Page 1

NORTHFIELD SCHOOL

ELIGE TU PROPIA AVENTURA 2ツー Aテ前 SECUNDARIA LUCILA CALLEJON

2013


Un robo necesario Estás en tu casa. Se le podría decir casa. Esta casa sólo tiene cuatro paredes, un único ambiente. En este cuarto está la cocina, tu cuarto y tu comedor. Vivís solo. Estás desempleado y ya no sabés qué hacer. Necesitás pagar el alquiler ya que te van a embargar lo único que te queda: tu cama y la cocina. Entonces escuchás unos aplausos, tu timbre, seguramente sea tu único amigo: Pablo. Grita: “¡Diego!¡Diego!”

Dudas en abrirle ya que no tenés ganas de verlo y la depresión te está consumiendo. Si eliges no abrir la puerta: No abrís la puerta ya que necesitas dinero para que no te embarguen todo, y estuviste todo el día pensado pero sin hacer nada. Pensás que la policía va a venir en cualquier momento a sacarte todas las cosas, y quedarás en la calle. Iban pasando la horas... Parecía que el reloj giraba como un trompo. Cuando escuchas la policía que te viene a embargar tus cosas. Lentamente quedás en la calle, sin ropa, cama ni casa, sufriendo de frío, como nunca antes en la noches oscuras. Estás solo y sin nada, muerto de frío. Recuerdas en tu cabeza, lentamente, cómo te fuiste quedando sin nada una y otra vez. Empiezas a sentir que las manos te tiemblan, se te nubla la vista, los ojos se te cierran y ya sabes lo que va a pasar... la muerte. FIN

Si elegís abrirle: Para olvidarte un poco de tus problemas, le abrís. Desesperado como vos, te explica la razón de su felicidad. “¡Diego! Vos estás falto de dinero, ¿no?” Te pregunta con ansiedad. “Sí... Si no pago hoy me van a embargar todo... ¡YA NO SÉ QUÉ HACER!” Le contestás triste y desesperado. “Hablando de Roma...” Manifestó con una sonrisa de punta a punta. “¿Eh? ¿Qué decís Pablo? Si no vas a decir nada, andate, tengo que pensar cómo hacer para poder pagar el alquiler” decís desesperado “No, no, te tengo que contar algo”. Entran y Diego mira todo con ganas de saber de qué se trata. “La forma de conseguir dinero será haciendo un robo” “Pero podemos ir a la cárcel.” Te quedas estupefacto, sorprendido. “Sí, podemos ir a la cárcel, pero si todo sale bien, tendrás un buen departamento y dinero para dos años de comida” “Vos pensálo!!” Te grita. Eso te deja pensando...

Si Decides hacerle caso:


Te sentás en la cama. De a poco vas aceptando la realidad. Necesitás dinero y ésa es una buena opción ya que nunca fuiste al colegio o a una universidad, entonces no tenés estudio alguno. Pensás toda la noche en qué hacer: si robar o no... “Si no robo, ¿qué voy a hacer? ¿nada?” Durante la noche, no podés dormir. Al día siguiente, te levantás con hambre, vas a buscar comida al basurero, encontrás una rodaja de pan que se ve en muy mal estado y un pedazo de mandarina. Vas a tu casa y te comés eso. Te sentís muy mal y te dan ganas de vomitar. Pensás que opción vas a tomar: si robar o no... Decidís que vas a robar, “¿sino qué podré hacer?” Pasan las horas y vas a la calle, no tenés idea del plan de Pablo, así que debes aprender. Te encontrás con él y te cuenta su plan. El robo consiste en asaltar un banco. Detrás del banco se encuentra la cloaca general de todo el barrio, lo suficientemente grande como para que entre un gomón. Entonces, después de que el banco cierre, podrán hacer un agujero en la pared del mismo y así efectuar el robo. Luego, taparán el agujero con un mueble y escaparán en el gomón. Es el plan perfecto. La cantidad de dinero es muy buena... Saldrías de las calles enseguida. Aunque no sabés si el plan funcionará o no, ya estás decidido a hacerlo. Estás seguro de que tu vida va a cambiar. Pensás que necesariamente lo hará para mejor, porque peor que la situación en la que estás ahora, sería imposible. El único problema en este plan es... ¿dónde podés conseguir un gomón? Le planteás el tema a Pablo... “Pablo, está todo muy lindo, todo muy calculado, pero... ¿De dónde sacamos el gomón?” Pablo piensa, sus ojos reflejan sus pensamientos. Entonces responde “Y... robando, hasta que lo consigamos vamos a tener que esperar, o, en última instancia, podemos pedirlo prestado... O que alguien robe uno por nosotros”

Si la robas vos: Te ofrecés a robar el gomón. Conocés una tienda de pesca donde también venden gomones y decidís robar uno a medianoche, cuando no hay nadie en el pueblo. Entrás al negocio fácilmente por el techo, pero tardás mucho para sacar el gomón. Luego te das cuenta que será mejor desinflarlo. Sacas el pedazo de techo que usaste para salir, pero cuando lo acomodaste se cayó y detonó la alarma. En 5 minutos la policía estaba allí, pasas los últimos años de vida, en la cárcel, ya que te suicidas porque no tenés nada por lo que vivir. FIN

Si esperás a que Pablo lo consiga: Le pedís a tu amigo un poco de plata para pagarles a los que te quieren embargar tus objetos. Con mucho dolor, accede. Feliz, vas a tu casa. Al llegar, te encontrás en la puerta a la gente que viene a proceder con el embargo. Con satisfacción, les das la plata y se van. Todo se está solucionando. No como pensás o como querés, pero al menos se solucionan.


Transcurre una semana, Pablo te llama y te dice que consiguió el gomón y que está todo preparado para el robo. Llega la noche, salen a ejecutar el plan maestro. No hablan, sólo se comunican con señas. El banco ya había cerrado, todo va perfecto, todo según el plan. Encuentran el gomón. Se suben y parten hacia el banco atravesando la cloaca. Cuando llegan, Pablo agarra un martillo y hace un agujero en la pared. Después de dos minutos, pueden entrar. Empiezan a abrir las cajas de seguridad y a poner la plata y las joyas que encuentran dentro de bolsas. En sólo diez minutos están saliendo del banco con más de diez millones de pesos. Rápidamente tapan el agujero con un mueble y se escapan en el gomón. Están muy contentos y a la vez pensando qué hacer con tanta plata. Lo primero es pagar el alquiler y devolverle la plata a Pablo. Tu amigo quiere llevarse la plata y dividirla al día siguiente.

Si dejás que Pablo se lleve todo el dinero: Dejás que se lo lleve todo Pablo. Te vas a tu casa muy contento. Al día siguiente, a la medianoche, en la casa de Pablo, repartirán el dinero. Estás muy contento, comenzás a planear tu mudanza a un mejor departamento, imaginás una vida sin apuros económicos. Cuando llegás a la casa de tu amigo nadie te abre la puerta. Entrás por la puerta trasera. No hay nadie. En el cuarto de Pablo encontrás un papel que dice “Lo siento mucho Diego, pero también necesito mucho el dinero. Espero que me entiendas” Te arrepentís profundamente de no haber repartido antes el dinero. Pasás el resto de tu vida como un vagabundo, sin comida y sin un hogar, hasta morir sólo, en la calle. FIN

Si no dejás que se la lleve él solo: No dejas que Pablo haga eso, no confías tanto en él. Se reparten el botín y siguen por caminos separados. Caminás por el puerto, rumbo a tu casa. Toda la gente está alarmada porque ya se han enterado del robo. En un momento, tus nervios te juegan en contra y se te cae la bolsa con la plata. Varias personas te ven y empiezan a llamar a la policía. Juntás el dinero y comenzás a correr. Atravesás la plaza donde se encuentran los vagabundos, metés el bolso con el dinero en un tacho de basura y arriba toda la basura. Cuando ibas a cerrar la tapa de la basura y se te cae todo.

Te vas corriendo dejando todo ahí: Salis corriendo del banco y dejás todo ahí, toda la gente te mira, salís corriendo, te tropiezas y te lleva la policía a la cárcel donde pasas esos 20 años oscuros. Cuando te bañas tienes agua fría y esa comida asquerosa sin sabor y a la noche ese silencio que te hace temblar. Pasan los años y lográs salir, localizás a Pablo y vas a su casa pero lo ves cambiado y millonario. Le decís que te dé tu parte pero no lo hace y te saca de la casa, no


sabés qué le pasó, pero está cambiado. Así que te quedás sólo, en la calle, sin plata y sin comida.

Juntás la plata y corrés: Juntás la plata y empiezas a correr. Cuando salís del banco, escuchás un ruido: la sirena de la policía. Robás un auto y te vas en el, bien rápido. Lo dejas en la autopista. Te vas a tu casa. Cuando llegás, te tocan la puerta. Estás muy asustado, pensando que es la policía. Abrís la puerta y es Pablo, diciéndote que hay un departamento disponible para comprar. Lo haces y continúas tu vida con comida y salud. FIN

Si no decidís hacerle caso: Te sentás en la cama y seguís pensando cómo conseguir dinero y la única opción que encontrás es buscar trabajo. Encontrás un trabajo que no requiere estudios previos: de recolector de residuos y te pagan 500 pesos al mes.Vas a pedir trabajo, te aceptan, felizmente trabajás el primer dia. Volvés a tu casa con calor, todo transpirado, con olor a basura. Al segundo día de trabajo te levantás con ganas de decirle a tu jefe que necesitás dinero... Pero éste es una persona tacaña y obsesiva.

Si no te animas a preguntar: Son las nueve y media de la mañana. Te estás despertando cuando sentís que alguien toca la puerta. Pensando que es Pablo, la abrís. Es la policía. Vienen a embargar lo único que te queda: la casa, la cama y la cocina. Obligado, debés salir a la calle, resignado a tener que vivir una vida sin ninguna esperanza de sobrevivir. Ahora son las tres de la mañana, tenés mucho frío y sobre todo hambre, ya se te hace difícil respirar y tu corazón está a punto de detenerse. Minutos después caes muerto en la vereda. FIN Si te animas a preguntar: Al otro día, a la mañana, te levantás muy decidido a pedir la paga de un día. Mientras caminás, pensás en distintas formas de encarar la situación. Al llegar al trabajo, pedís hablar con tu jefe, su secretaria te dice que no se encuentra en su oficina. Todavía no ha llegado. Media hora después, entra en su oficina. Decidido, vas respetuosamente a pedirle tu sueldo de un día. Luego de una hora de charla, él decide pagarte lo solicitado. Contento, volvés a tu casa y podés seguir trabajando y viviendo con las mínimas comodidades. Aunque podés pagar el alquiler, está obligado a vivir toda la vida trabajando ya que si no te embargaran todo porque no tienes otra posibilidad y en este trabajo no hay aumentos ni posibilidad de ascenso.


FIN Integrantes: Agustín, Benjamín, Renzo, Fernando


Ciencia ficción - Viaje al espacio

Sos un astronauta que trabajó muchos años en la Nasa. Como te retirás, a modo de despedida, te dan tu último viaje. Esto lo recordás por el resto de tus días, como tu casamiento. Llega el esperado día, hoy viajas, tendrás el placer de disfrutar tu último viaje. Podés elegir entre ir a la Luna o a Marte.

*ELEGIS*

(Si elegís la Luna, andá al párrafo 1; si elegís Marte, andá al párrafo 6) Tenías una gran decisión y elegís....

Párrafo 1: elegís la Luna. Preparás todo tu equipamiento y te dirigís a la nave, que es esplendorosa, llena de maquinitas con grandes pantallas ¡Hasta había comida deshidratada, como en las películas! Todo era genial, hasta que el conteo arrancó, estás muy nervioso, como si tuvieras mariposas en la panza. Tu jefe fue quien dijo las últimas palabras: “¡Suerte! 3 , 2 , 1” y ahí fue cuando despegaste. Es un viaje agotador, al atravesar la atmósfera todo se ve genial: planetas, estrellas, cometas, hasta que al cabo de unas horas observas por la ventanilla que al frente tuyo se encuentra la majestuosa Luna. Pasan unos minutos hasta que descendés sobre la superficie lunar porque está lleno de rocas empinadas y filosas que pueden dañar la nave. Después de unos minutos encontrás un lugar plano y seguro. Al alunizar, ves que todo es normal, a excepción del enorme traje que tenés que usar, el tanque de oxígeno que te acompaña para poder respirar y la gravedad. Al ver que no hay nadie, decidís investigar, no te alejás mucho de la nave por las dudas de que algo pueda llegar a pasar. Pero tu frase “No hay nadie en la Luna” es errónea. A tu derecha encontrás objetos moviéndose y... ¿adivinen qué es? ¡¡Un EXTRATERRESTRE!! Son dos extraterrestres de un color verde, con manchas verde claro, con dos ojos y también tienen cuatro brazos y, como cualquier humano, dos piernas. ES FABULOSO. Al verlo decidís:

Volver a la nave o hablar con el Extraterrestre (Si decidís volver, andá al párrafo 3; si decidís hablarle, volvé al párrafo 2)


Párrafo 2: Te acercás al extraterrestre, le gritás que no te haga daño, que venís en paz, entonces, el extraterrestre se acerca y notás que este ser tan extraño es un simple adolescente y que no te quiere hacer nada malo. Vos no lo entendés ya que su lenguaje es muy extraño, pero él sí te entiende. Te lleva a su aldea y todos te tratan como a un rey, su comida es extraña pero sabrosa, ellos beben sólo agua. Son muy sanos. Pero a medida que pasa el tiempo, te das cuenta que hace ya unos cuatro meses que estás con ellos, por lo tanto decidís que es tiempo de irte. Sin embargo, se presenta un problema, ellos no quieren que te vayas, intentan decirte que lo pienses bien, que reflexiones porque no vas a tener la oportunidad de volver.

(Elegís entre quedarte con ellos o volver) (Si elegís quedarte, leé el párrafo 4; si decidís volver, andá al párrafo 5).

Párrafo 3: Al correr con todas tus fuerzas hacia la nave, te das cuenta que el extraterrestre te persigue, entonces, atravesás la puerta, cerrás todo con llave e iniciás los preparativos para volver inmediatamente a la tierra. Lográs despegar con éxito; sin embargo, durante el viaje, notás que una luz en tu tablero de mando titila sin cesar. Deducís que se trata de una falla en los motores. Te preguntás qué hacer, entrás en pánico, te das cuenta que no queda nada por hacer, no hay solución posible y finalmente morís en el espacio a causa de la explosión de la nave. FIN

Párrafo 4: Tomás una gran decisión, te costó demasiado, ya que la luna es un lugar precioso y al tener la oportunidad de estar allí, no es fácil decidir. Elegís quedarte sabiendo las consecuencias que deberás sufrir. Finalmente, día tras día, te quedás sin recursos para poder sobrevivir y la comida de los extraterrestres no es muy buena y además empiezas a extrañar a tus amigos y familiares por lo tanto decidís volver. Preparas todas las cosas, ingresas a la nave y luego de 2 días llegas a la Tierra. Allí te reencontras con tu familia y se van juntos a comer un asado.

Párrafo 5: Después de tantos años de amistad con ellos, llega la hora de volver a la tierra de volver con tu familia, con tus amigos. Por lo tanto preparas la nave, verificas que los controles estén en orden y estas listo para el despegue. Por suerte, todo sale como lo planeás, llegas a la Tierra y te reunís con toda tu familia otra vez.


Párrafo 6: elegís Marte, tu viaje va a comenzar, preparás todo tu equipaje, las mochilas y los bolsos que llevás son muy pesados ya que será un viaje largo. Al dirigirte a la nave, puedes observar que tu familia está debajo, pisando tierra firme, esperando para verte despegar. Tu jefe se acerca, te felicita, te desea mucha suerte y te pide que seas cuidadoso. Al llegar a la nave, notas que es igual a las otras,y lo único diferente es que tenés un gran depósito de comida deshidratada. Al cabo de unos minutos, podés escuchar que tu jefe inicia el conteo final, en la pantalla gigante aparecen sucesivamente los números “3, 2, 1” y lentamente la palabra “despegue”. Todo arranca bien, llegás hasta la atmósfera y todo es tranquilo y pacífico. Luego de un tiempo, ves que tu tablero de mandos marca la casi nula gravedad que hay en ese lugar. Rápidamente te abrochás el cinturón y alrededor tuyo todo comienza a elevarse. Luego de unos años, por fin ves por la ventana al gran planeta de color rojo llamado Marte. Al descender la nave sobre la superficie de Marte, notás que todo es muy tranquilo. Recolectás unas muestras del suelo para tener como recordatorio. Cuando terminas de tomar las muestras, tenes que elegir entre volver o quedarte:

(Te volvés: párrafo 7; te quedás un mes: párrafo 8)

Párrafo 7: Decidís volver. A lo largo del trayecto de regreso, uno de los alerones de la nave se incendia. La única forma de continuar el viaje es sin el alerón, aunque esto implicaría que no podrías aterrizar bien. Cuando te das cuenta que el incendio no solo afectó un alerón sino que se extendió por toda la nave, tu única salvación es la nave de emergencia. Salís corriendo hacia la compuerta, pero ésta se atora. Sientes el calor y una luz brillante se acerca por detrás, el fuego. Tratás de abrirla pero no cede y el fuego te consume y mueres. FIN

Párrafo 8: Decides quedarte en Marte. Paseas todos los días, recogiendo rocas y muestras, caminás por los senderos de rocas rojas, pero pronto comenzás a aburrirte. Los siguientes meses estás en el compartimiento de la nave sin poder hacer nada. Es en ese momento cuando piensas en…

(Si piensas quedarte en la nave: párrafo 9; si decidís investigar más: párrafo 10).

Párrafo 9: Decides quedarte en la nave, pero a medida que transcurre el tiempo, las ganas de salir del planeta rojo aumentan porque una tormenta muy extraña (que sucede


solamente cada 10 años) aparece. Como sabés que la nave no logrará resistir la tormenta, intentaáss encenderla pero no tenés éxito ya que la batería está agotada y, en el intento, mueres ahogado por la tormenta. FIN

Párrafo 10: Decides seguir investigando para poder divertirte y eso finalmente ocurre al cabo de una caminata. Allí, notas que un gran extraterrestre rojo se acerca lentamente a vos. Es enorme, con cuatro patas, ojos saltones y muchas cosas horribles más. Te da mucho miedo verlo, pero el extraterrestre tiene agua potable y es lo que necesitás para sobrevivir. Pero vos tenés la duda de si el extraterrestre es bueno o malo, y finalmente decides: (Si decidís hablarle: párrafo 12; si decidís defenderte: Párrafo 11)

Párrafo 11: Podés intuir que ese extraterrestre no es de lo más confiable, entonces esperás el momento adecuado para pegarle, pero, al hacerlo te das cuenta que no es el único. De la nada, de repente, aparecen muchos extraterrestres y te secuestran. Al hacerlo te encierran en un calabozo enorme sin salida, oscuro, sin ninguna ventana. Estás aterrado ya que no es tu lugar. Al caer la noche, ves que a los otros prisioneros extraterrestres les dan comida, pero a ti no, entonces pasas días sin alimento y al final mueres. FIN

Párrafo 12: Te acercás al extraterrestre, al hablarle, éste se sorprende, ya que te entiende y así se pueden comunicar fácilmente. Entonces pensás que de esa manera podés obtener su ayuda. Durante la charla, te ofrece agua potable y te asiste para que puedas regresar a la Tierra sano y salvo. Primero, te proveen una nave nueva, reluciente y rápida. No sabés cómo agradecérselo, así que lo saludas con un abrazo y emprendés tu viaje de vuelta a la Tierra.

El final: Arrancás tu viaje de manera normal. Al cruzar la atmósfera, observás con alegría el cielo celeste y las nubes. Pero pronto te das cuenta que tu ubicación se ha desviado y no te estás dirigiendo a tu lugar previsto de aterrizaje. ¡ESTÁS EN MEDIO DEL OCÉANO ATLÁNTICO! Te estrellás en el océano, tu nave se hunde y mueres. FIN


Integrantes: SofĂ­a, Ana, Dana, Florencia, Candela Timmis


Tu gran decisión Vos sos un hombre conocido por ser un criminal peligroso. Participaste en varios crímenes, pero la policía nunca pudo atraparte. Has robado varios bancos y mataste a diversas personas. Sos un asesino y te temen. Cuando actúas en tus crímenes, soles aparecer con una máscara negra, que te cubre la parte superior de la cara y resalta tus ansiosos ojos, de un intenso color azul. Acabas de robar una joyería, una de las más importantes de Argentina y en este robo, por descuido, se te cayó la máscara. Pudiste escapar, pero tu rostro ya se había revelado y la noticia con la imagen de tu rostro se extendió rápidamente. Todos están al tanto de quién sos y de lo que has hecho.

Tienes que decidir qué hacer y sólo tienes dos opciones:

Has optado por entregarte:

Entregarse: No estás decidido, pero la mejor opción es entregarse a la policía, porque tarde o temprano te van a atrapar. Salís de tu casa, la gente te reconoce, no hay vuelta atrás. Llegás a la comisaría y te entregás. Te trasladan inmediatamente a la cárcel. Estás caminando por un angosto pasillo, lleno de celdas y gente desesperada. Te asignan la celda 25. Es pequeña, estás tras una reja oxidada y desgastada, hay dos camas y son tres prisioneros. Uno de tus compañeros es corpulento, musculoso y con cara de maniático, tal vez lo es. Al llegar, piensas que es lo correcto, pero con el transcurso de los días, te arrepientes de tu decisión. Esto no es vida. Los días son pesados, te sentís solo, angustiado, tus compañeros de celda te hacen los días imposibles y te maltratan. Estás desnutrido, pasaron pocos días pero las ganas de comer una comida sabrosa todavía están presente. Estas con prisioneros locos, comparados con vos, son dementes y no querés terminar como ellos. Entonces tenés que tomar otra decisión: escapar de esa horrible cárcel o aguantar los maltratos hasta el momento en que recuperes tu libertad.

Escapar de la cárcel: El plan está en marcha, estás nervioso. Tus compañeros de celda, ¿qué dirán? Pasan noches y más noches, ya tenés todo planeado, hace días que estás intentando penetrar cada una de las rejas de la ventana, estuviste agujereándolas con un pequeño alambre desde hace días. Aunque no fue tarea fácil, ya está todo listo. Nada tendría que salir mal. ¿Habías olvidado taparlo? No, está tapado con la pequeña manta que


encontraste. Estás asustado, inquieto y de a ratos se te bloquea la mente. Estás tan agitado que todo te alarma, estás paranoico. Ya es hora de poner el plan en acción. Tus compañeros están dormidos, creés que es medianoche por la campanada que se escuchó hace segundos provenientes de la iglesia. Hay luna llena, esto puede facilitar o complicar tu tarea. El reflejo de la luna se introduce sobre la ventana de la celda enfrentada. Te escapas por ese pequeño agujero, por un momento crees que no entras, que todo lo que habías planeado es en vano. Pero puedes pasar. Primero la cabeza, luego un brazo, esa parte es difícil. Pasar ambos hombros por un agujero tan pequeño, no es sencillo. Pero lo logras, luego una pierna, la otra y listo. Ya estás afuera, sobre un monte, es todo llano, sería fácil que alguien te viera, así que mejor te apuras. Luego de correr dos kilómetros aproximadamente te infiltras en un pueblo cercano. Desde las afueras habías visto la iglesia, claramente el sonido había venido de allí. Estás en el pueblo, está desierto, claro que es comprensible porque ya había pasado medianoche. La noche está silenciosa, estabas aterrado, el sentimiento de pánico te controlaba. Una lechuza aparece volando, te sobresaltas. Es el pueblo más solitario que jamás hubieras conocido, la luz más cercana se halla en una plaza, que se encuentra a una cuadra. Te sentís solo, abandonado, estás desolado y el terror te domina. Caminas una cuadra, llegas a la plaza y decides sentarte en un banco cercano, por poco te quedas dormido, será mejor descansar y seguir mañana. Estás buscando un lugar seguro, encontras un bosque cercano y decides pasar lo que queda de la noche allí. Por la mañana te despiertas, un hocico curioso está sobre tu cara. Le empiezas a hacer mimos pero cuando te levantas, te das cuenta que es un perro de la policía. Alarmado, intentas salir corriendo. Pero ya te tienen acorralado. El tramo a la cárcel fue mucho más largo que la noche anterior, ahora todo se veía claramente con el sol llegando a su apogeo. Como la últimas vez, te asignan una celda, esta vez es de alta seguridad y estás condenado a cadena perpetua. FIN

Permanecer en la cárcel: Te sientes abandonado, ya no le importas a nadie, la cárcel te mantiene aislado de la realidad, aunque ésta sea la tuya, hay un mundo ahí afuera. Pensas en la gente aquella que triunfó en la vida y en ti. Al final del día, éste sos vos: una persona solitaria llena de melancolía. Empiezas a pensar que la cárcel te puso emotivo, te quedaste dormido en tus sueños más lejanos que te llevan a un mundo que es solamente tuyo. Por la mañana despiertas porque un policía te da un pedazo de pan con desprecio, tu cabeza sigue rozando con el frío del piso. Una hora más tarde vas a ir a un patio, donde te vas a encontrar con todos los prisioneros; lo hacen usualmente tres veces por semana, y los criminales elaboran planes de escape, como si dieran resultados. Tu vida iba a ser así por un tiempo. Luego de la excursión al patio, te diriges nuevamente a tu celda, la 25, y allí debes aguardar hasta que se pague la fianza. Cuando sales de la cárcel, todo ha cambiado, pero aprendes la lección y no vuelves a cometer otro delito en tu vida. Empiezas a trabajar y tu vida es duradera y feliz. Has optado por la opción de escapar:


Escapar de Argentina: Todo el mundo está al tanto de quién sos vos y cómo sos. Decidís escaparte porque no creés poder soportar la vida en la cárcel, pero ahora tenés problemas más graves. ¿Cómo vas a viajar? ¿A dónde? No tenés muchos días para decidir, aproximadamente tenés 23 horas. Estás alistando las cosas que tenés que llevar y hacer y las precauciones que debés tomar, cuando escuchás un estruendo, creés que ya es tarde. Tu corazón late como nunca antes. Estás lleno de espanto.

Viajar a Irak: Claramente no podés viajar en un avión público, ya que te descubrirán, por lo tanto, tenés que viajar en un avión privado, junto a un piloto amigo. Lo que desconocés es que la policía está al tanto de tus planes y ha medicado al piloto para que se desmaye y no pueda manejar la situación. Cuando esto sucede, te llaman anónimamente diciéndote que tomes coraje y controles el avión, ya que ha perdido el control. Entonces, tomás el volante y con tu poca experiencia, decidís aterrizar. Tienes dos opciones: aterrizar en la ciudad, de esta forma matarías a mucha gente o aterrizar en un descampado cercano, corriendo el riesgo de morir en el aterrizaje pero salvando a la gente de la ciudad. Tu decisión es ir al descampado, el avión se destruye, pero milagrosamente sobrevivís, aunque sufrís algunas heridas. La policía de Turquía te intercepta y te entrega a las autoridades argentinas, que te encarcelan por veinte años. FIN

Esconderte en un sótano secreto: Te escondes en un sótano de un pariente lejano tuyo, muy pocos saben sobre este sótano, por esta razón es muy seguro. Estás dos meses y medio escondido, pero una mañana, la policía te sorprende, tu pariente confesó que estabas refugiado ahí y que él era tu cómplice. Esto le provocó sufrir unos pocos años en la cárcel, pero él ya no podía correr tanto riesgo. Vas a la cárcel, estás decidido a quedarte ahí y cumplir con tus años de condena. Unos días antes de ser liberado de la prisión, te encontrás con una nueva guardia de seguridad, es una mujer muy hermosa, con pelo rubio y ojos verdes. Ella te dice que te ayudará y te sacará de ese infierno en el que te encuentras. Muy ingeniosamente, la mujer logra sacarte de la cárcel, te propone ir a vivir lejos, donde nadie pueda reconocerte. Obviamente aceptás, esta mujer se ha portado muy bien con vos, y estás enamorado de ella. Ambos están profundamente enamorados y son felices estando juntos. Te proponés empezar una nueva vida con un mejor futuro, decides casarte y, por primera vez, formás una familia. FIN

Integrantes: Valentina, Candela Iglesias, Camila


El misterio de tu vida Introducción Cuando recibes una llamada de un número desconocido, nunca sabés de dónde proviene ni quién se dirige hacia tí… TAMPOCO SABES LOS PELIGROS QUE ACECHAN SÓLO POR ATENDER ESA LLAMADA. Poca gente atiende estas llamadas, así comienza la historia de tu vida.

Es sábado, estás en tu oficina escribiendo el reportaje de la semana. Es el comienzo de tu carrera, pensás en tu futuro. Si esto sale bien y el resultado es un buen reportaje, ganarías millones de dólares y podrías dejar de trabajar en esa oficina a las órdenes del arrogante de tu jefe. En el caso de que te fuera mal, seguirías tu vida, es decir, trabajando para él. Mientras hacés las últimas correcciones, te das cuenta que el trabajo no está terminado y las ideas parecen sacadas de un programa de chismes. Así que decidís buscar a una persona que sabés que será capaz de finalizar el reportaje con total discreción. Además, de esta forma, teasegurass el éxito. Encuentras a la persona indicada, un amigo a quien conocés hace más de 10 años, sabés que sus reportajes y todos sus trabajos son excelentes. Te ponés en contacto y llegan al acuerdo de que ese mismo día te entregaría el texto terminado. Estás más tranquilo, tu día transcurre normalmente, como cualquier otro. Estás planeando tu futuro cuando llaman a la puerta. Se trata de Claudio (el amigo al cual le entregaste el trabajo). Lo hacés pasar, mientras charlan sobre el reportaje, escuchan la lluvia. Había pasado una hora desde que llegó, el cielo había oscurecido y tronaba, sin vida. Ya son las ocho de la noche de un día de invierno. Claudio decide irse antes de que comience a llover con más fuerza. Apenas cerrás la puerta, suena el teléfono, es un número desconocido. Buscás en tu memoria, no se te ocurre a qué puede deberse esta llamada, no la estás esperando. Después de un par de minutos, decides que la mejor opción es atender, ya que puede ser alguien importante intentando contactarte. Luego, te arrepentirás. Sabés que no fue buena idea haber atendido ese telefono, pero ya es tarde, no hay vuelta atrás. Lo único que escuchás es una voz aterradora, una voz que causa escalofríos. La voz es grave, irreconocible. El hombre detrás del teléfono, apenas atendés, comienza a hablarte. Te advierte que no cortes porque detrás tuyo hay un francotirador apuntando. Apenas te dice esto, te das vuelta, por la ventana distinguís el edificio que se encuentra enfrente de tu casa, subís la mirada hacia el último piso y ves movimiento de gente. Por las dudas, seguís escuchando atentamente, sin dejar de mirar hacia el edificio.A continuación, te da la opción de marcar dos distintos números, el número 1 o el 2. ELIGE EL NÚMERO 1 O EL NÚMERO 2


PRESIONAR EL 1: La voz que estaba en el teléfono se convierte en una voz femenina que te dice que sabe de dónde has sacado tu reportaje y que verdaderamente no lo realizaste vos. Te exige que te dirijas a la primer cabina telefónica que se encuentra a tres cuadras de tu casa, sobre la avenida.Aceptas, se corta la llamada y salís a la calle. En este momento, lo primero que hacés es mirar hacia el edificio, donde siguen los hombres haciéndote señas para guiarte hacia la cabina telefónica. Pasan un par de minutos, caminas a paso normal, mojándome, con la mirada atenta a tu alrededor. No querés que nadie sospeche tu miedo, tu temor; no querés alertar a tu vecindario. Se hace tarde y mientras caminas, suena tu celular, claramente tenés que atender. El número desconocido aparece en la pantalla y automáticamente sabés de quién se trata. Aunque seguís sin saber cómo consiguieron tu número de teléfono móvil. En cuanto atendés, escuchas la voz de la mujer que te obliga a acelerar tu paso. Ya estás a una cuadra de distancia del teléfono público. Cortás. En cuanto entrás en la cabina, ves una nota sobre el teléfono, indicándome que marques “#56”, accedés. Te atiende la misma voz, esta vez la mujer suena asustada. De repente, escuchas una voz masculina detrás de ésta, diciéndole que cuelgue, que ya ha dado demasiada información. Intentás escuchar con mayor claridad pero un disparo interrumpe. Mirás a tu alrededor, aterrado, estás rodeado de edificios oscuros, inundados por la lluvia. Hacia tu derecha, ves un cuerpo caer desde la terraza de uno de los edificios. Al mismo tiempo, el teléfono del cual te estaban hablando cae al suelo, en este momento te das cuenta que la mujer que te estaba hablando era la misma que está cayendo al vacío frente a tus ojos. Sientes la necesidad de ayudarla pero inmediatamente una voz masculina te obliga a quedarte quieto. Te amenaza con dispararle si te atreves a moverte, sabés que te tenés que quedar quieto, pero no aguantas la necesidad de ver quién era esa mujer. Te haces el distraído mientras observas dónde está el hombre que te habla por teléfono y te obliga a no cortar. Inmediatamente, llega la policía, una vecina había llamado al ver caer el cuerpo. Al llegar, los agentes interrogan a la gente que estaba en el momento de la caída del cuerpo. Uno de ellos sos vos. Al verte, el policía intenta acercarse, pero el hombre del otro lado del teléfono, el cual ha estado observándote a ti y a tus movimientos todo el tiempo durante toda la charla; para demostrar su presencia, te obliga a ahuyentar al policía.

Decides salir: Aunque sos consciente de lo que el hombre es capaz de hacer, porque viste caer a la mujer desde el edificio, decides salir de la cabina. Sabiendo que el hombre te está observando, creés que si salís estando la policía afuera, el hombre no se atreverá a disparate. Decidís correr el riesgo.


Si salís con vida, sabés que ésta no volverá a ser la misma. Si no te dispara, podría contarle a tu jefe, acusarte del trabajo que nunca hiciste y que hasta ahora no entregaste. Cumplir su amenaza. Además sabés que tu jefe no admitirá ningún tipo de retraso o falsificación. De esta forma tendrías que volver a trabajar con tu jefe, y esto no te gusta nada. Ideas un plan, distraer a tu “interrogador” y luego salir corriendo a toda velocidad. Así que comienzas a preguntarte acerca de su alrededor. Al principio no funciona, el hombre está demasiado concentrado en vos, pero luego sientes que no es así. En ese momento, corrés hacia el policía, quien te hacía señas desde afuera. Cuando sueltas el teléfono escuchas un “¡Quieto!” pero no le prestas atención, ya estás corriendo a toda marcha. No quieres mirar atrás, pero los gritos de la policía te aterran. Ahora sientes, como si hielo te recorrería el cuerpo, un escalofrío seguido de un golpe en la nuca. De repente se frena todo, tu respiración se acaba. FIN Te quedás: Estás muy concentrado escuchando la voz del teléfono, la policía te mira atentamente y, sin que nadie te vea, le apuntas con el dedo a la terraza del edificio donde minutos antes había caído el cuerpo de la delgada señora. Los policías corren hacia la terraza y te dejan solo en la cabina. La voz del teléfono te empieza a acusar de que lo delataste y luego observas, en la punta del edificio que los policías están disparando. El acosador cuelga. Salís corriendo de la cabina hasta la patrulla. Entras en ella aguardas seguro hasta que la policía regrese. Desde lejos ves al criminal siendo ejecutado. Sientes alivio pero todavía tenés culpa por tu reportaje. En ese momento llamás a tu jefe y le contás lo sucedido. Él no se enfada, pero te pide una hora para hablar de lo sucedido en una reunión. Aceptás y tu carrera todavía sigue en pie. Actúas como si nada de esto hubiese ocurrido y continúas trabajando en la misma empresa. FIN

PRESIONAR EL 2: La voz del teléfono se convierte en una voz neutra, no lográs distinguir si es femenina o masculina. Ésta te informa que dentro de pocos minutos pasará un auto a buscarte, mientras tanto tendrás que empacar. Dentro del auto recibirás la próxima noticia de tu paradero. Empacas y te diriges a la puerta, un auto te espera con la puerta abierta, te subís. Un señor de unos sesenta años maneja, arranca a toda velocidad, sin dirigirte una sola palabra. Le preguntás a dónde van pero no responde. El viaje es largo y rápido. Cuando llegás, bajás del auto y lo único que ves es un galpón de chapa en el medio de un campo. Te obligan a entrar y te sientan en una silla. De repente se apagan las luces, querés salir corriendo pero la voz neutra que habías escuchado antes te detiene, aunque esta vez su tono es más grave .


Se prenden las luces y aparece tu jefe enfrente de tus narices. Enloquecés, querés salir de allí pero no podés. Tu jefe te dice que había descubierto que le habías pagado a alguien para que te haga el trabajo y que le encantó lo que había hecho. Entonces decidió publicar ese artículo pero tenía que hacer todo lo posible para que ese grandioso escritor trabajara en la empresa. Te comenta que, si no lo convencían, lo despedirán y no trabajaría en ninguna redacción más.

La persona accede: Vas y le decís a tu amigo que necesitás que él trabaje en la empresa para salvar tu trabajo y el de tu jefe. Él accede ya que necesitaba trabajo y dinero para mantener a su familia. Vos también te quedás en la empresa pero con la condición de nunca más volver a copiar un artículo. Con respecto a tu amigo, se convierte en el escritor estrella de la empresa. Todo humano tiene el derecho a equivocarse. Supongo que sos humano.

La persona no accede: Vas y le decís a tu amigo que necesitás que él trabaje en la empresa para salvar tu trabajo y el de tu jefe. Lamentablemente, esta persona no accede porque no tiene tiempo, ya tiene muchas ocupaciones. Insistís pero no puedes convencerla. Así que decidís rápidamente irte a vivir a otro país, ya que en éste no tienes trabajo. Ahi comienzas una nueva vida, lejos de todos los problemas.

Integrantes: Rocío, Lucía, Celeste


Cosmos

(1)Te despiertas en una nave espacial sin saber absolutamente nada, te contactan por una radio y te avisan que tienes que escapar de allí lo más rápido posible porque te advierten que la nave en una hora y quince minutos va a autodestruirse y también acaba de chocar contra un planeta desconocido. Te levantás rápido, sientes que tus pies no se han podido mover hace años.Miras tu reloj y ves que es el año 2513. Estuviste en coma desde el año 2013. Mirás a tu alrededor y escuchás un ruido. Al prestar más atención notas que alguien grita. Se trata de un hombre que ha sobrevivido y necesita tu ayuda. Opciones: • vas ayudarlo (párrafo 2) • irse y dejarlo (párrafo 3) (2)Decides ayudarlo. Caminas unos cuantos metros hasta encontrarlo. Le preguntas cómo se llama y dónde se encuentran. Luke te dice que están a bordo de la nave 57326 y que él era el jefe de seguridad. Tampoco sabe qué ha pasado con los demás. Luego, siguen caminando y encontramos la sala de control en donde todos los cables están mordidos y cortados. Más tarde, escuchan una voz con un tono bastante preocupado y que les llama la atención. Entonces deciden investigar. Siguen su camino, subiendo unas escaleras y por un estrecho camino, con muchas cosas tiradas por el choque,te lo encontras abruptamente y retrocedes pisas a tu compañero los carteles de la puerta uno decía “Nave de escape” y el otro “camarote“ opciones: • te vas en la cápsula de escape (párrafo 4) • seguis por el pasillo (párrafo 5)

(3)Tú decides ir por el lado por camarote y dejar a tu compañero en la sala de maquinaria por si encuentra a alguien.Te sientes solo y sin escapatoria, ves un traje de astronauta, todo muy moderno pero notas que el casco tiene un agujero y un cadáver en su interior, sin cabeza. eso te asusta y no sabes por donde ir. ves una especie de cocina y continuas tu camino; pero la hornalla esta prendida, te preguntas quien la pudo haber encendido con esta catástrofe. luego notas mucha comida esparcida en el suelo y ves unas llaves. piensas que eso te puede ser de una gran ayuda en el futuro. Agarras las llaves y ves que pueden abrir el armario de la cocina; abres el armario y te mata un perro. FIN

(4)Abordan la nave de escape, se abrochan los dos cinturones, que son como los de las montañas rusas pero más seguros. Luego advierten que no llegan al botón verde de inicio y despegue, ni a ningún otro botón. Tu compañero se desabrocha el cinturón, dispuesto a


todo, y confunde una tecla verde claro con una color amarillo fosforescente, que abría la puerta; por lo tanto, sale despedido. Luego de unos minutos, la nave inicia un despegue automático, en un fracción del trayecto, explota. FIN

(5)Decides seguir por el pasillo cuando al final del mismo ves unas piernas siendo arrastradas por un ente y luego se escuchan chillidos y gritos de una mujer. Al lado suyo notan unos perros desnutridos y que estaban dormidos. Tu compañero te propone matar a los perros antes de que despierten. Pero, al final del pasillo, descubrís un botón para cerrar el ambiente en donde están y así quitar todo el oxígeno. Piensas un plan que implica que tu compañero distraiga a los perros mientras vos corrés y apretás dicho botón. • Hacer tu plan (párrafo 6) • Hacer lo que tu compañero dice (párrafo 7)

(6)Le mencionás tu plan a tu compañero y notas en la cara de él que no está de acuerdo con lo que le propones. De repente, te apunta con su arma mientras te obliga a vos a ir a distraer a los perros. Lo noqueas y corrés al final del pasillo, despertando a los perros. Logras acercarte al botón, lo apretás. Entonces se cierra una pared de vidrio, quitando el oxígeno del cuarto y matando a los perros y al hombre. Seguís tu camino hasta que llegás a un cruce con dos puertas. En una, escuchás voces de soldados, y en la otra, los gritos de la mujer. • Vas con los soldados (párrafo 8) • Vas con la mujer (párrafo 9)

(7)Se ponen de acuerdo y seguís el plan de tu compañero. Se acercan silenciosamente a los perros, agarrás un palo que encontrás allí. Pero los perros se despiertan por un ruido que haces, no podés defenderte, son muy fuertes y violentos. Los matan a los dos ferozmente. FIN

(8)Decides conseguir refuerzos para matar a lo que sea que estaba torturando a la mujer. Sin que te vean, logras distinguir a la distancia a tres soldados hablando en un idioma que no entiendes. Sin embargo, advertís que son humanos. Cuando intentás alejarte, una puerta se cierra detrás tuyo. Te das vuelta para encontrarte frente a frente con los soldados, quienes te miran y te matan al instante, clavándote sus enormes lanzas. FIN


(9)Decides de manera urgente ayudar a la mujer. Cuando entrás al cuarto, la ves, pero claramente no está en buenas condiciones. Comenzás a hablarle cuando escuchás a tu espalda unos pasos que se acercan. Te das vuelta y observás un alienígena. Parecía ser un líder por el modo en que estaba vestido. Por supuesto no entendés el idioma que habla, al segundo, cambia al español. Este extraterrestre sabe tu nombre, estás muy confundido acerca de lo que está pasando. Te explica que sabe quién sos y todo lo que está sucediendo. A continuación, te pregunta si vos sabés lo que está ocurriendo.

• •

escuchar al alien (párrafo 10) salvar a la chica (párrafo 11)

(10)Estás tan intrigado por saber qué es lo que realmente ocurre en ese lugar que te olvidás de la chica. El alienígena te cuenta que vos trabajaste como ingeniero de la nave en donde se encuentran. Se dirigían a Marte, a proveerle refuerzos a los seres humanos que se encontraban combatiendo allí. Pero fueron atacados antes de llegar a la superficie de Marte. No entiendes porqué habla como si estuvieras muerto, entonces se lo preguntas. El alien te explica que ya estás muerto. Te das vuelta y ves un grupo de soldados aliens quienes te matan de un tiro. Nunca sabrás por qué lo han hecho. FIN

(11)Ignoras la propuesta del alien y lo matas con una lanza que había cerca tuyo. Tomas a la mujer del brazo y se suben rápidamente a una nave que estaba estrellada allí. El alien emite un chillido estremecedor. Te persiguen soldados, comienzan a dispararte. Felizmente, lográs despegar la nave y evitar finalmente todo peligro. Ya están en el espacio exterior. La mujer se despierta y te pregunta lo que ha pasado. Le contás todo detalladamente. La mujer te agradece el haberla salvado. Sin embargo, nota tu tristeza y te pregunta sobre el origen de ella. Le contás que nunca sabrás porqué estabas en esa nave. Tampoco sabés adónde dirigirte ahora. Pero sí estás feliz por haber sobrevivido. FIN

Integrantes: Julieta, Tomás Rolando, Franco, Juan Martín


Apollo 18: La misión prohibida 1. El Programa Apolo comenzó en julio de 1960 cuando la NASA anunció un proyecto para que vos, Neil Armstrong y tu compañero comenzarán una nueva carrera con destino a la Luna. Vos estás durmiendo en tu casa, tu profesión: astronauta. Páginas 32 o 2 2. Hoy te despertaste, te cambiaste y llevaste a tus hijos a la escuela Miami College y te quedaste observando el partido de soccer hasta su final. Ellos le ganaron a Las Gaviotas de New York. Luego les diste un helado y al llegar a tu casa recibiste un mensaje de tu jefe Marcus Brandon, que decía: "Neil, necesito que vengas lo antes posible, es una emergencia sobre el despegue y su plan de vuelo. Atte, Marcus Brandon". Páginas 27 o 10 32. Cuando despertaste, tus hijos estaban en la base de Miami y vos te habías quedado dormido, cuando llegás, te castigan: te dicen que te van a despedir, que no participarás en la misión. Pero luego tu jefe se calmó y te hizo tomar un café, luego te contó cómo era la Luna y lo que esperaban de ella. páginas 20 o 50 27. Cuando llegaste a la Nasa, Marcus te comenta sobre el proyecto Apollo 11 y sobre cual será tu compañero si aceptás la misión. Páginas 5 o 15 10. Al llegar a la Nasa, observas muchas máquinas con las cuales pensaste trabajar, sin embargo, cuando te informan sobre el Apollo 11 y la plata que te darán, no aceptás la misión. Páginas 9 o 18 20. El día del despegue, estás muy nervioso, tenés miedo de lo que puede suceder en el viaje, si la nave colapsa o chocan contra algún satélite. Cuando la nave despega, estás contento porque todo se encuentra estable y estás a salvo, en ese momento estás más tranquilo, muy tranquilo. Páginas 6 o 3 50. La nave, al despegar, comienza a caerse, pero lográs estabilizar la nave, y todo tu equipo se tranquiliza, estas asustado por lo que te pueda pasar pero tambien tienes ganas de descubrir nuevas técnicas de vida. Páginas 13, 4 o 11 3. Pero cuando te levantás para ir hacia el baño de la nave, observas una forma extraña por la ventanilla, te asustas. Al salir del baño, le contás lo sucedido a tus compañeros y ellos te preguntaron qué era esa forma. Les decís que se parecía a un hombre o a un ser vivo. Páginas 14, 16 o 7 6. La nave está estable pero algo interfirió con la señal de la NASA y entonces deben tomar una trayectoria diferente para encontrar señal y tratar de volver a comunicarse con la central. Al parecer, se trata de un problema con un satélite que hacía tiempo no funcionaba muy bien, lo habían arreglado pero la falla ha vuelto. Es un cable que se desconecta sólo, entonces ustedes lo tienen que mantener conectado manualmente para que funcione con normalidad. Páginas 31 o 25. 4. Al día siguiente, se levantan y vuelven a ver esa extraña sombra. Nuevamente se asustan. Salen a ver qué sucede, pero nada ni nadie había allí, es el completo vacío, nada se mueve a excepción de tu nave, la cual inesperadamente comienza a sacudirse, cuando te das la vuelta, ves una gran cantidad de rocas gigantes que se mueven a gran velocidad en el aire. Le querés avisar a tus compañeros pero ellos están muertos en el piso de la sala principal de la nave. Les faltan los ojos y sus cerebros, el cráneo está


abierto y vos podés observar con facilidad la abertura en la cual deberían estar sus ojos. Páginas 30 y 23 11. Ellos ya están muy asustados y por lo tanto quieren volver hacia la tierra porque piensan que esa extraña sombra es capaz de matarlos. Sin embargo, ustedes lo olvidan porque están muy entusiasmados con las investigaciones que están llevando a cabo. Páginas 29, 24, 22 o 17 13. Durante este viaje lo único que pudieron conseguir fueron muchos problemas, sombras extrañas, y desconocidas, pero tambiÉn muchos descubrimientos, que probablemente queden marcados en la historia humana. Páginas 33, 37 o 18. 23. Cuando encontrás a tus dos compañeros en ese estado, comenzás a vomitar, luego sentís algo frío en la espalda, y escuchás ese sonido horroroso. Asustado, preguntás: “¿Quién es?”; nadie responde, cuando comienzas a sentir más frío, te dormís y al despertar, estás en un nuevo mundo. Páginas 34, 32 o 18 30. Vos te sentís ya muy solo y triste, estás solo en el espacio sin nada ni nadie durante meses, sólo la nave y vos. Hasta que escuchas un ruido extraño que no sabés de dónde proviene, decidís ir a averiguar qué es cuando, de repente, cinco hombres altos, calvos, se te acercan y te hablan con un lenguaje extraño. Sólo atinás a decirles que te llamas Neil Armstrong, sos estadounidense, de Chicago, tenés 45 años y cuatro hijos y vivís solo. Pero ellos tampoco te entienden nada de lo que les decis, entonces agarran sus armas y te asesinan. En tu agonía, leés en tu espalda la palabra que dice “NASA”. FIN 17. Después de investigar las estrellas y el espacio, decidís investigar otras cosas, como de que están formadas las estrellas, o de donde provienen los gigantes pedazos de rocas, llamados meteoritos. Tardás mucho tiempo en investigar la materia de la que están hechas las estrellas y cuáles son sus cualidades principales. Finalmente, al cabo de esa misión la cual te fue designada por la NASA, logras observar detalladamente que la sombra se acerca asia ti, sus manos tienen unas jarras, son verdes y altos, también son anchos, cuando te empujan hacia la ventanilla de la nave, alcanzas a ver unas naves verdes y raras, te das la vuelta y te golpean. Páginas 37 o 40 22. Cuando ves a tus compañeros en el piso, sin vida, tenés ganas de volver a tu planeta, de volver a la Tierra. Pensás que vas a morir en pleno espacio, donde existe una gran sombra que te aterroriza. Decidís emprender el regreso. Pero en tu camino de vuelta una repentina lluvia de meteoritos golpea tu nave y la hace explotar. FIN 24. Al seguir tu camino, cada vez estás más cerca de la Luna, al cabo de dos horas, llegás a tu destino. La Luna es blanca, grande, no tanto como la Tierra. No podés mantener el control y te estrellas, no alcanzaste a frenar la nave. Páginas 39 o 41 18. Te despiertas y te encuentras en un planeta totalmente desconocido, ves a tu alrededor y ves armas y útiles de destrucción no conocidos por la raza humana, comienzas a investigar más dichos útiles y te das cuenta que son de medicina. Sospechas que ese lugar es un hospital, cuando intentás levantarte, notás que te resulta muy difícil, en ese planeta hay mucha gravedad, por eso intentas mantenerte estable pero la gravedad no te lo permite. Cuando miras por la ventana de la puerta alcanzas a ver que uno de los insectos repugnantes de manos pálidas y garras se aproxima a tu posición, el no te encuentra matas a su compañero, lo logras mantener con sus manos lejos del arma


en su bolsillo, pero el saca dos brazos de su estómago, logras notar que esos brazos eran de un humano, toma su arma y acaba con tu vida. FIN 32. Al despertar en otro planeta, descubrís que están intentando hacerte una vivisección. Agarrás un arma que hay en la habitación, la cual está próxima a tu mano, les disparas pero notás que sólo los lográs agujerear. Le apuntas a la cabeza y esos terribles seres mueren instantáneamente. cuando saliste del lugar donde te tenían retenido, notaste que había un camino, tambien te diste cuenta que si te desvías del camino hacia el exterior te vas flotando por la falta de gravedad. Páginas 42 o 35 34. No sabés qué es y no entendés qué pasa. Tus compañeros muertos, te sientes muy solo. El lugar es muy extraño, parece el desierto. Empezás a investigar ese extraño lugar y notás algo muy raro allí. A lo lejos divisás un objeto que flota, intentas acercarte pero ese “objeto” se va alejando cada vez más. Agarrás el vehículo que hay en la nave, seguís siguiendo el objeto hasta que dejó de moverse y te das cuenta que es un satélite. Ese objeto volador tiene una etiqueta la cual dice “sfdn gzzbag ass” traducido debajo en español, francés, chino e inglés que dice “no tocar o hay riesgos de explosión no explotará”. Luego vos logras armar una gran vara lo tomas en el carro en el cual estaba apoyado, lo pones en la base militar del planeta lo tocas con la vara pero eso no fue suficiente, la explosión también te mato. FIN 33. Cuando matas finalmente al ser que te quería realizar la vivisección, corrés para poder esconderte de los insectos de ese mundo. Llega un momento en que no podés correr más porque estás exhausto y tenés mucho hambre. Estás solo y sin comida, sin casa y sin abrigo. Tu cuerpo comienza a debilitarse. Te quedás dormido para siempre. Páginas 46 o 47 42. Esto lo lográs saber ya que hay una especie de cabina que dice, “Cabina de Suicidio”, la gente entra ahí, o, mejor dicho, sale al exterior. De esa cabina vas a ese desconocido bosque, en el que están realizando muchas investigaciones, como porque hay tan poca gravedad, también que clase de cosas hay allí. Luego vas a una tienda de armas, comprás una, pero cuando colocas el cartucho, el alien de la tienda ve ese cartel que hay en la puerta con tu rostro y la frase “se busca”; intenta agarrar un arma cuando le disparás y lo matás. Robás muchas armas y su vehículo, es una especie de convertible, aparenta ser un Mercedes-Benz, de otra época, o antiguo, ves que una patrulla te sigue y lográs esconderte en un taller. Páginas 49 o 48. 35. No entendés lo que sucede, flotas en el aire. Pero instantáneamente querés volver hacia el planeta porque te asustas de lo que puede pasar si te vas. Te caes y te morís solo y sin que nadie te ayude. FIN 49. En ese viejo lugar, hay un anciano habitante de ese pueblo, él también habla tu idioma, así que no tenés problemas para comunicarse. Él odia esta unidad, le preguntás, “¿Qué es una unidad?”, me explica que todos los territorios están divididos en unidades, esto lo decidió el señor Mandarín, el mandador Mandarín. Seguís sin entender: “¿Qué es un mandador?”, te explica que es alguien que toma control sobre una unidad por la fuerza, pero en este caso tomó cargo de todo el mundo. Luego él te muestra que su vecino tiene una nave espacial que puede viajar años luz. “¿Para qué viajar años luz?” Él te sonríe y te dice “¿No lo sabias?... La Tierra se encuentra a cinco años luz de distancia”. Páginas 45 o 57


48. En ese preciso momento comienza la persecución, vos contra los policías, mientras estás escondido, la patrulla pasa y pasa hasta que les disparas y ahí te das cuenta que estás en un taller. Sentís que se acercan, te escapás por la puerta trasera sin que se den cuenta. Ves una nave espacial azul y sus ventanillas moradas, la robas y vuelves a la Tierra. Te hacés famoso por lo que hiciste, pero luego, al contar tu historia en aquel planeta, te tratan como loco y te internan en un manicomio. FIN 45. A la noche del planeta 508, que dura veinte horas, robás la nave cuando sólo te quedan cinco horas de oscuridad. Estás en la nave preparado para despegar cuando te das cuenta que no tenés combustible. Divisás a lo lejos al ejército que se aproxima por la colina que hay enfrente de la nave. Escuchás disparos que golpean contra un metal, son los bordes de la nave. No tardan en entrar a la nave. Estás armado y comienza un tiroteo feroz. Los soldados comienzan a disparar contra las máquinas y los tableros de la nave. Tiran granadas. El Coronel te empieza a disparar, vos también lo hacés. Entonces tu traje y piel se convierten en los del Coronel, te asustás y decís, “¡¡¡Se me acabo la vida!!!”. Sin embargo, aprovechás la confusión y te fugás en una de las naves del ejército. En tu trayectoria a La Tierra, una nave te aborda y sus tripulantes te quieren atacar. Por suerte había personas del ejército del planeta del cual vos venías que te defienden. Cuando termina el ataque, te preguntan: “¿Dónde vamos?”. Comprendés el lenguaje porque tu casco lo puede traducir. Sin embargo, no respondés. Asesinás a los soldados y regresás a la Tierra en tu forma humana. FIN 57. Vos en ese planeta, confundido por lo que te acaban de comentar, pensás, “Y...¿Si vuelvo a la tierra y mi familia ya no existe, o si la tierra misma está sin forma alguna de vida humana?”. Tomás el control de aquella nave, pero antes le declarás la guerra al mandador Mandarin, todos en este extraño y rocoso planeta te toman por loco, pero al ver tu plan, toman otro punto de vista y te ayudan. A medianoche de ese día, vos y todo el pueblo, comienzan con el plan, después de haber tomado armas, una gran parte de este planeta comienza un disturbio como distracción, luego entran a un túnel secreto, el cual se juntaba con el túnel del mandador, toman varias bombas y plantan una. Entraron por el jardín muchos soldados, mueren como también muchos ciudadanos. El resto espera abajo con armas y protegiéndote de cualquier soldado que entrara, vos y el anciano suben con armas de artillería pesada, cuando levantan la vista veinte soldados estaban en el pasillo, comienzan a disparar; por la cantidad de soldados, suponen que es el cuarto del mandador, comienza el tiroteo y cuando entran, el mandador le dispara en el estómago al anciano, él toma su cuchillo y le dice “Adfdf dv ff hhhffde” (traducido “No sabes cuánto deseé hacer esto”), y lo mata cortándole el cuello. Ustedes están bajando la escalera cuando se topan con cincuenta soldados, reanundan los disparos, logran matar a cinco cada uno, pero quedaban otros cuarenta, cuando ellos están recargando municiones, saltás y le disparás a veinte y el anciano mata a otros quince desde su posición. Quedan cinco, a los cuales se les habían acabado las balas, a vos sólo te quedan dos y al anciano también mata a dos y con los otros dos comienzan a pelear. Logran vencerlos, toman la nave y siguen su camino a la tierra. Finalmente el anciano cumple su sueño de ir a la Tierra y vos el de ir al espacio y volver a casa con tu familia. ¿FIN?


Integrantes: Luciano, Juan Ignacio, Matías, Tomás Rivero

ELIGE TU PROPIA AVENTURA  

2° Secundaria Northfield

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you