Issuu on Google+

Soportes de la Información Unidad 4 – Los Soportes Documentales en los Siglos XV, XVI, XVII y XVIII Actividad 4.3 Realiza un reporte en el que indiques cómo llegó y cuál fue el impacto de la imprenta en México Efraín Ernesto González Flores 2004/MAA/1197 Junio 4 de 2010

1


Contenido Actividad 4.3 - Realiza un reporte en el que indiques cómo llegó y cuál fue el impacto de la imprenta en México ............................................................................................................................................................. 3 Antecedentes .............................................................................................................................................. 3 Juan Pablos .............................................................................................................................................. 4 Impacto de la imprenta en México ............................................................................................................. 5 Los insumos ............................................................................................................................................. 6 La huella de la imprenta .......................................................................................................................... 6 Connotación de Estado ........................................................................................................................... 7 Los nuevos libreros en la Nueva España ..................................................................................................... 7 Tipos romanos ......................................................................................................................................... 7 Los libreros .............................................................................................................................................. 8 Los impresores libreros ......................................................................................................................... 10 La Iglesia .................................................................................................................................................... 11 La letra impresa ..................................................................................................................................... 11 Los Franciscanos .................................................................................................................................... 11 Santa Inquisición, Impacto negativo ..................................................................................................... 11 Conclusión ................................................................................................................................................. 12 Referencias bibliográficas de las lecturas proporcionadas ....................................................................... 14

2


Actividad 4.3 - Realiza un reporte en el que indiques cómo llegó y cuál fue el impacto de la imprenta en México “parece sería cosa muy útil y conveniente haber allá imprenta y molino de papel, pues se hallan personas que holgaran de ir, con que su Majestad haga alguna merced con que puedan sustentar el arte, Vuestra Señoría y Mercedes lo manden proveer”. Fray Juan de Zumárraga, carta enviada al emperador Carlos V, año 1533.

Antecedentes Posteriormente a la fabricación de la imprenta de tipos móviles por parte de Johannes Gutenberg, ésta se extendió rápidamente, de tal suerte que para fines del siglo XV varios países europeos como Alemania, Italia, Francia y España establecieron negocios de impresión. Posteriormente, en el siglo XVI ingresa a este grupo Inglaterra y los Países Bajos, y por primera vez se lleva a la Nueva España y Perú. En el XVII se funda la imprenta en Guatemala y en Estados Unidos, y en el siglo XVIII en Cuba, Colombia, Ecuador, Argentina y Chile1. Aunque no con certeza, la fecha probable de llegada de la primera imprenta a México se sitúa entre 1535 y 1537, donde Esteban Martín la trabajó al interior de un modesto taller. Las primeras publicaciones realizadas en 1535 son la “Escala Espiritual” compuesta por Juan Clímaco y en 1537 la “Doctrina de Toribio de Molina y el Catecismo Mejicano” de Juan Rivas. Pese a lo anterior, muchos historiadores consideran como una realidad histórica innegable, la existencia en la capital de México de un taller tipográfico antes de 1539. Esto ha determinado una situación dudosa entre los bibliógrafos e historiadores, ya que el libro Escala Espiritual anteriormente mencionado aunque fue impreso en 1536, nadie lo ha visto2.

1

La Imprenta Mexicana, Bibliografía Mexicana, Facultad de Filosofía y Letras, UNAM©, [En línea], Disponible en http://mmh.ahaw.net/imprenta/index.php?iddoc=ANTECEDENTES, [2010, junio 1]. 2 Ídem, Disponible en http://mmh.ahaw.net/imprenta/index.php?iddoc=INTRODUCCION, [2010, junio 2].

3


Sin embargo, nuevas investigaciones dan a conocer que el primer libro editado fue la Breve y compendiosa doctrina cristiana en lengua mexicana y castellana, que contiene las cosas más necesarias de nuestra santa fe católica para aprovechamiento de estos indios naturales y salvación de sus ánimas, salida de las prensas de Juan Pablos en el año mismo en que comenzaba a funcionar su taller. No se conoce ningún ejemplar, esta información se encuentra registrada por el historiador y cronista dominico Dávila Padilla, en un documento incluido en las Indias.

Cartas

de

La Nueva España 1

Juan Pablos Fray Juan de Zumárraga contrató entre 1532 y 1533 la instalación en México de un impresor, residente de Sevilla, España llamado Juan Cromberger. Éste el 12 de junio de 1539 celebró un acuerdo con Giovanni Paoli, también conocido como Juan Pablos, quien debía trasladarse a México e instalar un taller tipográfico con los materiales que Cromberger pondría a su disposición. Así, Pablos trabajaría para sí y para otros, pero todas las ganancias habrían de ser para Cromberger, a excepción de un quinto de las mismas, que le corresponderían a Pablos como salario. El texto del acuerdo también señalaba que todos los libros habrían de llevar en su pie de imprenta el nombre de Juan Cromberger. La vigencia del contrato duró diez años, al cabo de ellos no parece se renovara, y es precisamente a partir de 1548 que desaparece de los impresos el nombre de Cromberger y se advierte el Giovanni Paoli que por cierto dio mucho esplendor a la industria. Pablos llegó a México en octubre de 1539, estableciendo su taller rápidamente, donde antes de finalizar ese mismo año, ya publicaba “El Breve y más compendiosa doctrina cristina”. Obras como “Manual de Adultos”, “Vocabulario de Alonso Molina”, la “Physica Speculatio”, los “Diálogos de Cervantes” de Salazar, el “Missale Romanum”, entre otros. Tan sólo en el siglo XVI se imprimieron en México 116 obras, aumentando a dos mil en el siglo XVII y a siete mil cuatrocientos en el siglo XVIII. 4


En 1737 Francisco Pardo instaló la primera fábrica de papel en Nueva España; el privilegio de dicha licencia lo obtuvo hasta 1740. Sobre qué tanto leía la población de la Nueva España no se tiene mayor información, lo que sí consta gracias a los catálogos de importante bibliotecas europeas, es que los libros publicados en el Nuevo Mundo circularon en europa. Incluso hay referencia de algunos que con licencia en México llegaron a publicarse en europa; tal es el caso del Florilegio medicinal escrito por Juan de Esteyneffer que vio luz en 1712 y en México los herederos de Juan Joseph Guillena Carrascoso dieron licencia para ser publicada en Ámsterdam, 1719, y posteriormente dos ediciones más, en Madrid, 1729 y 1755. Ello Fray Juan de Zumárraga 1 evidencia la calidad e importancia de los libros publicados en esta Nueva España. Son éstas, aunque vagamente, las noticias de interés sobre los orígenes y el desarrollo de la imprenta en México. Recordemos que desde 1554 el arte tipográfico tuvo un cambio notable, el impreso en folio: los Diálogos de Cervantes de Salazar, la Recognitio sumularum y la Dialéctica resolutio son obras que dan cuenta, por vez primera, del uso de tipos romanos e itálicos. En ellas aparecen también nuevos encabezamientos y nuevas xilografías. Lo procedente muestra que los oficios de tipógrafo, impresor y editor son parte de las verdaderas artes y que México ha tenido, tuvo y tendrá arraigo en estos menesteres. Con estos antecedentes no es de dudar la obligación que tenemos de tener cada día mejores revistas lo cual tratamos de hacer.

Impacto de la imprenta en México La divulgación del pensamiento occidental cristiano fue una de las metas de la introducción de la imprenta en México por parte de Fray Juan de Zumárraga, donde mediante una inversión a largo plazo se intentó con éxito influir en la sociedad mexicana del siglo XVI. 5


Los principales patrocinadores de esta acción fueron el anteriormente mencionado Fray Juan de Zumárraga y Don Antonio de Mendoza, primer virrey de la Nueva España. Con el establecimiento del taller “Casa de Juan Cromberger” en la Casa de las Campanas, propiedad del obispo Zumárraga y con el privilegio de exclusividad del negocio, se inició la producción de muchas publicaciones, libros traídos de España de todas las facultades y ciencias. Debido a los impedimentos y necesidad de cumplir las condiciones del contrato establecido con la familia Cromberger, Juan Pablos no pudo progresar en el negocio de la imprenta tal y como el lo hubiera deseado. Finalmente se imprimían folletos y libros de carácter religioso en su mayoría. Después de quejas y presiones contra los Cromberger el negocio se traspasó a Juan Pablos con el aval del virrey y su sucesor Don Luis de Velasco hasta 15593.

Los insumos En aquél entonces los insumos para producir folletos y libros escaseaban debido a que todo este material tenía que ser enviado desde España. Al inicio, con la inversión de Juan Cromberger y el contrato con Fray Juan de Zumárraga, se aseguraba la provisión de tintas, papel, tipos y todo lo necesario para crear las publicaciones; sin embargo, los problemas que posteriormente llevaron a traspasar el negocio a Juan Pablos llevaron a producir los insumos de manera local. De ahí que las técnicas para producir papel en México fueran introducidas por los Españoles alrededor de 15804 en Culhuacán. La mano de obra tenía que instruírse también a lo cual en la exclusividad del negocio, Juan Pablos recurrió a mano de obra calificada de España, con lo que el negocio refloreció pudiendo producir un mayor número de ejemplares impresos.

La huella de la imprenta El tipo de documentos impresos desde sus inicios, se fundamentó en cartollas y doctrinas en lenguas indígenas para atender la cristianización de la gente autóctona. Como anteriormente he mencionado, la impresión de documentos contribuyó a difundir la doctrina cristiana entre los indígenas y apoyó a los evangelizadores y predicadores a llevar a buen término su función. Cabe mencionar que también se considera una manera de difundir las artes así como la conversión de los vocabularios de dialectos autóctonos a caracteres castellanos.

3

Juan Pablos, primer impresor en México y en América, Stella Ma. González Cicero, México Desconocido.com, [En línea], Disponible en http://www.mexicodesconocido.com.mx/notas/1547-Juan-Pablos,-primer-impresor-enM%E9xico-y-en-Am%E9rica, [2010, junio 2]. 4 Breve Historia del Papel, [En línea], Disponible en www.iconio.com/ABCD/B/pdf/papel.pdf , [2010, junio 2].

6


Se hicieron notables impresiones de libros de medicina, derecho eclesiástico y civil, ciencias naturales, navegación, historia y ciencias, provocando elevar el nivel cultural de quienes atendían a dichas publicaciones5.

Connotación de Estado La imprenta tanto de España como América en el siglo XVI no era un negocio particular emprendido de manera libre e independientemente; sino que era un asunto de Estado. España aprovechó la gran oportunidad de influir en la Nueva España ya que no tenían antecedentes políticos de ningún tipo. Un ambiente aislado es lo que fundamentalmente persiguen las potencias y España lo era6. Entonces iniciaron un nuevo Estado sin influencia o antecedente alguno, sobre una población, casi en su totalidad, analfabeta y con una persuasión religiosa inminente, lo cual facilitaba la labor doctrinal y cambio de costumbres hacia el cristianismo.

Los nuevos libreros en la Nueva España La nueva forma de transmitir el pensamiento a través de métodos mecánicos por medio de la imprenta no tuvo cambios desde su llegada a la Nueva España y durante el siglo XVII apenas se cambiaron los tipos romanos por otros romanos más claros y elegantes como Plantin, Garamond y Elzevir.

Tipos romanos7 Este grupo muestra influencias de la escritura manual, en concreto de la caligrafía humanista del siglo XV, y también de la tradición lapidaria romana. Difícilmente pueden reproducirse con pluma ya que llegaron a adaptarse a las formas del cincel y dicha herramienta forma en la piedra trabajada un canalillo en forma de V, de tal forma que la luz que incide sobre la letra no lo hace sobre la totalidad, sino sobre uno de los lados de la V, formando una sombra en el opuesto.

Tipos Romanos 1

5

Juan Pablos, primer impresor en México y en América, Stella Ma. González Cicero, México Desconocido.com, [En línea], Disponible en http://www.mexicodesconocido.com.mx/notas/1547-Juan-Pablos,-primer-impresor-enM%E9xico-y-en-Am%E9rica, [2010, junio 2]. 6 La difusión manuscrita de ideas en Nueva España (siglo XVI), Jaime González Rodríguez, Universidad Complutense de Madrid, Revista Complutense de Historia de América, No. 18, 89-116, Edit. Complutense, Madrid, 1992. 7 Familias Tipográficas II, Familias tipográficas fundamentales, Milko A. García Torres, Curso Práctico de Diseño Gráfico, Ediciones Génesis, S.A., Madrid, [En línea], Disponible en http://www.imageandart.com/tutoriales/tipografia/familias_tipograficas_2.htm, [2010, junio 3].

7


Los pies de las letras se tallaban para evitar que la piedra saltase en los ángulos. Son regulares, tienen una gran armonía de proporciones y se caracterizan por el fuerte contraste entre los elementos rectos y curvos. No son caracteres con un origen geométrico, y cuando en ocasiones así lo parece, suele ser porque hablamos de versiones con serif de caracteres originalmente de palo seco, por ejemplo Lubalin Los diferentes ojos de letra se basan fundamentalmente en tres parámetros: - Asiento o tipo de remate. - Contraste. Variación de trazo grueso afino. - Modulación. Describe el punto de los trazos donde la línea es más fina. En la existencia de remates, por la línea de lectura que generan, reside el alto grado de legibilidad de los caracteres romanos. La variación del grueso en el trazo, el contraste, es lo que da al carácter ya su ojo el peso y la densidad características, y en texto corrido proporciona una textura y una mancha singulares. Garamond, por ejemplo, serviría como muestra de poco contraste, y Bodoni como muestra de mucho. Las Mecano, en general, ejemplificarían la ausencia de contraste. La personalidad de los tipos siempre se verá afectada por la modulación característica de cada uno, la cual está íntimamente relacionada con el origen manual de los tipos, así como con el trazo de la herramienta con que fueron creadas (pluma, cincel, pincel...). La modulación influye en la legibilidad, la armonía y el ritmo de composición, y parece ser una característica propia de tipos romanos aunque no exclusiva de éstos, ya que existen tipos modulados sin remates, que en nuestra clasificación corresponderían a los de palo seco grotescos. Las Romanas, como ya se ha dicho, podrían dividirse según nuestra clasificación en cinco grupos fundamentales: Antiguas, de Transición, Modernas, Mecanos e Incisas.

Los libreros8 Los libros mexicanos empezaron a mostrar su excelente calidad ya que, aunque fueron realizados bajo los conceptos más clásicos, mostraron un excelente gusto y oficio. Las mejores ediciones fueron los textos de Cátedras en la Real y Pontificia Universidad de México, entre los que destacan los libros de medicina, así como algunas obras literarias como la Grandeza mexicana, de Bernardo de Balbuena, la Primavera indiana, de Sigüenza y Góngora, obras menores de Sor Juana Inés de la Cruz y otros impresos como Noticia breve de la dedicación de la Catedral de México, de Isidro de Sariñana, y Exposición filosófica contra el cometa.

8

Los Impresores Libreros en la Nueva España, Luisa Martinez Leal, Tiempo 14, Laberinto, Universidad Autónoma Metropolitana, [En Línea], Disponible en www.uam.mx/difusion/revista/may2002/martinez.pdf, [2010, junio 3].

8


Estos impresores, además de tener imprenta, contaban con tienda y se hacían llamar impresores y mercaderes de libros. Se trata de un grupo pequeño de impresores solventes, capaces de establecer una doble empresa: la impresión de las obras y la venta de las mismas. Eran los que controlaban todo, dejando así fuera de la competencia a los pequeños talleres tipográficos. Este grupo, además de manejar la producción y la venta, mantenía las mejores relaciones con las autoridades eclesiásticas y civiles, de las que obtenía licencias y privilegios de impresión. Estuvo compuesto por aquellos individuos que consolidaron una empresa familiar capaz de perdurar, a veces, hasta por más de un siglo. En este grupo sobresale Bernardo Calderón, fundador en 1631 de una larga tradición tipográfica que perduró a través de su descendencia por ciento treinta y siete años. Bernardo Calderón, su viuda y sus herederos dejaron constancia de su labor en 497 impresos de diferente índole, principalmente con una temática religiosa. Irving Leonard atribuye el éxito de los Calderón a que cinco de sus seis hijos recibieron las órdenes sagradas, lo cual, dice Leonard, “hizo de la Iglesia un cliente importante...” para los Calderón y se diría que eso marcó la especialidad de la familia. Bernardo Calderón sólo trabajó por algunos años la imprenta, de 1631 a 1640, y le sustituyó su viuda, Paula de Benavides, con quien tuvo los mencionados seis hijos: Antonio, Gabriel, Diego, Bernardo, María y Micaela. De éstos, sólo María no tomó el camino eclesiástico y se casó con otro impresor, Juan de Ribera. La viuda de Bernardo Calderón se hizo cargo de la imprenta y tienda entre los años de 1641 y 1684, y durante esos cuarenta y tres años imprimió cerca de 332 escritos, entre constituciones de las provincias, cartillas, doctrinas, sermones, hagiografías, inclusive las escritas por sus hijos Antonio, quien escribiera, entre otras obras, Epítome sumario de la vida y muerte del B. P. M. Pedro de Arbues, inquisidor apostólico del Reyno de Aragón a quien nuevamente ha beatificado N. Imprenta de Juan Pablos 1 M. S. P. Alexandro VII, de 1667, y Gabriel, que fue autor de Epítome de la vida de S. Marcial, apóstol de la Francia, de 1672. También imprimió los Villancicos que se cantaron en la Santa Iglesia Catedral de México, a los maitines del glorioso príncipe de la Iglesia, el señor San Pedro, de 1677, de Sor Juana Inés de la Cruz, e inclusive otras obras religiosas que ella misma costeó como el Breviloquio moral práctico en que se contienen las sesenta y cinco proposiciones prohibidas por N. S. S. P. Inocencio XI, de fray Tomás de 9


Velasco, impresa en 1681. en muchas ocasiones de artistas anónimos. Algunos trataban de reproducir un grabado europeo, mas la sencillez de los elementos con que están construidos, revela su factura un tanto primitiva, no obstante que se producen durante el siglo XVII algunos excelentes grabados y proliferan las imágenes guadalupanas.

Los impresores libreros Estos impresores, además de tener imprenta, contaban con tienda y se hacían llamar impresores y mercaderes de libros. Se trata de un grupo pequeño de impresores solventes, capaces de establecer una doble empresa: la impresión de las obras y la venta de las mismas. Eran los que controlaban todo, dejando así fuera de la competencia a los pequeños talleres tipográficos. Este grupo, además de manejar la producción y la venta, mantenía las mejores relaciones con las autoridades eclesiásticas y civiles, de las que obtenía licencias y privilegios de impresión. Estuvo compuesto por aquellos individuos que consolidaron una empresa familiar capaz de perdurar, a veces, hasta por más de un siglo. Si bien aparecerán muchos nombres de impresores, es importante resaltar que en algunos casos se trata de parientes, cuyas imprentas pasaban de una generación a otra. Cabe hacer notar que sólo hubo tres impresores y mercaderes de libros que no tuvieron el respaldo de una gran familia y por lo mismo su presencia fue más discreta, sobre todo en las tres primeras décadas del siglo; ellos fueron Diego Garrido y su viuda, Francisco Robledo y Francisco Sálbago. La viuda de Bernardo Calderón dejó como herederos de la imprenta a sus hijos Diego y María, quienes la trabajaron de 1684 a 1718, tiempo en el que los “herederos de Bernardo Calderón” estamparon 144 impresos. Es ese tiempo María ya estaba casada con Juan de Ribera, quien, como ya hemos dicho, también tenía imprenta. María, por su parte, heredó la imprenta de los Calderón a tres de sus hijos: José, Francisco y Miguel de Ribera Calderón. La familia de Bernardo Calderón en ocasiones se vio favorecida por el virrey en turno, dándoles privilegios para imprimir cartillas y doctrinas, ya que el primer privilegio otorgado a Bernardo Calderón por el virrey Rodrigo de Pacheco en 1631, fue para imprimir cartillas. En 1632 se le refrendó para imprimir cartillas grandes y pequeñas. En 1652 el Conde de Alba de Aliste le otorgó privilegio a la viuda de Calderón, y en 1684 el Conde de Paredes autorizó otro refrendo. En 1700 se les concedió a los herederos de la viuda de Bernardo Calderón la “licencia para imprimir la Cartilla Mayor en lengua castellana, latina y mexicana y con prohibición que ninguna otra persona sino la dicha viuda en toda la Nueva España pueda imprimir cartillas ni doctrinas pena de doscientos pesos y los moldes perdidos”. También ostentaron el nombre de “Imprenta del Secreto del Santo Oficio” por el hecho de realizar trabajos tipográficos para la Inquisición. Esto les permitió tener el monopolio de los impresos oficiales, marcándolos como los principales difusores de la ideología del gobierno novohispano.

10


La Iglesia Reitero la necesidad imperiosa de la Iglesia en comunicar e influenciar su dogma a los “indios” para reclutarlos y hacerlos de la fé católica. Los frailes Franciscanos patrocinaron el movimiento impresor de la Nueva España, mientras que la Santa Inquisición vigilaba los documentos elaborados, como a continuación se expresa.

La letra impresa La letra impresa conserva la memoria y en la Nueva España se consideraba a la misma como: a. Prestigiosa, donde sólo convenía a la verdad incontestable y por ello durante mucho tiempo España se reservó la imprenta, permitiendo imprimirse lo que se ajustara a la realidad, evitando la palabra revelada, la doctrina cristiana y los documentos emanados del Estado. b. Debería estar adornada de una absoluta corrección gramatical, conteniendo un buen papel y de una tipografía bella y legible. c. La imprenta era un asunto de Estado.

Los Franciscanos Para los Franciscanos de la primera generación de la imprenta, resultó un medio caro para difundir ideas, cuyo uso sólo se justificaba por razones de eficacia en orde a la propagación. Hubo mucha pobreza literaria, tanto impresa como de mano, ya que se gastaba mucho dinero. Había mucha fe en la eficacia de la “circulación de mano”, que consistía en escribir cartas a mano y entregarlas directa y personalmente. De ahí la prisa en enseñar a los indios a leer y escribir. Se creaba una especie de cultura al realizar la copia de manuscritos, junto con imágenes devotas reproducidas gracias a la xilografía 9.

Santa Inquisición, Impacto negativo10 Durante la etapa del arzobispo Montúfar se presentaron investigaciones por parte de la inquisición sobre dos libros publicados en México: La Doctriita en lengua romance del anterior arzobispo, señor Zumárraga, la cual había sido inspirada en la Suma del doctor Constantino Ponce de la Fuente, quien había sido juzgado en la Inquisición de Sevilla, pues se habíaconvertido al luteranismo; sin embargo, la

9

La difusión manuscrita de ideas en Nueva España (siglo XVI), Jaime González Rodríguez, Universidad Complutense de Madrid, Revista Complutense de Historia de América, No. 18, 89-116, Edit. Complutense, Madrid, 1992. 10

La Inquisición en México durante el siglo XVI, José Luis Soberanes Fernández, Universidad Nacional Autónoma de México, Revista de la Inquisición, 1998, No. 7:283-295, [En línea], Disponible en http://www.google.com.mx/url?sa=t&source=web&ct=res&cd=10&ved=0CE8QFjAJ&url=http%3A%2F%2Frevistas.uc m.es%2Fder%2F11315571%2Farticulos%2FRVIN9898110283A.PDF&ei=CM0HTPmhBobiNcqL4bUE&usg=AFQjCNFG6 9A6fPEMSSekZ8PAf3KG9Yb6bA, [2010, junio 3.].

11


Doctrina de Zumárraga llegó hasta Roma, en donde un Breve de Gregorio XIII de 1573 autorizó su lectura. Más grave fue el examen de Diálogos de doctrina cristiana, escrita en lengua tarasca por el franciscano francés residente en Michoacán, fray Matunno Cordero. Finalmente, tocó a la Suprema dar el veredicto final el 13 de marzo de 1516, resolviendo retirar de la circulación la obra del ilustre fraile Maturino, pues se consideró que contenía algunas proposiciones oscuras que podían dar lugar a escándalo’ (“Que no se adore ninguna imagen aunque sea el crucifijo o Santa María sino tan solo el crucifijo o Santa María olos santos que se figuran para que traigan a la memoria la gran misericordia de Dios”).

Conclusión La invención de la imprenta trajo consigo el avance cultural de los pueblos ya que se implementaron medios mecánicos que facilitaron el trabajo de reproducción y copiado de los libros tradicionales durante los siglos XV al XVIII. La Nueva España fue fundada y posteriormente culturalizada (término propuesto por su servidor) en el sentido de cambiar las costumbres, lenguaje y forma de pensar de la población autóctona hacia la nueva influencia española, con lenguaje, costumbres y religión completamente diferentes a las que se tenían originalmente. La idea de convertir al cristianismo a la población autóctona de la Nueva España era una empresa de suma importancia para el Imperio Español, ya que pudieron influir en un nuevo sistema de gobierno prácticamente con las ideas políticas de España. Por lo anterior, fue necesario introducir a la Nueva España la imprenta, a cargo de Juan Pablos, primer impresor de la Nueva España y de la América de ese entonces. Bajo el consentimiento del virrey de ese entonces, se realizaron producciones importantes sobre todo de material religioso porque al fin y al cabo esa era la intención. Muy pronto se dieron cuenta de que importar prácticamente todos los insumos traía como consecuencia la escaséz de los mismos y por ello fue necesario producirlos de manera local, de tal manera que se impulsaron a la vez la fabricación de papel y tintas necesarias en el proceso de impresión de documentos. Muchas obras se realizaron y la conversión de lenguas autóctonas al español antiguo se realizaron, con el fin de convertir a los “indios” al cristianismo. No se realizó mucho progreso en las mejoras e invenciones posteriores a la primera imprenta utilizada por Juan Pablos, sino hasta principios del siglo XIX

12


donde se modificaron algunas formas y se sustituyeron los tipos y las planchas por mejoras de metales y técnicas. Definitivamente el impacto de la imprenta fue decisivo en el progreso de la Nueva España porque al final no solo se imprimieron documentos de órden religioso, sino que se tocaron también otras ciencias y conocimientos. Por cierto, existe un museo dedicado a Juan Pablos en la Ciudad de México. Se llama “Museo Cultural de Artes Gráficas Juan Pablos”, ubicado en Calzada de Tlalpan No. 1838, Colonia Country Club, Delegación Coyoacán, C.P. 04200, México, Distrito Federal, teléfono 5336-5727 o al correo electrónico museoculturaljp@prodigy.net.mx.

13


Referencias bibliográficas de las lecturas proporcionadas Breve Historia del Papel, [En línea], www.iconio.com/ABCD/B/pdf/papel.pdf , [2010, junio 2].

Disponible

en

Historia de la Imprenta en México, Arch Neurocien, Vol. 12, Número 2:6970;2007 Archivo Neurocien, México, Mediagraphic Artemisa en línea. Juan Pablos, primer impresor en México y en América, Stella Ma. González Cicero, México Desconocido.com, [En línea], Disponible en http://www.mexicodesconocido.com.mx/notas/1547-Juan-Pablos,-primer-impresoren-M%E9xico-y-en-Am%E9rica, [2010, junio 2]. La difusión manuscrita de ideas en Nueva España (siglo XVI), Jaime González Rodríguez, Universidad Complutense de Madrid, Revista Complutense de Historia de América, No. 18, 89-116, Edit. Complutense, Madrid, 1992. La Imprenta Mexicana, Bibliografía Mexicana, Facultad de Filosofía y Letras, UNAM©, [En línea], Disponible en http://mmh.ahaw.net/imprenta/index.php?iddoc=ANTECEDENTES, [2010, junio 1, 2]. La Inquisición en México durante el siglo XVI, José Luis Soberanes Fernández, Universidad Nacional Autónoma de México, Revista de la Inquisición, 1998, No. 7:283-295, [En línea], Disponible en http://www.google.com.mx/url?sa=t&source=web&ct=res&cd=10&ved=0CE8QFjAJ &url=http%3A%2F%2Frevistas.ucm.es%2Fder%2F11315571%2Farticulos%2FRVI N9898110283A.PDF&ei=CM0HTPmhBobiNcqL4bUE&usg=AFQjCNFG69A6fPEMS SekZ8PAf3KG9Yb6bA, [2010, junio 3.]. Los Impresores Libreros en la Nueva España, Luisa Martinez Leal, Tiempo 14, Laberinto, Universidad Autónoma Metropolitana, [En Línea], Disponible en www.uam.mx/difusion/revista/may2002/martinez.pdf, [2010, junio 3].

14


Soportes de la Información - Act 4-3