Page 1

Número 8 Año 3 Semana Santa 2013 1


2


Abril 2013 Semana Santa Nº 8

SUMARIO 1.- Portada 3.- Sumario 4.- Editorial 5.- Conozcamos a la Virgen María (8 )

.- Fernando González y Serrano.

8.- Predicadores…

.-Manuel Valenzuela Díaz.

13.- Calle de Amargura

.-Pedro Hermosilla Pineda.

14.- Alguno de los contratos…

.-Fernando Paredes Salido.

16.- Algunas vicisitudes acaecidas…

.-Fernando Paredes Salido.

18.- ¿Quién era quién en Stella? (Don Florencio Ruiz García).- Redacción. 22.- Libro de Predicadores

.-Redacción

23.- Noticias en conserva

.-Redacción

24.- A mi padre

.-Marina Rojas Paterna

25.- El cuarto clavo

.-Pedro M.Hermosilla Zamora

26.- Con mi sortija y mi estampa(III)

.-Luis Ibañez Patón

30.- Empresas y negocios en Google Maps.- Luís Heredia Palazón 33.- Poemas para enmarcar

.-Redacción

34.- Crucigrama

.- Herpi

35.- Jeroglífico

.- Herpi

36.- Humor 37.- Soluciones a los pasatiempos. 38.- Semana Santa 2013 en fotos 44.- Contraportada

3


Editorial Jesús camina despacio, agotado por el peso de la cruz y el sufrimiento de tantas vejaciones, del abandono de sus amigos, del desprecio de la muchedumbre que sólo unos días antes le aclamaban como al Dios de Israel. Sólo le impulsa a seguir en su camino al Calvario, la firme voluntad de cumplir su propósito de salvación del género humano, a través del dolor y de su propia muerte. Con todo este sufrimiento a cuestas, Jesús tuvo que afrontar un dolor todavía más grande. En una de aquellas callejuelas encontró a su Madre. La que fue su Estrella en Belén, hoy se encuentra frente a Él, con un rostro henchido de dolor, oscuro como una profunda sima. Momentos antes, Jesús había dicho a las piadosas mujeres: “No lloréis por mí; llorad más bien por vosotras mismas y por vuestros hijos”. Sin embargo a María, su Madre, no le dijo nada. Sólo un cruce de miradas bastó para que ambos se dijeran que éste era el camino esperado, el que juntos habrían de recorrer en su papel de Redentor y Corredentora. Una mirada que unió sus dolores tan fuertemente como las vidas de amor filial y materno que hasta ese momento constituían el sentido de su existencia. Jesús miró a María y María miró a Jesús. La Redención anunciada desde la eternidad se acrisolaba en este momento. “En la oscura soledad de la Pasión, Nuestra Señora ofrece a su Hijo un bálsamo de ternura, de unión, de fidelidad; un sí a la voluntad divina” (San J. Escrivá de Balaguer, Via Crucis, IV)

4


CONOZCAMOS A LA VIRGEN MARÍA (8) A José se le acumulan las dudas. Ya compareció ante el tribunal para defenderse de que él no tocó a María. Ella y él debieron pasar ‘la prueba del Señor’ indicada por el Sumo Sacerdote. Ahora se le presenta el problema del censo. A José se le vienen otras dudas.

XVIII. 1. Y viendo una cueva, entraron en ella. Dejando a sus hijos con María, fue en busca de una partera por los alrededores de Belén. 2. Y a José, durante el camino, le parecía ir viendo y encontrando cosas insólitas, anormales y asombrosas… XIX. 1. José encontró a una mujer y le dijo: -Busco una partera. Pues mi prometida ha concebido del Espíritu Santo. La mujer le contesta: -Yo soy partera… Pero, ¿cómo sé que eso es verdad? José y ella, se pusieron en camino hacia la gruta, que encontraron con una nube que la cubría con una luz muy intensa. 2. Entrando a la cueva, apareció el Niño recién nacido y tomó el pecho de su madre. Exclamó la matrona: -Mi alma se alegra, ha nacido la salvación para Israel. He visto un gran milagro”.

PROTOEVANGELIO DE SANTIAGO NACIMIENTO DE JESÚS “XVII. 1. El emperador Augusto ordenó hacer el censo de los habitantes de Belén de Judea. Y José se decía: -A mis hijos los empadronaré, pero ¿a esta doncella lo haré como mi esposa? Me da vergüenza. ¿Cómo mi hija? ¡Si todos en Israel lo saben todo…! 2. Aparejó a su asna, acomodó a María en ella, un hijo suyo la llevaba del ronzal, José les seguía. Y, cuando miraba a María, una vez la encontraba triste y otra vez alegre… 3. Llegando a mitad del camino, María se dirige a José: -Bájame, porque el fruto de mis entrañas porfía por venir ya. José le ayuda a bajarse y le dice: -¿Dónde podría protegerte y preservar tu pudor?, pues estamos en un descampado.

EVANGELIO DE SAN LUCAS NACIMIENTO DE JESÚS “Lucas 2, 1-7. Por aquellos días salió un edicto de César Augusto para hacer el censo de todo el imperio. Este primer censo se hizo siendo Quirino gobernador de Siria. Todos iban a empadronarse, cada uno a su ciudad. José fue de la ciudad de Nazaret en Galilea, hasta la ciudad de David, Belén, que está en Judea, porque él era de la casa y familia de David, para empadronarse con María, su esposa, que estaba encinta. Estando allí se cumplieron los días de su parto y dio a luz a su hijo primogénito, y le envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, por no haber sitio para ellos en la posada.

5


Había en aquella región unos pastores guardando el rebaño. Se les presentó un ángel del Señor que les dijo: -Os anuncio una gran alegría para todo el pueblo: Os ha nacido en la ciudad de David el Salvador, el Cristo, el Señor”. Y se juntó con el ángel un ejército celestial diciendo: -Gloria a Dios en el cielo y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad. Los pastores decidieron ir a Belén y encontraron a María, a José y al Niño acostado en el pesebre. Y se volvieron alabando a Dios y los que les oían se maravillaban de lo que les decían. Y María guardaba todo esto y lo meditaba en su corazón”.

más fuerza a su carácter histórico, es decir, que no era fruto de una fantasía, pues los lectores de la época en que se escribió no lo hubieran aceptado y, muy seguramente, algún historiador de esos tiempos hubiera levantado el bulo, sobre todo aquellos que estaban en contra de la nueva religión, bastante abundantes entre muchos ciudadanos de Roma cuyo emperador era considerado como un dios. También del viaje de José y María a Belén, que era la tierra de la Casa y familia de José –y según algún historiador, también de María (ver en capítulo 5: ["aquella jovencita de estirpe davídica"; Protoevangelio de Santiago, capítulo X. 1]), y Revistas: San Juan 2003 y Stella 2009, ‘Conozcamos a San Juan Bautista 2’, [Dr. P. Franz Michel Willam: ‘Vida de María. La Madre de Jesús’, Herder, Barcelona 1979, 11ª edición, página 44])-. La cueva o pesebre y el nacimiento de Jesús. Aunque hay otras que no coinciden, lo que no quiere decir que no ocurrieran, porque podría ser que alguna se omitiese por circunstancias de cultura u otro motivo de los autores. Como pueden ser: los hijos de José; la vergüenza de José por la juventud de su esposa, que avisa la llegada del parto; la partera: sus dudas y el milagro que contempló; José nota cosas extrañas, y el Niño tomando el pecho de su madre, todo ello en el apócrifo. (Y algunas más que no se transcriben por no hacerlo más extenso).

Volvemos a encontrarnos con textos que coinciden en unos aspectos y que disienten en otros. Cosa por otra parte algo razonable, si se tiene en cuenta las fechas, las costumbres y los puntos de vista de quien escribe y el propósito con que cada cual lo hace. En primer lugar, hemos de darnos cuenta de que este relato tan detallado, en los Evangelios canónicos, es propio de Lucas.

En Lucas, se nombra la posada, los pastores, los rebaños de ovejas, los ángeles, María que observa y guarda todo en su corazón… Esto puede dar lugar, o no, a un complemento uno de otro.

Así vemos como dato histórico que en los dos evangelios, apócrifo y canónico, coinciden en cuanto se refiere al emperador de Roma, Augusto o César Augusto, también del censo, aunque el de Santiago no nombra al gobernador Cirino o Quirino, ni al territorio de Siria, que sí los introduce el de Lucas, dándole

Aprovechando la ocasión de lo dicho por el Papa Benedicto XVI, en ‘La infancia de Jesús’, página 76, de que los Evangelios (canónicos) nada dicen “de animales”, cosa que es verdad (aunque en el capítulo XXII, 2 del Protoevangelio de Santiago, se dice: “(María) lo reclinó (al Niño Jesús) en una pesebrera de 6


bueyes”), también en Isaías , 3: “Conoce el buey a su dueño, y el asno el pesebre de su amo”, (y otras), no quiere decir que los pastores no encontraran -en vez de mula y vaca- asna y ovejas, que eran más propias del lugar y de la economía de las familias judías. El Señor entró en Jerusalén a lomos de un pollino (Juan 12, 14-15). Sin embargo, San Francisco de Asís ‘inventor’ de los nacimientos o belenes introdujo lo de los animales en él. En España lo introdujo la mujer del rey Carlos III. Nadie dice que la vaca y el buey deban abandonar nuestros nacimientos en Navidad… no los podemos despedir, llevan muchos años con nosotros, el Niño Jesús estará encantado con ellos… “Ninguna representación del nacimiento renunciará al buey y al asno” (Ídem. Benedicto XVI, página 77).  (Bibliografía.- Los mismos que se indicaron en el capítulo anterior.) Fernando González y Serrano

(Basílica de la Natividad)

7


PREDICADORES QUE HAN CANTADO LAS GLORIAS DE LA VIRGEN DE LA ESTRELLA, DESDE 1951 A 1968 Manuel Valenzuela Díaz Cronista Oficial de la Villa

El tiempo pasa veloz. La Semana Santa se nos echa encima y nada más celebrar el domingo de Resurrección, como quien dice, la Romería de la Virgen de la Estrella se nos figura inminente. Y vienen las prisas para tenerlo todo dispuesto. Recuerdo los años en que colaboré como Secretario de la Junta de Gobierno de la Cofradía. Había que empezar muy temprano a enviar los Saluda del Hermano Mayor a los colaboradores de Stella pidiéndoles su colaboración para el anuario de la Cofradía. Antes, se había hablado con la persona que tendría el honor de pregonar la Romería en la tarde noche del 30 de abril. Igualmente, había que hacer las gestiones con los responsables del Ayuntamiento, Medio Ambiente, Cruz Roja, Sanidad, etc. etc. Mientras tanto, nada más terminar la recolección de la aceituna comenzaba a verse en el Paso contiguo al Llano los “sitios” acotados con marcas de yeso, piedras, cintas u otro cualquier medio. A todo el mundo le entraban las prisas y el agobio. Y una de las funciones de la Junta de Gobierno era la de localizar y comprometer a los sacerdotes que habrían de predicar el sermón en la fiesta solemne del primero y segundo día de mayo en 8


la Ermita de la Estrella y, una vez terminada la Romería, la novena a la Virgen de la Estrella en la Parroquia de nuestro pueblo desde el día 4 al 12 de mayo. Pues bien, el pensamiento y los sentimientos de los Predicadores que han cantado las glorias de nuestra Patrona la Virgen de la Estrella desde el año 1951 a 1968, tanto en la Romería como en la Novena, han quedado escritos en un pequeño libro titulado 1º Libro de Predicadores. Dicho libro comienza con una página que contiene un dibujo, como el que encabeza el presente trabajo, realizado a plumilla por don Florencio Ruiz, dibujo que más tarde, suprimiendo el número 1º que en él figura, se utilizaría en la Revista Stella a partir de su nacimiento en 1956 para encabezar la página en la que figuraría el testimonio escrito de los predicadores que pasarían por nuestro pueblo para predicar sobre la Virgen de la Estrella en su romería o en la novena. Tiene el libro un formato de cuartilla apaisada y sus pastas son recias, como los antiguos libros de contabilidad. Está compuesto, como consta en su página primera, “por treinta y cuatro hojas foliadas y selladas con el de esta Cofradía y está destinado a contener los juicios y opiniones que, de la romería fiestas dedicadas a Nuestra Señora la Santísima Virgen de la Estrella, emitan los predicadores que en ellas intervengan. Y para que conste extendemos la presente diligencia en la Villa de Navas de San Juan a veinte de abril del año mil novecientos cincuenta y uno”. Firman aquella primera hoja del recién estrenado Libro de Predicadores en la fecha indicada los componentes de la Junta de Gobierno de la Cofradía de entonces, que fueron los siguientes: Presidente, Florencio Ruiz; Vicepresidente, Agustín Sanz; Tesorero, Domingo Álvarez; Secretario, Antonio Requena; y Vocales, Juan Manuel Parrilla y Rafael Paterna. Y tras su primera hoja en 1951 comienzan a desfilar hasta el año 1968 las opiniones y los sentimientos de aquellos sacerdotes, seculares y religiosos, que atraídos por la devoción popular a la Virgen de la Estrella manifestada en nuestra Romería vinieron a nuestro pueblo para predicar las glorias de María Santísima Nuestra Señora de la Estrella. Y, naturalmente, el primer testimonio escrito fue el de don Francisco del Moral Almagro, Párroco de Navas de San Juan entonces, que venía siendo testigo de la devoción del nuestro pueblo a su Patrona la Virgen de la Estrella desde el año 1914. Entonces inauguró el Libro de Predicadores con su testimonio, que fue del tenor siguiente: “Es la Virgen de la Estrella -según dice San Bernardo- la Estrella Polar que en lo alto del Cielo brilla por sus méritos y con su ejemplo nos guía por el proceloso mar de este mundo. Luego la fiesta de la Excelsa Patrona de Navas de San Juan es la de la celebración de sus méritos y al mismo tiempo el compendio de nuestros ruegos y súplicas a Nuestra Señora para que podamos por su intercesión llegar seguros a puerto de eterna salvación. Navas de San Juan y mayo de 1951. El Párroco, Francisco del Moral” Y junto a su peculiar firma, figura el sello de la Parroquia de San Juan Bautista. Y en el ángulo inferior derecho de la hoja, como en todas las componen este libro, figura estampado el sello de la Cofradía en tinta negra y de forma ovalada.

9


Y tras este primer testimonio se suceden los de los predicadores de la fiesta solemne en la Ermita de la Estrella y en la Novena a la Virgen de la Estrella en aquel año de 1951, que lo fueron Secundino Martínez, presbítero, y Manuel Sánchez y Sánchez, Canónigo de la Santa Iglesia Catedral de Jaén. Y así irán apareciendo los predicadores de la Romería en 1952, que sería Fray Justo Pérez de Urbel, quien con encendidas palabras, que constan también en una lápida colocada en las paredes de la Ermita de la Estrella, escribiría en el Libro de Predicadores una décima que dice: Milagro de poesía, estallido de la fe es, Navas, la fiesta que has consagrado a María. ¡Bendita la romería que vibra con la centella del mayo y la llama bella del estadal protector, que el amor borda al amor de la Virgen de la Estrella! Y el dominico, Padre Juan Pedro Díaz; el carmelita, Padre Mariano Martín o el Padre Venancio Marcos, seguirían dejando el testimonio de su presencia y de su cariño a la Virgen de la Estrella durante los años 1952 y 1953. Y el segundo día de la romería del año 1954, don Aniceto de Castro Albarrán, Canónigo Magistral de la Catedral de Madrid, dejaría su testimonio sobre nuestra romería en un poema que el mismo tituló “El último “mayo”, algunos de cuyos versos ofrecemos a continuación: Será en invierno: yo quiero que cuando llegue la hora y mi madre y mi señora me llame a su romería: quiero que el postrer desmayo de mi serena agonía sea dulce melodía de mi último dulce “mayo”… Y en aquel mismo año, el doce de mayo de 1954, último día de la novena a la Virgen de la Estrella, el Padre Bernabé Copado escribiría: “He venido a Navas de San Juan no como predicador de novena sino como misionero. Siguiendo esta norma, he tratado de roturar el terreno, de dejarlo libre de malezas, de formar los surcos; y en último término, con mano vacilante, he arrojado la semilla recibida del mismo Jesucristo en esta heredad que el Hijo entregó a su Madre bendita la Virgen de la Estrella…” Al año siguiente, en la fiesta solemne de nuestra romería el primer día de mayo de 1955, don Francisco Barredo Salazar, que venía siendo Coadjutor de esta parroquia desde 1952, escribiría que “a través de estos tres años he vivido como un Navero más la Romería de la Virgen de la Estrella”, dejando escrita en el Libro 10


de Predicadores esta petición: “¡Quiera María Santísima de la Estrella acelerar la hora feliz en que “todos los naveros” la amen como a Madre no solo con los labios y a gritos, sino de corazón y con obras”. Y aquel mismo año de 1955, pero en el último día de la novena celebrada en la Parroquia, el dominico, Padre José Villaverde, dejaba constancia de cómo su corazón vio a la Virgen de la Estrella en estos “pobres versos” como él mismo los calificó: Cual requiebro oliendo a rosa, como piropo hecho luces, a estos campos andaluces llegaste, Madre amorosa. Y en Navas, tu tierra hermosa, se prendó de los Naveros tu alma maternal y bella: los hiciste marineros… los llevas a los luceros siendo Tú, Barco y Estrella. Seguirían después el Padre Antonio García Salvatierra, quien predicó el sermón de la fiesta solemne del primero de mayo de 1956, y el jesuita, Padre José Gabriel Campo predicando la novena de aquel mismo año. Y en 1957 el Padre Villalobos, C.M.F. dejaría escrito en el Libro de Predicadores: “Tierra de María Santísima, eso es Navas con su Virgen: Que por su “Estrella”, de todos sea también el Cielo”. Al año siguiente, don Juan Cabrero, Párroco de Vilches y amigo muy querido de don Francisco Barredo, y don Manuel Martell, que lo era de Arquillos en aquel mismo año de 1958, predicaron la novena a nuestra Patrona. De don Manuel Martell son los versos siguientes que dejó escritos en el Libro de Predicadores: Amanecer. Nace Mayo en la apacible mañana una rosa mece ufana su cáliz sobre su tallo. Duerme su limpio desmayo una gota en la flor bella, y al romper la luz en ella sus caprichos de color de entre la gota y la flor se ve brotar una ESTRELLA Y en aquel mismo año de 1958, el Padre Félix García trasladaría el testigo al Padre Ramón Sarabia, Misionero redentorista, quien con letra temblorosa por el paso de sus muchos años, dejaría escrito, entre otros sentimientos, lo siguiente: “Sentado en un sillón, pero con vigor y entusiasmo prediqué a todas horas y varias veces al día en este pueblo amado de Navas de San Juan (…) Mi vida ha sido muy larga. Mi apostolado muy activo, pero Navas de San Juan y la Virgen de la Estrella ocuparán un puesto de honor en el cielo de mis recuerdos” 11


Y el jesuita, Padre Patricio Gutiérrez, y don Miguel Luque Pardo, Párroco de Linares; el Padre redentorista Graciano G. Ronda, don Juan A. León, don Fernando Nieto Alaminos, don Luis Hernández, el dominico Padre Alberto Riera, don Antonio Pascual, don Alberto García, don Gregorio Perucha y don José Díaz Jiménez, completan la relación de Predicadores cuyos testimonios de devoción a la Virgen de la Estrella quedaron escritos en este primer Libro de Predicadores de la Virgen de la Estrella entre 1951 y 1968. Termino esta referencia al libro que deberá quedar custodiado en el Archivo de la Cofradía de su nueva Casa de Hermandad, una vez bendecida, con las palabras de don José Torres Molina, Canónigo Chantre de la Iglesia Catedral de Córdoba, que predicara la misa solemne del segundo día de nuestra Romería en 1968: Ruteño de nacimiento, cordobés (que no el Torero), me sentiría muy feliz si pudiera ser navero. Pues ya no seré feliz en Cordobita la bella si no me cobija el manto de la Virgen de la Estrella.

12


CALLE DE AMARGURA Sigo a mi Dios por la calle del dolor y la amargura; siento en mí la cruz tan dura que por mí lleva en el valle de lágrimas y calvario. Quiero ser venda y sudario que alivie tanto dolor. Quiero ayudar al Amor siendo Simón de Cirene, quitando peso a la cruz que entre sus hombros sostiene. Si mi Jesús sufre y llora, Verónica ser quisiera que a su paso le detiene para limpiarle la sangre de su cara y de sus sienes. Quisiera ser, y así quiero darte mi vida, cual niño, y entre tanto odio, cariño; junto a la Cruz… compañero. (Pedro HERMOSILLA PINEDA)

13


Algunos de los contratos de compraventa más antiguos de Navas El escribano público da fe de las escrituras y demás actos jurídicos que pasan por sus manos, quedando constancia de los mismos mediante protocolos notariales que se conservan muchos de ellos en archivos y bibliotecas. Ciertas escrituras matrices referentes a nuestro pueblo, que datan del siglo XVI, las encontré en un archivo notarial, lo que pone de manifiesto la perdurabilidad y seguridad jurídica de estos contratos de compraventa que paso a describir. Hay que apuntar que por estas fechas, las hojas y sellos de los protocolos, no estaban normalizados aunque sí numerados y la facultad fedataria queda puesta de manifiesto con la rúbrica más o menos sofisticada del escribano, que aparece al final del documento, con reseña de los testigos presentes, autentificante de la validez documental y jurídica del acto notarial. En la mayoría de los casos investigados por mí, he encontrado el original y en otros, copias autorizadas, que según Bañuelos, Gattari y Pérez Fernández del Castillo, poseen el mismo valor legal que los primeros. En concreto, en 1558, durante el reinado de Felipe II, data una de las escrituras de compraventa más antiguas de Navas. En ella se lee que Juan de Balenzuela, alguacil y vecino de la villa de Santisteban del Puerto, vende a Diego López Rubio y a su mujer Luisa Fernández un pedazo de tierra montuosa de 18 fanegas de sembradura, hasta el río Guadalimar, por la cantidad de 4400 maravedíes, escritura signada ante el escribano Ponce de Cabrera. Otra escritura data de 1560 y en ella, Manuel de Medina, vecino de Santisteban, vende a Luis Salido y a su mujer María López, vecinos de Navas, una rotura de monte de 20 fanegas en el Barco de Abenazar, por la cantidad de 4000 maravedís, ante el escribano Lázaro de Aranda. 14


El Conde de Santisteban cedió estas fincas montuosa a Palenzuela y a Medina para su labranza y tras de esta transacción, suponemos se le repondría por parte de estos señores a su legítimo propietario el justiprecio que hubiere lugar. Este Barco de Abenazar lindaba con el antes citado alguacil Juan de Balenzuela por una parte, por otra con monte llano y la zona de la cabezada con Diego López Prieto por un lado y con el río Guadalimar por otro. En esta época, las Navas era una pequeña aldea, pero posee escribano público y se realizan operaciones mercantiles registradas en protocolos notariales. También en el mismo archivo en escritura fechada en 1609, podemos apreciar un documento de Diligencias actuadas a instancias del Conde de Santisteban para amojonar las tierras de la finca del “Acero”, situado a una media legua del pueblo con sus subdivisiones de la tierra de las “Quebradas”, el “Rubial de la viña” y “Tres Picos”, de conformidad con la denominación actual.

Finalmente quiero citar otro documento de 1628, encontrado en el mismo archivo, mediante el cual varios vecinos del Condado, dan poder a Martín Arias Collado para que en su nombre, pague los derechos de arrendamiento del oficio de “escribano de gobernación”, escritura realizada ante el escribano Martín de Siles.

FERNANDO PAREDES SALIDO.

15


ALGUNAS VICISITUDES ACAECIDAS A LA FINCA DEL TOSTADERO EN EL SIGLO XIX. El Tostadero es una de las mejores fincas de Navas, circundado el cortijo por espléndidos y centenarios olivos, que sufrió diversas vicisitudes contractuales, terminando al final de todo siendo propiedad del Duque de Medinaceli, como veremos , con posterioridad se trasfirió a la mujer del “Cordobés”, hombre corpulento y orondo( al que recuerdo en mi infancia acompañado de Luis Pérez y de Vicente, el padre de mi querida Pepilla) y que en la actualidad pertenece a Pedro Collado Palazón “El Federal”. En los protocolos notariales de Úbeda encuentro una escritura fechada en 1827, en la que D. Pedro de la Peña y Manuel Antonio Álvarez, el primero por sí y en representación de los herederos de D. Melchor de la Peña y de Dña. María Pérez Caballero, venden al Duque de Medinaceli para saldar un pago que habían contraído con el mismo por atrasos del arrendamiento de yerbas que llevaban, un olivar en el sitio del Tostadero alto de 17 fanegas y media de tierra, con 834 matas de olivos y 4 plazas. Está inscrita en el Registro de la Propiedad en 1869. La escritura de estilo moderno, en papel timbrado y perfectamente pegada al protocolo notarial, está acompañada de un testimonio de la escritura de aprobación de licencia marital otorgada en la villa de Ágreda el 9 de Junio de 1827, ante D. Joaquín Agustín Tudela, por D. Andrés Sáinz de Robles, a favor de su esposa Dña Petra Gómez, que es a su vez una de las vendedoras de la finca. Se cita aparte de la fecha de escritura, que se hace bajo el reinado de Fernando VII (Rey Ntro Señor que Dios guarde) y la propietaria residente en la provincia de Ávila “jura por Dios Nuestro Señor haciendo la señal de la cruz, que no ha sido inducida ni atemorizada por su marido ni por otra persona” para realizar dicha transacción mercantil, “antes bien lo hace de su libre y espontánea voluntad por convenirle en su provecho”. Como vemos, la libre voluntad de la venta, se pone claramente de manifiesto. Firman como testigos Pedro de la Peña y Manuel Antonio Álvarez ante el escribano D. Esteban Florencio Álvarez, uno de los más minuciosos escribanos con los que me he tropezado en mis investigaciones históricas. La segunda escritura referente al Tostadero se firma en 1835, bajo el reinado de Isabel II y en ella, Juan Y Miguel Machado, venden al Duque de Medinaceli que lo es a su vez de Santisteban del Puerto, dos terceras partes de un olivar en el Tostadero y Barranco Hondo, en escritura pública signada ante el escribano D. Juan Ramos Rojas. 16


La finca en cuestión está compuesta por 528 matas de olivos y 35 plazas vacantes (faltas), que linda con otro olivar de los herederos de Julián Marzón Mayor, al sur con olivas de Inés Pérez y Juan Francisco Ayllón y por otra con un olivar de los herederos de Juan Parrilla Lara y Melchora Prieto y con el de Ana Machado, a la que correspondió la tercera parte del mismo en las particiones de sus abuelos.

Según Manolo Valenzuela en su espléndido libro “Viaje por los cortijos de Navas de San Juan”, en el molino de aceite del Tostadero , trabajó hacia 1880 Cándido Checa Portero, que procedía de Tragacete, un pueblo de la provincia de Cuenca. Allí conoció a María Callejas, la “Dientona”, que estaba en Barranco Hondo y que más tarde sería su mujer. Valgan estos apuntes sacados de protocolos notariales, para conocer un poco más de la historia de nuestro pueblo, de la que es parte fundamentas sus cortijos y fincas rústicas.

FERNANDO PAREDES SALIDO.

17


¿QUIÉN ERA QUIÉN EN STELLA?

Don Florencio Ruíz García

Stella, Anuario de la Cofradía de Ntra. Señora de la Estrella nació en 1956 de las manos de nuestro personaje. Él la fundo, la editó, la cuidó, la mimó, la engrandeció, puso todo su empeño y su saber en lograr una publicación que sustituyera a aquellos poco más que carteles de mano que cada año se elaboraban por la Cofradía, para dar a conocer los actos de la Romería y poco más. Don Florencio quiso dignificar, transformar, prestigiar, poner en mano de todos los naveros un encuentro anual con la Virgen de la Estrella llenando las páginas de una revista a la que puso por nombre “Stella”, es decir, Estrella, advocación de la Patrona de todos los hijos de Navas, de las firmas locales, provinciales y nacionales de más prestigio en aquellos momentos. Tuvo que desplegar toda una estrategia anual para recabar las colaboraciones de escritores, periodistas, religiosos…, con una sutil y persistente insistencia un año tras otro, con el “cebo” de la devoción a María… Desde aquel año han desfilado por las páginas de Stella prestigiosos paisanos, como Temístocles Rubio, Juan José Megino, Mª Josefa Rubio, Eugenio Hebrad, Esteban

Rodríguez Navas, Diego Navarro Mota, Norberto Carrasco Arauz, Ildefonso García y tantos otros, por citar sólo a quienes pusieron su firma en aquel primer número… Los coprovincianos Ignacio Quesada, Ginés Navarrete, Juan Pasquau, Francisco Baños, Alfonso López Muela, Manuel Martell, Díaz de Villegas… Importantes literatos y académicos nacionales como José María Pemán, Castro Albarrán, P.Felix García, Pérez de Urbel… humoristas como Dátile, Mena, una casi participación del genial Mingote, etc., etc., En poco tiempo, Stella se convirtió en una prestigiosa publicación que cada año tomaba posesión de todos y cada uno de los hogares naveros, allá en dónde se encontrasen, tanto dentro como fuera del pueblo. Y todo gracias al abnegado y constante trabajo y dedicación de un hombre uno de cuyos objetivos en esta vida era servir y ser hijo fiel de su madre celestial, la Virgen de la Estrella, Patrona de su pueblo, Navas de San Juan. Don Florencio fue Hermano Mayor de la Cofradía, Fundador y colaborador del Anuario Stella, Pregonero de la Virgen, Hermano


Mayor Honorario … pero mejor que sean otros los que opinen… LA COFRADÍA: “Son muchos los títulos y cualidades que adornaban a D.Florencio Ruíz García: dedicado por entero a su trabajo y a su familia, hombre cordial y atento con todos, maestro en diversas materias, cargado de buen criterio, de rigor intelectual y de precisión en cuantas actividades intervino, apasionado por los números y conocedor de la palabra… pero hay que destacar aquí dos aspectos esenciales de su personalidad, dos querencias de su vida: Navas de San Juan y la Virgen de la Estrella. Su pueblo, la gente, el campo, las costumbres y tradiciones naveras…, y su Virgen, su Romería, los estadales, l os mayos, la novena… y esta revista que él fundó y a la que dio nombre, y con la que se ha emocionada cada vez que ha ido apareciendo.”

de Navas, haciendo asequibles los estudios medios y superiores a los hijos de familias modestas, que hoy constituyen una pléyade de cualificados profesionales para orgullo y satisfacción de todos. Obra que tiene continuidad en la capital de la provincia y en la que recibe formación un alto porcentaje de los maestros que hoy imparten sus enseñanzas por todos nuestros pueblos. Resaltaremos finalmente una de las connotaciones de la personalidad de Florencio: su amor por el campo. (Juan José MEGINO MERINO)

(Escudo de la Cofradía, creado por D. Florencio) (Logo de la Revista Stella, creado por D. Florencio)

UN AMIGO Y COMPAÑERO “En su vertiente de pedagogo se volcó siempre en beneficio de su pueblo y fundó la academia STELLA –como siempre, el nombre de la Virgen- que marca un hito en la evolución y cambio del status socio-cultural

UN POETA

“Era elegante sin proponérselo. Justo sin consultar códigos. Amable sin agobiar. Recto como la geometría de Euclides. Bondadoso. Recio y de una inteligencia que brillaba por


encima de los textos mejor expresados. Rompía los límites de actuación profesional con su peritísima preparación enciclopédica. Era ingeniero sin título. Físico. Geógrafo. Geómetra. Astrónomo. Thales de Mileto. Estaba por encima de rencillas y debilidades humanas. Amonestaba sin herir. Servía al servidor. Se hacía lenguas defendiendo lo puro y hermoso. Y lo honrado y caballeroso. Caballero él. Y pulcro. Y ordenado y exacto en la palabra.

presencia espiritual el gran título de SEMBRADOR DE AMORES PARA SU VIRGEN. Y con la simbología de los estadales grandes y pequeños. Y con las dulces estridencias de los “mayos”, y el bullir de la ardiente alegría del cielo bajo de su nava en fiesta, el grato recuerdo de su sembradura apasionada de amores y devociones de Florencio para con su Virgen de la Estrella. Juan JIMENEZ ARROYO

(Diego NAVARRO MOTA) SU HIJA “…Los que hemos vivido junto a él, sabemos, menor que nadie, de este amor. Lo manifestaba en cada instante, en cada suspiro. ¡Madre mía de la Estrella! en los momentos felices, en los amargos, en sus múltiples encuentros con el dolor físico, marcados por quirófanos y hospitales siempre estaba Ella: la Madre, su Madre de la Estrella…

(Portada del nº 1 de Stella)

UN AMIGO

Adjudicándome simplemente, como un amigo de tantos, la fiel interpretación del vivo testimonio de sus paisanos, me atrevería a opinar, con toda la generosidad de corazón que me es dable, que el amigo Florencio puede ostentar desde la eternidad de su

En la familia, su amor, siempre generoso y desinteresado, nos fue mostrando caminos, sendas cuajadas de valores hechos realidad con su testimonio diario. Valores cercanos, valores vividos: trabajo bien hecho, rectitud, servicio, dedicación, constancia… por todo ello fue nuestro mejor consejero, nuestro asesor inagotable para todo tipo de cuestiones. Su clara inteligencia y sólida preparación, unidas a su conciencia de hombre cabal, le dotaban de una autoridad moral indiscutible… …Se nos fue en Mayo, tiempo de romeros peregrinos. Pasó a una Romería eterna, a un llano infinito, a una ermita nueva inundada de “mayos” inextinguibles, junto a su madre, junto a su Estrella” Luisa RUIZ HIGUERAS.


dibujo firme, perfecto como la raya de su peinado; cuentas, problemas, dictados, llenaban cada día el negro encerado de aquellas toscas pizarras, siempre con belleza, con pulcritud, perfecto... Pedro HERMOSILLA PINEDA

(Don Florencio, en la inauguración de la Plaza “Virgen de la Estrella, en Jaén)

UN DISCÍPULO Elegantemente vestido, corbata y traje impecables, zapatos brillantes, repeinado y rasurada su cara con esmero. La limpieza le salía por los poros de su figura como el aire atraviesa cualquier valle. Andar ligero, pero no nervioso. La cadencia de sus pasos eran reflejo del orden interior de su persona. Mirada profunda, fija, a veces inquisitorial, otrora cariñosa. Seriedad en sus facciones, voz quebrada por el uso, nunca le oí gritar, ni siquiera alzar su voz ni un decibelio de lo que en él era habitual. Escritura perfecta, casi sacada de un cuaderno de caligrafía inglesa;


El Obispo ratifica en el cargo a Mari Carmen Rojas como nueva Hermana Mayor de la Cofradía de la Virgen de la Estrella. Se esperaba, y ya es una realidad, el Obispo de Jaén, Ramón del Hoyo, ha ratificado como nueva Hermana Mayor de la Antigua y Real Cofradía de María Santísima Nuestra Señora de la Estrella, a María del Carmen Rojas. El acto de Toma de Posesión se efectuará en una ceremonia religiosa oficiada por Bartolomé Martínez Vidal, párroco de Navas de San Juan y capellán de esta Cofradía, el próximo domingo, día 3 de febrero, a las once y media de la mañana en el santuario de la Virgen de la Estrella ante la imagen de la patrona de Navas.

TOMA POSESIÓN LA JUNTA DE GOBIERNO DE LA COFRADÍA DE LA VIRGEN DE LA ESTRELLA La Junta de Gobierno posesionada de sus cargos quedó constituida, pues, por los siguientes cofrades: Hermana Mayor, Mari Carmen Rojas; Vice Hermano Mayor, Pedro Antonio Pérez; Tesorera, Estrella María López; Secretaria, Pepi Parrilla; Y como responsables de las correspondientes Vocalías, Manuela Valenzuela, Isabel Laguna, Mari Ruiz y Fernando Hermosilla.


A MI PADRE No sabes cuánto siento que te hayas ido. Te fuiste y me quedé sola. Siento que me falta tu consejo, tu apoyo. A pesar de esto, tus ejemplos me siguen guiando. Con cuánto amor recuerdo la devoción que tenías a la Virgen de la Estrella, como bien dijo Mari Carmen en su toma de posesión. Cómo supiste transmitirnos, mamá y tú, esa fe que nos hace seguirte en tu camino. Te extraño, extraño tu presencia; tus salidas de misa y las visitas a mi casa; te extraño en el trabajo, siempre tú ahí. Extraño tus regañinas, tu manera de ser, tus consejos. Hace 16 meses que te fuiste y ya nada es igual. Nos falta tu alegría, tu ilusión, esas ganas de romería en vísperas de mayo. Pienso que nada es igual, pero también que tú dirías que no fuera así. Llegar al hato y ver que no estás… va a ser difícil de superar. No obstante, miraré al cielo para tenerte a mi lado. (Marina Rojas Paterna)


EL CUARTO CLAVO Cuando Roma crucifica lo hace con cuatro clavos, al Cristo pusieron tres, el cuarto… ¿dónde ha quedado? La duda me hizo buscar y en la búsqueda he encontrado que el cuarto clavo quedó eternamente alojado en el corazón del hombre; en un corazón humano que se jacta en usarlo clavado como pecado en la carne del Cordero: ese Dios que se hizo hombre para ser sacrificado, buscando la salvación de aquél que lo ha condenado ofreciéndole el perdón. En ese preciso instante se dejó morir al hombre y el mundo dio a luz un Dios. Así te imploro perdón, Señor, Dios crucificado, por cada vez que te hiero con mi pecado afilado… cuento con tu compasión. Firmado: El Cuarto Clavo. Pedro M. Hermosilla Zamora


CON MI SORTIJA Y MI ESTAMPA UN NAVERO EN LAS ANTÍPODAS (III) LA LLEGADA Al día siguiente muy temprano regresamos a Townsville para tomar definitivamente la Flinders Highway, carretera que nos conduciría después de casi mil kilómetros hasta Mount Isa. Al cabo de unos 160 kilómetros dejamos atrás el paisaje verde y tropical, con las montañas costeras y su enorme vegetación. Poco a poco empezamos a ver los efectos de la disminución de las lluvias. Los árboles gomeros estaban más retorcidos y la hierba era más parduzca; empezaba ya a sentirse un clima difícil, en un paraje cada vez más árido y caluroso; los campos de trigo desaparecen y dan lugar al bosque y prados con rebaños de ovejas y reses bovinas. Los pueblos eran insignificantes. Poco a poco la tierra empezó a hacerse más seca, los árboles eran más escasos y achaparrados. Sólo nos cruzamos con algún tren de carretera (roadtrain) que circulaban por aquellas inacabables rectas de cientos de kilómetros, unos grandes camiones de hasta cinco o seis remolques con los que había que tener mucho cuidado al cruzarnos con ellos, era preferible apartarse antes de que nos sacaran de la carretera. .

Antes de llegar a Richmond, pequeño pueblo con un gran lago, avistamos la indicación de un rio y una farma (granja). Nos apartamos de la carretera y nos dirigimos por un carril con idea de descansar y hacer noche. Entre unos cerros localizamos unas viviendas tipo rancho y nos dirigimos hacia allí; llegamos hasta la proximidad de una cerca. Yo, que tenía encomendada la labor de “relaciones públicas” con mi chapurreado inglés, bajé y crucé la puerta alambrada y una vez dentro, salieron dos “perracos” hacia mí con unas intenciones que no me hicieron dudar en salir corriendo. A punto estuvieron de engancharme de no ser por las voces que empezaron a dar mis colegas y los disparos al aire de José con su Winchester. Ante esa algarabía, salieron tres granjeros armados y nos encañonaron. Les hicimos señales de paz y se dieron cuenta de que éramos buena gente; nos identificamos y les explicamos que íbamos de camino para Mount Isa. Se trataba de unas familias de ganaderos, de origen italiano, que se dedicaban a criar ovejas y vacas; nos ofrecieron bebida fresca y comida, charlamos un rato y nos dieron algunos consejos especialmente sobre peligros de cocodrilos y serpientes muy venenosas en la zona y algunas recomendaciones sobre inminentes lluvias hasta llegar Mout Isa; nos obsequiaron con una buena porción de carne para asar que guardamos en nuestra nevera. Nos dirigimos hacia el rio, a unos 5 ó 6 kilómetros y acampamos, hicimos un buen fuego y en las brasas asamos cuatro buenos trozos de la extraordinaria carne que nos regalaron. Durante un buen rato les animé con la armónica e incluso les canté unos fandangos que me pidió José. Nos acostamos en nuestros sacos, dos arriba en la baca del Toyota y otros dos dentro. Mirando al cielo me dormí, dando gracias a mi Estrella por la ayuda que nos estaba dando.


De madrugada nos despertó un tropel de burros salvajes preciosos; conté más de veinte; intenté acercarme a ellos con cuidado, tocándoles la armónica. Se mantuvieron, quietos mirando con cierto descaro; cuando estaba a punto de tocar al más cercano, se dio la vuelta, echó a correr y le siguieron los demás. Nos aseamos en el rio con precaución recordando los consejos de los granjeros italianos sobre los cocodrilos y reanudamos el viaje con la ilusión de llegar pronto a Mount Isa. Nos faltaban aproximadamente 450 kilómetros. El cielo amenazaba tormentas.

Durante este tramo encontramos algunos restos de coches que en su día no fueron capaces de salir del lodazal, seguramente embarrancados por los efectos de las lluvias que se suelen dar por esa época, cuyas consecuencias a veces son imprevisibles, máxime en una zona tan llana, donde el terreno, al cabo de unas horas, acumula tanta agua que hace imposible continuar el viaje .

Hasta entonces habíamos tenido suerte, pero la preocupación nos hacía mirar al cielo. Llevábamos muchos kilómetros sin cruzarnos con ningún vehículo; el paisaje era asolador, la vegetación era escasa. Ya habíamos pasado un pequeño pueblo llamado Julia Creek; nos faltaban unos 100 kilómetros para llegar a Cloncurry; el cielo se estaba oscureciendo y empezó a tronar de tal forma que parecía que se rajaba el cielo. José, dándose cuenta de la cara que se nos estaba poniendo a los tres “novatos”, dirigió el Toyota hacia una zona más elevada que el nivel de la carretera, paró el Toyota y nos tranquilizó,- “esto no es nada, pasará pronto”,dijo-; sin embargo la lluvia duró unas tres horas; era imposible seguir; no obstante, el agua acumulada, una vez que hubo escampado desapareció rápidamente y pudimos continuar rumbo a Cloncurry. Aquel llano parecía inacabable y hubimos de vadear varias zonas en las que por momentos pensamos que sería imposible continuar; había tanta agua con barro que perdíamos fácilmente la carretera. Poco a poco, al cabo de 30 ó 40 kilómetros, la carretera se normalizó hasta que por fin llegamos a Cloncurry. El panorama climático había cambiado y, antes de entrar en el pueblo, decidimos parar en el rio para lavarnos, cambiarnos de ropa y limpiar el Toyota para no llamar demasiado la atención. A pesar de los contratiempos, nuestras previsiones de llegar a Mount Isa aquel fin de semana se iban a cumplir, solo que en lugar de llegar en sábado, decidimos hacerlo el domingo por la mañana para evitar llegar de noche a casa de Jesús. Habíamos quedado con él ese fin de semana, pero sin fijar el día. Él y su mujer habían regresado a Mount Isa el viernes por avión. Decidimos dar una vuelta por Cloncurry, llamándonos la atención un barullo cuando nos dirigíamos hacia un bar;


dos hombres se estaban peleando, sacudiéndose de lo lindo, varios curiosos los observaban con emoción; la pelea estaba bastante igualada; cuando quise intervenir para separarlos, José me lo impidió. Entretanto llegaron dos policías como dos elefantes y preguntaron al barman sobre la causa de la pelea, tras lo cual decidieron dejarlos continuar advirtiéndoles que no usaran ningún tipo de armas, a los pocos segundos uno de los contendientes dijo ¡stop, stop!, y la pelea terminó. Pensé, que como la cerveza australiana tiene bastantes grados se les podía haber subido a la cabeza. Uno de los curiosos nos explicó que se trataba de buscadores de ópalos que estaban en desacuerdo con el reparto de lo encontrado y decidieron solucionarlo a torta limpia. Después, José nos contó que en esa parte de Australia había unas reglas en las que algunos contubernios se podían dirimir con los puños, a condición de que no se usara ningún tipo de armas, siendo así, pues……. no me pareció mal del todo. A la mañana siguiente, por fin llegamos a Mount Isa, fuimos a buscar a Jesús, que ya andaba un poco preocupado porque nos esperaba el sábado. Nos acompañó con Isabel, su mujer, al Caravan Park. Charly y Samina, nos recibieron con los brazos abiertos. Jesús ya les había hablado de nosotros y parecía como si nos conocieran de toda la vida; nos llevaron hasta la caravana que nos tenían preparada; nos enseñaron las instalaciones de que disponía el recinto y quedamos en vernos por la tarde una vez que nos aseáramos debidamente. Lo primero que me sorprendió al llegar a Mount Isa (con el calor ya contaba) fue la enorme cantidad de moscas, muy parecidas a las que llamamos “borriqueras”, aquellas que se pegaban en los culos de los burros, solo que en Mount Isa las moscas nos esperaban por la mañana temprano y se tiraban a la cara de forma pegajosa, con

obstinación intentaban meterse por los agujeros de la nariz. José se tronchaba de risa al vernos pelear con ellas, argumentando que era una sorpresa que nos tenía reservada. La forma de combatirlas era a base de una crema que nos aplicábamos; de esta forma, las “joias” merodeaban alrededor hasta que se pasaba el efecto y volvían al ataque. Pronto nos dimos cuenta de la técnica que los lugareños empleaban para quitarse las moscas de la cara, consistía en ahuecar el labio y emitir repetidos soplidos hábilmente dirigidos hacia las distintas partes de la cara, esa era la diferencia por la que se distinguía a los recién llegados, que lo hacíamos a manotazo limpio. La verdad es que entre las moscas y el calor, la vida allí era casi insoportable.

Cenamos todos en casa de Charly y Samina. Durante la cena, Jesús y Charly nos comunicaron que José y yo podíamos empezar a trabajar en la empresa con Jesús; José como soldador homologado y yo como responsable de un grupo para la instalación del sistema de refrigeración por agua del trasportador de deshechos de la mina que se estaba montando. Charly también trabajaba para la mina a “part time” como soldador homologado, especializado en soldaduras de presión, con lo que conseguía un importante dinero extra. Julio, que era maestro albañil trabajó con un conocido de Charly y Esteban que era chapista no encontramos trabajo para


él. Pero hicimos el pacto de que se encargara de los menesteres, comida, lavado de ropa etc. A cambio le daríamos parte de los beneficios que ganáramos. (Sistema trasportador de la mina.)

Así estuvimos empleados seis semanas obteniendo una importante recuperación económica, que era por lo único que merecía la pena aguantar un clima tan hostil. Julio, a la vista de que se ganaban muy buenos dineros, decidió quedarse una temporada; escribió a Mari, su mujer, para que se subiera desde Brisbane. Como no tenían hijos, la adaptación les resultó más fácil; Mari empezó a trabajar nada más llegar. Allí permanecieron más de tres años, hasta que se vinieron para Valencia. Un fin de semana temprano, nos movilizamos José y yo al escuchar voces; salimos de la caravana y en la puerta de entrada del Caravan estaba Charly con el coche cruzado, discutiendo con tres tipos, que nos habían llamado la atención días atrás; se trataba de unos buscadores de ópalos que se querían marchar sin pagar la estancia; ya lo sospechaba Charly. Nos acercamos y les requerimos a que pagaran. Hubo más que

palabras hasta que se decidieron a pagar, al tiempo, Samina, que había ido a buscar a la policía, llegó con ellos y se los llevaron. A la semana siguiente finalizamos nuestro compromiso de trabajo y planeamos seguir nuestro viaje hasta Darwin y nuestro regreso por el Territorio Norte lleno de sorpresas y anécdotas con los aborígenes, pero eso es ya un capitulo diferente. Al cabo de un par de meses recibí una carta de Charly con la buena nueva de que había sido padre de un niño muy hermoso al que pusieron de nombre “Ray” en memoria del gran boxeador Ray Sugar Robinson. Me sobran motivos para agradecer a la Virgen de la Estrella que la suerte estuviera siempre de mi lado y de mi familia durante nuestra singladura en Australia. Gran país de oportunidades, que ha fomentado su propia transformación convirtiéndolo en el hogar universal que lo identifica como el país donde las personas son más libres, a pesar de que en los inicios de su joven historia fuera el destino como castigo de “deportados maleantes”. (Luis Ibáñez Patón “Jamargo” )


INTERNET

Por LUIS HEREDIA PALAZÓN

EMPRESAS Y NEGOCIOS EN GOOGLE MAPS Como todos sabemos Google Maps se ha convertido en las Páginas Amarillas del siglo XXI, y por tanto es interesante para todas las empresas y negocios ‘posicionarse’ en él, y además gratis. Lo primero que necesitamos es tener una cuenta de correo electrónico de Google, o sea una cuenta de Gmail. Es con ella con la que podremos ingresar los datos de nuestro negocio, horarios, fotos e incluso videos. Cuanta más información facilitemos, mayores facilidades daremos a quienes buscan en Google Maps. ¿Dónde comenzamos? En la dirección: www.google.es/places/

Una vez ingresemos con la cuenta de Gmail, accederemos a una pantalla donde nos solicitarán un número de teléfono de la empresa o negocio. Esto tiene como finalidad el comprobar que no ha sido localizada con anterioridad. Si todo es correcto y es la primera vez, llegaremos a otra pantalla de captura de datos:


Es importante que rellenemos cuantos más datos mejor, incluso con fotografías, ya que todo le sirve al buscador de Google para localizar según las peticiones de las personas que desean localizar un negocio, actividad, etc. Con la dirección y código postal (obligatorios) el mapa de la derecha se irá posicionando, indicándonos donde nos localiza. En este punto os comento que algunas calles del pueblo no “funcionan” correctamente, y el indicador nos posiciona en la carretera de Villacarrillo, por defecto. El teléfono también es obligatorio, y es que Google va a comprobar que no somos unos entrometidos con demasiado tiempo libre. ¿Cómo lo comprueba? Al finalizar el proceso y tras pulsar el botón ENVIAR, nos van a pedir que seleccionemos una forma de verificación: - Telefónica: Nos llamarán de Google para verificar nuestra identidad. - por SMS: Nos envían un código (coste a nuestro cargo). - o por carta. Así nos harán llegar un Código de Verificación (un PIN) para que ingresemos de nuevo en Google Places y lo introduzcamos. Y ya está.

Cómo Google clasifica los resultados de Google Maps Google ha señalado que el algoritmo con el cual determina el posicionamiento de los resultados de la búsqueda en Google Maps se calcula en base a la combinación de tres factores: •

Relevancia: Es el grado de coincidencia de la información ingresada con lo que busca el usuario. Por esto es importante completar la ficha con la mayor cantidad de datos posible.


Distancia: Es decir, a qué distancia está cada resultado de la búsqueda respecto del término de ubicación utilizado en la búsqueda del usuario. Si no se especifica, la distancia se calcula respecto a la ubicación del usuario (dirección IP).

Importancia: Tiene que ver con qué tan conocida es una empresa, ya que Google establece esto de acuerdo al número de enlaces, artículos y directorios que mencionan a esta empresa. Es un hecho que hay sitios que son más conocidos que otros y por ende internet está lleno de referencias sobre ellos, por ejemplo, marcas famosas como Coca Cola, museos reconocidos mundialmente o lugares que son conocidos por muchas personas.


Poemas para enmarcar

Amanecer del uno de mayo en Navas de San Juan ***

Sobre una faja de añil, nube roja y claro rayo, junto a la sombra de mayo se estaba muriendo abril. Un soplo alegre y gentil mecía la rosa bella: ¡y mediando en la querella de la noche con el día, sobre los montes nacía, en vez de sol… una Estrella! 1951

José Mª Pemán


CRUCIGRAMA (Por Herpi) 1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 HORIZONTALES 1.-Dulces típicos naveros de Semana Santa. 2.-Tomabas una cosa con la mano. Artículo indeterminado. Número 3.- Nitrógeno. Continente en el que nació Jesús. Instituto de Enseñanza.Artículo determinado. 4.- Acción Católica. Hombre desaliñado. Segunda nota musical. 5 Piedra llana en que ordinariamente se pone una inscripción en memoria de algo o alguien. Calmad. 6.- En este momento. Vocal redonda. Cincuenta. Ora. 7.- Es el Cristo de la ____cruz. Virtud teologal. 8.Verano. Nombre común de diversas aves piciformes trepadoras de pico arqueado, muy grueso y casi tan largo como el cuerpo, con plumaje negro y de colores vivos. 9.- Estos libros ya están_____. Boro. Cincuenta. Nitrógeno. 10.- En esta comunidad son muy famosas sus procesiones de Semana Santa. Lo contrario de sí. VERTICALES 1.- Que es intrascendente, vulgar o de poca importancia. Los pasos de Semana Santa llevan muchas encendidas. 2.- Pronombre personal. Tropezasen. 3.- Penetración que forma el mar en la desembocadura de algunos ríos. Marchad. 4.- Nivel. Vocal anémica. Ópera. 5.- De esta manera. Primera nota musical. Al revés, alabo. 6.- Cien. Triple A. Cien. Posesivo. 7.- Antigua matrícula andaluza. Quinientos. Al revés, igual. Cien. 8.- Juntabas. Cierta piedra preciosa. 9.- Vocal. Al revés, pueblo del Cirineo. Vocal. 10.- Antigua matrícula gallega. Para empujar la aguja. 11.- Al revés, así llamaban a Jesús. Sigue a la m en el alfabeto. 12.- Esta virgen procesiona en nuestro pueblo. Noroeste.


JEROGLÍFICO (Por Herpi)

¿EN QUÉ FUENTE SE PARÓ LA PROCESIÓN?

EN NOTA

500E50

HUMOR


RESULTADOS DE LOS PASATIEMPOS. CRUCIGRAMA (Por Herpi)


1

2

3

4

5

1

B

O

R

R

A

2

A

S

I

A

S

3

N

A

S

I

4

A

C

5

L

A

P

Y

A

6

6 C

D

8

H

U

U

N

A A

I

7

D

A

O

V

E

R

A

C

8

E

S

T

I

O

9

L

E

I

D

O

S

10

A

N

D

A

L

U

10

11

12

L

O

S

U

N

O

E

I

E

E

L

A

N

R

E

S

E

D

A

D

R

E

Z

A D

L

7

9

A

R

I

D

A

T

U

C

A

N

B C

I

L A

AL JEROGLÍFICO EN LA FUENTE DEL ROSAL

(EN (NOTA=LA) FUENTE (500=D+E+50=L DEL) ROSAL

N N

O


LA SEMANA SANTA 2013 EN FOTOS DOMINGO DE RAMOS


JUEVES SANTO


VIERNES SANTO


Numero8  

Publicación para la difusión de la Romerìa de la Virgen de la Estrella, de las fiestas, usos, costumbres e Historia de Navas de San Juan (Ja...

Numero8  

Publicación para la difusión de la Romerìa de la Virgen de la Estrella, de las fiestas, usos, costumbres e Historia de Navas de San Juan (Ja...

Advertisement