Issuu on Google+

LITURGIA DOMINICAL

www.lasantisimacruzdebarranco.org.pe

IV Tiempo de Adviento

Domingo 23 de Diciembre de 2012

Isabel proclama a María feliz, dichosa, porque lo que le ha dicho el Señor se cumplirá. La Virgen María es feliz porque ha creído por la fe. Lo mismo pasa con nosotros cuando decidimos abrir nuestro corazón a la visita de Dios; desde ese momento comienza a arraigarse en nosotros una alegría cada vez más honda, que ya nada ni nadie nos podrá arrebatar. Nuestra felicidad estará en recibir también al Señor que viene. A puertas ya de la Navidad, María se muestra para nosotros como la mujer creyente, la mujer que aguarda, la llena de Dios. Esperar con María el nacimiento del Redentor implica ser pregoneros del amor que Dios nos entrega, del amor que nos envuelve y nos permite mirar las realidades de la vida desde una perspectiva diferente en la cual descubrimos la huella de Dios. El niño Dios ha nacido en Belén y quiere nacer en nosotros también. Bendiciones Pbro. Julio César Martínez Torres

Antífona de Entrada Cielos, destilad el rocío; nubes, derramad al Justo; ábrase la tierra y brote al Salvador.

(En el tiempo de Adviento se omite el himno del Gloria) ORACIÓN COLECTA Derrama, Señor, tu gracia sobre nosotros, que, por el anuncio del ángel, hemos conocido la encarnación de tu Hijo, para que lleguemos por su pasión y su cruz a la gloria de la resurrección. Por nuestro Señor Jesucristo. PRIMERA LECTURA

Miqueas 5, l-4a

Así dice el Señor: “Y tú, Belén de Efrata, aunque eres la más pequeña de todos los pueblos de Judá, de ti saldrá el jefe de Israel. Su origen se remonta a los tiempos antiguos, a los días pasados. Por eso, el Señor los abandonará hasta el momento en que la madre dé a luz, y el resto de sus hermanos vuelva con los hijos de Israel. En pie, pastoreará con la fuerza del Señor, por el nombre glorioso del Señor, su Dios. Habitarán tranquilos, porque se mostrará grande hasta los confines de la tierra, y Él mismo será nuestra paz”. Palabra de Dios. Salmo responsorial

Sal 79

R. Oh Dios, restáuranos; que brille tu rostro y nos salve Pastor de Israel, escucha, tú que te sientas sobre querubines, resplandece. Despierta tu poder y ven a salvarnos R.

LECTURA DIARIA 24 Lunes 2 Sam 7,1-5.8b-12.14a.16; Sal 88; Lc 1,67-79 25 Martes NATIVIDAD DEL SEÑOR Misa de medianoche: Is 9,1-3.5-6; Sal 95; Tito 2,11-14; Lc 2,1-14 Misa del día: Is 52,7-10; Sal 97; Heb 1,1-6; Jn 1,1-18 26 Miércoles SAN ESTEBAN, protomártir Hch 6,8-10;7,54-60; Sal 30; Mt 10,17-22 27 Jueves SAN JUAN, apóstol y evangelista 1 Jn 1,1-4; Sal 96; Jn 20,2-8 28 Viernes LOS SANTOS INOCENTES, mártires 1 Jn 1,5-2,2; Sal 123; Mt 2,13-18 29 Sábado 5to. día Octava de Navidad 1 Jn 2,3-11; Sal 95; Lc 2,22-35 30 Domingo LA SAGRADA FAMILIA Eclo 3,2-6.12.14; Sal 127,1-2.3.4-5; Col 3,12-21; Lc 2,41-52


Dios de los ejércitos, vuélvete: mira desde el cielo, fíjate, ven a visitar tu viña, la cepa que tu diestra plantó, y que tú hiciste vigorosa. R. Que tu mano proteja a tu escogido, al hombre que tú fortaleciste. No nos alejaremos de ti: danos vida para que invoquemos tu nombre. R. SEGUNDA LECTURA

Heb 10,5-10

Hermanos: Cuando Cristo entró en el mundo dijo: «Tú no quieres sacrificios ni ofrendas, pero me has preparado un cuerpo; no aceptas holocaustos ni víctimas expiatorias. Entonces yo dije lo que está escrito en el libro: “Aquí estoy yo para hacer tu voluntad”». Primero dice: “No quieres ni aceptas sacrificios, ni ofrendas, ni holocaustos, ni víctimas expiatorias”, que se ofrecen según la Ley. Después añade: “Aquí estoy yo para hacer tu voluntad”. Con esto, Cristo suprime los antiguos sacrificios, para establecer el nuevo. Y conforme a esa voluntad todos quedamos santificados por la ofrenda del cuerpo de Jesucristo, hecha una vez para siempre. Palabra de Dios. EVANGELIO

Lc 3, 10-18

En aquellos días, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y exclamó con voz fuerte: — «¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá». Palabra del Señor.

CREDO NICENO-CONSTANTINOPOLITANO

Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo Bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén. PLEGARIA UNIVERSAL Dirijamos, hermanos, nuestras súplicas a Dios Padre, por la intercesión de María, modelo de fe y de esperanza, para que la venida del Salvador haga florecer la justicia, la paz y el amor en nuestro mundo. — Por el Papa, por los Obispos, sacerdotes y diáconos; para que anuncien el mensaje salvador del Evangelio como verdaderos precursores y enviados de Dios. Roguemos al Señor. — Por todos los hombres, de cualquier raza, pueblo o nación; para que se dispongan a acoger la llegada de Cristo, mediante el amor y el respeto. Roguemos al Señor.


— Por toda la Iglesia; para que se llene de gozo y consuelo en estos días en que esperamos la venida de Cristo, nuestro Salvador. Roguemos al Señor. — Por nosotros, reunidos en la inminente preparación a la Navidad; para que el Espíritu Santo nos dé la valentía necesaria para caminar con Cristo y se haga realidad en nuestra vida su venida entre nosotros. Roguemos al Señor. Escucha, Señor, las súplicas que te dirigimos con confianza, por intercesión de nuestra Madre, Santa María, a Ti que siendo Dios vives y reinas, por los siglos de los siglos. R. Amén. ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS El mismo Espíritu, que cubrió con su sombra y fecundó con su poder las entrañas de María, la Virgen Madre, santifique, Señor, estos dones que hemos colocado sobre tu altar. Por Jesucristo nuestro Señor.

AVISOS PARROQUIALES MISAS DE NAVIDAD Y AÑO NUEVO El Lunes 24 de Diciembre a las 7pm tendremos la Misa de Nochebuena celebrando la Navidad, la llegada de Jesús, nuestro Salvador. El Martes 25 de Diciembre las Misas de Navidad serán a las 12pm, 6pm y 7pm. El Lunes 31 de Diciembre a las 7pm tendremos la Misa de Acción de Gracias por el año que pasó y por la llegada del Año Nuevo 2013. El Martes 1 de Enero celebramos la Solemnidad de Santa María, Madre de Dios, las misas serán a las 6pm y 7pm. Les recordamos que tanto la Navidad como el 1 de Enero son fiestas de precepto, fiestas de guardar, según nos lo enseña la Iglesia; los invitamos a participar con alegría en estas celebraciones.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Mirad: la Virgen está encinta y dará a luz un hijo, y le pondrá por nombre Dios-connosotros. ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN Señor, que este pueblo, que acaba de recibir la prenda de su salvación, se prepare con tanto mayor fervor a celebrar el misterio del nacimiento de tu Hijo cuanto más se acerca la fiesta de Navidad. Por Jesucristo, nuestro Señor.

AGRADECIMIENTOS El Lunes 17 de Diciembre se llevó a cabo el recital de villancicos de nuestra Parroquia, contando con la presencia de algunos grupos invitados, entre ellos el Ensamble vocal femenino SOLIDEO, que dirige Rosalinda Palomino Guzmán. Agradecemos la colaboración que la Municipalidad de Barranco nos brindó para esta actividad, de manera especial a la Sra. Alcaldesa, Jessica Vargas, y agradecemos también a todos los que nos acompañaron.

www.lasantisimacruzdebarranco.org.pe


EL ÁRBOL DE NAVIDAD El Papa Benedicto XVI explicó el 14 de Diciembre, al encender las luces del Árbol de Navidad en la Plaza de San Pedro, que el arbol navideño iluminado es un signo de la luz de Dios que ilumina a todos los hombres en medio de las tinieblas y las dificultades. El Papa exhortó a vivir con serenidad e intensidad la Navidad del Señor. Jesús, según el oráculo del profeta Isaías, apareció como una gran luz para el pueblo que caminaba en las tinieblas. Benedicto XVI recordó que “Dios se ha hecho hombre y ha venido entre nosotros, para disipar las tinieblas del error y del pecado, trayendo a la humanidad su luz divina”. “Esta luz altísima, de la que el árbol navideño es signo y recuerdo, no sólo no ha perdido intensidad con el paso de los siglos, sino que sigue resplandeciendo sobre nosotros e iluminado a todos los que vienen al mundo, especialmente cuando deben atravesar momentos de incertidumbre y dificultad. Jesús mismo dirá de sí: ‘Yo soy la luz del mundo; quien me sigue, no camina en las tinieblas, sino que tendrá la luz de vida’”. El Papa recordó luego que “cuando en las diversas épocas se ha intentado apagar la luz de Dios para encender fuegos ilusorios y engañosos, se han abierto estaciones marcadas por trágicas violencias sobre el ser humano. Ha sido así porque cuando se intenta borrar el nombre de Dios de las páginas de la historia, el resultado es que se trazan renglones torcidos, en los que hasta las palabras más hermosas y nobles pierden su verdadero significado”. “Pensemos en términos como ‘libertad’ o ‘bien común’, ‘justicia’: privados de la raíz de Dios y su amor, en el Dios que ha mostrado su rostro en Jesucristo, estas realidades está con frecuencia a merced de los intereses humanos, perdiendo su vínculo con las exigencias de la verdad y la responsabilidad civil”.

CATEQUESIS SEMANAL

CONTINUACIÓN DEL CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA

35. ¿Cuáles son los símbolos de la fe más antiguos? 193-195 Los símbolos de la fe más importantes son: el Símbolo de los Apóstoles, que es el antiguo símbolo bautismal de la Iglesia de Roma, y el Símbolo niceno-constantinopolitano, que es fruto de los dos primeros Concilios Ecuménicos de Nicea (325) y de Constantinopla (381), y que sigue siendo aún hoy el símbolo común a todas las grandes Iglesias de Oriente y Occidente.


boletin 23 de diciembre