Page 5

LIBROS

TRIBUNA DE SALAMANCA, Domingo, 7 de noviembre de 2004

culturas❮❮ 5

❯❯ Pediría a los programadores diversidad, que los espectadores lo van a agradecer. Y respeto. Parecen pensar que todo el público es tonto Pepe Colubi posa en un estudio de grabación ❯ Luis Hevia

PEPE COLUBI

«La televisión es el gran poder» ❯ Antonio Marcos

Como el protagonista de la serie Sigue soñando, queda bastante claro en su libro que usted fue un niño que creció con la tele puesta... Pertenezco a la primera generación de niños españoles que se educó con la televisión. La nostalgia es un espejo deformante y quise que el libro fuera una combinación de re c u e rdos pers o n ales y de información sobre el medio, la tele que yo recuerdo, para bien y para mal. ¿Cómo ve los intentos de regul ación de contenidos en la fra nja horaria infantil? Por un lad o, entiendo que la responsabilidad final de lo que ven los niños es de los pad res, pero que por mucho que vigilen siembre habrá grietas. Lo ideal (y u t ó p i co) sería la autorregulación, que las cadenas dejaran de ocupar tanto espacio con info r m ación del corazón y testimonios. ¿Habría que enfocar el debate no sólo en la ‘calidad’ sino también en la cantidad? E s t oy de acuerd o. El debat e

Escribió un libro, La tele que me parió, para legitimar toda una vida delante de la televisión. Crítico musical y periodista, es uno de los más agudos e inform a d o s observadores de la cultura popular, lo que le avala para valorar el denigrado panorama de la programación actual.

PEPE COLUBI La tele que me parió Debolsillo, 2004 8,5 euros

sobre qué es telebasura, en el que yo también he caído, creo que no resulta ya productivo. Todo el mundo tiene ya unos parámetro s para determinar lo que le gusta y lo que no. Un ejemplo es ‘C r ó n icas Marcianas’, el gran demonio para muchos. A mí me parece un g ran pro g rama: está en el horario que le corresponde y tiene un gran manejo de las claves de la tel evisión como espectáculo. Au nque a ve ces no lo hace, suele int roducir una mirada irónica sobre los temas que trata. En otros programas del corazón, los autodenominados ‘periodistas de investigac i ó n’ se lo toman totalmente en serio, sin darse cuenta de que sólo son cómicos ac t u a ndo en un espectáculo intra s ce ndente. El problema es que hay tanta carne de cañón que ir quemando por la falta de dignidad de los que se prestan a ello que uniformizan toda la programación. También ocurre que son prog ramas más rentables por su bajo coste y las cadenas buscan sólo el negocio... Está claro que la televisión es un gran negocio, que genera muchísimo dinero. TVE lo sabe des-

de ‘O p e ración Triunfo’, para mí el más claro ejemplo de telebasura porque todo ese montaje ha c re ado un problema real, tangib l e, en la música española. Las privadas actúan con una hipocresía tremenda, como cuando el j e fe de Telecinco criticó ‘Hotel Glam’ después de mantenerlo en antena hasta el último día y exprimirlo económicamente. ¿Qué le parece la nueva imagen que quiere ofrecer Televisión Española? Por lo menos ha pro p i c i ado un debate que hacía falta y creo que ha dado algunos pasos en el buen camino hacia una televisión digna. No pueden intentar competir por el liderazgo de audiencia, no es su terreno, y también cuentan con un problema laboral de exceso de plantilla que todavía nadie se ha atrevido a planetar. Entre los dos modelos parece que todo se decanta por el negocio puro y duro, algo grave para el mayor medio de ocio de la gente... Al final, todo pasa por la televisión. Es el gran poder y la gran t rampa. Por eso los políticos le tienen tanto miedo y tanto apego a la vez. La televisión es en sí un ‘G ran Hermano’, y no el pro g rama ése de la casa. En estas condiciones, una televisión independiente es una quimera, pero yo no soy nada catastrofista: para mí es un medio que puede ser muy rico y que sirve de entretenimiento a muchísima gente. La televisión es fantástica.

Su libro da muchísima info rm ación sobre las series clásicas. ¿Cómo ve las de ahora? E s t oy re co n c i l i ado con la ficción nacional gracias a Aquí no hay quien viva, que me pare ce un hallazgo. Me irritan esas series blancas de niños y abuelos que q u i e ren abarcar a todos los públicos a fuerza de no decir nada y p a re ce rse unas a otras. Los Se rrano es una versión nueva de Médico de familia, Ana y los sie te... ¿que visión de la vida puede tener un niño que ve eso? Luego co m p ran una serie ex t ra n j e ra buena y la queman con los horarios, repiten episodios, estiran los fo r m atos que han funcionad o siempre para acaparar la audiencia, como le pasa a 7 vidas. Sus favoritas... La primera fue Enredo , después Esto se hunde, una de esas series inglesas buenísimas que apena se han visto aquí. El primer capítulo de A dos metros ba jo tierra pasará a la Historia, y españolas me quedo con El grupo, a la que no le dieron el tiempo suficiente para cuajar en su intento de hacer algo nuevo y distinto. Diga algo a los programadores. Les pido dive rsidad, que los espectadores lo van a agradecer. Y respeto. Pa re cen pensar que todo el público es tonto. La gente se reeduca ella sola, no se iba a ir en masa a las bibliotecas si quitaran A tu lado, hay una audiencia permanente que consume televisión. Sería bueno que utilizaran coherentemente su poder.

Suplemento Culturas. Número 1  
Suplemento Culturas. Número 1  

Suplemento cultural publicado en el periódico Tribuna de Salamanca

Advertisement