Page 7

CMAN

Página 7

comunicación y Medios

“ESTE SUPLEMENTO ESTA A FAVOR DE LA LEY DE SERVICIOS DE COMUNICACIÓN AUDIOVISUAL”

Tras un manto E

ste martes se cumplieron treinta y un años desde el desembarco argentino en las Islas Malvinas. Treinta y un años es mucho tiempo y también es poco tiempo para curar tanto dolor. Más de seiscientos muertos, casi todos jóvenes sin la preparación necesaria para enfrentar a una de las potencias mundiales, vencedora de dos guerras mundiales y con siglos de ejércitos preparados y con cientos de combate sobre sus espaldas. Treinta y un años para meditar sobre los medios y los fines, sobre el exitismo de la primera hora, en la que le estábamos ganando a los piratas, y también sobre el penoso olvido posterior en el que se invisibilizó y escondió debajo de la alfombra a aquellos que habían estado en las Islas, que habían peleado por una causa justa, de la manera –la guerraen el momento equivocado. Treinta y un años de aquel manotazo de ahogado de la última y sangrienta dictadura militar, que, debilitada, desafiada y casi en retirada tomó la decisión -y bastante de whisky- y transformó un reclamo justo, necesario y evidente en una guerra sangrienta y sin sentido, como todas las guerras. La explicación de la guerra

la invasión. Ingentes pérdidas sufrió la flota inglesa” (diario La Razón), “Argentinazo ¡las Malvinas recuperadas!” (Crónica), “Ingleses ciegos de odio: matan hasta a sus compatriotas” (Crónica), “Euforia popular por la recuperación de Malvinas” (Clarín), “Se recupera una zona de gran riqueza” (La Razón), “Vimos rendirse a los ingleses. El desembarco. La resistencia. el tiroteo. La victoria. El 2 de abril, Día de la Recuperación de las Malvinas. Fuimos el único medio periodístico que estaba allí”. (revista Gente), “Estamos ganando” y, un mes más tarde “Seguimos ganando”, ambos titulares de la revista Gente. Por suerte también hubo lugar para la lucidez, como en los títulos de la revista Humor: “Relaciones interiores, ¿nos hicieron la cama?” o, ya en junio: “Nos invaden cada 176 años”.

y sus consecuencias, sin embargo, nunca son lineales. No es buenos contra malos, acción y reacción, sí y no. Las causas son múltiples y las cosas que se ponen en juego en algo así, muchas más. Una dictadura genocida, en ese momento al mando de un general borracho, intenta una jugada para legitimar su poder en declive. Toma una causa cara

al sentimiento nacional: el colonialismo rancio, en una de sus últimas expresiones en el mundo, unas islas que sabemos nuestras por cuestiones geográficas, territoriales y sentimentales y, con el apoyo de la prensa, genera un clima de nacionalismo y exitismo profundo, un terreno donde el pensamiento crítico queda opacado, donde cualquier duda

sobre la estrategia te dejaba fuera de juego, o haciéndole el juego a los ingleses. Un breve repaso por los principales titulares de la época nos deja este panorama: “Media flota inglesa fuera de combate” (revista Siete Días), “Combatiose con éxito en aire, tierra y mar” (diario La Razón), “Contúvose

Nos interesa su opinión acerca de los temas tratados en esta sección. Para comunicarse escríbanos a suplementocmas@gmail.com

Esos titulares es lo que nos queda, como si fuésemos arqueólogos, de las sensaciones que flotaban en el aire en aquel momento. Los sentimientos personales, con el correr de los años, cambiaron según el humor de la época. De la euforia a la vergüenza, del apoyo al rencor. Y así. Hoy, por lo menos nos quedan esas huellas de cómo se entendió y se vivió y se comunicó aquello que parece inenarrable.

c+ 174  

suplemento de cine y espectaculos