando algo a la casa; (no a los hogares, la palabra “hogar” suena en ese caso exagerada) ayudantes de albañilería, o de talleres, coteros, boliteros, vendedores ambulantes de alguna cosa, meseros, coi-

mes de billares, voceadores de prensa, en fin, la propia mesnada del rebusque para quienes el establecimiento ofrecía una educación oficial secundaria confesional, perfectamente calificable de menos que mediocre: muy pocos docentes profesionales, toda suerte de precariedades materiales y de recursos pedagógicos. Más allá, una generación de docentes que se acercaba al ocaso de su vida activa y que valoraba con sospecha a la despierta juventud que recibían. Hasta cierto punto aquellos jóvenes se autoformaron llenando por su propia cuenta los vacíos conceptuales, conectando las múltiples textualidades, intentando una explicación de los distintos procesos históricos de la humanidad y de los procesos nacionales y latinoamericanos; construyeron dolorosamente una estética que les permitía disfrutar de las distintas manifestaciones de las artes, superando los vicios de una subjetividad prejuiciada e ingenua, en fin; dándole sentido a la disciplina rutinaria de asistir cotidianamente a los aburridos colegios oficiales para alcanzar el título de bachiller y aspirar a estudiar una carrera profesional en la educación superior. En sus momentos más difíciles que eran, casi todos, hicieron suya la letra del tango, “Las cuarenta”, pero se repusieron y no se dejaron arrastrar por la carga del nihilismo que pretendía imponerles el establecimiento. Entonces encontraron una universidad pública casi cerrada e intervenida por políticas que para nada consultaban  las potencialidades e ideales de las cada vez más politizadas juventudes setenteras, apropiadas de una conciencia social incluyente. Lograron en  medio de toda suerte de obstáculos, rebelarse y casi emanciparse de la sujeción gregaria, hacerse con una carrera profesional y cumplir una labor activista desarticulada pero efectiva: fueron el publico puntual y apasionado de cuanta actividad cultural y artística  ofrecía mezquino el establecimiento, contaron con  la complicidad de ese educador insuperable Alberto Asa y a través de los conciertos del mes fueron cultivando la atención exclusiva y fiel hasta incorporar a su cultura la alta música como un organismo estético;  se atrevieron en la literatura: cometieron poesía y prosa poética, actuaron desde la música, se enrolaron en  el teatro, en  la filosofía, en la historia; desde la docencia apoyaron proyectos educativos marginales o proyectos educativos oficiales que el establecimiento obstaculizaba de frente o sutilmente; incursionaron en el periodismo, sobre todo en el periodismo cultural aupando suplementos literarios o páginas culturales desde donde apoyaron a otros gamines intelectuales. Al forjarse una utopía, caminaron hacia ella y no se vendieron a la corrupción de las variopintas casas electorales. Hoy, al igual que en la historia del rock and roll, los miembros no vergonzantes de la gaminería intelectual de Barranquilla, son náufragos de la cultura creativa, van a contracorriente, pertenecen al partido de la esperanza, fueron  y son la conciencia de los desarraigados, con el optimismo puesto en que otra oleada de nuevos jóvenes gamines le apuesten la vida, a la vida y como ellos, pero, superándolos; se hagan mejores intelectuales. *miembro de número de la gaminería intelectual de Barranquilla.

Nostalgia primaveral POR: JOSÉ DE JESÚS TEJADA MAURY

Para estos días siempre recuerdo mi niñez, el día de las madres, fecha inolvidable, Las plantas florecidas, todo el paisaje reverdecido, la lluvia cayendo sobre las hojas de los árboles, sobre la espesura de los cultivos de mango de la escuela la normal a donde iba a robar mangos en compañía de mis amigos del barrio, siempre cuidándonos de Manjarrez de sus perros y su vieja escopeta que era un terror para todo el que desafiaba brincarse las paredes de esa institución educativa, cualquiera que se quedaba montado en la pared sólo escuchaba estas frases:¡se baja o lo bajo!, y eso era todo, la aventura terminaba allí, si ya estábamos adentro el solo aviso de Ahí viene Manjarez, creo que Montoya nos quedaba pequeños. Lo que si me da nostalgia es ver un árbol de naranja agria, sembrado en el patio de la casa de mis padres, todos los años ese árbol de naranja agria florece, llenando el ambiente con aroma de azar, los pétalos de color blanco en el suelo, en cantidad formando una alfombra blanca, los pistilos y estambres, un hermoso color amarillo y blanco además de esto el melodioso sonido de las abejas. Como todos los días, miré el árbol de naranja, la escena es la misma, sólo noté que no había ni una sola abeja, me dio tristeza que este año no haya visto a ninguna, ni haya escuchado el mágico zumbido de un ser maravilloso que tiene la misión de reforestar  el planeta además de darnos un gran nutriente como es rica y medicinal miel y polen. Mi reflexión de rabia, es efecto de la depredación, las transnacionales que han convertido al hambre en mercancía y al alimento como derecho humano y al capital financiero para su explotación, vienen acabando con la biodiversidad a través de los transgénicos. No permitamos esto, la abeja debe regresar a nuestros ecosistemas, no más aspersiones con pesticidas, no más cultivos y alimentos herbicidas. La reciente idea de haber creado el robot más pequeño del mundo (una mosca robótica), insecto desarrollado y liderado por Robert Wood en el trasfondo tienen ese objetivo, contaminar cultivos nativos con polen transgénicos, y dejarnos sin los nutrientes maravillosos y curativos de la miel de abejas y el polen y comprometer a los alimentos el capital financiero, es decir mercantilizar el hambre y enriquecerse con capital especulativo a costa de un derecho humano como es la alimentación, llena de tóxicos y libre de nutrientes.


8

SUPLEMENTO LITERARIO

LA LIBERTAD Barranquilla, Domingo 2 de Junio de 2013

La ventana de los Poetas COMO UN NIÑO

Temo que me descubras, que veas mis ojos y sepas lo débil que me haces sentir cuando me retienes en ellos cuando nos miramos tan solo un segundo o menos,  y es para evitar darme a conocer,  por eso ando con la cabeza gacha y la mirada perdida. Temo  que me toques, aunque lo desee con fervorosa pasión, tus dedos en mis brazos queman e ignoro qué tanto humo puedo botar con la sensación de tu tacto o que tanta piel se me derrite entre tus manos... Temo que me digas te quiero, me haces sentir que las hadas aún existen, solo basta ver una pared y creer para abrir un portal a un mundo con sabores dulces y paisajes que dibujaba en mi infancia.

BILLIE JEAN MADERA

VOCES CALLADAS Soy momento, momentos sepultados en un ayer sin recuerdos. Me alimento con sobras y desechos. ¡No duermo! porque aun en mis sueños agonizo como moribundo sin doliente. Soy un esperpento que observan los ojos de “ciegos” y las miradas indiferentes. Soy la muerte viviente, delirante, que deja ver su realidad esquelética a través de los huecos de mis remedos que tengo como harapos. Soy una sombra oculta, una voz callada por la sevicia y el poder, un simple pretexto estadístico que mencionan en los procesos coyunturales y en las misas sin fe.

ALEXANDER MEJIA

VESTIDA CON TU PIEL Cuando me inundas de tu esencia,   me llenas tanto de ti Que fulguras mi existencia, Vuelvo a ti una y otra vez como la calma después de la tormenta Para saciarme de ti, dulce ángel diáfana. Regresas a tus tierras, amada mía, antes de que la luna temerosa huya de ti y llega la mañana acompañada de tu ausencia, te imagino sin mí, en ese instante estoy poseído de miedos miedo a que no vuelves a mí, a que te pierdas en los dédalos de la tarde miedo a quedarme en este mundo sin ti donde me visto de tu desnudez en la bruma incesante.

CINDY LOZANO

UN AMOR QUE NO PUEDO TOCAR…

CONCEJO

T  u  b  a  r  a

Es tan complicado huir de ti... de estos sentimientos, de todas aquellas cosas que me haces despertar; miro tus ojos y no los encuentro...miro tus labios y no los siento... miro tus manos y tocarlas no puedo... eres tan distante pero tan cercano...no te das cuenta que tienes un corazón esperando por ti y si lo sabes no te interesa... aunque sabiendo las dos solo me preocupo por la primera, en que mi amor no se apagara...

Si su suegra padece de una terrible enfermedad, usted, querido yerno, puede curarla: Vaya a la isla de la ballena azul y bajo la luz del mediodía recoja de sus playas una caracola vacía. Deposite en ella arena, piedrecillas, un poco de agua de mar y hierbas nativas. Arrodíllese y meneando la caracola a la altura de su frente rece un Padre Nuestro y tres Avemarías, pida por la recuperación de la enferma y persígnese. Luego lleve al oído la caracola y si en ésta no escucha el rumor del mar es porque el corazón de su suegra dejó de funcionar y en casa lo esperan para que cargue con los gastos mortuorios. ¡Llévese unas roas, muchacho, en la isla las hay de todos los colores!

¡Oh SEÑOR!

Un amor que no puedo tocar... me encuentro contigo a cada paso, pero no te fijas en mi... prefiero pensar que no me vistes, que estás ocupado.... que te ha pasado algo malo... pero no puedo concebir... que no me quieres...que no me amas... que no me deseas... se que tu amor es diferente... nose compara con el de ninguno y eso es lo que me gusta... lo que me hace esperarte más y más... muchos te odian... muchos te rechazan... y eso no me importa.... quiero verte nuevamente... quiero que mires y me sonrias como la primera vezz... esa vez que no se borrara de mi mente pero si tal vez de la tuya....Solo sé que eres un amor que no puedo tocar... LAURA TERAN PUGLIESE

JOTA PRADA

Qué lindo es  mi Tubará Un emporio legendario Paraíso de sabio  santuario Fiel orgullo y linaje  Mocaná Sagrado códice de letra veraz. De relatos y evidentes  escritos Donde el hombre y el mito En sempiternas   historias Plasmaron la trayectoria Resguardo de amor y paz. Desde el parque mirador Un fuerte aplauso pido Con versos de este folclor El Caribe ….Sigue unido.

GERMAN MORALES ALBOR


Suplemento literario #26 junio 02