Page 1


“Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.” Friedrich Nietzsche


PARTE III

SOMBRA

Escrito por Andrés Jiménez y Ilustrado por Daniel Pascual


SOMBRA Son las 04:24 de la madrugada. Un yonqui ha encontrado el callejón perfecto para pegarse su último chute del día. Lleva un rato paseando con la jeringuilla preparada buscando el sitio idóneo. Y por fin ha dado con él. Se acurruca pegando su lomo a la pared y se hurga los bolsillos en busca de su preciada medicina. Saca la aguja y la mira con amor unos segundos. Luego la deja a su lado, sumergiéndola con delicadeza en la oscuridad de una sombra densa. Prosigue sacando lo necesario, un tubo de goma apropiado para retener la circulación e inflar la vena. Mientras el yonqui se prepara la oscuridad hace de las suyas dejando ver una jeringuilla casi idéntica al lado de la que traía en su chaqueta y ocultando esta bajo su manto traicionero. El drogadicto sin percatarse echa mano a la jeringuilla errónea y, sin tan siquiera prestarle atención, clava su aguijón en una vena embutida. Poco a poco va introduciéndose un veneno distinto al esperado. Su brazo comienza a hincharse de forma monstruosa. Las venas forman autovías azules que se conectan a lo largo de la extremidad. Un ardor se apodera de su circulación y como poseída la mano se lanza a su estómago presionando con los dedos en la carne alrededor del ombligo. El pobre desgraciado está aterrorizado e intenta inmovilizarlo pero la lucha es inútil. La mano consigue abrirse paso clavando sus uñas mugrientas y afiladas que desgarran la piel casi a modo de sierra. El heroinómano, agonizando en un arrebato de dolor, se dirige al nudillo cuatro puñaladas con la jeringa de la mano izquierda, haciendo que su cuerpo reaccione violentamente. El yonqui consigue aguantar unos segundos con vida y ser testigo de cómo se destripa así mismo. Ve cómo se extiende su intestino a lo largo del callejón, sin poder impedirlo. Pasan 3 horas hasta alcanzar las primeras horas de la mañana cuando el callejón se encuentra más transitado que de costumbre. Un sargento de policía y un joven agente observan la horrible escena del yonqui sobre el mar de su propia sangre, mientras un médico forense se dedica a recoger pruebas. SARGENTO- Parece que ayer el diablo se encontraba travieso. AGENTE- ¿Qué quieres decir? SARGENTO- Unas horas antes una chica preciosa asesinó a su novio en este mismo lugar. La pobre decía no recordar nada de lo sucedido. La encontraron dos manzanas arriba desquiciada arrastrando el cuerpo del chico. AGENTE- ¿Qué dices? SARGENTO- Lo que oyes. Para colmo el hermano del chico también desapareció ayer por la mañana. Lo único que hemos encontrado es su pelota no muy lejos de aquí. ¿Quieres oír algo absurdo? No creo que sea coincidencia. FORENSE- ¡Sargento! El medico forense se encuentra en estos momentos echando un vistazo a la alcantarilla. Y por la forma de llamar al Sargento parece que ha visto algo. SARGENTO- Dime Canales. ¿Has encontrado algo? FORENSE- No creo que sea una prueba sargento. Pero parece que ahí dentro hay una moneda. Diría que es de oro. SARGENTO- ¿La alcanzas? FORENSE- Está difícil de conseguir, pero creo que si alargo un poco el brazo…


Dedicado a Dani por enseñarme y sobre todo por resultar mejor amigo que profesor. Y tambien a Lucía por ayudarme con las historias, en especial con este final. Andrés Jiménez Crespo.


PARTE III

SOMBRA

Este relato esta incluido en la recopilacion de relatos ilustrados: LA CIUDAD CONFIESA que puedes encontrar gratis en internet.


EL CALLEJON parte III: SOMBRA.  

Pequeño relato ilustrado creado entre tinieblas.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you